miércoles, 25 de julio de 2012

SNOW - Los Cuatro Elementos



 19 julio 2012

Mi nombre es SNOW. Me alegra venir a hablarles. Vengo a contarles una historia. Esta historia está atada, profundamente, a la historia de mi pueblo, a lo que era, en una encarnación, he aquí hace un tiempo, sobre esta Tierra. Mi pueblo (como muchos pueblos que no sufrieron, de modo tan dramático, en aquella época por lo menos, el olvido que es del pueblo occidental), como el conjunto de los pueblos nativos, supimos, he aquí hace un tiempo todavía, guardar la Comunión con el Gran Espíritu y con sus elementos. Porque los elementos de La Tierra, que a todos nos constituye, cuando estamos presentes aquí sobre este mundo, son los Caballos del Gran Espíritu. Hoy, usted lo sabe, hasta los pueblos nativos perdieron, para la inmensa mayoría, esta conexión al Gran Espíritu que vuelve ahora a grandes pasos, como fue anunciado por la inmensa mayoría de nuestros chamanes, de nuestros médiums. Lo que viene, nosotros, los del Océano Índico, lo llamábamos el despertar del Gran Espíritu, marcado por el despertar de La Tierra, por el canto de Phœnix que marca el fin del olvido. Los elementos también son los Caballos del Gran Espíritu, y ya cantan sobre La Tierra, el fin del olvido. Nuestro cuerpo pertenece a esta Tierra. Tan pronto como nacemos, somos ensamblados por los Caballos del Gran Espíritu. Estos Caballos, desde hace algún tiempo y sobre todo desde que el tambor de La Tierra resonó, se pusieron en movimiento. Usted los llama, por otra parte, en Occidente, los 4 Jinetes del Apocalipsis. El cuerpo de carne está constituido por estos 4 Caballos y, ellos también, se ponen en movimiento. Mientras por supuesto, los más eruditos que yo hablaron de estos primeros movimientos de los Caballos: los elementos, en usted. Muchos entre ustedes, vivieron la realidad de eso o las primicias pero, hoy, el Gran Espíritu dió el impulso a estos Caballos a preparar el despertar de Phœnix, la vuelta del Gran Espíritu, cualquiera que sea el nombre que se le de, según los nativos o según el occidental.

Lo que la Naturaleza le da a ver, por todas partes sobre La Tierra: los Caballos que se embalan, se embalan también en usted. Los 4 elementos, como usted los llama, se vuelven cada vez más activos, dándole a vivir, en este cuerpo, en esta carne, cosas inhabituales, para usted, pero que, he aquí todavía poco tiempo, para los nativos, eran acostumbradas. Seguíamos La Tierra, seguíamos sus ritmos, seguíamos sus elementos. No había, para nosotros, ninguna separación entre este cuerpo y los elementos de la Naturaleza con los cuales está constituido. He aquí los tiempos no tan antiguos (y el tiempo, todavía, cuando estuve encarnada en mi pueblo), podíamos ser el Viento, el Fuego, La Tierra y el Aire. Simplemente porque fuimos conectados, como usted dice, al Gran Espíritu. Lo que usted siente en sus cuerpos, lo que atraviesa su conciencia, es muy exactamente esto. Entonces, cualesquiera que sean los nombres (que usted llame esto la energía, los centros de energía u otra cosa como, por ejemplo, el canal de comunicación con nosotros), todo esto resulta del ensamblaje de los elementos, pero de los elementos que se despertaron, en usted, como se despertaron sobre La Tierra. Y los elementos, ya desde hace un tiempo, se aceleran, se vuelven más impetuosos. Entonces, para el que es persuadido a ser sólo este cuerpo, esto es un peligro y el peligro puede venir del Agua, del Fuego, de la Tierra y del Aire. 

Los 4 elementos, los 4 Caballos, anuncian la vuelta del Gran Espíritu. El Aire se vuelve poderoso. El Agua recubre las tierras y el Fuego quema el bosque y la Tierra se ahueca. Esto es la llamada del Gran Espíritu. Entonces por supuesto, los que no perciben el Gran Espíritu en ellos, y los Caballos que están en movimiento, llaman esto una catástrofe. No hay ninguna catástrofe como lo que es unido a los elementos. Es sólo la transformación normal, que está en resonancia directa con la vuelta del Gran Espíritu. Los pueblos nativos, dondequiera que estén sobre La Tierra, lo sienten. Ustedes occidentales, abiertos, ustedes lo saben. Los que dudan, todavía se no fían de eso. Y los que no sospechan nada, dudarán hasta el último instante, porque sus ojos no pueden ver, porque su cuerpo no puede sentir, mientras los 4 elementos no se reunieron, cerca del Gran Espíritu, no se transportaron por el Éter. Por supuesto, La Tierra y los elementos sólo comienzan. Sé que, he aquí hace un tiempo, el Comendador de los Antiguos (ndr: O.M. AÏVANHOV) les había hablado de volcanes, Agua, vientos y la Tierra. Todo esto se realiza bajo sus ojos, si usted lo siente. Todo esto concierne a su conciencia, si usted está sobre un territorio al que le conciernen o si usted toma las informaciones, de algún modo que sea. Pero el cuerpo de carne del ser humano es hecho así, que su conciencia lo dirige en un sentido o en otro y si esta conciencia no quiere ver, no lo verá, hasta el momento cuando los 4 Caballos serán reunidos. Y esto está en el camino. Usted llama esto signos, para los que los ven, para los que se no se fían de eso. Nosotros, ya anunciamos la vuelta del Gran Espíritu, el cambio de los elementos, el cambio de la Tierra, el cambio del Cielo y del Aire, el cambio del Agua y del Fuego. Lo que se realiza en este cuerpo de carne, usted puede cualificarlo por uno de los Caballos o uno de los elementos. Hay un Fuego. Hay una Agua: el Agua de la Tierra o el Agua del Cielo que fluye sobre usted, que sube en usted. Del aire que circula alrededor de usted. Hay un Fuego sobre el eje central de este cuerpo, en el pecho o en el vientre o en la cabeza o los tres. Y esto perfectamente está en acuerdo porque estamos constituidos, cuando estamos en esta carne, de la misma Naturaleza que La Tierra. 

El Gran Espíritu comenzó a hacerse sentir. Los elementos se despertaron, sobre La Tierra, como en usted. Entonces, usted debe estar en la escucha porque en el momento, cuando los elementos se ponen en movimiento, usted no puede notar la diferencia entre este cuerpo y el cuerpo de La Tierra. Usted es la misma realidad. Entonces, lo que se eleva, volcanes de la Tierra, se eleva en usted. Lo que se extiende sobre la Tierra es el Agua que le recubre. Y esto es el igual para los 4 Caballos, estos 4 Jinetes. En el momento en que usted se da cuenta de lo que se realiza en usted, o que usted se da cuenta, también, de lo que se realiza sobre La Tierra, que esto sea con felicidad o pavor no cambia nada, porque usted comprueba que en este momento allí, poco a poco, la impresión de ser separados de la Naturaleza, los elementos, todo lo que vive sobre La Tierra, va a desaparecer. Si el viento se levanta, de manera más tempestuosa que antes, se levanta también en usted. Todo esto para decirle que la separación artificial entre lo que está dentro y lo que está fuera, usted va a vivirlo como su desaparición. Ciertos Antiguos le hablaron de Velos. Yo le digo que los elementos que le son visibles (porque usted los vive o porque usted los escuchó) se viven también en usted. Vendrá un momento cuando usted será el Viento, usted será el Aire, usted será el Fuego y usted será la Tierra, haciéndole, de manera necesaria, no separarse más usted y quedarse. 

El Gran Espíritu envía sus Caballos como una última advertencia. Esta advertencia no es una catástrofe, ni un castigo, sino viene para poner en movimiento lo que todavía no ha sido puesto en movimiento en usted. El fuego de La Tierra es también su Fuego. El agua que cambia de sitio, cambia de sitio, también, en usted. Lo que usted observa o aquello de lo que usted piensa para hablar (o lo que usted vive en el territorio donde usted está) se produce exactamente del mismo modo, en usted. Pronto usted no podrá más ignorarlo, ni negarlo, porque usted lo vivirá. Los Velos sobre los Caballos desaparecieron, como desaparecieron en usted. Si ustedes son liberados, La Tierra Es liberada. El cuerpo de La Tierra cambia. El cielo de La Tierra cambia. Su Cielo cambia. Su Tierra cambia. Todo lo que ustedes pueden vivir en este cuerpo, se vive sobre La Tierra. No es ni siquiera una analogía o una resonancia, sino que es la misma cosa: no hay diferencia y esto, si ustedes no lo viven, ustedes van a vivirlo. Más los Caballos van a acelerar su movimiento, su manifestación, usted comprobará que, a más, este cuerpo también acelera. Lo que usted llama las Vibraciones son las mismas, para la Naturaleza, como para usted. De la misma manera que hay unos Hermanos y Hermanas que lo viven, del mismo modo, por el momento, hay unos territorios que lo viven, y hay unos Hermanos y Hermanas que lo viven, y hay unos territorios que no lo viven.

En este país (Francia), usted está sobre un territorio donde los Caballos no aceleraron todavía verdaderamente, aunque usted capó a veces el adelanto, para algunos de ustedes. Pero tiene allí un momento cuando, cuando la llamada del Cielo va a resonar, cuando todo esto va a igualarse. Y el efecto de los Caballos, los elementos, no será el mismo, según que ustedes estén preparados o no preparados. La única preparación, ahora, es sobre todo despertarse al Gran Espíritu. Esto no es para agitar su mente o preparar circunstancias exteriores con relación a los Caballos, sino preparar sus propios Caballos, porque son ustedes quienes los conducen y el mejor modo de conducirlos es dejarlos actuar. Cuando esta resonancia va a instalarse, ustedes comprobarán (como mi pueblo pudo comprobarlo, en tiempos no tan lejanos) que ustedes son también bien el Fuego, la Tierra, el Aire y el Agua, sin ninguna dificultad. Si usted deja los Caballos actuar, si usted deja los emisarios del Gran Espíritu laborar, transformarán, del mismo modo, su Tierra, como La Tierra, como su cuerpo. De la misma manera que el árbol no puede resistir el fuego, de la misma manera que la Tierra no puede resistir al Agua que depone sobre ella, usted también, usted no puede resistir. Sólo el que se opone al Gran Espíritu cree que puede resistir a la marejada del Gran Espíritu. Es cuestión de tiempo y este tiempo ha terminado. La llamada de Phœnix, la llamada de La Tierra, la llamada de los Caballos, está en usted. Si usted vive esto, no habrá más ni Interior, ni Exterior. Usted será y usted hará lo que usted Es: el Gran Espíritu. Todo lo que es separado, dividido, no podrá mantenerse, en usted, como alrededor de usted, para los Hermanos y las Hermanas, como para La Tierra misma. 

Un Antiguo le había dicho: habrá una Nueva Tierra y Nuevos Cielos. Nadie jamás le dijo que esta Nueva Tierra y estos Nuevos Cielos eran un arreglo, sino algo nuevo, totalmente. De la misma manera que los elementos que están manos a la obra, en usted, le hacen descubrir algo nuevo. Lo que usted Es, en el Gran Espíritu, tampoco es acondicionado por el miedo, por la ausencia del Gran Espíritu. Entonces (como lo dije en algunas de mis intervenciones), vaya en la Naturaleza, aléjese, sólo a veces, de lo que ha sido amontonado por los Hermanos y las Hermanas privados de Gran Espíritu. Vaya hacia lo que es natural, que esto sea en lo que vuelve a su cuerpo, porque este cuerpo no necesita cosas transformadas por el pensamiento de quienquiera: el alimento natural, menos procesado, es lo que le convendrá. Busque el bosque, porque el bosque tiene, ya encontrada, la totalidad del Espíritu. Busque la compañía del agua, porque el agua, también recibió su bautismo de arriba. Aproveche, tanto como usted pueda, de lo que le ofrece la Naturaleza, allí donde usted está. Esto permitirá, en usted, una mejor armonización y una mejor sincronización con lo que la Naturaleza tiene que decirle, que darle, porque ella también viven los 4 Caballos. La Naturaleza no resiste al Gran Espíritu. El humano, resiste. Entonces, sé que otras Estrellas y Antiguos le dieron signos a observar para saber si tal Hermano o tal Hermana puede resonar con usted. No se plantee esta pregunta con la Naturaleza porque resonará, necesariamente, con usted, en el momento en que usted deja sus Caballos, ya modificados, actuar en usted. 

Tome el rocío de la mañana bajo sus pies, porque la Onda de la Vida y la Gracia, como usted los llama, están allí ya. No olvide el Sol y el Cielo. Vuelva los ojos a otro lugar que sobre sus preocupaciones, por algunos instantes. Mire el cielo, por la noche. Mire las nubes, porque llevan los Caballos. Mire los colores, porque mirando, usted sobrepasará lo que usted mira y usted comenzará a comulgar, también, con los elementos en la Naturaleza. Esto reforzará su posibilidad de comunicar, por el Amor, con nosotros y con los Hermanos y las Hermanas que se vuelven, ellos también, hacia el Gran Espíritu. La Naturaleza, más que nunca, es su ayuda. Hasta diría, para muchos, su bálsamo, porque todo lo que viene de La Tierra acogió, en ello, la liberación de La Tierra, que esto fuera los alimentos que no han sido procesados, o los bosques, las aguas y hasta lo que viene de la Tierra: las piedras y los cristales. Hay siempre algo, para usted, en la Naturaleza, y mucho más que antes, ahora que los Caballos están en acción. Recuerde esto en los momentos cuando duda, el miedo, la cabeza, pueden manifestarse e impedirle ser unidos al Gran Espíritu. Todo está allí, en la Naturaleza, y todo allí cada vez más facilitará, todo allí estará cada vez más vivo. Vuélvase hacia ella y se volverá hacia usted. Porque los Caballos de la Naturaleza van entrando en contacto con usted, a eliminar lo que es responsable, justamente, del miedo: la diferencia que usted hace entre usted y el exterior. Es gracias a la Naturaleza que usted tendrá más oportunidad de vivir que no hay Interior y ningún Exterior, preparándole al Gran Espíritu, con la misma titularidad que nuestra Presencia a sus lados. Y esto hasta facilitará su capacidad de sentirnos y de vivirnos. 

La ayuda está en la Naturaleza. No está en las imágenes proyectadas por sus pantallas. Está en este contacto directo e íntimo, que va darle a vivir que usted es el árbol, el agua, el sol, el cielo, las nubes, todo aquello a que usted va a prestar atención, tan pronto como usted va a mirar esto con todo su Ser. El Gran Espíritu está allí ya. Los elementos de la Naturaleza se transformaron y tienen un pequeño adelanto sobre usted. Sírvase de allí, porque la Naturaleza facilitará todo el resto en usted. No le pido, ni le aconsejo, vivir en la Naturaleza, por supuesto, sino sumergirse allí. Y pida, pida al Gran Espíritu, a los 4 Caballos, a los elementos, volver en usted y usted abolirá esta separación ficticia, usted abolirá todas las barreras, usted se hará permeable y usted irá hacia la Transparencia. Esto cultivará, en usted, la Humildad y la Sencillez y le dará, si todavía no es el caso, a vivir el bautismo del Agua y del Fuego, en este cuerpo. Más que nunca, el Cielo, la Tierra, los elementos, son sus ayudas. Más que nunca, si usted sobrepasa la misma mirada exterior al exceso de estos elementos, usted encuentra la fuerza y el Amor. Sólo si usted dedica aunque fuere 5 minutos (si usted no tiene tiempo, por lo menos, usted piense en ello) a mirar algo en la Naturaleza, algo sobre la Tierra, algo en el Cielo, usted oteará los efectos, muy, muy rápidamente. De la misma manera que en el momento de la liberación del Sol, ciertos Antiguos dijeron de mirar el Sol, de ponerse frente al Sol: lo mismo ocurre con lo que pasa sobre La Tierra, ahora. Los lugares donde los 4 Caballos son más activos, aparte de este territorio, son unos elementos importantes de la llamada de Phœnix y de MARÍA, para estos pueblos. Repito una expresión del Comendador de los Antiguos (ndr: O.M. AÏVANHOV): lo que la mirada exterior puede llamar a veces la muerte, lo que la oruga llama la muerte, la mariposa lo llama nacimiento. Recuerde esto. La Naturaleza va le recordárselo de manera fuerte y evidente. La Naturaleza no es un enemigo, es su aliada (pase lo que pase) porque al más duro fuego, a la más dura tempestad, a la más dura inundación, a los más duros tremores de la Tierra, hay lo que hace falta para despertar el Espíritu. Lo más importante está allí. Entonces por supuesto, si usted se queda allí en la mirada exterior, la mirada exterior verá allí siempre sólo un diluvio, un Apocalipsis, en su sentido negro. Pero si usted acepta escuchar la Naturaleza en lo que tiene que decirle, esto será todo. ¿Cuál mirada pone? De esto emanará la facilidad, de este cuerpo que usted habita, a vivir lo que piden los elementos.

Aproveche, en estos tiempos, en el territorio que es el suyo o en otro lugar, los trastornos o aceleraciones, que esto sea Agua, de la Tierra misma, del Aire o del Fuego. Porque lo que se manifestará en su territorio, se manifestará en su cuerpo. Y lo que se manifiesta en su territorio, con relación a los Caballos, tiene algo que decirle, de esencial. No es por nada si el Fuego es más fuerte, sobre ciertos territorios, mientras que el Agua es más fuerte, en otros territorios. El territorio donde usted está tiene que hablarle. Le tiene que librarle algo y librarle a usted mismo(a). Si ustedes son atentos, se lo dirá. No estén asustados, cualquiera que sea el Caballo que se les manifiesta, allí donde ustedes están, sino escúchenlo. Si el cielo gruñe donde ustedes, no teman el rayo. Si el agua recubre el suelo, no teman el agua. Si el fuego quema sus bosques, no tema el fuego, sino escuche lo que tiene que decirle, porque el mensaje está allí, para usted, allí donde usted está, y si usted lo escucha, en este momento, usted vive, realmente y concretamente, que no hay ningún Interior, ningún Exterior, que usted está en su casa, por todas partes. Esto pondrá fin, definitivamente, al aislamiento y al sufrimiento. Por supuesto, esto es posible también con nuestros Hermanos y nuestras Hermanas que se volvieron hacia el Gran Espíritu y que llevan los signos, a los que usted conoce. Vuélvase hacia ellos, de la misma manera que usted puede volverse hacia nosotros. Estamos allí para esto. No haga diferencia entre nuestros Hermanos y nuestras Hermanas que están en un cuerpo, y nosotros, ahí dónde estamos, y la Naturaleza. Allí dónde ustedes están, ustedes son alimentados por el Cielo y La Tierra de ahí dónde ustedes están. Acepten ver y alimentarse de modificaciones de los elementos que sobrevienen allí dónde ustedes están. No hay que preservarse, no hay que evitar sino, bien, recoger el mensaje, del lugar donde usted está. Porque si usted acepta este mensaje, entonces, el Gran Espíritu está allí. 

De su capacidad de comunicar, de comulgar, con la Naturaleza, de ahí dónde usted está, ustedes saldrán abiertos y en paz. Esto es muy fácil, esto no llama a una agitación mental, esto no llama una comprensión sino a sumergirles en lo que los Caballos tienen que decirles. Recuerden: el bosque, el Agua, el Fuego, la Tierra, el Aire, los animales, viven, ya, la puesta en movimiento de los elementos y, por otra parte, ciertos hermanos animales nos dejan, encuentran lo que son. No vean allí, allí tampoco, con una mirada exterior, algo catastrófico, porque su mirada exterior es torcida. Si ustedes lograban penetrar la esencia de los delfines que dejan La Tierra, ustedes percibirían su alegría inmensa y no un sufrimiento cualquiera. Una vez más, todo depende de la mirada, el exterior o el interior: la de la cabeza o el del Corazón. Y el Corazón no dice en absoluto la misma cosa que la cabeza. A usted toca de vivir estas experiencias, a usted de decidirlo y a usted de ver la Verdad, en el Corazón, y no según las apariencias que son dadas a ver.

La Tierra y el Sol son liberados. Ustedes son liberados. Ustedes son regenerados, resucitados, como dirían algunos. De los Nuevos Cielos, una Nueva Tierra: es el ahora. El Gran Espíritu y La Tierra se pusieron de acuerdo. De la misma manera que los elementos se pusieron de acuerdo, en ustedes. Qué ustedes esten cerrados o despertados al Gran Espíritu no cambia nada. El Cielo, el Gran Espíritu es lo mismo para ellos todos, y los efectos de su Luz, de su Soplo que viene del cosmos, es lo mismo para cada uno, ahora. Por supuesto, la mirada de la cabeza va a hablar de algo que no es normal. Pero la mirada del Corazón sabe que esto es normal y hasta indispensable. Es a usted de decidir donde usted se coloca. ¿Va a seguir a los que tienen miedo y a los que contribuyeron alejando el Gran Espíritu? ¿O va a escuchar lo que le decimos, lo que le dicen su Hermanos y su Hermanas en el Corazón? ¿Aquel que le dice la Naturaleza? El acontecimiento es lo mismo, pero el mensaje recibido es diferente. Esto únicamente valora lo que usted cree que usted es, aquello en lo que usted piensa, en la cabeza. Si usted deja el Viento, el Aire, el Fuego y a la Tierra actuar, en la Naturaleza, pues bien, usted ve que, muy rápidamente, esto va a cambiar. 

Lo que le digo, en este día, no habría podido ser dicho, he aquí hace seis meses. Hacía falta que la Onda de Vida, viniendo del centro de La Tierra, llegara, no solamente en usted, sino a la superficie de La Tierra y embebiera, en cierto modo, a la Naturaleza. Es cosa hecha y esto se volverá cada vez más fácil desde mañana. No olvide esto. Usted mismo(a) comprobará, la verdad de lo que le digo y lo que las Estrellas me encargaron de decirle, porque soy, con mi Hermana NO EYES (Sin Ojos), quienes conocemos mejor La Tierra, en su gasolina y en su Vida. No puedo nada decirle de mejor que el vivirlo, experimentarlo. Hágalo, sin pensada atrás, sin pedir nada de otro que ser sumergido allí, y usted verá. El agua no es más la misma. La tierra no es más la misma. El fuego no es más lo mismo. Y el aire, tampoco. El Gran Espíritu los insufló, con algo que estaba perdido y que es encontrado. Entonces, vívalo y usted verá. No hay diferencia, para vivir esto, entre un Hermano y una Hermana de pueblo nativo, hoy, y un occidental, entre un ciudadano y un campesino. Todavía hace falta que el ciudadano vaya allá. Todavía hace falta que el campesino se vuelva, realmente, hacia la Naturaleza, se sumerja allí. Pero usted tiene totalmente la misma posibilidad de sumergirse allí y de ver, con el Corazón, lo que va a pasar. En la noche también, los rayos del Gran Espíritu son más fáciles de vivir, porque el Sol está por el otro lado. Entonces, los rayos del cosmos, en estos momentos, son mucho más intensos. Usted comprobará, por otra parte, que, en vuestras noches, suceden unas cosas cada vez más notables y que en las que no duermen, comprueban que este cuerpo de carne se echa a temblar, a manifestar cosas que no estaban allí antes, mucho más por la noche. Saque provecho de eso. Vívalo. Ninguna duda podrá, entonces, invadirles.

He aquí lo que tenía que transmitirles. El Gran Espíritu, cualquiera que sea el nombre que usted le daba, usted (La Fuente, el mismo Absoluto), los elementos, todo esto está enempleo desde mañana. Le invito pues a experimentar con eso, tan pronto como el Abrigo Azul de la Gracia será depositado, totalmente, sobre La Tierra y sobre ustedes.

Soy SNOW. Qué el Gran Espíritu le apacigue. Estén en paz y pues yo los bendigo en su nombre. Les digo hasta más tarde. 

Gracias. 

Deshielo extremo en Groenlandia

Casi toda la capa superficial de hielo de la isla se fundió en cuatro días por una cresta de calor

Se trata de un fenómeno del que no hay precedentes registrados


A la izquierda, Groenlandia el 8 de julio. A la derecha, cuatro días después. / NASA

Cada verano, cerca de la mitad de la superficie de la capa de hielo que cubre Groenlandia suele derretirse. Por eso, cuando el pasado 12 de julio los satélites enviaron sus datos sobre el proceso, los científicos de la NASA no daban crédito: el 97% de la cubierta se había fundido en solo cuatro días. El fenómeno es tan extraordinario —no constan precedentes desde que se registran los datos—, que de hecho pensaron que se trataba de un error.

El deshielo se produjo rápidamente. Mapas derivados de tres satélites independientes mostraron que el 8 de julio solo el 40% de la superficie de la capa de hielo se había derretido. Cuatro días después, casi toda la cubierta, desde las zonas más finas en las costas hasta los dos kilómetros de profundidad en el interior, había experimentado algún grado de fusión en su superficie.

Los investigadores aún no han determinado si el fenómeno afectará el volumen global de pérdida de hielo este verano y contribuirá a la elevación del nivel del mar. En las zonas altas, la mayor parte del agua de deshielo vuelve a congelarse rápidamente en el mismo lugar. Pero cerca de la costa, la mayoría se pierde en el océano.

Se trata del segundo fenómeno inusual que se produce en la isla este verano. La semana pasada, un iceberg gigante que duplicaba en tamaño a la isla de Manhattan se desprendió del glaciar Petermann y quedó a la deriva en el mar. Un hecho que los investigadores no consideraron preocupante por sí solo, pero que, unido al excepcional deshielo, puede ser síntoma de un proceso de cambio. "Las observaciones por satélite están ayudando a entender cómo este tipo de eventos pueden relacionarse unos con otros, así como con su conexión con el sistema climático global", asegura Tom Wagner, director del programa de criosfera de la NASA en Washington.

Los científicos creen que el deshielo extremo se ha debido a una cresta inusualmente fuerte de aire caliente, o cúpula de calor, sobre Groenlandia, que ha sucedido a otras más leves que han dominado el clima de la zona desde fines de mayo. La cúpula comenzó a moverse sobre la isla el 8 de julio y luego se estacionó sobre la capa de hielo unos tres días más tarde. Hacia el 16 de julio había comenzado a disiparse.
La cresta provocó incluso el deshielo de un área en el centro de Groenlandia que no se había derretido desde 1889, según se desprende del análisis de los núcleos de hielo. "Los núcleos de hielo muestran que los eventos de fusión de este tipo ocurren aproximadamente una vez cada 150 años en promedio. Si se tiene en cuenta que el último fue 1889, este acontecimiento se ha producido justo a tiempo", opina Lora Koenig, un glaciólogo del centro Goddard y miembro del equipo de análisis de los datos obtenidos por satélite. "Pero si seguimos observando deshielos de este tipo en los próximos años, tendremos que empezar a preocuparnos".

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/07/25/actualidad/1343201911_594692.html

sábado, 21 de julio de 2012

ANAËL - El Absoluto


1° julio 2012

Soy ANAËL, Arcángel. Bien Amados Niños de la Libertad, reciban Gracias, bendición y mi Presencia. Vengo, como Arcángel del Amor, a fin, a la vez, de hablarles de un cierto número de complementos que conciernen al Amor, Unidad y el Absoluto y también de ver si persiste, en ustedes, un cierto número de preguntas concernientes a estas tres palabras.

Lo Absoluto contiene el Amor, contiene la Unidad, contiene la Dualidad, contiene su Presencia en el seno de este mundo, contiene al Ser, contiene el conjunto del que, de este punto de vista donde usted está, no puede ser conocido, totalmente. El Amor, la palabra que ha sido utilizada tanto tiempo porque corresponde a lo que subtiende, y manifiesta lo Absoluto, más allá hasta de su propia manifestación. La problemática es que el hombre llama Amor todo lo que, para él representa algo que está concebido y vivido como un objeto de deseo, como una manifestación, como una percepción, en el seno de lo que es llamado Absoluto. El Amor es pues lo que subtiende de la totalidad de lo Creado, como de lo Increado. Aquel Amor no tiene ninguna medida con lo que el humano llama Amor, en el mismo seno de lo que es llamado su presencia sobre esta Tierra, en el mismo seno de lo que es llamado su transformación actual, destinada, he aquí largo tiempo, como Hijo Ardiente del Sol. La corona Radiante del Corazón o diferentes manifestaciones, inscritas en sus estructuras físicas, es habiéndoles permitido, durante estos años, manifestar, realizar, lo que ha sido llamado el Sí. La Realización no es el Amor, la Realización no es el Absoluto. Pueden ser de allí, para algunos de ustedes, las primicias, la prefiguración y la anticipación pero no corresponden, en ningún caso, al Amor Absoluto, llamado Último. Existen, en efecto, en el mismo principio de la falsificación de este mundo, del encerramiento de este mundo en el cual ustedes están encarcelados, un cierto número de elementos (atados a la localización precisa en el seno de un cuerpo, en el seno de una conciencia, en el seno de un pensamiento, en el seno de un cierto número de mecanismos) que les permiten evolucionar, en toda conciencia (que sea fragmentaria o unificada), en el mismo seno de su presencia sobre este mundo. Lo Absoluto y el Amor, en el seno de lo Absoluto, no puede en ningún caso ni ser una percepción, ni hasta ser una Vibración de la conciencia pero es, por encima de todo, la Transparencia más total, haciendo que tan pronto como ustedes reúnen estas esferas, más allá de este cuerpo, hasta en el seno del Cuerpo de Luz, o todavía en el Absoluto, ustedes mismos hacen esta Transparencia.

La Transparencia de la que hablo no es un concepto moral, ni social, y todavía menos una visión del espíritu. La Transparencia es una realidad metafísica que consiste en “volverse Translúcido”, es decir en dejarse atravesar por todas las ondas, por todas las gamas de frecuencia, por todos elementos presentes en el seno de este mundo, como en el conjunto del Multiverso así como de las Dimensiones, desde la donde usted está hasta la Fuente y hasta lo que abarca, más allá de la Fuente: el Absoluto. Mientras esta Transparencia no está establecida, mientras exista, en usted, sobre este mundo, una voluntad particular de Luz, usted no puede ser la totalidad de la Transparencia. Me explico: hace algunos años, antes de las Bodas Celestes, les había explicado (con palabras y por Vibraciones) lo que era el Abandono a la Luz. En efecto, el Abandono a la Luz permitió transformar esta estructura alterada llamado cuerpo falsificado, carbonoso, separado, con el fin de acoger, en el seno de este cuerpo (que usted lo llame Templo o capullo no tiene ninguna importancia) -porque es en el seno del cuerpo que se realizó- la alquimia que ha permitido a ustedes, por la acción de la Luz, acoger la Luz, hacerse un KI-RIS-TI, viajar en el seno del Cuerpo de Luz, o manifestar la Conciencia pura, la Conciencia unificada, la conciencia del Sí.

En un momento dado, apareció, sobre esta Tierra, un mecanismo que les era estrictamente desconocido, por el mismo hecho de la falsificación. Esto siguió, algún tiempo después, por la Liberación del Sol y la Liberación de La Tierra, por una onda particular llamada Onda de la Vida u Onda del Éter, viniendo a devolverles a su raíz estelar, a su raíz intra-terrestre. Esta Onda de Vida y sus características (que les han sido explicadas y que un número de ustedes vivió), concurrió, en cierto modo, a establecerse, por el Abrigo Azul de la Gracia, por la Liberación de los Éteres y la Fusión de los Éteres, a su propia Libertad. Bien más allá de este mundo, bien más allá de su Presencia, bien más allá de su Conciencia, que sea fragmentaria o unificada. Esto permitió, lo espero, para un número de ustedes, sobre esta Tierra, dirigirse hacia este Abandono del Sí, con el fin de volver a ser lo que usted Es, de toda Eternidad, más allá de toda forma, más allá de toda Presencia, y más allá de toda Conciencia. Haciéndoles, a la vez, Niños de la Libertad y, como lo deseamos para ustedes, Liberados vivos, lo que llama BIDI Absoluto en la Forma. Esto les da a vivir estados no ordinarios, no concientizados, donde existe algo que no puede ser llamado Conciencia, que no puede ser llamado el Sí, que no puede ser llamado la Realización, de ningún modo, porque esto corresponde a lo que usted Es, en toda Eternidad. Les dijimos también que ustedes eran Libres y liberados, cualquiera que sea el emplazamiento de una Conciencia en el seno del Sí o de una no conciencia atada al no Ser y a lo Absoluto. Existe, en efecto, no una progresión sino elementos que se distancian unos de otros. El Abandono a la Luz realiza el Sí. El Abandono del Sí realiza, si se puede decir, el Absoluto. El Absoluto está más allá de toda implicación en el seno de este mundo. Hace a ustedes Seres Liberados vivos, no teniendo más manifestación, atractivo, en el seno de las Dimensiones intermedias, ni hasta en el seno de la Fuente, sino le hace, en definitiva, comprender, que usted es un punto del holograma que contiene, en él, la totalidad del holograma. No existe mejor expresión que aquella que acabo de darle: el holograma está constituido por un conjunto de puntos que el mismo reproduce, la totalidad del conjunto de otros puntos presentes en el seno del holograma.

Es en el sentido que insistimos en el hecho de que fuéramos, en usted, ante todo. Es en el sentido que se proyectó la Conciencia, en el seno de Sí, habiendo permitido realizar el Canal Mariano, la activación de este Canal Mariano, su constitución, dándole a percibir, dándole a vivir y a Vibrar las diferentes Presencias que, hoy, se le manifiestan, para un número de ustedes, en el seno de este Canal Mariano, a la izquierda de este cuerpo físico o a la saga de este cuerpo físico. Estas Presencias, como esto ha sido anunciado por MIKAËL (ndr: su intervención del 5 de junio de 2012) y, he aquí hace muy poco tiempo, por MA ANANDA MOYI (ndr: su intervención del 30 de junio de 2012), son los elementos que van prestarle asistencia durante este Paso, tal como es precisado en estos venideros tiempos, como fue prefigurado y anticipado, he aquí hace casi siete años, por el Guía Azul llamado SÉRÉTI (ndr: su intervención del 4 de julio de 2005). Hoy, usted está en estos momentos. Usted está, en efecto, a la fecha del mes que corresponde a esta Liberación y a este Paso, delante de, no la desaparición de lo que es llamado, de manera metafórica, rejilla planeta, por el Comendador de los Antiguos, sino de bien a comprender lo que usted Es, de toda Eternidad, es decir: lo Absoluto.

En este sentido, el Abandono de Sí puede traducirse, para usted, por un sentimiento de pérdida de instrucciones, de pérdida de conciencia, y es muy exactamente lo que es. La conciencia corresponde, en sus diferentes aspectos, al Yo, a la conciencia de una distancia (aunque la distancia desapareció), a la conciencia de una existencia (aunque la existencia acaba). Es esto que es ofrecido hoy: volver a ser Todo, es decir no ser nada más en el seno de este mundo con el fin de ser abandonado, totalmente, a lo que usted Es, de toda Eternidad. Somos perfectamente conscientes que un número de ustedes necesita llevar a cabo un cierto número de experiencias en el seno de los mundos Unificados y a veces en el seno de los mundos carbonosos mismos. La Liberación, como esto había sido anunciado por la Fuente, consiste en hacerle rememorar y vivir lo que usted Es, de toda Eternidad, por el contacto con otras Dimensiones que realizan, actualmente, por la Presencia, a sus lados, de toda Presencia que usted llamará, que usted nombrará, y que estaría presente en el mismo espacio que es el suyo.

La presencia efectiva de los Seres multidimensionales consiste en hacerle encontrar su Esencia, de hacerse manifestar, concientizar, más allá de la conciencia, para, por fin, aniquilar la conciencia misma, con el fin de terminar el Yo, con el fin de terminar el Sí, con el fin de terminar toda forma de exteriorización, toda forma de interiorización y de hacerle penetrar en espacios absolutamente vírgenes, llamados Absoluto, sobre los que, desde luego, nada puede ser dicho, nada puede ser extraído porque esto está más allá de todo concepto, más allá de toda percepción, más allá de toda Vibración, más allá de toda experiencia y de todo estado. Así, las etapas previas, vividas durante vuestro invierno que acaba de finalizar (llamadas Comunión, Fusión, Disolución, Multilocalización, Deslocalización y ausencia de localización), son unos últimos estados previos y llamados a que permite a usted, si tal es su Vibración, anularse con el fin de encontrarse en lo que, de su punto de vista, podría llamar la Nada, el Vacío, pero que lo hace, desde el punto de vista de lo Absoluto, la Plenitud. Siempre les dijimos, en el período durante las Bodas Celestes, que ustedes habían sido invertidos, que lo que ustedes llamaban luz visible con sus ojos justo, de hecho, es sólo una luz reflejada, alterada, atada al mismo principio del eje ATRACCIÓN-VISIÓN falsificado por las Cruces de la cabeza, habiéndoles alterado en sus propias percepciones, en sus propia filiación y en sus propia posibilidad de conexión a la realidad de lo que ustedes Son, más allá de todo ser. Todo esto acaba. Todo esto se endereza, no esperando más que la última señal de La Tierra que ha sido liberada. La Tierra ha sido liberada en el momento en que la Onda de la Vida apareció, en el curso de vuestro primer trimestre del año 2012. Las consecuencias de esta Liberación son visibles al nivel de las manifestaciones y las modificaciones geofísicas planetarias, también bien al nivel de sus climas, de sus suelos, al nivel de sus volcanes, como del aire que usted respira, desde el Sol y hasta los confines del conjunto de los universos, resultando de la alineación galáctica con Alcyone.

Hoy, usted está delante de esta etapa, delante de la Puerta Estrecha, llamándole a Pasar. Estamos allí para alumbrar el Paso pero no podemos Pasarlo en su lugar. Existe pues un principio, que había sido llamado, en su tiempo (que llega para usted, actualmente, de manera más o menos intensa, y más o menos acercada), el Choque de la humanidad que es, de hecho, su Choque individual. Los puntos de atracción de su conciencia, en el seno de este mundo (llamados afectos, llamados experiencias), tienen que cesar, no desviándose de ellos sino, como esto ha sido enunciado, de manera repetida por BIDI, por el cambio de punto de vista. Hay, en efecto, sólo por este cambio de punto de vista, que no es una actitud mental sino un desplazamiento total de la conciencia, haciéndole ver este cuerpo para lo que es, a ver su vida para lo que es, y al ver el mundo tal, como es, permitiendo entonces quitar, de usted, los últimos Velos del aislamiento. Estos últimos Velos de aislamiento no conciernen ni siquiera al sistema de control de mental humano, así como a la matriz astral (que, como usted lo sabe, al nivel colectivo, han sido disueltos en su tiempo) sino bien más allá, es decir, en cierto modo, a cortar usted mismo(a) los lazos de atracción. Al cortar usted mismo(a), en primer lugar, el lazo del afecto más formal correspondiente a sí mismo(a) o, en todo caso, a lo que usted cree que está en el seno de este cuerpo, en el seno de esta vida, y en el seno de la expresión de la vida falsificada y alterada en el seno de este mundo. Su libertad es total, en un sentido como en el otro. No se trata de una libertad de elección, porque esto (por lo que usted vivió después, para algunos de ustedes, de numerosas vidas) no es ni siquiera una calidad Vibratoria sino que es bien una preparación que le llevó a presentarle delante del umbral: el umbral de la rotura del efímero, haciéndole terminar lo efímero. La llamada de la Luz a manifestarse de modo más audible y más visible con sus ojos de carne, por la Luz solar, por la Llamada de MARÍA, por las resonancias de las Trompetas del Cielo y de La Tierra, en usted, van hacerle, en muy poco tiempo, en términos terrestres, concientizar todo esto y decidir, en toda Lucidez, en toda Claridad, en toda Precisión, si usted desea mantener una forma cualquiera de experiencia o recobrar lo que ha sido llamado Shantinilaya, es decir las Moradas de Paz Suprema, donde ninguna experiencia puede venir para enturbiar lo que usted Es, de toda Eternidad.

Sepa bien que esto no puede ser, en ningún caso, ambos. No puede tener y existir preservación de una forma cualquiera, en el seno de lo Absoluto. No obstante, en experiencia de la conciencia que se acontece de modo simultáneo, más allá de todo tiempo y de todo espacio y de toda Dimensión, usted realizará, en aquel momento, que usted es, efectivamente, Todo y que sólo la proyección misma de usted mismo, antes de que la alteración se efectuara, jugó en el sentido de la manifestación de una conciencia que se miraba, se probaba, gozaba de misma. Por otra parte, la Unidad se manifiesta por la Alegría. Hoy, hasta esta Alegría debe ser refutada, en cierto modo, como lo diría BIDI, con el fin de permitirle ir en la Morada de la Paz Suprema, que es bien más allá de la expresión de la Alegría, bien más allá de la expresión de la risa, bien más allá de la Conciencia Unitaria, poniendo fin a la fragmentación. Somos perfectamente lúcidos de que le dimos el conjunto de las elecciones, el conjunto de las posibilidades, el conjunto de los guiones, el conjunto del que estaba del orden de lo posible y del orden de la imposible, para usted. En definitiva, sólo usted y sólo usted decidirá pasar o quedarse. Sepa bien, no obstante, que la Ascensión de La Tierra es un mecanismo real, modificando la estructura física de modo más que importante, con un cierto número de factores geofísicos que le han sido enunciados, he aquí hace algunos años, por el Comendador de los Antiguos. Usted mismo(a) es, usted está frente a lo que usted llama la muerte. La muerte es un nuevo nacimiento. Si la oruga acepta hacerse mariposa, es evidente que la oruga no existirá más. Esta Transfiguración o transubstanciación (porque es una), consiste también, para algunos de ustedes, en sobrepasar toda identificación a una forma, incluso sea el Cuerpo de Luz, o los cuerpos más etéreos de la creación, con el fin de volver a ser en la ausencia total de proyección de toda conciencia y de establecerse en la Morada de la Paz Suprema, de una manera (diría, en sus términos aprehendibles) definitiva e irremediable.

Lo que guía la conciencia y la Vibración, lo que guía (si puedo expresarme así) lo Absoluto, es su capacidad de abandonar el Sí, de abandonar la Alegría y de abandonar todo lo que puede ser atado a una manifestación cualquiera de la conciencia, sea la más Unificada, la más próxima de la Última. Esto representa, en cierto modo, un reto porque, como usted lo sabe, el Paso de la Puerta Estrecha no es, de verdad, un Paso de un punto a otro sino es el Paso de un punto al conjunto de todos los puntos. Y esto puede representar, efectivamente, hasta en el seno de la Conciencia Unitaria, algo imposible porque aterroriza, porque viene a enturbiar la paz mental de la conciencia manifestada en el seno del Sí. Usted tiene la Libertad total de vivir lo que tiene que vivir, con arreglo a lo que su conciencia desea. Sea que se expande y va a continuar la experiencia de la expansión (sea en los cuerpos más etéreos de Luz, sea en el seno de sus familias estelares, aún las más alejadas de este sistema solar) o entonces va a decidir poner fin a las experiencias. No para regresar a la Nada o a la Fuente sino para concientizar, sobrepasándolo, que usted es Todo. Es a usted pues que pertenece, no de comprender sino de dejar laborar la Conciencia, o sea en el seno de su Abandono, o sea en el seno de su persistencia, con el fin de acompañar el movimiento Ascensional final de La Tierra que arranca a partir de hoy.

En los días que vienen, el Arcángel MÉTATRON, acompañado del Arcángel MIKAËL, y del MARÍA, les darán los elementos Vibratorios, bien más allá de sus palabras, más allá de su Presencia, a sus lados y en ustedes, permitiéndoles iluminar lo que debe ser. Esta iluminación va a poder parecerse, para muchos de ustedes, como una iluminación particularmente descarnada e incluso cruel, porque, si eres atado a una forma cualquiera, si eres atado a una Conciencia cualquiera, esto no podrá pasar a modo más absoluto, a modo más auténtico, sin provocar un cierto número de resistencias. Esto había sido evocado por el bienamado SRI AUROBINDO (Sn Juan), concerniendo a la Fusión de los Éteres y sobre todo al Choque de las humanidades (ndr: ver, en particular, la intervención de SRI AUROBINDO del 17 de octubre de 2010). Ustedes volvieron a este período del Choque de la humanidad, a partir de hoy. Les incumbe definir lo que tiene que salvaguardar. Le incumbe definir lo que es su futuro, en estos tiempos extremadamente reducidos, consistiendo en este mes los vencimientos dados por el Guía Azul SÉRÉTI, siendo anunciados, he aquí hace numerosos años, así como por otras Conciencias.

Nuestra Presencia, a sus lados y en usted, más allá de la percepción, debe dejar sitio, allí también, a la Fusión, es decir, expresándome a través del que guardo (ndr: ANAËL hace referencia al canal, J.L. Ayoun), usted debe también comprender y vivir, más allá de todo intelecto, más allá de toda Vibración, que soy también en cada uno de vosotros. Sólo su conciencia limitada, fragmentaria y proyectada puede hacerle imaginar que hay una distancia, una separación, entre la hormiga y la Fuente. En definitiva, y como BIDI se lo decía (y como usted podrá vivirlo), si tal es su Abandono, no existe ninguna diferencia entre el átomo, el sistema solar, los universos, el Multiverso y las Dimensiones. El conjunto de lo que acabo de describir son sólo unas proyecciones de la Conciencia en el seno de diferentes esferas, habiendo permitido al Absoluto exteriorizarse en el seno de la Fuente y manifestar lo que ha sido llamado la Aventura de la Conciencia. Es seductor, en efecto, (para el ego, así como para el Sí) de considerar que la aventura es infinita, y esto es su libertad más total. El caso es también de nuestro deber, en cierto modo, mostrarle, desde hace algunos meses, y hacerle vivir (por La Tierra misma y por su acción) la acción de la Onda de la Vida sobre la Liberación que está en proceso y su capacidad y su posibilidad de ser, a su cumbre, no un punto del holograma sino la totalidad del holograma, conteniendo el conjunto de los puntos de la Creación, desde el átomo pasando por los universos y el Multiverso. La calidad más allá de la Vibración, la calidad más allá del Ser (que no puedo expresar en sus palabras porque son demasiado restrictivas), le pertenece. Es pues en el seno de este dilema (porque para muchos, esto representará tal), que debe establecerse la finalidad de lo que usted Es o de lo que usted no es.

He aquí los elementos hacia los cuales deseaba atraer su reflexión y sobre todo su Vibración, con el fin de observar lo que se acontece en usted, lo que se acontece en la Conciencia, lo que se acontece sobre este mundo y el conjunto de las interacciones que usted llevó en el seno de este mundo, que usted continuará llevando, o no, según su Abandono del Sí, de la misma manera que un número de ustedes, aquí y en otro lugar, lo realizó a través del Abandono a la Luz. El Abandono a la Luz no es el Abandono del Sí. Esto representa, si puedo decirlo, un reto profundamente diferente. Porque, en un caso, hay restitución a vuestra Eternidad y, al mismo tiempo, persecución de la proyección de la Conciencia en las diferentes esferas, tanto en sus orígenes estelares como en los diferentes cuerpos multidimensionales. Mientras que el otro reto consiste en no ser más nada de todo eso, con el fin de ser Todo, y transportar en su vehículo, en ustedes, el conjunto de las experiencias llevadas por el conjunto de la humanidad, el conjunto de las conciencias, el conjunto de los átomos, el conjunto del sol, el conjunto del Multiverso, el conjunto de la Creación y de lo Increado. Esto es lo que va a ser traído, de manera a veces muy brutal, al seno de su campo de experiencia, en el seno de su Conciencia, en los días que se les abren, durante este mes presente. Si existe, en ustedes, preguntas que conciernen a este Absoluto, esta Unidad y este Amor, entonces, si puedo responder a eso en palabras, lo haré. Estén seguros que mi Presencia ya está en sus lados y en ustedes. Bien Amados Niños de la Libertad, tenemos tiempo de intercambiar, si tal es su deseo, sobre lo que acabo de expresar.

Pregunta: ¿hay que abandonar todo incluyendo el Amor que está en nuestro corazón?

Usted debe abandonar toda experiencia, porque el Amor que está en tu corazón, como lo dices, es una experiencia. Es la vuelta a la Unidad, es la activación del Sí, de la Corona Radiante del Corazón, encontrar su estado KI-RIS-TI. Más allá de toda experiencia, la más magnífica, hay otra cosa. Una vez más, el conjunto de La Tierra es liberado, totalmente. Jamás considere lo Absoluto como una finalidad, porque (para expresarlo de otro modo) diría que lo Absoluto era lo que está antes del principio de toda experiencia, de todo comienzo y de todo fin. La Morada de la Paz Suprema (así como ciertas Estrellas se lo expresaron y lo vivieron en el momento de su paso sobre La Tierra) demuestra y perfectamente ilustra lo que es esta Morada de la Paz Suprema o este Absoluto, en el seno de una forma. Le invito a mirar la vida de la más grande de ellas, que era MA ANANDA MOYI. Usted no puede mantener una experiencia cualquiera y ser la Morada de la Paz Suprema.

Pregunta: ¿debemos también refutar la reconexión con las descendencias estelares e intra-terrestres?

Bien Amado, en el momento en que la experiencia de la Luz, vivida por la realización del Sí (llamada también Despertar) es vivida, hay, desde luego, una necesidad de refutar lo que se le volvió conocido. El Sí al que usted es conocido, a través de la existencia y la manifestación de la Conciencia, en aquel momento conviene también refutarlo. Por supuesto, esto representa un dilema terrible para el Sí que se niega a Abandonarse. Pero no hay otra alternativa. Le recuerdo que, en definitiva, cualquiera que sea la experiencia llevada, cualesquiera que sean las vidas llevadas en el seno de la Unidad y en el seno de la separatividad, existe el tiempo (más allá de todo tiempo) y un espacio (más allá de todo espacio y más allá de toda localización), donde usted llegará a esta última conclusión, porque a usted se le hará, porque usted reconocerá que usted Es, de toda Eternidad. Es decir, es el cese de toda Conciencia, de toda proyección, de todo Amor, no Absoluto. El Amor que está en su Corazón, consagrándole a la dimensión de Ki-Ris-Ti o de Hijo Ardiente del Sol, es sólo una parada ante lo que usted Es, de verdad.

Pregunta: ¿bastará con decir "estoy dispuesto a abandonar todo" para reunir con lo Absoluto?

Ciertamente no, ya que toda noción de "soy" debe desaparecer. Pues "soy" no puede decir él mismo que se abandona. Es sólo a través de lo que expresé, es decir, la noción de Transparencia total. Pero no en el sentido de la Ética y en el sentido de la Integridad, tales como las habíamos definido he aquí hace algunos años, que, se lo recuerdo, eran las etapas previas a la instalación del Sí. La Transparencia es lo que pudo ser expresado, por ciertas Estrellas, por ciertos Antiguos, en el momento de su paso sobre La Tierra, donde estrictamente no existía nada que pueda dejar que sea su Morada de Paz Suprema, porque su Morada de Paz Suprema, siendo presente en el seno de una forma, dejó sitio a la Transparencia total (ndr: ver, en particular, sobre este tema la intervención de HERMANO K del 7 de junio de 2012). La Transparencia total, es no dejar nada, no retener nada, no ser de nada. Las etapas de realización del Sí (que usted siguió, posiblemente, para algunos de entre ustedes, desde las Bodas Celestes) fueron, diría, aceleradas a través de lo que usted podría llamar rituales y protocolos, que se han sido consagrados a través de diferentes Yogas, a través de diferentes prácticas cristalinas, a través de diferentes alineaciones: esto ha sido llamado la Realización del Sí. La acogida de la Luz CRISTO, en Unidad y en Verdad, fueron elementos que le permitieron realizar, efectivamente, la mudanza de la conciencia (de la conciencia fragmentaria a la conciencia unificada), es decir, de vivir el Despertar y la Realización. Pero, una vez más, el Despertar y la Realización no son la Liberación total. Usted puede ser Libre, siendo en el Sí. Pero no serás liberado por alguna experiencia, ustedes Serán liberados desde el encerramiento.

Pregunta: ¿podemos tener acceso a estos espacios sin haber vivido la fusión y la disolución?

Los mecanismos que les han sido comunicados, de Comunión (a defecto, por ejemplo, de la Nueva Alianza), los mecanismos de Matrimonio Místico, de Encuentro Místico (en el Sol o aquí) fueron, en cierto modo, preludios en los que ustedes daban a vivir que ustedes no fueron localizados en el seno de este cuerpo y en el seno de esta Conciencia sino que ustedes podían ser otra Conciencia y otro Cuerpo de Luz. Ustedes deben también vivir la experiencia, si esto se acepta, que ustedes no son ninguna de estas formas y ninguna de estas Conciencias. Es imposible vivir lo Absoluto mientras la Disolución no se efectuó, sea esta Disolución en el seno de su individuo, o se efectúe en el seno del momento final de La Tierra, en el seno de esta Dimensión. Renunciar al Sí probablemente es, para algunos de ustedes, mucho más delicado que renunciar al Yo. Porque el paso del Yo al Sí se traduce por un mejoramiento de la Conciencia, mientras que el paso del Sí a su propio fin (y pues al establecimiento de lo Absoluto) es la desaparición total de la Conciencia. Tanto que usted es en la Conciencia, usted no puedes concebir, percibir, sentir o experimentar la no conciencia. Excepto, por analogía, los momentos de sueño, es decir los momentos cuando usted totalmente desaparece de este mundo, y de su propia Conciencia.

Pregunta: ¿repetir la palabra "nada" como un mantra y sentirse como perder todas sus indicaciones interiores es un premisa o una ayuda a la Disolución?

Esto depende del contexto personal. Afirmar ser nada ya es una proyección de la Conciencia. Hay que desolidificarle la idea o la creencia que lo Absoluto es un fin. Así como esto le ha sido dicho, siempre fue allí. Sin Absoluto, ninguna Conciencia podría ser proyectada, usted hasta no podría discutir, hoy, conmigo. En el mismo seno de mi manifestación de Arcángel (con sus especificidades), puedo decir que soy Absoluto, es decir, que existen en mí, una conciencia clara y una no conciencia clara de ser, a la vez, la que se le presentó, como de ser cada uno de vosotros. No como creencia, pero como un hecho validado.

 Pregunta: ¿cómo se realiza la Transparencia a través de este cuerpo?

Por la Humildad, por la Sencillez, por la vía de la Infancia. Es decir no dejar nada, no reparar en nada, no ser de nada. Es el no ser. Mientras exista una Conciencia, un observador, mientras exista una localización en una forma, mientras exista una localización en una vida, mientras exista una interacción y una relación, cualquiera que sea, usted no está en la Disolución y usted no es Absoluto. Por lo menos, lo Absoluto no se reveló a lo que usted es.

 Pregunta: ¿dejar su cuerpo durante el sueño es el mejor modo de encontrar lo Absoluto?

Absolutamente no, porque al dejar este cuerpo usted ha hecho penetrar otro cuerpo. Qué esto sea un cuerpo astral o un Cuerpo de Luz absolutamente no cambia nada. El hecho de penetrar otro cuerpo, a través del Matrimonio Místico, en el Sol o en otro lugar, es una primicia, pero no es el Absoluto.

Pregunta: ¿si lo Absoluto no se reveló, tendremos todavía una posibilidad en el momento final?

No es una posibilidad, es un estado más allá de todo estado. No es un fin. En el momento en que consideras lo Absoluto un fin, se aleja. Esto es lo que Eres, más allá de la apariencia de este cuerpo. Es la Transparencia total. Si puedo emplear una imagen, es la Transparencia del aire: el aire contiene todas las ondas, deja pasar todos los colores. Por analogía, en el seno de su mundo, el aire es lo Absoluto. Es el lugar donde existe la ausencia de resistencia a la propagación de las ondas. Así como usted lo sabe, la velocidad de la luz, en el vacío, es conocida, aunque esta luz sólo es fragmentaria, no correspondiendo a la Luz Vibral. No obstante, la analogía que se puede encontrar totalmente corresponde. La propagación de la luz no sigue ni una línea, ni una línea de menor resistencia. La luz, hasta sobre su mundo, fragmentada, se dirige en todas las direcciones del espacio.

Pregunta: ¿el “soltar la presa” ayuda a la Transparencia?

No. El “soltar la presa” no es el Abandono. Lo había expresado en ocasiones muy numerosas, durante el año 2009 (ndr: para memoria, intervenciones de ANAËL del 11 de mayo, el 13 de mayo, el 17 de mayo y 5 de octubre de 2009). No es ni el Abandono a la Luz y todavía menos el Abandono del Sí. ¿Porque quién decide soltar la presa?

Pregunta: ¿qué es la Luz con relación a lo Absoluto?

La Luz es todo lo que corresponde a la proyección de lo Absoluto. Es la Conciencia, es el Amor, manifestado y creado.

Pregunta: ¿los mundos carbonosos son los únicos mundos de experiencias o es también el caso de los mundos de sílice?

Todo plano Dimensional, desde su plano (que ha sido alterado) hasta la Fuente, son mundos experienciales.
Pregunta: ¿ si todo debe ser refutado, la Presencia de los Arcángeles, en nosotros, debe serlo también?

En este caso compendio (y así como esto ha sido enunciado por MIKAËL, por MARÍA, por MA ANANDA, por UN AMIGO, por SRI AUROBINDO), existen Presencias innumerables entre las que el nivel y el estado de la Conciencia es profundamente diferente. El conjunto de estos niveles es contenido en lo Absoluto que usted Es. La concientización de estas Presencias es una revelación. Después de esta revelación, se manifiestan la Fusión y la Disolución. Es en aquel momento puede realizarse el Paso, es decir la disolución del Sí, la disolución del ser, permitiendo pasar de "soy" al no ser. Hay, en cierto modo, testigo y testimonio. La experiencia del estadio que precede al Último, llamado Presencia Infinita o Maha-Samadhi, es muy exactamente lo que permite, posiblemente, para muchos de ustedes, de ser en Absoluto. Pero no es una obligación. CRISTO les había dicho: "Será más difícil a un rico de pasar por el ojo de una aguja que a un camello…". Toda forma de conocimiento, toda forma de apropiación, toda forma de afecto, toda forma de identificación a un cuerpo que sea, no permite ser Absoluto.

Pregunta: ¿puede clarificar la noción de Absoluto sin la forma y el hecho de que se puede ser liberado viviendo en lo Absoluto con forma?

Hablamos, desde luego, de aquella forma, es decir de este cuerpo carbonoso, ya que la Ascensión se realiza en este cuerpo. Es una alquimia, una transubstanciación, una metamorfosis. Cualesquiera que sean las palabras que se pueda emplear, en su lenguaje, reflejan, en cierto modo, lo que, para su conciencia, es posiblemente más aprehendible. Lo Absoluto con forma corresponde a este mundo. Desde luego, existe una multitud de formas posibles, de conciencias posibles, en el seno de los mundos unificados, en el seno del Multiverso. Lo Absoluto informa simplemente a la desaparición de este cuerpo carbonoso. Usted realiza, de por la presencia sobre este mundo (para los que lo viven), el Absoluto con forma. La Unidad y el Cuerpo de Luz le habían hecho posible, al fin de las Bodas Celestes, la posibilidad de viajar en sus vehículos multidimensionales. Lo Absoluto le da a ser la totalidad de lo Creado y de lo Increado.

 No tenemos más preguntas, le agradecemos.

Bien Amados Niños de la Libertad, como Arcángel del Amor y de la Relación, vivamos un instante de su tiempo de Comunión, de Fusión o de Disolución, según su resonancia entre lo que usted es y lo que soy.

... Distribución del Don de la Gracia...

Soy Anaël, Arcángel. Le soy. Usted me es. Saludo, en usted, la Eternidad. Saludo, en usted, la Morada de la Paz Suprema. Saludo, en usted, la forma, cualquiera que sea. Le digo hasta pronto.

viernes, 20 de julio de 2012

MARÍA - La Ascención


19 julio 2012

Soy MARÍA, Reina de los Cielos y de la Tierra. Queridos niños bien, estoy de nuevo con usted, en usted y de alrededor de usted, rodeándole de mi Presencia, de nuestra Comunión, dándole a percibir, más allá de mi Presencia Humilde, la acción de nuestra Comunión. El Sonido de la gracia, posiblemente, zumba a sus orejas. En este día, se vierte, totalmente, sobre esta Tierra como sobre este cuerpo en el cual usted está, el Abrigo Azul de la gracia. Vengo, con el fin de responder a sus cuestiones pero antes, permítame decirle estas algunas palabras: 

Recuerde lo que había sido dicho he aquí más de dos mil años. Hay, en usted, una Eternidad. Este cuerpo que usted habita pertenece a la Tierra: le da forma esta Tierra. Su Reino no es de este mundo. Muchos de usted, en estos tiempos particulares, usted despierta a lo que usted Es, por diferentes mecanismos que tienen que vivir. Recuerde también que lo que usted Es es Amor y qué este cuerpo en el cual usted está no puede pretender conocer la realidad del Amor. Puede conocer sólo las proyecciones, las faltas, las emociones, las afecciones. El Amor es mucho más que lo que usted vivió hasta ahora, lo que usted vive, de momento, para algunos de ustedes (ya desde hace algunos años o de numerosos años) y, para otros, mucho más recientemente y por fin, para la mayoría, diría, no todavía. El Amor viene a devolverle a usted mismo (a), viene a devolverle a lo que no conoce ningún sufrimiento y que conoce sólo la Belleza. Los procesos que se celebran, en esta carne que usted habita, sobre esta Tierra que le lleva, son destinados, ante todo, a hacerle encontrar su Reino, el que jamás cesa, el que posiblemente no le es todavía totalmente, revelado, sino cuyas primicias, más o menos cercanas, se le manifiestan. Estas manifestaciones son por otra parte numerosas allí. Intentamos, el conjunto de la Confederación Intergaláctica y yo misma, hacerle vivir ciertas particularidades.

Hoy, ya es hora de recordarle que su Reino no es de este mundo y que usted Es, exclusivamente, Amor. Ustedes todos, sin excepción, son convidados a su Eternidad. Para eso, usted lo sabe, debe desaparecer. No es la vida que desaparece, es justamente lo que no está Vivo. Dese cuenta y viva esto: usted es Amor y usted no es de este mundo. Su Reino no tiene que ver nada con este cuerpo de la Tierra, es justo un traje puesto sobre vuestra Eternidad. Este traje que mismo es revestido, ahora, del Abrigo de la gracia y que le devuelve a usted mismo, es muy exactamente esto lo que es la Ascensión. No hay otra alternativa que el Amor, para vivirlo en su totalidad, en su carácter global. Todo el resto no existe, no tiene ninguna importancia. Sólo el Amor, no el amor tal como usted mismo lo conoció o vivió, sino el Amor que usted Es, es en condiciones de ir. Entonces pido preguntas que conciernen a la Ascensión, porque las preguntas que usted se pone aquí, por supuesto, se ponen por todas partes. Entonces, si usted lo quiere, voy responder a a eso. Pero voy responder bien a a eso más allá de las palabras que voy a pronunciar, porque más importante (y un número de ustedes que me sigue lo saben), para vivirlo, lo importante no es las palabras sino lo que usted retiene en la Vibración, en la conciencia y desde ahora en adelante, en el Amor y el Abrigo Azul de la Gracia. Estas palabras están allí sólo para hacer resonar nuestra Comunión, más allá de usted y más allá de mí, más allá de su entidad y más allá de mi entidad, en esta forma de comunicación, que no es una sino que es bien esta alquimia, dándole a percibir y ver la realidad de la que somos. 

No hay diferencia entre cada uno de vosotros. No hay diferencia entre usted y nosotros. Sólo los Velos de la ignorancia, que han sido puestos sobre este mundo, le impidieron vivirlo, aunque un número de Hermanos y de Hermanas, de todo tiempo, en todo lugar, expresándose en el seno de su cultura, tocó esta gracia indecible. Porque el Amor es una gracia. Y viviendo lo que usted Es (como algunos de usted lo viven), la Gracia se vuelve permanente. Hay una Paz que ninguna satisfacción de este mundo puede darle y esto, lo sé, usted lo vive. El Coro de los Ángeles se acerca a su oreja. Mi Abrigo, que es el suyo, le recubre. Es allí dónde usted encuentra la fuerza, es allí dónde usted encuentra lo que usted Es, en el momento en que usted olvida todo miedo, toda resistencia. Eso es diría, en cierto modo, su desafío. Lo llamamos de varios modos: el miedo o el Amor, el sufrimiento o la Paz. Y es a usted usted quien decide, según donde usted está. Ustedes son Libres: ustedes siempre fueron Libres, en lo que ustedes Son, no sobre este mundo. Entonces vamos a comenzar. Pero les pido sobre todo ir, durante mi Presencia, más allá de las palabras que ustedes van a oír, volver a la Esencia de nuestra Comunión. Podemos comenzar. 

Pregunta: ¿Sentir el corazón comprimido, doloroso luego ligero, forma parte de la ascensión? 

Mi Niño, ciertamente esto lo es. Todo lo que tiene que vivir, y lo que usted vive o vivirá, tiene sólo un solo fin, tiene sólo una sola función: hacerse vivir la Verdad. Todo lo que se produce en su vida, en vuestras noches, en lo que usted hace, tiene como sola función de darse a vivir el Amor, no tal que usted podría idealizarlo, proyectarlo o vivirlo como usted lo vivió hasta ahora, sino penetrar la Esencia del Amor que es, se lo repito, lo que usted Es. Entonces por supuesto, muchos signos, muchas manifestaciones (nuevas, para usted) se producen. Algunas pueden ser alarmantes para este cuerpo de carne pero la finalidad será siempre la misma y, efectivamente, forma parte, realmente, del proceso de la Ascensión que usted vive. Sea atento a dejar vivirse lo que se vive. Sea atento a no querer tener explicación ni interpretación, porque lo mejor posible usted se Abandonará, lo mejor posible usted será nada, lo mejor posible usted vivirá este período. Los que soltaron, los que aceptan vivir lo que tiene que vivir, lo saben pertinentemente porque lo viven. No porque se adhirieron o porque repudiaron eso. No renunciaron a nada. No salieron de este mundo ya que son sus Hermanos y sus Hermanas que están allí. Son plenamente Vivos, Son liberados, son Libertadores y comparten con usted el Don de la Gracia, aunque usted no lo ve, aunque usted no lo percibe. Posiblemente porque muchos de usted presentan todavía una distancia con relación a esto, porque, para ellos, hay unos miedos, o sea porque el momento completamente no vino todavía, para usted. A más usted quedará silencioso, al nivel del mental, al nivel de la interpretación, lo mejor posible usted vivirá lo que usted tiene que vivir. 

Pregunta: ¿con cuál cuerpo se hace la Ascensión? ¿Esto comienza durante la encarnación? 

Mi Niño, lo que se vive en este cuerpo, que sea llamado Templo no cambia nada, porque el capullo contiene algo. El Templo es un ornamento que contiene o que es considerado a contener algo y, para usted, por supuesto, usted es lo que está dentro de este capullo o de este Templo. Lo que usted vive, en esta carne, en su conciencia, en sus experiencias, en su vivido, es muy exactamente la Ascensión. No se preocupe de saber cual cuerpo: ¿ es este cuerpo allí? ¿ Es un cuerpo más sutil? ¿ Es el Cuerpo de Luz? ¿ O es la conciencia pura que Asciende? Usted lo sabe, es el conjunto del Sistema Solar que Asciende: la Tierra como los elementos, los vegetales como los animales, como usted mismo (a). Viviendo la Ascensión, viviendo lo que le es dado a vivir, durante este período, esto le concierne directamente, individualmente y colectivamente. La cuestión que es puesta a través de esto es ciertamente en alguna parte, aunque esto no es reconocido: el miedo de perder este cuerpo. Pero tan pronto como te das cuenta de tu Eternidad, tan pronto como te instalas en la Gracia, tan pronto como te instalas en tu Esencia que es el Amor, sea que te importa este cuerpo u otro cuerpo? Porque en el momento en que hay Comunión, Fusión, la Disolución es muy próxima. Entonces, que seas en este cuerpo, en este Templo, en ese capullo, que seas en otro cuerpo, que seas el Sol o el conjunto de los Universos, esto estrictamente no hace ninguna diferencia. Sólo la mirada del que tiene miedo ve allí una diferencia. No puedes más dudar de lo que sea, en el momento en que el Abrigo Azul es sobre ti, en el momento en que nuestras Presencias están en tus lados, en el momento en que la Onda de Vida te recorre, porque en aquel momento, eres Absoluto, eres tu Esencia. Entonces, cualquiera que sea la forma (la forma es sólo lo que contiene la Esencia), cualquiera que sea esta forma, cualquiera que sea su Dimensión, lo más importante no es la forma con la cual se produce la Ascensión sino el Amor con cual se produce la Ascensión. Esto es profundamente diferente. 

Pregunta: ¿nosotros todos vamos vivir el estado de catalepsia en el momento de la Ascensión?

Mi niño, muchos de usted viven momentos cuando la conciencia ordinaria no es más, momentos cuando usted no sabe más ni que usted es, ni dónde usted está, ni lo que usted hace. Para algunos de ustedes, es extremadamente difícil de funcionar como antes, sobre todo para los de ustedes que lo viven de manera acelerada, ahora. Para los que lo viven desde hace muchos años, estos instantes fugaces cuando la obliteración de la conciencia de este cuerpo aparece, así como del mental, son una prueba suplementaria de que sucede algo. Usted tendrá, si ustedes se interrogan unos a otros, usted comprobará, que viven muchas cosas que son similares. Aunque la expresión puede ser diferente según la revelación del Amor en usted. Así, la catalepsia corresponde a una realidad, para algunos de usted, desde ahora. La Onda de Vida le invita a despertarse. La Onda de Vida pasa a veces por el entumecimiento de este cuerpo que le parece no estar vivo más. Cuando usted viaja fuera de su cuerpo, cuando usted visita a un Hermano, a una Hermana, o cuando una Estrella o un Antiguo o un Arcángel le visitan, se produce este mecanismo al nivel del cuerpo. Que esto sea en vuestras noches o a momentos diversos. Y usted comprueba, en aquel momento que la percepción de su cuerpo no es más la misma. Puede parecerle doloroso y pesado, puede parecerle no existir más o no existir: exactamente es la misma cosa. La expresión es diferente de eso, por supuesto, según, justamente, el hecho de que su conciencia esté instalada, totalmente, en lo que usted Es o si todavía permanece atada a este cuerpo y a la persona en la que usted vive. Entonces sí, los mecanismos llamados "catalepsia", algunos de ustedes los viven, por episodios: El cuerpo no responde más, la conciencia no responde más, o el mental no puede más funcionar como antes. No se trata de senilidad sino mucho más: su Ressurección, en vuestra Eternidad. 

Pregunta: ¿ascenderemos todos al mismo tiempo? 

Existe un momento final. Este momento final, como usted lo sabe, es la Tierra que lo decide. Existen, de momento, unas Ascensiones individuales. Todos los síntomas que se le había consagrado, todo lo que usted vive, de momento, participa de su Ascensión. Sólo el sufrimiento no puede participar en eso. Pues la Ascensión se celebra a su ritmo, mientras no hay postura en sincronicidad de la Tierra, lo que es, como se lo dije, extremadamente próximo. Y mientras no se lo anuncie, su Canal Mariano le da a entender y a vivir de Vibraciones nuevas, el Coro de los Ángeles, como lo dije, aparece, los Sonidos se modifican, dándoles una primera impresión de mi Llamada. Y, desde luego, algunos ya respondieron a eso. Les dijimos, por otra parte, que a menudo, una de mis Hermanas o yo mismo, podemos llamarle por su nombre. Esta Llamada es una Llamada individual, por el momento, que le llama a despertarse. Algunos de ustedes respondieron a eso. El Testigo es allí, justamente, la modificación de estos Sonidos y la Onda de la Vida, por supuesto, y los procesos que modifican, de modo cada vez más evidente, para los que los viven, las percepciones de este cuerpo. El sentimiento que es anestesiado o al contrario muy sensible, de estar en el estrecho, o de vivir los mecanismos de Comunión, de Fusión, de Disolución, que le dan cuenta que usted no es este cuerpo. Pues la Ascensión es, muy precisamente, lo que usted vive. En el momento en que la Tierra ha sido Liberada, cuando la Onda de Vida apareció, a disposición para cada uno, según cómo usted acoge esta Gracia, según su miedos se evacuaron, han sido sobrepasados por la acción de la Gracia, a partir del instante cuando usted no resiste, usted sabe lo que usted vive. Esto no puede hacer ninguna duda. Usted se encuentra por fin, y es esto que le pone en Paz. Y es esto lo que pone fin a todos los afectos, a todos sufrimientos, a todas interrogaciones y a todas dudas. Por supuesto, sus Hermanos y sus Hermanas que, por razones que son propias de ellos, todavía no lo viven, serán siempre en duda. Pero la duda que proyectan es sólo su propia duda. Usted sabe, si usted lo vive. 

Pregunta: ¿tener los brazos paralizados, encontrarse bilocalzado, sentir la lemniscata sagrada, la línea saliente de la nariz y el punto Ki-Ris-Ti de la espalda, son como las primicias de la Ascensión? 

Mi niño, no son las primicias de la Ascensión, es el desarrollo de la Ascensión. Esto forma parte del conjunto de los signos, las comitivas y las manifestaciones que traducen, muy precisamente, la Ascensión. No hay otro modo de pasar de una forma a otra, de un estado a otro, que el percibir este nacimiento, esta Ressurección. Esto corresponde a las modificaciones del cuerpo. Esto corresponde a la conciencia de que usted no es este cuerpo sino que usted está en este cuerpo. Esto corresponde al mecanismo de la Disolución, efectivamente. 

Pregunta: ¿ hay una diferencia entre Ascensión y Asunción? 

Lo que viví, encarnada en un cuerpo de carne, como usted, es una Asunción. Es decir que mi cuerpo de carne se elevó. El proceso es diferente para usted, porque si hay Asunción, esta Asunción de este cuerpo estrictamente no le servirá para nada. Simplemente, es necesario, para algunos de ustedes, vivir la Asunción, es decir que este cuerpo ascendiera, él también. No para encontrarse a conservarlo sobre el largo tiempo, sino para vivir de sus memorias, no para usted sino que serán útiles para lo que tarda en cumplirse en el conjunto de los mundos todavía no libertados. Usted mismo(a) comprobará, que viviendo los mecanismos de Disolución, viviendo lo que usted Es: la Gracia, este género de pregunta no podrá más rozarle. Porque en aquel momento, está encontrándo, usted mismo(a) lo que vive. Usted está en este cuerpo pero usted sabe que usted no es este cuerpo. Y lo que usted vive se lo confirma, aunque se haga en este cuerpo. Así como esto ha sido dicho, no es usted quien desaparece, es la ilusión, lo efímero. Usted nace, resucita, usted encuentra la Libertad y el Amor que usted Es.

 No tenemos más preguntas, le agradecemos. 

Entonces, como será cada vez más el caso en el momento de nuestras llegadas, que sea en los momentos cuando usted es presente a escucharme u otros, que esto sea en los momentos de sus lecturas o de escuchas, y como ya es el caso para un número de ustedes, usted comprueba, leyendo, escuchando, siendo presente, cuando la conciencia desaparece, cuando usted se duerme, o mientras que usted pasa en Absoluto. Es la verdad estricta. Entonces le propongo, hoy (y como sus preguntas cesaron), de vivir un momento de Comunión, de Fusión, de Disolución, acogiendo el Coro de los Ángeles, acogiendo el Amor. Desde este instante, Comulguemos, conjuntos, en el silencio completo de mis palabras. No haga nada. Sea, simplemente, aquí conmigo, contigo.

 ... Distribución del Don de la Gracia... 

En este silencio, en esta Paz, allí dónde nada más de esto que es efímero puede tocarle, la Gracia le toca. El Coro de los Ángeles y la Paz están allí. Llámenos, responderemos. 

... Distribución del Don de la Gracia... 

Entre nosotros, la distancia es abolida. 

... Distribución del Don de la gracia... 

Le invito, y nosotros todos le invitamos, a reunirnos. Porque allí dónde estamos, es allí dónde usted está, en esta Morada de Paz Suprema, en este Don de la Gracia, en el Amor. 

... Distribución del Don de la Gracia... En este Silencio lleno de Amor, lleno de ustedes mismos, hay una Totalidad, hay un Absoluto. Hay también este cuerpo, hay también esto efímero, pero ellos desaparecen.

... Distribución del Don de la Gracia... 

Soy MARÍA, Reina de los Cielos y de la Tierra. Me quedo a sus lados para la Eternidad, si tal es su elección. Vuelvo a su llamada, vuelvo para vosotros todos, acompañada, esta tarde a las 22 horas, por el conjunto de los Antiguos, por el conjunto de las Estrellas y de los Arcángeles, para vivir la Gracia. Les Quiero, en Libertad. 

... Distribución del Don de la Gracia... 

Hasta pronto.

http://www.autresdimensions.com/article.php?produit=1530

domingo, 15 de julio de 2012

BIDI - Preguntas y Respuestas




29 junio 2012

Pregunta: ¿en este contexto, qué quiere decir el Absoluto, cómo asimilar?

He aquí el ejemplo típico (y no tengo nada contra ti) de alguien que no leyó nada de lo que dije. No se puede decir nada del Absoluto. No es un contexto, ni un concepto. No se puede nada decir (absolutamente nada) sobre el Absoluto puesto que, precisamente, es Desconocido. Pues, querer hacer un enfoque de comprensión intelectual, mental o gráfico, no quiere decir nada. Es el mental que plantea esta cuestión. El mental no puede acercar, ni siquiera dudar, cualquier cosa acerca del Absoluto. El principio mismo del Absoluto es, precisamente, refutar todo lo que se conoce. Nada puede explicarse sobre el Absoluto. Querer hacer una comprensión no quiere decir nada. De la misma forma, no existe ningún medio para explicarte acerca de cómo vivir el Absoluto porque ello implica, necesariamente, una comprensión (un mecanismo intelectual de aprehensión, de enfoque), lo que es imposible. Te comprometo, por lo tanto, a que releas todo lo que pude decir e incluso, en mi mensaje de introducción. Se dedica toda voluntad de comprensión del Absoluto al fracaso puesto que les es Desconocido. El Absoluto no puede expresarse en palabras porque es lo que son. Pues, querer vivir lo que ES, es un sin sentido puesto que tú ES, de toda Eternidad. El mental coloca esta clase de pregunta porque se persuade de que va a poder apropiarse el Absoluto y asimilarlo. Pero, precisamente, es en la ausencia de comprensión, en la desaparición de la interrogación del mental en sí mismo, en la desaparición de la comprensión (o de la lógica que es, por eso, la desaparición de la propia persona), que el Absoluto existe. No puedo pues establecer ninguna respuesta a tu pregunta. Sería presuntuoso creer (o esperar) que una definición de lo que es el Absoluto es posible. De la misma forma que no existe ninguna técnica, ningún medio, de vivir el Absoluto, colocando esta clase de pregunta. Sólo  refutando todo lo que se conoce (es decir: no es este cuerpo, no es estos pensamientos, no es esta vida, no es este mundo), dejando hacer lo que debe hacerse sobre este mundo, que el Absoluto está. Ninguna emoción, ninguna imagen, ningún símbolo, ningún imaginario, ningún sueño, ninguna proyección, te es de cualquier utilidad para ser Absoluto. Al contrario. Quita todo eso. Sólo cuando se quita de todo lo que cubre lo que tú ES (es decir, el Absoluto) el Absoluto. El Absoluto es Desconocido. Es lo que decía al principio.

Imaginémosnos (y eso es fácil) que me diga que no sabe lo que es el aire. Pero, vive en el aire. Cualquier proporción guardada, es el mismo principio exactamente. Mientras hace una proyección (del Absoluto), nunca podrá ser para ti. Y, sin embargo, está allí. La mirada exterior, la comprensión, la proyección en un sistema de conocimientos (cualquiera que sea), no puede darte este acceso. No existe, simplemente. No hay mas que todo lo que está vinculado a tu persona, a tu “yo”, tu sí, no existe ya, se es ti, que el Absoluto está allí. Toda palabra que podría a ti hablar del Absoluto no haría más que alejarte. Allí en los momentos en que desaparece, enteramente (eso se llamó el Abandono a sí), es el momento en que se libera, completamente, de todo lo que se  conoce (de todos tus condicionamientos, de todos tus reflejos, de todas tus creencias, de todas tus Ilusiones, en este cuerpo, en esta vida, y en esta conciencia, no existen ya) mas que el Absoluto. No antes. ¿Pues, cómo puede imaginar servirte de tu propia conciencia, de tu propia inteligencia, de tu propia comprensión, para ser Absoluto? Es imposible. Mientras este planteamiento existe (que la llamen psicológico, espiritual u otro), ustedes mismos se estafan. Mientras juegan el juego de la conciencia, no pueden ser Absolutos puesto que el Absoluto es, precisamente, todo excepto una conciencia, todo excepto una comprensión, todo excepto lo que puede conocerse. No hay pues ningún medio, ninguna posibilidad, de responder, por eso, a esta clase de pregunta. Te invito, por lo tanto, a que relea atentamente, ya, las respuestas que pude dar. El Absoluto está ya allí. Es la conciencia que, precisamente, pone fin al Absoluto. El Absoluto es la no conciencia. El Absoluto no es supraconciencia. La supraconciencia podría ser la fase preúltima. Pero, el Absoluto no es una fase, ni una etapa. Es más allá de toda posibilidad de la conciencia. Querría decir, de algo que es Ilimitado, un limitado que pudiera entenderse. Pero no hay nada que entender. Al contrario. Debe privarse de todo, sin ninguna excepción, vivir este caos, esta muerte, este rebasamiento de todos los miedos, no por una acción cualquiera sino, bien, por la observación de morir de todo lo que debe porque es transitorio. Pasar por las Puertas de la Disolución. Lo que se les llamó la Onda de Vida, que llega a algunos lugares del cuerpo ilusorio y les hace estallar a la figura, el caos, la denegación, la voluntad de dejar durar el orgullo espiritual, por miedo de la muerte, por otros miedos. Es eso que debe verse. Cuando eso se ve, el Absoluto no es más un problema, no es una búsqueda, no es algo a encontrar. La opinión cambia y realizan que el Absoluto siempre ha sido allí. Pero, mientras se localicen en un cuerpo, en un sí, en una historia, en un compromiso (cualquiera que sea), ustedes no puedan ser Absolutos. Y, sin embargo, ya es lo que son. Pero el ego les impide. Deben aceptar morir. Eso se llamó la Crucifixión, la Resurrección. Es necesario perderlo todo, para para ser todo. Mientras tiende a cualquier cosa (tu conciencia, a este cuerpo, a tus chakras, a tu Kundalini…), te estafas tú mismo. Te limitas tú mismo. Tu resides en el conocido. Tú resides en el posible, en el circunscrito y, en ningún momento, la opinión cambia. La mirada es la misma, vestida de otros velos, de otras ilusiones. No puede conocer lo que tú ES. Sólo puede Ser. Conocer recurre a la conciencia. Es el cese de la conciencia (en una localización, en un espacio y en un tiempo, en una historia y en un cuerpo, en un mental, como en un Alma o como en un Espíritu) es que realiza. Mientras permanece cualquier cosa de lo que acabo de describir, el Absoluto te sigue siendo distante y, sin embargo, esto es lo que tú ES, más allá de toda historia, de todo cuerpo. El ego sólo existe por la falta vinculada al transitorio. El Absoluto pone fin a la compartimentación, pone fin a la localización, pone fin a toda Ilusión, a toda creencia, a todo sí, a todo “yo”. Sin embargo, el bolso de comida (cuerpo físico) permanece. Pero, ya no se define a eso. No como creencia sino, bien, por la experiencia directa. Ahora bien, esta experiencia directa no puede vivirse mientras exista la menor definición a cualquier cosa, es decir, mientras exista la menor proyección. Ahora bien, la conciencia es proyección, en el “yo” como en sí.

La conciencia es movimiento (que este movimiento sea fragmentario, en el “yo”, como mucho más extenso) dando acceso a un Ilimitado sí, llamado, pomposamente, Despertar. Pero, si están allí, es que se despiertan, ya. No hay nada que realizar que ya no esté realizado. Es el ego el que cree eso, él sí el que cree eso. Es la peor de las trampas porque eso les lleva a que mantenga proyecciones constantes, a creerles infinitos, en una investigación infinita. El Absoluto no es eso. Es, precisamente, el paro de toda proyección, toda conciencia, toda localización, siempre y de todo espacio y toda Dimensión. ¿eso quiere decir, sin embargo, que todo lo que acabo de enumerar, desaparece? ¿Ver la cebolla, en su totalidad, con sus primeras cáscaras, quiere decir que el núcleo de la cebolla, en el centro, no existe ya? Es un cambio de mirada. Pero el ego no lo aceptará nunca. Y él sí, aún menos. Porque lo mismo el “tengo a mi, de la misma forma, sí tengo al sí”. Pero, mientras tengan a cualquier cosa, no seran Libres.

Entonces, por supuesto, el ego va a ustedes susurrar que se personifican. Va a ustedes susurrar que tienen una evolución espiritual. El ego va a decirles que tienen obligaciones. Va a decirles que tienen una responsabilidad espiritual. Pero, todo eso se conoce y es archiconocido, y no se refiere de ningún modo al Absoluto. Deben pasar del otro lado, sabiendo que no existe ningún punto de paso, excepto por la muerte de todo lo que acabo de nombrar. No es un viaje: es el cese del viaje. Creer que hay un viaje a ustedes aleja del Absoluto. Mientras corran detrás de un Kundalini, mientras corran detrás de un chakra, mientras corran detrás de cualquier cosa, ustedes se engañan. Es el miedo que les hace creer que tienen algo que buscar y encontrar. Mientras el miedo está allí, permanecen en el “yo” y en sí, en el miedo para este cuerpo, en el miedo para una evolución espiritual, para un karma que no existe. Permanecen en las capas inferiores. Su opinión no puede cambiar. Todo lo que se desarrolla en el “yo”, todo lo que se desarrolla en sí, obviamente, se inscribe en el Absoluto pero no es el Absoluto porque todo eso lo conocen o es reconocible. Deben reaparecer, vírgenes y nuevos. No es porque no hay más programa, no es porque no hay más de sistema, que todo desapareció. Es un problema de configuración, de mirada y de punto de vista. Mientras no tienen libración, abandono, el Absoluto no es allí para ustedes, aunque está siempre allí. Aunque tengan propósito de abandonarlo todo, en la carne, ponerse en una montaña, meditar durante millares de años, eso no hará nada. Creerán llegar en alguna parte y no entenderán que no hay ninguna parte donde llegar. Seguirán manteniendo y creando escenas de teatro, nuevas partes, construyendo otros teatros y tomando esto para la realidad. Para la real y única verdad, no hay. Deben liberarse de todo. Eso se llama el Abandono a sí. Recuerden que el Absoluto no puede ser, en ningún caso, un objetivo final. Es el Último. No es una etapa. No es una investigación. Es, precisamente, el cese de todo eso.

Pregunta: por la refutación y el cambio de punto de vista, la angustia se hace menos presente, o incluso no aparece ya. En paralelo a eso, el mental se diluye. Pero, el ego se manifiesta, aún, por momentos, de manera aguda. Me sorprendo refutando también algunos sentimientos están aún allí. La Onda está presente. Me pierdo un poco con todos estos Estados. ¿Puede iluminarme?

Pero, ya se te ilumina. ¿Qué quiere como alumbrado suplementario? ¿A partir del momento en que la conducta de la refutación te da a vivir estos cambios, que quiere más? Quizá no se pierde bastante aún suficientemente. Cuando se pierda completamente, por fin, se encontrará. Acepte perder, completamente, toda señal, todo espacio. Todos estos Estados que cambian, observan y refutan también. Lo que conduce (y lleva) es la buena solución. Siga. No dije nunca que eso iba a realizarse en un mes o dos meses. Algunos lo viven instantáneamente. Otros van a poner (en término lineal) varios meses. ¿Cuál es la importancia, en definitiva, puesto que, como se lo tienen dicho numerosos Participantes, son, todos, Liberados?... Pues, la Liberación es para todos. Pero, es diferente vivir la Liberación a partir el “yo”, a partir de sí, o a partir del Absoluto. Porque las implicaciones no son las mismas: el que se liga sufre, el que se libera no sufre. El que tiene creencias sufre y sufrirá. El que no tiene ninguna creencia, el que reaparece virgen, no puede sufrir. No puede existir lucha.

Cuando son Absolutos (lo repito), pasan “yo” sí, y sí al Absoluto, como el Absoluto a sí, y sí a “yo”, sin ningún problema, a discreción. Pero, mientras no sean Absolutos, no pueden pasar del uno al otro. Es para eso que es necesario abandonar el “yo”, sí. Hacer frente a su propia muerte, con el fin de dejar la Ilusión desaparecer, sin desaparecer uno mismo. Pues, ya se te ilumina. ¿Qué deseaba más como alumbrado? Lo que enunció traduce que la refutación (en su terminología personificada) funciona. El testigo es la Onda de la Vida, bien más allá de lo que se llama el Kundalini, los chakras y el Supramental. ¿Qué quiere de más? Deje desaparecer todo el resto. No pretenda iluminarse más que lo que da el alumbrado de lo que vive. Por qué querer más? No hay nada que buscar. No hay nada que querer. Hay, exactamente, que abandonarse completamente. Y la refutación es la única vía posible. Entonces, prosigan. Por supuesto, es lógico, en el “yo” y en sí, que el mental esté presente. La pacificación de las emociones, la disminución de las angustias y del mental, les conduce a vivir la Presencia y la Infinita Presencia. A partir de este momento, si aceptan morir a toda localización, a todo vínculo, a todo lazo, reaparecen, Libres y Liberados. Se les libera, por lo tanto, vivos. Son el Jnani, el Mukti. Y allí, todo pasa a ser extremadamente claro. Todo se ilumina. No puede persistir ninguna zona de sombra.

Pregunta: la conciencia se definió, recientemente, a memorias de la individualidad con un notable sufrimiento durante varios días. La refutación y la transcendencia no pudieron, puntualmente, efectuarse. ¿Por qué?

Porque es necesario reforzar tu posición de observador. Te recuerdo que es la posición del observador que te hace salir del papel del protagonista (cualesquiera que sean los medios empleados), sobre el camino de la refutación y la Liberación (que no es un camino). A menudo, las resistencias se expresan. Si puedo emplear esta palabra, el desafío, en ese momento, es ver, cada vez más claramente (de aceptar, refutándolo, cada vez más claramente), sus angustias y sus manifestaciones. En un momento dado, podrá decir que no hay. Es decir, se habrá distanciado suficientemente de este sufrimiento. Se hace todo sufrimiento superarse. La transcendencia no es la supresión del sufrimiento por un medio cualquiera (químico, energético, psicológico u otro). Es, simplemente, la visión más clara y la más lúcida del sufrimiento, dondequiera que sea, con el fin de permitir una no definición. La refutación es, efectivamente, el medio. Pero, allí también, eso no va instantáneamente. A veces sí. A veces no. A veces, es necesario un poco más de tiempo. Cuanto más eso les parece difícil (por la no respuesta a la no refutación), más son próximos a la Infinita Presencia. Entonces, no busque porqué, no busque cómo. Pero, sigua refutando. Y, necesariamente, este sufrimiento se alejará. A partir del momento en que reparte lo tomado (sin rechazar, una vez más), a partir del momento en que no hay más gancho en la Conciencia (para el sufrimiento como para un compromiso, es el mismo principio), entonces, el compromiso o el sufrimiento no es ya. Allí, es la Libertad. Allí, es la Liberación.

Por supuesto, va a menudo a decir: “eso no va”, a partir del momento en que consideran que se dedicó un tiempo suficientemente largo. Pero, si eso está siempre presente, es que el tiempo dedicado no es suficientemente largo. Es una prescripción que debe seguirse. No existe ningún sufrimiento que resista a la refutación. Por el contrario, existen muchos sufrimientos que van a resistir a la reacción: que sea química (por un anti dolor), que sea psicológica (por un medicamento psíquico, a objetivo psíquico), o cualquier otra técnica. Pero podría decir la misma cosa con relación a la pregunta a la cual no respondí, con relación al miedo, es la misma cosa: si quieren comprender los mecanismos del miedo, como el sufrimiento, no saldrán nunca de la acción/reacción. Mantienen, alimentan, la Dualidad. La refutación no puede, nunca, alimentar la Dualidad porque va a crear una ruptura de equilibrio en el mental y en consecuencia, en el cerebro. Es esta ruptura de equilibrio, en el cerebro y en el mental (como eso se obtiene en una experiencia de muerte inminente, o aún en algunas experiencias fuera del cuerpo o místicas), realizan la Liberación. Es tan simple que eso.

Por supuesto, cuando hay allí sufrimiento o miedo, la primera cosa que viene a la conciencia, es encontrar un remedio para hacer cesar el miedo o el sufrimiento. El error está allí, y es fundamental: la refutación no va a actuar contra, mientras que la lógica de la encarnación querría que se actúe contra. La refutación es un acompañamiento y no una lucha. El acompañamiento va siempre hacia las líneas de menor resistencia. La refutación va, en ese caso (como en la pregunta a la cual no respondí), ser, muy exactamente, un agente de transcendencia contribuyendo a la Liberación. Mientras quieren luchar contra, mientras quieran explicar miedos, sufrimientos (es la misma cosa), se equivocan. Porque inducen, en este bolso de comida, en este bolso de pensamientos, una repetición en el transitorio que está sin final, hasta el final del transitorio, y ustedes no perciben ni siquiera. Por el contrario, la refutación, aunque no parezca dar resultados, es realmente, el único medio que va a hacerles pasar del protagonista que sufre (o que tiene miedo) a el que observa y, en definitiva, a ir más allá del observador. Pues, te comprometo que sigas. Esta respuesta es conjunta a la acerca del miedo, al cual no respondí porque la formulación no es la misma. Y les comprometo que relean las dos formulaciones de las dos preguntas que, sin embargo, podrían parecerse pero que, sin embargo, se oponen. Porque la opinión de la primera pregunta no es la opinión de la segunda a la cual respondí. Toda la diferencia está allí.

Pregunta: ¿cuál es el peor obstáculo que debe invertirse para fusionar, como lo hice una vez sin buscarlo, es decir, para renovar la experiencia a discreción?

Pero, ninguna experiencia a discreción te hará vivir el Absoluto. Es necesario cesar toda experiencia. Por otra parte, la experiencia espontánea que se vivió no se reproduce porque hay un obstáculo y es de importancia: tú mismo. Toda experiencia se ve adaptada por el “yo” o por sí y, mientras hay una apropiación de una experiencia (fuera la más maravillosa), no hay Absoluto. Esto es una constante. ¿alguien que hizo una experiencia a las puertas de la muerte renueva esta experiencia a discreción? Eh bien no. ¿Por qué? Porque hay un compromiso en pro del recuerdo de la experiencia. Este compromiso en pro del recuerdo de la experiencia basta para bloquear la experiencia futura y basta para bloquear el Absoluto. Ninguna persona que vive una experiencia de muerte inminente puede acceder a este estado Absoluto. Porque hay un compromiso. Todo compromiso en pro de una experiencia (cualquiera que sea, la más auténtica y la más profunda), es un obstáculo principal al Absoluto. El que nunca ha vivido la experiencia accede más fácilmente al Absoluto porque es virgen. Es el mismo principio que para sí: el que tiene su sí no quiere liberarlo. El que se caracteriza por una experiencia mística, cualquiera que sea, no quiere liberarla. Entiendan bien pues que el único obstáculo eres tú mismo. Olvide esta experiencia. Refútenla y será Absoluto. La dificultad viene del compromiso, una vez más. Y cuanto más la experiencia es profunda, y más es bonita, más es viva, más es un obstáculo en lo que son, hoy. Recuerden: no hay progresión entre sí y el Absoluto. No hay paso entre sí y el Absoluto. Es el orgullo espiritual, por excelencia, el que se cree llegado, el que quiere permanecer encerrado, que se niega a abandonarse y que con todo abraza la necesidad de Libertad. El que dice eso es baldado de miedos y sufrimientos. Ninguna experiencia debe reproducirse. El Absoluto es el cese de toda experiencia. Pero, una vez que el Absoluto se revela, todas las experiencias resultan posibles, pero no antes. Es eso que es necesario entender. Pues refuta todas tus experiencias, incluso ésta y verá. El propio del ser humano, ligarse a todo lo que a él cae bajo la mano o bajo los ojos. Y si, además, es una experiencia mística inusual, eso va a bastar a arraigarlo en la última experiencia y va a impedirle ser Libre y en consecuencia vivir su propia Liberación. No es una paradoja puesto que el Absoluto no es una progresión desde sí. Es la ruptura de sí. Por esta razón la refutación es fundamental y principal. Mientras ni siquiera refutaron sus accesos al Cuerpo de Luz, mientras ni siquiera hayan refutado su acceso al Sol, mientras ni siquiera hayan refutado su propia Disolución, no pueden liberarse. Ahora bien, precisamente, va a creer, al contrario, que es necesario mantener vivaz la última experiencia, debido a su intensidad. Va a recordar la experiencia, va a hacerla volver en cierre (en el mental, en sí) y va a alejarse, aún más, de esta Liberación. El llamado Despertar, pomposamente así, no es la Liberación. La Realización no es más que una estafa que le mantiene en la ilusión. Es así que nacieron las ilusiones espirituales (lo que llaman el New Age o las enseñanzas Luciferinas) que les hacen reflejar algo que no es verdaderos y que es un obstáculo principal a la Libertad y a la Liberación porque siguen siendo fijos en la última experiencia, en la visión del 3.o Ojo, en potenciales energéticos y Vibratorios. Mientras que incluso eso debe refutarse. Si no, lo mantienen lo. Refute el Despertar, refute su autorealización que no es, en realidad, más que el reflejo de su autosuficiencia. Incluso eso debe refutarse. Y es más fácil refutar la vida ordinaria, para una persona en el “yo” que no ha vivido nunca el sí, que refutar para el que se instala en el sí y el orgullo espiritual. Les recuerdo que se liberan todos pero que las condiciones y las circunstancias de esta Liberación no son las mismas. Que el pasar a ser de su propia Liberación no es el mismo. Pues, el obstáculo, eres tú.

Pregunta: tengo siempre muchas dificultades para interiorizarme correctamente en las alineaciones o meditaciones. O me duermo, o termino por dejarme llevar por pensamientos, o soy incapaz de permanecer durante el tiempo preconizado. Deduzco pues que tengo resistencias importantes pero no las definí.

Olvide en primer lugar tus suposiciones y tus proyecciones porque el hecho de dormir es excelente. Porque el adormecimiento corresponde a la extinción de la conciencia, bien más allá de Turiya, y en consecuencia eso es una fuerte señal de que la Alineación, como lo dice, tiene una eficacia. El adormecimiento es el momento en que hay ocultación de la conciencia como de la supraconciencia. En estos momentos allí, el Absoluto se revela, aunque no tiene la conciencia. La resistencia se sitúa, ella, en los momentos en que no tiene lugar y en los momentos en que los pensamientos te invaden. Aprovechese de estos momentos allí, dónde la Alineación te da a vivir eso, para refutar estos pensamientos, sin luchar en contra, pero retirándote, desidentificándote de estos pensamientos. No hay pues que actuar, no hay pues que dejar hacer, sino aprovecharse de esta oportunidad que se le ofrece, para refutar, durante este momento allí. Lo que llaman “Alineación” es la conjunción, en adelante, de la supraconciencia y la Onda, en resonancia con el Absoluto. Aproveche pues estos momentos para aplicar la refutación o entonces, para dormir. El resultado será el mismo. La forma en que expresa la pregunta pone de manifiesto que al mental le gustaría apoderarse de las experiencias de Alineación. El adormecimiento es la mejor de las maneras para que el mental no pueda acapararse. Persista pues en eso, y refute mientras no duerma. Constatará entonces, muy rápidamente, que algo pasa y que lo conduce a un mecanismo (llamado Infinita Presencia) que es, hasta cierto punto, primicias al Absoluto o, en cualquier caso, simplificación del Absoluto.

Pregunta: desde hace algunas semanas, tengo la impresión de que lo que constituía mi actividad profesional se abarcaba bajo mis ojos y que más nada tiene sentido. Sé que no hay nada que hacer, nada a detener pero eso genera un mecanismo de acción/reacción, o una sensación de depresión, de vacío. En los dos casos, ni estoy en la alegría ni en la paz. ¿Cómo fundir este proceso y salir de la ilusión?

La manera que tiene de presentar: me hace una descripción que corresponde a la salida de la ilusión y a continuación, me solicita cómo salir de la ilusión, mientras que es lo que está viviendo. ¿Qué más quiere? El hecho de perder las señales, el hecho ya de no encontrar compromiso en pro de quienquiera o de cualquier cosa es la prueba de la Liberación en curso y en consecuencia del cese de la ilusión. ¿Qué quiere aportar de más a eso? Porque lo que se vive allí, es el proceso de la Infinita Presencia que lo conduce al Absoluto y al final de la ilusión de este mundo. Agradezca pues por lo que vive y no cambie nada. Sea el observador de lo que se desarrolla porque lo que se lo da a ver, es precisamente el final de tus propias ilusiones, de tus propios compromisos. Es el luto o el choque. Es lo que viven, todos, actualmente, en distintos grados. ¿Pues, por qué quiere bloquear eso? Es completamente natural. No hay nada que mejorar. Hay exactamente que ver lo que se desarrolla. Lo que tengan la impresión de perder, quienes tengan la impresión de perder, agradezcan, porque allí se encuentran su Liberación y su Libertad. Qué que pensaban, cualquiera que sea el sufrimiento, cualquiera que sea la depresión. Recuerden que lo que se expresa, por la depresión, por el sufrimiento, por el problema, no es más que el reflejo de la agonía del ego y el sí. ¿Pues por qué quieren aportar un remedio e impedir lo que les libera? Cambie de mirada, allí también. Agradezca. Lo que les parece terrible y difícil, hoy, no está destinado más que a mostrarles los últimos compromisos en pro de la obra. Es lo que les libera. Que eso sea el trabajo, que eso sea un prójimo. Lo que viven es la Libertad, aunque eso a ustedes aparece, en la conciencia, como el revés. Pero, por supuesto que, para la conciencia, es el revés. La conciencia no quiere desaparecer, tanto la conciencia del yo como la conciencia del sí. Las circunstancias de sus vidas les llevan a que viva eso y es, muy exactamente, lo que les es necesario. ¿Entonces por qué querer remediar su propia Liberación? Si aceptan eso, verán, por ustedes mismos, que lo que les parecía, la víspera, un sufrimiento enorme, no es más que su Liberación, nada más. No están ya en el tiempo de la contemplación de sí y de la Alegría. Están en la Liberación de los últimos compromisos, de las últimas ilusiones. ¿Aunque eso les parece difícil, es difícil para qué? Observe eso. Sea el observador, inicialmente. Refute eso y se liberarán. No tienen que resistir. No tienen que oponerse, si no mantendrán o restablecerán una dualidad que no quieren ya. No es un humor desapacible o una depresión profunda que debe impedirles que sea. Diría incluso que es una señal excelente que traduce perfectamente la Liberación en curso. ¿Qué más quieren? No están ya en etapas de acceso a sí, de realización de sí. Lo que se desarrolla es la Ascensión de la Tierra, la Liberación final de todas las ilusiones. ¿Cuándo el mundo desaparece, a que están vinculados, si no es a esto que son? Es una oportunidad y un regalo, una gran gracia. Y viven eso inversamente. Lo dije: menos comprenden, más eso les parece duro, más, eso será fácil. Sólo la expresión de las resistencias del ego y sí. Pero si eso les afecta, es que eso debe ser. No son lo que sufre, ustedes no son la depresión. Lo que se traslada a ustedes, se libera. No hay ninguna excepción a esta norma. Aunque se traslada a ustedes, aunque no perciban la utilidad, aunque no vivan más que un estado extremadamente desagradable, van más allá de eso. No se pronuncien sobre lo que viven porque todo lo que viven, hoy, no es más que el resultado de su Liberación. Deberían estar felices: salen del teatro, no hay más teatro. Y a más de los días, van a pasar, las semanas, van a pasar, más eso va a ser evidente. No pueden volver de nuevo atrás. Lo que se murió, se murió. Lo que nace, nace. Sólo los compromisos en pro de lo que se murió crean el sufrimiento. Y lo que muere no es una pérdida, una vez más, es una Liberación. Cambie de mirada. Es más bien si no viven nada, o si estan en la alegría permanente, que deberían preocuparse. Les devuelvo, para eso, a lo que dijo uno de los Antiguos, he aquí hace algún tiempo, mucho tiempo incluso, por lo que se refiere al choque de la humanidad. ¿Qué creen que viven? Su choque personal. El choque del ego. El choque del sí. Eso va a ser cada vez más evidente, pero no son eso. No tienen ningún medio (intelectual, mental, de clarividencia, intuición o premonición) que les da los medios de aceptar lo que viven. Deben pasar por allí. Pero, una vez más, no es una prueba, es una Liberación. Creo que el Comendador de los Antiguos lo repitió durante años: la oruga se convierte en mariposa. Pero la oruga debe dejar el lugar a la mariposa. ¿Si no, cómo quieren ser, a la vez, una oruga y una mariposa? Cambie de punto de vista. No guarden la opinión de la oruga sino la opinión de la mariposa. No encuentren estratagema diciendo: se me personifica, tengo obligaciones. Eso no es. Si aceptan lo que pasa, seguirán haciendo lo que debe hacerse, hasta el último momento, pero ustedes, se liberarán antes. ¿Mientras que quieren? Es como si dijeran: “quiero bien morir pero sólo quiero que mi corazón se detenga”, “yo quiero bien morir pero quiero permanecer allí donde estoy”. Saben que es imposible.

Pregunta: el Absoluto se reveló durante un momento de meditación y paz pero cuando las actividades de la vida han reanudado, el velo se puso de nuevo. La espera y la voluntad de vivir de nuevo este estado suponen un obstáculo a este descubrimiento. ¿Cómo actuar sobre estos obstáculos?

El descubrimiento sólo ocurre una vez. Eso no puede revivir porque se consume el velo. No hay paso entre sí y el Absoluto. Pero una vez establecido el Absoluto, el paso es posible a discreción en los dos sentidos. Lo que quiere decir que lo que se vivió es una Disolución en la Infinita Presencia. Y es por otra parte la diferencia con el estado Absoluto (que no es un estado) porque cuando el Absoluto se afecta, vivido, realizado, concienciado, revelado, no puede ya velarse o desaparecer. Era pues un preliminar pero, como lo observó, y lo dice, el deseo de actuar y reproducir la experiencia te aleja de lo que se ha vivido. Refuta también eso. No lo busque. No lo pida sino refútalo y verá. Queda claro que la realización de la Presencia Última o la Infinita Presencia presenta, si puedo decir, semejanzas inquietantes con el Absoluto. La diferencia reside precisamente en este paso o este no paso a discreción. Si no hay posibilidad de revivir espontáneamente eso, a partir de los ojos cerrados, no era pues Absoluto sino el último estado llamado Infinita Presencia. Pues es necesario refutar y no desear. Y sobre todo no actuar. El comportamiento que debe adoptarse está estrictamente pues al contrario de lo que pretende hacer. Cuando el Absoluto está allí, pasan, a discreción, sin dificultad, sin meditación, del Absoluto a sí, de sí a yo, yo a sí y de sí al Absoluto. El hecho de que eso no se reproduzca es señal de que eso aún no se produjo.