domingo, 1 de marzo de 2015

MARÍA 17 de febrero de 2015



MARÍA
17 de febrero de 2015

Mis niños bien queridos, reciba todo mi Amor. Vengo, siendo acompañado por Melquizedek así como por mis doce Estrellas. Cada una viene para colocarse por todos lados de usted, ofreciéndole la dulzura y la Gracia de la que Somos y de la que Usted Es.

Primeramente, le proponemos acoger esta Gracia y comulgar todos juntos de Corazón a Corazón en un solo Corazón de Amor. Queridos niños, vengo a acunarles en estos tiempos, en estos tiempos de Gracia y tan tumultuosos desde el punto de vista de su personalidad. Vengo para apaciguar, para suavizar todo lo que puede ser todavía pesado sobre sus hombros y en sus corazones.

Este período, como usted lo sabe, es primordial, en el cual le pedimos e insistimos para que cada uno ustedes se coloque en el Corazón del Corazón, en el corazón de la Gracia, en nosotros. Somos con usted, estamos en usted, somos...

Queridos niños, sea lo que usted es. Sean la Alegría a cada instante, sean la Paz, porque es su naturaleza verdadera. Hoy, acompañada por mis doce Estrellas, nos gustaría a usted ofrecer un Canto de Gracia, tocando directamente sus estructuras con el fin de acompañarles en este período y con el fin de ayudarse a entrar a la misma altura en su Eternidad. Cada una de mis Estrellas viene a saludarle de Corazón a Corazón. Ahora, le invitamos a acoger este Canto, este Canto de Gracia.

… Canto Vibral.... (Canto Vibral - Escuchar Audio)

Bien amados en un solo Corazón, en un solo Baile, seamos el Amor, seamos plenamente unidos de nuevo, totalmente desenmascarando más allá de toda identificación, más allá de todos los papeles. Seamos esta Alegría que se despliega a cada instante desde el Corazón del Corazón, a la que usted tiene acceso a cada instante. También, y es en esto que insistimos en el instante presente, de probar la Vida con el fin de que la Vida le pruebe. Qué la Vida plenamente pueda fluir sin obstáculo y sin interferencias, a cada instante de su vida y sea lo que pase. Niños pase lo que pase y queridos, tenga fe en esta fuerza que le habita y que es su naturaleza.

La Gracia le mece, usted es la Gracia. Soy lo que usted es, más allá de todo papel de Madre, soy usted como usted es a mí. Permítase esto, permítase esta evidencia. Somos cada uno una faceta de un gran diamante de Amor que consume a cada instante. Vuelva en este punto, en este espacio que está allí, más allá de todo mundo, más allá de todo juego, hay sólo esto, queridos niños, hay sólo esto. Y usted es este Corazón que se despliega, que canta la Alegría, que baila la Vida, que es, simplemente.

Entonces llámeme durante estos momentos, cuando ustedes se sienten desamparados, un poco perdidos o un poco solos y vendré inundarles de este Amor común, ayudándoles así a encontrar plenamente esta Eternidad, esta Vacuidad, más allá de toda Presencia, en el corazón del Infinito, permitiéndoles así soltar todas las máscaras.

Somos Uno. Les bendigo, queridos niños, y me regocijo de estos instantes de Gracia que usted vive. Entonces estos instantes, los vi en usted, con usted, ya que somos... Entonces sean tranquilos y échense al agua, échense en este baño, en este baño de Amor que está allí, que siempre estuvo allí. Siempre estuve allí, mis niños bien queridos.

Entonces, les pido desde ahora, y esto hasta mi Llamada, manifestar la Alegría, cualesquiera que sean las circunstancias de su vida, cualesquiera que sean las desgracias o hasta las alegrías de este mundo. Esté en esta Alegría verdadera del Corazón, en esta Gracia. Y qué se despliegue al infinito.

Les tomo en mis brazos, les rodeo de todo mi Amor y acompañada por mis doce Estrellas venimos para acariciar su corazón en este instante, y para depositar sobre usted mil Gracias, tales pétalos de rosa que vienen para embalsamar sus pasos en estos tiempos, perfumando sus vidas de nuestra Presencia, de nuestra Gracia. Nos quedamos con ustedes y en ustedes para siempre.

Les bendigo, queridos niños y les digo hasta pronto, como hasta a cada instante, en el Corazón.

Sean unidos más que nunca unos con otros, como soy unida con ustedes.

Hasta pronto, con todo mi Amor.


Fuente: el Colectivo del UNO
http://lestransformations.wordpress.com/

sábado, 28 de febrero de 2015

Ehyeh Asher Ehyeh - Yo Soy El Que Soy

URIEL 15 febrero 2015


URIEL
15 Febrero 2015

Soy URIEL, Arcángel de la Presencia y Arcángel de la Vuelta. En nuestras Presencias unidas y Uno, en este tiempo del Baile de La Tierra, cuando el Canto del Cielo y de La Tierra se le acerca, yo vengo para asistir a su Bautismo y su Vuelta en el seno de la Eternidad. Vengo, con el fin de asegurarme que su Alegría sea completada, que su estado sea magnificencia en el seno de este mundo como en el mundo que viene.

Niños del Uno, Niños de Luz, el tiempo del Eterno está en su puerta, la donde Cristo llama y viene anunciado por la divina Gracia de María. El Tiempo vino. Es por fin cuando debe volver a su Eternidad, a su Presencia infinita, así como a su totalidad.

Bien siendo amados por Uno, en este tiempo del Baile le invito a librarse de todo lo que sólo son atavíos, de todo lo que le recoge la piel y todo lo que le impide ser lo que usted es de verdad, en Cristo, porque se lo digo, usted mismo(a) va a verificar "Soy la Vía, la Verdad y la Vida". Porque en este tiempo que es el tiempo del Amor, sin calificarlo, sin objeto y sin sujeto, sin denominación, Amor, justo una palabra, el de la Verdad, el de su Presencia, el de la Luz blanca que vierto a sus pies y en sus Templos, en este instante, con el fin de acoger la marcha de vuestra Eternidad, su Silencio y su belleza.

En este tiempo de Amor, ya es hora de despojar lo que no se liga más, de estar en el seno de lo nuevo, de dejar lo que está caducado y enterrado, lo que no puede resurgir de ninguna manera. Usted son de todas las maneras posibles, los Niños del Uno, Niños de la Unidad. Unidad no es ni una palabra vana, ni una palabra que hay que analizar, sino una palabra que hay que expresar en el seno de la Libertad, en el seno de su Esencia, en el seno del Baile de La Tierra y del Cielo por fin reunidos en la misma estancia, la donde fluye el néctar de Vida, que es Alegría perpetua sin sombra ni defecto, sin lo que puede empañar o alterar la Verdad. Lo que puede llevarles allí de donde ustedes vinieron, lo que puede aportar allí donde ustedes vinieron, en este instante del tiempo. En este tiempo de Gracia, enuncio y anuncio la vuelta del Blanco, anuncio lo Último, por fin aquí y ahora, allí, en el Templo del Templo, en el centro del Centro, en la Nueva Trinidad, en el Fuego del Amor y el Amor, el que restaura la integridad y la totalidad.

Amados del Uno, el Uno les quiere porque ustedes son el Uno, en la misma Verdad, en el mismo Baile. Entonces el tiempo vino para celebrar la vuelta del Uno en el seno del Uno. Bien amados niños, bien queridas estrellas, la hora vino, no solamente de brillar  sino de aparecer en la Verdad desnuda de su Ser Esencial, en la Verdad desnuda de su Presencia y de su Canto primordial, el del arranque de la Vida, el de la Verdad de la Vida en el Amor.

Entonces, les digo a cada uno de vosotros, a los que esperan: ya esto está allí. No hay nada que esperar, no hay nada que temer. Hay solo que desaparecer en la Presencia Infinita, en el Amor Blanco, el que lleva a la Morada de la Paz Suprema, en los tiempos de la vuelta a la Eternidad, que le permite sentar la Alegría en lo más hondo de cada una de su fibras eternas, de su Triángulos sagrados y de su Fuegos sagrados.

Niños del Uno, después de haber descendido, aquí, a este mundo doble y dualitario, usted caminó, usted despertó, pero también usted sufrió. Este sufrimiento no tendrá más toma en el seno del Blanco, porque este es ausencia de sufrimiento y de miedo.

La Luz que impongo, la de mi Presencia, les es accesible a cada uno, en libertad total. Es de usted imponérselo o negárselo. Le ofrezco la Alegría de la Eternidad, preparo la vía a la Llamada final de María, la batalla final, la de la ilusión con la Verdad. La Verdad será siempre la única palabra de la Verdad y la única palabra del Amor. Este tiempo de febrero, allí dónde le es librada la canalización de este mes, correspondiente a la historia más verídica y más esencial de todas las historias de cada tiempo y de todos los espacios, hasta concerniendo a los tiempos y los espacios privados del tiempo y del espacio, allí dónde se encuentra el Sin Nombre, de donde todo viene y adonde todo vuelve. Este Absoluto que usted es cada uno, conjunto y separados, usted es de toda Eternidad.

Entonces, le propongo ser la Presencia que magnifica todas las Presencias, la Presencia donde ninguna sombra puede agazaparse y donde ninguna duda puede imponer otra cosa que lo que impongo en la Libertad absoluta y eterna de la Verdad, la de Amor y la de Cristo.

Mikaël, Cristo y María, la nueva Trinidad que baila en el Fuego de su pecho y que dibuja el Triángulo de la expresión de su divinidad, de su Triunidad, de la Verdad de los mundos, de la Verdad de las dimensiones pero también de la Verdad que engloba todo esto y la que es la Esencia de la Esencia, la que se encuentra a la vez en el centro del Centro y en la periferia de la periferia. De cabo a rabo, de un sentido al otro usted es esto, en todo tiempo y en todo espacio y más allá de todo tiempo y de todo espacio.

Niños del Uno, mi Luz depone ahora en su Templo consagrado después de ser depositada a sus pies con el fin de que usted use de eso, con el fin de que usted seque las lágrimas en vaciarse de este cuerpo o de esta conciencia encerrada.

Amados del Uno, estoy allí, como usted está allí, estamos totalmente alrededor de usted y en usted, bailamos la ronda del Silencio, bailamos el Canto, el del Sonido primordial el que jamás puede fallar en lo que es, el que jamás puede ser deformado o mal formado sino el que puede ser sólo Amor y la Verdad.

Niños de Uno, deposito sobre su Corona, la de allá arriba, de su cabeza, el Blanco de la Eternidad. Entonces en sus pies, en su corazón y en su cabeza, santifico su Presencia, la presencia de la Eternidad en el seno de esta belleza. Así ustedes son franqueados, si tal es su Verdad y si tal es su idea, de lo que ustedes son… entonces vívanlo. En Triunidad encontrada por la Nueva Eucaristía, en el nuevo Baile del Silencio y en el tiempo de esta estancia, se juega la más perfecta de las agendas de la Luz.

Así les vengo como ustedes nos vinieron, unos en el mismo Baile y en las mismas Bodas, en las mismas celebraciones y las mismas Gracias. Ustedes son invitados a unir lo que ha sido desunido, a dejar desaparecer lo que no tiene que ser.

Niños del Uno, como Arcángel de la Presencia estoy aquí para invitarles a la Vuelta, la que es mi papel, anunciando el Evangelio de la Libertad, poniendo fin al evangelio de Satanás y al evangelio de las ilusiones, poniendo fin a toda palabra que se vería alterada, reemplazando la palabra por el Verbo, acelerando así la 11va. Lámpara y consagrando en usted un Verbo claro cuya palabra es Luz y cuyo sonido es la Verdad. Así baila el corazón del que es liberado, así ustedes son franqueados, así ustedes son lo que ustedes son, por fin y para la Eternidad.

La Nueva Eucaristía le convida a celebrar lo que usted es, a cada soplo, a cada movimiento, a cada descanso, porque la Alegría es su Morada, porque la manifestación de su Alegría es el Amor eterno que corre de un fino hilo a la otra Vida, y que ninguna falsificación pudo retirar. Así, en este tiempo de la Esencia, así en este tiempo de Renacimiento, usted es invitado a depositar toda carga, usted es relevado de lo que usted podía considerar como error, falta o ilusión, que tienen sentido sólo en la verdad limitada pero que se hunden delante de la Verdad ilimitada del Amor.

Así por la bendición triple y por la Nueva Eucaristía, en su cabeza, en su corazón y en sus pies, así como en toda presencia amante y humana, y en la humildad de la Sencillez, entonces se revela la Joya de la Eternidad, la de esta Presencia Una en el seno de lo Absoluto, la misma desaparecida en el seno de la Ausencia, volviendo a la Presencia, celebre lo que está allí, lo que jamás será un aniversario más sino lo que será la última agenda de los Tiempos de la Ascensión, en este tiempo bendito por la Vuelta del Uno, en este tiempo bendito de vuestra Vuelta a la Esencia del Uno.

Bien amados Niños de la Verdad, sellemos juntos el tiempo de la Alegría, sellemos juntos el tiempo de la Verdad y sellemos juntos lo que somos.

Así, en este día, se abre el último tiempo, el que precede a la vuelta de la Estrella, visible en sus cielos más ante todo en sus ojos y en sus corazones, y en su Presencia aquí abajo, como es arriba. Los tiempos son reunidos para abolir, el espacio se reúne con el fin de desaparecer, dejando a la majestad del Amor tomar sitio en el seno de la Eternidad, colmar toda debilidad aparente como existente. Así por mi Presencia que usted llama, por mi bendición impuesta en este mundo, por el Blanco brillante de la Verdad, que la Paz sea su Morada, que el Amor sea su única Verdad manifestada, y no manifestada.

Aquí, allí, donde vengo, vengo para terminar el ciclo empezado por el Arcángel Mikaël al tiempo de las Bodas Celestes; vengo pues para anunciar, antes de que resuenen las Trompetas del Cielo y el Sonido de la Tierra en sus entrañas, en su corazón y en esta Tierra, el tiempo de la Última Llamada a la Verdad, a la Sencillez y a la Bondad.

Quiéranse unos y otros, unos hacia otros, sin juicio, únicamente por la Gracia del Amor, por la celebración del Amor, porque cada cosa definitivamente está colocada en su sitio justo con el fin de jugar la sinfonía del fin de la escena de teatro, en la apoteosis de la Luz cuyos anuncios servirán de apoyo y de revelación. Así, en cada uno de vosotros, ninguno podrá ignorar la Verdad y el Amor. Verá más allá de la apariencia y del parecer de todo hacer, en el Silencio de la plenitud del Cristo presente en su corazón. Protegiendo en el seno de Triunidad de la Nueva Eucaristía, lo Nuevo que es por fin allí, esto Nuevo que jamás conoció aquí y jamás conocerá de fin, porque ha sido retirado de usted y sin embargo, volvió. Ha llegado el tiempo de la Verdad, el tiempo de la Alegría, el tiempo de la Verdad en cada uno, en cada tierra de esta Tierra, en cada alma de esta Tierra, en cada idea de esta Tierra, desnudando lo que sólo había sido agazapado al fondo final de la oscuridad aún no alumbrada, en usted como en cualquier otra parte, en cada uno de vosotros, como en cada tierra y en cada lugar.

Según donde ustedes están conmigo, o donde ustedes todavía no me reconocieron, ustedes estarán colocados a exacto sitio de su elección, la elección de la Verdad que se opondrá o se confirmará con la Verdad y El amor, la que no conoce de alguien, ni situación, ni tiempo, ni espacio.

Así se vivirá lo que fue llamado la catalepsia, el proceso de juicio y de pesada de usted mismo(a) por usted mismo(a), de postura en adecuación con la Alegría Eterna, con el fin de volver allá y de ser en más Vida, la más Justa, la más ligera.

Niños de Uno, Niños de la Verdad, ya viene el tiempo de la infancia, el tiempo de la inocencia, el tiempo de la bondad y de la belleza, donde nada más puede venir a trabar o para imaginar otra cosa que la Verdad.

Bien niños de la Ley del Uno, he aquí por fin el tiempo, aquel donde toda ley se borra delante de la Ley del Uno que es Gracia y Amor, donde nada más puede oponerse, donde nada más puede existir porque es Todo, como usted lo es y como Yo lo soy. Me tiene pues en usted, no es necesario llamarme por fuera de usted, soy el que abre las puertas si usted me acoge, no ya la Puerta de paso del ego al corazón, la Puerta OD, sino el paso a la Eternidad, el que permite a Cristo y María encontrarle con el fin de establecerse en las Moradas del Padre, en las Moradas Eternas, en las Moradas de Luz y en las Luces del Amor que alumbran la totalidad de lo Creado y lo Increado.

Así, juntos para celebrar mi llegada en cada uno de vosotros, a momentos como a su demanda, pero bien como la Verdad esencial de la llegada de Cristo y de María, sello en usted el acto de hoy en este Silencio de la Eternidad, en el Silencio de su Presencia y de mi Presencia que es sólo Una, celebremos la Presencia y la Gracia del Amor y la Verdad en el Silencio...

 … Silencio …

 En este día, canto con usted el Verbo Sagrado: Ehieh Ieshoua...

 … Silencio …

En este Silencio, me pongo en usted y despliego allí las Alas de vuestra Eternidad.

Soy URIEL, Arcángel de la Presencia y Arcángel de la Vuelta, me quedo en usted, en la Eternidad y en su Presencia. Silencio, conjunto...

 … Silencio …

Bien amados, al haber penetrado Niños del Uno, el santuario de su Templo, me encuentro en ustedes y pues no necesito más, desde ahora en adelante, de aparecer por fuera de usted. Así se termina la misión que me ha sido confiada por el Uno, por la Fuente y también en el momento del Juramento y en el momento de la Promesa, que se realizan ahora, totalmente.

Doy gracias a lo que usted llevó, doy gracias a cada camino y doy gracias a cada llanto y cada piedra que se encontró sobre este camino, porque hoy esto está acabado.

Intervendré de manera menos formal en el seno de las canalizaciones para febrero de 2015.

 Le saludo.

 Fuente: el Colectivo de UNO

Leonard Nimoy 1931 - 2015



viernes, 27 de febrero de 2015

MA ANANDA MOYI - 16 febrero 2015



MA ANANDA MOYI
16 febrero 2015

Soy MA ANANDA MOYI. Hermanos y hermanas en la carne de La Tierra, permítanme antes de toda cosa establecer con usted un instante de Gracia, un instante de Eternidad.

Bien amados hijos del Amor, vengo hacia usted en este instante y en estos tiempos con el fin de intentar hacerles aprehender, vivir y también posiblemente, para los que lo necesitan, explicar, un cierto número de elementos que se juegan en usted, en cada uno de vosotros durante este tiempo. Lo que tengo que expresar directamente viene de la Estrella que llevo, la vibración del Fuego, la vibración de AL que corresponde, como yo ya lo había explicado, a la dimensión del Fuego, no cualquier fuego sino un fuego particular, el del Espíritu el que viene en cierto modo, si usted le acepta, a devolver su alma hacia el Espíritu y luego disolverla, para encontrar la totalidad de la libertad del Espíritu y poder manifestar, si esto es así en usted, los estados de Samadhi que expresé y manifesté durante mi encarnación.

La vuelta del alma realizada durante estos años, le coloca en circunstancias diferentes en cuanto a su manifestación en la superficie de este mundo. Hoy, cuando el alma está en proceso de disolución o de vuelta viven mecanismos precisos. Los de entre ustedes que eligieron perseguir la existencia del alma, y pues, la experiencia de las conciencias, cualesquiera que sean las dimensiones, no viven completamente las mismas cosas. Entonces voy a tratar de mostrarle las ruedas que están en marcha, las manifestaciones que pueden aparecer y sobrevenir en su vida, en su conciencia o en su carne.

La primera observación concierne a lo que realmente ocupa su vida. Aquel también cuya alma decidió mantener su existencia, o que se volvió pero luego se alejó del Sí, no tienen todos las mismas características. Sepa bien que esto no es un juicio ni una condena sino una observación simple de la realidad de lo que tienen que vivir, con arreglo a lo que fue llamado la asignación vibral y de su posicionamiento actual en el seno de este mundo, en el seno de esta carne, en todos los aspectos de su vida. Aquel cuya alma vivió una vuelta hacia el Espíritu y que no fue al final, pero que sin embargo vivió e incorporó la Luz vibral, va a manifestar durante este período los elementos de comprensión de dualidad persistente en el seno de este mundo, en el seno de los pensamientos, en el seno de su vida, pero también coloca la conciencia directamente en falso, de allí con una necesidad de luchar, una necesidad de escudriñar y de discernir el bien y el mal en sí como por fuera de sí. Aquel cuya alma hizo esta ida y vuelta, efectivamente vivió el Sí pero no contempla la desaparición del alma, su disolución profunda.

Así que hay quienes a esta realización fueron llamados pero no a la liberación total, dando a vivir algunos procesos de Alegría, pero esto no implica la conciencia plena en la Casa de la Paz Suprema. Sigue de hecho, yo diría, en oposiciones, confrontaciones que le resulta vivir así, en la vida, por orden de cualquier dificultad, pero también como un reto para el trabajo de Luz sin mezclar cualquier implicación. Ahora el alma necesita la participación en los asuntos mundanos. El alma tiene sus propias reglas, su propia opinión, sus propios impulsos o su propia reticencia. Por tanto, esto da, yo diría, oscilaciones, fluctuaciones, momentos en los que este está bien, momentos cuando esas personas están mal. Y esto puede llevar algún tiempo, yo diría, dando fluctuaciones del estado de ánimo, las fluctuaciones en las emociones y también una dificultad en la estabilización de esas emociones y estos estados de ánimo. Esto también se traduce en una necesidad de ver lo bueno y lo malo en todo, en cada acción, en cada circunstancia. Esta alma ha elegido su persistencia. Es, diría yo, en una especie de voladizo desde el derrame actual de la Luz, que podría no traer el recorte de las resistencias que se han descrito, sino más como la reubicación de algún tipo de dualidad: la necesidad de comparar, la necesidad de encontrar lo que es bueno y lo que es malo en sí mismo, como en cualquier otro. Esto, si se quiere, es realmente una de las principales características del alma después de haber descubierto la Luz y de volver a encarnar en la dualidad, encarnado en la carne de carbono.

Así, se hará de acuerdo a su manera, en función de su decisión y de acuerdo con su vibración, que está de acuerdo con su alma, ya que se mantiene y persiste. Por supuesto, la acción de la Luz en esta Tierra es ahora, como pueden ver, en general y afecta a todas las conciencias encarnadas. Ya sea en la locura que se apoderó de la gente, ya sea en la necesidad de luchar, ya que si por las ideas o una batalla que lleva el nombre de guerra, el principio de la dualidad es un principio que no puede contener la cara a la Luz. Sin embargo, un número de almas han decidido libremente a vivir con la persistencia del alma. Podemos decir que son seres que necesitan sensaciones, que tienen que expresarse en la materia y, por tanto, que asumirán sus propias elecciones y su propio concepto de la libertad y de la liberación. Tenga la seguridad, no hay condena.

Los elementos que les doy sólo obedecen, en su caso, para ayudar a recuperar su perspectiva, su posicionamiento. La simple observación de la marcha de sus días es suficiente para mostrar y demostrar dónde se encuentra, y esto es simple. No me refiero, por supuesto, a las vibraciones, que a veces se pueden superponer, dando en vivo en el mismo tiempo, el Fuego Vibral y el fuego vital. El fuego vital realmente quema el cuerpo, da fluctuaciones como dije, también es muy importante la percepción de este fuego vital. El fuego vital no se acompaña de una pérdida de la conciencia, sino de la persistencia de múltiples y posibles experiencias de conciencia que ha experimentado el Ser. Esto puede ser tanto el empeño a permanecer en los patrones de acción-reacción, reaccionar en lugar de actuar sin tener en cuenta lo que está en la luz, es decir, si se prefiere, de poner la personalidad hacia adelante, los estados de ánimo, las recriminaciones, como que la alegría, esta vez sujeta a la satisfacción de los deseos, puede persistir.

Esa alma ha elegido la experiencia, eligió el evento y las necesidades, de alguna manera, las experiencias, las certezas, para encontrar un punto de vista más estable antes de abandonar el punto para el alma. La confusión se puede mantener de forma más precisa por la interacción del Fuego vital y el fuego vibral que, les recuerdo, independientemente de los síntomas físicos que a veces pueden ser los mismos, no dan a hacer siempre las mismas consecuencias. En aquel cuya alma experimentará grandes dificultades persisten a desaparecer y se disuelven en el momento como otras veces anteriores. Hay como una dificultad para detener las actividades efímeras porque se dejan llevar por el alma y permanecen en el campo de la conciencia. Pero estos seres son en el Amor que tanto ellos son. Es simplemente una forma de inmadurez del alma y también tal vez la necesidad de probarse a sí mismo su propia existencia y su propia luz. Se trata pues de una luz reflejada y proyectada y no de una luz que se emite espontáneamente y naturalmente, sin meditación, sin oración, y que directamente conduce a Samadhi, al Samadhi más profundo, que una vez más, le repito, puede ir, como ya lo dije otras veces, hasta la impresión de que este cuerpo no está más vivo, que se hace como una piedra que nada más anima. Aquel cuya alma está presente no quiere ir hasta allí y no lo puede porque es, en el momento en que se pone en descanso, sometido a vibraciones que son tanto el Fuego vibral como el fuego vital.

El fuego vital es una energía que circula pero que también puede dar manifestaciones sensibles de tipo individual, pudiendo crear percepciones particulares tanto al nivel de las Coronas como al nivel de la percepción de la Onda de Vida. Lo que quiere decir que a pesar de la desaparición de las líneas personales y colectivas de predación, aquellos seres hicieron la elección consciente de quedar en el seno de la luz del alma más bien que vivir la totalidad del Espíritu. Una vez más, esto no es superior ni inferior, no hay categorización, simplemente doy el medio de darle a percibir su posicionamiento de una manera posiblemente más clara, y que será con todo modo cada vez más clara a medida de los días, las horas que se celebran en este plano temporal terrestre.

A la inversa, los (las) de ustedes cuya alma está en proceso de disolución, o es ya disuelta, se traducen por la desaparición del cuerpo causal y por toda noción posible de dualidad, dentro de sí como por fuera de sí. Hay, en aquel momento, una incapacidad para la conciencia de lo que hay que ver o que hay que discernir para excluir lo que puede ser bien, lo que puede ser mal, porque en este posicionamiento no hay ni bien ni dolor, hay sólo una Luz y un Amor, lo que no se preocupa de lo que es bien y de lo que es mal. En aquel momento la vida puede nacer, consagrándosele una capacidad de desaparición inmediata, consagrándosele una capacidad de desaparecer a sus propias vibraciones como en este mundo, para aparecer en la Luz del Esplendor, el de vuestra Eternidad.

Por supuesto todos los elementos de dualidad desaparecieron. El cuerpo causal, el sobre más limitante y que le encierra en el seno de este mundo, es totalmente disuelto. Hay una libertad total. Desde luego, en el seno de los límites de este cuerpo que todavía existe y de las condiciones, diría sociales, que pueden existir en el entorno en el cual usted está. Pero no obstante la libertad es muy efectiva, no con relación a los actos de la vida cotidiana sino mucho más con una libertad interior que se traduce, como lo dije, por una capacidad cada vez más grande de desaparecer, de disolverse, a no procurar vivir más de experiencias de conciencia, o verlas pero no comprometerse a eso. Esto se traduce a la vez por una paz importante. Por supuesto, hasta en el seno de su paz pueden manifestarse elementos de naturaleza dual por supuesto, pero hay una dificultad para la conciencia tan liberada a penetrar en el juego de la dualidad, a penetrar en el juego de la oposición bien-dolor. Hay en cierto modo a la vez, una neutralidad con relación a esto, que para el que lo vive, es como un englobamiento, una globalización de aquellas nociones que no son separadas más sino que simplemente son unas expresiones diferentes de la Luz o de su expresión. Aquel cuya alma es disuelta, posiblemente ya se lo sintió, vivió mecanismos de ajuste y de ondas de dolor que esencialmente sobrevenían al nivel de la Puerta al nivel del cuerpo, es decir la Puerta AL, pero a veces y de manera conjunta o alternada, un dolor sobre la Puerta que guarda la Estrella de Gemma, es decir la Unidad. Así, cuando el alma está en proceso de disolución, pueden manifestarse dolores a veces físicos, e importantes, hasta a la presión, en esta zona llamada también el chakra del arraigamiento del alma. El alma se desarraiga, lo que no quiere decir que usted se va, muy al contrario, sino que usted es cada vez más presente aquí, aunque usted no tiene nada que hacer, aunque usted percibe que esto puede perjudicar a esta sed de libertad que está en usted. Hay una función que asume que le recuerdo: es de estar aquí y ahora hasta el último momento, el suyo como el de La Tierra.

Así pues, ustedes son, por su presencia, no solamente por ancladores o sembradores de Luz, porque ustedes son seres de Luz que, simplemente, persisten un cierto tiempo en el seno de esta forma ilusoria y en el seno de esta realidad, gozando de este sentimiento de libertad de dentro de ustedes. No hay más voluntad de experimentar lo que sea. Simplemente hay este Silencio que crece cada vez más, esta desaparición del mundo que efectivamente, en ciertas circunstancias, puede hacerles cambiar de ocupación, no para liberarse sino para estar más en adecuación, diría, con lo que se manifiesta en ustedes. En efecto, para algunos de ustedes, son unos momentos cuando una actividad exterior, aunque les parezca útil, indispensable, alimentaria, se vuelva en cierto modo caduca. Hay tal llamada, pero esto no es una llamada del alma es una orden terminante del Espíritu, una orden terminante de la Luz que no resiste.

En aquel caso, hay una visión clara de lo que es limitado en usted como en este mundo. El bien, el dolor son sólo denominaciones, la visión clara de lo que todavía no es alumbrado bastante, en usted como en el otro, como en toda situación. Esto da una Transparencia. Esta necesidad de Transparencia, esta necesidad de la Verdad se traduce tanto a través de la mirada, como a través de lo que es expresado. Lo otro siempre es más importante que sí porque es vivido como una parte de sí, realmente y concretamente. Así, englobar Todo es no desaparecer de la nada, es decir aquí de esta ilusión, sino englobarlo en la misma Alegría, en la misma Verdad y en la misma Presencia.

Entonces por supuesto, hay, diría, confrontaciones de ideas, a veces de las emociones, a veces del mental, porque cada uno de ustedes es diferente y cada posicionamiento es diferente. Esté en la primera hipótesis como en la última hipótesis, esto puede dar lugar a incomprensiones, a dificultades de comprensión entre unos y otros según el lugar donde eres situado. Pero usted observará que cualesquiera que sean las situaciones a veces explosivas, esto se acaba siempre tan pronto como usted es liberado en esta interacción, por una Paz que aumenta. El resentimiento no puede existir, simplemente se puso en evidencia allí y esto es vivido ni como bien ni como mal sino simplemente como un espacio y tiempo de resolución de lo que puede persistir como afectos, como emociones o como mental.

Así pues, el hecho simple de poder desaparecer a voluntad es la prueba de que no eres enganchado más por su alma o por lo que sea en el seno de este mundo. Y esto es porque no eres vuelto a colgar a nada más que hubiera que contemplar, mas que la plenitud del corazón, la plenitud de su ser. Entonces, por supuesto esto puede necesitar, diría, un período de aclimatación, de inestabilidad, pero que jamás dura y que jamás provoca consecuencias importantes o que pueden durar en el tiempo.

Tan pronto pues usted le deja atravesar y usted se entera de la Transparencia, usted se entera de la confianza, no en usted sino en la Inteligencia de la Luz, usted coloca todo en las manos de la Luz. Su alma pues está en proceso de disolución, o disuelta, no hay más hablando con propiedad, atractivo para lo que hace la vida vital en el seno de este mundo. Lo que llamaría el fuego vital, es ante todo la necesidad de alimentarse, las necesidades de sexualidad, la necesidad de la mirada del otro, la necesidad de sentir el amor del otro.

El que es Amor y el que es liberado por todo esto sabe que es la fuente de todo esto. Pues no necesita pedir, no necesita reaccionar, sabe que debe mantener su Transparencia aunque esto es a veces difícil, pues son generosos a veces los episodios que usted podría llamar depresión, o en cierto modo de ser corto a decir: "¿para qué?". Pero muy rápidamente la Luz repite su sitio y usted efectivamente puede oscilar, no solamente al nivel del humor sino simplemente en el proceso de ajuste de este cuerpo de carne todavía presente y del Espíritu que se vierte a la vez totalmente, por las partículas adamantinas, pero también, de momento, por la construcción de su cuerpo de Divinidad, su reconstrucción diría, al idéntico, al aquí en esta carne, marcando esta carne de lo que ha sido llamado el Triángulo frontal, el Triángulo del corazón.

Cierto número de potenciales es reactivado pero hasta estos potenciales no interesan más a los que son liberados por su alma. Están presentes, son vistos, pero no presentan ningún interés con relación a la emanación del ser que usted es, es decir, del Espíritu, del Amor, de la verdad. La Paz entonces es obtenida más fácilmente, cualesquiera que sean las circunstancias del cuerpo o de su vida. Así pues hay una diferencia esencial, usted lo comprendió. El que contempla en él la existencia del bien y del dolor y el que es persuadido de que existe un camino que hay que recorrer, y por otra parte, el que, cualesquiera que sean las manifestaciones desagradables, tiene la convicción íntima y también la manifestación íntima, aunque no es permanente, de que no hay nada que hay que adquirir, que no hay ningún camino, que no hay ninguna Verdad digna de este nombre en el seno de este mundo y sabe que la Verdad no es de este mundo y lo vive a veces, o sin interrupción, procurando sin quererlo, ser transparente, desaparecer, olvidarse. Le recuerdo, como pudo decirlo el Maestro Philippe de Lyon y como le expresé también a mi manera en numerosas veces: Es porque no soy nada aquí que soy más grande para usted, que soy para poder manifestar este Amor incondicional, absoluto y total para toda forma de vida, para toda conciencia como para lo que soy y estoy hoy.

Así pues, todas las preocupaciones ordinarias de la vida social, afectiva, sexual y alimentaria, hasta las necesidades vitales, no son más las mismas. Usted descubre la Libertad, hasta en el seno de esta carne, y aunque la Liberación total le es adquirida y le es manifestada, efectivamente hay unas limitaciones al nivel de este cuerpo, al nivel de la sociedad. Pero aquellas limitaciones pasan a un segundo plano, no le toman más la cabeza ni el espíritu, están en el segundo plano y se adelgazan, desaparecen completamente a medida del Abandono total a la Luz. En aquel momento, su vida se encarga por la Luz. La Evidencia y la Gracia se manifiestan sin pensar en eso, alejando de usted las preocupaciones ordinarias de la vida ordinaria, no como una negación, sino realmente como una Trascendencia total y lo que es hecho en las tareas obligatorias es hecho sin estar allí, sin pensar en eso, con el mismo corazón ligero, con la misma ecuanimidad, sin ningún resentimiento hacia quienquiera. Porque usted sabe que el Amor está allí. Aunque todavía no eres estabilizado en esto, usted sabe que no hay nada contra lo que luchar, no hay nada contra lo que oponerse sino que es lo que sí puede quedarse, lo que todavía puede lograr a veces manifestarse, dándole entonces a ver claramente, y cada vez más de manera lúcida y precisa, lo que corresponde a la expresión de su persona en esta carne, ya que esta persona está allí hasta el fin; o a la misma desaparición de su persona, donde en aquel momento lo que se manifiesta jamás será marcado por otra cosa que la expresión del Amor, la expresión de la belleza, no a través de un soporte sino a través de su propia Presencia, a través de una mirada (sin necesitar gesto), a través de una sonrisa que no necesita otra cosa que sonreír delante de la belleza de la Vida.

Así, cuando todo se aleja de usted, por supuesto lo que puede quedar de la persona que efectivamente debe cumplir un cierto número de cosas en el seno de este mundo, puede inquietarle a veces, pero esta inquietud jamás se hace angustia o ansiedad. Simplemente se hace un pensamiento que pasa y que usted observa, al que usted no da lugar casi más y que, de todo modo, se evacuará de usted en el momento venido, sin ninguna dificultad. Así pues los caminos son diferentes, y usted mismo(a) encuentra su propio camino sobre los hermanos y hermanas que mantuvieron la existencia del alma, y los hermanos y las hermanas cuya alma es completamente disuelta. Entonces por supuesto, en estas fases corrientes, ilustradas por lo que le dijo Uriel de modo más colectivo desde ayer, usted va a ver estas lineas de comportamiento, estas lineas de vida que van a volverse profundamente diferentes entre unas y otras. Pero ustedes permanecerán siempre hermanos.

En el momento en que la Luz ha sido vista, en el momento en que eres llamado, en el momento en que una de las Coronas es acelerada, usted sabe que en definitiva serás liberado. Pero lo que vaya a vivir depende justamente de su posicionamiento, diría, en el momento de la Ascensión colectiva, la vuelta a la Morada de Paz Suprema, las experiencias múltiples privadas del alma atada a la encarnación o la persistencia de una alma que necesita depurar, en cierto modo, toda la sed del alma que manifiesta la experiencia de la conciencia en el seno de los mundos carbonados.

En cuanto a los que viven de momento este sentimiento de inutilidad, este sentimiento de "para qué", de ver todas las indicaciones desaparecer unas tras otras, le animo a no resistir porque esto marca para usted la puesta en marcha de la disolución del alma, la desaparición del fuego vital y la aparición de la totalidad del Fuego vibral.

El Fuego vibral no calienta, efectivamente es una mordedura y una quemadura de Amor que esencialmente puede manifestarse por vibraciones puntuales extremadamente rápidas, tanto sobre Puertas, como sobre Estrellas, como sobre Coronas como en diferentes sectores o partes del cuerpo que parecen como picadas por millares de agujas. Esto quiere decir que la calidad más pura de la Luz le penetró y viene para laborar en usted con el fin de facilitar la revelación del Espíritu en el seno de este mundo.

Entonces por supuesto usted observa cambios, algunos de estos cambios no le parecen agradables mientras que cuando usted desaparece, la noción de agradable se vuelve evidente. Por supuesto esto puede plantear ciertos problemas entre la noción de compromiso y de desempeño. Plantéese la cuestión, pida en usted, sin esperar una elección, simplemente pida en usted que la Luz muestre lo que tiene que mostrar. Sea atento y vigilante en aquellos momentos, de dudas, vacilaciones, a aquello que se presenta en usted al nivel vibral. Hay un sentimiento de un fuego vital que se propaga o hay un sentimiento de una Paz que gana, cualquiera que sea la interrogación del mental y de la conciencia? En un caso como en el otro usted logrará situarse, sin culpabilidad y sin juicio, y quererse del mismo modo. Por esto, usted mismo(a) se habrá demostrado y habrá mostrado, que usted respeta la libertad de cada uno y que no hay en usted ningún rastro de predación, ningún rastro de lo que se ha llamado las descendencias reptiles, es decir la necesidad de esclavizar, la necesidad de controlar, la necesidad de imponer, hasta en nombre del Amor. En aquel momento hay un desempeño, no relaciones sino una relación que se hace, cualquiera que ella también sea, autónoma. Todo es aceptado en la misma Gracia, todo se vive en la misma Gracia.

Por supuesto hay unos momentos cuando esto posiblemente es destabilizado por el encuentro de un hermano o de una hermana que no está en la misma vía de disolución que usted. Pero en definitiva, si usted pasa esto, y si usted, en todo caso, es capaz de hacer caso omiso, usted mismo(a) comprobará que la Inteligencia de la Luz y la presencia del Cristo realmente es en condiciones de eliminar toda oposición, antagonismo, en usted como por fuera de usted. Porque el Cristo está presente para cada uno de vosotros, ya sea que el alma continúe sus peregrinaciones o ya sea que el alma sea disuelta. No hay ninguna diferencia. Simplemente allí donde usted va, allí donde usted piensa ir será totalmente adaptado a la vibración que usted manifiesta, a la conciencia que usted manifiesta, en este tiempo y específicamente en este tiempo, hasta la llegada de la Estrella.

Así pues, durante este período, según cómo usted se comporta, según cómo usted está en sus relaciones, según cómo usted está en su conciencia expandida, según los signos que se manifiestan al nivel de esta carne, usted puede deducir muy fácilmente y muy simplemente allí dónde usted está. No se juzgue, no juzgue tampoco al otro en alguna situación que sea, pruebe no la indiferencia sino verdaderamente atravesar esto, sin atarse a eso, sin agarrarse, sin buscar una indicación o una reflexión con relación a un pasado o a un futuro.

Aquel cuya alma es disuelta no tiene ninguna dificultad en encontrar el instante presente y en mantenerse allí, sin esfuerzo, sin meditación, que son las condiciones óptimas para percibir la totalidad del cuerpo de Divinidad. Entonces desde luego, aquel cuya alma siempre está presente va también a percibir este cuerpo de Divinidad pero tendrá afectaciones diferentes y pues posibilidades diferentes y todo esto se traducirá por una necesidad de ver, de saber y de comprender, una necesidad de experimentar, "quedarse tranquilo" tomando entonces todo su sentido. Aquel cuya alma está todavía presente debe aprender, antes de la llegada de la Estrella, a acoger el Cristo en Unidad y en Verdad, saliendo de esta dualidad de retorno al dolor, desde luego siempre sin orgullo espiritual, en dado caso de un orgullo que cualificaría de negativo. Sea el orgullo negativo, que correspondería a una culpabilidad, o en todo caso una negativa de lo que ha sido vivido antes, es sólo el resultado de la elección de su alma. Usted lo comprendió, y si no hay elección de alma es que no hay más alma, que hay Transparencia, que hay pureza, que hay Evidencia, cada vez más.

El brillo del Amor se hace su propia fuente, es de dentro de usted, no necesita más ser alimentado por la Corona, ni por la Onda de Vida, ni por las Puertas porque se hizo, en parte diría, Todo, el grande Todo. Y pues haciéndose el grande Todo se percibe que usted no está en ninguna parte aquí en este mundo, que esto provoca, a veces simplemente excesos del mental, pero no provoca daños porque el alma en curso de disolución no puede volverse más. Desde su encuentro y su fusión con la Luz, los procesos de desaparición del alma se enganchan, traduciéndose por estos dolores al nivel de la Puerta AL o de la Puerta Unidad, pero también al nivel de la Puerta KI-RIS-TI, a veces con sentimiento de un dolor intenso, orgánico y profundo, lo que no es, desde luego.

Así pues, permaneciendo tranquilo en el curso de la disolución del alma, si ésta está en curso, usted puede sin ninguna dificultad, desde ahora en adelante, vivir lo que le propuso Uriel, es decir la alineación completa en la misma vibración, en el mismo Amor, de diferentes componentes exteriorizados por usted mismo(a) que se manifestaron a través del cuerpo de Divinidad, es decir que en aquel momento usted trasciende y sobrepasa el cuerpo de Divinidad. Usted trasciende este cuerpo de Divinidad y sin embargo usted está plenamente vivo, plenamente presente en la vacuidad y en la plenitud. En aquel momento, la Gracia será omnipresente, se reactualizará en usted en el momento en que usted piensa en el Cristo, en el momento en que usted piensa en el Uno.

De nosotros, pero también de usted mismo(a), no como un alguien sino como corazón que arde de Amor, como corazón, irradia este Amor, sin hasta quererlo, sin hasta decidirlo y siendo afectado cada vez menos por las circunstancias de la vida ordinaria. No hay un desempeño, realmente hay una desaparición; esto no es una huida, no es usted quien decide sino es lo que le recorre y lo que usted es desde ahora en adelante. Le prevengo porque esto va a volverse cada vez más poderoso, cada vez más importante y cada vez más flagrante. Así pues esto puede dar formas de incomprensión entre unos y otros, dando a ver efectivamente, a aquel cuya alma persiste, una negrura, incluso una desaparición de la vida, lo que absolutamente no es el caso. Es una desaparición de este mundo y una aparición en la Vida que no interacciona más con este mundo, dándole a vivir episodios cada vez más largos de desaparición en el tiempo. De regreso de aquellos estados, la Alegría es omnipresente. Tan pronto como hay unas contrariedades acostumbradas de la vida, usted no es afectado más por esto. Usted las ve, aunque el mental se manifiesta usted sabe que no es, usted sabe que no eres implicado ahí dentro, que usted posiblemente es afectado allí pero esto sólo pasa y no puede permanecer bajo ninguna circunstancia.

Así pues he aquí medios muy simples de situarle y de ver claro allí dónde usted está. Sólo depende de usted después, si usted lo desea, de modificar esto, no con relación a un cambio de elección porque esto es imposible desde ahora en adelante, sino simplemente a asumir este momento que se celebra y dejar la Llamada de María realizar lo que no pudo, posiblemente para usted, ser realizado por el momento.

Sea lo que sea, independientemente de todas las percepciones del fuego vital o del Fuego vibral, la conciencia pura es en condiciones de verificar su propia transparencia o no. Estas características que usted observa, permiten no necesariamente tomar más distancia con relación a sus emociones, con relación a su mental o con relación a una causalidad cualquiera, mas usted es más lúcido sobre lo que se juega. Entonces por supuesto, si hay una forma de distanciamiento entre vuestro querer y la voluntad de la Luz, le queda una impresión de tener una distancia que hay que recorrer, de hacer algo, de laborar, de ser activo. Con todo modo esto no cambiará, excepto por la Gracia mariana que llamamos la Llamada.

Esta Llamada es formulada desde ahora por el malestar que usted vive, si este malestar le parece crecer y no apaciguarse y alejarse de usted. Esté seguro que en aquel momento la Última Gracia le bendirá y a usted le cubrirá. Simplemente el período que tiene que vivir, aquí, es luminoso para cada uno de vosotros, es luminoso para sus relaciones y si todo pasa bien, si el alma es totalmente disuelta, usted realmente llegará a la percepción clara y consciente de la ilusión tal como había sido definida por Bidi: usted verá todo esto como una escena de juego donde cada uno juega una partición, una partición alterada por la privación de la conexión a la Fuente que da a veces una especie de cacofonía vibratoria. Pero todo esto participa en su equilibrio y en su Liberación final, cualesquiera que sean sus elecciones, cualquiera que sea en lo que usted piensa, cualquiera que sea lo que usted imagina.

Hay una postura en adecuación, esto ha sido dicho, absolutamente total, no sólo le decimos que cada cosa está en su sitio sino que cada cosa, cada persona, cada situación estará muy exactamente en el sitio necesario para la manifestación de la Gracia y para la Llamada de María y pues le dará a vivir la catalepsia, este momento de cara a cara donde absolutamente nada que no sea luminoso podrá todavía ser puesto en alguna parte. Habrá plenitud, la actualización total e inmediata del Juramento y de la Promesa se traducirá por la inmersión en el seno de la Luz Blanca, donde todas las indicaciones desaparecen y al mismo tiempo cuando la Alegría crece cada vez más. El Amor nace dentro de su pecho, no necesita allí más Canal Mariano, ni Onda de Vida, ni alguna Puerta cualquiera sea, ni de alguna Estrella cualquiera sea. Esto está muy presente pero no interesa más a la conciencia porque ésta sobrepasó este estadio de la observación, este estadio de concientización, sobrepasó pues toda forma y toda identificación a una forma, como en el seno de los mundos más etéreos. Allí es la verdadera Liberación, no tiene que haber sido buscada porque cuanto más usted la buscará, y sobre todo durante este período, más escapará de usted y más se alejará.

En resumen, usted debe conformarse o en el impulso del alma, o en el impulso del Espíritu. No hay valor, no hay diferencia, simplemente hay unas preferencias que se expresan, se plasman y se actualizan. No hay nada más que esto y todo lo que permite esto es el Amor. Qué usted lo viera o no, qué usted lo aceptaba o no, qué usted lo vivía o no, la Esencia del Amor realmente es lo que va a ser revelado: su Esencia y nuestra Esencia común, todo es Uno, el resto es sólo ilusión. Entonces por supuesto, decir esto cuando se es todavía inscrito en la personalidad y se es sometido en las oposiciones bien/dolor de este mundo, puede ser difícil a veces de sostener, de asimilar y de trascender. Pero le tranquilizo, desde ayer esto va a volverse mucho más fácil en la vía de la disolución. Esto no quiere decir que esto será mucho más difícil en la vía de la persistencia del alma y su no disolución, pero usted vivirá lo que tiene que vivir, el combate del bien y del dolor, la oposición entre las diferentes partes de usted mismo(a) como con los diferentes seres que usted encuentra. Pero esto no tiene ninguna importancia porque usted tendrá también la posibilidad de volver a colgar, en aquel caso, a lo que apareció un día, lo que es la Luz, la vibración de las Coronas radiantes, el fuego vital y el Fuego vibral. Así usted lo comprendió, cuando hay persistencia del alma hay persistencia de los deseos cualesquiera que sean, necesita allí fuego vital, necesita allí quere de esta vida pero en la materialidad que proporciona y no en su Esencia, lo que se traduce desde luego por modificaciones importantes para unos y para otros por lo que verdaderamente no van en la misma dirección. Y cada dimensión, cada dirección es también respetable como el que es liberado viviendo. Simplemente ustedes todos no son a la misma edad sino ustedes están totalmente confrontados con un mismo acontecimiento porque se trata de un acontecimiento colectivo. Ninguno podrá escapar del regreso de la Fuente y del regreso de la Libertad porque la Gracia es total. Si ustedes deciden quedarse en esta persistencia del alma, porque es evidente para ustedes y será cada vez más evidente, no hay nada, a sentir, ni a confiar todavía menos, queden en esto y dejen laborar María, dejen laborar la catalepsia en el momento en el que llegará.

Usted tampoco tiene que buscar de instantes futuros porque los instantes futuros se agregan en el instante presente, todo se celebra al mismo tiempo, ya lo dijimos: no hay pasado ni presente ni futuro. Entonces los que vivieron la Luz y los que mantienen su alma, por elección de la conciencia misma, posiblemente son llamados a ver más cosas por otra parte que los que no ven nada, de ver las situaciones, de ver y de percibir las diferencias entre el bien y el mal, de ver y de percibir las diferencias entre la Luz y la sombra. Simplemente es su mirada la que va a darle su verdad a vivir, con arreglo a lo que vive su conciencia. Lo que se manifiesta, en este cuerpo como por fuera de usted, en sus circunstancias de vida como en el Amor que usted manifiesta, es cada vez más evidente. No hay nada que hay que evitar, no hay nada que hay que esperar, hay solo que asumir. Esto se llama la Autonomía y la Libertad pero también la responsabilidad. No se juzgue, no juzgue a nadie, simplemente esté conforme con lo que está para la conciencia de cada uno, para el Amor de cada uno, por su capacidad más o menos grande y resultante del Amor de la existencia del alma o de la existencia de velos todavía no disueltos.

Ser presente, es sobre todo ser lúcido, no es siempre hacer o actuar, es ante todo y por encima de todo vivir la Luz, aunque haya unas dificultades para esta Luz, de expresarse en ciertos escondrijos de sus relaciones o de sus personalidades presentes, se lo recuerdo hasta el fin, no pasa nada porque la Luz está presente y necesariamente se colocará, aunque en aquel momento usted tenga esfuerzo de poner el Amor delante y aunque la situación, que es en frente a usted puso el Amor detrás. No hay nada que hay que enderezar, no hay nada que hay que reequilibrar por usted mismo(a) porque es la Luz que se encarga de eso, en el momento en que usted se libera, no de la vida sino de esta dualidad o de esta problemática. Así pues usted lo comprueba en definitiva, hay sólo dos posibilidades: en una época habíamos dicho el Amor o el miedo, hoy simplemente le decimos la libertad del Amor para el conjunto, o la privación del Amor para algunas o para ciertas zonas de usted. Esto no quiere decir que esto es negro, esto no quiere decir que esto es bien o mal sino que esto forma parte de particiones que hay que jugar, esto forma parte de actos y escenas de teatro que no han sido terminadas y que el alma necesita terminar, cualquiera que sea el tiempo colectivo que está allí. Es así pues, cuando le decíamos que cada cosa estaba en su sitio justo y esto también sigue un plan perfectamente orquestado por la Inteligencia de la Luz, por la Transparencia de la Luz y por la desaparición total de toda sombra en el seno de esta Tierra que vive, de este momento hasta su Ascensión. La Ascensión de La Tierra, la Ascensión individual, ya comenzó; la Ascensión colectiva también, desde ayer…

Este lapso de tiempo que queda hasta la aparición de la Estrella es el tiempo que debe ser aprovechado para cultivar la Paz. Esto no quiere decir liberarse de lo que la vida le dio a hacer, pero hacerlo justamente siendo separado, no siendo implicado, simplemente siendo sólo alguien que juegua sobre la escena de un teatro un papel, pero que no es ni este papel ni esta función. Así pues usted llegará a la Libertad y a la Liberación sin ninguna dificultad en el momento en que usted deja las dificultades resolverse, no solas sino por la Inteligencia del Cristo y de la Luz. Cuando el Cristo le decía: "Ustedes serán dos reunidos en mi Nombre", hasta con opiniones y posicionamientos diferentes, ejemplo un hermano que persiguió el alma y cuya alma quedará, y otro hermano cuya alma no existe más del todo, el Espíritu se manifiesta totalmente para esta alma que no es más un alma sino que es justo una persona vuelta a ser totalmente simple, sin pasado, sin futuro, simplemente que se instala cada vez más dentro de un momento presente, y que será vista por el otro lado como una negación de la Vida; por supuesto ver la nada por aquien cuya alma resiste o cuya necesidad de manifestación del alma se asegura por la necesidad de conciencia en el seno de un mismo sistema carbonado, esto se resolverá por la Presencia del Cristo entre ustedes dos.

Pues no hay, en un sentido ni en el otro, ni en un caso como en el otro, lo que quiera tratarse, lo que quiera resolver, de querer interferir con la acción de la Luz. Por supuesto, no es la misma cosa si al curso, tanto de la disolución como de la vuelta del alma a su existencia, hay unas manifestaciones corporales que necesitan una ayuda. En aquel momento usted tiene a su disposición todas las técnicas que usted ya utilizaba antes y que permanecen válidas. Simplemente su posicionamiento, su ligereza tampoco serán los mismos: en un caso, hay implicación en la emoción, implicación en el mental, en otro caso no hay más mental, más emoción, o entonces hay una visión clara desde el momento en que el mental o la emoción se pone en ejecución, realmente creando la percepción que esta emoción y mental no le son o no le pertenecen.

Igual para el cuerpo. Usted no dejó el cuerpo; le recuerdo que el cuerpo físico, más allá de sus cuerpos sutiles, está en cierto modo siendo absorbido, siendo metabolizado y siendo disuelto por el cuerpo de Divinidad, por la Inteligencia de la Luz, por la presencia del Cristo y de Uriel, por la nueva Tri-Unidad. Todo esto se hace sin su intervención, sin sus deseos. No hay más proyecciones posibles, simplemente hay cada vez más la presencia del instante presente, que mismo se basta porque engloba los tres tiempos. Engloba todas las oposiciones, todas contradicciones en la verdad que es mucho más ancha, mucho más Una y que cualifico, como esto fue llamado por el Arcángel Anaël, de la Verdad Absoluta, que no sufre ninguna contradicción, ninguna oposición, ninguna lucha y ninguna esperanza porque todo es incluido allí, todo allí está presente en la misma vibración, la de la Conciencia Unificada a la Fuente, la que atravesó la Fuente para reunir su estado de Eternidad, allí dónde no hay nada más, ni forma, ni conciencia, simplemente es de regreso de este estado que no es el Uno, la manifestación de la Morada de Paz Suprema que basta con cumplir su viaje, desde que usted piensa en eso.

Entonces por supuesto, hay en este mundo un episodio de resolución, o si usted prefiere de confrontación final, donde todo lo que debe expresarse y lo que no se expresó hasta ahora debe salir y volver a salir: el conjunto de las creencias, el conjunto de las convicciones erróneas, el conjunto de los errores, manifestados y traducidos por todas las religiones sin ninguna excepción, son actualizados y descubiertos. Desde luego acabando en lo que ha sido llamado el Apocalipsis en su fase final que es una fase, se lo recuerdo, ante todo de Revelación, aunque provoca la desaparición de lo efímero totalmente. Pero si usted todavía es en el efímero, esto puede inducir por supuesto necesidades de prepararse, necesidades de buscar, necesidades de estabilizar y provocar posiblemente resurgencias de miedos. Pero éstos, aunque usted esté allí en perpetuación del alma, jamás podrán durar mucho tiempo sino ellos serán más presentes por supuesto con relación al que no vive ningún “fin del mundo”, el que no es afectado por ninguna vibración, aunque las viva, ni por su cuerpo de Divinidad.

El que logra quedar, sin quererlo -simplemente porque es su línea de menor resistencia-, a quedar en el centro del Centro, en el corazón del Corazón, en la Morada de Paz Suprema, verá el momento de la Gracia propuesto por María como una Liberación final. Que este cuerpo quede o no, esto no tiene ninguna importancia porque en aquel momento la liberación es total. Cualquiera que sea el devenir de este cuerpo, no le concierne más porque su cuerpo de Divinidad es activo y le permitirá mucho más de lo que permitía este cuerpo físico. Pues no habrá interrupción de la conciencia, ni a quien cuyo Espíritu es revelado totalmente, ni a quien cuya alma persiste en la experiencia de la encarnación carbonada.

Así pues hay un espacio de reconciliación, un espacio de Gracia, un espacio de unificación que corresponde totalmente a la catalepsia, que dará a cada uno la ocasión de verse tal como es y no tal como cree que es. Con relación a esto, no es un juicio en sentido propio, aunque esto se llama el Juicio Final. Esto simplemente quiere decir, en lenguaje que cualificaría espiritual, que el Juicio Final es sólo la puesta en evidencia del que se opone a la Luz y a su disolución en usted como por fuera de usted. Si usted acepta este principio, usted coge fácilmente que todo miedo de este futuro es sólo el miedo manifestado por la persona, por el alma; el Espíritu no conoce el miedo, puede conocer el sufrimiento por supuesto, pero no es alterado de la misma manera que el que queda en el seno del alma.

He aquí los elementos que hay que observar, de manera muy simple, en lo que se celebra y será cada vez más aparente desde ahora en adelante. Así pues, su indicación se pondrá cada vez más con relación al punto de vista de la conciencia pura y no con relación al juego de la personalidad o del alma, aunque ésta existe hasta el momento del paso, hasta el momento de la catalepsia. Así las cosas, a la salida o a la menguante de estos tres días y tres noches (de obscuridad), se volverán mucho más fáciles de vivir porque será lo que tendrá que vivir, para que -seas liberado del alma o todavía sometido al alma, exactamente es la misma cosa-, sea la vuelta a vuestra Eternidad, o la vuelta a una de sus Descendencias estelares, la vuelta a su Origen estelar, o la vuelta a la experiencia carbonada libre, y para algunos la experiencia de los mundos carbonados es completamente efectivo en su valor, aunque no se volvió totalmente. Corresponde a la integración del Sí que podrá entonces manifestarse en el papel y el marco de la liberación completa de un sistema solar, como el Comendador ya le habló de eso, me parece (liberación de otros sistemas solares).

Entonces, le propongo apoyárnos juntos más allá de las palabras y más allá de mi Presencia, y más allá de cada una de sus Presencias con el fin de ponerse en el seno de la Eternidad, con el fin de ponerse en el seno de la Transparencia, en el seno de la Alegría y como lo decía el Arcángel Uriel, del Amor. Por supuesto, sospecho que habrá preguntas con relación a lo que acabo de decir. Usted encontrará las respuestas de mi parte, u otros intervinientes, a los momentos de los interrogatorios, es decir, de lo que constituye hablando con propiedad los partes de la Ascensión de este febrero 2015 (canalizaciones por venir).

Así pues, nos quedamos ahora un instante, un momento fuera del tiempo, en lo que es de toda Eternidad.

Les quiero, les bendigo y soy cada uno de vosotros, y es esto que tiene que vivir en el espacio de su corazón, en el espacio del Silencio. Vamos a comenzar ahora.

 … Silencio …

 Soy Ma Ananda Moyi y le doy mi Paz …

 Por el Amor y en el Amor, quedo en usted como usted queda en mí, en la Eternidad…

 Hasta pronto.

Fuente : Le Collectif de l’UN


¿Cual es la diferencia entre el alma y el espíritu?


Los "Tricotomitas" creen que le ser humano esta compuesto de tres partes: espíritu, alma y cuerpo. Al hacer diferencia entre el alma y el espíritu establecen que el Espíritu es aquella parte del ser humano que tiene la capacidad de comunicarse con Dios sin ninguna intervención de la razón o el entendimiento. Maestros Tricotomitas sostienen la idea de que "el hombre es un espíritu que posee un alma y vive en un cuerpo". De esta manera si el ser humano es tripartito, entonces lo que sucede en el alma puede ser conocido por el espíritu pero no lo opuesto.


martes, 24 de febrero de 2015

Científicos piden investigación urgente de 12 extraños agujeros


La comunidad científica cada vez se encuentra más confundida por lo que sucede en Rusia, pues los agujeros que fueron descubiertos el año pasado se transformaron en lagos y en sus alrededores encontraron una docena de nuevas formaciones que les hace desechar las hipótesis anteriores, por lo que piden una investigación “Urgente”.
De acuerdo con el medio “The Siberian Times”, el respetado científico de Moscú, Vasily Bogoyavlensky, pidió una investigación urgente sobre el hallazgo de más agujeros ya que comienza a temer por la seguridad del área.
Una nueva visita a estos cráteres sorprendió a los científicos, pues estos no solo se hicieron más grandes, sino que se convirtieron en enormes lagos.
Se realizaron exámenes utilizando imágenes satelitales que ayudaron a los expertos a descubrir que el agujero más grande, que también se llenó de agua, se encuentra rodeado de alrededor de 20 mini-cráteres.
Bogoyavlensky, explicó que poseen ubicaciones exactas para sólo cuatro de ellos, y que los otros tres fueron vistos por pastores de renos. “Pero estoy seguro de que hay más cráteres en Yamal, sólo tenemos que buscar para ellos. Supongo que debe haber de 20 a 30 más”, dijo.
El estudio de imágenes de satélite mostraron que cerca del famoso agujero, situado en 30 kilómetros de Bovanenkovo, se encuentran dos agujeros bastante peligrosos por la posible emisión de gases en cualquier momento. 
Añadió que nadie sabe que sucede con los cráteres. “Planificamos una nueva expedición y queremos instalar cuatro estaciones sísmicas en el distrito de Yamal, para que puedan detectar en qué momento se producen los cráteres”.
http://www.soy502.com/articulo/cientificos-piden-investigacion-urgente-hallan-12-agujeros-rusia

lunes, 16 de febrero de 2015

Amigo que Nunca Falla...

CRISTO
18 de febrero de 2015

NR: esta canalización es una previa a las canalizaciones de febrero que serán difundidas a finales de este mes.

Y vengo, siendo amados del Uno e infantes del Amor.

Vendré como un ladrón de noche, en su Templo. El anuncio de mi llegada en su Templo, y mi instalación para vuestra Eternidad, en lo que usted es, ha sido preparado por elementos múltiples, por cosas múltiples.

Quiérase como le quise y como le quiero, amor sin rodeos, sin límite, sin razón, es la más bella de las luces posibles en este mundo que no es su mundo y sin embargo que usted pisa de su pasos. Y para cada uno acabo de demandarle su amistad y nuestro Amor.

Todo está listo, todo es terminado y por fin todo comienza. Vendré en el momento oportuno, no sólo en usted, mis amigos, sino también delante de cada hermano y cada hermana, cualesquiera que sean sus vagabundeos, cualquiera que sea su negativa, a proponer la misma amistad, la de la Verdad, la de la abundancia, la de la Transparencia. No le pido nada, simplemente vengo para esperar, como usted mismo(a) también esperó este día.

El tiempo de la espera no es tiempo vano, es el tiempo que le ha sido otorgado para llevar a cabo nuestra amistad y nuestro Amor. También, por la Gracia de los Arcángeles, por la Gracia de los Antiguos, por la Gracia de las Estrellas y de mi Madre, por la Gracia del conjunto de la Confederación Intergaláctica de los Mundos Libres, el camino es abierto. Los velos son disueltos, desnudando la Esencia del Amor que usted es.

Entonces sí, vendré en cada uno para presentarme, para nombrarme, y si usted lo acepta, nada más valorará delante de nuestra presencia unida, en la verdad del Amor Uno. Ninguno falla ni alguna sombra puede, si usted lo desea, resistir a nuestra amistad. No hay nada más que preparar desde ahora en adelante que mi llegada, no hay nada más que hay que esperar ya que todo ya es allí, en estos tiempos cuando todo se revela, como había descrito mi vuelta al bien amado Juan, el que el primero pudo percibir la totalidad de mi Vuelta, la totalidad de la Verdad y la acción del Supramental, de la Inteligencia de la Luz a este mundo, devolviéndole el hilo conductor de vuestra Eternidad.

Y he aquí pues que vengo, con la espada acerada, con el fin de restituirle lo que usted desea, con el fin de restituirle lo que usted vibra, de acuerdo con el Espíritu o de acuerdo con alma, según la intensidad de nuestra amistad y de nuestro Amor. Vengo para sellar y para desatar al mismo tiempo la Promesa y el Juramento y también para liberar la carne, su carne, con el fin de que la Acción de Gracia sea su diario en el seno de la Eternidad, cuando ninguna noche puede ponerse, donde ningún obstáculo puede levantarse.

Usted, quienquiera que usted sea, a él o ella, quienquiera que usted manifieste, quienquiera que usted espere o tema, mi amistad y mi Amor es el mismo. Una Madre quiere a cada uno de los niños y su Hijo quiere a todos sus hermanos y hermanas del mismo modo, con la misma intensidad, sin noción de retribución, sin noción de recompensa y todavía menos castigo, porque ud. mismo(a) es quien juzgará al aliso de nuestra amistad, al peso de su densidad en la Eternidad, en el momento en el que me instale. En usted, en cada uno de vosotros, se jugará nuestro Encuentro, haciéndoles los Hijos Ardientes del Sol, los Hijos de la Luz, los estandartes de la Luz, estando inmersos e irradiando la Vida, El Uno, el Amor Uno. Bailaremos juntos el Baile de la Eternidad.

Y ya vengo en cada uno de vosotros, personalmente, antes de venir para el conjunto de ustedes, en su totalidad, en su humanidad Una, en su humanidad que ya escogió otros caminos que mi amistad y para la que la misma Gracia será concedida. Cada uno escogerá, diría, en su conciencia o en conciencia, o en su misma negativa, cada uno probará la resonancia del Amor que dió, del Amor que se dió y del Amor que recibió, demostrando así a si mismo(a) y a mí en nuestra Eternidad Una.

Hijos Ardientes del Sol, quema en ustedes la Eternidad. Vengo para ampliar el Corazón Ascensional y para empezar su Resurrección con ustedes, en oración y en Gracia. Mi Madre viene a decírselo, a enunciárselo claramente, a susurrárselo en su alma o en su conciencia, imprimiendo en esta carne el Fuego del Amor, el Fuego del Espíritu y el Fuego de la Verdad. Piense en mí como pienso en usted, muy lejos del marco histórico, todavía más lejos, muy lejos de todo marco religioso. Vengo para cantar en usted el Canto de la Libertad, el Canto de los talleres de la Creación, vengo para asistir a su Resurrección, en el seno de la Alegría perpetua.

No le pido nada más que sólo estar presente, sólo hacer frente y dejarme por fin el sitio que es el de vuestra Eternidad, que es el de nuestro Amor. Vengo justo a pedirle responder a lo que es, o a lo que todavía no es. Vengo a decirle a usted en este día, no tengas miedo, porque ponga el Amor en el centro, ponga por delante el Amor, ponga el Amor para atrás, ponga el Amor a la izquierda, el Amor a la derecha, eso es lo que usted es. Sólo los velos le ocultaron esta verdad esencial sin la cual hasta usted no podría poner sus pies sobre este mundo. A pesar de las ilusiones, a pesar de las mentiras, usted está allí, en vida y de verdad.

Vengo a mostrarle su Vía, su Verdad y su Vida. No le pediré nada más, sólo compartir su amistad conmigo y con todos los de ustedes que reconoceremos, por el corazón y por el Espíritu, alumbrando con sus Lámparas despiertas lo que debe ser, lo que debe disolverse en la Ley de la Gracia. Vengo a vertirle la bendición del Padre. Vengo a usted a restituirle.

Ningún conocimiento, ninguna demanda necesita ser formulada porque lo que veo, y lo que veré, simplemente es la manera en la que amó. Ninguna historia en este mundo tiene valor frente a la Eternidad, ningún papel, ninguna función es elevada más que otra. Los que querrán elevarse sin pasar por nuestra amistad serán bajados, aquellos a los que encontraré en la Transparencia, en la esperanza más noble y en la Transparencia y la sinceridad no tendrán ningún elemento de miedo porque el Amor les colmará. Así es mi amistad, así es nuestra fraternidad que sobrepasa todas las condiciones y todas las circunstancias su mundo.

Vengo a pedírselo: "¿Quiere ser mi amigo, usted quiere ser el Hijo digno del Sol y del Padre, ustedes quieren ser dignos niños de nuestra Madre común, soltando todas las zonas de sombra y todos miedos que pueden manifestarse en usted?”. Usted se agarra en la roca eterna de nuestra filiación común, la que no tiene ningún papel ni algún sitio en el seno de la división porque su sitio único es el de su Libertad y de su Verdad, cualquiera que sea. Hay solo que aceptar y nadie podrá sustraerse de su propia pesada. Con la manera en la que amó, no solamente en este instante o en esta vida, sino en el resultante del conjunto de su pasos llevados en este mundo desde hace muchísimo tiempo, se le endereza en su desnudez, en su sencillez y en su belleza.

Vengo para bailar con usted en el Silencio de la Eternidad. La esperanza, la fe y hasta la creencia que a usted le construyó mi Vuelta, se revelará en la Verdad absoluta. Hasta los de ustedes que no pudieron o no quisieron amar como les quise, a causa de los sufrimientos, a causa de los velos o a causa de las circunstancias particulares, tampoco tienen que temer nada de nuestro encuentro porque en aquel momento también podremos, cualquiera que sea su estado, y si usted lo acepta, edificar juntos instantáneamente el puente de la Gracia hacia vuestra Eternidad porque Yo soy la Vía, la Verdad y la Vida.

Vendré también a pedirle a usted, si esto no es ya hecho, dejar morir lo que no quiere el Amor, en usted como en cada uno, respetando la libertad y la elección del periplo del alma o de la desnudez de la conciencia. Niños de Uno, Niños nacidos del Amor, vengo a llamarles a ser inscritos en el Libro de la Vida Eterna que no conoce ni principio ni fin, donde allí toda vida es celebrada en la más grande de las compasiones y en la más grande de las libertades posibles e imaginables.

En su Templo, como en cada faceta de su conciencia, usted encontrará allí mi Presencia y mi radianza. Soy el consolador, soy el que corta lo que debe ser cortado, libre y de acuerdo con sus elecciones y la resonancia más o menos grande de su verdad con la Verdad del Amor. Los signos de mi Vuelta, de manera visible en este mundo y no solamente en su Templo, serán evidentes para cada uno de vosotros, delante de la realización de signos innumerables transmitidos en las visiones al bien amado Juan. En estos tiempos tan intensos, no le queda más que depositar todas las armas del miedo, depositar todas sus penas a mis pies con el fin de que mi Corazón los absorba.

Soy el consuelo, soy la esperanza y soy sobre todo lo que usted es en Eternidad, el Hijo Ardiente del Sol, entre los que la Paz y la Alegría no conocen ninguna tregua ni alguna sedación. Soy el Templo de la Libertad, el Templo de la Justicia, el Templo de la Equidad, el Templo de la Verdad y mi Templo es su Templo, y mi Corazón es su Corazón.

¿Qué puede temer usted, cuyos miedos representan, en definitiva, sólo el sentimiento de la falta de Amor hacia usted mismo(a) o hacia la Fuente, hacia sus hermanos y hermanas y hacia las heridas de la vida?... Vengo para quitar todo sufrimiento a condición de que usted acepte dármelos, con el fin de que se les devuelva. Necesito sólo un signo de su corazón, necesito sólo su atención, y vendré para responder al conjunto de sus necesidades.

La Luz de la Verdad, la Luz que descubre, llama a la puerta no sólo de su Templo desde hace algunos días, como lo que quedaba para vivir en la última Pascua, su Resurrección al mismo tiempo que mi Resurrección. No me espere en la carne porque si no serás engañado, pero su corazón no puede engañarle, sólo el intelecto puede engañarse. Nos reconocemos y nos reconoceremos al Amor que brilla delante de nosotros, en nuestro corazón y sobre nuestra frente porque tú también, si usted lo desea, ustedes son ungidos del señor, cuya unción puso el bálsamo de la curación, el bálsamo de la Alegría.

Cuando le pido si usted quiere ser mi Amigo, no le pido nada más que sólo dejar las ilusiones, que dejar las creencias, que de dejar lo que es falso, sin compromiso y ser en la humildad. Los tiempos son cumplidos, esto usted lo sabe, y lo que se cumple ahora es sólo Justicia y Libertad. De nuestro encuentro emanará su sitio. Ningún sitio es mejor que otro, ninguno es más elevado que otro, hay solo Amor o no amor y el no amor no es nada, es solo, diría, una forma de enmascaramiento cuya traducción es el miedo pero que no tiene ningún sentido en el seno de la Eternidad. Le recuerdo que usted no podrá llevarse, de manera general, sus miedos, ni sus bienes, ni alguna experiencia en el seno de este mundo porque le quiero desnudo, porque le quiero tal como usted es de verdad y no tal como usted muestra en este mundo lo que se espera de usted.

Soy su verdadera Familia, dónde no hay chantaje ni sufrimiento, ni condicionamiento, ni violencia, porque vengo para cortar eso y vengo en paz, cómo podría ser de otro modo? Los tiempos del miedo son cumplidos, la Gracia le rellena de manera natural de todos los atributos del Amor, de toda la Verdad del Amor. Usted no tiene nada más proyectar, usted no tiene nada más esperar porque esto es ahora. Todo lo que será observado en la superficie de este mundo, como en toda conciencia, es sólo la revelación del Amor. Sólo su forma ilusoria puede ver allí otra cosa, sólo la adhesión a usted mismo(a), de manera incongruente, puede privarle de nuestra amistad. Hace falta para esto que deposites todas tus cargas, hace falta para esto que cada uno de ustedes acojan, con los brazos abiertos, la Verdad de nuestro Padre y de nuestra Madre, se coloque donde se sitúa el Espíritu ardiente, la sed ardiente de sus reencuentros con si mismo(a).

Mi presencia se hará cada vez más sensible, con el mismo título de los que le acompañaron y cuya ronda se establece desde ahora en adelante en integridad en su corazón, y en ninguna otra parte, hasta darle a disolver todo lo que no es la expresión y la manifestación directa del Amor puro, del Amor incondicional y del Amor-verdad. Es imposible, a aquel nivel, ser engañado o equivocarse porque su esperanza en mi Presencia dio fin a las veleidades de la dualidad impuestas por este mundo y por su efímero.

En estos momentos particulares, y en el momento del momento de la Llamada, usted comprenderá y vivirá la Verdad del Amor y la verdad de lo que no es Amor, en el momento de nuestro encuentro y en el momento de nuestra amistad. Recuerde que la principal manifestación del Amor es la Alegría, el Amor mismo se basta, nuestra misma amistad se basta, es la totalidad, es también cada particularidad en este mundo también, y diría, a pesar de todo. Su estado actual, su estado en curso de instalación, sólo le muestra la distancia o la proximidad que existe entre usted y Yo. En esta ausencia de distancia habrá concordancia, habrá éxtasis y habrá encantamiento en las Moradas del Eterno, en las Moradas de sus orígenes, en los espacios múltiples donde no puede existir sombra de sufrimiento ni de resistencia.

Vengo no a pedirle seguirme, vengo pedirle ser lo que usted es, trascendiendo u olvidando todo lo que hace sufrimiento, todo lo que da miedo, todo lo que puede obstruir o molestar nuestra amistad. Nuestra amistad es una seguridad sobre la Verdad. No vengo pues a pedirle seguirme sino ser lo que usted es y recorrer las esferas de la Eternidad, si tal es su estado, si tal es su conciencia. Cada sitio, cada conciencia es respetable, sea que responda favorablemente o desfavorablemente a nuestra amistad. La Alegría de tal intensidad vendrá para poner fin inmediatamente, en caso de que sellemos nuestra amistad, a todo sufrimiento, a todo miedo, y le colmará de la Gracia eterna del Amor y de la Alegría, sin justificación, sin razón, sin explicaciones, trascendiendo las manifestaciones y los obstáculos de lo efímero, haciendo arder y disolver todo lo que no tiene más razón de estar en el seno de nuestra amistad y en el seno de nuestra Libertad.

Entonces, amados por el Uno, les quiero levantados y enteros, con tanta intensidad que puede existir en el corazón de nuestra amistad. Cualquiera que sea su estado de este cuerpo, cualquiera que sea su estado de sufrimiento residual o de miedo, seré la curación y la desaparición de todo lo que puede molestar o disminuir nuestra Verdad Una.

En cada uno de vosotros es la misma llama y la misma intensidad y la misma sed. Vengo a pedirle a usted si quiere vivir en el seno de la Eternidad, allí dónde el Agua de Vida no puede faltar, allí dónde eres hartado a cada instante de su conciencia, allí dónde la Plenitud no puede dejar ninguna deficiencia en la perfección de la conciencia Una y liberada. Vengo a darle a ustedes mismos, porque soy Don, a la altura de lo que ustedes mismos dieron y distribuyeron, no por interés sino por espontaneidad y por la verdad, sin otra implicación que el Don a vuestra propia Eternidad. Me tendrá en la encrucijada de sus elecciones, alumbrándolos con la misma intensidad y la misma comprensión que no tiene que ver de su historia personal, que no tiene que hacer de lo que puede quedarse, resistente a sí mismo. Lo que soy y lo que usted es resuena en la Gracia, resuena en la Libertad. Lo que no es Amor no tiene sitio en el seno del Amor, lo que es Amor será devuelto al Amor.

Amado del Amor, permítame, en el espacio de nuestro silencio, acercarme a nuestra amistad y para algunos de ustedes, leyendo mis palabras o escuchándolas, entonces la complitud se presentará dentro de un momento o en los instantes venideros. Esto les es abierto a partir de hoy.

Así, guardo silencio de mis palabras con el fin de disolver sus palabras, así.

 … Silencio …

Así puedo decir como mi Padre y nuestro Padre lo dijo, la Fuente: "¿mi Amigo, mi Amado, quieres ser? ¿Mi Amigo, mi Aimé, quieres vivirlo o prefieres callar la elección de tu persona y de tu efímero?“ Porque debes escoger, debes decidir, allí es la última Gracia de la Llamada de mi Madre y de mi Llamada, que no es otra que la Llamada de tu corazón a tu reunión y a tu unión, a tu Eternidad. No necesito ninguna palabra ni alguna actitud porque veo lo que cada uno de ustedes es, fue y será, porque veo en cada uno de vosotros mi imitación, o no, o su desaparición, y nada ni nadie podrá equivocarse y ser engañado, porque la Gracia de la Verdad tomará todo el espacio y todo el tiempo, viniendo a despertarle del interior, viniendo a mostrarle, en el seno de esta reconexión, la Verdad que no tiene ni principio ni fin.

 Niños del Uno, bailemos de nuevo el Baile del Silencio en el espacio de la belleza, ahora.

 … Silencio …

Soy la Vía, la Verdad y la Vida y eres la Vida, la Verdad y la Vía porque somos Uno. El sentido de toda separación debe borrarse, ser quemado en la indiferencia y el Fuego del Amor con el fin de que mi demanda de amistad se engalane de todos los adornos del Amor.

En estos instantes que usted vive, dondequiera que usted esté en la superficie de este mundo, usted tiene que mostrar no a la persona, sino buscar más bien, en cada circunstancia, en cada mirada, y en cada interacción entre ustedes, la mirada del Amor, la mirada del corazón, callar las palabras y pensamientos que nos alejan uno del otro, las donde hay juicio, donde hay desconfianza, donde hay miedo. No dé peso a lo que es ya pesado, conceda todo el peso a la Eternidad.

Yo soy la Vía, la Verdad y la Vida, le ofrezco mis bendiciones, le ofrezco lo que usted es, más allá de todo el resto. Le digo: en el Amor, le digo: en nuestro Amor. Querámonos. Le agradezco por haberme acogido, le agradezco por haberme escuchado, le agradezco por haberme leído y cuento con cada uno de vosotros porque cada uno de ustedes es el Único y el Amor del Uno.

Soy el Cristo y le bendigo en su nombre, en mi nombre y en nombre de mi amistad como en nombre de su amistad, si usted lo quiere, y juntos le digo no recemos sino quedemos en la Luz brillante de la Verdad, ahora y para siempre. Es el tiempo ahora, no de yo retirarme, sino de retirarme en usted, allí dónde se encuentra su belleza, respondiendo a cada solicitud, a cada pensamiento; cada vez que el Amor es puesto delante, estaré allí y usted verá por mis ojos, y usted olerá por mi carne, y usted vivirá en mi Espíritu que es el suyo. Una vez más, le quiero y eres digno de mucho más que esto. En el Amor del Amor y en nuestra amistad, me retiro en usted, manteniéndole.

Esto es mi verbo, inscrito en el fin de las canalizaciones de febrero y responderé, en mi nombre, a las preguntas que tendrá para el fin de estas canalizaciones.

 Y voy que vengo.


 Fuente: Le Collectif de l’UN