martes, 4 de diciembre de 2012

MARÍA - Sean la Luz...


  
1° de diciembre de 2012

SOY MARÍA, Reina de los Cielos y de La Tierra. Niños de Luz, aquí y en otro lugar, doy gracias y soy honrada por este instante que vamos a compartir, en el Corazón del Amor. Agradezco su presencia y su constancia. Doy gracias a su conciencia que supo, de diferentes maneras, a lo largo de estos años y sobre sus vidas, guardar, en usted, la memoria y el rastro de vuestra Eternidad.

Ustedes he aquí pues, llegados, en estos Tiempos (tan íntimos y tan intensos) de lo que tienen que vivir, con el fin de ir a vuestra Eternidad. Así como para muchos de ustedes, puedo desde ahora en adelante decirles: "Estoy con ustedes, hasta el final de los Tiempos ". Estoy con usted y soy en usted, como Madre, sin ninguna connotación o coloración humana. Nuestra filiación (nuestra resonancia al Núcleo Cristalino de La Tierra, que es común de nosotros) no es una filiación que le encerraría en otro lugar sino, bien, la llave de su Libertad. Desde este día, le invito a sumergirse, a sumirse, en el baño de la Felicidad. La alimentación de La Tierra pasa, desde ahora en adelante, por portales diversos de las Estrellas y del Sol. Los mecanismos que pretenden (de todos los modos posibles) restablecer su Integridad, totalmente están, definitivamente, en sitio, en su cuerpo como en conjunto de este sistema solar. La acción de los Elementos se prosigue (y proseguirá) el tiempo que es necesario, durante este mes, con el fin de perfeccionar su Libertad, a fin, justamente, de que usted sea capaz, cada uno y cada una, de ver, realmente, de ser alumbrado, a la luz del día, sobre lo que usted Es, de ser alumbrados sobre otra cosa que lo que es su vida ordinaria, en el seno de este mundo.

Vengo también, en cierto modo, a invitarle, de manera mucho más importante que nuestra cita de este día, a quedarse allí dónde todo es ligero, a instalarse allí dónde todo es alegre, allí dónde nada depende, en nada, de este mundo. Es a esta condición que usted es plenamente vivo, plenamente en vida. Y es la plenitud lo que se instala, en usted, con más o menos  evidencia, más o menos facilidad. Pero usted lo sabe muy bien: cualquiera que sea la intensidad de sus vivencias, cualquiera que sea la intensidad de lo que usted prueba, de lo que usted vive, juntos, hemos edificado todo lo que era necesario para realizar, con un máximo de facilidad (para este mundo, para el conjunto de todas las conciencias de esta Tierra), un mecanismo que permite haber podido vivirlo, efectivamente, para la mayoría de ustedes, sin ser afectados por los reajustes de la Luz o por las resistencias de la Sombra. Las que sean, en ustedes o exteriores a ustedes, ustedes saben muy bien que esto es sólo un punto de vista.

Hoy, La Tierra, que llevó a nosotros todos en este Plano de existencia que ha sido Liberado, vive ahora su liberación. Esta liberación, que pude comparar con un parto, va a venir a presentar para ustedes todos los elementos que son necesarios, para su conciencia, como para La Tierra y como para lo que usted Es, en Eternidad, para realizar esta obra alquímica superior, con sus diferentes etapas, que usted vivió más o menos fácilmente, más o menos en la esperanza, más o menos de acuerdo con su conciencia (y con este cuerpo) que ha sido abrevada a La Fuente. La finalidad de todo lo que ha sido vivido comenzó, ya, a desplegarse, de maneras diversas, para usted. Algunos tuvieron la Revelación de sus Descendencias. Y usted sabe lo que representa esta Revelación: No es un conocimiento como otro, sino que le restituye, a través de los cuatro Pilares del Corazón, y le ayuda a encontrar, en cierto modo, este centro del Centro, este corazón del Corazón, que siempre fue allí. Cualesquiera que sean las etapas que parecen haber subido (o escapado, en cierto modo, de su conciencia), todo esto, hoy, va a dejar sitio, cada vez más, a un sentimiento, muy claro y cada vez más lúcido, de lo que se realiza, allí dónde usted está, en este cuerpo y, hasta, en el seno de su vida, en sus aspectos más ordinarios.

Lo extraordinario viene al encuentro de lo ordinario. Pero lo extraordinario, usted lo sabe, puede ser temible para el que, o no se preparó (a través de lo que le propusimos o por otros modos), o para quien cuyo Corazón no es lo bastante inocente. La llave de este período, como usted lo sabe, es el Abandono, la capacidad de quedar en Paz, la capacidad de vivir, de manera cada vez más segura, para usted, los estados de Beatitud, de Éxtasis o de Samadhi. Usted lo vive, en cierto modo, a través de esta noción de distorsión del tiempo: para usted, el tiempo parece estirarse, para otros, el tiempo parece contraerse. Y, en todo esto, su mismo cuerpo está sometido y reacciona, a este flujo de Luz, a este flujo de Amor. El conjunto de todas sus percepciones (cualesquiera que hubieren sido), hoy, tiende, diría, a resolverse esta especie de vacuidad donde todo está lleno, donde todo es perfeccionado, donde todas las preguntas que podrían presentarse, todavía, le parecen, ahora, superfluas. La Luz le guía: le abreva y le conduce a su Ser Supremo, sin dificultad. Las únicas dificultades, como usted lo sabe, son representadas, hoy, sólo por las últimas resistencias: qué esto sea de lo que es denominado la Sombra, de lo que es atado a las costumbres o de lo que también es atado a todas las ignorancias de la Verdad Suprema.

El tiempo de mi Llamada vino, aunque, de manera personal, muchos de ustedes me recibieron o recibieron la Llamada de una de mis Hermanas Estrellas, o de uno de los Antiguos o, todavía, del Arcángel. Hoy, ustedes son invitados, en cierto modo, a esta Fiesta. No es más una Boda, porque una Boda es un momento. Y aquella Fiesta no es llamada a durar un momento sino, bien, a instalarse definitivamente, poniendo fin a todo lo que fue separado, a todo lo que podía ser zona de sufrimiento o de dolor, aunque ciertas apariencias del mundo, vistas con la mirada acostumbrada, les hacen no fiarse a veces de este momento de Fiesta. Pero este momento de Fiesta es inscrito desde todo tiempo. Simplemente, lo habíamos dicho, las circunstancias precisas, para llegar a esta Fiesta, serían profundamente diferentes según la respuesta de la humanidad. Y así como los Arcángeles se lo dijeron (que esto fuera después de las Bodas Celestes o como se lo dijimos regularmente): desde nuestro punto de vista, todo está absolutamente perfeccionado. Hasta si le parece que, en su vida, que en el lugar donde usted vive, existen unas cosas más apremiantes para usted, es, simplemente, que la limitación no cambió, sino que su visión y su capacidad de percibir ampliamente se intensificó y se desarrolló. Lo que usted percibe, hoy, trata de le recordárselo: objetivamente, usted podrá sólo comprobar que las cosas progresaron, para presentársele de manera muy diferente. La gran novedad, para la mayoría de entre ustedes (y, esperamos, cada vez sean más numerosos, ahora, cada día), es darse cuenta de la Verdad. No de la verdad de la historia que, como usted lo sabe, siempre ha sido escrita por los que estaban a la cabeza de algo (de una institución o de un grupo de personas). Jamás, ninguna historia, cualquiera que sea, reemplazará la vivencia de su experiencia. Y todo a lo que han sido conducidos por la Luz y, también, por su Corazón, esto fue, poco a poco, o brutalmente, a darle cuenta, por usted mismo, de lo que es la conciencia en sus aspectos limitados y en sus aspectos ilimitados. De darse cuenta que, cualquiera que sea lo que usted tiene que vivir, en su historia personal, jamás será más que una historia personal que es siempre tributaria de circunstancias, un cierto número de marcos y límites, propios de este mundo.

La Humildad, es reunir su Humanidad, es reunir este aspecto de sal de La Tierra o de la carne de La Tierra. Porque ustedes son, muy precisamente, los que son inscritos entre el Cielo y La Tierra y los que posiblemente perdieron, para un número de ustedes, esta noción de religación a la Eternidad, que viene para trascender todas las historias, personales como colectivas. Ustedes viven, pues, y ustedes experimentan, además, otra temporalidad: Encuentros (llamados de varios modos) con otros Planos, otras Dimensiones, que les eran inaccesibles, hasta ahora. Todos estos son, si ustedes lo ven con objetividad, elementos de prueba, -no podemos informales más, al cambio que está en proceso. Pero este cambio no es un cambio simple como se produce en toda historia de este mundo. Es mucho más que un cambio de ciclo, que un cambio de era, que un cambio de estado de la conciencia. La Vuelta en la multidimensionalidad, aquí hasta sobre esta Tierra, le permite hacerse su propia opinión y vivir su propia verdad. Si usted acepta dejar la Luz laborar (como laborará cada vez más poderosamente en usted), usted puede sólo comprobar que, entre la Luz y ustedes, hay sólo un espacio de la ilusión de las creencias en este mundo y en su verdad, y que a más usted acoge la Luz y más usted se Abandona a ella, más ésta le revela y le descubre, de modo cada vez más justo. “Reconoceremos siempre el árbol por sus frutos" y estos frutos, por supuesto, no son manifestables y manifestados, únicamente, por cosas que tienen que adquirir o desarrollar (que esto sea en la materia o en la conciencia) sino, mucho más, por esta noción de filiación. Porque esta filiación simplemente no es, ahora, una memoria vaga sino, bien lo esperamos, la realidad de vuestra vivencia, cada vez más frecuente y diaria. Aunque algunas de las oscilaciones entre la Eternidad y el efímero, el ilusorio y lo Absoluto, le parecen a veces agotadoras.

Si usted está allí, aquí o en otro lugar, al leer o escuchar lo que digo, usted se da cuenta de lo que se produce en usted, de lo que se celebra sobre su campo de experiencia. Entonces, como esto había sido dicho, he aquí hace numerosos años, por el Comendador (ndr: OMRAAM MIKAËL AVAÏNHOV): por supuesto, sabemos pertinentemente, de ahí dónde estamos, que había unos vencimientos astronómicos. Pero jamás conciba este vencimiento astronómico como un momento señalando con una piedra blanca o roja, significando un antes y un después, porque el “antes y después de” no pueden edificarse según su linealidad, en el espacio de un trinquete, aunque, en el momento en el que esto sobrevendrá, esto se hará como eso: un trinquete. Había, por supuesto, un cierto número de resistencias, un cierto número de creencias, un cierto número de elementos, tanto en su cuerpo como en lo que rodea a La Tierra al nivel de su control (es decir el sistema de control del mental humano o aún: los  egrégores), que marcaban la imposibilidad de encontrar, totalmente, la Libertad. Algunos de ustedes la encontraron. Algunos de ustedes están en trance de vivirlo. Todo esto nos regocijó, porque pudimos comprobar, en nuestros diferentes encuentros con usted (que esto sea mis Hermanas o yo misma, o los Antiguos y los Arcángeles) que cada uno aportó su piedra para permitirle encontrarse y encontrarle, por fin, tal como usted Es, en la Eternidad.

 Somos, tan perfectamente conscientes (en todo caso para las y los de nosotros que conocieron la carne de esta Tierra) que existen tales pesos, en el seno de la densidad donde usted está, que ciertos obstáculos podían parecer, todavía hace algunos años, difícilmente superables. Pero le invito a mirar objetivamente: mire lo que usted era, lo que usted creía que usted era, hace algunos años, y vea, hoy, lo que usted es. No hablo, por supuesto, de circunstancias, de su vida, sino directamente me dirijo a su Corazón y a su conciencia. A más usted va a concientizar esto, más usted va a aceptar soltar las últimas costumbres, los últimos miedos, las últimas dudas, como las últimas resistencias colectivas. Usted sabe que, detrás de todo esto, hay esta Morada de Paz Suprema. Y sabemos que ustedes son cada vez más numerosos para experimentarlo, para establecerse allí, para quedarse allí.

Así como se lo dije, en el momento de mi última intervención, el tiempo de mi Llamada es muy próximo. El Canal Mariano colectivo creado y constituido es operacional. Somos próximos a usted. Hasta somos, para muchos, descubiertos, dentro de usted. Entonces, este momento es un momento de Fiesta pero de una Fiesta que jamás se para. Porque tanto, en este mundo, usted tiene la costumbre de oscilar entre un estado y otro, una experiencia y otra, alegrías y penas, tanto, en vuestra Eternidad, ninguna de estas alternaciones puede existir, ninguna fluctuación puede aparecer. Entonces, por supuesto, para lo que queda su persona, insertada en su historia o en la historia de este mundo, esto puede parecer, todavía, un tanto lejos, tan hipotético... Pero usted sabe muy bien, por su experiencias, por su vivencia, por los testimonios diversos que usted puede comunicarse, que todas estas etapas (que atravesamos y que usted atravesó) fueron marchas saludables, pretendiendo acortar y suavizar los elementos más desagradables, hasta para la personalidad.

El Parto y la Liberación se producirán en un momento dado. Pero hubo que construir este momento. Hubo que edificar, poco a poco, reconstruir, diría, su Eternidad. Y usted lo cumplió. Los de ustedes que han sido Llamados, ya, en un momento dado u otro, deben instalarse, cada vez más, en esta reminiscencia y, mucho más que esto, en esta Paz, en esta Felicidad que le es prometida, porque es a suyo debido. No como algo que hay que adquirir: es lo que usted Era de antes. Y hablo "de antes" como de la experiencia de esta encarnación, como de toda encarnación sobre este mundo. Qué esto sea sus Descendencias Estelares, qué esto sea la acción de los Elementos, qué esto sea las diferentes percepciones presentes en su cuerpo, ustedes todos tienen, en un grado u otro, acercado, o vivido, la Verdad Absoluta del Amor y de la Luz que usted Es.

Desde ahora en adelante, las circunstancias previas son totalmente reunidas. Usted, como nosotros, como La Tierra, que dijimos "sí", esperamos, ahora, sin impaciencia, en esta Paz, el momento cuando el umbral de Luz se hará tal como el trinquete, que se producirá de manera colectiva. Recuérdese, durante este período (antes de mi Llamada, o justo después de mi Llamada, antes de este momento famoso, preciso y localizable), lo que usted Es, lo que usted vive, que esto sea a veces, o de manera más constante. No hay nada más que hay que contemplar, ni que hay que preparar. Desde ahora en adelante, hasta diría que no había nada más que preparar, que no hay nada que pedir, nada que esperar, que hay justo a vivir, del modo más humilde posible, lo que se celebra ahora. De su Humildad y de su Sencillez emanará, realmente, el apoyo que usted aportará a la Luz, para su obra. Recuerde que hasta este trinquete, hasta este instante (que no es, lo recuerdo, necesariamente, asimilado y superponible con los vencimientos astronómicos), todo esto se celebra al mismo tiempo. Aunque, para nosotros, todo es cumplido, sabemos, por supuesto, que, desde su punto de vista, puede parecer de quedar algo por cumplir, por supuesto, para lo que usted llama la Ascensión (y lo que llamamos, con usted, el Traslado). Pero lo que tiene que cumplirse no necesita, de su parte, otra cosa que esta Humildad, esta Benevolencia, y esta noción de dejar laborar lo que labora.

Así, desde este día y hasta, diría, este vencimiento astronómico (21 de diciembre), estaremos, dos de mis Hermanas y yo misma, en lo más próximo de usted, de manera privilegiada pero no exclusiva. Así, mi Hermana GEMMA (ndr: GEMMA GALGANI) y mi Hermana MA (ndr: MA ANANDA MOYI) y yo misma, estaremos presentes, más que nunca, con evidencia, durante sus Alineaciones, para otros, durante vuestras noches y también, diría, como una especie de recuerdo, antes del trinquete del que hablaba, el que es de manifestársele. Sé que hay, entre ustedes, aquí como en otro lugar, los que me oyen y con los que intercambio. Entonces, por supuesto, esto puede parecer sorprendente, porque usted siempre tiende a considerar que sentir nuestras Presencias en las Comuniones o de sentir nuestra Presencia, en usted, le es a veces difícil de encontrar un significado otro que el contacto o de cambiar de otro modo que por la Comunión misma.

Hoy, algunos de ustedes se elevaron tanto, vibratoriamente y en conciencia, que no es para nosotros ninguna dificultad, realmente, hablarles de cosas diversas que son ajenas a usted. Pero recuerde que en un momento dado me expresaré, colectivamente, en el mismo momento. Este momento, usted no puede conocerlo, aunque si ya actualizado en otros espacios / tiempo, en otras Dimensiones, y queda justo, en cierto modo, que este Despliegue del Corazón Ascensional se realice en el conjunto colectivo de La Tierra. Porque es en aquel momento cuando nuestros Hermanos y Hermanas y de mis Niños que duermen, recordarán, por el impulso final de la Luz, lo que Fueron y lo que Son, de toda Eternidad. Cualquiera que hubiese sido el paso sobre esta Tierra, cualquiera que sea su duración, cualquiera que sea su intensidad y cualesquiera que sean los marcadores de una evolución, hoy, eres invitado a dejar todo esto… a ser barrido, cada vez más, por nuestra Presencia, por su Presencia y pues, por la Luz misma.

Nuestras citas de las 19 horas se volverán cada vez más perceptibles, por nuestra Presencia Triple y femenina, cerca de usted y en usted. Porque esto es el mejor modo de reequilibrar, diría, definitivamente, la Dualidad masculinidad/feminidad y de permitirle reunir lo que ha sido denominado, por el Arcángel MIKAËL, el Andrógino Primordial. Todos los Encuentros con sus Duplicados, cualesquiera que sean (lo que esto sea con KI-RIS-TI, con MIKAËL, o con nosotros, o con los Antiguos), tuvieron sólo un objetivo: es permitirle estas Fusiones. No solamente con un Duplicado, no solamente con lo que es encarnado sino, verdaderamente, esta Fusión con la Vida, es decir, encontrar esta filiación, esta Libertad de Ser lo que usted quiere, lo que le gusta, dondequiera que usted sea, en alguna forma, en alguna Dimensión, alguna conciencia que sea.

Guarde presente al espíritu, como en estos tiempos tan precisos, pueden manifestarse, todavía (en usted pero, cada vez más, en lo que usted llama el exterior, es decir el mundo), signos que pueden ser considerados como unas catástrofes, desde el punto de vista de la personalidad. Pero ninguna catástrofe concierne a lo que usted Es. Muy al contrario. Y lo que es llamado, de un punto de vista, una catástrofe, es una Liberación, por otra parte. Simplemente no son juegos de palabras o cuestiones de definición sino, mucho más: el mismo estado de su conciencia. Según lo que usted Es, y no según lo que usted pensó, creó o imaginó, o creyó, sino según su intimidad (que es limpio, usted y donde se encuentran todas las intimidades), en la misma religación, en la misma filiación, la que es la de la Libertad, del Amor y de la Luz.

Le propongo algunos instantes de Fusión, en silencio, antes de proseguir, para la segunda parte, de lo que tengo que librarles.

... Distribución del Don de la Gracia...

Voy pues, ahora, a proseguir por algunos elementos que, lo espero, permitan prestarle asistencia en su propio proceso de comprobación de lo que se celebra, en usted. Y recuerde estas frases: sólo lo que es llamado a desaparecer tiene miedo de desaparecer; lo que es Eterno no tiene ninguna razón para ser afectado por lo que sea.

Nuestra triple Radiación de Estrellas (realizada por GEMMA, MA y yo misma), que se hizo ilustre por el Abrigo Azul de la Gracia y el Canal Mariano, va ahora a atravesar un umbral. Este umbral es el umbral de una misma comunicación más directa y más fácil, según sus criterios. De nuestros Encuentros aumentará la Paz. De nuestros Encuentros saldrá el Amor. Le invitamos a sumergirse, completamente, en nuestros contactos. Usted sacará de eso, sin pedir nada, todo lo que es útil y necesario para este tiempo. Para acabar, le recuerdo, también, que en términos del tiempo, el trinquete (el momento del Balanceo de La Tierra, si usted prefiere) corresponderá al momento que no es escogido, por nosotros, ni por ustedes, ni por La Tierra sino, bien, por lo que usted llama LA FUENTE y también por su capacidad de Revelación. La Luz penetra en usted. No penetra solamente más, desde ahora en adelante, por las Estrellas de la cabeza o por el Corazón sino que la Luz puede penetrar en todo espacio de su conciencia y de su cuerpo. Entonces, por supuesto, hay unos reajustes necesarios. Pero su cuerpo es un guía, que se perfecciona, para lo que tiene que vivir, ahora.

Siga lo que le dice su cuerpo y no lo que le dicen sus inclinaciones o su costumbres. Es allí dónde usted mismo (a) debe estar en claridad. ¿Acaso usted mismo (a) realmente es? ¿Acaso acepta ponerse de acuerdo lo que es necesario (y lo que la Luz le pide) para perfeccionar su propio Traslado? Es un momento (durante estos días y estas semanas que preceden a finales de este año) donde usted va a poder, no solamente situarse sino, realmente, establecerse en el Amor y la Luz, o en el mental. En el Amor, o en otra cosa. No habrá más dos sitios posibles. No habrá más una elección entre un sitio y otro sitio. Usted no podrá más ser a caballo sobre dos realidades sino usted mismo (a) comprobará, que una realidad reemplaza la otra, o que la nueva realidad que usted conoce se vuelve todavía más marcada. Esto se le volverá fácilmente perceptible.

Y recuerden, siempre, que nuestras Presencias, a sus lados y en ustedes, son, en cierto modo, la prueba evidente de que ustedes no son separados más, que ustedes no están divididos más, aunque este mundo todavía les parece separado y dividido. Y si ustedes aceptan esta Unificación, esta Unión, que se produce en ustedes, entonces, ustedes verán muy rápido que, realmente y concretamente, las circunstancias del efímero no son de ningún modo sobre la delantera de su vida sino que se alejan de ustedes, naturalmente y espontáneamente, sin rechazar nada, sin apartar nada. Pero es, justamente, lo que fue privado de Luz, en ustedes como sobre este mundo, que desaparece totalmente aunque, en ciertos casos, las apariencias pueden darles más la imagen del que resiste y se opone. Esto tiene sólo poco tiempo de existencia, que es cada vez más limitado y cada vez menos aparente. Pero, para esto, insistimos: Usted debe ser cada vez más libre, sobre todo, de toda creencia, de toda idea preconcebida, de toda proyección. Recuerde que en definitiva, cualquiera que sea lo que le digo sobre el tiempo que se celebra, sobre los vencimientos astronómicos o sobre el trinquete del Traslado, usted ya es aparte de todo esto, en el momento en que no es inscrito más en la personalidad. Por otra parte usted comprobará, cada vez más fácilmente, que cuando es unido de nuevo a su Libertad, usted no es afectado más por alguna historia de este mundo. Cualesquiera sea que el principio o fin de la historia, usted no es más en la historia sino que usted Está en la Vida. La Vida no se acomoda con ninguna historia, con ningún arreglo con el mental o con las memorias (cualesquiera que sean). Redescubrir la Vida y la Libertad, es manifestar la Paz, el Amor, la Luz y la Humildad y, sobre todo, la Sencillez. Porque allí se encuentra, en la Humildad y la Sencillez, diría, la quintaesencia de vuestra Eternidad.

Entonces, sí, usted puede llamarnos, mis Hermanas y yo, de la misma manera que URIEL le acompañó, durante estas semanas. Termina, hoy, su misión. De la misma manera que otros Arcángeles la terminaron, de la misma manera que ciertos viejos interventores (que le dejaron recientemente porque no tienen que expresar nada más), del mismo modo, para usted, es la misma cosa que se celebra. No hay que adquirir la menor creencia. Hay justo a usted, de  establecer en vuestra Eternidad. Todo el resto, absolutamente todo resto, emana de allí. No es más el tiempo de procurar modificar circunstancias. No es más el tiempo de procurar modificar condiciones. Verdaderamente es el tiempo de vivir lo Esencial con el fin de hacerse, usted mismo (a), este Esencial que usted Es.

Así, para ayudarse en esto, mis dos Hermanas y yo misma estaremos con ustedes, cada tarde, a las 19 horas, o cuando usted nos llame. Pero volveré, también, a expresarme, dentro de una semana y dentro de 15 días, entre ustedes, siempre a la misma hora (ndr: el 8 y 15 de diciembre a las 14 horas). Es una cita que les doy, donde habrá, como usted lo verá, cada vez menos palabras, cada vez más Presencia, cada vez más Eternidad, cada vez más Belleza. Porque el conjunto de las palabras, que era posible pronunciar, lo fue. Porque el conjunto de las experiencias de su conciencia, que era posible vivir durante esta fase, les ha sido comunicado. Usted vivió eso, posiblemente, a la totalidad o, posiblemente, de alguna manera parcial. Pero cualesquiera que sean estas fases, hoy, ellas mismas se borran delante de la magnificencia de la Luz y del Amor, en la Vuelta íntegra de KI-RIS-TI.

Entonces, no hay más que buscar signos exteriores, no hay más que buscar fecha. Porque todo esto, cuando usted vuelve a su Eternidad, usted lo sabe, no tiene ninguna especie de importancia. Lo que usted Es no es tributario más de este mundo, aunque usted todavía está sobre este mundo. La Verdadera Libertad y la Verdadera Liberación están allí. No está en otro lugar. Darse cuenta de esto, es darse cuenta y vivir su Eternidad. Es vivir este indecible sobre el que nada puede ser dicho. Es, sobre todo, depositar las armas de toda resistencia y de toda veleidad de confrontación, hasta entre su propio sonido efímero y su propio Eterno, en usted. Estos mecanismos diversos que usted vivió y lo que fue llamado, todavía hace una semana, esta superposición, esta yuxtaposición (ndr: Ver sobre este tema la intervención de ANAËL del 24 de noviembre de 2012), hacen, a veces, una especie de sobreimpresión donde dos realidades se agregan, donde dos cosas (que, hasta ahora, eran desconocidas una de la otra) se encuentran. Son, efectivamente, Reencuentros. Y como todo Reencuentro, es siempre una Fiesta. Excepto que aquí, no es una Fiesta que es limitada en el momento o un instante, sino que, cada día, va a aparecer en usted como Eterna, perpetua y de una gran Gracia.

Si esto no es ya hecho, usted descubre que la Luz, el Amor, son la Verdad única, presente e inscrita en todo tiempo, en toda Dimensión, hasta aquí, dónde usted está. No como una colecta o algo exterior pero, sino como la naturaleza - hasta de lo que usted Es y de lo que Somos-. Entonces, le invitamos, más que nunca en todos estos años, a quedarse verdaderamente lo más Simple posible. Observe, si usted lo desea, la acción de la Luz y del Amor, en usted. Observe lo que parece cambiar en su entorno, como en usted. Una de mis Hermanas le previno: desde ahora en adelante, la Luz es tal como su alimento, en todos los sentidos del término (ndr: ver la intervención de HILDEGARDE DE BINGEN del 3 de octubre de 2012). Y todo lo que le alimentaba antes (que esto sea en los intercambios fraternales, que esto sea en una relación armoniosa con otro Hermano o Hermana, cualquiera que sea su papel en su vida) aparece en usted como suficiente pero, también, como elementos que eran unos paliativos, en cierto modo. Hoy, usted se descubre entero y curado. Aunque esto tiene, para usted, todavía, el dejo de un sueño, porque aunque esto todavía está establecido, para usted, de manera fija y definitiva, usted no puede ignorar estos dos componentes. Usted no puede ignorar lo que se juega, en usted, de manera cada vez más tangible, como lo que se juega sobre este mundo.

La Fusión de los Elementos, que se realiza al nivel del Éter y al punto ER de su cabeza y de su Corazón, es un momento de gran regocijo. Es el momento cuando todo lo que le es conocido desaparece (que esto sea el cuerpo, que esto sea el sentido de una identidad, que esto sea, hasta una Vibración que puede volverse extremadamente intensa), pareciendo llevarse el cuerpo en otro lugar. En un momento dado, detrás de todo esto, hay una Paz. Y esta Paz no es, simplemente, una oposición a la guerra sino, realmente, la Verdadera Paz, la que coincide con la Eternidad y la que es la manifestación, aquí, para usted, de la Eternidad. Encontrar la sede de la conciencia, de La Fuente, en el corazón del Corazón, es pasar de un estado a otro, sin dificultad y sin aprensión. Es no más, verdaderamente, hacer distinción entre lo que es conocido y desconocido, porque el desconocido se le reveló, más o menos poderosamente, más o menos íntegramente pero, no obstante, con bastante evidencia para hacerle contemplar lo que se celebra ahora. De su constancia en la Paz, de su constancia en la Humildad, emanará, directamente, la facilidad con la cual la Luz establecerá su Reinado Eterno.

Sean, tan conscientes, y lo repito hoy, de que ustedes no tienen que convencer a quienquiera que sea. Sólo su Presencia (no a través de palabras sino a través de la calidad de Transparencia que les habita) será en condiciones de alumbrar, realmente, no el mental sino el Corazón de los seres que se les acercan. El Amor es evidencia. El Amor jamás será una expresión o un punto de vista. Esta evidencia, ella misma se establece. Diría que no necesita nada, desde ahora en adelante, de su efímero, contrariamente a cuando, durante estos años, insistimos en su conciencia, en las Lámparas del cuerpo, en las Cruces de la cabeza y tantos elementos que les permitieron refinar, en cierto modo, sus conciencias, en su capacidad de descubrir el Amor, que usted mismo es.

Todo esto, ahora, es sobrepasado porque eres sumergido, cada vez más, en la Luz. Eres sumergido, cada vez más, en esta Paz. Entonces, por supuesto, hay Hermanos innumerables y Hermanas que no viven esta Paz. Que viven el miedo, la cólera, la negativa. Que se niegan a ver la Verdad de la conciencia. Y usted no puede allí hacer nada. Simplemente ser cada vez más humilde y cada vez más Transparente, con el fin de que lo que emana de usted se pase sin palabras, se pase sin actitud, se pase sin mirada. Y lo que emana de usted sea el único signo y la única evidencia importante, para el conjunto de la humanidad.

Desde esta tarde, a las 19 horas, estableceremos nuestra Presencia, en usted, hasta el momento cuando esta Presencia hará su vuelta, para usted, común y acostumbrada. No para hacerlo una costumbre sino para hacerlo, justamente, una permanencia que no se apaga más. Cuando usted comience a vivir esto, durante estos días que fluyen hasta finales de este año terrestre, usted sabe que (y usted sabrá), que usted se acerca a este “trinquete”. Recuerde que los Sonidos del Cielo y de La Tierra (que han sido oídos, en todo lugar de La Tierra, de manera discontinua) serán continuos poco tiempo antes de mi Llamada. No hay mejor modo de desaparecer que de aparecer en la Luz. Allí es el fin de este trinquete, de este momento que ha sido aprehendido de tantos modos diferentes, desde los profetas (del Antiguo como del Nuevo Testamento) o todavía Escrituras Védicas o coránicas. Todo esto había sido coloreado por la historia del momento, por las personalidades del momento. Y, por supuesto, estas circunstancias cambiaron gracias a la Luz. Cuando estos signos se refuercen, en usted, cuando usted desaparezca, cada vez más, a su costumbre de vida en el seno de una personalidad, cuando no exista más que una Luz y que usted esté siempre allí, independientemente de este cuerpo, independientemente de esta forma e independientemente de su persona, usted sabrá, entonces, que usted es en la Eternidad y que el momento es muy próximo para que la Eternidad se establezca sobre La Tierra, en su Nueva Dimensión de vida.

Cuando los Sonidos del Cielo y de La Tierra sean permanentes (y sé que usted lo vive, individualmente, por el fortalecimiento del que es llamado el canto del alma o del Espíritu, en usted), cuando esto sea audible por todos y por todas partes, entonces usted sabrá que pocos días después (3 días después) intervendré. Y que 3 días después de mi intervención, se realizará este mecanismo de la desaparición y de la aparición, con la más grande de las facilidades. Porque este proceso, una vez más, es totalmente natural para la Luz y totalmente opuesto al mantenimiento de lo que es efímero.

Hoy, pues, eres llamado, por nuestra Presencia y su Presencia, a establecerte, de manera cada vez más permanente y evidente, en lo que surge. Y alejarte, sin buscarlo, de todo lo que desaparece. Y usted se dará cuenta de que nada apareció y nada desapareció. Solo resta lo que usted siempre fue. Aunque, por el momento, son esto sólo expresiones simples, aunque su Corazón Vibra a lo que digo, lo importante no es decir "sí" o "no", creer en eso o no creer en eso sino, bien, vivirlo, usted mismo, en su intimidad. Es esto lo que está llegando, a partir de hoy.

Escogemos, por supuesto, los momentos que son, para cada uno de vosotros, los más fáciles: aparte de las Alineaciones, cuando usted está sólo, escogemos los momentos cuando la permeabilidad de su forma está más segura, para usted como para nosotros. La mayoría de las veces, en el momento del adormecimiento o en el momento del despertar, en sus meditaciones o en vuestras noches. A menudo usted observará que sus sueños son interrumpidos y usted comprobará, entonces, que lo que usted llamaba hasta entonces un sueño, no es uno tal. Y que este sueño no es más tangible que su vida. No hablo, por supuesto, de sueños que tienen relación con su diario sino sueños que pueden hacerle vivir tanto la Luz como la Vibración o todavía, encuentros místicos. Con aquel modo, percibiréis (o usted percibirá cada vez más) que la misma definición de la realidad no tiene más sentido para usted y no hace más sentido. Lo que fue llamado la realidad, la materia, lo concreto, se espiritualiza, desaparece de un plano de manifestación para entrar sobre otro plano de manifestación. Guarde presente al espíritu que lo que la oruga llama "la muerte " o “la catástrofe ", la mariposa lo llama "Nacimiento" o "Liberación". Y esto no tiene que ser una creencia. Esto no tiene que ser una ideología sino, bien, su vivencia, su intimidad. Usted tiene, desde ahora en adelante, todo en usted, y con usted, para llevar a cabo lo que llega. Tampoco solo para usted (o para algunos de ustedes) sino bien, para la totalidad de la humanidad. Usted no debe concebir inquietud, ni miedo, ni impaciencia, ni alguna proyección. Simplemente, sepa que no sólo todo es cumplido sino que hay, en usted, ahora, todas estructuras, todas las funciones y todas percepciones útiles, para presentarse a este Balanceo.

La Puerta Estrecha (para un número cada vez más grande de Hermanos y Hermanas encarnados) es realizada o a realizarse. Hasta si puede existir, todavía, en usted, resistencias, no conceda allí peso alguno. Quede Humilde y simple. Porque, ¿cómo podría pretender usted que la Luz es no dejar Todo y Ser Todo? ¿Que quiere mantener? Ha usted de ver. Pero, más que nunca, esto emanará de su propia capacidad de vivir esta intimidad, o no. Le invito, de nuevo, más allá de cada tarde, a establecer un proceso de Fusión en el corazón del Corazón, cada sábado, por los dos sábados que vienen, a la misma hora. Es un momento cuando, no sólo Comulgaremos, sino que Fusionaremos, en la Libertad y en la Verdad.

Cuando, cada vez más, entre ustedes, sobre esta Tierra, viven transformaciones importantes (transformaciones Interiores, ante todo) las que les conciernen tanto a este cuerpo de carne como a su conciencia, esto es el testigo indiscutible de lo que se celebra, para usted y en usted, pero también para La Tierra. No hablaré más de signos de La Tierra atados a los Elementos porque éstos parecerán en usted, cada día, cada vez más evidentes. Sólo los (de entre ustedes, entre el conjunto de los Hermanos y Hermanas de La Tierra, encarnados) que estarán en la negativa, no podrán ni hasta aceptar, ni hasta creer, a lo que es visto, percibido o experimentado. Recuerden, allí también, que esto no tiene ninguna especie de importancia porque, hasta un cierto umbral, la inmersión en la Luz puede ser negada o rodeada pero en un momento dado, la intensidad, la difusión de la Luz Vibral es tal que ustedes no podrán más sustraerse sino, simplemente, encontrar su Eternidad, aunque, después, su elección sea diferente, porque ustedes son Libres. Y es, justamente, la Libertad encontrada que les permitirá Ser Libres, persiguiendo la experiencia de la conciencia o el estado Absoluto.

Estos tiempos son el tiempo del Amor Infinito, del Amor poderoso (según sus criterios), de un Amor Vibrante y total, que no se embaraza a ningún compromiso. Porque el Amor jamás será un compromiso, ni hasta de la Luz. Amor y Luz son unas evidencias que han sido sustraídas de usted. No volveré sobre estos datos históricos sino quiero, sobre todo, aplicarme a su instante presente. Este instante presente, que se celebra durante este mes, y que necesita de estar todavía más en la escucha, no de lo que le sugiere su personalidad, sino de lo que le dice la Luz, misma, en cuanto a sus costumbres, en cuanto a sus comportamientos, en cuanto al conjunto de lo que constituye su vida. Porque la Luz no solo viene a invitarle a ciertas cosas: viene para establecerse, totalmente. Y nada puede ser cumplido en media medida, con Ella.
Comencemos, si usted lo quiere, después de esta segunda parte de mi exposición, a inaugurar este día por otro momento de intimidad, de Corazón a Corazón. Hagamos esto.

... Distribución del Don de la Gracia...

De nuevo, doy gracias por su Presencia y por su Luz. Si usted tiene preguntas específicas que conciernen, de manera exclusiva, a mi intervención de este día, entonces, les escucho antes de retirarme.

Pregunta: ¿es posible que el Canal Mariano se apresure algunos días, y luego se desactive?

Bien Amado, como esto ha sido expresado, otras veces: la desaparición de los procesos Vibratorios puede hacerse con intermitencia y, hasta, de manera definitiva. El apogeo de la Vibración, lo que le ha sido descrito por dos Antiguos como la Vibración celular o la Luz celular (ndr: ver la intervención de UN AMIGO del 2 de noviembre de 2012 y de SRI AUROBINDO del 1° de diciembre de 2012), en un momento dado (del mismo hecho de la sobreimpresión, de la yuxtaposición de las diferentes conciencias), produce una aclimatación. En aquel momento, la Vibración no tiene que haber sido percibida más sobre este cuerpo. Se hizo la Luz, totalmente. Y en la instalación de esto hay, efectivamente, unos momentos cuando la percepción (que esto sea del Canal Mariano, del Fuego del Corazón o, todavía, de uno de los Triángulos Elementales de la cabeza o, todavía, de la Onda de Vida, si usted lo vive) puede desaparecer totalmente pero, también, aún reaparecer (mientras el trinquete, el Balanceo, no se efectuó), en aquel cuerpo, y ser percibida de nuevo. No hay que alarmarse (ni inquietarse) por la desaparición de una Vibración. Pero dígase bien que si apareció, y si desaparece, esto no desapareció de lo que usted Es. Simplemente, lo que esto sea en la Presencia Infinita o, todavía, cuando usted sale de la conciencia misma, no tiene más que lo que sea o percibido, si no es la Beatitud de la Luz. Todavía le es, ciertamente, difícil de concebir esto. Entonces, por supuesto, los que no viven estos aspectos de la conciencia tendrán el juego de decir que la Vibración no es nada y no sirve para nada, que la conciencia es lo que es, independientemente de toda circunstancia. El paso por la Vibración fue el medio, el más directo, de hacerle acceder a lo que usted Es. Entonces si, en ti, la Vibración, cualquiera que sea, la percepción, desaparece, no sólo no te alarmes sino que acepta, también, esto. Porque es allí dónde se encuentra la Paz. En Shantinilaya, no hay más Vibración, si el previo puede ser, por ejemplo, la Onda de Vida o la percepción del Abrigo Azul de la Gracia. Pero el previo no es lo que está establecido, en definitiva. Esto puede ser una circunstancia previa. Esto puede ser una etapa. Pero, como lo dijimos, en el momento en que el interventor que le habló mucho durante este año (ndr: BIDI) vino: Etapas previas eran, posiblemente, unas etapas indispensables para muchos de ustedes, con el fin de dirigirse hacia la Conciencia Pura, la que, a causa de esta realianza a lo Absoluto que usted es, no necesita más manifestarse por esta especie de interfaz, atado a la superposición (o a la yuxtaposición o a la sobreimpresión) de conciencias. Así, cuando Eres Amor, lo Eres. No necesitas más percibir, incluso, la Vibración del chakra del Corazón. Porque quien percibía era, por supuesto, la personalidad, que se transformaba. Pero en el momento en que la personalidad es disuelta, en el momento en que lo que es efímero comienza a desaparecer, y donde Tú comienzas a aparecer (o, en todo caso, tienes el sentimiento de aparecer), pues bien, no hay más razón válida para que una Vibración esté presente. Cuando te haces la Luz, Eres la Luz. No hay más impacto de la Luz al nivel de la densidad. La espiritualización de la materia (la Ascensión, la Transubstanciación, el Traslado o el trinquete) exactamente corresponde a esto. Pues, no te alarmes de lo que puede sobrevenir, sobre todo en esta fase, última, del Tiempo.

Recuerda que no es aquello en lo que piensas que crea lo que Eres. Es lo que Eres quién creó aquello en lo que piensas y quién se alejó de eso. Tanto pues, la Vibración fue atada a la conciencia, pero de su punto de vista: la de la personalidad. Poco a poco, elevando la conciencia y las Vibraciones, usted vivió, por experiencia, el Sí, incluso la Presencia Infinita. La Onda de Vida entonces se lanzó, transfiguró lo que quedaba de afectos, atados, hasta a la estructura y a las costumbres de este mundo. Y algunos de ustedes descubren ahora (o ya después de más tiempo, o lo descubrirán pronto) que más allá de la misma Vibración de la conciencia, hay, efectivamente, la conciencia. Es decir que usted Está allí y sólo Usted, allí. Nada más otro puede existir. Usted acabó, en aquel momento, de exteriorizar su conciencia. Usted acabó de discriminar Vibración o no Vibración: estás establecido en la Eternidad. Y aquella Eternidad no tiene la vocación, si puedo expresarlo así, de manifestar lo que sea. Y es, justamente, en el cese total de la manifestación (que esto sea del mental como de Vibraciones) que se vive el Shantinilaya. Entonces, no hay quienes se adelantan más o son más tardíos. Hay, simplemente, unas etapas de la Luz, que pasan en un cierto orden y en otro orden, para otros.

No tenemos más preguntas. Le agradecemos.

Niños bien queridos, les digo pues: hasta las 14 horas, dentro de una semana. Pero le digo también: hasta cada minuto de vuestro tiempo terrestre, en usted, si usted lo quiere. Qué todas las Bendiciones del Amor, aquí y en otro lugar, estén en ustedes. 

SOY MARÍA, Reina de los Cielos y de La Tierra. Hasta pronto.
 _______________________________________ _________________________

NDR 1: alineación colectiva

MARÍA propone pues, en el momento de la Alineación de las 19 horas (de Francia al reloj), durante el mes de diciembre, acudir, simultáneamente, a ella misma, a GEMMA GALGANI y MA ANANDA MOYI, para ayudarnos a reequilibrar la Dualidad masculinidad / feminidad y permitirnos reunir lo que ha sido denominado, por el Arcángel MIKAËL, el Andrógino Primordial.
 (Ver la rúbrica " protocolos que hay que practicar / protocolos prioritarios ").

NDR 2: proceso de Comunión y Fusión en el corazón del Corazón, con MARÍA

- El sábado, 8 de diciembre de las 14 horas a las 15 horas (hora francesa al reloj).
- El sábado, 15 de diciembre de las 14 horas a las 15 horas (hora francesa al reloj).
     Aquellos días, las canalizaciones públicas que son ya programadas (el 8, en Lyon y el 15, en Angers) se harán pues, en público, en este marco (usted encontrará todos los detalles en la rúbrica " canalizaciones públicas "). No obstante, más allá de la presencia física, la conexión, en Espíritu, a esta hora, cualquiera que sea el lugar donde usted se sitúe, permite vivir los aspectos Vibratorios que entonces serán propuestos.
   * Las horas indicadas corresponden a la hora francesa, al reloj. El link Diferencia horaria (http://www.lolo.free.fr/Divers/DecalageHoraire.html) le permitirá deducir su horario local.