lunes, 24 de agosto de 2015

PERSONALIDAD vs.ETERNIDAD - ANAËL

 

Agosto 2015


Soy Anaël Arcángel, Bien Amados niños de la Ley del Uno, tomemos algunas respiraciones a fin de instalarnos en la Paz y la Gracia...

... Silencio...

Reciban así todas mis bendiciones. Vengo pues a responder a vuestras preguntas que conciernen a lo que tenéis que vivir durante este momento y este período. Así que, os escucho...

Pregunta: Anaël, tenemos la oportunidad de cambio de lugar a partir de finales de enero. ¿Esto es conforme a estos tiempos?

Bien Amados, en este período, la Gracia, como decía, llama a la puerta de cada uno, que éste lo reconozca o no. Hoy la acción de la Luz es cada vez más extensa e importante. Todo lo que se realiza en vuestro seno, en vuestro entorno, en vuestra casa, en vuestra vida y en vuestras relaciones es directamente salido de este proceso de la Gracia que llama a la puerta.

Algunos de entre vosotros reconocéis fácilmente el principio de la Gracia en acción, otros reaccionan al principio de la Gracia en acción poniendo en marcha lo que pueda quedar de intelecto, de mental, de afecto o de emoción. Lo que la Luz os pide en este momento, es verificar por vosotros mismos vuestra rendición sin condición o no al Amor Incondicional, al Amor de las dimensiones originales y no de este mundo.

Así que lo que se realiza en cada uno de vosotros en este período, les es mostrado a vosotros allí donde os sitúas según vuestras emociones, según vuestro mental, según vuestra creencia o según vuestra propia dualidad cualesquiera que sean vuestras experiencias pasadas, dándoles a ver y a resolver lo que pueda trabar el acceso a vuestra ascensión que, se lo recuerdo, se realiza en este momento cualesquiera que sean vuestras impresiones ligadas a este mundo.

Así que cuando la Gracia llama a la puerta, conviene reconocerla, dejarla obrar y yo diría, no mezclar más a eso de ninguna manera ningún mental, que sea el más lógico, ningún emocional, el más refinado que sea, ya que puede rivalizar con la Inteligencia de la Luz. Todo esto está destinado pues a mostraros si estáis todavía inscritos en una realidad cualquiera de la persona o si trascendisteis lo que puede corresponder a vuestra persona, que, se lo recuerdo, es todavía presente sobre este mundo, vive y tiene que vivir o resolver un cierto número de antagonismos y conflictos presentes en vosotros mismos, como en todas vuestras relaciones, a algunas energías, a algunas personas, cualesquiera que sean las situaciones.

Así que cada uno de entre vosotros va a volverse cada vez más apto o inepto para ver la Gracia de la Luz actuar en vuestra propia vida. Esto no se hace a través de la noción de condena o recompensa, ni a través de la noción de bien y mal, ni sobre todo desde el punto de vista de la persona, así que lo que resiste en vosotros hoy, que esto sea a través de subidas de las emociones, subidas del mental o de lógica no tiene ningún peso delante de la Inteligencia de la Luz a fin de traeros, si no está ya hecho, a la rendición completa de todo lo que constituye la persona y lo que construyó en este mundo, a fin de desembocar pleno y entero en el seno del cuerpo de Eternidad.

No hay pues que preocuparse de un porvenir cualquiera que sea, sino más bien que conformarse y confrontarse en algunos casos al instante presente cualesquiera que este aporte en vuestro pecho, como en vuestras relaciones cualesquiera que sean.

Así que concerniendo a vuestra casa, existe por supuesto una resolución a este nivel que concierne al afecto a las moradas, que os remite inevitablemente a la noción de feminidad, a la noción de maternidad y a la noción de posesión.

Así que vosotros han de ver: ¿acaso el mental busca prevenirse, de lo que sea… el mental tiene la impresión de tener que escoger entre un elemento u otro? Si tal es el caso, no es la Gracia de la Luz la que actúa, sino más bien vosotros como persona que os apropias de alguna manera de la Gracia sin restituirla.

La Gracia llama a la Gracia, ella llama a liberar el mental, las emociones y las situaciones de toda influencia de vuestra persona en la situación vivida. Es a través de los desafíos que le es dado a ver o de no ver allí donde estáis por el momento. A medida de las semanas que os conducen a un acontecimiento colectivo, en estas pocas semanas, les es dada la posibilidad de ver con una agudeza cada vez más grande y a veces cada vez más devastadora lo que no tenéis resuelto, no para dañar, no para condenar, no para juzgar, sino más bien para permitiros medir la distancia que pueda existir entre algunas de vuestras experiencias pasadas a nivel de la atmósfera vibral o de lo vivido de las experiencias del cuerpo de Eternidad, a fin de poner, si puedo decir, a vuestra persona en conformidad total con la Luz.

No hay otro modo de hacer desaparecer lo que pueda quedar de persona hoy: mientras ustedes nieguen esto, mientras discutáis esto, la Gracia no podrá ser vista ni desplegada de manera conforme a la Inteligencia de la Luz en el seno de vuestra vida como en vuestra persona, que podrá entonces traducirse por subidas emocionales, dolores corporales, situaciones que llaman no a una paz sino más bien a una duda sobre un porvenir cualquiera que sea; así que sois convidados a través de los acontecimientos que vivís, a dejar instalarse la Gracia sin proyectar nada, sin desear nada, porque es por allí dónde verificáis vuestra inteligencia y vuestra rendición como persona a lo que sois en Eternidad.

Desde ahora en adelante, no habrá otra alternativa. No podréis salir de este estado por una meditación cualquiera que sea, ni por cualquier alineación, porque es en la materia y en vuestro cuerpo y en vuestra vida que hoy se realiza la liberación en relación a lo que no quiso ser soltado o en lo que no fue visto hasta ahora.
Una vez más, no es cuestión de condena o de juicio sino de realmente ver claro y con precisión que lo que se realiza en la acción del Fuego del Espíritu, en este mundo como en cada uno de ustedes. De este encuentro resulta la paz o resulta el conflicto. Así que si estáis en paz, no hay nada más que buscar, que programar, que hacer o de ser. En el momento en que vuestras emociones, vuestro mental, vuestras dudas se manifiestan, se hace entonces evidente que estáis en la persona y que en el momento llegado, tendréis entonces grandes dificultades en liberaros de lo que puede quedar de la persona, esto lo explicamos y demostramos ampliamente durante los años pasados.

Yo diría que hoy estáis al último escalón de la puesta en práctica de vuestras experiencias pasadas, vuestros estados de conciencia dañados en algún momento, para algunos de entre ustedes, esto puede parecerse a lo que llamarían una recaída.

Yo diría que la cosa más adecuada a decir en este caso es que os habéis engañados a vosotros mismos sobre vuestra capacidad en superar y transcender a la persona cualesquiera que sean los estados de vibración que hayáis vivido. Si en vuestra conciencia emergen pensamientos contrarios a la Inteligencia de la Luz, conviene desde ahora trabajar en el Abandono de la Luz, al Abandono a la Inteligencia de la Luz no situándoos nunca más en el seno de la persona porque, tan pronto como haya una persona, hay resistencia, tan pronto haya duda, hay impedimento de la Instalación de la Luz en sus últimos estratos, yo diría los más cercanos de vuestro mundo físico… así es el despliegue de la Luz, poniéndoos en cierto modo frente a vuestra persona a fin de ayudaros a situaros no de manera temporal sino definitivamente en el seno del Absoluto, de la Presencia Infinita o aun de la persona y lo que hagáis, lo que la vida os proponga, no hay otra alternativa que estos dos posicionamientos.

Así que, si aún existen en ustedes enojos, emociones, resentimientos, dudas en relación a lo que se produce en este momento en esta morada, entonces hay en ustedes incapacidad a instalarse en el seno de la Eternidad, diga lo que diga la persona, lo que diga vuestra vivencia. Hay simplemente unos últimos reajustes, yo diría incluso un último reajuste, que es la noción de Confianza en el Amor y en la Luz y sobre todo no en lo que pueda quedar de vuestra persona en sus conocimientos, sus emociones, sus historias, sus recuerdos o sus proyecciones frente una situación, de una persona, o de cualquier cambio que sea.

Así que estáis liberados del peso del porvenir en relación a diferentes aspectos de vuestra vida… es en esta situación que os conviene demostrar el poder de vuestra Eternidad, el poder del Amor o el poder de la persona porque va a hacerse cada vez más evidente –para cada uno de entre ustedes a su manera y a su modo- que estaréis confrontados y veréis cada vez más lo que pueda quedar de anormal en vuestro comportamiento en este mundo. No es más tiempo ahora de ir a buscar la Luz en otra parte, no es más tiempo ahora de buscar la Luz en algunas alineaciones sino de dar prueba de la Luz el seno de lo que os propone la vida y la Inteligencia de la Luz en vuestra vida, en este mismo momento.


Así que lo que se realiza sobre el campo de vuestra conciencia os da a ver con precisión o con dificultad todavía, allí donde estáis. Desde el momento en que ponéis en tela de juicio la Inteligencia de la Luz en todo este lo que se realiza sobre la pantalla de vuestra conciencia, os sitúas irremediablemente en el seno de la persona. Es extremadamente difícil para una persona, incluso habiendo vivido experiencias trascendentes, aceptar deponer a los pies del Señor la totalidad de su vida, porque no es nada más que esto que le es pedido hoy, más allá de toda consideración de este mundo en sus aspectos sociales, en sus aspectos disociados, o incluso en sus aspectos luminosos. Hoy, más que nunca, sois probados en vuestras capacidades a ser lo que sois en Eternidad por vuestro propio efímero que no ha sido trascendido, que esto concierna a la historia de vuestra vida, a la historia de vuestra persona o a los acontecimientos que se realizan sobre la pantalla de su vuestra conciencia en este mismo momento.

Así que la Inteligencia de la Vida y la Inteligencia de la Luz le muestran de manera cada vez más directa y yo diría en algunos casos, cada vez más explosiva, allí donde estáis a fin de conformaros o bien a la persona o bien a la Eternidad. Hace algún tiempo, el Comendador os había dicho que no podíais quedaros más entre dos sillas, ahora retiramos todas las sillas, si puedo decir… han vosotros de saber y de ver si os mantenéis de pie o no.

Así que, en todo lo que se realizará en relación a esta morada, a vuestra situación sobre cualquier plano que sea, del modo en el que os conducís, no en un sentido moral, pero en el modo en el que se realizan espontáneamente las cosas en vosotros, tendréis la capacidad o no a estableceros directamente en vuestra Eternidad. No veáis problema en el sentido material sino más bien la problemática en el sentido espiritual que concierne al Abandono a la Luz, la Confianza en la Luz y la realidad de vuestra vivencia en el seno de la Luz, en todas las circunstancias de vuestras vidas, desde las más humildes hasta las más importantes y esto en todos los sectores.

No hay pues nada que emprender, sólo que seguir las líneas de menor resistencia… vayan allí donde la Luz os lleva y quedaos en la intemporalidad de vuestra Eternidad, cualesquiera que sean las circunstancias temporales que habéis asumido cada uno en este fin definitivo de encarnación.

Así que todo lo que se manifiesta sobre la pantalla de vuestra conciencia,  nunca viene de otra parte mas que de vosotros mismos, cualesquiera que sean las circunstancias, el otro estando allí o bien la situación que se produzca, todo justamente está allí sólo para permitiros de verse actuar en este mundo, o bien como persona o bien como Eterno. Han vosotros de decidir, nadie podrá huir de esto en el espacio de tiempo que os queda por vivir en encarnación.

¿Otra pregunta?

Pregunta: Esta entonces claro de que es inútil hoy buscar o hasta pensar en un futuro en otro lugar?
Bien Amado, si entiendo bien tu pregunta, es evidente que no comprendiste lo que he respondido a la primera pregunta.

Confiar en la Luz, es no confiar más, del todo, en la persona. Hay allí algo  esencial a vivir y a integrar. Mientras que creas dirigir tu vida, no es el Amor quien dirige tu vida, mientras que creas actuar para tal o cual cosa, no dejas a la Luz actuar. Allí está el sentido de ser una persona y allí no está el sentido de ser la Eternidad.

La Eternidad no necesita de las circunstancias de este mundo cualesquiera que sean, que esto sea el hambre, que sea el sufrimiento, que sea el miedo. Nada de esto puede ser inscrito en el seno de la Eternidad cualesquiera que sean las circunstancias de comodidad o de incomodidad de tu vida o de este cuerpo.

Preocuparse de un porvenir cualquiera que sea no es el elemento esencial, el elemento esencial está ante todo y por encima de todo en dejar la Paz establecerse en integridad y en totalidad antes de ver realmente y concretamente sin deseo alguno o sin proyección alguna, lo que es la Luz para ti en el desarrollo de tu vida, en lo que queda de esta encarnación. No hay pues que proyectar, buscar o dictar, me parece que habéis esperado suficientemente para poder cambiar de lugar. Ahora, no debes preocuparte mientras que la Luz no se preocupe, de otro lugar cualquiera. Es allí donde se encuentra el desafío para ti: abandonar todo control o refutar la Eternidad, porque esto te mostrará tu elección del camino de encarnación en vez de los caminos de la Ascensión en las esferas de la Libertad.


Recuerden, cada uno de entre vosotros a su manera durante todos estos años, tuvo la oportunidad de verificar la realidad de la Eternidad y hoy la vida os propone: la persona o la Eternidad, cualesquiera que sean las dificultades de este cuerpo, de vuestra situación cualquiera que sea, en cualquier dominio que sea, ¿qué es lo que es para vosotros lo más importante: la Eternidad o la duda, la Eternidad o la proyección, la Eternidad o el conflicto en vosotros como al exterior y esto una vez más, cualesquiera que sean las circunstancias queridas por la Luz en el seno de esta resolución final de la encarnación.

Cada uno de entre vosotros en cualquier situación que sea puede interrogarse únicamente sobre esto: ¿la Eternidad o la persona? La persona sólo conoce los vacíos, las problemáticas, los conflictos por resolver, las dudas sobre el futuro o los miedos sobre el futuro.

La Eternidad está instalada definitivamente en el seno del instante presente, pase lo que pase en su cuenta bancaria, lo que pase en su lugar de vida, lo que pase en sus relaciones, si no tenéis desde ahora en adelante la capacidad de sumirse en vuestra Eternidad, la persona no os será de ninguna utilidad para acceder a esta Paz… todo lo contrario.

Como lo podéis comprobar en vuestro entorno, algunos se apartan de la Eternidad para acomodarse en el seno de la materialidad, ya sea afectiva, profesional, financiera o social. Es ahí donde corresponde averiguar si la frase de Cristo resuena en vosotros o no: «¿que escogéis la materia o el Espíritu?» Hay que zanjar. El que está en la Eternidad ya eligió. El que está en la persona sigue con posibilidad de elección.

Así, pues, tal como lo expresé hace poco, cuando la Gracia está, reconocerla y aceptarla equivale a dejarla operar en totalidad pues ella es el único bálsamo capaz de acabar con cualquier sufrimiento, cualquier carencia, ya sea a nivel del cuerpo como de todas las situaciones de vida que corresponde vivir en este tiempo.

Ya no es hora de experimentar con la vibración ni con el alineamiento. Los ejercicios prácticos alcanzan ahora de manera total todos los ámbitos de vuestra vida encarnada a fin de llevaros a comprobar vosotros mismos si estáis ubicados en el seno de la persona o de la Eternidad. ¿Acaso estáis inscritos en desempeñar un papel en el futuro? Salta a la vista la cantidad de delirios que desde hace más de un año sacudieron a los seguidores de nuestra enseñanza, por seguir la enseñanza en vez de convertirse en la enseñanza. En efecto, a pesar de la Luz recibida, falsificaron su comportamiento en este mundo para pretenderse o decirse tal cosa.

Hoy todo eso no puede quedar oculto. Los últimos elementos de vuestras vidas que os quedan por vivir están ahí justamente para daros las claves a través de la Inteligencia de la Luz, a través de vuestra rendición sin condición ante vuestra propia Eternidad y ante la Eternidad de la Luz. Nada procedente de la persona puede ser hoy tan luminoso como la Luz. A medida que la luz de la persona va a apagarse -se trata del fuego vital-, vivís las primicias de ello, con los momentos en que desaparecéis (sueño o somnolencia), con las pérdidas de memoria, con las dificultades incluso que tenéis para posicionaros en medio de un discurso social, relacional.

Os corresponde decidir. ¿Queréis manteneros en lo efímero o ingresar en la Eternidad? Todo eso debe cumplirse antes del momento final y de ahí donde estéis en ese momento final resultará muy precisamente el lugar que os corresponde en el seno de la Eternidad o de lo efímero, incluso en el seno de los mundos unificados.

Os corresponde ver claramente y yo diría cada vez más claramente, lo que ocurre en el área de vuestra vida, y en el área de vuestra conciencia. Observaos claramente y, si no veis lo que debe ser visto, entonces la Luz insistirá sobre ello de manera más y más evidente y diría incluso a veces muy violenta en vuestro humor, en vuestras reacciones, en vuestras relaciones así como también en los acontecimientos que la vida os proponga. Estad pues atentos, no en la observación de vuestra persona sino más bien en acechar su retorno en las circunstancias difíciles de vuestras vidas, porque ahí está la auto-trampa al no aceptar vuestra Eternidad y la Eternidad de la Luz.

Muchos de entre vosotros habéis experimentado la Luz de diferentes maneras, ya sea a partir de lo que os hemos dicho durante estos años, ya sea de otra forma, pero cada cual está en condiciones hoy de ver si está en paz o no y, si no está en paz, de enmendar rápidamente lo que tiene que serlo, de lo contrario la paz se apartará más y más de vosotros, dejándoos frente a las dudas, frente a las idas y venidas entre Luz y no luz, entre persona y Eternidad, frente a lo que emerja de vosotros ya sea en forma de pensamientos, emociones, creencias y proyecciones, demostrando si estáis preparados para la Eternidad o no. Ya no basta con simplemente cerrar los ojos y desaparecer como lo hacen muchos, sino que se trata más bien de abrir los ojos y de conformarse con lo que la Luz os muestre dentro vuestro como alrededor vuestro con la misma ecuanimidad, la misma ausencia de juicio, eso para permitiros salir definitivamente, si así lo decidís, de toda noción personal. Aquel que diga que es necesario prever el porvenir, que es necesario prever algún lugar, que es necesario prevenir los acontecimientos, es decir que quiera controlar lo que ocurre en su vida, no lo logrará y estará cada vez más confrontado con su propia resistencia frente a la Luz.


A la Luz no le importa saber si tendréis para comer mañana. A la Luz no le importa saber de vuestro bienestar corporal. A la Luz no le importa saber si las circunstancias de vuestra vida se corresponden con vuestras proyecciones, con vuestras ideas, a vuestros pensamientos; sino de mostrar si estáis en paz, cualesquiera fuesen las circunstancias de vuestra vida, de vuestro cuerpo o de vuestras relaciones, pues es a través de ciertas dificultades como en el caso de su morada, cómo para cada uno, que tiene la posibilidad de decidir y - por fin- de ver que la persona no tiene más salida sino la continuación de su propia persona más allá del mecanismo de la Ascensión.

Esto corresponde a lo que ha sido llamado el Juicio Final porque todos habéis experimentado estados modificados de vuestra conciencia, viajes en Eternidad, viajes en el Ser, pero hoy ¿qué hacéis en el seno de la materialidad, en el momento en que la Luz se adentra en la materia? ¿estáis en reacción? ¿estáis controlando? ¿estáis queriendo decidir? ¿o estáis en la beatitud de la acción de la Luz en vuestra vida? Esto se tornará cada vez más llamativo. Esto se tornará (para vosotros y vuestro entorno) cada vez más evidente pues saltará a la vista si estáis en paz o resistiendo, si estáis gozosos o dolidos. No hay ninguna circunstancia fisiológica ni ninguna circunstancia social que prevalezca ante la Luz.

Así, pues, cada cual es responsable de sí mismo. ¿Aún persiste una persona o ésta ha sido disuelta por entero en la Inteligencia de la Luz? En tal caso estáis en paz las 24 horas. Si no estáis en paz las 24 horas eso significa simplemente que os habéis quedado y que habéis elegido permanecer en el seno de la persona. No queda ahora otra opción que mantenerse con la persona o desaparecer en Eternidad, cualesquiera que sean las circunstancias de vuestro cuerpo o de vuestra vida. Esto va a volverse cada vez más llamativo y cada vez más intenso a medida que transcurran los días conducentes al momento del Choque de la Humanidad, visible y experimentado por todo el mundo pero entonces será en extremo tarde pues habréis entrado efectivamente en la Última Gracia, diría de último minuto. Si hoy no sois Luz tendréis mucha más dificultad en ser Luz a última hora.

Por supuesto la Gracia es activa hasta este último momento pero si hoy en día, veis que en vuestra vida, que las dificultades van en aumento en vez de resolverse, eso se debe simplemente a que habéis elegido permanecer en la persona y sois libres de hacerlo. Reitero que no hay ningún juicio en eso sino la Inteligencia de la Gracia y de la Luz que os desvelan poco a poco lo que sois en verdad, así pues, algunos de entre vosotros ostentaron vestirse de Luz pero ahora no pueden seguir fingiendo ser Luz, lo que, obviamente, para los tramposos implica manifestaciones de ira, de arremetidas de personalidad cada vez más intensas y violentas contra si mismos o contra los demás. Entonces hoy, yo diría, tenéis todas las cartas repartidas delante vuestro, nada queda oculto, os situáis según vuestro proyecto en el seno de la Eternidad. Lo que os da a ver vuestra vida es exactamente eso y nada más.

Os hablamos hace casi un año de un proceso llamado «asignación vibral» que tuvo lugar – como bien sabéis – durante este año con las posibilidades de Llamada. Todo eso ya terminó. Quedan solamente las Gracias del Último Momento para aquellos que desean ver real y concretamente su déficit de posicionamiento, sus linajes depredadores en acción en el seno de este mundo, cualquiera que sea la relación o situación. Recuerden que ya nadie puede hacer trampas con la Luz porque todo ese juego ha terminado.

La Hora del Juicio Final en el sentido individual ha realmente llegado: eso se completará entre el 15 de agosto y el 29 de septiembre. Éste es el período último que os queda eventualmente para desaparecer de la persona e inscribirse en vuestra Eternidad, ahí donde no existe ninguna duda, ninguna pregunta, ninguna emoción, ningún resentimiento y ninguna predación hacia quienquiera o hacia si mismo.

Concluiré sobre esta consideración en resumen muy humana: en el momento del choque colectivo, las circunstancias de vida serán profundamente diferentes para lo que quede por cumplir en este mundo durante los 132 días.

Resulta obvio de que si hay en vosotros algún apego, algún resentimiento, alguna no liberación de vuestros linajes y en especial los linajes predadores en el momento de la Última Llamada, quedaréis atrapados por vuestros propios elementos de personalidad aún presentes, fuere lo que fuere lo que hayáis experimentado hasta la fecha.

Así pues, terminaré con estas palabras: ¿qué queréis realmente y qué manifestáis realmente, fuere lo que fuere lo que hayáis experimentado con la Luz y lo que hayáis experimentado como acceso a las demás dimensione, porque lo que está pasando ahora es realmente el elemento de certeza de vuestra Eternidad o de vuestro efímero, no habrá otro.

El campo experimental de vuestra vida es el lugar donde se desarrolla la Ascensión. No podréis salir en el Ser (Eternidad) definitivamente si en vosotros existen aún manifestaciones mentales de duda, de predación, de resentimiento o de juicio. Así es para todos cualesquiera sean sus creencias, sus vivencias, sus ilusiones, sus deseos, sus proyecciones.

Os recuerdo que hace mucho tiempo el Comendador de los Antiguos os habló de la mano que mantenía los cacahuetes en el frasco. Era, pues, una imagen pero sigue siendo la imagen que más corresponde a la realidad de hoy para algunos de vosotros aquí y en otras partes.

Os corresponde de ver si queréis soltar lo que creéis ser en este mundo o si os sigue importando todavía lo que sois en este mundo, sin por ello renunciar a la vida con todas sus facetas, es decir: o estáis involucrados en este mundo de una manera u otra, o bien sois liberados de él. Cuando hablo de este mundo no me refiero solamente de la matriz sino del conjunto de vuestras relaciones y del conjunto de las situaciones de vuestra vida.

De no haber más preguntas os saludo y os dejo las bendiciones del conjunto de los Arcángeles, de los Antiguos y de las Estrellas en el centro de vuestro corazón.

Soy Anaël Arcángel y os bendigo...

https://lestransformations.wordpress.com/