sábado, 4 de junio de 2011

MARIA - Abandonarse a la Luz


1º junio 2011

Soy María, Reina de los Cielos y de la Tierra, Amados Niños, dondequiera que estén, que la Gracia les acompañe. Todo mi Amor está con ustedes y en ustedes. Vengo a ustedes tal como se anuncia, al fin del mes de la Gracia, para precisar lo que debe vivirse en su Templo interior y sobre esta Tierra, en los espacios que van a desarrollarse, ahora, permitiendo volver a entrar, de manera muy precisa, en los mecanismos de la Ascensión y su Subida. La Luz va a desplegarse, enteramente, en las semanas que van a vivir, apelantes así la dislocación de las zonas de Sombra y la revelación de lo que se ocultaba. Así pues, la humanidad en su totalidad, aceptándome o no, va a deber ver, por sí misma, lo que es la Sombra realmente, la forma en que controló esta humanidad, sus pensamientos y sus Corazones. El conjunto de mi Flota Interdimensional va ahora a acercarse a ustedes. Va pues a alejarse, progresivamente, del Sol, para acercarse, a lo sumo cerca, de su Dimensión. Se despliegan en adelante los Ángeles del Señor. El conjunto de la Confederación Intergaláctica se tiene lista para permitirles pasar lo que tienen que vivir en el mejor estado Interior y Vibratorio. La Luz, al desplegarse, va a llamar pues a este mecanismo de revelación de todas las Sombras, el disolvente, haciéndolos desaparecer de la vida y la realidad. No sólo en ustedes, ya que, se lo recuerdo, lo que les pasa también pasa de la misma forma fuera de ustedes, más nada podrá ocultarse. No podrán encubrir más algún elemento que sea acerca a su Conciencia y su vida actual. Así pues, mi llamada de hoy es una llamada solemne a la Paz y a la serenidad. Una llamada por establecerse, más que nunca, en la Vibración del Amor y la Paz con el fin de no trastornarse ni ser llevados por el choque de la humanidad. El despliegue de la Luz va, en efecto, a acompañarse, como ya lo saben, por una serie de reajustes principales ocurriendo, sobre la Tierra y abriéndoles la vía a la Ascensión de la Tierra y a su Ascensión. Todo ahora se acaba y es préstamo para este mecanismo final. La hora de darse la vuelta a la Eternidad ha venido, permitiéndoles salir de lo transitorio, de este cuerpo que viven, de esta vida, de hacerles redescubrir su herencia, su Verdad y la Belleza de la Luz que son, más allá de los juegos de Sombra y Luz de este mundo. Mi llamada resonará en el momento oportuno. Les hará señal con el fin de prepararles a acoger la vuelta de la Verdad, la Vía y la Vida. Se acaban los preparativos, hasta cierto punto. Llevaron, cada uno de entre ustedes dondequiera que están sobre esta Tierra, la preparación más adecuada para vivir este reto y esta liberación. Como se lo precisó el Arcángel Anaël, y como lo precisará de nuevo el Arcángel Métatron a partir de mañana, se les pide ser perseverantes y asiduos en sus momentos de Fusión y alineación con la Verdad, la Belleza y la Vida, a las 19 horas, como en cualquier momento cuando la Luz les llame. Ya que es por la Luz que recuperarán la Luz. Ya que es por la Luz que encontrarán la Paz. Ya que es por la Luz que se establecerán en el Amor.

Un gran número de sus Hermanos y sus Hermanas ni siquiera pueden imaginar o creer lo que está llegando a esta Tierra y con todo las señales son innumerables y múltiple por todas partes sobre esta Tierra. El Borde de la Tierra comenzó a resonar. El Borde del Cielo va a aparecer. La Fusión de los Éteres se generaliza, preparando la llegada de la Luz blanca y la vuelta del Cristo. Serán los testigos privilegiados. Serán, hasta cierto punto también, los protagonistas por su trabajo que debe seguir en este mundo, permitiendo una liberación, en suavidad. Cualquiera que sea la importancia de los desórdenes, humanos como de La Tierra, preliminares a esta subida, son, hasta cierto punto, amortiguadores por su papel de Ancladores de Luz, de Taladros de Luz. Los Ángeles del Señor, manifestándose en gran número cada vez más importante, estarán allí también, para aquellos cuyo camino es juntarse con los Ángeles del Señor. Las señales van a convertirse en cada vez más evidentes, cada vez más destacadas, cada vez más inevitables. Sólo los que querrán, conscientemente, ignorarlos, los ignorarán a su mayor descrédito. Pero como ya se sabe no hay persona que juzgar ya que cada cosa, en la revelación de la Luz, es a su lugar ya que cada cosa debe vivir lo que debe vivirse. Cada Conciencia vivirá lo que tiene que vivir. El despliegue de la Luz es en realidad un único momento para su mundo, para esta Dimensión. Somos, como ya se sabe, en gran número más importantes que ustedes mismos sobre esta Tierra que debe prepararse en estos momentos, tenémoslos listos, cada uno en nuestra Dimensión respectiva, en nuestros medios respectivos, para acogerles. Se les preparó y se les prepara cada uno a su manera. Eligieron estar allí para vivir eso, no duden. La vuelta a la Libertad, la vuelta a la Eternidad es un momento de gran Alegría. Hay también un momento de gran desgarramiento para los que no pudieron o quisieron recibir la llamada de la Luz. En definitiva y más allá de la Alegría o el desgarramiento de este momento, guarden siempre presente al espíritu que es el conjunto de la humanidad que da la vuelta a su Eternidad. Y que en último momento de la Ascensión en sí mismo, todo, en definitiva, da la vuelta a la Luz. Pero darse la vuelta a la Luz puede hacerse en la Alegría o en la resistencia. Algunos de sus Hermanos y su Hermanas, el mayor número diría, no tienen la lucidez ni la conciencia de lo que llega. Ustedes quienes me leerán o quienes me escucharán, y quienes me escuchan aquí, tuvieron la oportunidad, por su Vibración, de informarse y quizá de empezar el camino de la vuelta a la Conciencia Unitaria. Su presencia es pues capital para lo que debe vivirse y el conjunto de la Confederación Intergaláctica de los Mundos Libres se adjunta mi para saludar su heroísmo y su valor de tener trabajo para establecerse como exploradores, en su Dimensión de Semillas Estelares, en la Dimensión de su Eternidad. Eso fue un enorme honor de trabajar, costa a costa, en Vibración, conectados los unos a los otros, construyendo, paciente y ardientemente, el vehículo interdimensional colectivo permitiendo a La Tierra liberarse, por su núcleo en primer lugar y manteniendo luego por su corteza terrestre. El conjunto de las capas que los habían encerrado en este espacio-tiempo están ahora dispuestos a romperse definitivamente. Por supuesto, los que tuvieron por función obscurecerlos aún más evitándoles permitir encontrar su Eternidad, resistirán hasta los últimos momentos a la afluencia de la Luz y a su despliegue. Agradézcanles ya que también, a su manera, desempeñaron su papel. Es hora, ahora, de penetrar las esferas de la Eternidad donde no existe juicio, donde no existe enemigo, donde todo se conecta y es interdependiente en la Libertad más total.

Poco a poco, a medida que mi llamada se acerque a ustedes, se alejarán, por ustedes mismos y por la Vibración, de todo lo que no es auténtico, de todo lo que no es Verdadero, de todo lo que no es la Luz, sin juzgar, sin condenar, simplemente porque eso está en el orden de las cosas y porque eso es la única manera de incorporarse al Corazón, el Amor y la Eternidad. Eso no es una separación, al sentido brutal, pero es, simplemente, el respeto de la Libertad de cada uno de mis Niños. Cualquiera que sea su elección, recuerden que es tan respetable como ustedes que me escuchan. La Conciencia es completamente libre de experimentar lo que quiere y lo será, tanto más, por el despliegue de la Luz y la vuelta del Cristo, cuanto antes. Los de entre mis Niños que no habrán tenido la oportunidad de elevar su Vibración, por las Coronas radiantes, podrán hacerlo entonces en otros espacios, en otros lugares. Recuerden, en estos momentos, que el cuerpo que viven todavía ha sido transitorio, inscrito en una duración extremadamente breve con relación a la Eternidad de lo que son. A más aceptarán la Luz que se despliega, menos se manifestará cualquier compromiso, cualquier sufrimiento. Recuerden su filiación, recuerden su origen que es la Luz, que es el Espíritu. La experiencia de esta materia particular que llevé a nacer y crecer, como ya se sabe se desvió de su Libertad. Es eso lo que van a encontrar, si tal es su Vibración. Se les acompañará, más que nunca. Acompañados por la Luz, por los Ángeles del Señor que, para algunos de entre ustedes, se revelarán cada vez más en los espacios de sus noches. Muchos entre ustedes van a comenzar a percibir los detalles y los contornos de la Luz. La Vibración de su Cuerpo de Luz, si se vive en este cuerpo de carne, va a ampliarse. La fusión de los Tres Hogares se volverá efectiva, permitiendo, allí también, preparar la fase final o terminal de la Ascensión. Muchos elementos de comprensión les fueron dados, por los Antiguos o por algunas de mis Hermanas o por los Arcángeles, con el fin de alimentar, hasta cierto punto, su sed, legitima, de comprensión. Lo que viene, ahora, está más allá de toda comprensión. Lo que viene, ahora, está más allá de toda señal, de toda clasificación. Es ahora que van a poder comprobar, por ustedes mismos, su calidad de Abandono a la Luz, su capacidad para efectuar la última Revocación que les hace pasar del Transitorio al Eterno. Recuerden que hay, en sus momentos colectivos de alineación, toda la Luz necesaria para permitirles realizar eso. La vuelta a la Unidad debe hacerles hacer el luto de la Dualidad, de la acción/reacción, de las leyes que prevalecieron en este mundo, con el fin de penetrar, enteramente, las esferas de la Gracia, de su Eternidad. Cada día, en adelante, van ver desplegarse, un poco más, la Luz y a revelarse, un poco más, las zonas de sombra y las zonas oscuras que, precisamente, impidieron, durante tanto tiempo, la vuelta de la Luz. Cada cosa ustedes aparecerá claramente a partir del momento en que aceptan, ustedes también, quedar claros con ustedes mismos. La ley de atracción de la Luz será cada vez más evidente para cada uno. Nadie podrá ignorar sus propias zonas de sombra, por el contrario, algunos de entre ustedes decidirán ignorar lo que vive este mundo ya que cada camino es diferente. La vuelta a la Luz, incluso para mis niños más despiertos, se hace de distintas maneras. Algunos tendrán más facilidades, capacidades, de sumergirse en su propia Luz, con el fin de revelar, de desalojar los últimos elementos de la dualidad, los últimos elementos de lo que es falso. Sin juicio, sin culpabilidad, simplemente dejando la Luz actuar, en sí, de manera la más neutra y más cariñosa posible. Entonces, para ustedes, todo pasará en la alegría. 

Recuerden que su alegría, que serán capaces de manifestar, mantener y de desarrollarse, es el mejor, hasta cierto punto, bálsamo, a aplicarse sobre el miedo y el sufrimiento. Miedo y sufrimiento que no está nunca, por supuesto, en resonancia con la Luz sino, más bien, con las resistencias llevadas por la humanidad, por los que obstruyeron la Verdad y por los, por ello, los obstruyen, en ellos. Recuerden que el Abandono a la Luz es una subvención total sí. Esta subvención total, este olvido de sí, en la personalidad, es la única manera de cruzar la última puerta, la última Revocación, y por la cual el Cristo vuelve de nuevo a ustedes. En adelante, y cada noche, en sus momentos de alineación colectiva de las 19h, mi Presencia se hará, para muchos entre ustedes, cada vez más sensible, cada vez más clara. El Arcángel METATRON inicializará, a partir de mañana, el impulso de esta última Revocación, en la humanidad y el conjunto de este sistema solar (ndr: jueves 2 de junio, a las 21, hora francesa al reloj). Intervendré, por mi parte, en función de las necesidades, pero volveré de nuevo, de manera mucho más formal y más precisa, el 3 de julio, a las 23 hora francesa, en que, en ese momento, les esperaré en unión y en comunión con el conjunto de mis Hermanas y el conjunto de mi Flota. Hasta entonces, mucha Luz se habrá hecho día, dentro de ustedes, como sobre La Tierra. Muchos acontecimientos se habrán desarrollado, cambiando, de manera irremediable, la cara del mundo y la comprensión de la humanidad. Esto, por supuesto, se quiere, para que los que deben vivir la última Revocación, lo hagan sin pesar y con buen Corazón. Durante este período, muchas señales, muchas cosas van a producirse, dentro de ustedes como en sus vidas. Cualquiera que sea lo que se afectará, dentro como exteriormente, sepan que eso es, sin excepción, la acción todavía de la Luz. Incluso algunos elementos que podrán a ustedes aparecer, algunos, como extremadamente violentos, extremadamente duros, en el momento, sólo serán, en realidad, elementos que a ustedes acercarán de su Eternidad. Los espacios que se abren a ustedes, por lo tanto, se cumplirán con Luz, con Vibraciones, con Amor, con Alegría, en su Espíritu, de su Alma, aunque el cuerpo y el ego de la persona pueden rebelarse. Eso no tiene estrictamente ninguna importancia ya que, en definitiva, recuerden que, cualquiera que sea su camino, absolutamente nada puede oponerse a la Unidad. Absolutamente nada puede oponerse a la Luz Vibrante que se despliega ya que se realiza el Tiempo. Muchos entre ustedes van también a recibir los últimos impulsos con el fin de poner en orden su propia vida, con el fin de regular los últimos detalles para vivir, de manera pacífica y armoniosa, lo que tienen que vivir, cada uno. Los momentos de sus vidas van a ser, ahora, momentos que van a depender de ustedes. Se llenarán con gracias, si aceptan la gracia. Se llenarán con miedo, si aceptan el miedo. Son ustedes mismos quienes despliegan su propia Luz. Son ustedes mismos, y solamente ustedes mismos, quienes reaccionan, o no, a la Luz y a su despliegue. Recuerden que no habrá espacio donde ocultarse de esta Luz, para los seres más encendidos como para los que se desvían de la Luz. En estos momentos, realizarse todo debe, se realizarán, en el sentido final, recuerden, de la Liberación. A lo que ustedes llegará, así pues, ni siquiera busquen ni explicación, ni juicio, ni condena, ni exaltación pero esten de acuerdo simplemente para lo que van a vivir, ya que el conjunto de lo que vivirán está, innegablemente, en resonancia con la Luz y su acción, dentro de ustedes mismos. 

Tome guardia que debe mantenerse, lo más a menudo posible, en su Unidad, su Radiación. Piense, a cada respiración de su vida, en la Luz. Piénsela a cada respiración de su vida, a sus Vibraciones, si las perciben. Eso será, una vez más, su salvoconducto que les evitarán hacerse atrapar por las resistencias de la humanidad. De su capacidad para abandonarse al despliegue de la Luz, ahora, dependerá su capacidad para vivir la Alegría, más que el miedo, para vivir la Paz, más que el terror. Ya que la Luz es realmente Alegría. Sólo las resistencias a la Luz no son Alegría. Y ello, es en ustedes, como fuera de ustedes. No olviden, por eso, como se lo dije, que los Ángeles del Señor, mi Flota, el conjunto de las Conciencias de la Confederación Intergaláctica de los Mundos Libres, están ahora a su disposición. No duden en pedir la ayuda pero esta solicitud de ayuda pasa por el Abandono a la Luz. De los Mundos Unificados, sólo vemos la Luz. No podemos ver lo que sus ojos ven. No podemos ser atraídos por el miedo o el terror. Sólo podemos ayudarles si su Corazón está abierto y tendido hacia nosotros. Y eso, estén en seguros, lo haremos, indudablemente. Como Madre, al sentido más noble, y no simplemente humano, me alegro de la vuelta de esta Luz, en sus Conciencias y esta humanidad, mucho tiempo se ha privado así. Son, efectivamente, momentos de gran Alegría. Son, efectivamente, momentos de reencuentros. Son, efectivamente, enormes momentos. Recuerden que la Paz está en ustedes. Recuerden que el Amor está en ustedes. Recuerden que el ahorrador está en ustedes. Recuerden que hay, en ustedes, toda la Luz necesaria y suficiente, para llevar a cabo esta fase. Si existen, mis Amados Niños, aquí presentes, interrogantes relativas a los mecanismos colectivos que acabo de revelar, y no un mecanismo individual o personal, entonces, si eso puede permitir encender a un mayor número, lo haré con gran Alegría.

Pregunta: ¿todas las creencias son estrictamente colectivas o pueden existir también de carácter individual? Mi niño, cada ser humano está habitado por creencias colectivas, qué más da de dónde ellas vienen, vinculadas a la educación, vinculadas con factores culturales, sociales y otros, pero cada ser humano establece, además, creencias individuales. Unas como otras son pesos terribles que les impiden, literalmente, ver claramente y abrir su Corazón ya que la creencia define un marco que se aplica en esta Dimensión y solamente en esta Dimensión. Las creencias son resultantes, por supuesto, del miedo. Ninguna creencia puede permitirles vivir el Corazón.

No tenemos más preguntas. Le agradecemos.

Niños de la Luz Una, Niños del Eterno y de la Eternidad, que la Luz les colme de Amor y Gracias, más allá de su condición limitada. Les digo pues, por mi parte, a lo sumo cerca de ustedes, cada noche, a las 19, hora francesa. Y, de manera más formal, y por mi intervención directa, el 3 de julio, a las 23h. Pero si la actualidad de esta Tierra lo exige, obviamente, volveré de nuevo antes. Dígnense aceptar y recibir el conjunto de la Gracia y el Amor de todas mis Hermanas. Soy María, Reina de los Cielos y de la Tierra, que el Amor esté en ustedes.

... Efusión Vibratoria…

Hasta pronto.