martes, 26 de noviembre de 2013

Misteriosa calma en el Sol

Científicos alertan de las posibles consecuencias

 



Ciudad de México. La llamativa baja actividad de la superficie solar, cuyas manchas nunca han sido tan escasas en el último siglo, despierta la curiosidad de los científicos, que se interrogan acerca de cuánto tiempo durará esta llamada somnolencia solar.

De acuerdo con los expertos, en la actualidad se produce un fuerte descenso del número de llamaradas y manchas solares, apareciendo estas últimas en ciclos de aproximadamente 11 años. Sin embargo, el número observado de manchas solares, desde que se inició el nuevo ciclo solar en diciembre de 2008, es muy inferior al promedio observado durante los últimos 250 años.

“Es el ciclo más débil que ha habido en el Sol desde hace 50 años”, dijo Doug Biesecker, físico de la Administración Nacional para los Océanos y la Atmósfera de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés).

Por si fuera poco, además de la debilidad de su actividad, el Sol registra actualmente anomalías en el cambio de polaridad de sus campos magnéticos. Normalmente, el Polo Sur y el Polo Norte invierten simultáneamente su polaridad cada once años, lo que corresponde a la duración de un ciclo solar.

Durante este proceso, los campos magnéticos polares se debilitan hasta casi desaparecer y vuelven a surgir de nuevo cuando se termina el proceso de inversión de polaridad, explican los científicos. Sin embargo, en el ciclo actual, los polos no están sincronizados. El Polo Norte ha estado invirtiendo su polaridad durante varios meses y ahora es la misma que en el Polo Sur.

Algunos investigadores apuntan a que podríamos estar presenciando el comienzo de una actividad solar baja prolongada comparable a la del periodo llamado “Mínimo Maunder”, que tuvo lugar entre el año 1650 y el 1715, en el que no se observaron apenas manchas solares. Este periodo coincidió con una época de enfriamiento neto llamada “Pequeña Edad de Hielo” que afectó principalmente a Europa y América del Norte.

Sin embargo, los científicos advierten que “a pesar de que la debilidad de la actividad solar observada últimamente atenúa algo el calentamiento global, no lo detiene. La temperatura solo aumenta más lentamente”.

Por otra parte, las presencia de manchas solares es importante debido a que la intensa actividad electromagnética que las acompaña produce fuertes modificaciones de las radiaciones ultravioletas y de los rayos X, así como tormentas solares que pueden perturbar las telecomunicaciones y la red eléctrica sobre la Tierra, dijo Andrés Muñoz Jaramillo, físico de la Universidad de Montana.

Este ciclo, considerado el número 24 en su tipo pronto debería alcanzar su máxima actividad. “Es científicamente interesante ya que es, por lejos, el menos activo de la era espacial”, es decir de los últimos 50 años, dijo Biesecker.

El ciclo anterior a este, el número 23, tuvo su apogeo en abril de 2000, con 120 manchas solares diarias de promedio. Después, ese pico fue seguido por una actividad mínima, particularmente calma, que concluyó en diciembre de 2008, a partir de donde se marca el inicio del ciclo actual.

Sin embargo, en 2009, el primer año del ciclo 24, cuando normalmente debió producirse un aumento de la actividad del sol, los astrónomos llegaron a contar hasta 266 días sin ninguna mancha solar, lo que sorprendió a muchos expertos ya que, tomando como base los mínimos del ciclo 23, los físicos habían previsto un ciclo 24 más bien calmo.

 http://www.vanguardia.com.mx/lamisteriosacalmaenelsolcientificosalertandelasposiblesconsecuencias-1883315.html