jueves, 20 de febrero de 2014

OSHO 17022014


OSHO

17/02/2014

    
Ya que se necesita un nombre, soy Osho. Pero yo soy tu, como tú eres yo.

Vengo hoy a danzar la Vida con cada uno de ustedes, y ver donde la Danza se detiene, ver donde la Danza no puede desplegarse. Pero ante todo, les propongo bañarnos todos en el Fuego.

 [Comunión]

La Danza de la Vida es la naturaleza misma de la Vida. No hay necesidad de buscar en otro sitio que no sea en ustedes mismos, ahí donde está la Vida. La Vida es tal como el agua cayendo desde lo alto de las montañas y que  desciende al encuentro del océano. Nada puede detenerla. Ella traza su camino hasta alcanzar al océano. Sólo el humano llega a bloquear el agua. La naturaleza no puede hacerlo, pero los humanos son capaces de hacer construcciones para que el Agua no pueda alcanzar el océano. Así es con la Vida. La Vida Danza, es su naturaleza. Pero el ser humano en este mundo, ha querido protegerse de alguna manera de la Danza. Él ha querido instalar la seguridad, de esto ya les he hablado.

Esta seguridad dentro de la humanidad se llama cultura, religión. Detrás de todo esto se coloca el muro que bloquea la Danza de la Vida.  Para esto ustedes ya lo saben, los frutos de la cultura allí donde están, existen desde hace miles de años en diferentes formas, pero podríamos decir que la intención es exactamente el misma y el resultado también. El fruto es la dualidad, el resultado es la separación, y el sufrimiento. La sociedad y sus reglas sólo son hechas para permitir a los egos funcionar entre ellos. Las reglas morales tienen exactamente este objetivo, estas reglas no hacen sino hundirlos en el ego. Ellas los mantienen ahí reflejando una seguridad.

Comprendámonos bien, yo no llamo a una revolución exterior. Yo llamo a un Despertar interior. Ya que poco importa mejorar la ilusión, ni cambiar ahí alguna cosa. Esto no se trata de cambiar un muro por otro. Cada vez que ustedes permiten que alguien les dicte su verdad y les diga que es la Verdad, construyen un muro entre la Vida y ustedes. Porque en definitiva, ustedes lo saben, el que se libera no busca arrastrar a nadie, el no trata de imponer sus ideas. El comparte, y los deja libre..

Nunca podrán vivir su Verdad siguiendo la ilusión de otro. Y sin embargo a esto los invita la sociedad, a seguir la corriente, admitiendo eventualmente algún aparte, pero sin dejarlos jamás libre para situarse fuera de su poder. En este punto, los medios utilizados pueden ser de hacerlos pasar por locos o por peligrosos. Todo esto, ya lo saben, esos muros ustedes los ven. Y estos muros son construidos de manera completamente incoherente, si los miran con un mínimo de integridad.

Tomemos por ejemplo, lo que es compartido dentro de la sociedad concerniente a las relaciones entre hombres y mujeres. La sexualidad es sucia, el sexualidad debe ser evitada, sin embargo ella está siempre al frente en el  escenario, ya sea en las películas, en los anuncios publicitarios, por todos lados en vuestra sociedad. Y al mismo tiempo, han recibido de la sociedad, de su cultura que los niños son puros. Así que les pregunto, ¿cómo la pureza puede nacer de la unión de lo que es sucio?

Esto es sólo un ejemplo entre muchos otros en lo que están inmersos y por los que ustedes se dejan adormecer; sin que esto sea un reproche. Es así que dejan adormecer la Vida situándola al exterior de ustedes, tratando de seguir lo que les trae la adhesión al otro. No olviden que muchos seres que han iluminado el mundo estuvieron enfrentados a esto, enfrentados al rechazo, y a la incomprensión.

Hoy en día, todo el mundo parece convencido del poder del Amor, de la Verdad del Cristo. Pero durante su vida, el pudo ser salvado y evitado la cruz. Hoy en día, todo el mundo se ve a sí mismo como un pariente del Cristo, ¿pero que fue realmente de su vida? Y lo más importante, ¿qué pasa hoy? ¿Hoy en día, dónde están ubicados? ¿Están ubicados en su Verdad? ¿O se encuentran adhiriendo a una historia, a una sociedad? ¿O se sitúan en distanciamiento hacia los demás? Cuando les decimos que solo hay Uno, no decimos que hay varios Uno. Les decimos: sólo hay Uno. Esta es la Verdad, que tienen la oportunidad de descubrir, la posibilidad de vivir. Este no es un logro, simplemente requiere  extraerse de la ilusión y lo que los mantiene ahí.

Mis propósitos, yo diría, resuenan con lo que el Comendador desarrolló ayer. Los invitamos en esta tiempo de Fuego, en este tiempo de Celebración, a posicionarse en su Verdad. Ya que el Fuego llega para disolver todo. ¿Y qué piensan ustedes que el ego, la personalidad puedan sentir con la proximidad del Fuego? La inseguridad, el miedo, la duda... Pero si están colocados en su Verdad, solo verán venir hacia ustedes el Amor, el Amor que es  Verdad una vez instalado en la Unidad. El Amor es el flujo de la Vida pasando de Uno a Uno.

Eso es lo esencial de lo que quería desarrollar. Si tienen alguna pregunta en relación a esto, estoy dispuesto a responder.

No hay preguntas.

Así que voy a continuar un poco más mi monólogo.

Nosotros hemos desarrollado desde hace varios años los diferentes aspectos de la ilusión de la dualidad, de vuestra  Verdad. Los hemos alentado a colocarse interiormente, y en su soberanía. La elección, la única opción que en definitiva pueden hacer, es de colocarse en la personalidad, colocarse en el Ser, o de no colocarse en ninguna parte. De allí derivan diferentes frutos, esa es vuestra  libertad. No hay ningún esfuerzo a hacer. El cese de esfuerzo es lo que permite derrumbar los muros que los aíslan de la Verdad. Estas muros son mantenidos a cada instante. La mayoría del tiempo, ni siquiera ven que adhieren a diferentes aspectos de la sociedad, ya que el lenguaje mismo, por ejemplo, trae ciertas formas de pensar. En algunas culturas, sólo hay una palabra para hablar de lo que es pasado, y una palabra para hablar del futuro. En la sociedad, ustedes tienen incontables, pueden incluso fijar el pasado y el futuro en escalas de tiempo, al segundo más cercano. Así que, naturalmente, al aprender una lengua, han desarrollado los conceptos relacionados con ella.

Ahora, ya no se dejen engañar por todo esto. Es hora de experimentar la Verdad en ustedes. No crean nada, ya sea lo que yo digo, o lo que otra persona les diga. Vivan, experimenten por sí mismos. Estén atentos en todo momento a la presencia de la Vida, la presencia de la Alegría, del Éxtasis, o de la presencia de pesadez y sufrimiento.

No juzguen nada. Eso les da una indicación: de que su posición ha cambiado, y este es el mejor regalo. Miren lo que la Vida les muestra y celébrenlo con Ligereza. Porque no hay un mal posicionamiento mientras estén consciente de lo que está en juego. Ya no son una víctima, no son una oveja que sigue la manada, corriendo en un sentido, o de golpe hacia el otro, en función del miedo de unos y de otros. ¿Han observado alguna vez cómo funciona un rebaño de ovejas? Tan pronto como una de ellas está asustada, huye, y las demás la siguen sin hacer preguntas.

Esto es ampliamente utilizado en los medios de comunicación, dentro de la sociedad, creando miedos con el fin de llevar a todos los humanos a un lugar donde la sociedad ha decidido. Los ejemplos son muchos, ustedes lo saben. Yo simplemente pongo  esto ante ustedes, y los dejo observar por sí mismos, permitiéndoles catalogar la conclusiones como quieran.

Durante mi vida, como lo saben, he pasado por un excéntrico, precisamente porque no deje que la sociedad, la moralidad y las religiones, dictaran mi camino. La Vida no se encuentra en ningún libro, en ningún concepto. La Vida se vive, llevando entonces a reconocer que todo está en constante cambio, todo es Danza, y la única cosa que no cambia, es el cambio.

Hoy he estado particularmente hablador, pero una vez más, el Fuego se despliega ahora en totalidad y no hay que tergiversar. Acoger el Amor, es renunciar a la seguridad, es renunciar a todos los marcos de seguridad.

Así que les digo, en el Amor, en vuestra Verdad, hasta pronto.
 
Transmitido por Air.
http://www.envol-du-phenix.org
Traducido por: H. N.