viernes, 19 de septiembre de 2014

LA FUENTE - 12/09/2014



LA FUENTE

12/09/2014

Mi Amigo, mi Amado, vengo como convenido a nuestra cita, tal como te lo había hecho en La Promesa y el Juramento.

Mi Amigo, mi Amado, estoy aquí y te espero. Es la hora de la cita contigo mismo.

Tomemos el tiempo para reconocernos en Profundidad, tomemos el tiempo para reconocernos en Verdad...

Durante todos estos años, yo te envíe numerosos mensajeros, viniendo en Verdad a representar lo que podríamos llamar diferentes colores, diferentes polaridades, diferentes facetas de la misma Verdad, de la Conciencia Pura, que tú Eres.

Todos esos mensajeros te dijeron: todo está en ti, desde el momento que tú te reconoces, no como efímero,sino como la verdad de la Conciencia Pura.

Entonces, mi Amigo, mi Amado, yo te invito a nuestra cita en la Profundidad, allí donde nada se mueve, allí donde tú Eres.

Mi Amigo, mi Amado, tu has jugado a extraviarte agregando palabras, conceptos, experiencias a lo que Eres. Tu has jugado a, < yo soy alguien >, < yo soy una cosa >, y en ese juego has perdido tu raíz. Ser sin agrear nada es  la delicia que te es ofrecida. Estar allí donde corre el Néctar Divino, viniendo a nutrir al Ser.

Mi Amigo, mi Amado, este es el tiempo de la Gracia. Eso, tú lo sabes, porque lo vives. Pero como lo sabes, la Gracia no tiene nada que hacer de lo efímero. Ella no viene a sanar tus pequeñas cosas. Ella no viene a arreglar la Ilusión. La Gracia viene a llevarte a llevarlos a su Fuente, allí donde todo es Tranquilidad.

Mi Amigo, mi Amado, tomemos el tiempo para reencontrarnos, de reconocernos, allí donde siempre hemos estado, en el Silencio.

Entonces, mi Amigo, mi Amado, ¿me reconoces tú en esta cita? ¿Te reconoces tú?

Dejemos correr el lujo del Amor, viniendo a celebrar nuestro Reencuentro...

Mi Amigo, mi Amado, tu has jugado a olvidarme, tu has jugado a olvidarte, y has terminado por marchar sintiéndote lejos de mi. Después de un tiempo, has vuelto a marchar a mi lado. Pero, mi Amigo, mi Amado, yo no te invito a estar a mi lado. Yo te invito a fusionar en nuestra cita de Eternidad, reconociendo entonces la Fuente, tu Fuente, lo que tú Eres de toda Eternidad.

¿Oyes tú la profundidad del Silencio?

¿Oyes tú los clamores de la Tranquilidad?

Llega a tu verdadera Morada. Mi Amigo, mi Amado, yo resueno en ti más allá de la palabras, sonando el despertar de la Conciencia.

Mi Amigo, mi Amado, después de mucho tiempo tu pretendes buscarme, y muchos de entre ustedes lo hacen de Verdad. Entonces, porqué dejar para más tarde nuestro Reencuentro? ¿Qué esperas tú de lo efímero?

La Eternidad no puede cohabitar con lo efímero. Eso deben dejarlo. Ustedes no pueden ser mortales y eternos. Dejen a lo efímero proseguir si camino. Pero tú, mi Amigo, mi Amado, permanece en le Verdad...

Yo te espero. Allí donde yo Soy, el tiempo no existe, el tiempo no puede desplegar su ilusión. Y eso resuena dentro de tu tiempo, significando que el ciclo se termina.

Más allá del tiempo y del espacio, mi Amigo, mi Amado, tú Eres de toda Eternidad.

Entonces, con todo Mi Amor y toda mi determinación, yo vengo a sonar la hora del Llamado. Reconóceme! Reconócete! Mi Amigo, mi Amado, eso solo corresponde a ti.

¿Deseas tú prolongar el sufrimiento de la separación? ¿O al contrario encontrar la Tranquilidad, la Felicidad, que jamás han abandonado lo que Eres?

Remonta hacia la Fuente y tú me rescontrarás! Remonta hacia la Fuente y tú te encontrarás...

Mi Amigo, mi Amado, yo te espero. Entonces hasta luego, hasta siempre.

Mi Amigo, mi Amado, que sea hecho según tu voluntad. Esa es tu libertad.

Con todo mi Amor, en la Eternidad, mi Amigo, mi Amado, la puerta de tu Morada está abierta, Y es allí que tenemos cita.

Entonces, hasta luego...

 Transmitido por Air
 http://www.envol-du-phenix.org/index.php?site_id=1