sábado, 7 de mayo de 2016

ANAËL - Mayo de 2016


Soy Anaël Arcángel, Arcángel de la Relación y del Amor. Muy amados Hijos de la ley de Uno, aquí como en cualquier parte en esta tierra, a cualquier hora y en cualquier lugar, me dirijo a vosotros como portavoz del conjunto de los Arcángeles. Recibid la bendición de mi emanación, así como acojo vuestra emanación de Amor.

…Silencio …

Por mi presencia en vosotros, revelada o revelándose, vengo a facilitar lo que debe de serlo en el encuentro, en vosotros, entre lo efímero y lo Eterno. Vengo, por el don de la Gracia, por el Espíritu del Sol y el Coro de los Ángeles, cumplir lo que debe de ser cumplido en vuestra conciencia, en vuestra alma o en vuestro Espíritu. Por el Fuego Ígneo de la Verdad, por el bautismo del Espíritu santo completo, tocando lo que sois y despertando lo que debe de serlo, vengo, por mis palabras, por mi Presencia y por mi Silencio, a resonar en vosotros el canto de la Resurrección.

Así como el Arcángel Uriel os dijo, vengo a cantar en vuestra danza interior, la de la vida libre y liberada, el canto de la Éxtasis y de la beatitud. Entonces juntos, en este tiempo como en cualquier tiempo, y en este lugar como en cualquier lugar, desvelo en vosotros el átomo original, Fuente de Fuentes, haciendo exultar la potencia del Amor infalible y eterno. Así, aquí como en cualquier parte, obro en vosotros, anunciando las Trompetas de la Resurrección y el canto de la Libertad, encendiendo la llama que nunca puede apagarse, vivificándose por sí sola en el Fuego Ígneo de vuestra divinidad.

Me dirijo personalmente a cada uno de vosotros, no a la persona que escucha sino al que entiende más allá de mis palabras, este canto de la Resurrección. Ahora que la resolución final pone fin a la mascarada del juego, despliego en vosotros la fusión de las estructuras llamadas Êtreté en el punto central de vuestro corazón, corazón del Amor, Amor en el corazón.

Entonces os digo: escuchad, entended, ved y percibid la realidad última, más allá de toda persona, de todo juego y de toda apariencia, con el fin de que cesen los simulacros del Amor, con el fin de que viva el Amor verdadero, tal un fuego saciando e inextinguible. Deposito en vuestro corazón el altar de Cristo y el altar de la Verdad. Pongo en cada uno de vosotros la alianza de los Elementos, la alianza de Fuego, la alianza del Amor, respetando vuestra libertad, respetando vuestra Presencia. Más allá de las palabras pronunciadas, más allá de toda comprensión, me dirijo a vosotros.

En este instante en que todo se ha cumplido en el Templo interior y cuando todo se desvela en el silencio de la felicidad, en vosotros, en este instante y en cada instante para la Eternidad, el canto de la Resurrección se ha despertado bajo vuestros pies como en vuestra cabeza, poniendo en alianza el cielo y la Tierra, la fusión de los Éteres.

Llevo a vuestra conciencia la verdad de vuestro ser, dejando ningún sitio para la menor duda, para la menor espera, para el menor fin. En este don de la Gracia y encomendado por la Fuente, abro las puertas de la Resurrección, preparando la vía Al que fue, que es y que será. Abro el cerrojo de vuestra forma para que ninguna atadura pueda existir en el momento de la Llamada. Así, en este día, os invito a deponer las armas de la lucha, las armas de la duda, las armas de la persona, para que Cristo pueda revestiros de vuestro vestido de Eternidad, de vuestro esplendor de Hijo Ardiente del Sol revelado en la superficie de este mundo tal una luz que brilla por sí sola en el final de este ciclo, acabando en estos días con las tribulaciones, las dudas y las andanzas de cada uno de vosotros. En vuestro corazón eterno, os remito la Gracia y la bendición eterna de la Vida y del Amor.

Entonces te digo, como se dijo hace 2 000 años: levántate y anda. Elévate, aquí y ahora, por encima de las condiciones y de los límites, dándote a descubrir, más allá de los juegos de la conciencia, la verdad de lo que tal vez buscaste o ya realizaste. Vengo a irradiar en cada corazón el don de la Gracia perpetua. El canto del cielo y de la Tierra, apareciendo en múltiples lugares de esta tierra, os avisa del tiempo de la Llamada y de vuestra respuesta, quemando así los últimos residuos opacos y oscuros ligados al encerramiento y a vuestra condición en este cuerpo de carne.

Vengo a asistiros en la Ascensión de la carne y de vuestra conciencia, donde todo es libertad de elección y de posición. Vengo a embriagarte con los perfumes de la Gracia, del Coro de los Ángeles. Por el Sol ardiente, deposito en ti la labranza de Mikaël, ya no solamente en tus cielos sino en tu corazón. Trazo así en tu corazón el camino de la Ligereza, el camino de la Verdad, trazado en tu eternidad, desde tu origen hasta lo que no tiene ningún fin y ningún origen. Percibe y vive, sin ataduras y sin arrepentimientos, sin miedos y sin temores, la majestad de la Vida.

Así compartimos, aquí y en cualquier parte, en este instante y en cada instante, el corazón Ascensional donde irás pronto, en la libertad de movimiento, de vida, de tiempo y de espacio, con la condición de estar plenamente presente, no a tu historia, sino en la roca de la certeza de lo que eres, de lo que fuiste y de lo que serás, con el fin de que percibas y vivas que no hay nada que esperar, ni que desear del efímero de este mundo, y que la única libertad proviene de tu corazón y del Amor que eres.

Elevando en ti la Cruz cardinal de los cuatro Éteres, percibe, más allá de toda imagen, de toda energía, la verdad y la belleza de toda vida. A ti, Semilla de Estrella, ya es hora de revelar la Estrella que eres, fuera de cualquier límite de forma, de cualquier juego y de cualquier historia. Invitando a instalarte en la roca del Amor inmutable, despertando en ti lo que te parece todavía estar durmiendo, te invito en el espacio donde ningún miedo puede ser supuesto ni tampoco evocado, permitiéndote bailar en el corazón de la Eternidad, en el corazón de la Vida.

En este tiempo de la Tierra se abren las puertas, no solamente las tuyas sino las presentes en la Tierra, favoreciendo la acogida del cielo y del Espíritu hasta el núcleo cristalino de la Tierra, como en tu núcleo eterno, acompañando así el parto y la liberación de la Tierra. Así, tus ojos se abren, sin dejar espacio ya para la paja o la viga, dándote la visión clara de tu verdad, de la verdad de cada uno, de la verdad de la vida y del Amor en acción y en manifestación, conduciéndote ahí donde no hay ni esfuerzo ni pensamiento, ni deseo ni anhelo, donde todo está perfecto y donde todo es perfección.

Revestido de tu cuerpo de gloria, eres entonces el estandarte, ya no de la Luz sino del Amor libre y liberado de todo obstáculo, consumiendo cada atadura ligada a la naturaleza de este cuerpo y no a la naturaleza de tu historia, poniendo fin así a las últimas separaciones decididas hace mucho tiempo, y de las cuales no fuiste consultado, mostrándote así la vía del perdón que tu corazón da a cualquiera y a cualquier estructura, como a cualquier error o a cualquier alejamiento - que sea el tuyo o el de otro, importa poco porque todo es Uno. Ha llegado el momento de vivirlo, de manera lúcida y humilde.

Así, cada uno de vosotros vive hoy su reconexión a la fuente de vida en este mundo, en el núcleo cristalino de Sirius que alumbra el Templo de tu eternidad, borrando y haciendo desaparecer cualquier lógica de este mundo, reemplazándolas por la lógica del Uno y de la ley del Uno. Inundando cada rincón de este cuerpo que habitas, para que se eleve de ti el Fuego del Amor en tu Corazón Ascensional, encendiendo así de manera visible tu cuerpo Ascensional tal una lengua de fuego depositada en tu cabeza y en tu corazón, haciéndote olvidar cualquier pena, disolviéndose en el bálsamo del Amor y el bálsamo de la Verdad.

Tú, estés donde estés, acuérdate de lo que eres más allá de toda apariencia, de toda forma y de toda atadura. Así, ofreciéndote a ti mismo, a tu propia libertad, redescubres el Éter de vida, donde nada es desviado, donde nada es oculto. En el Espíritu del Sol, en el Coro de los Ángeles, canta en ti la verdad del ángel, la verdad del Silencio, conduciéndote a despojarte de todo lo que te estorba y te oscurece, volviéndote así la roca de Su Presencia y el Templo de Su Presencia, haciendo arder todo lo que puede frenar, todo lo que puede oponerse, en ti como en cada hermano, humano o no humano, como en cualquier historia. La misma libertad se ofrece así a cada uno, en el espacio donde no hay ni primero ni último, porque todo se resuelve y todo se revela.

El cielo se une a la Tierra y la Tierra se une al cielo, del mismo modo en tu tierra y en tu cielo, con la misma evidencia, en la misma sinfonía de Libertad donde cada uno aporta su nota, tan diferente y sin embargo tan idéntica, ahí donde todo es Uno. Así bendigo tu llama, esta lengua de Fuego que ha renacido por encima de tu cabeza y por encima de tu corazón.

Amado del Uno, despiértate. Sea cual sea el juego que jugaste y que juegas, ve con claridad tu átomo-germen, ve con claridad las facetas del diamante de tu corazón, y abre definitivamente la puerta de la Resurrección que está ahí. Te invito y me invito a la celebración.

Hasta percibe, cuando mis palabras desaparecen, lo inefable de tu condición que ya no depende de ninguna condición de este mundo, ni de ninguna restricción de esta dimensión donde estas presente y de pie.

Abre tus brazos para acoger Al que viene, como cada uno de tus hermanos y de tus hermanas humanos, o no humanos, en la misma llama, en el mismo perdón, en la misma verdad. Deja brillar, sobre la faz efímera de este mundo, el resplandor Del que está ahí, con el fin de que nada pueda pararte o frenarte.

…Silencio …

Todo se ha cumplido, en los cielos como en la Tierra, porque la unión se ha realizado permitiendo al corazón del Uno elevarse en cada uno de vosotros. Deposito en ti mi Presencia y mi emanación. Saludo en ti tu levantar de la tumba, saludo en ti lo que ha renacido de nuevo, saludo en ti el principio de la conciencia Una de la Fuente y de toda dimensión.

Tú, aquí como en cualquier parte, me dirijo a ti en la lengua del Verbo, la lengua de Fuego para decirte esto:

…Silencio …

Hijos del Uno, Cristo resucitado, en la humildad de esta carne perecedera y corruptible, te muestras a ti mismo en la incorruptibilidad del Espíritu, forjándote en el Amor indestructible e incondicionado. En el Verbo de la Verdad, fuera de cualquier discusión y duda, deja tu corazón abierto en este espacio donde ningún pasado de este mundo puede alcanzarte, y donde ninguna carne corruptible puede disminuirte. Así es la promesa del cielo donde ningún infierno y ningún paraíso están presentes, porque sólo la belleza vive en toda dimensión, en toda forma eterna como en ausencia de forma. Trazo en ti los surcos de la Eternidad.

…Silencio …

Así el Verbo se hizo carne y tu carne se hace Verbo, transmutándose en el Éter de plenitud del cuerpo de Êtreté y del mismo modo en tu átomo-germen.

Así, aquí como en cualquier parte, no dependiendo de ningún tiempo, la Resurrección se revela, percibida por ti y vista por ti para que ninguno pueda ignorarla. La que viene a hablaros en vuestra intimidad, llamándoos a la felicidad de los tres días y de las tres noches para que nunca más haya noches ni alternancia.

En el Éter lleno y entero de los cielos unificados, te doy mucho más que mi Paz. Percibe, acoge y di Sí.

…Silencio …

En este instante donde las mismísimas palabras sostenidas por el Verbo no tienen ya sentido, reemplazadas por el Único en toda dirección, en cada parcela de la Tierra como en toda dirección y cada parcela de tu carne, preparando tus células y tu conciencia a la que es Reina de los Cielos y de la Tierra.

…Silencio …

Así se consume lo perecedero en esta alquimia última y primordial de tu Resurrección. El tiempo de las tribulaciones, de los errores y de las andanzas, que sea en ti o en la sociedad de este mundo, no tienen razón de ser, consumidas por la mismísima llama de Amor que se eleva de la Tierra y desciende del cielo hacia tu corazón.

…Silencio …

Y en el ritmo de nuestro silencio, esto crece sin límite y sin fin. El mismísimo aliento de tu respiración se hace Verbo de Amor. Percíbelo.

…Silencio …

Aquí, ahora mismo, en cualquier parte y en cualquier momento, sea cual sea el tiempo cumplido, poniendo fin al mismísimo tiempo.

Así, las voces de los Arcángeles te hablan de una sola voz, de un mismo Fuego, de un mismo Verbo, de un mismo Amor.

…Silencio…

Asiéntate así en el Amor. Deja el Verbo de la Resurrección cantar en ti el canto de la liberación. En tu corazón palpitando, vibrando y calentando, la Alegría sin razón es tu única verdad y tu magnificencia. Por el Verbo de Cristo y en presencia de tu Verbo, comulgando contigo mismo y con cada uno, con la misma elegancia y la misma precisión, recojámonos, aquí y en cualquier parte, en esta oración silenciosa del corazón que se reencuentra, y que no pide nada más que de estar ahí, a pesar de las apariencias, a pesar de los sufrimientos, amplificando la Alegría sin comparación alguna con las alegrías efímeras de tu vida o tus vidas en este mundo.

Percibe y vive.

…Silencio …

Mi mismísimo Verbo, que no es otro que tu Verbo, como el de María, de Cristo y de Mikaël, como de cualquier voz elevándose en la infinidad de los Mundos Libres. Somos Uno, somos el Amor, somos la Paz, somos lo que bendice y lo que es bendecido.

…Silencio …

Ábrete. Ha llegado el momento de florecer y de entregar los olores de la rosa eterna en cada mirada, en cada paso, en cada sufrimiento, aplicando así el bálsamo sutil del canto de la Vida y de la verdad del Amor. Tu Verbo y mi Verbo son los mismos, en cualquier acento y en cualquier idioma, que sea la lengua de los ángeles o la lengua de los hombres, como la lengua de la Fuente, está la misma sinfonía y la misma armonía.

Escucha, oye, ve, percibe y vive la consagración del Amor. Porque ahí no puede existir ni vacilación ni tergiversación, ahí donde sólo está la Evidencia y la Ligereza. Escucha el Fuego devorador de tu corazón, el Fuego del Amor.

Permíteme bendecirte, como bendices a cada uno y a cada vida sin distinción, de la misma manera y en la misma Evidencia. Percibe la nueva vida, la verdadera Vida donde nada te ata, donde nada te limita. Así sopla el Espíritu, así es el Verbo.

En este espacio donde cualquier palabra desaparece, dejando sólo la Evidencia del Juramento y de la Promesa, escucha mi Silencio, escucha tu Verbo. Son la sinfonía del Amor.

Tú, aquí y desde cualquier parte, el bautismo del Espíritu está en el umbral de tu corazón. Estate presente a ti mismo, estate presente a cada uno. Consolídate en la fe del Amor y en la Verdad del Amor.

…Silencio …

En este Fuego de Alegría, consume lo que no pertenece a la Verdad y a la belleza.

…Silencio …

Soy Anaël Arcángel, Arcángel del Amor y de la Relación, y te dejo a solas en el espacio donde nunca estas solo, porque todo está ahí. Bendigo tu Presencia, tú que renaces de nuevo.

Te doy la Paz de Cristo y acojo a cada uno de vosotros en su Morada de Eternidad.

Te bendigo y te saludo, en el Amor y en la Verdad.

…Silencio …

========================

Preguntas y Respuestas

Soy Anaël Arcángel. Vengo para proseguir, no lo que vibré anteriormente, sino mucho más para responder a sus interrogaciones, lógicas y humanas, concerniendo a su Resurrección. Si están en ustedes interrogaciones, entonces responderé a eso con mucho gusto y con alegría.

… Silencio … 

Esperando sus preguntas, preciso que la Resurrección por la que he sido considerado, con la ayuda de otros Arcángeles, con la ayuda del Espíritu del Sol y del Coro de los Ángeles, es bien la Resurrección del Espíritu, donde ninguna carne puede trabarle ni limitarle a usted, si tal es así su concepción de la Libertad y su vivencia. El Cristo se lo había dicho, le será hecho a cada uno según su fe, según su lugary según su conciencia. Le escucho. 

… Silencio … 

Pregunta: ¿Qué será de nuestra vida después de la Resurrección? 

Querida, esto será profundamente diferente, porque existen numerosas moradas en la Casa del Padre. Así cada uno, a cada uno de vosotros exactamente será hecho según su fe y según su libertad. Todo será renovado. La Tierra, como usted lo sabe, estará en otra dimensión y usted mismo(a) estarás en definitiva allí dónde le lleva su conciencia, allí dónde le lleva su libertad. Pues no es posible reportar con relación a lo que le fue conocido en el mundo falsificado. No busque ninguna indicación. Para cada uno, el emplazamiento sea lo que sea, y esto usted lo sabe, cada uno de usted encuentra la Libertad en el momento de la Ascensión de la Tierra. Realmente se trata pues de una liberación de las redes de la Ilusión, cualquiera que sea. No existe pues ninguna solución de continuidad. El Desconocido -que comienza a serle conocido- no le permite suponer, imaginar o soñar con una perpetuación cualquiera de la Ilusión de este mundo, en esta carne de este mundo. Esto ha explicado, descubierto ampliamente durante numerosos años. La Resurrección le trae a la Libertad, a sus descendencias, a su origen, a la nueva Tierra, o a lo Absoluto. La Libertad no puede cargar con ningún lazo efímero de este mundo. Se trata pues de la verdadera Libertad, de la que no sufre ninguna atadura, ningún lazo ni alguna memoria atada a este mundo. No hay nada que hay que salvar porque el que querrá salvar su vida, antigua, la perderá. Sólo la verdadera Vida será posible. Los signos de la Tierra, los signos del cielo, los signos de su carne, se vuelven cada vez más patentes y cada vez más evidentes. ¿Qué te hace falta además? ¿La segunda parte de la pregunta era? 

Pregunta: ¿será la felicidad eterna? 

Querida, en el bautismo del Espíritu, en la bajada del Espíritu en su totalidad, que puede existir de otro que la felicidad eterna, que el Amor eterno y que la Libertad? ¿Qué hay más grande que conocer los Misterios, que conocer lo que le es desconocido, que encontrarse usted mismo(a)? Ningún placer de este mundo, fuera el más encantador, puede igualar esta Libertad. 

Pregunta: El que querrá salvar su vida antigua la perderá, que es del que no querrá salvarla? ¿La perderá también? 

Sí, pero el sentimiento de pérdida existe sólo para el que es atado a su forma, atado a su historia. Lo que está allí ahora, sobre esta Tierra, no tiene que ver nada más con lo que usted llama la muerte y el renacimiento en reencarnación. Recuerde que cada ser humano encarnado sobre esta Tierra puede subsistir sólo porque existe una búsqueda espiritual o porque existe, de otro modo, una necesidad de perpetuación, pero recuerde no obstante que la muerte es el premio común de la encarnación en el seno de los mundos separados. Lo que llega ciertamente no es la muerte sino bien la Libertad. ¿En nombre de cuál principio cada hermano y cada hermana, humano, habiendo vivido la Llamada de María, puede permanecer atado a lo que es falso? Si esto mismo no es su falsedad, si necesitará depurar en el seno de los mundos carbonados unificados o a través de las tribulaciones de los últimos tiempos, entre la Llamada de María y la disolución de este mundo. ¿En qué el alma humana necesita una perpetuación, una historia cualquiera, cuando encuentra la Libertad? No hay nada que hay que salvar, no hay nada que hay que perder, solo tiene que estar allí. Y el que "es" no puede en ningún caso contemplar a su muerte como algo lúgubre o terrible. Sólo el ignorante, solo el que se adiestró perpetuándose a través de historias y creencias, vivirá esto, pero esto tendrá mucho tiempo. La Libertad es para cada uno, la Alegría y el Amor es para cada uno, en el respeto total de su libertad, de su alma. Pero no demande lo que es imposible, este cuerpo jamás será eterno. El sentido de ser una persona no tiene que ver nada con la Eternidad. Cualesquiera que sean los placeres y las experiencias que han sido llevadas en el seno de este mundo, éstas tocan definitivamente a su fin. Si está conforme con esto, entonces se abrirá la puerta de tu corazón a badajo doble, consagrándote acceso a la Verdad. No aquella que crees, supones o sientes, sino la que no depende de ninguna persona y sobre todo de tu persona. Así se lo digo, prepárese para morir al efímero y para renacer la Eternidad. Sólo la persona encerrada en este mundo, tiene miedo de su muerte. El que vive el Sí, el que vive las coronas radiantes, el que es liberado, espera sólo esto, mientras que es el espanto para el que se mantiene en el seno de la ilusión de la persona. ¿Qué podemos hacer allí? ¿Qué puede allí el Amor? Absolutamente nada. Es la libertad de cada uno. El Amor no pertenece a ninguna persona, el Amor es libre de toda persona como de todo personaje. Oye esto, realmente, no con tu cabeza pero en tu corazón. Ya es hora de dejar hundirse las ilusiones y toda esperanza que concierne a una inmortalidad cualquiera de esta carne como una inmortalidad cualquiera del alma. El Espíritu es la única verdad. Naciendo en este mundo, cualesquiera que sean las circunstancias del encerramiento que les son conocidas, perfectamente sabes que este cuerpo, y esta historia, son destinados a regresar al polvo. ¿Mientras que esperas? Viva desde ahora y no deje más curso a las ilusiones, a las creencias y a las divagaciones. O si para ti la libertad está al contrario de lo que digo, exactamente serás hecho según tu fe, en otro cuerpo y en otra historia, pero liberado sin embargo de divagaciones y creencias. El Amor no sufre más retraso. La Tierra es liberada, usted lo sabe, los tiempos han sido descontados. Los dos tiempos, el tiempo, y la mitad de un tiempo, o los mil doscientos sesenta días, se terminan.

… Silencio … 

En mi intervención precedente, le revelé la percepción del Verbo. Si esto no aparece en ti, de todo modo esto se hace en ti, si lo quieras o no. Qué tu persona y tu personaje lo acepte o no estrictamente no cambiará en eso nada. 

… Silencio … 

El Cristo le había dicho y le había prevenido: habrá unos rechinamientos de dientes. ¿Que podemos hacer allí? Tenemos, en el conjunto de la Confederación Intergaláctica de los mundos libres, concerniendo a este sistema solar y este planeta y sus habitantes, hecho todo lo que estaba en nuestra posibilidad para su apertura a la Unidad y a la Libertad. Ninguno podrá ignorar, el momento venido, esto, durante tres días y las tres noches. Recuerde que si tiene miedo allí o si hay incomprensión, esto concierne sólo a tu persona y no de ninguna manera la a la Verdad del que es. Los tiempos del sufrimiento se acaban de manera irremediable. ¿Que pedir además que la Libertad? Creer ser sometido a este mundo, a este cuerpo, a esta forma o a este karma, es sólo el signo de un sufrimiento extremo del que no vive totalmente el corazón - aunque esto jamás sea dicho. 

… Silencio … 

Cuántos, entre los hermanos humanos y hermanas de este mundo, fueron capaces de vivir la muerte con la sonrisa y con la alegría, hasta probando el afecto mórbido a la forma, a la identidad y a los límites que no tienen que ver nada con el Amor tal como es en los mundos Libres.

Pregunta: ¿Qué hay otro que hacer que de estar en la alegría esperando los tres días? 

Vivir. Vivir en lucidez y conciencia, y siendo, como lo dijiste, en la alegría. ¿ Qué quieres hacer además? No hay nada ni alguien que hay que salvar en lo que es destinado a desaparecer. Sólo la vida en el Amor es la Verdad. Entonces gira y no te ocupes de nada más. Ni de fechas, ni de vencimientos, ni de la muerte de este cuerpo. Ama, cada uno y cada una, con el mismo arranque y la misma intensidad, sin hacer diferencia. Porta la misma mirada de amor en cada una de las parcelas de tu cuerpo, en cada mirada que cruzas, como sobre cada contrariedad sobre tu camino. No hay nada que hay que preparar, no hay nada que hay que anticipar, no hay nada que hay que temer, porque el que viene es un gran momento de alegría. Sólo la Ilusión ve esto con pavor. El Careo y el a solas exactamente es lo mismo que el que usted vivió innumerables veces, a cada muerte. La gran diferencia, es que ahora no se trata de la muerte sino de su renacimiento. Salvo para el que es todavía inscrito en el seno de una persona que se considera mortal, y se ha identificado totalmente con esta persona. Pregúntese por qué (excepto en ciertas tradiciones primordiales) -y más particularmente hoy en la sociedad llamada occidental- la muerte jamás es evocada, jamás es comprendida. No hay acompañamiento de los que se van, o muy poco, mientras que simplemente basta con abrirse al Amor para no tener que reaparecer más en el seno de la Ilusión, de no ser adiestrado por el miedo de su propia desaparición, de su propia historia. Entonces no hay nada que hay que hacer. Viva, ame, y haz lo que gusta al Amor. 

Pregunta: ¿Un período de adaptación será necesario para la vida del Espíritu después de este largo período de falsificación? 

Querido, el período de la estasis, así como el período que le sucede, es justamente lo que le permitirá a cada ser del bien concientizar, si puedo decir, lo que es. No hay pues ninguna preocupación, ningún retraso y ningún error en la Inteligencia de la Luz. Pero recuerda que nada de esto que dijera, en esta segunda parte, puede ser aceptado por la persona, y esto es muy lógico y natural en el seno de lo que no es natural, es decir este mundo encerrado. Aquel cuyo corazón es simple como un niño, que viva los procesos vibratorios o no, pasará al cielo y en su eternidad sin ninguna dificultad. No habrá período llamado de adaptación. Recuerde que durante la estasis, no habrá ninguna identidad, ni alguna historia, ni hasta otra cosa que usted mismo(a) en vuestra eternidad. Esto ha sido llamado el Juramento y la Promesa, y es en aquel momento que se vive la Resurrección. Qué usted lleve todavía un cuerpo de carne, su cuerpo de Eternidad, qué usted esté en naves de la Confederación Intergaláctica, qué usted esté en los Círculos de Fuego, qué usted esté en las tribulaciones, representa en definitiva sólo este período de adaptación con el fin de ajustarse su libertad, si esto es necesario.

Pregunta: ¿Ser ascendido es la misma cosa que la Resurrección? 

Querida, la Resurrección es consecutiva a la Llamada de María y a la estasis. La Resurrección concurre en la Liberación, inmediata o después del período de adaptación, pero la Resurrección no es la Ascensión. La Resurrección corresponde a la actualización, a la manifestación del Juramento y a la Promesa, y pues al despertar de tu eternidad y al Careo, lo que es llamado, a defecto, el último Juicio. No hay pues superposición o correspondencia exacta entre lo que llamé la Resurrección, y de lo que le hablamos estos días, y la Ascensión. Le recuerdo, y esto ha sido dicho innumerables veces, que la Ascensión concierne a la Tierra pero no concierne el conjunto de la humanidad. En cambio la Liberación, sí, concierne a la totalidad de la humanidad, Ascensión o no. 

La Ascensión. Existen vías diversas de Ascensión. La Ascensión corresponde al paso de un estado dimensional a otro, transmutación a producirse en un cuerpo de carne; qué éste desaparezca o no cambie nada. Entonces, como usted lo sabe, muchos hermanos y hermanas en su humanidad necesitan, por su libertad limpia, el hecho de vivir en conciencia en el seno de los mundos carbonados, pero sin que no hubiera más posibilidad de corte con el Espíritu, y pues de encerramiento. No hay ahí dentro ninguna retribución, ningún karma, ningún castigo, es el juego libre de la conciencia. Aceptar ser libre, es también aceptar que cada uno de ustedes, cualesquiera que sean sus relaciones, sea también en su propia libertad. Efectivamente hay un proceso colectivo, pero que no corresponde para cada uno a la misma finalidad, si no es el acto de ser liberado, Ascensión o no Ascensión. No hay mecanismo llamado Ascensión colectiva, hay una Ascensión de la Tierra y La liberación de la humanidad. Algunos, en el seno de esta Liberación, ascenderán en el seno del cuerpo de Eternidad, en su origen estelar, en su descendencia, en su libertad absoluta de ser el Último. Otros desearán jugar el juego de la conciencia, el juego de la carne y de la materia, porque tal es su libertad. En aquel caso, no hay hablando con propiedad (en este último caso), Ascensión, ya que la estructura carbonada quedará en este cuerpo u otro cuerpo, pero nunca más con corte o separación del Espíritu. 

Pregunta: ¿Todavía habrá unos maestros ascendidos presos de su ego? 

Querido, el Comendador y otros Antiguos habían estipulado, durante el año 2011, y ya en sus primicias, en el año 2010, la disolución de la logia negra llamada Shamballah, así como los maestros ascendidos que dirigían la instauración del Nuevo Orden mundial previsto por los malos chicos, así llamados por el Comendador de los Antiguos. Aquellos seres son reunidos en las puertas de la Libertad y de la Liberación - y laboran a nuestros lados-, o sea serán reacondicionados en el seno de los mundos carbonados unificados. No existe ningún maestro ascendido, esto fue una trampa, como se lo había explicado el Comendador. Le han sido comunicadas las leyes del alma, las leyes de este mundo, pero ninguna ley del Espíritu ni hasta la verdad sobre el Espíritu. Estas leyes fueron adaptadas a los mundos del encerramiento, las leyes creadas de toda pieza por los Arcontes. Esto no existe y jamás existirá. La misma denominación de maestros ascendidos corresponde a una falsificación total, lo quieras o no, que lo creas o no. Tú mismo tendrás con todo modo pronto la ocasión de darte cuenta de eso. La inmensa mayoría de los maestros ascendidos han sido adiestrados ellos mismos por procesos llamados de canalización, habiéndose presentado al principio de este siglo, por ciertas entidades depredadoras originarias, por supuesto, de Inglaterra, allí dónde está la reina-madre famosa, reina del Arcontes. Pero todo esto pertenece a la historia que desaparece. Hay que también perdonar a esta reina-madre, y a los que han sido engañados, y a los que le engañaron, con la misma ecuanimidad y la misma sonrisa. 

Pregunta: es dicho que Sananda es el nombre cósmico de Yeshua, en la Orden de Shamballah. ¿ Qué es? 

Querido, Sananda, en lenguaje sumerio, quiere decir el maestro de la ilusión. En cuanto al que dirigía lo que fueron llamados los maestros ascendidos, Sanat Kumara, te invito a ver lo que da el anagrama: Satanás. Recuerde lo que ha sido dicho durante estos años pasados, que el Sí podía conducir a las trampas espirituales de la Ilusión Luciferina, del ego espiritual y del orgullo de querer laborar por otros su espiritualidad. La espiritualidad es libre. Algunos hasta dirían que era una estafa. Organizar las cosas, dar las leyes del alma, escribir todo lo que ha sido escrito, mantiene y es destinado a mantener el encerramiento. Durante numerosos años, casi un siglo, estos maestros ascendidos sacaron provecho de influencias de la luna llena para relevar las energías de Saturno, abriendo lo que es llamado el tercer ojo, de hecho el sexto chakra, manteniendo la Ilusión y jamás permitiendo la apertura del corazón. Esto ha sido rectificado, afortunadamente. Todo lo que no le abre el corazón es superfluo. El mismo conocimiento de lo que acabo de decir es superfluo y sólo le aleja de la sencillez del corazón. Sólo la persona es complicada y cree que hay que edificar historias y guiones con maestros superiores. Como Arcángel, no te soy superior ni inferior; tengo el mismo corazón que el tuyo, porque somos Uno. No existe ninguna jerarquía, si no son jerarquías estructurantes al nivel de los mundos más altos, es decir, arquitectos de los mundos de la Ley del Uno. Aparte de esto, no puede existir la menor jerarquía, que sería una ofensa a la libertad. Existen unos Cónclaves, Asambleas, funcionando en conciencia unificada como esto fue el caso en la Intratierra, como esto es el caso para los Antiguos o para las Estrellas, pero nadie es superior o por encima de alguien más. 

Pregunta: ¿Puede desarrollar sobre el mito de inmortalidad en contacto con la Resurrección? 

El mito de la inmortalidad directamente es atado al encerramiento. A causa de su efímero, llamado nacimiento y muerte, necesita allí construirse y preservarse, a través de la descendencia, a través de la realización de una obra en este mundo: hacer niños, conseguir su vida, tener éxito en su profesión, encontrar la alegría, encontrar la holgura. En ningún caso esto permite encontrar la Verdad sino sólo es un sustituto de la Verdad. El mito de la inmortalidad es concebido por el sistema de control de mental humano y por el mental humano mismo, haciéndole vivir, proyectándose, o sea en una reencarnación, o sea en una evolución, o sea en un mejoramiento, o sea en una perpetuación, pero todo esto no tiene ningún sentido como el Espíritu. Al cambio de punto de vista, entonces esto aparecerá en ti claramente. Desde luego no se trata de concebir esto, de creer en eso, sino de experimentar con eso y de vivirlo. Sin esto, esto estrictamente no sirve para nada y resta del dominio de la especulativa y las creencias, o las suposiciones. Ninguna creencia, ninguna suposición, te conducirá a lo que eres en eternidad. Es justamente el momento cuando todo esto desaparece, donde no hay más creencia en lo que sea y en quienquiera que sea, donde se vive el despojo y la Resurrección. Soltando y hasta sacrificando lo que ha sido llamado el Sí. Porque el Sí, en el seno de este mundo, hasta si ha sido vivido por místicos innumerables, siempre será coloreado por la cultura, por la experiencia. Así, si tomamos el ejemplo de Melquisedek que se expresa entre usted, entre los Antiguos, y ha vivido en la India, hay desde luego una coloración atada a la cultura. Si usted toma a un santo occidental, no conociendo nada en la India, viviendo sin embargo la misma Liberación, la cultura va a colorear de palabras y de actitudes que no tienen que ver nada. Hay tanta diferencia - y sin embargo la misma realidad-, entre el que fue llamado Sri Aurobindo y el que fue llamado Padre Pio. El discurso, la cultura, no tenían que ver nada uno con la otra, y sin embargo era el mismo Amor, disfrazado por cierto por la cultura, por cierto por la experiencia, pero el fundamento, la base, la roca como lo dije, estaba siempre el Amor incondicional y el amor de la Verdad - y sobre todo la experiencia-, y no la adhesión a una cultura o a otro. Me parece por otra parte que número de Estrellas le explicó su progreso a viva voz; qué esto sea las hermanas orientales, qué esto sea hermanas occidentales o que pertenezcan a pueblo primitivos, no hay ninguna diferencia. 

Pregunta: usted dijo que el Careo, o último Juicio, iba a orientar nuestro destino. ¿Esto dependerá de nuestro posicionamiento en aquel momento o de aquello que ha sido vivido a lo largo de nuestra vida? 

Querida, la asignación vibral se termina desde más de un año. Todo lo que experimentas y vives es exactamente lo que tienes que vivir. Por supuesto, siempre ha sido dicho que en el momento de la Llamada de María, habría unas últimas gracias; esto es siempre válido. Pero diría que en la gran mayoría de las conciencias, usted estaba desde ahora, hoy, frente a su devenir, que era su elección y su libertad. La expresión “ultimo juicio” es empleada a propósito, y haciendo referencia al apocalipsis de San Juan, a la vez en su aspecto vibral, a la vez en su aspecto literal. Nada más y nada menos. Eres tú mismo quien se juzga, y si juzgas desde la persona, no es la misma cosa que juzgar desde el Amor, porque el Amor jamás juzga, hace libre, y no puede en ningún caso trabar tu libertad de elección.

Qué esto sea el último Juicio, qué esto sea la Resurrección, con relación a la pregunta precedente, recuerde que nada de esto que sea perecedero en este mundo, puede volverse eterno. Esto usted lo vive desde milenios, incluso decenas de milenios para un número de ustedes. Hasta en el seno de los mundos carbonados libres, sobre otra escala del tiempo, los cuerpos son perecederos, porque hay fricción, hay frotamiento, hay desgaste, hasta si hay Libertad. Sólo el cuerpo de Eternidad es eterno, no dependiendo ni del alma sino solamente del Espíritu o de la conciencia. 

Pregunta: ¿Nuestro cuerpo de Eternidad evoluciona? 

Querida, la palabra evolución no es totalmente correcta, porque quien dice evolución dice progresión. El cuerpo de Eternidad es perfección; siendo perfeccionado, no tiene que evolucionar. Es mutable en toda forma posible, según las dimensiones y según la vibración de una dimensión dada. Es pues mutable siendo eterno. Lo que es lejos de ser el caso, todavía se lo recuerdo, de su cuerpo de carne. 

Pregunta: ¿Nuestro cuerpo de Eternidad depende de nuestra asignación vibral después de la estasis? 

No estoy seguro de haber comprendido. El cuerpo de Eternidad estrictamente es lo mismo para toda conciencia. Simplemente se adapta a la vibración del Espíritu al plano dimensional explorado o vivido. No hay ninguna diferencia entre el cuerpo de Eternidad de un Arcángel, Arconte, o un maestro genetista de Sirio. Exactamente es lo mismo, hasta si tiene especificidades en función de la dimensión, en función de los orígenes estelares y de las descendencias estelares. Pues aún no comprendo esta pregunta. 

Pregunta: gracias, usted respondió bien a mi pregunta. 

Así es el Verbo. Queridos, delante de la intensidad de mi Presencia en estas dos intervenciones, es posiblemente ahora el tiempo de liberarle, si puedo decir. Permítame presentarle todo mi Amor y todo mi resplandor. Bienvenidos a la Resurrección y en la Eternidad. 

Hasta la vista.

Nota: Estas canalizaciones son de un conjunto que acompañarán nuestra resurrección en este mes de mayo

https://lestransformations.wordpress.com