lunes, 16 de mayo de 2016

METATRON - Mayo de 2016



Ehieh Asher Ehieh

… Silencio…

Yo soy Metatrón.

Bendigo aquí y en otros lugares, cada corazón radiante en vuestra eternidad.

Vengo a ustedes en este tiempo, y en todo tiempo como en todo lugar. Soy el arbusto ardiente, no ya limitado en la historia, pero presente en cada consciencia, como en cada lugar de La Tierra. Soy el Fuego devorante y cebado de todo lo que es falso, todo lo que está alterado. Vengo, en la energía del Espíritu del Sol y del Coro de los Angeles, a bendecir y acompañar este instante.

...Silencio...

Cada uno de ustedes es llamado a la misma Resurrección en la verdad del Espíritu, en la verdad de la Vida.

Yo soy el Fuego voraz que desciende del cielo viniendo a consumir todo lo que no es eterno.  Soy la rectitud de La Fuente.  Soy la rectitud de los organizadores de mundos y de los creadores de mundos.  Soy la imagen de La Fuente.  Todo esto, ustedes son llamados a serlo, desde el instante donde acojan el Fuego del Espíritu, sin miedo, con fe y con valentía.

Soy el soporte del Amor y de la manifestación del Amor en los tiempos de resolución, en los tiempos de Verdad.  Y esto es ahora, y esto es para siempre. Vengo, acompañado de las doce claves y de las doce Estrellas. Vengo, en la sinfonía de las veinticuatro notas y de los siete días y de los siete Vivientes, a entregar no más un mensaje sino lo que grita en vuestro corazón: La Libertad y el Amor.  Vengo, precediendo al Cristo y realizando con él la obra de Uriel, aquiescencia de Mikael.

Soy la Trompeta que suena y resuena por todas partes sobre La Tierra, por todas partes en vosotros.  Soy el anuncio de la Resurrección, abriendo el camino a la Llamada de María, abriendo el camino a la Libertad y sobre todo a la verdad del Amor que no sufre ninguna debilidad, ninguna oposición, englobando el Todo en la misma Verdad.

Soy Aquel que es, que ha sido y que será.  Soy la flama eterna del Amor, la irradiación unificada de La Fuente, no dependiendo de ninguna dimensión ni de ninguna consciencia, englobando al conjunto de las consciencias en manifestación, dondequiera que estén. Soy el Paracleto, el Espíritu del Sol, aquel que forja al Hijo Ardiente del Sol en su verdad, en su pureza y en su incorruptibilidad.

Vengo a enderezar el eje de La Tierra.  Vengo a enderezar los agravios por la virtud del Amor y de la Verdad.

Soy el arbusto ardiente que aparece en vuestro corazón y vuestro espíritu iluminándolos, haciendo posible su Evidencia y su Resurrección.

Recorro el cielo, acompañando de ahora en adelante al Arcángel Mikael en su apertura de los cielos, así como de vuestro corazón.  Me instalo en la Puerta Estrecha, me instalo en la Puerta Ki-Ris-Ti, me instalo en la Nueva Eucaristía, me instalo en vosotros, en vuestra nueva vida, hecha de Eternidad y de Alegría.

Soy previo a toda historia y a toda dimensión.  Soy, para ustedes, lo inefable en acción, y aquí sobre esta tierra, soy el más pequeño después de Cristo, sirviendo a La Fuente de manera indefectible y sin ninguna oposición, y sin ninguna duda, vengo a forjar la estructura de vuestra eternidad en vuestro Cuerpo de Eternidad, en vuestro Corazón Sagrado.  Soy lo que pone fin a vuestros límites, a vuestros devaneos, lo que pone fin a todo error.  Enderezo lo que debe ser elevado en la rectitud y el poder del Amor.

Soy el mensajero de La Fuente, su fiel embajador, y es a esto que llamo a cada uno de ustedes, a fin de vivir la Resurrección, la más evidente y la más apacible.

Vengo a acompañarles después de la llamada de María, ya sea que estén en los círculos de fuego, o en las tribulaciones, ya sea que estén en las naves. Vengo después de vuestro cara-a-cara, a iluminar vuestro corazón, que se refleja en sí mismo, en su perfección geométrica de luz, en su verdad de amor indestructible.

Vengo a irradiar la Nueva Tri-unidad.  Vengo a irradiar en vuestro seno el Verbo de la Libertad.

Ehieh Asher Ehieh

En el principio era el verbo, al final el verbo está de vuelta. Este verbo que corta lo que ya no tiene ya lugar de ser en la Verdad. 

Yo soy el ritmo de vuestro corazón. Soy cada una de vuestras células recibiendo el Espíritu Santo de Verdad, el Espíritu del Sol y el Coro de los Ángeles. Los retorno a vuestro ADN libre y liberado, en sus doce frecuencias como en sus doce filamentos.

Soy el coronamiento de vuestra Merkabah interdimensional, inscribiéndome en la Fuente de Cristal, en la Lemniscata Sagrada, en el Corazón del Corazón, hasta las extremidades de vuestro cuerpo perecedero, devolviéndolo a la eternidad de la Alegría y a la eternidad de lo que es verdadero.

Allí donde estoy, allí están ustedes, no hay ya distancia, no hay ya frenos, no hay más velos, no hay más errores. Volviendo a bajar en vuestra humanidad, en vuestra humildad, en vuestra simplicidad, realizo la última obra de vuestra Resurrección por el Fuego vibral y por el Fuego Ígneo, por lo que soy y por lo que son; entonces sin distancia y sin reserva podemos entonar el canto de la Libertad, en sus doce frecuencias, en sus veinticuatro tiempos, como en sus siete apariencias y en sus siete Vivientes.

Soy el que forja los números en su resonancia y en su simbología, ordenando los mundos.  Todo esto también lo son, cuando todos los velos y todas las apariencias sean consumidas en el Fuego del Amor verdadero.

Ehieh Asher Ehieh

Por la muy santa Tri-Unidad, por el Fuego ardiente del Amor, por la Luz resplandeciente de La Fuente, por el ardor del Hijo del Uno que son, por el Hijo ardiente del Sol, en la sinfonía de los ángeles, llamo en manifestación y en presencia a aquel que ha creado el Fuego.

Vehuiah, Vehuiah, Vehuiah

Tú, ser eterno, tú, ser de pura luz, tú, consciencia libre o en liberación, vengo para fijar, sobre tu frente como sobre tu corazón, el grito del alumbramiento, el grito del Amor.

Te invito al Verbo eterno cantando las alabanzas infinitas de la manifestación de toda conciencia en los mundos libres y liberados.

En estos tiempos, yo soy también el último representante de los Elementos en acción sobre este mundo en la hora actual, en la hora presente.  Soy el cielo que se desgarra.

Yo soy la luz en tu cielo, pronto. Soy La Tierra que palpita a fin de elevarse y de ya no ser alterada por quienquiera.

A cada minuto, a cada soplo de tu vida de ahora en adelante, te basta con evocarme, en tu silencio interior y en tu corazón.  Entonces mi ardor, mi fuego ardiente, vendrá para apaciguar lo que lo necesita, vendrá también a henchir tu corazón de la pureza del Amor.

Vengo a conducirte a Aquel que lavará tu sangre en su propia vestimenta, quitando lo que ha sido alterado, volviendo a poner la vida en orden, cualquiera que sea el sentido de tu libertad y el devenir de tu libertad.

Soy el clarear de tu cielo, soy el último relámpago del Sol que viene para golpear lo que debe borrarse, a fin de dejar La Tierra proseguir su ronda en los espacios etéreos de la Libertad.  Vengo a acogerte si tú me acoges, en la libertad y en la Alegría.  Vengo a alumbrar, en lo más íntimo de ti mismo, tu Cara-a-Cara, y tú solo a solas, consecutivos a la Llamada de María.

Solamente conozco tu eternidad.  Ninguna historia me es conocida, ni la tuya ni la de los Ángeles. 

Permanezco así de toda eternidad.  Permanezco así hoy para ti y para esta Tierra.

Yo soy la quintaesencia de los Elementos o de los Jinetes (del Apocalipsis) que se despliegan en ti como sobre La Tierra en este momento.  Soy la nube que protege las naves de la Confederación Intergaláctica.  Estoy por todas partes como tú estás por todas partes.  Estoy más allá de los linajes, más allá de un origen, pues estoy inscrito en la Eternidad.  Por lo tanto, lo descubrirás tú también en el momento del Juramento y de la Promesa.

Vengo con fuerza y potencia, para llenar el vaso de tu humildad, iluminar tu Templo, completando la acción del Arcángel Anaël y del Arcángel Uriel.

...Silencio...

Vengo a vendar lo que te pueda quedar como lesión o como herida, por la brasa del Fuego del Amor, por la brasa de la Verdad.  Vengo a poner fin a los melindres y a los simulacros de Luz por la potencia del Amor y únicamente por esto, ya que el Amor es a la vez dulzura y hoja que corta lo que debe serlo.  Yo forjo la espada de Mikael desde siempre.

Yo soy el que ha recorrido si lo has vivido, la Onda del Éter habiéndote recorrido.  Pongo en movimiento el Corazón Ascensional.  Rectifico lo que tiene que ser rectificado para tu más grande alegría y para tu más grande de las libertades. Después de la Llamada de María, estaré allí donde tú estés, de diferentes maneras, función de tu propia claridad y de tu propia precisión.

Puedes contar conmigo, ya que nunca cuento la cantidad de Amor y la calidad del Amor en cada conciencia. Vengo a realizar y a ayudar a lo que los profetas han enunciado desde hace mucho tiempo.  Porto y soporto el Fuego Ígneo y el Fuego vibral, poniendo fin al fuego de lo efímero, al fuego de la ilusión, al fuego de la codicia y al fuego del miedo.

Ehieh Asher Ehieh

...Silencio...

Te cubro, con María, del Manto de la Gracia.  Te ayudo en la apertura final de tu corazón, abriendo la puerta a la Gloria de la Resurrección, a la Gloria de tu Eternidad.

...Silencio...

Escucha el silencio de la Verdad.  Escucha lo que vibro en tu corazón.

...Silencio...

Facilito en este tiempo la revelación de tu filiación, no en origen estelar sino vinculada a la experiencia de este mundo, mucho antes de su encerramiento.

...Silencio...

Respondo a cada uno en la llamada a su luz.  Respondo en cada lugar, en cada entorno donde están los pueblos de la naturaleza, facilitando vuestra ruta hacia vuestro destino. 

Yo soy la inefable Paz del que se reconoce y se conoce en la magnificencia de KIRISTI. Soy el soplo ardiente de la espada de la Verdad.  Soy el siervo de cada uno, en su corazón.

Ehieh Asher Ehieh

Bendito sea el Eterno.  Bendita sea vuestra eternidad.  Gloria a la Verdad, himno de alabanza al Amor, Gracia infinita de la Resurrección, momento increíble en la danza de los mundos.

El tiempo está para el alumbramiento (nacimiento). El tiempo está para tu renacimiento. El tiempo está para lo Verdadero, para la Claridad y la Evidencia.

Yo sello en tu corazón el beso del Cristo, el beso de María y el beso de Mikael.

Te libro, si lo aceptas, de las ansias de la duda y de la incertidumbre.  Te ofrezco la estabilidad y la Paz eterna.

Por la potencia de Vehuiah, por la potencia del Único, por la potencia de la Vida, por la potencia del sin-forma, te invito a mi viaje a la vida eterna.

En las circunstancias de este mundo no hay nada que perder, ya que todo está perdido.

Hay solo que ganar el don de tu eternidad que te está ya adquirida y que te incumbe reconocer en tu vida, en las circunstancias de tu vida, en las circunstancias de tus pasos posados sobre esta tierra y de tus miradas posadas sobre los hermanos y las hermanas humanos de La Tierra.

Para cada uno de ti hay el mismo Amor, hay la misma Vida, hay la misma Eternidad. Creas lo que creas, vivas lo que vivas hoy, lo que te sientas separado, no es ya nada.  Abre las puertas y abre los ojos, y recibe.

Ehieh Asher Ehieh

Deja al Fuego de alegría abrasar las escorias que te abruman.  Libérate de todo pensamiento y de toda atracción a la ilusión. Solo cuida la vida. Solo cuida el Amor, porque todo está allí.

Vengo también a darte a ver claro en lo que te fue todavía escondido, en ti o fuera de ti.

Vengo a hacer florecer la sonrisa de tus labios.  Vengo a hacer salir a la luz el Espíritu de Verdad, engalanándote entonces de los decorados de eternidad, de tu eternidad, permitiéndote acoger con dulzura y con intensidad a María como al Cristo y a Mikael. Vengo a ayudarte a acogerte tú mismo, al corazón lleno de tu renacimiento, al corazón lleno de tu liberación.

Escucha, escucha el Coro de los Angeles que no es otro que el Coro de tu Espíritu.

Así como lo constatas en cada día de tu vida, al nivel que es el tuyo -mientras que tú consideres que hay niveles-, te es dado a percibir cada vez más lo que te era hasta el presente invisible.

Te es dado de sentir lo que hasta el presente te era inaccesible. Te es dado a ubicarte en la simplicidad de tu corazón, donde no hay necesidad de preguntas ni respuestas, donde solo la Evidencia está presente.

Esto no está reservado para este instante, en este momento o a este lugar, sino que es reservado para cada período de Ascensión de La Tierra.

En estos tiempos de La Tierra, solo el Amor será importante, solo el Amor será tu salvo-conducto, solo el Amor será un bálsamo.  Ningún alimento, ningún afecto, ningún compromiso, ningún miedo podrá colmar lo que sea. Sólo el bálsamo del Amor será el remedio para todo problema. Y recuérdate que, en cualquier trastorno que sea, solo rectifico lo que debe serlo, por la Gracia de la Luz, por su Inteligencia y por su potencia, no imponiéndote nada, no limitándote en nada, devolviéndote a tu poder y a tu verdad.

...Silencio...

Todo es dado.  Todo está allí.  Y absolutamente todo se precipita hacia la Puerta Estrecha, con el fin de descubrir y redescubrir lo ilimitado de la Creación, lo ilimitado del Amor y la alegría de la Luz.

Tú, niño de alegría y niño del Eterno, el tiempo de tu Autonomía, de tu Libertad, de la Resurrección está a tus pies y a tu puerta.

…Silencio…

En este mismo momento, donde tu estés, se forja en ti, en letras de fuego el Verbo. Despiértate. Nunca más estarás dormido.

... Silencio...

Tú, el amigo y el amado, despiértate.

…Silencio...

Cualquiera que sea el día o la hora y el lugar donde me lees y de donde me escuchas, no olvides nunca lo que eres.

Ehieh Asher Ehieh

...Silencio...

En el Amor, te bendigo.  En el Amor, me ofrezco a ti.  En el Amor, te saludo.  En el Fuego del Espíritu, te consagro.

...Silencio...

Por tres veces deposito en tu corazón el Espíritu director del Fuego.

Vehuiah, Vehuiah, Vehuiah. 

Estoy allí y estaré allí hasta tu nacimiento.  Eres amado porque eres el Amor.

Hasta luego.

Nota: esta canalización es de un conjunto de canalizaciones que acompañarán nuestra resurrección en este mes de mayo.

https://lestransformations.wordpress.com/