jueves, 12 de mayo de 2016

O.M. AIVANHOV - Mayo de 2016







Bueno amigos, estoy encantado de veros y deciros algunas cosas antes de intercambiar con vosotros. En primer lugar, os presento todas mis bendiciones y todo mi amor, en la compañía del Espíritu del Sol y del corazón del Corazón, por supuesto.

... Silencio…

Hace muy poco tiempo, habéis recibido una serie de elementos e informaciones, relativas al Masculino Sagrado y yo os hablé también, en esa ocasión, del bonito mes de mayo. Hoy es el primer día de mayo. Así que, lo que os diré está directamente relacionado con lo que viviréis durante este bonito período en el que muchos elementos se configurarán, si queréis. Es como si todos los elementos que componen la obra de teatro, el puzzle, se ubicaran en su lugar para representar el acto final, de clausura, digamos, y la ceremonia final de la reunión con la Luz.

Todo lo que se estaba preparando para cada uno de vosotros, por vuestra conciencia, por la Inteligencia de la Luz, está prácticamente acabado. Es decir, que todo lo que va a desarrollarse -con una intensidad, quizá más nítida, en este período- os mostrará muchas cosas relacionadas con vosotros mismos, con vuestro Corazón, relacionadas con vuestro posicionamiento, ahí donde estáis en conciencia y con vuestra Eternidad. Durante este período especial, es donde vais a ver muchas cosas en la pantalla de vuestra conciencia, así como en la pantalla del mundo y, por supuesto, quiero recordaros una serie de informaciones relacionadas con todo lo que va a presentarse, tanto a vosotros, en vosotros, como a vuestro alrededor, en las relaciones y en todo el mundo.

Entonces recordad que lo más importante, en este período, es llamar, si es posible, a lo que sois de verdad, es decir, al corazón del Corazón, antes de lanzaros a interpretaciones, a reacciones, a llantos o a gritos de alegría. Lo importante, en estos momentos, es una forma de neutralidad, una forma de aceptación para ser lo más neutral posible y ver lo que ocurre tanto en el exterior como en el interior. Porque, como sabéis, no hay prácticamente ninguna distancia entre lo que sucede fuera y lo que sucede dentro. Todo lo que veis en alguna parte del exterior a vosotros, se desarrolla también en vosotros. Todo lo que se ilumina ahora, todo lo que se revela, forma parte de la revelación final del Apocalipsis. Todo esto se presenta a la vez, en lo que habéis visto a vuestro alrededor o al otro lado del planeta, pero también en vuestro Interior.

Por tanto, eso adopta diferentes formas. Puede haber mecanismos de limpieza, digamos, al nivel de cuerpo, con dolores puntuales en unos lugares o en otros. Sobre todo, hay variaciones de la noción de vuestra identidad efímera. Hablo, no solamente de vuestra capacidad de desaparición o de beatitud, sino de lo que concurre de una forma o de otra, a haceros un poco seniles, es decir, a dudar de lo que sois en este mundo y no saber cómo enfrentaros a tareas rutinarias que estabais hartos de hacer. Es como si, poco a poco, la acción de la Luz desvaneciera, de alguna manera, los puntos de referencia normales y habituales que teníais en vuestro modo de actuar diario.

No me refiero tampoco, a todas las capacidades vibratorias: las vibraciones del Corazón, las vibraciones de la Onda de Vida o los contactos que establecéis entre vosotros, con los pueblos de la naturaleza o con nosotros, sino a que surge una nueva urgencia, una iluminación más precisa (creo que ayer lo dijo una Estrella), pero veréis sobre todo… va a aparecer en cada circunstancia de vuestra vida, un reto. No es ni un castigo, ni una retribución, y todavía menos, un error; esto será el ajuste, no de vuestra ubicación, sino de la conciencia que se ilumina allí donde está, donde estáis posicionados y que será donde se celebre la última fase, después de la aparición de los signos celestes.

Por ahora, todos estáis inmersos, dondequiera que os encontréis en la Tierra, en modificaciones elementales muy importantes; por supuesto, serán distintas, según los lugares, según los continentes y también, según la ciudad o la región en la que moréis. Todo esto corresponde a las primicias, a sobresaltos, a la fusión entre la Eternidad y lo efímero, que se actualiza y se manifiesta dentro de vuestra conciencia ordinaria. Por supuesto, hay innumerables signos, innumerables posibilidades de las que hemos hablado largo y tendido durante el espacio de tiempo que ha transcurrido.

Pero, el posicionamiento de vuestra conciencia para adquirir o manifestar esta lucidez y esta claridad, esta precisión y esta visión de la Luz en acción, necesita de una neutralidad por vuestra parte: no se trata de que giréis la cabeza para no ver qué pasa, sino que seáis un observador o un testimonio extremadamente fino, extremadamente agudo de todo lo que ocurre. No tanto por la curiosidad, sino porque en esta actitud es donde la Gracia de la Luz y los últimos sobresaltos de lo que no es la Luz, se van a armonizar y pacificar en vosotros.

Y si esto se pacifica en vosotros, habrá muchas posibilidades que viváis lo que tenéis que vivir, de acuerdo con vuestro entorno, en vuestra alma -si está presente-, de acuerdo con lo que sois en verdad, siendo más o menos perturbador. Y lo importante es, no estar perturbado. Eso no significa que digáis: “esto no me importa”, “no quiero ver nada”, sino estar más y más alineados con el corazón del Corazón, alineados con el Espíritu de verdad, con el Paráclito, con el Espíritu del Sol y con el Coro de los Ángeles. Porque en esta situación y, en este estado, seréis más aptos para dejaros atravesar por lo que sucede en la pantalla del mundo y en la pantalla de la conciencia. Diría que son las últimas emisiones en las pantallas, antes que dichas pantallas cesen y antes que no haya posibilidad de localizar la pantalla, tanto interior como exterior. Es decir, la estasis y la Llamada de María.

Entonces, como dijimos el año pasado, debe suceder una serie de acontecimientos con una cronología en la que los eventos no ocurren sistemáticamente siempre, en el mismo orden; pero todos ellos deben realizarse, sin excepción. No me hagáis decir lo que no he dicho. Eso no quiere decir que la Llamada de María sea obligatoriamente en este mes, yo no he dicho nunca eso, pero lo que sí he dicho es que tanto los guiñoles como aquellos de nuestros hermanos y hermanas encarnados que han hecho “Tournicoti-tournicota” en exceso, van a darse cuenta y ver la realidad que subyace en este tipo de eventos.

No se trata, una vez más, ni de retribución, ni de recompensa, ni de karma, sino simplemente de los juegos de conciencia que van a aclarase con mayor precisión y con más obviedad para cada uno de vosotros, sea el que sea, vuestro estado de conciencia. Tanto si sois materialistas, si estáis en el Sí, o si sois los servidores de los guiñoles, eso no tiene ninguna importancia, es el momento en que todo se aclara y todo se va a aclarar. Pero esta iluminación y esta toma de conciencia, necesitan, por vuestra parte, algún tipo de neutralidad. Esta neutralidad es, sobre todo, no hacer el juego a las fuerzas opuestas a la Luz, es decir, entrar en reacción y querer restablecer, entre comillas, vuestra verdad, o incluso, la verdad de la Luz. Si insistimos tanto en la Inteligencia de la Luz, en la “Asignación Vibral” y en todo lo que hemos dicho desde hace algún tiempo, fue precisamente con el propósito de prepararos para las eventualidades de este bonito mes de mayo.

Durante estos períodos extremos, es cuando pueden producirse estos eventos temidos o esperados, o que ya no creéis. Eso no tiene ninguna importancia, pero las condiciones son óptimas y más precisas, durante este mes, aunque haya otros períodos también. Si no es en este mes, tendréis otros bonitos meses en perspectiva. Pero podéis ver, sin ser adivino y sin estar conectados incluso, lo que ocurre en este momento, tanto en vuestra vida, en vuestro cuerpo, como en vuestro entorno. Vosotros estáis percibiendo la especie de sed, que la gente llamará de otra manera. Unos tienen sed de Luz, del Absoluto; otros, sed de cambio a diferentes niveles y todo esto está desarrollado, os recuerdo, por la Inteligencia de la Luz.

Después, algunos serán absorbidos, aspirados, por la necesidad de crear algo nuevo. Otros entrarán en reacción. Otros entrarán en una especie de desconcierto, pero no una parálisis, sino una especie de estupor, aunque no sea un choque, relacionado con todo lo que se revela, e incluso, a nivel íntimo en vuestras relaciones con los seres cercanos. Todo lo que no quedó claro, va ponerse sobre la mesa. Es ahí donde vuestro posicionamiento es muy importante, porque si antes de reaccionar, antes de entrar en cólera o exultar de alegría, antes de dejar aparecer esas emociones, entráis un poco en el corazón del Corazón como hacéis cada vez más a menudo, seréis capaces, en ese momento, de ver más allá de las apariencias y más allá de los mismos hechos. Es decir, ver realmente la acción de la Luz en todo lo que puede desarrollarse y no verlo desde la lucha o las tribulaciones, o los combates de unos contra
otros.

Lo importante, y necesitamos también de vosotros, es mantener en primer lugar, una forma de paz, una forma de equilibrio y continuar con vuestras ocupaciones. Si trabajáis la tierra, trabajad aún más, la tierra; si estáis en un negocio particular, hacedlo, continuadlo; si tenéis pasiones, continuadlas también. No os dejéis desestabilizar, sea como sea la intensidad de los eventos visibles en vuestro cuerpo, en vuestras relaciones o en la superficie de este mundo. Habéis tenido pequeños destellos, gradualmente, desde comienzos de este año. Tanto a nivel de la Tierra, a nivel de los elementos, como al nivel de excitación mental de nuestros hermanos y hermanas que no están todavía despiertos o nada conscientes de todo lo que ocurre, o en la negación de lo que se desarrolla. Vosotros, vuestro posicionamiento aquí y en todas partes, si tenéis la ocasión de leerme o de oírme, es permanecer cada vez más, en el corazón. Eso no quiere decir quedarse sentado en meditación toda la jornada y no hacer nada; eso quiere decir, hacer lo que tenéis que hacer, lo que la vida os pide, lo que vuestros seres cercanos os piden, lo que vuestro negocio necesita, con gracia, con elegancia y con ligereza. Y la única forma de hacerlo, es estar en el corazón del Corazón.

Además, habréis notado que antes -en los años precedentes- había capacidades y llamadas de la Luz que os hacían desaparecer, literalmente. Hoy, desaparecéis, quizá de forma menos intensa y llegáis a quedar, manteniendo los pies sobre la tierra, muy presentes, pero en un estado diferente, sin que podáis necesariamente poner a eso, palabras. Desde luego, eso puede ocasionar pequeñas perturbaciones de lo que se llama, creo, la regulación central, es decir, la regulación del apetito, del calor del cuerpo, de los dolores que aparecen a nivel de las Puertas, de las Estrellas y también puede que algunos de vosotros hayáis notado o tengáis la impresión, no de vértigo, sino de estar en una especie de ebriedad, sin alcohol por supuesto, y con la impresión de no tener estabilidad, de oscilar, alrededor de vosotros… no es un verdadero vértigo sino, si queréis, las primicias de la estasis.

Sabéis, que, el tiempo de la estasis, con la Llamada de María, es también todo un período, no tres días o una semana, es un ambiente especial que se instala durante varias semanas, como es el caso ya desde abril, que hay cierta noción de no saber quiénes sois, de no recordar ciertas cosas. No es como he dicho, la senilidad que os llega, porque eso aparece, a cualquier edad, es un cambio de orientación, digamos, de la conciencia ordinaria. El impulso de la Luz, las partículas adamantinas, las diferentes cosas que hacéis unos y otros, han permitido preparar esta última reversión de la conciencia hacia el corazón del Corazón, aunque no viváis la Última Presencia o el Absoluto, y aunque no lo hayáis encontrado todavía, ya ha comenzado.

Y todo lo que vengo a decir, por ejemplo… a veces, cambios bruscos de humor como no habíais tenido nunca, que no existieron anteriormente, y si os dejáis atravesar por esto sin dejaros llevar al nivel de lo que sois, veréis se os darán explicaciones -no mentales, no emocionales, sino por la misma Inteligencia de la Luz-, que os permitirán posicionaros de manera más y más estable en el Interior de vuestro Corazón. Aunque existan esas sensaciones, a veces, desagradables, como variaciones térmicas importantes, como mecanismos visuales (muchos de vosotros veis cada vez mejor, los pueblos elementales o también entidades que se os aproximan, a menudo por la tarde o la noche), vosotros veréis el comienzo del evento.

Todo esto se está poniendo en marcha porque os volvéis, no más atentos, sino que vuestra conciencia está mucho más expandida. Hablo aquí de la conciencia ordinaria, no hablo de la supraconciencia o del Espíritu de la Verdad; hablo simplemente del funcionamiento humano normal. Y eso es válido tanto para los hermanos y hermanas despiertos como para los dormidos todavía, aunque evidentemente el reflejo y el efecto de eso, no sea ciertamente, el mismo. Desde luego, si estáis inquietos por vuestra salud, vais a buscar su origen en enfermedades; si tenéis sed de renovación material, vais a hacer la revolución, ¿no es así? Si tenéis sed de reconocimiento al nivel espiritual, vais a seguir procesos que van a celebrarse en vosotros, que van a designaros roles, funciones extravagantes o, al contrario, terrores insoportables.

Recordad que ante lo que se desarrolla, independientemente del estado de estabilización de vuestra conciencia, de vuestra Asignación Vibral, lo más importante es permanecer en la escucha y en la aceptación. Es la única forma, y eso os aparecerá, aunque hoy no lo tengáis claro, de forma cada vez más neta, como la única evidencia posible. Por supuesto, no tendréis ninguna posibilidad de acción en el momento de la estasis, ni en los inicios de la estasis, tanto sobre vosotros mismos como sobre el entorno y sobre el mundo.

Por tanto, hay ahora, en esta superposición, en esta fusión entre los planos dimensionales libres y vuestro plano dimensional, la capacidad de ver las interpenetraciones y vivirlas. Eso requiere de vosotros, ante cualquier evento que se produzca, que consideréis y veáis cuando lo viváis, que es la Inteligencia de la Luz y que vosotros, el mundo y los otros hermanos y hermanas, no estáis aquí, absolutamente para nada. Esto no es para descargaros de toda responsabilidad, sino al contrario, es para dar un gran paso hacia la Unidad. Y un gran paso, como decía María o Teresa, que os permita no hacer nada más, porque como decía Cristo: “lo que hacéis a otro, me lo hacéis a mí”.

En cualquier circunstancia, aunque se trate de un niño malo, se trate del inspector de Hacienda, se trate de la madrastra desabrida, es siempre algo que está ahí para que viváis la experiencia. No hay error, no hay culpables, sólo hay juego de conciencia. Y a través de este juego que a veces puede contrariaros o desestabilizaros, es la ocasión para encontrar la estabilidad. Y creo que, en términos psicológicos, esto se llama “resiliencia, pero también “congruencia”, de alguna manera. Es la capacidad de trascender los elementos dolorosos -pero en este caso, también felices- que pueden producirse y que os permiten superarlos. Pero no superarlos por vuestra voluntad o por el poder del ego, o del alma o del Espíritu, sino precisamente por esa capacidad de acogida, esa capacidad de aceptación de lo que la Luz ejecuta sobre la pantalla de vuestra conciencia y sobre la pantalla de vuestra vida.

Si pensáis primero, en esto, evitaréis muchas cosas desagradables. Por ejemplo, si tenéis… voy a tomar ejemplos muy tontos. Imaginad que vivís esos famosos vértigos o pseudovértigos o faltas de estabilidad y en lugar de buscar complicaciones, en lugar de tratar de curaros, os situáis simplemente en el corazón del Corazón. Aunque no sintáis las vibraciones, pensad en vuestro corazón en primer lugar y en el Amor. Pero ¡cuidado!, si pensáis en el Amor y no estáis despiertos, no sabéis si el hecho de pensar en el Amor será seguido de una vibración Luz-Amor; por lo que lo más fácil es llevar la conciencia sobre el corazón antes de entrar en reacción, en juicio, en ira o en alegría. Porque en todos esos eventos, en especial para todos los hermanos y hermanas encarnados que han vivido la Iluminación y el Despertar, eso va a ser una forma de exultar. Pero recordad que las fuerzas opuestas a la Luz, se nutren de todas las emociones; no solo se nutren de los sufrimientos, sino también de las alegrías, de la alegría humana, del placer humano.

Por tanto, en estos momentos, aunque veáis cosas extraordinarias, debéis mantener la calma, es decir, interiorizar todo estando conscientes, sin desaparecer si es posible, hasta el momento de la Llamada de María y permanecer en la agudeza de la conciencia. No para tratar de encontrar una solución, sino, por el contrario, para acoger todo lo que os llega, ya sea Cristo, ya sea un diablillo o el jefe de los Arcontes, porque todo eso son sólo juegos y peones sobre el juego. Es eso lo que vais a ver. Y si no lo habéis experimentado o si lo habéis creído sin vivirlo, es lo que se os hará vivir. Si experimentáis esto, si estáis en la acogida incondicional, en el abandono y en lo que corresponde también, no al Abandono a la Luz, sino a lo que se ha aludido recientemente sobre el “sacrificio” y la “crucifixión”, es la única forma de encontrar la paz. No encontraréis la paz, como han querido hacer los guiñoles en sus bases subterráneas, no encontraréis la paz, acusando a quien sea, de la desgracia que sea.

Nosotros os hemos advertido, durante muchos años, de todo lo que iba a producirse. Hay cosas que he dicho, que dije el mes pasado y que repito. Cuando traté estos temas, hace más de diez años, los hermanos y las hermanas debieron tomarme, un poco, por loco; pero vosotros veis que todo lo que dije, sin excepción, está ocurriendo ante vuestros ojos. Así que, como sabéis, nadie conoce la fecha ni la hora. Pero ya existen primicias, y esas primicias, las experimentáis dentro y fuera de vosotros.

No estáis ya en los tiempos de “tournicoti-tournicota”; además la Luz no permitirá ya eso. Simplemente hay que ver lo que se celebra en la pantalla de vuestra vida y de vuestra conciencia y, a través de esa lucidez, acoger, bendecir, perdonar a vosotros mismos y al otro, así como al mundo, a los Arcontes, a la gente, para permanecer en vuestra Eternidad, es decir, en el corazón del Corazón. Y eso no os impedirá hacer lo que tenéis que hacer, por supuesto, pero vuestra conciencia debe tener eso en cuenta. Es la única forma de mantener la paz, de experimentar los comienzos de beatitud, siempre manteniendo los pies sobre la tierra, estando plenamente presentes, aunque estéis al borde de vuestra propia desaparición. Esto es extremadamente importante.

Entonces, no voy a volver sobre la cronología que se dio el año pasado y a principios de este año, tanto por Anael como por mí mismo. Simplemente hoy, como se ha dicho, debemos saber que lo que vivís es solamente el Cara a Cara, para comprender que no hay nada más que vosotros. Para eso, hace falta salir de la dialéctica, que ha ampliado en los últimos años, el Arcángel Anael, sobre la capacidad de establecer relaciones de corazón a corazón, de todos los procesos de la conciencia, de la comunicación con los pueblos de la naturaleza que se han abierto por la acción de la Luz.

Hoy, es más que eso, porque como se ha dicho, pronto desapareceremos a vuestros ojos y a vuestra conciencia, de la misma forma que vosotros desapareceréis a vosotros mismos. Así que, en este momento no es el caso, ya que veis cada vez más Presencias, Entidades de Luz, más cosas inhabituales -con vuestros ojos abiertos; y no estoy hablando de estados interiores.

Por consiguiente, hay una aclimatación, una experiencia que se produce y que os dirige -y que os llevará cada vez más. A encontrar la solución en vosotros mismos. No por una demanda exterior, aunque efectivamente, algunos de vosotros estáis muy cerca de las Estrellas, muy cerca de los Ancianos, de los Arcángeles, pero como os hemos dicho y repetido el año pasado, todos nosotros estamos ya en el interior de vosotros. El mundo está en vosotros, ¿no? Así que, en tanto haya distancia, la menor distancia entre vosotros y el mundo, entre vosotros y el otro, no podréis vivir la paz. Aunque, por supuesto, es mucho más agradable deshacerse de lo que os molesta y enerva, por ser educado.

Aquí hay una trascendencia importante. No se trata de restablecer necesariamente las relaciones, sino de perdonar y aceptar lo que se despliega, porque todo lo que se manifiesta, se encuentra ahora en el sentido de la Liberación y de la Luz; no puede ser de otra forma. Incluso las cosas que os parecen opuestas a la Luz, no pueden serlo porque la Luz está tan presente ahora -las partículas adamantinas están por todas partes-, que incluso los que creen servir todavía a los guiñoles, no pueden hacerlo, porque eso se vuelve, instantáneamente sobre ellos.

Y vosotros no tenéis que poner vuestro granito de arena. Demostraos a vosotros mismos que la Inteligencia de la Luz es así, que viviréis a solas el Cara a Cara, donde no existe más que la beatitud absoluta, no huyendo de la realidad, sino estando totalmente presentes en esta carne independientemente de la carne que tengáis. Ya tengáis veinte años, o estéis desgastados por todas partes. Aunque el dolor esté ahí, aunque el sufrimiento esté ahí, os daréis cuenta que la Luz es un bálsamo. Os hemos hablado, en meses anteriores, de la capacidad de autocuración, donde todavía había una intención; ahora es más que eso. Si estáis en la Luz, lo que se manifieste, pasará incluso del dolor, del sufrimiento, sea físico, psicológico, que no tendrá ningún poder sobre vosotros. No porque os convirtáis en seres altivos que planean y creen en quimeras, sino porque eso significa que habéis aceptado vuestra humanidad y la humildad.

Tened la humildad de no comprender, tened la humildad de no controlar y de no poder controlar nada. Porque os recuerdo que, en los mundos unificados, todo se hace con naturalidad, sin necesidad de esfuerzo. Yo diría que el único esfuerzo que tenéis que realizar hoy es garantizar la permanencia en el Corazón. Girad la lengua en la boca, antes de hablar y tened siempre la capacidad de escuchar y acoger lo que sucede en la pantalla de vuestra vida. Eso no significa que, si alguien viene a daros una bofetada, le deis otra bofetada; no he dicho eso. No hay ninguna razón que suceda si permanecéis en el corazón del Corazón. Es también, una forma de humildad, una forma de sacrificio. Es el sacrificio de los deseos, es el sacrificio que han experimentado muchos místicos y santos antes que vosotros, y eso, en todas las tradiciones, en todas las religiones y en todos los rincones del mundo.

Por supuesto, vosotros veis a los Jinetes en acción, por todas partes, en vosotros y fuera de vosotros. Hoy ya no es cuestión de pedir esto o aquello, es cuestión de dejar crecer más la Evidencia de la Luz para estar cada vez más en la Claridad y en la Precisión, aunque tengáis mareos, aunque tengáis dolores o algo que os parte la cara en vuestra vida. Esto os enseña a ser coherentes -coherentes con la Luz, no coherentes con vuestra Inteligencia humana. La coherencia, la Gracia, no la acción de la Gracia, sino como os hemos explicado, el estado de Gracia, es una bendición permanente.

Y, además, os daréis cuenta desde hace unos meses, que si soltáis presa, de algo relacionado con lo que se os mete en la cabeza, por ejemplo un dolor por todo el cuerpo, si aceptáis poner delante la Luz -el Amor delante como el año pasado-, veréis que no hay esfuerzo que lo nutra y aunque haya un dolor, no estaréis en lucha o en resistencia. Es la forma de volveros sólidos como una roca. Es así como os descubriréis incorruptibles e invencibles. No al nivel del ego o de la persona, al de vuestro Êtreté, de vuestra Eternidad.

Así que cada uno tendréis diferentes cosas que vivir en este período, pero recordad que la finalidad es la misma para todo el mundo. En el momento de la Llamada de María, está el último acto de la obra de teatro. Por tanto, asumid el teatro si queda todavía uno en vuestra vida, pero dejad a la espontaneidad todo lo que se ha desarrollado como virtudes del Masculino Sagrado que son unos referentes importantes; estas informaciones os ayudarán a posicionaros. Desde el instante en que la Infinita Presencia, la Corona radiante del Corazón o, incluso la cabeza, o la Onda de Vida o el Canal Marial se manifiestan, entonces es el momento de la Llamada de la Luz en vuestra humanidad. No es momento de viajar al Sol o a las dimensiones, o ir a buscar conocimientos esotéricos, sean los que sean. Es el tiempo pleno de la Luz, no puede ser a tiempo parcial.

Antes os decía que teníais el culo entre dos sillas. Después estabais sentados en una silla u otra; después no había ya silla; después no había culo. No queda más que la lucidez de la Verdad, y todo el alimento viene de ahí. Además, os daréis cuenta también, que vuestros hábitos alimenticios están transformándose, de forma a veces más intensa que lo que tuvo lugar en años anteriores. Todo eso concurre, para cada uno de vosotros, a facilitaros la instalación en el corazón del Corazón. La inteligencia de la Luz, va más allá, por pequeños toques, por sincronicidades, pero podrá también, como se suele decir, daros una “patada en el culo” aunque no tiene allí más nalgas, para estabilizaros y volveros hacia lo que sois -sin desaparecer, no obstante, de este mundo efímero; desaparecerá él mismo, no os inquietéis.

Todo está en camino y ya lo hemos dicho: todo está cumplido. No queda más que actualizar el plano más denso. No es cuestión de meses o años, eso puede ser una cuestión de minutos o de horas para cada uno de vosotros. Y hacedlo ahora, porque si tenéis la oportunidad de hacerlo ahora, será más evidente para vosotros que cuando oigáis la Llamada de María donde no habrá ninguna forma de acción, más que dejar hacer a la Luz, total e íntegramente.

Así que actuad ahora; si sois jardineros, cuidad el jardín, si sois pintores, pintad, pero siempre, antes incluso de realizar este acto creativo, situaos en vuestro Corazón. Aunque sintáis a un hermano o hermana y aunque sintáis ese impulso del Corazón de uno hacia el otro, en las comuniones, en los procesos de conciencia que habéis experimentado durante años, recolocad al otro y la situación en vuestro Corazón, dejad el Amor crecer y después, actuad. Esto tarda treinta segundos y no hay necesidad de plantear preguntas (sea para una medicina, sea para un alimento), la respuesta del Corazón, es ahora una respuesta del Espíritu; se hace directamente. Aunque haya necesidad de conceptualizar, de visualizar o de intelectualizar. Esa es la Gracia a niveles cada vez más intensos y más importantes. Es aquí donde os volveréis esa roca incorruptible, independientemente de lo que vayáis a vivir según vuestra Asignación Vibral, después de la Llamada de María, Todo eso, se lleva a cabo hoy.

Entonces, en el mes de mayo hay, por supuesto, períodos favorables: como también en el mes de junio y en cada mes, hay períodos propicios. Tenéis, la luna de Wesak que como sabéis, no tiene nada que ver con la Luz auténtica, pero, por ejemplo, aunque hay fiestas religiosas, hay movimientos de energía que se produce en estos momentos por el solsticio de verano; en el mes de mayo tenéis lo que se ha llamado la Ascensión y Pentecostés, no la fiesta religiosa sino esta atmósfera especial de después de la Pascua. Sabéis que la Pascua ortodoxa y la Pascua romana, no suceden el mismo día; sin embargo, hay energías específicas esos días que corresponden a esas influencias, pero sin duda, egrégores del pasado y los vectores de informaciones de la Luz no alteradas.

Tenemos el mes de agosto, con la Asunción de María. Tenéis, por supuesto, y los veis todos los años desde hace tiempo, el período que rodea la fiesta de los Arcángeles al final de septiembre. Pero dadas las primicias que se ven sobre la Tierra y que nosotros vemos desde donde estamos, podemos decir que hay una aceleración o una intensificación más bien que aceleración, de la presencia de la Luz. Es eso lo que va a desalojar de vosotros, vuestros últimos defectos, vuestras últimas anomalías relacionales y el encerramiento creado por todos los elementos constitutivos de lo que se ha llamado democracia. Esto, creo que lo vivís en Europa, de forma más pura en este momento, donde nada más puede ser escondido, no solamente para los despiertos, sino para toda la humanidad.

Hay una forma de despertar colectivo, pero ese despertar colectivo no es necesariamente un despertar espiritual, es un despertar sobre las condiciones de vida. Creo que hoy celebráis en Francia la fiesta del trabajo y en España, mañana, y en otros países, es otro día. Pero el trabajo -a menudo hablé del trabajo cuando vivía, pero era del trabajo espiritual-, el trabajo material es portador de reglas, y la palabra “trabajo” tiene una raíz que no quiere decir “placer”. Es algo que requiere esfuerzo, es una tortura, es algo que os hace sudar. Porque el trabajo espiritual, hoy, es únicamente lo que dije antes: el corazón del Corazón. Nada más y nada menos.

Por el contrario, los que se despiertan de su letargo y ven el control y el confinamiento del mundo y no tienen ninguna anticipación de lo que va a llegar a la Tierra, ¿qué experimentan? Ellos viven la ira, tenéis también los que están en la negación. Es una ira que no puede más que terminar en una revolución o en negociaciones; eso se produce también en cada uno de vosotros durante este período, a diferentes grados, por supuesto.

Durante este mes, debe cultivarse la paz, la serenidad, la humildad. Todo lo que se os ha dicho en los “Cuadernos del Masculino Sagrado” es exactamente a lo que estáis encarados frente a vosotros mismos, frente al mundo y frente a cualquier otra conciencia. La Unidad y la experiencia de la Unidad, pasa por eso. No estáis ya en las experiencias del Sí, los éxtasis, los viajes en Êtreté, las comuniones de conciencia, las fusiones de conciencia o las disoluciones de conciencia; estáis realmente en la experiencia -que se volverá permanente- de eso. Y eso sucede de forma diferente.

Algunos de vosotros seréis informados por sueños, por intuiciones fulgurantes, de una serie de cosas. En este caso, tampoco reaccionéis. Entrad primero en el Corazón, girad vuestra lengua siete veces en la boca y escuchad para salir de la reacción y entrar más bien en lo que se ha llamado pro-acción. Es decir, apoyar la revelación de la Luz en lo que ella os revela a cada uno de vosotros. Apoyarla es simplemente ser trasparente, descender a la humanidad, a la humildad, comprender que no sois nada al nivel de la persona, que es algo que no dura para siempre, que está inscrita entre el nacimiento y la muerte. Sólo merece la pena, tranquilizaros en relación con las vidas pasadas, los karmas y todas esas historias. El instante presente no necesita ninguna justificación, ni en el pasado, ni en la Ascensión y Liberación de la Tierra que está en fase activa en este momento.

Tenéis que ser los pilares de la Luz, los que anclasteis la Luz y que por vuestra simple Acogida y vuestra simple Presencia irradiabais la Luz. Y eso, independiente de vuestra propia voluntad personal, vuestros deseos o vuestras necesidades de ayudar o servir, Es decir, que la Devoción, como ha sido explicado, el Bhakti Yoga, no debe ser un esfuerzo, es algo que se produce naturalmente desde el instante en que aceptáis el sacrificio de vuestra persona, incluso sin haber vivido lo que sois en verdad y en totalidad, es decir, el Último. Aunque hayáis vivido algunas experiencias del Sí, no tiene ninguna importancia porque eso, está ahora abierto a todo el mundo, la capacidad de ver, la capacidad de dejarse atravesar por las propias emociones por las propias elucubraciones mentales, por vuestras propias interacciones. Es en esa acogida y en esta escucha, donde manifestaréis las virtudes cardinales del Masculino Sagrado; todo lo que se ha explicado hace un mes.

Esto es extremadamente importante, sea cual sea la intensidad del acontecimiento, aparte del sufrimiento, la alegría o el placer de este mundo. Sois la Esencia de la Alegría porque independientemente del sufrimiento que pertenece en definitiva a lo efímero, debéis mantener vuestra humanidad, vuestra humildad, vuestra simplicidad y dejar producirse lo que la Luz quiere desarrollar en vosotros y exteriormente a vosotros. Es como vais a desaparecer, es como vais a volveros los más pequeños entre vosotros. Recordad: “el que quiera salvar su vida, la perderá y el que acepte perderla, la encontrará”, Y eso no es una ley, es el efecto directo de la Luz.

Si vosotros sois Luz, integralmente y estáis en vuestra Eternidad, o bien hay todavía “renuencias” (son las palabras que se utilizaron, ¿no?), habrá temores. Son simplemente los pesos de la experiencia, los pesos de los hábitos, los pesos de los condicionamientos todavía presentes -que no pertenecen necesariamente a vuestra conciencia despierta- que deben resolverse, sin esfuerzo, espontáneamente y es eso lo que vais a ver. Es esa la magia de la Gracia actualizada, no solamente en la conciencia o en la cabeza o en el corazón, sino al nivel de la vida, aquí mismo. Y eso es muy importante porque si lo tenéis presente, tendréis cada vez más facilidades, aunque puedan aparecer dificultades que parezcan insuperables.

Además, creo que Teresa últimamente y en las veces anteriores, os ha explicado ampliamente eso, así como Philippe de Lyon. Porque verdaderamente, son claves esenciales. Sería bueno, conocer todos los misterios del universo y también haber hecho la experiencia, pero eso no os sería de ninguna utilidad durante este mes. Sólo la humildad os servirá, y sólo permanecer trasparente y con claridad, será la llave que hará que permanezca limpia vuestra Casa para recibir a Cristo. Nada más.

Entonces, llamad a esto “atención”, llamadlo “plegaria”, llamadlo “meditación, pero una vez más, eso no son más que palabras. Pero lo que llega, si hace falta mil veces por día, pensad primero en vuestro corazón, porque si pensáis en vuestro corazón, incluso con la cabeza, conduciréis la Luz vibral sobre el Corazón. Aunque no percibáis el Fuego del Corazón -o el Fuego Ígneo, ahora-, aunque no hayáis experimentado nada al nivel de la energía o al nivel vibral o al nivel de la conciencia. Recordad que los últimos serán los primeros. Y todos los que hoy pueden adoptar esto no habiendo vivido nada, serán recompensados de manera extraordinaria. Porque la Gracia es abundante, por supuesto. Porque la Gracia no pide más que una cosa, tomar todo el lugar en vuestra persona. Y si no hay nadie, no hay “nada”, sólo la Luz y la Gracia, aunque esté todavía ahí, vuestra persona. Pero esa persona que sois todavía, se vuelve, entonces, sumisa a la Luz, en el sentido más noble. Es el sentido original de lo que llaman los musulmanes “ser sumidos”. No a los Arcontes, sino a la Fuente.

Si estáis sometidos a la Fuente, vosotros sois la Fuente. Si dejáis actuar a la Luz y a su Inteligencia, sin acudir a las construcciones de vuestra persona -sin llamar tampoco a la energía que no es más que una estructura física o psicológica-, en ese momento la Gracia será super abundante y os daréis cuenta por vosotros mismos de vuestra capacidad de armonía de resiliencia, de congruencia, de superación, de transustanciación que se volverán cada vez más activas. Entonces, por supuesto, eso no quiere decir quedarse en un sillón todo el día, Eso quiere decir, si la Luz os lo permite, hacer lo que tenéis que hacer, pero poniendo, en primer lugar, vuestra conciencia en el Corazón, sin pedir nada relativo a cualquier problemática para resolverla. Os bastará, después que hayáis hecho esta intención de Luz, observar y vivir lo que hay que vivir y veréis cómo lo superáis.

Cuanto más estéis de acuerdo con vosotros mismos, en vuestra Eternidad, en ese Cara a Cara a solas, más luminosos se volverá el mundo que os rodea y lo que se despliega. Y es además así, como constataréis, en los procesos de conciencia, los encuentros elementales, por ejemplo. En estas condiciones es cuando os volveréis como un niño, abiertos y espontáneos, cuando se establecen la comunicación y la relación. No tratéis de controlar las cosas; todo se produce naturalmente. Esa es efectivamente, la Gracia. Pero todo eso fue explicado por las Estrellas cuando encontraron su camino de vida durante su encarnación. Creo que lo recordáis.

Pero, os repito, ahora no es cuestión de hacer experiencias puntuales, es cuestión de estar permanentemente en este estado. Y este estado no está emparejado de manera formal con la vibración, con el Canal del Éter, el Canal Marial, las Coronas radiantes o la Onda de Vida; es la conciencia pura que no tiene necesidad de apoyarse sobre un soporte energético, corporal o vibratorio, esté presente o no. Así pues, tenéis la posibilidad natural de posicionar vuestra conciencia en el Corazón, aunque no sintáis nada, pero veréis los resultados tangibles ahora, en vuestra vida. Si os falta algo, eso os aparecerá. No porque supliquéis que falta eso, la persona desaparece, sino porque tiene confianza en la Luz, en la vida y en la Unidad.

Si os encontráis en ese estado del corazón del Corazón, no puede haber contradicciones, oposiciones o algo que desestabilice. Así que, si estáis desestabilizados, se trata de una invitación a profundizar en lo que sois al mismo tiempo que actuáis en este mundo. Salvo si la Luz, a algunos de vosotros, os conduce a una desaparición total de la persona en vuestras actividades, eso no concierne a la mayoría de hermanos y hermanas. Eso sólo concierne a algunos, pero toda la humanidad en su globalidad se encuentra confrontada a la aparición de este aire nuevo, a esta necesidad de cambiar las cosas de una manera o de otra.

Algunos son violentos -es para quitar el marido o la mujer o al supuesto enemigo-; otros tienen sed de creación de un nuevo mundo y los veis tanto en los medios espirituales como en los medios sociales, pero todo eso no son más que ocupaciones. Eso sólo refleja la intensificación de la Luz y, por supuesto, la intensificación de los campos electromagnéticos de Hercóbulus. Todo eso está revelándose a vosotros, en vosotros y en la Tierra.

Entonces, lo que sucede está perfectamente organizado -diría que más que nunca- por la Luz y su Inteligencia, y la mejor forma de estar listo, digamos, es estar preparado a cada minuto. Vivir cada minuto como si fuera el último y ver lo que no habéis hecho bien. No para juzgaros, no para condenaros o condenar al otro, sino para situaros en el corazón del Corazón. Porque la eficiencia, la potencia de la Luz sólo se puede encontrar aquí y no en otra parte.

Vais a daros cuenta además que, si estáis prevenidos materialmente, ya sea con dinero o por las circunstancias de vuestras vidas, y no estáis prevenidos en vosotros mismos, para estar de acuerdo con vuestro corazón, todo eso será barrido. Sólo queda el Corazón, sólo queda vuestra humanidad, aquí y ahora, porque es el período final de la transustanciación. Es el momento en que la mariposa ha nacido, sus alas están casi secas -para algunos de vosotros, están ya secas- pero moráis en el mundo de la oruga, con otras orugas. Y es aquí donde debéis estar ligeros, donde debéis ser luminosos. No por ninguna acción de la persona, sino por la acción de la Luz. Y aquí vais a realizar eso y vivirlo cada día, cada hora, en función de los acontecimientos de vuestra vida y del mundo.

Tened la seguridad que no hay nada difícil. Y si es difícil, no es la Luz. Puede ser muy violento, pero nunca será difícil, desde el instante en que aceptáis, desde el momento en que decís “sí” a la Eternidad, dentro de lo efímero. La persona no podrá interferir con la Eternidad que sois, Y, además, eso va a daros, a veces, sentimientos no de ser dual, sino doble. Podréis ver las rápidas fluctuaciones de la conciencia y del estado de ánimo, Estaréis sin razón en la alegría y la dicha, También sin razón estaréis en una ira que emerge que no es necesariamente debida al hecho de un hermano, de una hermana o de una circunstancia. Son cosas que se aclaran, que salen, se cruzan y se eliminan. No hay otra cosa que hacer que dejar que sucedan. Es así como se superpondrá de manera más íntima, el cuerpo de Êtreté con el cuerpo efímero y el cuerpo de Êtreté va a ir tomando cada vez más importancia.

Algunos de vosotros ya habéis revelado vuestros linajes, al sentir los Triángulos elementales, al sentir todas las Coronas, al sentir incluso las energías, comenzando a ver colores que corresponden a los colores etéricos de vuestros propios órganos o los órganos de un hermano o una hermana. Todo eso es normal. Eso no requiere esfuerzo, sólo se pide dejar que la Evidencia de la Luz lo tome totalmente. Y cuanto más os dejéis tomar por la Inteligencia de la Luz, más notaréis la capacidad de estar en paz y alegría, sin necesidad de alinearos, cerrar los ojos, meditar o rezar. Vuestra vida se convertirá en una oración permanente y una Luz permanente. Es la mejor forma de no tener, como os he dicho, la cabeza pesada y los tobillos hinchados, porque algunos querrían apropiarse esta Luz para atesorarla en ellos. Sabéis muy bien que no podéis hacer eso. No podéis hacerlo porque eso no conduce a la Liberación; eso conduce a la escuela y de eso ya he hablado.

Estas son las cosas que tenía que deciros. Por supuesto, voy a volver dentro de poco tiempo porque practicaré, como hacemos habitualmente y es que a continuación de lo que acabo de decir con palabras muy simples, planteáis cuestiones relacionadas con lo expuesto. Yo responderé y seguiré, además, mi intervención, respondiendo a vuestras preguntas.

Aquí ha comenzado el alegre mes de mayo. Tenéis un montón de etapas que pasar interior y exteriormente. Tendréis muchas revelaciones. Obviamente, nosotros volamos sobre las revelaciones, todos estos años, ya sea al nivel de los Arcontes, al nivel de las líneas de depredación, al nivel de los circuitos energéticos, de los circuitos vibrales, de la conciencia, pero queda todavía por saber muchas cosas que van a vivirse. No para apoderarse de ellas, sino para ver los engranajes de la Luz y los que se oponen a la Luz. También en vosotros, ya seáis liberados vivientes o no; ya seáis despiertos o no despiertos, eso no cambiará nada.

Así que, habituaros a vigilar eso. Así que, si necesitáis, un amuleto (qué sé yo), un cristal, un rosario, estar con un dragón o con un elemental, hacedlo; eso os ayudará en los primeros momentos, cuando todavía estáis aquí. Porque pronto, como se ha dicho, ni nosotros, ni vosotros, ni los hermanos, ni las hermanas, serán visibles. Estaréis frente a vuestra inmensidad -que el ego y la persona llaman la nada-. Y se le puede llamar de esa manera.

Si aceptáis eso, todo lo que viváis, lo pasaréis con dulzura y con elegancia, con paz y con gran humildad que será recompensada por vuestro acceso a esa beatitud. Incluso en las cosas, yo diría dolorosas, la dicha estará allí, es decir, que vuestra conciencia no podrá estar ya fijada a acontecimientos de la persona o del mundo, y eso vais a constatarlo muy pronto. Es muy diferente de la negación, porque aquí estáis en la aceptación. En la negación o el rechazo de ver las cosas, siempre termina mal, mientras que aquí no puede terminar mal porque en la medida que vosotros aceptéis, en la misma medida os volveréis paz, cada vez más, pero también en cosas que no están definidas por las palabras, como es el éxtasis y la dicha. Eso puede llamarse, la plena conciencia, la Última Presencia, pero también, el Absoluto, el Parabrahaman, en manifestación. Es lo mismo, porque hay estados o experiencias que se ven afectados, pero este es un estado que se instala definitivamente.

Y es en este mes cuando vais a vivir eso, que pasa en el cielo. Nosotros esperamos, por supuesto, como vosotros, que esto sea sincrónico con las señales del cielo, las Trompetas y la Llamada de María, pero si no es este mes, ya os he dicho que hay otros períodos. Vuelvo a precisar, el solsticio de verano, el período del 15 de agosto, el período del fin de septiembre y el período de Todos los Santos. Podéis tomar París si queréis, Pero tomamos el París de diez contra uno, porque no hay favoritos, ¿de acuerdo?

Así que no os preocupéis por cualquier fecha, de todas formas, vais a estar, ¿cómo decir? Sumergidos, invadidos, abrumados por la Luz, por los acontecimientos que sobrevienen sobre vuestra pantalla interior y exterior y no tendréis tiempo para preocuparos de saber si es ahora o es dentro de seis meses o más tarde, porque eso se celebra ahora. Y recordad, la Tierra asciende ahora, pero para vosotros humanos, lo más importante -quienes estéis todavía en el cuerpo-, es vuestra Liberación. No por vosotros mismos, porque toda la Tierra está liberada, sino para aligerar, digamos, los pesos. No el vuestro, sino el de toda la humanidad, sin ninguna diferencia entre Cristo y el guiñol, todos sin excepción.

Y los juegos de la conciencia van a aparecer con más claridad todavía, y notaréis que cuanto más adoptéis el posicionamiento en el corazón del Corazón, más ligeros estaréis, aunque haya sufrimiento, aunque el cuerpo esté desgastado. Vuestra conciencia no será atrapada, por así decirlo, por los estragos de este mundo o los estragos de la persona o la dualidad. Es así como se instala la Unidad final en este período de la última batalla “de todos contra todos”, como se ha dicho. Vosotros no tenéis que luchar contra todos, tenéis que aceptar todo en vosotros. Porque no hay más que un lado… en los mundos unificados, sabéis que la sombra y la Luz, no están separadas, además, no se puede hablar de sombra y de Luz. Se puede hablar de atracción y de repulsión, que son las fuerzas de la vida en movimiento, pero ni lo uno ni lo otro son “bien” y “mal”, porque el mal no puede existir. No hay más que la experiencia de la Creación o la experiencia del Absoluto o de la Fuente. Pero no hay ninguna diferencia.

Así que la Tierra se moverá enormemente, Los vientos serán tal y como os había dicho hace ya algunos años, mucho antes que cuando se habló de los Jinetes, que iban a tener valores extremadamente importantes donde nada resistiría. Todo eso es la acción de los Jinetes, de manera tangible, visible y palpable, para que nadie pueda ignorarlo, dondequiera que se encuentre sobre la Tierra. Y todo eso, son las primicias de la fusión de los Éteres, la última fusión de los Éteres, la última Eucaristía, el último Pasaje, tal y como Uriel os ha vuelto a hablar.

Entonces, velad y estar atentos en el corazón del Corazón. Sobre todo, cuando haya una contrariedad, porque es muy fácil ahora, para muchos de vosotros, sumergiros en el corazón del Corazón, por voluntad, por deseo, pero puede ser diferente permanecer en el corazón del Corazón, manteniendo los ojos abiertos mientras vivís lo que tenéis que vivir. Es este el aprendizaje que se va a realizar de manera acelerada durante este mes, sin tener en cuenta la importancia de la acción de los Jinetes, en vosotros y fuera de vosotros.

Lo que quiero decir, sin ir demasiado lejos, sin tener en cuenta la Llamada de María o no, Trompetas o no Trompetas, que la faz del mundo será profundamente diferente al final del mes de mayo. Eso no quiere decir que tenga lugar la Llamada de María, eso quiere decir que nadie podrá ignorar que hay cosas que están pasando; y algo que no toca solo a una conciencia o a algunas conciencias espirituales, o que afecta a algunas zonas del mundo, sino que toca realmente y por primera vez desde hace dos mil años el egrégor colectivo de la humanidad.

El egrégor colectivo de la humanidad, la conciencia colectiva de la humanidad, se ha visto afectada, os recuerdo, la última vez, por la muerte de Cristo sobre la cruz y por el hecho de que su sangre haya tocado la tierra. Fue entonces cuando el cielo se oscureció en toda la Tierra. Ese mismo choque llega hoy a la humanidad. Ver lo que no es frecuente, eso se produjo la última vez, hace dos mil años. Eso no se ha producido después de esa época, a nivel de toda la Tierra y a nivel de la colectividad humana.

Es un pasaje obligado antes de la Llamada de María. Porque no habrá ningún problema, incluso para los chicos malos, en reconocer la Llamada de María. Porque ellos llevan en ellos, este ADN, todos los chicos malos que son. Por tanto, no pueden renegar de ellos mismos. Pero la gran diferencia es que ahora tendréis cada vez más hermanos y hermanas que, dado el estado de trasformación, podrán estar más atentos a lo que diga María y darse cuenta de lo que va a pasar poco tiempo después. Pero eso lo veréis, y nosotros lo veremos con vosotros.

Como os hemos dicho también numerosas naves de la Confederación Intergaláctica de los Mundos Libres, están ahora cada vez más presentes encima de vuestras ciudades, pero también encima de algunos de vosotros. Vosotros salís a un lugar, hacéis una salida con hermanos y hermanas y de pronto observáis naves de Luz en las nubes. A menudo son Vegalianos, Arcturianos, Andromedanos… cierta cantidad de Andromedanos también. Todavía no, las naves de la Confederación, que todavía están ocultas. Ellos están cerca de vosotros, pero parece difícil verlos en su forma real, de momento. Pero este acercamiento progresivo de las fuerzas de la Confederación Intergaláctica de los Mundos Libres, inscritos en la Tercera Dimensión Unificada, vienen a mostrarse y desvelarse porque eso forma parte de la revelación, eso forma parte de la apertura a otras posibles. Una cosa es creer que sois polvo y estáis atrapados en este mundo -y no hay vida en otros lugares, no hay otras conciencias- y otra, descubrir que hay otras conciencias.

Esto ya es un cambio de paradigma, es ya una convulsión interna. Porque de momento y a pesar de todo, no tenéis por qué permanecer en la negativa. No hablo de la negativa del Choque de la humanidad, sino de la negación de lo que produce la Luz. Ellos no ven más que conflictos, no ven más que necesidad de renovación. Pero eso no es grave, hay ya un cambio de equilibrio que se produce y se genera en cada uno de vosotros, para reajustaros a una octava superior, no ya con relación a vuestra Asignación Vibral, sino con relación a vuestro origen estelar. Hay, por ejemplo, quienes comulgan, cada vez más, con los dragones, otros con el Agua, con los Elfos, con los Delfines. Todo eso, si queréis, es el despertar, no de vuestros linajes, sino de vuestro origen estelar, no en tanto que personaje que ha sido esto o aquello, sino en tanto que virtudes y capacidades espirituales del Espíritu vinculadas a esta revelación.

Entonces, vais a daros cuenta también, que ciertas cosas serán más fáciles y otras, que aún estáis interesados y os parecían fáciles antes, desaparecen ellas mismas, porque predomina, sigamos, vuestro origen estelar. Vuestras características pueden incluso cambiar, también vuestra forma de movimiento se modifica. Es un nuevo equilibrio y es exactamente eso lo que se está produciendo. Entonces, id más allá de las apariencias de los que se vive, colocándoos en el corazón. No juzguéis lo que se produce en vosotros, sobre el mundo en un hermano o hermana; mantened el mismo amor, porque es así como vosotros trasformaréis las cosas, no por vuestra voluntad sino por la Luz. Eso es lo que hemos llamado la Inteligencia de la Luz y el estado de Gracia que se actualiza, es decir, que se ve en la conciencia ordinaria y en la vida ordinaria, Eso es lo maravilloso.

Antes decíais lo maravilloso que era cuando desaparecíais en la beatitud o cuando hacíais viajes multidimensionales, Yo diría que lo maravilloso hoy, es un poco como se dice en inglés “has been”, es decir, “superado”. Porque la Luz, el mandato de la Luz, aunque os haga desaparecer todavía, en momentos, es ser plenamente humano, plenamente encarnado y, sobre todo, plenamente Amor. Porque veis alrededor de vosotros, hermanos y hermanas que, con el pretexto de haber vivido un conocimiento dado o un acceso a un conocimiento, se toman por el Mesías o una gran conciencia.

No hay grandes conciencias, no hay más que Amor; es todo. Y vosotros no os volveréis ni seréis una gran conciencia más que si sois todo Amor, antes que nada, pero no a la inversa. Y eso pasa por la humildad -y más que eso, pasa por el sacrificio-. Es decir, que la Autonomía y la Libertad interior pasan por ahí. Es responsabilidad vuestra, diría que es la única. Todo lo demás, vais a daros cuenta que no merece la pena. No podéis ayudar a un hermano o a una hermana, a pesar de sí mismo, ya sea vuestro hijo, vuestro padre, vuestra mujer. Debéis, como se ha dicho, respetar la libertad de posicionamiento de cada uno, que no tiene que ser perturbado o alterado por las interferencias o los posicionamientos de la otra. Pero, por el contrario, si el otro está en vuestro Corazón, veréis que no seréis obstaculizado de ninguna manera.

Esto es lo que sucede en la pantalla de vuestra vida en este mes. Así que dudo que tengáis muchas preguntas, pero vamos a dejar unos minutos antes de las preguntas y las respuestas. Así es que ni siquiera os saludo porque voy a estar aquí en pocos minutos.

Nota: esta canalización es de un conjunto de canalizaciones que acompañarán nuestra resurrección en este mes de mayo.