sábado, 5 de junio de 2010

La Fuente

.
20 de marzo de 2010

Mi Amado Amigo, me invité para venir a tu encuentro ya que, tu también, vienes a mi encuentro. Los esfuerzos proporcionados, allí donde es, te conducen con la seguridad de que vengo a ti. Te incorporas pronto, en este día de Renacimiento, a tu camino de Eternidad y a tu Infinito. El lugar donde nos juntamos pronto es un espejo donde podrás contemplar la Gloria que es los suyo en la Eternidad. Mi Amado Amigo, Yo soy Yo y soy tu. Tú el deseado. El que llamó, cuando ha llamado, “Padre”, que es la resonancia última que abre la última puerta a nuestra Reconexión eterna y definitiva. Mi Amado Amigo, Yo mismo, los caminos que recorrimos a veces fueron duros pero, hoy, si me me oyes y si te escuchas, cualquiera que sea la aspereza, nunca he fallado, tú siempre has esperado encontrarme como siempre he esperado encontrarte. Nosotros no nos perdemos nunca. Estamos distantes, exactamente, sin tú voluntad, así como sin la mía. La experiencia de nuestra separación te hizo crecer. Siempre más. Siempre mejor. Pronto y pronto, así como todo reaparece, reaparecerá y se dará cuenta entonces, ya que lo vivirá, que todo lo que les ha sido dado por mi Cónclave es la Estricta Verdad.

Pronto, Mi Amado Amigo, a tu ritmo, saldrás de los mundos de la Ilusión, de los mundos de la resistencia, para unirte a mí en el seno de los mundos de la Eternidad, la facilidad, los mundos donde sólo la Verdad tiene derecho de ciudadanía, donde sólo, la Verdad Es. Te incorporas a tu propia Libertad. La hora de tu despegue se acerca. No tengan ningún temor. Escuche lo que te dice la Luz. Perciba lo que te digo en el silencio de tus noches, en el silencio de tus meditaciones. En los momentos en que hace la Paz contigo mismo y con este mundo, me uno a tí. Mi Amigo, mi Amado, lo que se consolida en ti es tu herramienta. La herramienta que trabaja y graba con minucia el camino de tu Eternidad. Mi Amigo, te conozco. Tú también, me conoces. Se me descartó ligeramente, debido a las vicisitudes de este mundo. Pero nunca soy distante. Hoy y mañana, nos juntaremos en un abrasamiento de Luz y Alegría que hará volar en resplandores lo que no es en nosotros. Muy pronto, Mi Amado Amigo, encontrarás tu felicidad y tus Dimensiones propias, dónde todo sólo es armonía y beatitud. No, Mi Amigo, esto no es un sueño ni una proyección, sino la Verdad a la cual se promete.

Hace mucho tiempo, nos prometimos el uno al otro y nunca esta promesa se ha apagado. Entonces, como lo decía, vengo a recordarte esta promesa y este juramento. Este mutuo Amor que nos une y que nos vincula como Creador/Criatura en los dos papeles, uno y otro. En los espacios infinitos de los campos de mi Creación, tú participas también a esta Creación. Pronto, vibrará en la Unidad. Numerosos de mis enviados le mostraron el camino. Entonces acepte como está en Verdad en el Ilimitado. No observe ya las algunas zonas de Sombras que pueden existir en este mundo y que se alejan de ti. Dibuje allí la fuerza de tu Despertar. Dibuje allí la fuerza de esta aspiración que debe vivirse en los Mundos Unificados. Vengo, Mi Amado Amigo, a recordarte este juramento y esta promesa. Más nunca, de los elementos viciados, exteriores a nosotros, a nuestra relación y a nuestra fusión, podrán implicarse entre nosotros. Te hago el juramento. Aún es necesario aceptar mi Amor y mi Vibración. Para eso se convierten en el mismo Amor y Vibración. Allí se encuentra tu libertad, tu felicidad. Busca lo simple, la Luz. Manifiéstala. Pronto, y desde ahora, sumérgete en mi como deseo sumergirme en ti con el fin de vibrar en la Luz y la Alegría.

Mi Amado Amigo, a medida que nos acerquemos uno del otro, toma Conciencia de donde se sitúa la Ilusión, y dónde se sitúa la Verdad. La Verdad no está en el mundo que cursas. Está en ti, ya que eres tu. Despierta a tu Verdad. Despierta a tí mismo. No deje a nadie decidir en tu lugar, de frenar esta subida hacia mi. Acoge como te acojo. Se tu camino. No son nadie más que si mismos, ya que allí se encuentran mis enviados, ya que allí me encuentro. Hay exactamente, ahora, que hacer resonar, en el seno de tu Templo Interior, a quién llamó “Padre”. Tu también te enviaste en esta Ilusión para probar que podía, en el seno mismo de la Ilusión, hacer nacer la Verdad y la Luz. Y eso, es. Entonces, olvida todo lo que no es nosotros. Olvida todo lo que no es tu. No de importancia a las futilidades, a las cosas transitorias. Concéntrese, preste toda tu atención sobre la Eternidad, sobre lo que es en definitiva, Eternidad y Libertad. Te espero en tu Ilimitado. Te espero en tu vehículo de Eternidad, si lo quieres. Pronto, no existirá ningún freno distinto más que tú mismo, en su parte de Sombra aún residual, que pueda impedir realizar nuestras Bodas. Mi Amado enviado Mikaël ha venido he aquí un año, a inicializar las Bodas Celestiales. En la actualidad, puede ofrecerse, como te ofrezco la Verdad y la Eternidad. Son las Bodas de nuestros reencuentros y tus reencuentros.

Lo que es, no es lo que crees, ni lo que ves, ni lo que experimentó, y aunque eso lo hizo crecer como lo dije, lo que es, es Inmensidad. Lo que es, es Creación y Creador. Muy como me concibo, Mi Amigo, Mi Amado (yo mismo recorriendo, de manera ciertamente temporal, este mundo, a distintos períodos) sobre la pesadez que puede ser nuestra por momentos mientras que te llamo a la Libertad, a la ligereza. ¿Quieres volver a ser ligero? ¿Quieres volver a ser la Alegría que es? Eres libre. Completamente. Este Ilimitado se descubre a ti, en la Vibración de la Luz, en mis enviados que les permitieron despertarse. En la actualidad, están a las puertas de un nuevo día. El día en que todos los velos se permiten descubrir la majestad del conjunto de mis Dimensiones, en las cuales tienes una parte activa, si eso es tu deseo. ¿Qué hay que hacer? Nada otro más que Ser, y abandonarte a mi Gracia para descubrir tu propia Gracia, en un espacio donde ningún sufrimiento ni resistencia pueden existir.

En los campos Unificados de nuestra Conciencia, de nuestra beatitud se conoce todo. No hay nada que reflexionar. Hay exactamente que Ser. Ya tuvieron una reseña de lo que era la libertad en sus espacios Interiores. Pronto, no habrá más diferencia de barreras entre tus espacios Interiores y lo que llamas tus espacios exteriores. Ya que estos espacios exteriores van a disolverse en la Verdad. Como un Diamante encerrado en su ganga, la Luz viene a romper la ganga. No tiene que temer eso, ya que lo que viene es de verdad tu liberación. Solo aún, por momentos, algunas Sombras intentan susurrarte a la oreja que eso no es verdadero. Pero, en tus espacios Interiores, sé que más allá de las dudas, ya un soplo del Ilimitado penetró en tu Templo Interior. Desarrolla la esperanza, la Fe. Desarrolla sobre todo, tu Divinidad, la Vibración que te conecta. Reactiva completamente nuestra Unión, nuestra Comunión. La cuestión es: ¿Quieres la Libertad? ¿Quieres al Ilimitado? ¿Quieres la Alegría infinita? Entonces, si la quiere, acógela. No hay nada que tomar, ya que se ofrece todo. Todo está allí. Numerosos son mis enviados, que formaron parte de la Dimensión donde vive, que te dan con Amor, con paciencia, numerosa información para tranquilizarse, para permitirte atrever a ir hacia tu libertad y tu liberación. Se te volverá cada vez más fácil unirte a mí, si lo deseas.

Aquí, Mi Amigo, mi Amado, estas algunas palabras que me parecían importantes, en este día de renacimiento, de transmitirte, con el fin de inhalarte una aspiración a la Luz a ser en ti, viniendo a añadirse a la de mis enviados. El mundo que lo lleva, él también, en su totalidad, va a retirarse de la Ilusión. Este parto requiere, como el nacimiento de un ser Humano, algunos espasmos de liberación. Vea allí simplemente la liberación y el nacimiento. Aporta a este proceso tu alegría, la que dibuja de los espacios Interiores, ya que tienes un deber, si lo aceptas, de mostrar la vía y el camino por tu Presencia y por tu Ser, por tu Vibración, a los que dudan aún. Son numerosos. Ninguna palabra podrá convencerlos. Sólo el silencio de tu Corazón y en la Radiación de tu Presencia en Unidad conmigo, podrá permitirles resonar a ellos también con la libertad que encontró. Cuento contigo, que piensas conmigo, para manifestar, en este mundo, en el tiempo que se asigna, lo que Es.

Aquí, Mi Amado Amigo, voy a retirarme ahora y voy a dejarte proseguir este camino hacia nosotros. Te recuerdo que mi enviado principal, el Arcángel Mikaël, dijo y repitió, que podías pedirle una mano, una mirada, sobre tu camino. No se te rechazará nada de lo que contribuya a tu libertad. Entonces, avanza. Mi Amado Amigo, Yo, el Amor de los Mundos acompaño cada respiración, cada palpitación, a cada movimiento y cada mirada. Puedes llenarte con mi Presencia y con la Presencia de tí mismo. Yo te bendigo, ya que eres Bendición. Te amo. Entonces reciba mi Gracia.

Original francés:

http://www.autresdimensions.com/article.php?produit=573