domingo, 30 de marzo de 2014

Niña rusa de 13 años inventa una nave para viajar a otras galaxias




Una niña rusa de apenas 13 años de edad, inventó una nave espacial que podría viajar a otras galaxias en tan solo 42 años, proyecto que le valió que el director del Instituto Internacional de Educación Espacial de Alemania, Ralf Heckel, la invitara a formar parte de su equipo para participar en la competición de construción de astromóviles para la exploración humana de la NASA.
Ella se llama Ekaterina Trúsheva y denomina su invención “nave galáctica”, idea que nació para salvar a la humanidad cuando se enteró de que algún día el Sol se tragará a nuestro planeta.
El objetivo de la nave será realizar expediciones científicas a otras galaxias en busca de vida.
La nave será construida en la órbita terrestre y no llevará al cosmos ninguna fuente de energía para reducir la masa y aumentar la velocidad.

En cambio utilizará como combustible el medio ambiente interestelar, el cual en un 70% consiste de hidrógeno.

El hidrógeno sería ‘captado’ por un embudo magnético, luego sería comprimido y calentado por reacción termonuclear, posteriormente se aceleraría y se lanzaría de nuevo al espacio interestelar, proporcionando de esta manera la velocidad necesaria.

Tras finalizar la búsqueda de una tecnología a la vez segura, económica y fácil, la autora del proyecto escogió un propulsor de uniflujo termonuclear y un propulsor de uniflujo fotónico como motores para su nave galáctica.

Estos propulsores permitirán acelerar la marcha lo suficiente para alcanzar la estrella más cercana a nuestro sistema solar, Alpha Centauri, en tan solo 42 años. Las naves espaciales existentes necesitarían 50.000 años para hacerlo.

En total, a bordo de Tierra subirían 500 personas, principalmente familias. Todos los alimentos serían sintetizados o cultivados a bordo de la nave a través del método de la hidroponía, que no requiere suelo agrícola. Los gastos para construir la nave galáctica serán mínimos y se rentabilizarían por completo a cargo de los turistas que desearan viajar, cree la joven innovadora. La autora del proyecto espera ser algún día la capitán de su nave espacial y dirigirse a otras galaxias. 
(Con información de RT)