martes, 14 de octubre de 2014

O.M. AÏVANHOV 12102014



O.M. AÏVANHOV

12/10/2014

Mis queridos amigos estoy extremadamente contento de  verlos esta noche, y vengo a inaugurar este nuevo Encuentro.

Así que, y como dicen, encuentro entre ustedes,  encuentro entre ustedes y nosotros, de ustedes consigo-mismos, es sobre todo de eso que se trata. Porque en última instancia, para los encuentros en Verdad, comienza siempre con encuentro consigo-mismo.

Les propongo comenzar mi intervención con un momento de comunión ...

[Comunión]

Entonces, como ustedes saben, porque eso ya les fue dicho, y sobre todo porque ya lo viven en ustedes, la Tierra ha respondido al Llamado de la Luz. Estamos ahora, yo diría, en tiempos que van a ir mucho más rápido. Eso los invita a instalarse siempre en más profundidad, allí donde no estén ya sometidos a los movimientos, y diría, a las turbulencias del mundo exterior, ya que este llamado, esta respuesta al llamado de la Tierra, invitará a toda la humanidad a acoger la Luz; como ya lo he dicho, con agrado o por la fuerza.

Por supuesto, las experiencias serán muy diferentes en función de cómo la Luz sea acogida. Para algunos de ustedes,  yo diría que la mayoría, que me escuchan ahora y que han acompañado este fabuloso trabajo que hemos hecho juntos. Me gustaría aprovechar esta oportunidad para agradecerles de todo el Corazón ...

Así que para la mayoría de ustedes, este es el momento de la Celebración. Pero para los hermanos y hermanas que están, diría, asustados por la Luz, y que hacen todo lo posible para resistirle, esto será más bien un buen choque. Ustedes lo saben, lo hemos hablado largo y tendido.

En nivel de la humanidad, diría, que se han reunido las condiciones para amortiguar el choque de la mejor manera posible. Un suficiente número de ustedes en este mundo, se encontrado en la Verdad, se han reconocido y ahora pueden acoger la totalidad de la Luz, la totalidad de los que están sobre la Tierra.

Así que, si les hablo de esto, es evidente que no estoy pidiendo que miren lo que sucede al exterior. Ya lo saben, esto se terminó normalmente: han experimentado que la Verdad estaba en ustedes, y que no necesitaban ningún tipo de validación exterior, en particular, diría, para saber lo que era, El despliegue de la Luz. Interiormente,  saben muy bien lo que está sucediendo.

Por lo tanto, no se interesen en lo externo, tampoco busquen  evaluando lo que ocurre para el vecino, porque en ese momento, inevitablemente, vivirán esta frase que ha dicho el Cristo: "¿Por qué te interesas por la paja en el ojo del vecino? ¿Por qué no te interesas mejor, en la viga de tu propio ojo? "Porque en definitiva, si ustedes ven una paja en el ojo del vecino, y si evalúan la situación del vecino, significa que  mantienen la separación, y esta separación no es el vecino que la mantiene, sino ustedes mismos, y sólo ustedes.

En última instancia, eso es la viga: cuando ven la separación, es la viga de la personalidad con lo que van a topar de frente. Pero esto, repito, ustedes muy bien lo saben. En última instancia, todo lo que teníamos para compartir con ustedes, diría, de conocimiento lo hemos hecho. Hoy, no hay nada más para compartir en cuanto al conocimiento. El conocimiento se vuelve ahora deslumbrante. La mayoría de ustedes lo han notado. La Verdad aparece al instante, en función de lo que la Vida les ofrece a vivir. No tienen nada que buscar, nada que entender: desde el momento que se hace una pregunta, la respuesta viene.

Así que es aquí donde ustedes han llegado en estos tiempos. Permanezcan en su Verdad y sigan lo que la Vida les da vivir. No hay nada más que mirar, nada más a reconocer. La pregunta ahora, más bien es, si ustedes serán capaces de dejarse llevar por la corriente, sin tratar de controlar nada en cuanto a esta corriente. Un poco como podrían ser transportado por el mar, o el océano, por todo el planeta...

¿Están ustedes listos para dejarse llevar por la Vida?

Hago la pregunta, pero sabemos muy bien, lo saben ustedes interiormente, y nosotros, que ya están listos. No tienen nada más que hacer, para acoger completamente lo que Son en Verdad. Lo que ustedes Son en Verdad siempre ha estado allí.

Por lo tanto, mi intervención - sé que lo han entendido bien - es especialmente de aliento, diría, de mantenerse fuerte en el tiempo que viene, a partir de ahora en todo momento. No porque algo llegue, sino porque reconocen que son la fuerza. Todo viene de allí.

Así que, manténganse fuertes, no la fuerza que separa, pero sí la fuerza de amor, la fuerza que reconoce, que reconoce la Verdad, y que se deja tomar por la Verdad.

Estas son las pocas palabras que quería compartir con ustedes esta noche.

Aprovecho esta momento para invitarlos a reunirse con nosotros ahora en el Corazón del Corazón, en el Silencio de las palabras ...

[Comunión]

Para terminar, no voy a abrir un espacio para preguntas, porque lo han entendido: ya no estamos en los días de preguntas, porque la respuesta a todas sus preguntas, está en  ustedes y no en otro lado.

Por lo tanto, les envío todas mis bendiciones, todo mi Amor, y les digo, buena Reunión.
Transmitido por Air.
http: //www.envol du phenix.org/
Traducido por: H. N.