jueves, 21 de mayo de 2015

MARÍA - Vengo para llevar las Aguas de lo alto



Mayo 2015

Soy María, Reina de los Cielos y de la Tierra.

Vengo para juntármele, a usted que está aquí y usted que me escucha, en otro lugar, usted que me leerá.

Vengo para juntármele, en una efusión de Amor, con el fin de reunirse, de reunirnos, en este último día, última preparación para sus reencuentros, reencuentros de lo que usted es de toda Eternidad.

Vengo a bendecirle, en compañía de las doce Estrellas y en compañía del Espíritu del Sol. Vengo a invitarle al Baile de la Vida, Aquí y Ahora, en un baile unido, un Baile de Uno, del Uno que nosotros todos somos.

Venimos a llevarle para usted, Yo y las Estrellas, a sus pies, en su corazón, las aguas de lo alto. Venimos para fusionar con usted las aguas de abajo, las aguas portadoras de la Vida, las aguas plenas de Alegría, porque ello mismo es el reconocimiento.

Mis niños, queridos niños, tanto Amor como usted es, tanto Amor le espera. Entonces déjeme, yo que reconozco a mis niños, lavar sus vestidos, déjeme lavar sus pies. Simplemente vengo, en la alegría de nuestro corazón, todos Uno, al sonido del Baile de la Vida, a regocijarnos para nuestros reencuentros.

Entonces los (las) de usted que todavía dudan, que buscan, déjense mecer, no por mis palabras sino por la vibración que llevan. Hasta el último esperaré, y en mi Gracia todavía vengo para llevar esta noticia de su despertar muy próximo. Por qué todavía continuar en los miedos, por qué vacilar, cuando lo que usted es está allí, justo allí.

El Espíritu del Sol, entre nosotros, resuena cada una de sus células, llamando, todavía llamándole a reconocerle. Entonces permítame, a usted mismo(a) que está aquí o en otro lugar, derretirse en el silencio de mis palabras, algunos instantes, no para abandonarse sino para estar mucho más presente, presente, en este silencio que es de hecho sólo el sonido de la Vida.

 … Silencio...

Las aguas de lo alto atraviesan sus velos y se unen a las aguas de abajo. No hay ni barrera para ella, como un fuego disuelve todo lo que encuentra en el paso. Si esto puede parecer todavía brutal, sepa justo que esto es solo la Vida, el Amor de mi Gracia, para enderezarle a usted mismo(a), últimamente.

El Femenino sagrado encuentra su sitio, su realeza. Cada uno puede ahora vivirlo, descubrirlo si esto todavía no es hecho. Y puedo certificar entonces de la alegría que cada uno podrá probar, si esto todavía no es hecho. Tal alegría, si alguien más duda sobre lo que es de verdad, no podrá estar allí en lo sucesivo.

... Silencio...

Mis niños, la Vida está allí. Desde ahora, dejémosla laborar y dejémonos bailar con ella, déjese deslizar sobre los flujos, lo que la Vida pueda traerle, presentarle. Qué esto sea de la alegría, del dolor, del sufrimiento, vea esto del mismo modo. Y la Gracia que despliego puede justamente, si usted me acude, llevarse, durante estos tiempos que pueden quedar todavía difíciles.

Yo misma y las Estrellas sumamos allí siempre presentas en su corazón, o en el Canal, no vacile en llamarnos.

... Silencio...

En estos tiempos que siguen vengo para reconocer, y hacerle reconocer, el Amor que usted es.

... Silencio...

En estos tiempos que siguen vengo para despertar a mis niños que todavía duermen, porque la Llamada es próxima. Vengo a llamar a vosotros todos, Aquí y Ahora, que se encuentran, que se ven tales como usted es de verdad. Usted me es y Yo le soy. Y ya que este Amor es Uno, entonces me dejo agarrar en su corazón. Venga a derretirse para el mío, desaparezcamos juntos en este Silencio majestuoso, en este Silencio real del que usted es.

 … Silencio...

Vengan mis niños, déjense referirse por mi Gracia. Vengo a mecerle y cantarle la alegría de su Amor, la alegría de lo que usted es.

 … Silencio...

Vengo para buscar lo que todavía puede quedar de velos, lo que puede impedirle ver su realidad.

 … Silencio...

 Vengo para buscar su corazón, no para mí sino para ustedes.

 … Silencio...

 En la Gracia, le llamo.

 … Silencio...

Al Amor que usted es despiértese, despiértese. No espere el último momento de mi Llamada.

 … Silencio...

 Y déjese penetrar, totalmente, sin ninguna negociación, por la Vida.

... Silencio...

 Retírese y simplemente vea desplegarse la magnificencia de la Vida.

... Silencio...

Queridos niños, portadora de la Vida, vengo invitarles, ustedes mismos (as) que llevan en lo sucesivo esta Vida, que la celebren y bailen al unísono, al unísono del Uno encontrado.

... Silencio...

 Le propongo algunos instantes de efusión, conjunto con las Estrellas y el Espíritu del Sol.

 … Efusión vibratoria...

 El Agua y el Fuego se casan, para no hacer más que Uno y revelarse en todo su esplendor fuente de toda creatividad, fuente de toda vida allí dónde usted está y lo que usted es.

... Silencio...

Nuestras naves son próximas de usted y somos cada vez más próximos. Posiblemente algunos hasta pueden vernos y esto anuncia sólo la alegría de nuestros reencuentros, el fin de este encerramiento, cuando la Libertad por fin revelada y es en el sentido porque estamos totalmente Aquí, y Ahora.

... Silencio...

Queridos niños, este mundo se acaba, se acaba, pero no es un final en sí. Simplemente es la renovación, a la nueva, a una nueva vida. A la Vida que usted simplemente es y que usted siempre fue. Entonces simplemente diga "Sí", porque es a usted mismo(a) que usted se ofrece.

... Silencio...

Mis niños, me quedaré hasta el último instante con usted, en su corazón, próximo de usted, para acompañarle a esta última Resurrección. Entonces si usted todavía necesita una Estrella, una hermana, o a mí misma, sabe que mi Gracia está en acción plena.

... Silencio...

Entonces le decimos hasta pronto, en el Amor y en la Gracia.