domingo, 17 de mayo de 2015

PHILIPPE DE LYON "Los Vehículos de La Forma"



Yo soy Philippe de Lyon.  Hermanos y hermanas encarnados, que las bendiciones y el Amor del Cristo nos abreven a la fuente.  Tomemos un momento de silencio y de comunión antes de que me exprese como el Melquizedec de la Tierra.

...Silencio...

Yo vine a comunicar un cierto número de elementos concernientes a lo que llamaría los vehículos de la forma. Lo que voy a expresar concierne tanto al cuerpo material, denso y pesado, que al cuerpo de Êtreté a fin de develarles, si esto no está ya hecho por ustedes mismos, un cierto número de elementos concernientes a la utilización  de este vehículo, de esta forma, por la conciencia.  Por supuesto, no voy a re-entrar, en los detalles constitutivos de la anatomía del cuerpo físico o de la anatomía sutil del cuerpo de Êtreté sino darles algunos elementos, permitiendo ya orientarlos a través de algunas manifestaciones, de potenciales vinculados a la presencia más o menos completa de vuestro cuerpo de Êtreté en superposición sobre el cuerpo de materia.

El cuerpo de Êtreté es un cuerpo de Luz Vibral que posee por analogía las posibilidades, como todo vehículo. Este vehículo es diferente al cuerpo de materia en la medida donde su plasticidad, su movilidad y sus capacidades son incomparables en relación al cuerpo de materia.  De la misma forma que el cerebro, en el cuerpo de materia permite por intermedio de la conciencia, de la voluntad, del conocimiento, desplazar por ejemplo un miembro o efectuar lo que ustedes llaman una  carrera o un paseo, de la misma forma el cuerpo de Êtreté responde a la conciencia.  Pero lo que es perdido en movimiento en este momento no tiene ya nada que ver con simplemente un desplazamiento de este vehículo, sino mas bien las expansiones y los desplazamientos, que no son propiamente hablando, pero dando a operar la conciencia ella misma en su manifestación en el seno de los mundos unitarios.

El principio está exactamente superpuesto con lo que pasa con vuestro vehículo físico.  Ustedes por ejemplo deciden mover un brazo, el movimiento se realiza por la intención.  Es exactamente lo mismo a nivel de vuestro vehículo de Eternidad, y van, si no es ya el caso, a darse cuenta muy pronto que llevando vuestra conciencia y vuestra intención sobre una de las funciones o sobre uno de los lugares de este cuerpo de Êtreté, van a activar cada vez más fácilmente las funciones que están relacionadas.  Estas funciones son ante todo lo que llamaría las funciones elementales, vinculadas a los 4 elementos inscritos en la Corona radiante de la cabeza así como el 5º. Elemento a nivel del centro de la cabeza.

Van a darse cuenta que si focalizan vuestra intención por ejemplo sobre el Triángulo de Fuego que está situado al frente de vuestra cabeza, el simple hecho de llevar vuestra atención y vuestra conciencia sobre esta parte de vuestro cuerpo de Êtreté en superposición con el cuerpo físico, van a poder realizar, de la misma forma que realizan un movimiento de la mano o del brazo, a realizar un movimiento de este Triángulo elemental.  Este movimiento puede parecer en un primer tiempo como vago o mal definido.  Pero muy rápidamente, desde que la intención y la conciencia son llevadas por ejemplo sobre este Triángulo, constatarán en ustedes el despliegue de algunas facultades vinculadas entre otras al principio, a la esencia y a la manifestación del elemento en el seno de vuestro cuerpo de Eternidad como en vuestra vida.

Por lo tanto tienen la posibilidad, por la conciencia y por la intención, de poner en vibración, en resonancia y en acción los Triángulos elementales.  Muchos entre ustedes han percibido, recientemente o durante estos años transcurridos, los puntos que yo calificaría de dolorosos, situados ya sea a nivel de las Estrellas de la cabeza, sea a nivel de las puertas del cuerpo y de manera privilegiada durante estos años pasados, una manifestación sensible de las Puertas Atracción/Visión, de las Puertas AL y Unidad.

Han podido percibir que cuando un punto de vibración presente a nivel de una puerta se manifestaba, estaba a menudo acompañado de otro punto o de dos otros puntos que parecían activarse al mismo tiempo.  No es por supuesto cuestión de darles ni la constitución ni incluso la totalidad de las funciones de vuestro nuevo vehículo superpuesto al antiguo, porque no tenemos ni el tiempo ni los medios, sino mas bien darles las reglas elementales que permitan vivir la experiencia de un despliegue de un elemento, de vivir la síntesis de dos elementos incluso de tres, incluso de cuatro elementos o cuatro Triángulos elementales de la cabeza.

Hasta ahora, aquellos entre ustedes que perciben la actividad y la acción de estos Triángulos, localmente a nivel de la cabeza o sobre los sectores del cuerpo que les corresponden, es por otra parte la primera correspondencia que voy a darles, sabiendo que esta correspondencia, tanto sobre el cuerpo material que sobre el cuerpo de Êtreté, es exactamente superponible a nivel de las localizaciones, pero no de las funciones.

Así pues, si llevan vuestra atención y vuestra conciencia sobre el Triángulo del Fuego, el elemento Fuego de vuestra cabeza, constituido del ensamblaje de tres Estrellas, van a observar que la inmutabilidad de estos tres puntos no es  ya permanente y que va a haber movimientos de este Triángulo elemental.  El primero de los movimientos que perciben es un movimiento del punto superior o inferior, según el estado del Triángulo, puesto que cada uno de vuestros Triángulos elementales se presenta, de manera estática, al comienzo puntas hacia arriba en lo que concierne al Triángulo del Aire, y el Triángulo del agua, y puntas hacia abajo para el Triángulo de la Tierra y puntas hacia lo alto o hacia lo bajo (si hay reversión del alma o no), a nivel del Triángulo del Fuego.

El Triángulo del Aire, independientemente de su acción en los mundos multidimensionales, desde ahora tiene una acción en el seno mismo de este mundo.  Les daré algunos ejemplos. Les corresponderá a ustedes, por la experiencia y por la puesta en conciencia y en atención de estos Triángulos, constatar lo que voy a decirles pero también constatar nuevas cosas.

Veamos, antes que nada, si lo quieren bien, lo que pasa cuando el Triángulo del Fuego (a nivel del frente de vuestra cabeza), se pone en vibración o en movimiento.  En primer lugar la correspondencia, a nivel del cuerpo material, corresponde por supuesto a todo lo que está situado delante de vuestro cuerpo material y todo lo que tiene relación con la noción de adelante, como ir hacia delante, como desplazarse hacia delante pero también hacia lo alto.  Recuerden estas denominaciones: hacia lo alto y hacia delante.

Este Triángulo cuando se pone en vibración, y esto les es accesible, cuando el punto del Triángulo (punto AL) estaba en la raíz de implantación del cabello, han quizá vivido de manera permanente o pasajera la reversión de este Triángulo.  Corresponde por lo tanto a todo lo que está situado delante del cuerpo material.  Rige entonces un cierto número de Triángulos elementales constituyendo el cuerpo de Êtreté y en particular los Triángulos en relación con la función del frente, de ir hacia el frente, de desplazarse hacia el frente, y de poner entonces en movimiento el elemento Fuego, así como en este cuerpo material que en el cuerpo de Êtreté.

Las Puertas situadas al pliegue de la ingle, las Puertas situadas debajo del diafragma así como las estructuras relacionadas a los nuevos chakras, estructuras intermedias de la Ascensión llamadas OD  ER  IM  IS  AL correspondiendo por memoria, a lo que fue nombrado la Lemniscata sagrada, permiten el cambio dimensional, el cambio de forma y el cambio de estado de la conciencia.

El Triángulo del Aire está situado entonces por encima de vuestra oreja izquierda.  Y llevando vuestra conciencia arriba directamente, pero también utilizando los soportes como los cristales o aún los movimientos, van a poder percibir cada vez más claramente los efectos de esta vibración y de este Triángulo del Aire.  El Aire, por supuesto, por su posición está directamente en contacto con lo que ha sido nombrado el Canal Marial, pero también el ámpula de la clariaudiencia y también el 10 cuerpo o cuerpo de comunicación con lo Divino.  Poniendo en marcha el Triángulo elemental del Aire, la primera correspondencia a activarse, sobre el plan del cuerpo material, es por lo tanto lo que está situado a la izquierda de la línea media sagital de vuestro cuerpo.  Corresponde pues también al brazo izquierdo como a la pierna izquierda, que al Canal Marial, que a los órganos situados a la izquierda del cuerpo.

Activando por la atención y la conciencia, o por otros medios que conozcan, el Triángulo del Agua, van a hacer resonar las capacidades del Agua en la puesta en movimiento, en el desplazamiento de vuestro cuerpo de Eternidad.  A nivel del cuerpo material, corresponde al sector a la derecha de la línea media sagital, tanto el brazo como la pierna, como la cabeza del lado derecho.  Corresponde entonces también al funcionamiento del cerebro y de los órganos situados también del lado derecho.

La particularidad de estos Triángulos elementales del Agua y del Aire es realizar lo que fue nombrado por el Arcángel Anaël HIC y NUNC, es decir AQUÍ y AHORA, o si lo prefieren, el instante presente y también la vacuidad.

Así pues, antes que buscar a eliminar o superar por la voluntad una actividad mental, tienen la posibilidad, uniéndose a la izquierda y a la derecha de vuestro cuerpo material, pero entonces también la izquierda y la derecha del cuerpo de Êtreté, de vivir la totalidad de vuestro alineamiento con la Fuente, a la Presencia Infinita, y por lo tanto hacer desaparecer de manera casi instantánea toda actividad mental viniendo a perturbar lo que sea según vuestra apreciación.

También entonces, por la puesta en marcha del Triángulo del Aire y de manera conjunta, del Triángulo del Agua, van a vivir de manera cada vez más rápida el momento presente, y por lo tanto la Eternidad, dándoles acceso precisamente a vuestra propia multidimensionalidad, que esto sea en este cuerpo de Êtreté y en este cuerpo material, que esto sea realmente en lo que yo llamaría transferencia de conciencia en el cuerpo de Êtreté para un viaje dimensional.

Así pues, es ciertamente posible de realizar la misma cosa con el Triángulo del Fuego y el Triángulo de la Tierra situado entonces en la parte posterior del cuerpo,  cuya punta hacia abajo es el punto OD.  Poniendo en movimiento solamente el Triángulo de la Tierra van a densificarse, van a encarnar en totalidad, poniendo fin entonces a lo que podrían llamar las carencias de anclaje, de enraizamiento o las pérdidas del esquema corporal.

Si paralelamente ponen en acción, en vibración, el Triángulo de Fuego  el Triángulo de la Tierra, van a inducir de manera cada vez más rápida la sedación total de toda emoción por el equilibrio del movimiento hacia lo bajo y del movimiento hacia lo alto a nivel del corazón.  Les recuerdo por otra parte que uno de los símbolos del chakra del corazón es el triángulo apuntando hacia arriba entrelazado con el triángulo apuntando hacia abajo, y que fue nombrado, por abuso del lenguaje, el Sello de Salomón.

Así  pues, por estos dos simples medios, tienen la posibilidad, acoplando por la atención y la conciencia, dos Triángulos de dos en dos, situados uno de un lado y el otro del otro lado, adelante y detrás, o Izquierda y derecha, de realizar la sedación del mental o la sedación de las emociones de manera mucho más directa que trabajando sobre los chakras o trabajando sobre la conciencia misma para detectar, encontrar la fuente de vuestras emociones.  Se trata entonces de un trabajo transcendental directo realizándose por una alquimia vibratoria entre la Eternidad y lo efímero poniendo en lugar, en ustedes, la acción conjunta de los elementos y permitiéndoles de manera directa en adelante, de ponerse en la Paz, en la vacuidad, en el silencio de las emociones, en el silencio de la persona e instantáneamente en el seno del momento presente.

Es lo mismo para las manifestaciones mórbidas sobreviniendo a nivel de este cuerpo material.  Tomo un ejemplo: Imaginen que están afectados por una ciática derecha.  La ciática derecha concierne a la parte baja del cuerpo y está situada en la parte posterior del cuerpo. Pueden muy bien situar esta acción activando el Triángulo del Agua seguido al mismo tiempo del Triángulo de la Tierra y van a constatar las manifestaciones vibrales del lado derecho y la parte posterior del cuerpo.   Si por ejemplo existe una hernia inguinal derecha, están entonces a la derecha y adelante del cuerpo.  Si activan de la misma forma por la atención y la conciencia el Triángulo de Fuego y el Triángulo del Agua, van resolver lo que se sitúe en localización orgánica a nivel de vuestro cuerpo material.  Esto lo sorprenderá por la intensidad de las manifestaciones y por la intensidad de la resolución de la problemática subyacente, sobre el plano del cuerpo material como sobre el plano incluso eventual de las correspondencias psicológicas o de las correspondencias causales, responsables en un caso de la ciática y en el otro de una hernia inguinal.

Así pues, acoplando los Triángulos de dos en dos, y les he hablado específicamente de esta experiencia de este logro corporal para significarles que podrían estar asociados en cruz, el elemento anterior y el elemento posterior, el elemento lateral izquierdo y el elemento lateral derecho pero también de proximidad.  Si por ejemplo activan por la atención y la conciencia el Triángulo del Fuego, y por la misma ocasión el Triángulo del Aire, van, por supuesto no solamente a actuar sobre el Canal Marial, sobre el contacto transdimensional sino que van sobre todo a inundar de Luz vibral la parte anterior e izquierda de vuestro cuerpo.

Esta es la transcendencia salida del Cara a Cara entre vuestro cuerpo eterno y vuestro cuerpo efímero.

Luego, por la acción directa de vuestra conciencia, no sobre la zona del cuerpo sino sobre los Triángulos elementales correspondiendo a esta zona, van a poder llegar a superar cualquier daño que sea, en ustedes. Esto ha sido hecho posible desde el momento donde se realizó la transfixión posterior-anterior llevada a cabo por  AA. Uriel, desde el mes de febrero.  Ustedes quizá han podido constatar por ustedes mismos que la acción de ciertos elementos de vuestra cabeza se convertía en potenciales o particularidades espirituales u orgánicas particulares.  Existen por supuesto múltiples asociaciones.  Pueden por ejemplo asociar el Triángulo del Agua, el Triángulo del Aire con el Triángulo de Fuego.  Pueden también, y esto es muy reciente, asociar la atención y la conciencia de los cuatro elementos de la cabeza al mismo tiempo.  Les dejaré descubrir lo que se desarrolla en este momento allí y que corresponde simplemente en la puesta en marcha de lo que fue nombrado la Mercaba o Vehículo Ascensional.

Van por lo tanto directamente, en adelante, a activar también en beneficio de vuestro cuerpo material como en beneficio de vuestros potenciales espirituales, todo lo que es posible de imaginar.  A ustedes les corresponde probarlo, y ver lo que se desarrolla en ustedes activando estos Triángulos, uno por uno, de dos en dos, o tres o cuatro a la vez.

Sin embargo, debo precisar que la atención y la conciencia puestas sobre el Triángulo elemental, incluso si no perciben completamente este Triángulo deben estar preexistentes, es decir que la atención y la conciencia que se lleva sobre un Triángulo  elemental debe acompañarse, de la percepción previa de uno o muchos de sus puntos a nivel del cuerpo material.  Esto es la garantía de la activación y de la conformidad de lo que les he expuesto.

Les he dado la posibilidad, por intermedio de vuestra atención y de vuestra conciencia, de intervenir directamente sobre vuestro cuerpo material a fin de permitir la acción directa de la Luz Vibral a nivel de este cuerpo material, sin ninguna ayuda exterior.  Así pues, según la localización de un daño a nivel topográfico, según la emoción que es manifestada, según la polaridad del mental que es manifestada, tienen la posibilidad, allí también de poner en marcha una función elemental o dos o tres o cuatro, y de ver por ustedes mismos lo que va a pasar.  Van a constatar muy rápidamente que por ejemplo si son linfáticos, que si tienen dificultad en despertarse en este mundo, no por desaparición sino mas bien por alteración de vuestra energía vital, van a poder activar el Triángulo del Fuego y subir vuestra energía, subir vuestra vitalidad sin caer dentro de la falsificación (es decir en el fuego vital), porque en este momento esto será el Fuego Vibral que se localizará sobre las resonancias corporales vinculadas al elemento de la cabeza que han activado.

Cada uno de los Triángulos elementales de la cabeza tiene el equivalente a nivel del cuerpo, a nivel de lo que fue nombrado las Puertas.  Cada Puerta del cuerpo tiene funciones precisas y particulares cuyo nombre incluso corresponde ya a una iluminación suficiente de la función y de los potenciales. Una vez más, no es cuestión, incluso si van a percibirlo rápidamente, de necesariamente reconocer el número de Triángulos presentes a nivel de este cuerpo de Eternidad y el conjunto de las funciones existentes a nivel de estos Triángulos, ya que el centro de mando es por supuesto tener ya el corazón activo pero que es siempre, por supuesto, la cabeza que dirige, no el corazón quien dirige el desplazamiento, la resolución o la explotación de un potencial dado.

Lo que les digo voluntariamente es muy general para impulsar en ustedes la curiosidad de descubrir por ustedes mismos la acción de la Luz Vibral en ustedes mismos, incluso sobre un daño del cuerpo material.  Esto hará una acción, yo diría, mucho más transcendente y rápida que lo que pudieran hacer hasta el presente, que esto sea con el magnetismo, que esto sea con lo energético, que esto sea con los medicamentos o toda otra clase de productos.  Yo diría, sin ningún juego de palabras que el milagro está a vuestra puerta.  No hay ninguna necesidad de creer o de no creer, hay solamente que vivir la experiencia, cualquiera que sea el tipo de manifestación que logren.

Tendrán, de todas formas, las percepciones a nivel de los sectores topográficos tales que les he definido. Tendrán de todas formas una acción a lo mínimo sobre la causalidad, y luego sobre la explicación del problema presentado, llevándoles a rectificar ya sea a nivel de vuestro mental, ya sea a nivel de vuestras propias memorias.  Les recuerdo que estas memorias están ubicadas en el Triángulo de la Tierra, en la parte posterior de la cabeza, que está en resonancia directa con el cerebelo, lugar de las memorias, tanto de vidas pasadas que de lo que está en el engrama (NDE: En la neurofisiología el engrama es la huella biológica de la memoria) por relación a las experiencias vividas en esta vida como en toda vida.

Ustedes tienen pues allí los elementos importantes.  No entraré nuevamente en las preguntas concernientes a tal o cual alcance pero en el tiempo que me está dado quiero bien, si hay necesidad y si es necesario, de especificar este tipo de puesta en obra, este tipo de técnicas, y quiero escucharlos.

Pero una vez más, es a ustedes quienes corresponde descubrir todo esto, los medios son muy simples y tendrán también la prueba directa de la eficacia de la conciencia, de la eficacia de la Luz, no por la voluntad personal sino directamente por la puesta en marcha de los Cuatro Vivientes o de algunos de ellos, en vuestras estructuras materiales como en la estructura del Êtreté.  Si hay necesidad pues de complementos, de explicaciones, yo los escucho.

Pregunta: Ha dicho usted que para activar un Triángulo era necesario percibir los puntos...

A lo mínimo uno o dos, tres no son indispensables.  Para aquellos que perciben los Triángulos, han ustedes constatados que los puntos están activos de diferentes formas.  Que a veces perciben la base del Triángulo, a veces la punta y que esta punta se ponía en movimiento, incluso la base al final de un cierto tiempo. 

Ustedes despliegan en manifestación, es decir en encarnación, el potencial de este Triángulo ya sea por un acto a vista auto-terapéutica, ya sea a vista explicativa concerniente a un daño del cuero material o de una de las capas sutiles. Obviamente, si algún punto de vibración de la Corona radiante de la cabeza no está manifestado, esto quiere decir que la Corona radiante de la cabeza puede estar activa sin que haya aún individualización percibida de estos diferentes Triángulos, así pues, lo que he dicho no tendrá ninguna acción si no perciben el Triángulo del todo.

Pregunta: ¿Hay que buscar la percepción de este Triángulo si no lo percibe uno o es necesario dejarlo?

Yo pienso que si to no lo percibes es preferible dejarlo.  Hay sin embargo los elementos que han sido dados hace varios años, por un Amigo concernientes al yoga de la Unidad  y de la Eternidad,   consistiendo ciertamente en hacer aparecer esta percepción, si ella no está ya presente, consistiendo en colocar tres dedos sobre un Triángulo, que es pues un medio de tratar de conectar el fuego vital con el Fuego Vibral en estos puntos particulares.  Tanto más que les recuerdo que la Luz que llegó por el Espíritu Santo, por el punto ER de la cabeza, activando los chakras.  Hoy la Luz no tiene la obligación de utilizar estos circuitos que están re sintetizados como un doble de vuestro cuerpo material pero la Luz Vibral se deposita en múltiples lugares de vuestro cuerpo, que ustedes perciben como hormigueos, que perciben por los calores o por las vibraciones sobre ciertas partes de vuestros miembros o vuestro tronco o vuestra cabeza.

Tienen entonces la posibilidad, incluso si no perciben nada, de utilizar vuestros dedos para ya percibir el elemento.  De la misma forma que pueden desencadenar la percepción del elemento por la práctica de los cristales o de los movimientos que les hemos comunicado por Li-Shen. Él les ha dado, les recuerdo, hasta el presente el movimiento de la Danza de la gallina que picotea, y el movimiento del Vuelo del Aguila, activando pues el Triángulo del Aire y el Triángulo de la Tierra.  No es por casualidad que ha sido dado en este orden porque activando estos dos Triángulos, independientemente de estar topográficamente en la parte posterior del cuerpo y a la izquierda del cuerpo, van también a ventilar, si se puede decir, las memorias arcaicas vinculadas al comportamiento, vinculadas a las anomalías conductuales o a las memorias residuales kármicas u otras.

Así pues utilizando tus propios dedos, utilizando cristales, utilizando los movimientos, tienes la posibilidad de acelerar estos dos Triángulos. Y efectivamente entre ustedes, son numerosos para sentir de una manera privilegiada el Triángulo del Aire, el Triángulo de Fuego o el Triángulo de la Tierra. Algunos, en cambio, presentarán más bien una sensibilidad más importante y una percepción más aumentada del Triángulo del Agua. Esto corresponde a un cierto número de elementos que no puedo desarrollar totalmente hoy pero que directamente tuvo relación a lo que hemos llamado Origen Estelar.  Pero todo esto, van a descubrirlo extremadamente fácilmente.  Yo no puedo darles todos los detalles pero pueden ustedes muy bien revelarse a sí mismos vuestro linaje vinculado al elemento Fuego, activando el Triángulo de Fuego y verán bien lo que perciben en este momento como imagen u otra cosa que está en relación con este linaje.

Ustedes podrán también programar sus propios sueños activando el uno o el otro de estos Triángulos al acostarse. De la misma manera que es posible, y esto ha sido prescrito por el Arcángel Anaël o por Marie, activar los potenciales espirituales de las Estrellas por ciertos aceites esenciales, por la aplicación de ciertos productos sobre estos puntos Estrellas.

Si al final de la utilización de tus propios dedos, la percepción de algún punto del Triángulo concernido no aparece,  esto no es para ti por ahora. Esto querrá decir que en este momento habrá que trabajar de  manera privilegiada sobre la recepción de la Luz por la corona.

Esto que digo es totalmente válido por supuesto para los de ustedes que vivieron, de una manera u otra, la activación de una de las Coronas radiantes o la activación de la Onda de Vida o la activación del Canal Marial.

Para todos aquellos entre ustedes que han vivido una de estas cosas o la totalidad, los resultados serán más que concluyentes.  Para aquellos que no perciben nada por sus dedos, el trabajo elemental, ya sea por el movimiento, ya sea por los cristales, permitirá allí también, al cabo de un tiempo variable, de percibir y de sentir lo que no perciben actualmente.  Constatarán también, sobre ustedes mismos la acción de vuestra atención y de vuestra conciencia, no sobre la zona enferma de vuestro cuerpo sino más bien directamente sobre los Triángulos elementales que controlen esta zona.

Pregunta: Cuando el Triángulo de Fuego está con la punta hacia abajo y que lo acopla uno con el Triángulo de la Tierra, esto no hace el Sello de Salomón.

No, hace falta que la punta del Triángulo de Fuego o del Triángulo de la Tierra se mueva, y especifiqué bien que había un movimiento.  Y en este movimiento, especifiqué que esto que se desplazaba en primer lugar era la punta del Triángulo considerado.  Tienen pues un Triángulo de geometría variable, y no ya fijamente inscrito sobre los puntos que conocen.  Desde el momento en que usted siente esta movilidad y este desplazamiento del Triángulo por la atención y la conciencia, en este momento es que ven, por la atención y la conciencia, lo que se desarrolla a nivel de las puntas.  No he dicho que las puntas permanecerían en el mismo lugar, dije bien que se desplazarían, ya sea horizontalmente delante de ustedes o detrás de ustedes, o a la izquierda o a la derecha de ustedes.  Pero lo más frecuente  es que hay efectivamente un basculamiento de la punta del Triángulo durante su despliegue.  Les invito entonces a llevar a bien vuestras propias experiencias a fin de constatar por ustedes mismos lo bien fundado de mi comunicación.

Permítanme ahora parar las palabras y hacerlos vivir, si lo aceptan, el coronamiento del Espiritu del Sol, que corresponde efectivamente a la activación de los cuatro Triángulos elementales.  Incluso si no los perciben, lo que va a producirse corresponde exactamente a esto.

...Silencio...

Les doy gracias a vuestra recepción, a vuestra presencia y a vuestra escucha.  Hasta pronto.