martes, 7 de julio de 2009

... del libro La Nueva Tierra



Capítulo 18:

LA TRANSFORMACION HA COMENZADO

Durante los últimos años ha surgido información nueva e importante sobre el avance en los preparativos para nuestra Ascensión. Esta información proviene del "Consejo de los Nueve", localizados en el Sistema de Estrellas de Sirio, representación local del Consejo de la Federación Galáctica de Luz de este sector de la Galaxia. Se comunican también en nombre de la Jerarquía Espiritual de la Tierra. La información es canalizada a través de Sheldan Nidle y puede leerse en su página web "Planetary Activation Organization" (véase final del capítulo para más detalles).

La Federación Galáctica de Luz está formada por miembros de nuestra Vía Láctea y de todos aquellos Sistemas Galácticos de Estrellas que siguen el "Camino de la Luz". Hasta hace muy poco, a esta Federación se le ha opuesto una fuerza de igual magnitud, las "Fuerzas de la Oscuridad". Durante 200 millones de años han tenido lugar numerosas y devastadoras guerras galácticas. Sin embargo, con el actual final de los 206 millones de años de este Ciclo Galáctico muchas de las "Fuerzas de la Oscuridad" han llegado a la conclusión de que han sido la parte "perdedora" de la evolución y se han unido recientemente a las "Fuerzas de la Luz". El número de miembros de la Federación Galáctica de Luz se ha visto incrementado de 100.000 miembros a más de 200.000, muchos de ellos anteriormente pertenecientes a la oposición oscura. La Alianza de la Oscuridad está compuesta en su mayor parte por la 'Raza Reptoide' (seres reptiles bípedos) y la 'Raza Dinoide' (seres bípedos basados en los dinosaurios) que originalmente llegaron de otra Galaxia y creyeron haber recibido un Derecho Divino para ejercer el dominio sobre nuestra Galaxia.

La fuente de información anterior sobre la Federación Galáctica se presentó por primera vez a las comunidades espirituales terrestres en 1994, en el libro "You are becoming a Galactic Human" ("Transformándote en un Humano Galáctico") de Virginia Essene y Sheldon Nidle, publicado por S.E.E. Publishing Company, Santa Clara, California [ISBN 0-937147-08-7]. Sheldan Nidle (en lugar de Sheldon: ha cambiado recientemente su nombre de por el de Sheldan) continúa ofreciéndo una comunicación cada quince días en nombre de la Federación Galáctica y la Jerarquía Espiritual de la Tierra en su página web "Planetary Activation Organization" (Organización para la Activación Planetaria) [véase dirección completa al final del capítulo].

En el libro de Sheldan Nidle y Virginia Essene, la Federación Galáctica predijo en 1994 que el proceso de cambio de la Tierra y de nuestro Sistema Solar comenzaría con la entrada de nuestro Sistema Solar, hacia finales de 1996, en el anillo externo de un gigantesco "Cinturón de Fotones" compuesto por partículas de luz fotónicas. El efecto de estas partículas de luz en nuestros sistemas moleculares y eléctricos serían profundos y se requeriría de nueva tecnología, que, tal como prometían, sería ofrecida inmediatamente a la Humanidad por los científicos de la Federación Galáctica.

Sin embargo, hacia finales de ese año (1996), por "Intervención Divina", se pospusieron los ya inmediatos cambios terrestres, por medio de un cinturón de fotones más pequeño que llegó hasta nosotros antes que el Cinturón de Fotones principal. Los dos cinturones llegaron a la Tierra casi simultáneamente a comienzos de Enero de 1997, de modo que el cinturón más pequeño proveyó a nuestro Sistema Solar de un túnel protector a su paso por el Cinturón de Fotones mayor, retrasando de este modo cualquier cambio inmediato a nivel celular y eléctrico que pudiera afectar a la Tierra y a sus planetas vecinos.

Mientras tanto, Gaia/Madre Tierra se ha sentido ansiosa por comenzar su Ascensión hasta la Quinta Dimensión, y por la limpieza, tan necesaria, de su superficie. Sin embargo, las Jerarquías Espirituales y las Fuerzas Angélicas le han pedido retrasar su proceso de transformación por un tiempo hasta que un nuevo y último "Tiempo Divino" sea establecido para la Ascensión en masa. La Jerarquía Espiritual está aprovechando este tiempo extra para hacer un último esfuerzo para elevar hacia altos niveles vibratorios a la mayor parte posible de la Humanidad, por medio de varios ajustes celulares y del ADN, antes de que el proceso final de Ascensión hacia la "Conciencia Total" sea puesto en marcha.

La Jerarquía Espiritual no ha trabajado solamente en la elevación de nuestras estructuras celulares y físicas para que seamos capaces de soportar las altas frecuencias de la quinta dimensión, sino que también ha tenido que enfrentarse a los denodados esfuerzos de la Fuerzas de la Oscuridad de nuestra Galaxia para retrasar constantemente todo el proceso. Las Fuerzas de la Oscuridad mantienen un control clandestino de los Gobiernos de la Tierra e instituciones financieras por medio del "Gobierno Secreto" (también conocidos como los "Illuminati"), que se establecieron por vez primera en la Atlántida. Ellos incrementaron su control indirecto como consecuencia de la Caída de la Atlántida hace 12.500 años, seguida por la entrada del Ser Humano en la Edad Oscura hasta el final del periodo Medieval. Durante mucho tiempo, y con la ayuda de fuerzas extraterrestres renegadas, el Gobierno Secreto terrestre ha adquirido una avanzada tecnología y establecido varias bases secretas bajo tierra, a aproximadamente 150 millas (241 km) de la superficie. Desde aquí, han reclutado a muchos humanos de la superficie como personal modificado genéticamente para sus bases intraterrenas.

Después de la destrucción de la Atlántida, el ADN humano fue reducido desde 12 hilos de ADN hasta los 2 hilos actuales por medio de la experimentación genética llevada a cabo durante los últimos días de la Atlántida por el Sacerdocio de la Oscuridad. Como consecuencia, y desde entonces, solo utilizamos el 10% de nuestro potencial mental. La restauración a 12 hilos de ADN es una de las primeras tareas de los científicos de la Federación Galáctica durante este tiempo de Ascensión.

Hasta hace muy poco tiempo, a la Federación Galáctica y a la Jerarquía Espiritual no les estuvo permitido interferir en las actividades del Gobierno Secreto por razones kármicas. Sin embargo, según se acerca la conclusión de este periodo y nuestra Ascensión y la de nuestro planeta, a la Federación Galáctica de Luz se le ha permitido terminar con esta regla basada en el temor, impuesta durante 12.000 años por las Fuerzas de la Oscuridad. Como parte de este proceso, han abierto nuevas Puertas Estelares ("Stargates") hacia energías Celestiales más elevadas, comenzando el 21 de Marzo de 1999, seguidas de aperturas incluso mayores durante el eclipse solar del 11 de Agosto de 1999, hasta el 18 del mismo mes. Esto está permitiendo que energías de Luz muy poderosas entren en nuestro planeta. La Puerta Estelar del 21 de Marzo de 1999 se utilizó principalmente para establecer una especie de "bolsa de luz" alrededor de nuestro planeta para sellarlo contra varios efectos dañinos y contra avanzados mecanismos fotónicos que el Gobierno Secreto había planeado como parte de su último esfuerzo por evitar nuestra Ascensión. Este proceso de sellado fue completado por la Federación Galáctica durante el periodo del 13 al 24 de Abril de 1999.

Ahora que estas operaciones han concluido, la Federación Galáctica y la Jerarquía Espiritual terrestre continúan con el proceso de elevar la tasa vibratoria humana por medio de reajustes celulares y de ADN. Este proceso abrirá el camino para finalmente cumplir con el Plan Divino de nuestra Ascensión en masa, lo cual permitirá también a la Federación Galáctica un primer contacto con los que residimos sobre la superficie terrestre.

Debido al excelente progreso de la Humanidad en su Ascensión, muchas de las ampliamente profetizadas catástrofes y convulsiones de los Últimos Días se han visto modificadas y reducidas. Todavía tiene que ocurrir una limpieza final de la Tierra física, pero sus efectos no serán tan severos antes del advenimiento de la evacuación en masa. Los largamente profetizados Cambios Terrestres, que tendrían lugar hacia el final del Milenio anterior, ahora se han retrasado unos años. De todos modos, tenemos que estar preparados para que éstos ocurran en cualquier momento a partir de ahora. La fecha límite para la Ascensión terrestre está fijada para el año 2012, año de iniciación de la Era de Acuario, tiempo en el que la Humanidad deberá ascender a la quinta dimensión junto con la Tierra. Nadie, excepto los Seres de altísimo nivel que se encuentran cerca de la Fuente Creadora del Padre, sabe la fecha exacta de implementación del Plan Divino sobre la Tierra.

Mientras tanto, nuestra Madre Tierra, durante este periodo de tiempo que le queda, ha ido progresando en su propio programa de limpieza planetaria. Hace unos dos años, se inició un proceso para elevar el magma incandescente hacia el exterior. Este sería uno de los primeros instrumentos a utilizar para el cambio de la superficie del planeta. Estas grandes piscinas de magma incandescente están ahora situadas cerca de la corteza, listas para activar las convulsiones de las masas terrestres en el Tiempo Divino fijado. Estas piscinas de magma incandescente situadas bajo el lecho de los océanos, son las responsables del calentamiento de los mismos, hace ya unos años, y del efecto "El Niño" que se ha extendido por todo el globo, junto con las tormentas y el extraño comportamiento del tiempo atmosférico. La liberación de este magma será el principal elemento que impulsará toda la serie de grandes terremotos y el cambio en los ejes terrestres. A partir de la alteración del equilibrio centrífugo de la superficie terrestre se sucederán las violentas tormentas y los desplazamientos de las masas continentales. Sin embargo, y por el momento, como parte del programa de retraso de sus efectos hasta que la conciencia colectiva de la Humanidad esté preparada para la Ascensión, a nuestra Madre Tierra se le ha dado mucha ayuda técnica por parte de los científicos de la Federación Galáctica y de la tripulación de las naves bajo el mando del Comandante Ashtar. Esto ayudará a prevenir, o al menos a disminuir, la fuerza de los terremotos que irrumpirán en todo el globo.

El comienzo de la serie final de grandes terremotos tendrá lugar alrededor del "Anillo de Fuego del Pacífico", un anillo volcánico que bordea las Placas del Océano Pacífico, incluyendo Japón y la Costa Oeste de América. A éstos le seguirán terremotos en todo el globo y el movimiento en la principales placas tectónicas de otras áreas. Los movimientos de las masas terrestres serán acompañados por vientos casi supersónicos y enormes inundaciones provocadas por las gigantescas olas del mar, lo que provocará el barrido de la superficie terrestre de toda traza de nuestra actual civilización.

Cuando estos sucesos comiencen a manifestarse, la Federación Galáctica promete dar las instrucciones de última hora a cada uno de nosotros. Ningún individuo será dejado atrás y la evacuación será llevada a cabo eficaz y suavemente. Los que elijan no ascender a la quinta dimensión serán reubicados en otro mundo tridimensional, probablemente en alguno perteneciente al Sistema Estelar de las Pléyades.



http://www.thenewearth.org/nespanish2.html

1 comentario:

Enlazador dijo...

Muy iluminador tu blog.Pertenezco a hijos del Sol...perola verdad,la energia esta completamente mundana.no sé que pasa..habria que pedir limpieza.Abrazo de Luz