miércoles, 29 de julio de 2009

EL CÓNCLAVE



EL CÓNCLAVE

9 de julio de 2009

Soy Anaël, Arcángel, y serviré, hoy, de vínculo entre ustedes y el Cónclave lo que quiere decir que las respuestas elaboradas lo estarán por la integralidad de nuestro Cónclave. Así pues, almas humanas en peregrinación en el seno de este mundo de superficie, les será a voluntad querer expresar las preguntas que se sitúen con relación a su desarrollo, en su espiritualidad, en su más elevado Espíritu. Decidimos, como Cónclave, revelar en su humanidad, más allá de nuestra esfera de radiación, nuestra esfera de vibración y de trabajo que nos es asignada por la Fuente, de revelar una serie de elementos relativos a la humanidad que, hasta ahora, se ocultaban porque el tiempo no había venido, porque el momento no estaba allí. Pero, por impulso de la Fuente, se ha vuelto deseable, hoy, que una serie de secretos que se ocultaban sean revelados a su Esencia, no para hacer trabajar su intelecto, sino más bien para hacerles vivir, en su corazón, su Eternidad, la veracidad de lo que va a decirse. Les transmito la gratitud del Cónclave y ahora escuchamos.

Pregunta: ¿Cómo superar mi cólera frente a la Fuente, en particular frente a mi polaridad femenina?

R.- La Fuente se revela ti como imagen, como espejo, entonces enciende en ti las zonas de Sombra, las que fueron, hasta ahora, apostadas a la divergencia, apartadas, en sentido propio, de la Luz que es. La Fuente viene pues a encender, debido a su Radiación, debido a su Presencia, y debido a sus palabras que son Verbo, lo que debe, en ti y en cada uno ustedes, superarse y ser irradiado por el Amor, debido a la conjunción de la imagen proyectada que tenían de la Fuente dentro de su Eternidad. Lo que algunos de entre ustedes experimentan, hoy, son la distancia entre la Fuente y ustedes, distancia que les invita a que se colme lo mejor posible y cuanto antes con el fin de vivir la reconexión total. Así pues, numerosas cosas deben superarse y encenderse. Eso puede traducirse para el alma humano en encarnación en esta densidad, en cóleras, denegaciones, bloqueos del cuerpo. Existe una serie de resistencias que participan en su resistencia al abandono. Son las que se manifiestan, para algunos de entre ustedes, hoy. No hay por qué preocuparse. Hay razón, simplemente, de observar eso como un observador, con paz, con serenidad, para dejar hacer, al sentido, lo más exactamente posible, a la Fuente, en ustedes. No olviden que viene a reunirse en ustedes, que viene a liberarles del peso y la densidad. Entonces, como ella misma lo decía, acogen aunque no son capaces de distinguir la forma, cuando eso vendrá, en este mundo manifestado. Acoja, en la vibración y las palabras, con el fin de recorrer la distancia que les separa. Esto se hace en la inmediación y en el momento. No preocupen por los fenómenos dolorosos de resistencia que se manifiestan. Ustedes verán desaparecer la distancia entre ustedes y la Fuente.

Pregunta: Siempre reivindiqué momentos de soledad, de aislamiento y allí, rodeado por otras personas, yo mismo me siento y no necesito estos espacios de soledad. ¿Podrían iluminarme sobre lo que vivo?

R.- El espacio de la radiación del corazón es sueño y evolución, se trata de hablar propiamente de una revolución. Esta revolución consiste en tomar conciencia, a a través de la manifestación de la Fuente y las distintas Radiaciones Arcangélicas y otras, de lo que esta separado en ustedes. El hecho de preferir el aislamiento o de preferir al grupo no es más que dos versiones y dos facetas de una misma realidad. Sin embargo, el juego de inspirar y expirar, el juego de la dualidad, les hacía creer y asumir que el hecho de estar solo estaba mejor que el hecho de estar en grupo, o contrariamente. La Fuente que suprime la distancia entre ustedes y, que les permite tomar conciencia de la Fuente, no puede vivirse en el aislamiento. La Fuente está en ustedes, participa y procede de su vida en encarnación, de su alma, y de su Espíritu. En un momento dado de su evolución, se separaron de ella y probaron la soledad, el aislamiento. Entonces, en esta soledad y este aislamiento, unos se replegaron en su ser interior, otros se desplegaron en la manifestación, con el fin de buscar la Fuente. Y la Fuente no está ni interior ni exteriormente, está en ambos a la vez, y es esto que ustedes realizan, ahora, en Verdad, en Esencia, en Radiación y en Alegría. La cólera, la vibración de cólera que puede expresarse dentro ustedes, está vinculada a la incomprensión del alma de que nada está separado, entretanto usted estaba separado.

Pregunta: Cada vez que me acerco a la Luz de la Verdad y que me siento alineado, pierdo esta alineación. ¿Cómo mantenerla?

R.- La vida, la experiencia de la encarnación está, hasta un determinado nivel, entre el ir y venir, inspirar y expirar, entre dualidad y unidad. Así va la vida, de experiencia en experiencia, hasta asimilar que no hay diferencia entre la Unidad y la dualidad, ya que ustedes son la vida y son la Fuente. Al integrar el concepto de distancia, en la Unificación de su vida, en la Unificación de sus danzas, realizan eso. En ese momento, realizan que son el movimiento y el eje del movimiento. Son el movimiento y el eje de inmovilidad. Realizar eso es integrar, en ustedes, la Fuente, ya que se convierten en la Fuente. En ese momento, no hay ya necesidad de expresar la dualidad ya que son el conjunto del posible y el conjunto de las manifestaciones. Entonces, la alegría se revela en ustedes y les hace realizar el concepto de Presencia, Verdad, Unidad, cualesquiera que sean los momentos que viven. Solo algunos juegos, existiendo aún en su sociedad, en sus modelos sociales, en sus modelos emocionales y familiares, pueden hacerles creer que salen de este estado pero, sin embargo, ello no puede ser. A partir del momento en que vuelven a entrar en Unidad, no pueden salir de la Unidad. La Unidad real es la que va a establecerse en ustedes de manera permanente. La Fuente que Es en ustedes, responde instantáneamente a sus solicitudes, a condición de que sus solicitudes no sean solicitudes de división, de separación, que estas solicitudes estén de acuerdo con la promesa y el juramento realizado, que se manifiesta actualmente sobre la Tierra, de su vuelta a la Unidad. Eso es Verdad.

Pregunta: Experimento mucho las emociones de las otras personas. ¿Por qué?

R.- Experimentar la emoción del otro es situarse, al nivel de conciencia, al nivel de la emoción del otro. Si tú mismo te colocas en tu corazón, no hay más lugar para la emoción, ni la tuya y ni la del otro. Entonces, a través de esta percepción exterior, se te dio la posibilidad de entender que, mientras percibieras esta distancia que llamas emoción del otro, eso no está en la coincidencia del corazón. La coincidencia del corazón no tiene que hacer en la emoción manifestada del otro, no lo ve, no lo experimenta, no se afecta, no la percibe. Siendo, en ese momento, la propia imagen de sí, reflejado en el corazón y en la Unidad, hay distancia. La emoción del otro es distancia con relación a tu emoción. Tu emoción es la que se rechaza ya que no se acepta ni se integra en el espacio del corazón. Así pues, conviene desplazar la opinión: la opinión de la emoción debe colocarse en la emoción del corazón. La emoción del corazón es la que permite impulsar la Alegría y manifestarla en la manifestación de la Fuente, en ti. La emoción del otro no tiene ningún lugar ya que la emoción del otro es ilusión, tanto para ti como para él. Al irradiar la Fuente y al irradiar la Luz, superas tu emoción y la emoción del otro. Es ese el camino y la vuelta a la Unidad.

Pregunta: Experimento la Fuente como un umbral permanente pero aún en forma de murmullo. ¿Cómo ampliarlo?

R.-Acercándose a ti, al Ser. El Ser eres Tú. El Ser es permanente. Al centrarse en la inmanencia de tu ser, se establece la permanencia del El y no del tu. Eso no puede establecerse sino en el silencio. A partir del momento en que hay interrogantes con relación al murmullo sentido y percibido, el murmullo te aleja. La Fuente no puede manifestarse sino al momento e independientemente de toda interrogación. Incluso las palabras pronunciadas por la Fuente sólo están allí para despertar en ti la resonancia y el espejo. Así pues, cuando el espejo se confunde perfectamente con la imagen, cuando no hay más de distancia entre el espejo y la imagen, entonces, vibras al unísono de la Fuente ya que te conviertes en la Fuente. En ese momento, el sonido te llena, el sonido pasa a ser, por eso, silencio. Es un silencio que no es silencioso: es el silencio de la Presencia, el silencio de la Eternidad. Eso se realiza, eso está en marcha, eso viene hacia ustedes. Entonces, paciencia.

Pregunta: La meditación en el bosque es muy fácil y me genera alegría, condición que no llego a reproducir en interiores. ¿Cómo encontrar eso en todos los espacios?

R.- En cierta medida, desde un punto de vista, eso es Verdad pero, en la Fuente y en la Esencia, eso es completamente falso. En efecto, eso significa que eres dependiente de las circunstancias para encontrar tu Esencia. Ahora bien, la Esencia no depende de las circunstancias. En eso, hay una opinión que cambiar: la sobrevaloración de las contingencias vinculadas a los lugares. La Fuente está en todas partes. La Fuente está incluso en elementos que llamarían negativos. Ponen la distancia, a partir del momento en que se encuentran en un medio ambiente que califican de hostil. Es en la hostilidad que debe revelarse la Fuente, eso contribuye a borrar las resistencias. Es importante, hoy, a través del contacto que la Fuente les propone (de la Unificación y de la Vuelta) incluir que los obstáculos vinculados a contingencias de tiempo, vinculado con contingencias de espacio, sólo existen, en definitiva, en su propio campo de experiencia. Este limitado campo de experiencia, que quisieron y experimentaron, está aún activo en ustedes y cuanto más se definan a la Fuente, menos serán absorbidos por las circunstancias exteriores. Luego, no harán más distancia entre el interior y el exterior, y lo mejor posible realizarán el estado de Unidad de la Fuente. Entonces, obviamente, si un ejercicio o protocolo les envía a tal lugar, o a tal otro lugar (ya que esos son lugares que los ponen en resonancia y les permiten expulsar la distancia), sin embargo, en definitiva, les corresponde realizar que la Fuente está en todo y por todas partes y no solamente en los lugares de paz, en los lugares donde hay resonancia, atracción y afinidad, y también en los lugares de disonancia. Cuando hayan entendido eso, comprenderán que, cualquiera que sea el estruendo del mundo, cualquiera que sea la negatividad de su punto de vista sobre el estruendo del mundo, no hay distancia entre ustedes y la realidad.

Pregunta: Percibo a mi medio ambiente, a la gente, como una situación de un juego para traerme a mi Unidad. ¿Es una ilusión o una realidad?

R.- No hay nada más real que la ilusión. No hay nada más ilusorio que lo real. La ilusión y lo real sólo están vinculados a una opinión. Los dos son totalmente justos, todo depende del lugar del observador y el observado. El juego que la Fuente, la Presencia y la Radiación de la Fuente pone, en ustedes, es la unidad de las dos polaridades. Así pues, penetrar en la realidad de la Fuente puede hacerles concebir el medio ambiente como ilusorio. Este mundo es ilusión pero este mundo es real. Es real en el sentido de la densidad y la dureza que causa y que implica en su alma. Esta dureza es la Fuente de la Luz. Por principio de resistencia, oposición y confrontación, a fuerza de resistir, a fuerza de ser denso, a fuerza de ser pesado, a fuerza de ser el mal y el bien, la Luz nace. Entonces, lo que es ilusorio, lo que es real, participa de la misma Verdad. Obviamente, la integración en la ilusión de lo que viven, para una Verdad mayor (que es la de su alma y su Espíritu), se realiza en ustedes, en un momento dado, y en sí realizada la Presencia de la Fuente. No hay ni ilusión, ni Verdad, ya que todo participa de la Fuente. No hay pues más distancia ni distanciamiento posible entre la ilusión y la realidad, ya que todo participa del mismo plan, del mismo proyecto y, sobre todo, de la misma vibración, en distintas fases de densidad. No pueden rechazar la vida, cualquiera que sea, ustedes no pueden rechazar la experiencia, cualquiera que sea, pero les conviene integrarla al seno de la Unidad ya que la Resolución, el espacio de Resolución, se sitúan solamente a este nivel y en ninguna otra parte.

Pregunta: ¿Cómo ser aún más de acuerdo para ir hacia lo que Soy?

R.- Para eso es necesario cambiar de dirección, la dirección que te dirige hacia alguna parte no es dirigirse hacia ti. Dirigirse hacia ti y hacer silencio y escuchar, no escuchar lo que dice tu cabeza sino escuchar lo que dice el corazón. Querer escuchar lo que dice el corazón ya es un primer paso de la voluntad hacia el espacio del corazón. Sólo hay Verdad en el corazón. La Verdad te muestra las direcciones y las posibilidades. La Verdad en el corazón es independiente de tus elecciones conscientes, tus atracciones y tus repulsiones. Lo que debe dominar, en ti, no es la atracción y la repulsión, lo que hace placer, lo que no hace placer, sino lo que es dictado por el corazón. Entonces, aceptar dictarse por el corazón, es hacer callar el ego, es hacer callar la ilusión, es aceptar, estar de acuerdo a la Fuente en ti. Eso no puede ser definido por el mental ya que el mental te implicará siempre volver en cierre y a volver de nuevo por los mismos puntos y a volver a pasar, en permanencia, por las mismas ilusiones y los mismos sufrimientos, de manera inexorable, hasta que decidas colocar la dirección más suave, hacia tender a ti. Tender hacia ti con suavidad es ir hacia la Fuente. Eso requiere el silencio, eso requiere la ausencia de dirección y la vuelta al Centro. No puede ser diferente.

Pregunta: Cuando me conecto a la Fuente, experimento mucho Amor, mucha Alegría, pero nada más.

R.- La problemática está allí. No hay nada más que obtener. Todo se decide por el Amor y la Alegría. Deja el Amor y la Alegría actuar en ti y tu vida cambiará. No puede ser diferente.

Es mediodía, a nuestra hora, la hora de la efusión… ...que vamos a retransmitir. Termino así mi intervención, y la intervención del Cónclave, regándoles y pidiéndoles, a continuación, ir a retirarse en sus espacios interiores con el fin de guardar la Vibración que, ahora, llega a ustedes. Les transmito la gratitud del Cónclave y les transmito, ahora, la Radiación, enteramente. ...

Efusión de energía…

Original francés:

http://www.autresdimensions.com/article.php?produit=354