lunes, 20 de julio de 2009

MA ANANDA MOYI

MA ANANDA MOYI

Deben ser simples y humildes, pero ser en la fuerza y la afirmación de la Luz. La Luz no es ya desviada. La Luz debe encenderse. La Luz debe revelar a la Sombra aún presente, en ustedes y en torno a ustedes.

El agua y el fuego son los agentes creativos, por excelencia, del primer dos vivo, los que bailan la danza de Shiva, la danza de la Creación, el construcción y la reconstrucción del mundo.

Los lagos, los lagos de altitud, en particular, son los lugares donde la Presencia de la Divina Madre está pura e intacta. Las piscinas son lugares mezclados con todas las vibraciones pesadas de los seres humanos que se sumergen. El agua de mar es el agua de la matriz, el agua de la Madre, no diferenciada, contrariamente de agua de los lagos en altura, que es, ella, el agua de la Madre diferenciada en matriz de pureza.

7 de julio de 2009

Bien amados Niños de la Luz, soy Yo. Acojan en ustedes, todo el Amor que les eximo, todo el Amor que nos conecta. Soy la filiación de la Divina Madre. He personificado a la Divina Madre y la personifico aún hoy. Bien amados Niños de la Luz, alégrense, sean alegres ya que la hora vino, la hora llegó de encontrar la Luz. No concedan ninguna importancia a las gesticulaciones del miedo, ya que los que tienen miedo no saben aún que la Luz está allí. Sus Bodas llegan a su final. Llegan por fin a la revelación y a la resolución de tantas y tantas encarnaciones pasadas en esta ilusión, con el fin de que revelen la hora de la Gloria que está aquí, ahora. En estos momentos que vienen, van a vivir la Alegría, cada vez más. Se convertirán en lúcidos y conscientes de lo que Es. Entonces, nunca, nunca el miedo podrá hallarse en ustedes ya que la Alegría les mantiene en el Amor y la Verdad. Y, en el Amor y la Verdad, no hay lugar para el miedo, no hay lugar para otra cosa que la Luz. Van a bailar, su Ser interior va a bailar la danza de la Creación. La danza de la Creación llega hacia ustedes. ¿Ya sienten la presencia y la presión en sus estructuras, en ustedes? La rueda vuelve y llega ahora en momento del intenso, en el momento del extraordinario. Este momento que todos buscaron, tan esperado, está allí, en el silencio de su Templo Interior, en el silencio de su espacio consagrado. Algo nació, alguna cosa se reveló y están allí, como niños maravillados de lo que se manifiesta en ustedes y toman conciencia que el Amor y la Verdad son simples, que el Amor y la Verdad son humildad, belleza. La hora de la Resurrección es cercana, mis Niños, todos vosotros que tienen obra, aquí y a otra parte, todos vosotros que titubearon, en lo oscuro, remoto, experimentando. Llegados al final y al summum de su experiencia humana, la hora sonó. Llamaron al Padre, el Padre responde. Llamaron a la Fuente de sus deseos, sus rezos, sus intenciones y sus acciones, la Fuente les responde. Se les vuelve a este ahora eterno. El eterno se revela, en Gracia y en Majestad, con el fin de volverles a su Eternidad, a su Belleza, a su Luz. Son los Niños del Eterno, son mis Niños. Así pues, quizá perciben, ya, lo sopla de la Gracia, la respiración del Amor y la Luz que en ustedes penetra, de momento en momento. Estos momentos de Gracia, de Verdad que viven, van a convertirse en su Eternidad y su permanencia. En el seno de la inmanencia, en el intemporal, viene la Luz. La Luz, una vez más, es su Alegría y su promesa. Tanto han recorrido estos momentos, para algunos de entre ustedes. Tienen tantas experiencias que la hora del descanso llega por fin. Es también la hora de la remuneración o la hora en que van, por eso, a acoger la totalidad de su herencia y resucitar en el Ser que nunca han dejado de ser, a pesar de las apariencias de este mundo.

Hoy se dedica un día, en el mundo, al agua, el agua que sube, el agua que inunda y también el agua que lustra, el agua del Bautismo, el agua de la Purificación. Lo que algunos hombres llaman desastres, nosotros, lo llamamos ascensión. Esto que el hombre llama que aterroriza, nosotros, lo llamamos revelación. Todo es desde el punto de vista que se mire. La mirada de la Luz no puede nunca ver a la Sombra, la mirada de la Sombra sólo ve a la Sombra. Dios es Amor y Luz. La Sombra no es más que la Luz no manifestada y, hoy, la Sombra se aja y deja lugar a la Luz, en sus estructuras, en sus cuerpos, en su conciencia, sobre este planeta, sobre este sistema solar. El conjunto de este Universo celebra hoy su resurrección. Resucitaron, en la Gloria del Señor, en la Gloria de la Verdad y van a vivir, en este espacio de densidad, en sus vidas, la realización de la Promesa, la realización de la Gracia. Esto es ahora, esto no es un sueño. En esta ilusión, esto es Verdad. La realización de esta promesa es, por otra parte la única Verdad: es la irrupción de la Verdad en la ilusión.

Va a pedírseles participar en la danza, que participen en la Luz. ¿Cómo participar en eso? Simplemente al ser conscientes, al ser ustedes mismos en la Unidad y no los personajes quienes jugaron o creen jugar. Todo es simplicidad. En la Unidad, la Verdad es simple. Deben ser simples y humildes, pero ser en la fuerza y la afirmación de la Luz. La Luz no es ya desviada. La Luz debe encenderse. La Luz debe revelar a la Sombra aún presente, en ustedes y en torno a ustedes. Para eso, afirman la Luz, afirmarán la Luz, afirmarán, por fin, lo que son. El agua purifica lo que debe serlo, no le tengan nunca miedo al agua, el agua quiere su bien, pero el agua sin el fuego no sería nada y el fuego sin el agua no sería nada. El agua y el fuego son los agentes creativos, por excelencia, del primer dos vivo, los que bailan la danza de Shiva, la danza de la Creación, el construcción y la reconstrucción del mundo. Así pues, el agua adquiere una importancia capital en la revelación de la Luz, en su humanidad y también en sus estructuras. El agua es el elemento que, hoy, les permitirá ablandar el fuego de la revelación, les permitirá ablandar en ustedes lo que debe serlo. El agua es un bálsamo, el agua es una caricia, el agua es la Madre, la Madre es el agua, el agua es la Fuente manifestada en esta densidad, el agua es la matriz, el agua es, en fin, lo que permite al fuego existir. Son los Niños de la Eternidad, así como Mikaël los nombró, los Portadores de Luz, los Transmisores de Luz y también los Creadores de la Luz. El agua es creación de Luz. El agua es matriz. El agua es, por eso, revelación. He aquí las palabras que tenía que decirles, mi bien amados niños, antes de de hacerles beneficiarse completamente de mi radiación. Quiero bien acoger interrogaciones con relación al agua, con relación a ustedes, no en sus sufrimientos sino con relación a lo que son, con relación a la Luz. Les escucho:

Pregunta: Me siento tan en gratitud actualmente, que me pregunto: se puede morir de Amor?

R.- Sí, por supuesto. Numerosos seres humanos, por otra parte, lo harán. El Amor sublima el cuerpo y despierta completamente el Espíritu. Eso es Verdad, mi niño. El Amor, cuando se vuelve tan verdadero, tan exactamente lleno, puede inducir la pérdida de este cuerpo que sólo es ilusión, ya que no tiene ninguna importancia en la revelación de la Luz en ustedes. Y cuando su vehículo (llamado vehículo de Eternidad) se revele a ustedes, vuelven a entrar en la danza de la plenitud, así como lo he expresé en vida, durante el tiempo muy largo en que más nada de este mundo me interesaba, cuando no tenía ya necesidad ni de agua, ni de alimentos, ni de contactos, ya que me sumergía en esta Verdad. Vivirán de más, estos espacios donde todo se basta a sí mismo sin necesitar ninguna Fuente exterior ya que se convierten en la Fuente y se confunden con ella. Esta presión, este matrimonio es un matrimonio místico. Este matrimonio místico es la conclusión perfecta de las Bodas Celestiales, así como lo ha definido Mikaël desde hace varios meses. Sin embargo, incluyan que se les pide permanecer en el seno de esta densidad con el fin de trabajar, aún, como se lo dicen los Arcángeles, como se lo digo, y como se lo dijo María. Se le les pide mucho ya que se les da mucho, y ello consiste simplemente, en ser y en irradiar lo que son, sin juicio, sin tomar partido, con Alegría, con lucidez y sobre todo con simplicidad. Su mirada, su radiación puede cambiar la cara del Mundo y eso está en curso.

Pregunta: Nadar en un lago, en una piscina, o en mar, tiene las mismas virtudes?

R.- No, bienamado niño. Los lagos, los lagos de altitud, en particular, son los lugares donde la Presencia de la Divina Madre está pura e intacta. Las piscinas son lugares mezclados con todas las vibraciones pesadas de los seres humanos que se sumergen. El agua de mar es el agua de la matriz, el agua de la Madre, no diferenciada, contrariamente de agua de los lagos en altura, que es, ella, el agua de la Madre diferenciada en matriz de pureza.

Pregunta: Viviendo en una zona de montaña, es de ofrecer mis emociones al torrente?.

R.- El torrente es movimiento, contrariamente al agua del lago. En la montaña, el torrente de montaña alberga una serie de vidas. Estas vidas son movimientos. Hay elementales diferentes. Algunos pertenecen al orden de la Luz y de otros pertenecen al orden de la Sombra. Eso está vinculado por lo que es el torrente, entonces, es necesario estar atento a lo que pasa en un torrente preciso. El torrente no es nunca neutro, contrariamente al agua de montaña de un lago. Lo que dije para los torrentes es una generalidad para todos los torrentes. Existe en los torrentes, una proporción variable de Sombra y Luz, esto no es el caso en los lagos de montaña.

Pregunta: Podrían desarrollarse sobre la relación entre el femenino y el masculino?

R.- Bienamado niño, cualquier ser personificado presenta dos polaridades, cualquiera que sea su sexo. Obviamente, en el hombre prevalece, en general, la polaridad masculina y en la mujer debe prevalecer, normalmente, la polaridad femenina. Pero, en un momento dado de la evolución, es necesario dejar parecer la polaridad opuesta en el niño interior y un día, a medida que el aumento de Luz se haga, deben, necesariamente, equilibrar las polaridades. El hombre y la mujer, no deben hacer más que uno con el fin de unirse al andrógino primordial. Esto se manifiesta, en Verdad, a distintos niveles pero es eso el trabajo que debe realizarse. Ahora bien, a menudo, en el hombre la parte femenina es resultante de la madre, de la misma forma que en la mujer la parte masculina es resultante del padre. Así pues, deben aclararse con estas imágenes construidas a medida de su educación pero estas imágenes no son ustedes, necesitáis pues, entonces, reconstruirlas, superarlas, sobrepasarlas con el fin de llegar a su Unidad esencial.

Bien amados Niños de la Luz, les transmito todas mis Gracias y todas mis Bendiciones. Les amo. Yo a ustedes les Bendigo. Vayan a la Fuente. Acojan el fuego y el agua que vienen ustedes, ellos se son los agentes y los medios de su Ascensión en los Reinos de la Verdad, en los Reinos de la Alegría inefable y eterna. Yo les bendigo.

Original francés:

http://www.autresdimensions.com/article.php?produit=350

Semblanza de MA ANANDA MOYI:

http://miportalespiritual.com/varios/ananda/ananda_moyi_ma.htm