viernes, 1 de abril de 2011

Bella Niña Japonesa...


Cuando se tiene un hijo,
se tienen todos los niños del mundo…
dijo el poeta…

Pero aún sin tener ninguno,
todos son como nuestros hijos,
pues son el futuro del planeta…

Hoy al ver tu rostro, niña japonesa,
veo el rostro de todos los niños del mundo,
que nacen en la inocencia
y ven comprometido su futuro
por la inconsciencia de la ambición abyecta…

Pero veo también en tu rostro, bella niña japonesa,
el dejo de la promesa,
el brillo de la esperanza,
la quietud de la inocencia,
la fuerza de la ignorancia,
de un alma grande y generosa…

Tantos niños como tú, bella niña japonesa,
que nos llenan de lecciones,
que nos llenan de preguntas,
de risas y de canciones,
aún en grande tragedia,
como tú, niña japonesa…

Gracias por tanto amor,
gracias por tanta ternura,
que con sólo tu mirada,
se trasluce sin palabras…

Mártires de la inconsciencia,
semillas condenadas por la bruma,
que cuyo amor, como espuma,
se dispersa a nuestras almas…

Niños de amor y tragedia,
de alegrías y tristeza ,
pido a todos Dios bendiga,
como a ti, bella niña japonesa…

Gracias infinitas, miles,
por su inerme sacrificio…
quiera Dios, en el paraíso,
tengan juegos y canciones,
alegrías y bendiciones,
en el Amor Infinito…

Solstrom