martes, 12 de abril de 2011

SRI AUROBINDO (Sn Juan) - Mensaje de Diciembre


1º diciembre 2010

Soy Sri Aurobindo. Personificados hermanos y Hermanas, les presento mi Paz y mis bendiciones. Vengo a ustedes, esta noche, como embajador del conjunto de los 24 Antiguos. Vengo, con el fin de situar, con ustedes, lo que es el período que se vive actualmente, en su Ser Interior y de esta Tierra. Como se lo dijimos e indicamos, un cambio está en curso, actualmente. Se refiere todas las Conciencias presentes en este sistema Solar. El Sol, la Tierra, toda forma de vida acoge la manifestación particular, en su Éter, la Vibración y la Presencia del Cristo, de vuelta como fué. Esta manifestación y esta Presencia no puede vivirse, de manera conforme y entera, sino a partir del momento en que, ustedes mismos, son centrados y se alinean en el aquí y ahora, en el momento presente de su propia Presencia a ustedes mismos, en la cual puede revelarse la Presencia del Cristo. Voy a intentar redefinir, por las palabras y por la Vibración de mi Presencia en la Luz azul, lo que es necesario oír y vivir por el concepto de momento presente, de aquí y ahora.

El principio mismo de la personalidad se deriva de una concepción ilusoria y lineal del tiempo y el espacio, colocándoles en un medio ambiente donde se definen elementos exteriores y elementos Interiores, recurriendo a un concepto de fragmentación, distanciamiento y separación de la conciencia egótica del cuerpo de personalidad, o cuerpo astral, del conjunto de los otros cuerpos perteneciendo a la Dimensión Unificada. La unión entre las parcelas ustedes fragmentados y la parcela Unitaria se efectúa ahora mismo, en este sistema Solar en ustedes. El cuerpo de personalidad, la emoción, el mental, la propia personalidad evolucionan en un contexto y una Vibración profundamente diferente de la que prevalece en la Unidad y el Cuerpo de Luz, debido a la Presencia misma del Cristo. La revelación y la resonancia del Cristo Interior, en resonancia con su trabajo y el enfoque del Supramental, crean las condiciones propicias, en las algunas semanas de este año, restantes, a establecer en ustedes una nueva paz, una vuelta a la Unidad en Conciencia y en Verdad, que abre, ante ustedes, espacios de percepción, de Vibración bien más importantes de lo que fueron hasta ahora. No obstante, este enfoque del Cristo y su Cuerpo de Luz requiere que el cuerpo de personalidad haga silencio. El silencio sólo se encuentra en la alineación de usted en el aquí y ahora. El aquí y ahora es completamente independiente del intercambio lineal del tiempo y el espacio en su Dimensión, disociada aún.
El aquí y ahora está pues, fuera del espacio-tiempo lineal y fuera de su propia localización en su espacio de personalidad: el silencio (silencio del pasado, silencio del futuro, silencio del mental, silencio de las emociones), permitiendo acercarse a la Vibración de la Unidad. Cristo penetró el Éter del planeta, lo, hasta cierto punto, refecundó, preparando, como lo había dicho en tiempo en que fui San Juan, su vuelta en Majestad y en Gloria, aportando, como lo había escrito, la espada de Verdad, la que corta, el que revelo, que enciende y pone final a todo fraude, en ustedes como fuera a ustedes. El Cristo es también, en alguna parte, un impulso. Un impulso que debe encontrarse en ustedes su Corazón, su Unidad, su dimensión de Eternidad, de Hijos ardientes del Sol o Ki-Ris-Ti. Para que eso se encienda, para que eso se realice y se manifieste enteramente, más allá de la simple dimensión de Sembrador de Luz y Anclador de la Luz, es necesario que lo que se refiere a todo lo que no es la Luz, haga silencio. Así como lo hizo vivir, para algunos de entre ustedes, el Arcángel Uriel, esta Revocación, Revocación a todos los niveles, es señal, para ustedes, del establecimiento en su Presencia revelada y Unificada.

El período que está allí, inscrito en su tiempo lineal, sobrepasa muy lejos del marco de este tiempo lineal y este espacio donde están presentes, en este cuerpo y esta personalidad. Tomar conciencia de eso, por la Vibración, les lleva que viva lo que llamamos las Bodas Galácticas, lo que había llamado la vuelta del Cristo, preliminar a su vuelta en Unidad y en Verdad. Es en este espacio que toman todo su sentido las palabras pronunciadas, hace mucho tiempo, afirmando que era la Vía, la Verdad y la Vida. Era la puerta. Esto sólo puede realizarse si se alinean ustedes mismos se ajustan y a su propia Presencia, que no puede sino vivirse y encontrarse desacoplada de toda influencia de la personalidad, toda reflexión, toda cogitación y toda emoción. Este estado de consciencia particular llamado Alegría, Samadhi, obteniendo también la Paz Interior y la Paz Suprema, va pues a crear, a medida de los días que pasan en este espacio-tiempo lineal donde estan, las condiciones propicias a la instalación de su Presencia en su Presencia. Como eso se había dicho, en su tiempo, conviene pues tener su casa vacía de todo miedo y preocupación, como se lo dije.

En paralelo a esta vuelta del Cristo, se vive, en esta humanidad, un mecanismo que llamé, he aquí hace algunas semanas, el choque de la humanidad ya que Cristo, por supuesto, no viene solo. Tenemos, nosotros Melchizedek, el conjunto del Cónclave y las Estrellas de María, así como el conjunto de las Fuerzas de la Confederación Intergaláctica Libre, preparado estos momentos desde hace mucho tiempo. Como ya se sabe, los Ángeles del Señor en adelante se instalan y se preparan en su atmósfera. Les queda por establecerse, enteramente, en el aquí y ahora, en su Presencia a usted solo quién, les permitirá vivir la Vía, la Verdad y la Vida, en su compañía y su Presencia. La Alegría debe ser su estado privilegiado. No se les pide, sin embargo, dejar todo lo que es diario y a veces aburrido sino de considerar, incluso en estos espacios, la Luz necesario para a realizar también este diario. Su Conciencia, su vida va a llenarse con Luz. Las partículas Duras van resonar y a aglomerarse en este cuerpo que es su Templo, sobre el cual se construye el encuentro con la Vía, la Verdad y la Vida. La resonancia de su propia Presencia en su Conciencia Unificada debe invadir cada uno de sus momentos, cualesquiera que sean sus actos. La presión, ya que es una, de la Presencia del Cristo, en Unidad y en Verdad, va a facilitar este acontecimiento para los que estan en su casa propia. Muchos Hermanos y Hermanas que se opusieron, de distintas maneras, a la vuelta del Cristo van, obviamente, a manifestar Estados alejados de este estado de Paz. Los mecanismos de precipitación de la humanidad, de separación, van a tomar una agudeza y un relieve particular en las próximas semanas, en tiempo terrestre. Contamos con todos vosotros que realizaron y vivido las Bodas Celestiales, en su tiempo o ahora, pensamos con su Presencia, alineados en el aquí y ahora, estabilizar el abrigo Vibratorio de la Tierra. Es en estas condiciones que el enfoque del Cristo, su resonancia, se establecerá con más o menos facilidad, en cada uno y cada una. Cualesquiera que sean sus actividades y sus empleos, guarden tiempo para respirar, guarden tiempo para meditar o tiempo para rogar, si eso es su método de contacto. Esté a la escucha de las Vibraciones y percepciones que son suyas, ya que van a ampliarse.

De la calidad de su equilibrio Interior, se derivará, para ustedes mismos como para su medio ambiente, como para el planeta enteramente, la capacidad, mayor o menor, de absorber el choque de la humanidad. Nosotros, juntos, el Melchizedek, les pedimos también no proyectar sobre acontecimientos exteriores, que están con todo bien allí pero simplemente, cada día que pase y que de ustedes acerque al solsticio de invierno, de ir cada vez más profundamente en usted, lo que quiera que hagan. Acérquense a Él, como Él se acerca a ustedes. Como siempre se lo hemos dicho, cada uno estará a su lugar, en su papel, en su función, en el momento oportuno. No busquen nada de otro que lo que acabo de decir: el encuentro, frente a frente de su Presencia a Su Presencia. La comitiva de señales y Presencias que lo acompaña no deben en ningún caso perturbarles, descentrarles o interrogarles. La pacificación del mental es indispensable ya que todo lo que existirá, que no es la paz, se ampliará. La hora pues llegó, para cada uno de entre ustedes, de responder, hasta cierto punto, a la llamada que se manifestará en su Conciencia, en su Corazón. No pretendan definir o situar un momento otorgado en esta llamada ya que se hará, para cada uno y cada una, en un momento que le es propio, durante este período. La presión o el impulso del Cristo se volverá, hasta cierto punto, cada vez más tangible, incluso para los que niegan y que se niegan; simplemente, no tendrán las palabras que poner sobre lo que pasa. Ustedes también por otra parte, más allá de las palabras que pronuncié, no intenten poner palabras, con proyección de cualquier cosa sino alimentense con su encuentro. Este encuentro se sitúa, por el momento, en el Éter, en el Corazón. Se producirá de manera exterior cuando eso sea deseable.

El aquí y ahora, el Hic y Nunc, van a convertirse en principales. Ustedes deben hacer una prescripción, para ustedes mismos, para alinearse, centrarse. Cualesquiera que sean las palabras que empleen (rezo, meditación, alineación vibratoria), no olviden que tienen a su disposición el Merkabah inter dimensional colectivo, que tienen también a su disposición el conjunto de sus Hermanos y sus Hermanas despertados a los cuales se conectan. El conjunto del Cónclave, el conjunto de las Estrellas, María y numerosas otras Presencias de Luz Unificadas y Crísticas que están presentes en torno a ustedes, alrededor de esta Tierra. Durante este período, no se dejen llevar por el estruendo del mundo, por el desorden del mundo, cualquiera que sea. Que sea el hecho de los hombres, o el hecho de los elementos que se observa. El Servicio y la ayuda se manifestarán, sobre todo, en su medio ambiente cercano y sobre todo por la calidad de Luz que son capaces de manifestar. De la misma forma, si su Presencia se acerca de Su Presencia, constatarán muy rápidamente que la Paz será su reino. Se trata, en realidad, de un encuentro, más allá de hechos históricos, de un encuentro con un Ser que lleva la Vibración del Único, que es también la suya. Los próximos momentos son momentos de gracia para la Unidad, para la Luz y momentos de desorden para todos los que se oponen a él y a la Luz. Viva el momento presente, alinéese en su aquí y ahora, entre sus 4 pilares. Tome tiempo para comulgar. Tome tiempo para la activación de su Triunidad, como lo hicieron para el Servicio común de las 19 horas. Recuerden que este encuentro se deriva directamente de la promesa y el juramento de la Fuente. Es, hasta cierto punto, la actualización de su vuelta.

Los momentos y el tiempo que se vive, y que van a vivirse, son de verdad únicos en la historia de la Tierra, desde hace mucho tiempo. La información que a ustedes expido aquí, a ustedes, debe entregarse al conjunto de los seres que siguen, por la Vibración, los mecanismos que se establecieron, para ellos, de un momento a otro, desde hace 30 años y sobre todo, desde hace 2 años. Recuerden que la Vibración de la Luz se basta a sí misma. Que no tienen que proyectarle ni, ser interpretada o analizada sino simplemente vivirse, ya que es viviendo plenamente la Vibración de la Luz que ustedes se establecerán en su Presencia. Y que es solamente plenamente estableciéndose en su Presencia, en su Corazón, que Su Presencia se revelará y actuará. Muchos Hermanos y Hermanas, sobre Tierra, van a redefinir la Verdad y el Amor, bien más allá de su sentido humano, personal o colectivo, a el del que hablaba el Cristo y otros, a su consecuencia, que lo imitaron, personificados. Ustedes, hoy, deben hacer la misma cosa. Esto requiere una plena Conciencia del momento. Una plena Conciencia de la Alegría y la Paz que no puede obtenerse si existe una única actividad mental vuelta a otra parte que en el vivir del momento presente. Así pues, como se les dijo, podría decirles: “Vele y ruegue”. Ya que saben que el momento vino y, no saben cuando el momento vendrá. Esta presión de la Vibración y la Conciencia Crística de su Presencia se hará sentir en la Corona de la redención en la cabeza y también en la Corona Fuego del Corazón y la triunidad. Incluso para algunos de entre ustedes que, por el momento, aún no vivieron estas activaciones y esta Conciencia. Si respetan estos preceptos y los adoptan, se convertirán en entonces, colectivamente, los pilares de Su Presencia luego de Su manifestación. Es así que permitirán la ayuda más adaptada a todos los Hermanos y las Hermanas que estan aún indecisos, o en curso de despertar. Les repetimos aún esta noche que, allí también, sólo son ustedes quienes puedan dar este paso hacia Él, nadie otro, aunque nuestra Presencia les acompaña. Recuerden también, en este período, que la Luz Vibrante es más Inteligencia, de lo que será nunca su mental o su personalidad, la más brillante que sea. El momento llegó de manifestar, por ello, su capacidad de Abandono a la Luz.

He aquí hace un año, ahora, inicializábamos sobre La Tierra, el primer vórtice inter dimensional permitiendo entonces realizar lo que está en curso hoy. La fecha aniversario de mi intervención, hace ahora un año, de diciembre de 2009, les lleva que realice, aquí y ahora, la totalidad de Su Presencia. Les deseamos, nosotros, el conjunto del Melchizedek, un fuerte establecimiento en la Paz Interior y en la Alegría. Recuerden también que el cuerpo es el Templo donde se realiza esta revelación, aunque este mundo es Ilusión, recordando, por allí incluso, las palabras del Cristo, haciendoles estar presentes sobre este mundo y con todo, no de este mundo. Les pediré guardar presentes al espíritu las palabras que he pronunciado esta noche, de impregnarse, ya que fueron elegidas con cuidado por el conjunto del consejo de los Antiguos. La multi dimensionalidad e inter dimensionalidad no lo son inútiles palabras: es a eso que van a enfrentarse, es eso que deben vivir al encuentro. No es deseable, ahora, abrir un espacio de preguntas con relación a estas palabras que pronuncié. Exactamente simplemente han de impregnarse y de ver, entonces, si corresponden a la llamada que está en ustedes.

Hermanos y Hermanas en humanidad, les transmito las bendiciones y los saludos del conjunto de los Antiguos. Nuestro Amor y nuestra Conciencia están con ustedes, dondequiera que estén en esta Tierra, como en su camino hacia su Corazón. Que la Paz del Cristo, que el Amor del Cristo, que la Vibración del Cristo sea en ustedes, Niños de la Ley del Uno, son amados Hermanos y Hermanas en humanidad.

http://www.autresdimensions.com/article.php?produit=866