domingo, 4 de diciembre de 2011

GEMMA GALGANI - La Llamada de la Luz


26 noviembre 2011

Soy GEMMA GALGANI. Hermanos y Hermanas en humanidad, vuelvo de nuevo, entre ustedes, para explicarles y darles una serie de elementos sobre lo que van a tener que vivir. Me expresaré como Estrella de la Unidad que, para algunos de entre ustedes, está presente en su canal Marial. Lo que voy a expresar lo haré, por supuesto, a través de las palabras pero, sobre todo, de la Vibración. Vengo a darles los elementos de los que les habló ANAËL pero me dirijo específicamente a ustedes, aquí como a otra parte, quienes viven los procesos Vibratorios de la Luz, o quienes deben vivirlos, próximamente. He aquí hace algún tiempo, durante este año, SRI AUROBINDO les habló de la Fusión de los Éteres, ocurriendo en el cielo. En la actualidad, es decir, desde ahora o, ya, desde hace algún tiempo, algunos Hermanos y algunas Hermanas viven, a su vez, este proceso de las Fusiones de los Éteres, produciéndose en su Conciencia, en su cuerpo, llevando la Conciencia a vivir un proceso particular que, por supuesto, se conecta a la Puerta posterior del Cristo, a la puerta OD, que está tan vinculada, por supuesto, a los Cuatro Pilares y que está en resonancia directa con la Conciencia que accede a la Unidad y a Sí. Volveré a mencionar también, lo que vivía, dado que personificose al mismo tiempo la Unidad, durante mi última corta vida Terrestre. Ya que lo que va a ustedes a ocurrir es, muy exactamente, eso, con fuertes intensidades más o menos, en momentos más o menos largos. El conjunto de estos procesos se inscribe en la Llamada de la Luz. La Llamada de la Luz que les pide ser la Luz, volverse Transparente, cruzar la puerta OD y establecerse en lo que llamaría, debido a mi origen, el matrimonio místico con la Luz, con el Cristo. Esto se realiza, en ustedes, de distintas maneras, en tiempo que es extremadamente corto, que ya se inicia, para algunos de entre ustedes, inicializados y que, para otros, va a serlo, en tiempo extremadamente cerca. Y para los que se interesan, esto es en relación directa con lo que pasa en el Sol, que es el portador de los Logotipos CRISTO-MIKAËL, el portador, por ello, de los Cuerpos de Luz y su Liberación.

La Fusión de los Éteres, que se ilustró en sus cielos por esta Luz azul, se realiza en ustedes. Va a realizarse por mecanismos Vibratorios que van a elevarse a lugares precisos del cuerpo, traducirse en la propia Conciencia, por el acceso a Estados cada vez más próximos a la Unidad, del Cuerpo de Luz, llevándola a establecerse (en el momento querido, de manera total y definitiva) en la Unidad, en Sí, en el Divino, en la Alegría de la Eternidad. La Luz va a proceder, como lo hace siempre, por teclas (pasos) y estas teclas son más o menos intensas, en ustedes. Estas llamadas de la Luz, más allá de los puntos clásicos que perciben quizá (que eso sea en la cabeza, en el pecho, el Corazón o las distintas puertas o incluso en distintas Estrellas), va a llevar su Conciencia, poco a poco, si acogen la Luz, a hacerles salir de la Ilusión. Van, en realidad, a darse cuenta, en la Conciencia, que existen momentos en que están allí, sin estar allí. Y con todo, pueden afirmar que están completamente allí. No huyen ni de la vida ni de la encarnación pero, simplemente, su Conciencia, sobre este mundo, se vuelve profundamente diferente. Como eso fue dicho por los Antiguos, no es un desinterés ni un alejamiento de la vida sino, más bien, un mecanismo de regreso en el fundamento mismo de la vida, en la Unidad. Eso participa en la disolución de la Ilusión, la consumación de la Ilusión y el establecimiento de la Conciencia, enteramente, en la Nueva Dimensión. Entonces, qué más da los nombres que ponen sobre estos mecanismos. Que llamen eso catalepsia, la Ascensión, la Translación Dimensional o la extensión de su Conciencia, traduce, cualesquiera que sean las palabras, la misma realidad que es el paso de la Conciencia de un estado que se llamó dividido, el de la personalidad, a la Conciencia Unificada. Por supuesto, eso va a tener, si dudan (si ya no es el caso), repercusiones importantes, y cada vez más importantes, sobre la conducta de su vida ordinaria. La Luz viene a pedirles ser Luz. Viene a pedirles establecerse en otra cosa de lo que es habitual. 

Entonces eso va a traducirse, por supuesto, en sentimientos de interrupción, o de obligación de interrupción, de sus actividades más ordinarias, las que requieren y piden su atención. En esos momentos, habrá una llamada, que no podrán ignorar, de la Luz. Porque no habrá solamente un proceso Vibratorio relativo a una de las Coronas, una de las Puertas o una de las Estrellas, sino el conjunto de su cuerpo será tomado por esta llamada, dado un mecanismo que podría asimilarse a un adormecimiento o un entumecimiento del cuerpo. Y con todo la Conciencia, no duerme. Entonces, imaginen que, si están, durante ese momento, realizando una actividad que requiere su mayor atención (como, por ejemplo, el hecho de conducir un vehículo o de ocuparse de una actividad que no tiene nada que ver con la Luz), la Luz va a llamarles y van a asimilar así: como un momento en que es necesario vivir la Luz, o, entonces oponerse a la Luz, persistiendo en hacer lo que estaban haciendo. Para algunos, la Luz va a manifestarse en situaciones que podrían llamar las más incongruentes. Recuerden que la Luz es Inteligencia y que, si viene a afectar a su puerta, en ese momento, es que es, precisamente, para ustedes, en ese momento, que la mejor aceptación de la Luz podrá hacerse día, en ustedes, y permitirles vivir la Luz, con una intensidad adecuada y perfecta para ustedes. La llamada no será sino Vibratoria (en un punto o una Puerta o en una Corona) porque la Conciencia, como lo observarán, se modificará, de manera casi instantánea. Hasta ahora, podían percibir la Corona radiante del Corazón, el sacrum o la Corona radiante de la cabeza y proseguirl lo que estaban llevando, cualquiera que sea esta actividad. La Luz, hasta cierto punto, afectaba a su puerta pero sin molestar la Conciencia fragmentada, la de la personalidad. En la actualidad, va a ser muy diferentemente, porque la llamada de la Luz se vuelve cada vez más intensa ya que la Luz que llega (como eso se dijo: no solamente sobre las Puertas, las Estrellas o los chakras), va a venir a modificar el conjunto de su estructura celular y va a comenzar a actuar sobre lo que nombran los cuerpos sutiles, traduciéndose en una disolución, esta vez no astral planetario o colectivo, sino de su propio cuerpo astral. Y ello, por supuesto, puede sorprenderles, inicialmente, sobre todo para los que tienen la práctica de funcionar con emociones, con pensamientos, de sentir incluso la energía a través de emociones o Estados emocionales. Eso se volverá cada vez más difícil, porque la Luz viene a consultarles y extiende también la Conciencia para que ella se expanda, a su vez, y se viva el Sí o la Unidad.

El proceso Vibratorio que estará presente, en ese momento, se volverá, para ustedes, la prueba absoluta que la Conciencia es Vibración. Porque efectivamente, no hay Conciencia Unificada sin Vibración, aunque convéncense algunos Hermanos y a algunas Hermanas al revés, es decir, que pueden manifestar una Conciencia Unificada sin vivir los efectos. Mientras que todos, en las experiencias que les dimos, hicimos hincapié en la diferencia entre la conciencia fragmentada y el acceso a la Conciencia Unificada. Esta revolución (ya que es una) va a vivirse, en ustedes. El cuerpo y la Conciencia no podrán hacer diferentemente que participar. Si un miedo está presente, si una voluntad contraria, expresándose en la personalidad, va contra la llamada de la Luz, entonces, en ese momento, vivirán un malestar. Pero, generalmente, este estado Vibratorio (que es la Fusión de los Éteres, desarrollándose dentro de su propio cuerpo astral y etérico) va a inducir una especie de sideración del cuerpo. Éste va a pasar a ser como rígido. El cuerpo no está como más allí y, sin embargo, la Conciencia está completamente allí. Hasta podrá existir una hipersensibilidad de la Conciencia, ella misma, bien más allá de los sentidos, haciéndoles percibir entonces las presencias o el canal Marial. Tendrán en torno a ustedes, y en ustedes, la Conciencia de los Arcángeles, de las Estrellas, de los Antiguos o de los Ángeles del Señor. Por supuesto, habrá, en el primer tiempo, como un sentimiento de irrealidad, un poco como de un sueño. Muchos entre ustedes, más allá de la visón etérica, comenzarán a percibir, cerrados los ojos, esta visión Interior del Corazón, que podrá manifestarse, con los ojos cerrados, por la aparición de una luz azul, de un azul muy pálido, que se les dio de observar, para los que se interesaban a lo que pasaba en el cielo, a distintos lugares del planeta, y llamado, por el Bien Amado SRI AUROBINDO (San Juan): la Fusión de los Éteres. Esta Fusión de los Éteres tiene que desplegarse, hasta cierto punto, en ustedes. Se traduce en una anomalía de percepción del tiempo usual, una anomalía de percepción del cuerpo. El cuerpo no parecerá responder más y la Conciencia, no estará en absoluto como antes del adormecimiento sino, al contrario, cada vez más despertada, en una agudeza total, tanto sensoria como extra sensoria. Es en esos momentos que comenzarán a vivir sus primeros contactos (para los que no los vivieron ya), por el canal Marial, en su Corazón y también por presencias vistas por la Visión del Corazón. La Luz azul podrá manifestarse, en forma de intensos flashes de Luz y a veces, si no se vive ya aún, ustedes se darán cuenta que el mundo que ven con sus ojos abiertos desaparece a sus ojos, sustituido por una forma de luminiscencia Vibrante, blanco brillante, haciendo desaparecer los contornos de los objetos, haciendo desaparecer el medio ambiente tal como es percibido por los ojos abiertos. Algunos hasta podrán, en la naturaleza, como mi Hermana Snow pidió, ver estos fenómenos de Luz, de niebla de Luz, alrededor de los árboles.

Como eso se les dijo, la Luz, ahora, afectó La Tierra y el abrigo terrestre es penetrado por la Luz. De la misma forma que la Luz penetró sus cuerpos, sus chakras y la totalidad de su Conciencia, llevando a vivir este mecanismo de disolución de su astral, de su mental y transformando la estructura etérica. Dando, a próximo momento, en este cuerpo como la Conciencia, el mecanismo del Fuego del Espíritu. Serán tomados, en algunos momentos, por un calor extremadamente potente, que irá del sacrum, o del Corazón y remontará hacia la garganta o entonces, y sobre todo, a la parte de la cabeza, allí donde se encuentra el triángulo OD de La Tierra, dándoles un sentimiento de consumación total. Pero recuerden que no será una percepción solamente Vibratoria sino que la Conciencia, ella misma, se modificará, en ese momento. Poco a poco, si están de acuerdo a este trabajo de la Luz, en ustedes, constatarán por ustedes mismos que no se afectarán ya por lo que les afectaba antes. No habrá más emoción. Constatarán, por ustedes mismos, que todo concepto de cosas que se buscaban antes (que eso sea una adicción incluso, o un placer), habrá desaparecido de su Conciencia, llevándoles a modificar sus comportamientos, su alimentación y su Conciencia ordinaria. No tendrán más el sentimiento de vivir miedos de perder cualquier cosa o a quienquiera. La Conciencia a ustedes parecerá (incluso en sus momentos ordinarios, fuera de estos espacios Vibratorios) como en período de inactividad, no sin reacción sino, más bien, en la plenitud de lo que se llama la Alegría o, en cualquier caso, la Paz. Es decir, durante este período, no podrán ya plantearse la cuestión de si viven la Luz o no, porque se convertirán en la Luz. Más nada podrá ser como antes. Algunos de entre ustedes constatarán que no pueden engañar más (ni con ellos mismos, ni con otros) acerca, incluso, de situaciones, compromisos que se habían encontrado, hasta ahora (bien convenientes para avanzar sin querer ver lo que debía verse). Eso no será ya posible. Eso se refiere tanto a las acciones que realizan generalmente, como al conjunto de sus relaciones y la forma en que mantienen las relaciones con este mundo. Más que nunca, se convertirán en conscientes de la importancia de ser en esta calidad Vibratoria, en este estado de Luz donde todo se convierte en Radiación, donde todo se convierte en Comunión y Gracia. Eso no será ya, para ustedes, una inútil palabra, o algo que se establecerá cuando lo habrán expresado como intención o como deseo sino, de verdad, como un estado que se volverá, hasta cierto punto, su nueva naturaleza.

Llamo su atención sobre estas sensaciones, estas percepciones y lo que pasa, en esos momentos, para su Conciencia. Porque a medida que estén de acuerdo a la Luz, y bien, a medida, constatarán que su vida se vuelve, efectivamente, cada vez más simple, que todo se convierte en evidencia, que no hay obstáculo que pueda impedir, ni ponerse sobre su vía, para ser la Luz. La Luz (que era, al parecer, para aún mucho entre ustedes, un deseo, una proyección) se volverá una evidencia Interior, es decir, un estado Interior donde todo queda claro, donde todo es Luminoso, donde todo se expresa en la majestad, en la Gracia. Al cabo de un momento, de un tiempo que es variable para cada uno, cuando la Fusión de los Éteres se realizará, en su cuerpo astral y su cuerpo mental, entonces constatarán que podrán, de nuevo, realizar sus acciones. Pero estas acciones se realizarán de diferente manera, porque la conciencia no será ya la misma. No podrán engañar más, una vez más, ni con ustedes, ni con ningún otro Hermano y Hermana, que estuvo o se opuso a la Luz. Todo eso va a hacerse sobre un tiempo que calificaría, en términos humanos, de muy corto, llevándoles a colocarse, cada vez más claramente, en lo que son. En los momentos en que la Fusión de los Éteres se volverá intensa, su cuerpo a ustedes no responderá ya. En ese momento, no se preocupen. Satisfáganse de vivir la Luz ya que constatarán, en ese momento, que si no dejan al miedo hilar (e hilará) entonces, en ese momento, ustedes vivirán una Alegría inefable y total. Lo comprendieron, la Luz pasa a otra etapa de la fecundación de este mundo y la Ascensión de este mundo. Y los de entre ustedes que fueron las Semillas de Estrellas, los Sembradores de Luz, los Ancladores de Luz, los que vibran sobre uno de los Hogares o sobre los tres, hoy, deben, por la Luz, empezar la última etapa de su transformación. HERMANO K había nombrado esta última etapa, llamada la Fusión de los Éteres, que corresponde a la interacción entre el fuego eléctrico, el fuego del alma, con el Fuego del Espíritu. La reactividad que va a existir entre el Éter encerrado (limitado, de la encarnación, en el cuerpo etérico) y el Éter original va a venir a, hasta cierto punto, acabar el trabajo de transformación que había sido inicializado por la revelación de las cinco sílabas consagradas del OD-ER-IM-IS-AL, la activación de los nuevos cuerpos, de las Coronas radiantes, de las Estrellas, de las Puertas. La Vibración va a convertirse en cada vez más intensa. El cuerpo va a vibrar. La Luz Blanca va a instalarse por todas partes. Y eso va a pedirles, cada vez más, establecerse en la Luz. Una vez más, no se convertirán en indiferentes o trasladados pero se convertirán en plenamente conscientes, plenamente lúcidos, en el Ser. No tendrán ya que correr a la izquierda y a la derecha. Hay momentos en que la Luz les pedirá alinearse, a ese momento y no en otro momento. Es ustedes a quienes corresponderá, aún más, elegir estos momentos como la llamada de la Luz. Ya que, recuerden, es la Inteligencia de la Luz la que actúa y no es su inteligencia. En esos momentos, vivirán la Gracia. Comprenderán, en ese momento, lo que quiere decir la Comunión. Pero esta Comunión no se expresará ya y no se vivirá ya a nivel horizontal, entre ustedes (Hermanos y Hermanas personificados), o entre ustedes y nosotros, sino, directamente, con la Luz.

La Luz penetra el Éter de La Tierra y penetra su Éter, modificando, completamente, su fisiología, sus ciclos, los ritmos de sueño, las necesidades. Constatarán que la alimentación se modifica profundamente, que en momentos tendrán que comer más. Necesitarán azúcar, necesitarán cosas que no existían ya para ustedes, antes, como necesidad, desde hace años. La Luz va a modificar la fisiología del sueño y, por eso, su capacidad para entrar, no en comunicación, a través de la personalidad, sino por la Comunión de Corazón a Corazón, con sus Hermanos y sus Hermanas. Se reconocerán al resplandor de su mirada. Se reconocerán al resplandor de su Vibración. Constatarán, cada vez más, que la Luz blanca se vuelve visible a sus ojos, que se vuelven sensibles a nuevas frecuencias. Concienciarán, de verdad, que dentro de su Corazón, por el Fuego del Corazón, se encuentra el conjunto de la Creación. Tendrán, efectivamente, cada vez menos necesidad de proyectarse en cualquier acción o reacción exterior, porque captarán, por la propia Conciencia, que allí donde están son lo más útiles y lo más eficaces para ayudar a sus Hermanos y sus Hermanas, siendo en su Luz y dejando la Luz cruzarles, sin ninguna voluntad personal, sin ninguna interacción posible. Entonces, ganarán en confianza y en fe en la Luz. Ganarán en Humildad, en Simplicidad. Pasarán la estrecha Puerta (ndr: Paso del 8.o cuerpo al 9.o cuerpo). El punto OD de la estrecha Puerta podrá, por otra parte, convertirse en a veces extremadamente doloroso (ndr: punta del esternón). Allí también, se trata de una llamada a la Luz, de la Luz a su Luz, pidiéndoles pasar a ser, enteramente, esta Luz. Es así, poco a poco, que su Ascensión individual se terminará, hasta el momento colectivo de La Tierra del cual, una vez más, nadie conoce la fecha aunque, efectivamente, el Comendador (ndr: O.M. AÏVANHOV) a ustedes volvió a hablar de una noche de gran frío. Todo eso se desarrolla. Pero constatarán, por ustedes mismos, que en ese momento, en estos Estados de inmersión en la Luz, no tienen que fijar la menor fecha, ustedes no tienen que hacer de un menor acontecimiento exterior, porque serán tomados completamente por la Luz que es suya, porque se sumergirán completamente en la Unidad, en Sí, en el Divino. No habrá más razón de manifestar cualquier impaciencia. La esperanza se realizará, en ustedes. No estarán pues ni en la impaciencia, ni en la esperanza. No estarán ya en la proyección de un deseo (cualquiera que sea) pero se les vivirá, efectivamente y cada vez más, en el de la Luz. Al principio, eso podrá a ustedes parecer como un sueño. Eso podrá a ustedes parecer como una ilusión. Y, poco a poco, ante la reproducción de estos episodios, ante la manifestación, cada vez más densa, de la Luz, constatarán que es su naturaleza, su Esencia y que no hay nada de otro y que todo el resto desaparece. Eso será, para ustedes, su manera de vivir el choque de la humanidad. Por supuesto, la Llamada de la Luz, a medida que la Luz penetre el abrigo de La Tierra, va también a traducirse (y de manera, cierta, mucho más violenta y más brutal), para los de entre ustedes que no tuvieron aún la oportunidad de vivir la llamada de la Luz, por una de las Coronas Radiantes, que van a ponerse, de un golpe, a vivir la Vibración sino de una manera extremadamente importante e intensa. La Conciencia va como a realizar un mecanismo de Fusión de los Éteres, extremadamente violento, dando un sentimiento de Fuego Interior, de consumación total del conjunto de sus estructuras. Van a quedar, hasta cierto punto (como eso se escribió en algunas escrituras), en éxtasis.

El contacto con los mundos pluridimensionales pasará a ser, para muchos entre ustedes, como una segunda naturaleza, porque percibirán las presencias de las otras Dimensiones, cada vez más claramente. Serán seducidos cada vez menos por la aparición de lo que se da a ver, a los ojos. Serán atraídos cada vez menos por las relaciones ordinarias y su Conciencia se establecerá, con una mayor facilidad, en la Comunión de Corazón a Corazón. Eso prescindirá de palabras. No necesitarán ya palabras, para intercambiar y comulgar. Su Vibración se volverá la herramienta y el agente de lo que son, para comulgar e incluso para comunicar. Distintas formas de Comunión, guiada por vías extrasensoriales (como formas diferentes de lo que se llama la telepatía pero que puede asimilarse a eso), les darán la percepción de un contacto establecido con un Hermano y una Hermana, dondequiera sobre el planeta. Van a poder darse cuenta de que son realmente pluridimensionales. Tendrán recuerdos durante sus noches (cuando estarán al dormir) donde constatarán, por ustedes mismos, que traen, a la Conciencia ordinaria, momentos particulares de contacto, que no tienen ya nada que ver con sueños. Se acordarán de sus viajes. A ustedes aparecerán como su verdadera naturaleza, mientras que este mundo a ustedes aparecerá, cada vez más, como el mundo del sueño. En ese momento, sabrán que están en vía del momento colectivo. Y cuanto más sean numerosos en vivir eso (en tiempo diferente pero extremadamente corto), más van a darse cuenta que el conjunto de este mundo y su Ilusión va a aplastarse como un castillo de naipes. Pero eso no les afectará porque recuerden que la Inteligencia de la Luz proporciona, enteramente, a su vida. Que eso se refiera a niños, padres, situación, al hecho de alimentarse, al hecho de dormir. La Gracia no será ya, para ustedes, cualquier idea sino la Verdad de lo que deben vivir. Si están a la calle, un Hermano o una Hermana les acogerá. Si les falta algo, este algo aparecerá instantáneamente y, sin presentar la demanda. Habrá exactamente que acoger la Gracia, habrá exactamente que dejarse, hasta cierto punto, guiar por la Luz. Eso cambiará el conjunto o todo, en un tiempo muy corto, de su informe a la Luz, su informe a la vida. Se convertirán en vivos, más allá de toda proyección, porque se convertirán en la Vida, ella misma, en quienes es de Luminosa y Libre, independiente de este mundo. Y ello, deben manifestarlo. Los distintos carismas que acompañan eso (que eso sea la premonición, bilocación, la capacidad de ser al mismo tiempo, en mundos diferentes y para ver mundos diferentes) les serán dados por la Luz, sin buscar cualquier cosa. Verán cada vez más claramente en ustedes. Verán los momentos en que están en la Luz y los momentos en que no están ya en la Luz, donde están en la personalidad, porque las preocupaciones de la vida lo habrán recuperado quizá, aún, de manera inconsciente. El conjunto de los compromisos colectivos y distintos miedos, que podían aún estar presentes, en ustedes (el miedo de la pérdida de este cuerpo, el miedo de la pérdida de cualquier cosa, a nivel material, el miedo de la muerte, el conjunto de los compromisos) a ustedes parecerán como caducos, como pasados. Simplemente, se evacuarán de su Conciencia. La confianza en la Luz se volverá absoluta. Observarán entonces, cada vez más, que más la Vibración está presente cuanto más su Corazón se calienta, y más están en Alegría y en Paz.

Todo lo que antes hacía los motores de su vida ordinaria, no existirá, simplemente, ya. Eso se hará de manera natural. Por supuesto, si, en torno a ustedes existen seres que están en oposición a esta Luz, ellos entrarán, a su vez, en resistencia. Entiendan su miedo, entiendan su interrogación (de ellos que no viven eso, de verse vivir eso) porque, para ellos, son ustedes quienes son anormales. Entonces, tengan la caridad y el espíritu de Pobreza que les hará decir, en ese momento, que no hay nada que justificar y que no podrán, en cualquier caso, absolutamente justificar nada por palabras o por explicaciones. Y que la única justificación es la manifestación de su Paz Interior, su serenidad y su Amor, más allá de toda palabra, más allá de todo comportamiento enamorado, en el resplandor de su mirada, en el resplandor de su Corazón y en la Luz que se volverá visible, exterior, real y concretamente. Pasarán a ser, hasta cierto punto, para los de sus Hermanos y Hermanas que son más próximos a la Luz, como luminiscentes y transparentes. Esto no es una inútil palabra. Sabrán, en ese momento, que entraron, casi de lleno, en la Nueva Dimensión. El cuerpo estará aún presente, y algunas estructuras de este mundo a ustedes aparecerán aún como presentes, porque, por supuesto, los que se son opuestos a la Luz quisiera ver su ilusión, eternamente. Pero descubrirán, en ese momento, que todo eso es transitorio: que todos los juegos de poder, de soberanía y control de algún ser que sea, no tienen ya ningún sentido, porque la Luz proporciona todo y que, en los mundos Unificados, no hay ni deseo ni necesidad ya que todo se realiza, permanentemente. Todo eso debe revelarse a su Conciencia, a partir del momento en que vivirán estas señales de la Conciencia y la Vibración. Acepte y, muy poco tiempo después, no podrán dudar más de lo que vivan. Recuerden, por eso, que no pueden convencer a nadie, fuera el ser más amado de La Tierra, de vivir la misma cosa que ustedes, porque sólo usted puede vivir eso. No pueden aportar del exterior. Entonces, todas las actitudes de salvador, todas las victimizaciones, desaparecerán. Dejarán al otro, Libre y se convertirán en Libres. Y, a medida, que se convertirán en Libres, el otro será Libre. Y entiendo por Libertad, allí también, como eso se dijo, la Libertad de la Conciencia y el Espíritu. Una vez más, nadie les pide dejar a quienquiera, ahora, sino, simplemente, establecerse en esta Nueva Verdad, que se establece de sí misma, como lo comprendieron y que no recurre, por vuestra parte, a ninguna aplicación de voluntad personal. La Luz Es, a partir del momento en que dejan de querer cualquier cosa.

Si supieran, visto de nuestro lado, como es fácil convertirse en Transparente a la Luz, sobre todo ahora, sobre este mundo en el cual son porque el conjunto de las barreras (que habíamos llamado el astral colectivo) desapareció. Porque el sistema de control del mental del humano está desapareciendo, enteramente, bajo la acción del Sol y la Luz solar central. Todo eso, tienen que vivirlo, en su vida. Una vez más, lo mejor posible aceptarán ser, lo mejor posible se convertirán en humildes, lo mejor posible la Luz se volverá su naturaleza, su naturaleza real y verdadera. Todo eso se desarrolla en este plazo de de tiempo que precede el período llamado Navidad. Por supuesto, constatarán (incluso al hablar entre ustedes, o al verse) que se establecen algunos a las premisas, a los balbuceos y que otros son completamente en este estado de Gracia, porque cada uno tiene su sincronización, cada uno tiene su manera de proceder, con relación a la Luz y la Luz sabe pertinentemente (y mucho mejor que ustedes) cuál es su calendario Interior, cuál es su reloj Interior y se ajusta a éste, más allá de los deseos de la personalidad. La Luz viene a también pedirles: ¿“quiere abandonarse, enteramente, a esto que ES? ¿ “quiere real, concretamente, vivir esta transmutación? ¿”quiere volver a ser, de verdad y completamente, Libre?. En el sentido de este querer, hay simplemente una invitación, y no la expresión, por su parte, a establecer cualquier voluntad, sino a vivirlo en Humildad, en Simplicidad. Todos los juegos de energía se les volverán caducos. No tendrán ya que mantener cualquier energía, ni que jugar con cualquier cosa, porque se convertirán en el propio juego y se convertirán en la propia Vida, en su plenitud, en su certeza. La Luz no será ya algo exterior. La Luz no será más un deseo, para más tarde, sino será la realidad de su vivido. He aquí lo que la Fusión de los Éteres, de su cuerpo y sus cuerpos, va a realizar.

He aquí las palabras que tenía que darles. Nosotros permanecemos un tiempo de preguntas, solamente con relación a estos procesos de los que hablé. Si hay, en ustedes, preguntas con relación a los procesos que viven, o con relación a lo que describí acerca de eso, entonces les escucho, anunciándoles al mismo tiempo que participaré, con ustedes y en ustedes, por el canal Marial, en el espacio de Alineación y Comunión, a las 19 horas (ndr: ver rúbrica “protocolos que deben practicarse/protocolos prioritarios”). Pero, por el momento, tenemos tiempo. Les escucho.

Pregunta: ¿podrían desarrollarse sobre el Éter, los Éteres y la Fusión de los Éteres?

Sería extremadamente largo, sobre todo teniendo en cuenta que eso formó parte de numerosas comunicaciones. Te devuelvo, por ello, a lo que dijo SRI AUROBINDO, en los meses de marzo y abril, por lo que se refiere a la Fusión de los Éteres en el cielo. Te devuelvo también a la diferencia fundamental, que ha sido establecida por HERMANO K, entre el fuego etérico (encerrado, en el cual son) y el Fuego del Éter devuelto. Existen dos fuegos en el ser humano: el fuego del ego y el Fuego del Corazón. El fuego del ego va a traducirse en el deseo, en el sufrimiento, en la enfermedad, en los convenios, en los frenos y las resistencias a la Luz, en los miedos. El Fuego del Espíritu va a traducirse en la Alegría. Es el Fuego del Espíritu (más allá de las puertas de la Atracción y la Visión que están vinculadas a este fuego del alma y el cuerpo) que permite el Paso de la estrecha Puerta. El Fuego del Espíritu es satisfacción eterna. El fuego del cuerpo y el fuego del ego va a implicar hacia los deseos, hacia los impulsos, hacia los miedos. El Fuego del Espíritu es la solución al miedo, porque es lo que corresponde a la Luz Vibrante, al Fuego del Amor. El Amor es un Fuego que consume todas las ilusiones. No es lo que creen, en una relación emocional, entre dos seres o entre ustedes y lo que llamarían un dios exterior. El Fuego del Espíritu es el que viene a disolver el alma, para que el alma se consuma y desaparezca, enteramente, en el abrasamiento del Amor, donde la personalidad no tiene ya ningún peso ni ninguna densidad. Es el momento en que la Alegría viene a sustituir a todos los miedos y donde la certeza Interior de la Luz borra todas las pruebas, todos los sufrimientos. Cualquiera que sea el sufrimiento que puede afectar a un cuerpo, si el Fuego del Espíritu está, enteramente, presente, eh bien, hay simplemente imposibilidad, para la Conciencia, de vivir este sufrimiento que está con todo presente. Y ello, ya lo había expresado (y otras Estrellas, como mi Hermana Therese), por lo que se refiere al acceso a la Luz, como un divino sufrimiento. No un sufrimiento que se impondría, en forma de mortificación, sino esta forma de éxtasis particular, donde hay un inefable dolor que es un Amor de consumación en lo que llamé, al principio de mi intervención, las Bodas místicas con el Cristo.

Las Bodas místicas con el Cristo, con la Luz blanca (en el conjunto de toda la estructura de este cuerpo físico y estos cuerpos sutiles, perteneciendo a la matriz, como la conciencia fragmentada), es muy exactamente eso: este Fuego que va a consumir el conjunto de las ilusiones, el conjunto de lo que no es verdadero, el conjunto de las creencias, el conjunto de las certezas, que sólo estaban vinculadas a este mundo y no a la certeza de la Luz. Una vez más, no puedo ir lejos ya en esta respuesta, porque se había desarrollado en gran medida. Simplemente, este Fuego de los Éteres, la Fusión de los Éteres, se desarrolla, ahora, no en el cielo, sino en ustedes. De la misma forma que el sonido del Cielo y La Tierra (que cada vez más seres humanos perciben, de manera cada vez más intensa, cada vez más evidente) se traducen también en una modificación, en esta Fusión de los Éteres, del sonido que se oye en las orejas que, para muchos entre ustedes, ha comenzado a ampliarse, de manera exagerada, desde hace algunos días o algunas semanas. Se convertirán en el sonido, es decir se convertirán en la Vibración, que es la naturaleza de la Luz. Los ruidos de este mundo desaparecerán. El ruido de su mental y de sus emociones desaparecerá, en la respiración del Amor de la Luz, en la respiración de la Verdad. El Fuego del Éter, el Fuego del Espíritu viene a sustituir al fuego del éter encerrado, poniendo fin a la Ilusión. Este proceso se acompaña, como lo dije, de una desaparición, ahora, de su propio cuerpo astral, de su propio cuerpo mental. Algunos de entre ustedes saben pertinentemente que no llegan ya a funcionar como antes, porque el cerebro no actúa ya y no reacciona ya de la misma forma. Es una verdad.

Pregunta: ¿sentir el interior de su cuerpo como flotar forma parte de estos procesos?

Sí, porque existe, en efecto, efectivamente, un proceso que va a traer a una especie de desolidificación del cuerpo físico, llevándoles a tomar conciencia de otras estructuras que están presentes, a la vez, dentro ustedes, como fuera de ustedes. No será sino la conciencia de la energía, la conciencia de la estructura Vibrante, es decir, del Cuerpo de Luz. Recuerden que las Puertas, en el despliegue de la Luz, son los puntos donde viene a sintetizarse, hasta cierto punto, su Cuerpo de Luz, no solamente como algo que estaría exteriormente sino, por eso, dentro.

Pregunta: ¿es el Fuego del Espíritu el que va a destruir el sistema de control del mental del humano, en los que viven estos fenómenos Vibratorios?

Sí. Como el Comendador se lo había dicho, hace numerosos años, hay tres capas aislantes que estuvieron presentes, en el cuerpo humano, como este sistema solar. Y estas tres capas son totalmente superponibles, en la estructura humana, a lo que se llama la ionosfera, la magnetosfera y la heliosfera, que son, hasta cierto punto, los tres velos impidiéndoles ver la Verdad, en ustedes, como fuera de ustedes. Estos velos comenzaron a desagregarse, desde las Bodas Celestiales, poco a poco, volviendose permeables para lo que llaman las radiaciones cósmicas, el cuerpo de La Tierra y el cuerpo del Hombre. Entonces, las capas no eran ya aislantes sino que dejaban pasar la Luz. Poco a poco, hay una desagregación del sistema de control del mental el humano. Por supuesto, éste es aún activo. Y luego, ahora (desde que la Luz penetró y fertilizó el abrigo de La Tierra) resulta posible, para ustedes, como conciencia humana, vivir el final de la fragmentación. Y eso pasa, por supuesto, por la destrucción total, en este último tiempo, del cuerpo astral, el cuerpo mental y el cuerpo causal, permitiéndoles entonces pasar en lo que llaman el cuerpo etérico. Pero no un cuerpo etérico alterado sino un cuerpo etérico devuelto a su verdadera Luz, a su verdadera Dimensión. Es muy exactamente eso lo que está viviéndose, en ustedes. Eso se traducirá, por ello, en mecanismos particulares. Oirán, realmente, como explosiones, dentro de ustedes, como también al Cielo y la tierra. No será ya sólo el sonido del Cielo y La Tierra, o el sonido del alma y el Espíritu, que se modifica sino muchos mecanismos de rasgones extremadamente precisos, correspondiendo al rasgón del Cielo y La Tierra sino también, por supuesto, al rasgón del pericardio. De la misma forma que existen capas aislantes para el ser humano, como lo dije, llamadas cuerpo astral, cuerpo mental y cuerpo causal, existen también, en algunos órganos, capas que lo aíslan de la Verdad. Existe también, en la estructura humana, tres capas aislantes y las conocen, dos de ellas. Hay la llamada peritoneo. Hay la llamada el pericardio (que rodea el corazón). Y hay una tercera capa que les es invisible, que se sitúa en la garganta. Esta capa más alejada, y más situada en la garganta, correspondió a esto que, hace ahora un año, el Arcángel Uriel había llamado el Paso y la Apertura de la boca. Permanece, ahora, por el impulso posterior del Cristo, a causa del Fuego Metatrónico, por el Paso de la Estrecha Puerta, por el Fuego Mikaélico y, ahora, por la acción de Uriel, a rasgar, enteramente, el pericardio, para que la oruga pueda dar nacimiento a la mariposa. Es muy exactamente este proceso de finalización, hasta cierto punto (que ya ha comenzado desde este verano), es decir, la constitución de la crisálida, que les lleva a que deje a la oruga para convertirse en la mariposa.

Pregunta: aconsejaron cesar nuestras actividades cuando la Luz nos llama. ¿Cuánto tiempo pueden durar estas efusiones? 

Mi Amado Hermano, eso puede durar el tiempo de una respiración. Pero constatará que eso va a durar cada vez más mucho tiempo porque el objetivo, en definitiva, es convertirse en eso, todo el tiempo. Y en consecuencia, hay un proceso que va, efectivamente, a durar cada vez más mucho tiempo. No podrán retirarse al momento colectivo de la humanidad. Viven la preparación, de la manera más armoniosa posible. Esto es una Gracia. 

No tenemos más preguntas, le agradecemos. 

Amados hermanas y Hermanos, vuelvo Gracia para su Presencia. Doy gracias por su escucha y para nuestra Comunión. Vamos a proseguir eso, juntos, en algunos minutos, juntos, aquí como a otra parte. 

Hasta pronto.

http://www.autresdimensions.com/article.php?produit=1282