jueves, 15 de diciembre de 2011

MA ANANDA MOYI - Preguntas y Respuestas


4 diciembre 2011

Soy MA ANANDA MOYI. Queridos Hermanas y Hermanos, le saludo atentamente. Seremos, en este lugar y en este día, tres Hermanas, a intervenir entre ustedes, cada una portadora de la Vibración de una Estrella. Estas tres Hermanas, de las que formo parte, y estas tres Estrellas, están vinculadas a un aspecto Triunitario particular que está en resonancia, bien más allá de la razón, con la lógica del Corazón y que emite la Vibración AL, UNIDAD y PROFUNDIDAD. Nuestra intervención, nuestra triple intervención, se cerrará, si se puede decir, por el Arcángel ANAËL, Arcángel del Amor y la Relación y de la Comunión. Vengo, hoy, para para estar presente con ustedes y sobre todo para comulgar. Vengo también (y esto se inscribe directamente en la consecuencia de lo que dije, he aquí hace una semana, y lo que ha sido expresado, ayer (por HERMANO K), por lo que se refiere al Amor. Entonces, vengo a, hoy, simplemente escuchar sus preguntas relativas al Amor e intentar, por nuestra Comunión común y por las palabras que pronunciaré, de procurar que nos acerquemos, juntos, de este Amor Vibral, de este Amor que engloba, por supuesto, el humano, pero que se extiende bien más allá de lo que es comprensible y objetivable por la razón. Entonces, por favor, vamos a avanzar, juntos, a través de sus interrogaciones relativas al Amor. Les comprometo pues a que plantee las cuestiones que lo cruzan y a las que se refieran, bien más allá de su simple presencia aquí, por supuesto, a muchos Hermanos y Hermanas, sobre La Tierra, hoy, a través de lo que viven, a través de lo que deberá vivirse. Entonces, nos escuchamos los nuestros, en esta Comunión particular. Preciso que mis dos Hermanas, THÉRÈSE y GEMMA GALGANI, están también allí, al mismo tiempo que Yo, ya que son ellas las que prepararon este espacio, para nuestro espacio de Comunión e intercambio, que abro ahora. Les escucho. 

Pregunta: ¿es exacto que es mejor no ser preñada o tener un joven bebé en 2012?

Mi Hermana, lo dijimos, las unas y los otros, así como los Antiguos, que están hoy, en esta vida, en este camino que recorren, muy exactamente al buen lugar. ¿En qué la vuelta de la Luz y el establecimiento final de ésta, que es Amor, debe implicar un miedo de cualquier cosa? No hay nada que anticipar, no hay nada que preparar, a partir del momento en que el Corazón está abierto. Entonces, si el Corazón está abierto y vibra en el Fuego del Amor, todo lo que llega no puede sino llegar, precisamente, porque la Luz, en su Gracia y su Inteligencia, va a actuar en su vida. Querer asegurarse, de una forma u otra, ya es, en alguna parte, una falta de Amor, porque el Amor se basta a sí mismo. El estado de Alegría, no anticipa nada, sólo vive el momento presente, no tiene ninguna inquietud para mañana, ni para ayer. Es completamente Libre, ya que es liberado. No tiene a asegurarse y a prever. No tiene que esperar. Puede eventualmente esperar. Pero, más el Amor crece, en ustedes, más ustedes están en el momento de su Eternidad. Y este momento de Eternidad no tiene que hacer del 2012, pues sabe simplemente que el Amor está allí. Y cuando el Amor está allí, no puede existir más ninguna proyección, en cualquier mañana. El momento presente no puede alterarse ni de una inquietud, ni de un miedo, ni de un peso del pasado. En la actualidad, les comprometemos de verdad a que se instalen en este estado, porque este estado particular es la respuesta a todas las faltas, a todos los sufrimientos. No está en la previsión de cualquier cosa, no está en la anticipación de cualquier cosa, que van a regular cualquier cosa. La Luz, como ya se sabe, se despliega cada vez más. Entonces, por supuesto, el que permanece fuera del Corazón no puede sino tener miedo, porque la Luz le es desconocida, porque el Amor le es desconocido. Sólo conoce una vertiente personal del amor, una vertiente que se limita. No tiene acceso, como diría HERMANO K, al Desconocido. No es Libre, no es Autónomo. Y no siendo Libre y no siendo Autónomo, va a pretender asegurarse de un conjunto de acontecimientos. ¿Qué son estos acontecimientos? ¿Con qué mirada quieren verlos y asumirlos? ¿Con qué estado Vibratorio quieren vivir la vuelta de la Luz? ¿Son una oruga? ¿Son una mariposa? Entonces mi Hermana, quien haya podido guiarse por los profetas, lo que haya podido ser dado por algunos Antiguos, de vivos, por lo que se refiere a la llegada del Fuego del Amor: el Fuego del Amor es el mismo para todos pero la traducción, para cada uno, será profundamente diferente. Y esta traducción dependerá solamente del estado en el cual son, en el momento en que eso se realice, enteramente, para lo que se ha nombrado, yo creo, un tiempo colectivo de La Tierra. Todo el resto sólo es pamplina, todo el resto sólo es miedo, que no puede sino implicarlo bien lejos del Corazón y lo lleva en la personalidad, en el terror. El Amor es el revés de todo eso. En el Corazón, no hay ni terror, ni miedo, ni aprehensión y sobre todo no hay mañana. ¿Porque, a partir del momento en que el Corazón vibra (porque el Fuego del Amor y el Fuego del Espíritu están activos), a partir del momento en que el conjunto de su cuerpo (que es este Templo) vibra en el Fuego del Amor, que puede existir de importante o más importante de lo que lo que están viviendo? Nada. Absolutamente nada. Entonces por supuesto, el que no vive eso, no puede mas que prever asegurarse, no puede prever mas que sufrimientos, no pueden prever mas que elementos catastróficos. El mismo acontecimiento colectivo, sobre esta Tierra, es el mismo para todos pero la respuesta establecida por cada uno depende solamente de su estado Interior. Entonces, si una mujer debe acoger un alma, que lo haga. Si, hoy, no están ya en condiciones de acoger un alma, si, hoy, están en tal función, en tal lugar, son que eso es su justo lugar. Toda decisión debe preverse y puede considerarse bajo dos ángulos: el de la personalidad y el miedo, y el del Amor. Han de decidirse. 

Pregunta: ¿una emoción de amor, de la personalidad, puede traer al Fuego del Corazón?

No. El amor, al sentido personal (que eso sea una pasión, que eso sea una emoción enamorada, que se refiera a quienquiera o a cualquier cosa), no podrá nunca conducirles al Corazón. Porque lo que da este estado, este impulso (del amor personal, esta emoción), no puede, nunca, conducirles al Corazón, aunque eso puede darles el color, el sabor. Existe una diferencia fundamental: la emoción enamorada nace en el cuerpo emocional, eventualmente en el cuerpo causal, o también en el cuerpo mental. Es función de circunstancias exteriores, que eso esté hacia un ser, hacia una música, hacia un cuadro. Esta emoción enamorada se apaga muy rápidamente, es decir, en cuanto desaparecen los estímulos exteriores. Mientras que el Amor, el Fuego del Corazón, se establece independientemente de toda causa, de toda causa exterior. Es un estado de ser, no es una emoción. La emoción es un movimiento. El Ser es un estado. Y el estado no será nunca un movimiento. Toda la dificultad es a este nivel. Porque muchos Hermanos y Hermanas de buena voluntad buscaron, de distintas maneras, esta emoción enamorada (que eso esté a través de un ser, a través de una situación, a través de una búsqueda, incluso espiritual). Pero esta emoción enamorada, fuera la más agradable de vivir (y lo saben bien muy), no dura siempre. Mientras que el Fuego del Corazón, les es Eterno. No depende de nada otro que LA FUENTE. Y añadiré para eso (y ustedes van a comprender muy rápidamente), que se ha indicado siempre, en la Humanidad, cualquiera que sea la religión, cualquiera que sea la cultura, el aspecto primordial del Amor, de: “Amar los nuestros”, de probar el Amor como factor de vida. Porque efectivamente, en cuanto exista una emoción enamorada, existe una necesidad que se crea así y esta necesidad es la Esencia de la Vida, que es la necesidad del amor. Simplemente, en este aspecto (que calificaría de horizontal), no hay verdadera verticalidad. Entonces, por supuesto, pueden siempre llamar una emoción enamorada (acerca de un salvador, un ser), una emoción vertical. Pero se sesga esta verticalidad, como ya se sabe. Es alterada por el Eje ATRACCIÓN/VISIÓN, ya que depende, efectivamente, de los factores de atracción y algunos datos que se pueden calificar de visuales. Y eso no será nunca la verticalidad. Por el contrario, a partir del momento en que afectan lo que se puede llamar de distintos nombres (entonces, en mi última encarnación llamé eso el Atman, yo llamé el Samadhi Brahmanico, pero pueden muy bien llamarlo el Shakti, el Shékina, pueden muy bien llamarlo como místicas occidentales, LA FUENTE de Cristal, qué más da el nombre que le dan), pero cuando afectan eso, son regados, permanentemente, por LA FUENTE, que desencadena el Fuego del Corazón, en ustedes, que está, en realidad, en ustedes. Hay pues una diferencia fundamental entre este aspecto vertical y este aspecto horizontal. Y el ser humano es incompleto mientras no esté en posesión, si se puede decir, de su horizontalidad y su verticalidad más estricta. El humano se encuentra al medio. Pero simplemente, la alteración misma del contacto con las otras Dimensiones, ha introducido, en él, desde tiempo inmemorial, un principio de falta y un principio de búsqueda. El principio de falta y búsqueda hace siempre buscar, fuera de sí, el objeto del amor. Mientras que el único objeto de amor es el Amor de uno mismo, que es, en verdad, la Esencia del ser. En un caso, hay emoción enamorada. En el otro caso, hay estado de ser en el Amor. El efecto y las consecuencias y el estado no tiene nada que ver, aunque, efectivamente, muchos seres humanos se dejan implicar por esta emoción enamorada, sobre todo en este tiempo particular que viven, porque hay una apertura del Cielo, porque la Luz está allí y que, antes de vivir el estado de Amor, obviamente, hay un impulso del alma y el Espíritu, que lo implica en esta sed de amor. Ahora bien, mientras la verticalidad no se establezca, esta sed de amor va a expresarse de distintas maneras, a través de una búsqueda. Pero esta búsqueda será siempre exterior. Y eso no será nunca el Amor, en el sentido del Fuego del Corazón, en el sentido de esta plenitud Interior, que desencadena una modificación y una transformación, total y radical, de la conciencia. La conciencia ordinaria no será nunca la Conciencia, tal como la nombramos: Turiya. Por supuesto, en la conciencia humana horizontal, existe una forma de exaltación del amor, destinada a colmar una falta Interior, por una investigación exterior. Pero eso no es el Amor. O, en cualquier caso, es un amor que es incompleto y que se debe, contrariamente a el que se establece en el Corazón, porque viviendo el Corazón, sabe que es la Verdad. Y el Hermano o la Hermana que se establece en eso no necesita ninguna adición exterior: es lleno, porque es abastecido por LA FUENTE, por LA FUENTE de Cristal. Se convirtió en el Atman, se convirtió en la Unidad, él sí, y no necesita ya nada de otro. Lo que no quiere decir que no es activo en el amor sino, en todo caso, no es más en la reacción y, sobre todo, no es más en una colecta exterior la que sea, porque la respuesta ha sido encontrada. Y la respuesta no estará jamás por fuera, aún en el ser más admirable, o en el amor más puro (con sentido humano). 

Pregunta: ¿Cómo pasar al Amor del Padre Celestial y la Madre Divina, tal como se podía concebirlo antes, al de LA FUENTE?

¿Por qué sustituir a un Amor para la Madre Divina, por un Amor para LA FUENTE? La Madre Divina es una representación. Una Estrella, cualquiera que sea, puede ser una Madre Divina. Pero son también, cada uno y cada una, una Madre Divina. Mientras tienen una adoración exterior, a cualquier cosa, no pueden ser ustedes. Mientras conciben y creen que existe, fuera de ustedes, algo a adorar o amar, ustedes no pueden vivir el Corazón. El Corazón es el Amor auténtico de sí, no del ego o la personalidad, sino a través de los Cuatro Pilares. A través la Transparencia, de la Pobreza y la Humildad y la Simplicidad, he allí a la posibilidad de vivir el Corazón Vibral. No es una cuestión de llevar fuera de sí, una mirada exterior de la personalidad, es al revés exactamente. Es necesario, efectivamente, hacer cesar toda creencia, toda ilusión, toda voluntad. Por supuesto, eso es profundamente contrario a este número de enseñanzas que intentaron darles a saber que había que manifestar una voluntad de bien (porque es con eso que podían luchar contra el mal). Pero el mal y el bien no tienen ninguna importancia para el que vive el Amor, al sentido vibral. Por supuesto, habrá una acción que pueden llamar (en el sentido de la personalidad), para el bien de la humanidad, porque este ser que vivió LA FUENTE, raya ad infinitum de este mundo y no solo progresivamente. Pero mientras permanezcan en una visión exterior de adorar algo o alguien (que eso sea, incluso, LA FUENTE), no pueden vivir la Unidad, porque están en un proceso de proyección, fuera de ustedes, de lo que debe volverse dentro de ustedes (no en un sentido narcisista o de la personalidad egótica). El Fuego del Corazón es otra cosa y el que lo vivió (sólo sea por un milisegundo), no puede confundir más los dos tipos de amor, es imposible. ¿Ahora cómo hacer? Eh bien (eso se dijo en muy numerosas ocasiones y yo pienso que el Arcángel ANAËL volverá a hablar), pasar la Estrecha Puerta, es Abandonarse, no ser ya nada, aquí, para ser todo. Por supuesto, la personalidad va siempre a regemir porque quiere apropiarse, descubrir por sí mismo y siempre definirse a algo que quiere poseer. Y mientras quieran poseer el amor, no pueden vivir el Amor. Deben darse, enteramente. Esto no corresponde a distribuir simplemente toda la riqueza a los pobres sino es más bien, un estado Interior de vacuidad, de Transparencia total y sobre todo de Humildad (real y no fingida). Como se lo dijo el Comendador ayer (que escuchamos atentamente) (ndr: O.M. AÏVANHOV), pueden realizar todos los protocolos del mundo, pueden realizar todos los ejercicios del Yoga de la Unidad (dados por UN AMIGO) sin aún avanzar un paso, mientras no tengan la Humildad necesaria e indispensable, para vivir el Corazón. Eso implica, hoy, más que el Abandono, de verdad, una renuncia, no a la vida, por supuesto, sino una renuncia a todas las creencias, a todas las ilusiones. Mientras ustedes no hicieron esta Revocación, y mientras no vivan esta revolución, estarán todavía en busca de algo exterior a ustedes. Recuerden esta frase (que se transformó pero que es resultante del Bhagavad-Gītā) que decía: “los dioses, cuando se reunieron, dijeron: adónde vamos a ocultar la Divinidad del hombre?”. Y, en ese momento, se ha dicho, que se ocultaría allí donde nunca pensaría por buscar, es decir, dentro de sí mismo. Es eso exactamente. La Unidad no está en la proyección de la conciencia. Este mundo es Maya, para nosotros. ¿Pero, mientras se inserten en esta realidad tridimensional y no tengan accesos a la verticalidad de la que hablaba, cómo puedo encontrar, en este mundo, lo que no es de este mundo? En este mundo, incluso sus leyes llamadas espirituales (por ejemplo en la coloración del alma, en lo que se ha llamado, por ejemplo, los Rayos), son las leyes del alma. Pero las leyes del alma no serán nunca las leyes del Espíritu. Porque el Espíritu no tiene hacer de este mundo. Está presente, pero se ocultó y ocultado está. Busque el Cielo, en ustedes, y se les concederá todo el resto. Es necesario cesar toda mirada exterior. Es necesario cesar toda proyección de la conciencia en algo, que sería exterior a ustedes, a adquirir. Porque los Arcángeles se lo dijeron y se lo repito: son la Luz, cada uno. Aunque la rechazan, aunque no la ven, aunque no la viven aún, no puede ser diferente. 

Pregunta: ¿Cuál hoy es el lugar del rezo hoy?

Mi hermana, hay tantos rezos como tantos amores. Si el rezo es una demanda relativa a la personalidad, no cruzará la barrera de la personalidad. El único rezo, hoy, si quieren hacer la experiencia, es decir, es como el Cristo lo dijo: “Padre, vuelvo a poner mi Espíritu entre tus manos”. “Que la Gracia y la Inteligencia de la Luz se manifiesten en mi vida”. ¿Pero mientras reclamen, qué anuncio? Porque el Corazón no tiene nada que reclamar. Una vez más, es un estado de ser. ¿Y si están en un estado de ser, qué pueden pedir más que ser la Luz? Pues, he allí tantos rezos como conciencias. Por supuesto, todas las religiones hicieron hincapié en el rezo. En la actualidad, preferimos sustituir a esta palabra por la Comunión. Porque la Comunión es un estado de ser que no depende de una proyección, ni de una demanda, y aún menos de una espera. Porque el rezo, por definición, siempre se vuelve fuera de sí, hacia el a otra parte, hacia un ser situado a otra parte. Y, todos, lo dijimos, sin ningún juego de palabras, que estamos, enteramente, dentro de ustedes. Entonces, por supuesto, no hay que decir que el rezo no es útil o inútil, sino simplemente: ¿qué ruegan y cómo ruegan? Recuerden: el Corazón es un estado de ser, que es permanente y que no es propenso a cualquier fluctuación, vinculada a cualquier falta. Porque, en el Corazón, todo es plenitud y abundancia, permanentemente. Añadiré que el Corazón no puede encontrarse sino a partir del momento en que aceptan hacer silencio (silencio de toda proyección), a partir del momento en que aceptan observar dentro usted. Lo que era muy difícil de realizar, he aquí hace un siglo, es extremadamente fácil hoy, por una razón precisa: es que la Luz está presente por todas partes. 

Pregunta: ¿Podría hablarnos del Amor de nuestra Madre La Tierra?

Mi Hermana, a ti responderé de una manera muy simple: a partir del momento en que el Corazón está abierto, no puede existir, en tu conciencia, ninguna diferencia entre el Amor de La Tierra, el Amor del Cielo, el Amor de un Arcángel, el Amor de un poco de hierba, porque no hay jerarquía en el sentido del Amor. El Amor es Uno, como todo es Uno. Hay tanto Amor en un poco de hierba como en la Conciencia de un Arcángel. La proyección, por supuesto, no es la misma, pero es la misma calidad y la misma intensidad que puede vivirse porque, una vez más, absolutamente todo está dentro de la Conciencia. Y mientras prevean que La Tierra es exterior a ustedes, observan, entonces, La Tierra con la personalidad. Mientras observen un árbol como un objeto que debe admirarse o amarse, no son el árbol y, por lo tanto, no hay Unidad. El Amor de La Tierra no es diferente del Amor de una madre. No es diferente del Amor de LA FUENTE, a partir del momento en que no se vive ya en la separación y la distancia, sino en la Unidad. Entonces, un discurso del Amor de la Madre Tierra, es hablar de cualquier otro amor. Pero, para eso, es necesario ser capaz, no de definirlo a través de palabras o a través de una definición, sino de hacer caer, hasta cierto punto, todas las barreras y todas las distancias. Ya que sólo eso es lo que les permitirá vivir la Unidad y comulgar, con La Tierra, como al Cielo, como a los Arcángeles, como a LA FUENTE, como al Cristo, como (a través del Canal Marial) con una de mis Hermanas. No hay más distancia, pero es necesario para eso, que su mirada no sea ya distante. No hay más separación, pero es necesario, para eso, que ustedes no estén ya separados o fragmentados. Es necesario, ustedes también, reunificarse. Y reunificarse pasa por el paso de la Estrecha Puerta y por lo que se ha nombrado los Cuatro Pilares del Corazón. Fuera de eso, no hay otra posibilidad. Se podría hablar indefinidamente de las características diferentes, según la mirada de la personalidad, del Amor de La Tierra, del Amor de un árbol o de un Arcángel y darles características. Entonces, por supuesto, como Estrella AL, soy portadora de una Vibración. La Vibración de mi Hermana THÉRÈSA no es la misma, pero es el mismo Amor que es el vínculo y la Libertad de nuestra Presencia y nuestras manifestaciones. Mientras hay separación, distancia, mientras impresión de no reunificación hay en el conjunto de los Universos y Mundos, hay sufrimiento, no hay la vida en su totalidad y su conjunto. Hay una falta, hay un miedo. En la actualidad, son todos los huéspedes por la Luz que debe vivirse en la Gracia de la Luz y su Inteligencia. Para eso, es necesario cesar toda proyección. Es necesario simplemente detenerse, algunos momentos. Hacer la Paz, el silencio, ya no depender de un momento anterior y ya no depender de un momento que va a seguir. Si están completamente presentes en ustedes, entonces KI-RIS-TI se abrirá y la Estrecha Puerta se cruzará y vivirán, instantáneamente, el Fuego del Corazón. Cada día que va a pasar verá acercarse la inutilidad de toda acción exterior y toda proyección, incluso en un protocolo, fuere el más perfecto. Porque van a descubrir que son la Esencia del Amor y que no son nada otro que eso. Y que solamente la mirada de la personalidad, sus miedos y sus faltas, podían hacerles prever y vivir otra cosa. ¿Y a partir del momento en que viven esta Comunión con la Unidad, qué mas puede ser necesario? Absolutamente nada. 

Pregunta: ¿Cuál es la diferencia entre la Comunión y la Fusión?

Mi Hermano, si quiere bien, vamos a prever tres palabras, porque transportan a tres estados diferentes de ser: la Comunión, la Fusión y la Disolución. La Comunión puede vivirse en sí y puede también vivirse con otra Conciencia. Eso fue realizado por la Nueva Alianza y por la apertura de la Puerta Posterior llamada KI-RIS-TI, permitiéndoles establecer una Comunión, progresiva, o de vez en cuando, con otra Conciencia y, a continuación, con el conjunto de las Conciencias (ndr: ver la rúbrica “protocolos que deben practicarse”). En esta Comunión, hay percepción de la Unidad, vivido de la Unidad pero vivido, no de una distancia, sino de la Conciencia misma, de Conciencias que son diferentes. En el proceso de Fusión hay una Comunión, que llega hasta su término. Es decir en ese momento, el objeto de su Comunión hace que se convierten en el árbol, que se convierten en el Hermano o la Hermana con quien comulgaron, que se convierten en el Sol, o cualquier otra Conciencia. Y por fin, viene el acto último que es la Disolución. La Disolución, es perder todo sentido de cualquier definición. Es volverse la totalidad de la Creación, es volverse LA FUENTE, enteramente. Es integrar y englobar, en sí, el conjunto de las Dimensiones y Universos, no por una concepción sino, realmente, por un mecanismo Vibratorio de la Luz que les hace vivir eso en la Conciencia real. Así pues, la Comunión prefigura la Fusión y ella misma, prefigura la Disolución. Entonces por supuesto, en el momento colectivo de La Tierra, habrá Disolución. Cada uno habrá vivido, al menos una vez, la Comunión, la Fusión y la Disolución, aunque no tienen que mantenerlo todos y ser, en definitiva, en esta Disolución, porque cada camino es diferente y cada Conciencia tiene necesidad de experimentar cosas que pueden ser diferentes. Pero lo que es cierto, es que no habrá más división, más nunca depredación, más nunca ilusión, en el momento colectivo de La Tierra. Lo que establecen como capacidad, hoy, de Comunión, o de Fusión, o de Disolución, traduce simplemente su capacidad para mantener el Corazón en Unidad y la Conciencia en Turiya.

Pregunta: ¿En los espacios de Comunión con alguien, por qué sentir una forma de cansancio de concentrarse sobre un destinatario de esta Comunión? 

Que eso sea en los momentos de alineación, de Comunión, o en momentos que viven, por la Gracia de la Luz (dónde les parece experimentar un mecanismo de entumecimiento del cuerpo o de la propia Conciencia), eso es, hasta cierto punto, una preparación que se les ofrece para acercarse a la Disolución. Hay pérdida de señales en el espacio y en el tiempo. Hay pérdida, incluso, del sentido de la identidad. Los minutos según, es como si decían: ¿pero dónde somos, qué hacíamos y qué eramos? Todo eso forma parte del proceso normal de despliegue de la Luz y la vuelta a la Luz que son. En los momentos más intensos de Disolución, son la Luz. No son ya tal persona, no son ya tal alma, no son ya tal conciencia. Son justo la Luz y eso es lo más grande del Samadhi. Porque en ese momento, no hay nada otro mas que lo que son, es decir, Luz. Son, a la vez, todo ello y son, a la vez, nada. Y eso se vive sin ninguna angustia, eso se vive como la Verdad absoluta. Se basa la personalidad en el miedo de su desaparición. Y todas las técnicas, adoptadas por la personalidad, en este mundo, no son más que estrategias destinadas a evitar tener que hacer frente al vacío y a la aniquilación de la personalidad que, sin embargo, desaparece, como ya se sabe, a cada muerte. El acceso al Corazón y la Disolución, precisamente, se viven de la plenitud, de la ausencia total de personalidad. No es la muerte, sino es la Vida, en todos sus componentes. Por supuesto, para la personalidad, mientras esta experiencia no se vivió, eso puede parecer absurdo y hasta puede parecer completamente fuera de alcance y, sobre todo, a evitarse. Porque hay, efectivamente, mecanismos, en la personalidad, que están vinculados al cuerpo de deseo, que les implican siempre hacia más vitalidad, más materialidad, más necesidad de poseer. Entonces, por supuesto, en la materialidad, hay que poseer lo material. Y en la necesidad de poseer espiritual, hay una necesidad (que es una ilusión) que es la de poseer la Luz. La Luz no se posee, es. 

Pregunta: ¿Se puede vivir la Disolución y seguir viviendo en este mundo tridimensional?

¿Mi Hermano, y qué hicimos de mi vivos? La diferencia, hoy, se debe a que la Luz (para los de entre ustedes que viven la Vibración), comienza a invadir la totalidad de su Conciencia. Y se dan cuenta, algunos de entre ustedes, estupefactos, que pueden evolucionar en este mundo en momentos de Luz, dado que sumergen al mismo tiempo y encuentran otros seres (de los amigos, de los padres, de los niños), pero en su Cuerpo de Luz. Y con todo, están siempre allí. Este momento individual de Disolución aún no se ha acompañado de la Disolución del colectivo. Pueden pues, totalmente, vivir esta Disolución y estar presentes sobre este mundo. ¿Qué hice de viva? ¿ Qué hizo UN AMIGO? ¿ Qué hizo el CRISTO? Se puede decir, en ese momento, que la Conciencia ya no se limita a este cuerpo, a esta personalidad, y a esta vida. La Conciencia es, en ese momento, pluridimensional realmente: no se limita ya, no se encierra ya, no es ya tributaria de un cuerpo, de un compromiso, de una situación, de un sufrimiento, del pasado, del futuro. Y con todo, el cuerpo está allí. Y con todo, están siempre allí. Pero no se les limita ya. Y ello, numerosos Hermanos y Hermanas lo viven, o a través del Canal Marial, o a través de la Presencia, ante ellos, de los Ángeles del Señor u otro pueblo, llamado extraterrestre o, entonces, por la comunicación con los Antiguos o, aún, con Arcángeles. No es una ilusión, eso es la estricta verdad de lo que se vive por la Conciencia, cuando ya no se limita a este cuerpo, a esta persona, a esta identidad que ustedes creen la única que existe.

No tenemos más preguntas, le agradecemos.

Hermanos y Hermanas, les doy gracias por sus preguntas. Vuelvo Gracia por su escucha y nuestra Comunión. Entonces, con su acuerdo, voy, si se puede decir, a densificar mi Presencia, en ustedes, con el fin de vivir, más allá de la Comunión, un espacio que, lo espero para ustedes, será de Fusión o, aún, de Disolución. Realizo eso porque la Luz está cada vez más presente. Hay pues una posibilidad mayor de Comunión, de Fusión, o incluso de Disolución. Entonces, eso será mi manera de volver la Gracia, al Amor. Vivamos eso y me retiraré inmediatamente más tarde. Les digo, ya, hasta muy pronto.

... Efusión Vibratoria / Comunión...

Les amo. Hasta pronto.

http://www.autresdimensions.com/article.php?produit=1296