domingo, 25 de diciembre de 2011

MARÍA - Buscad el Reino de la Luz...


24 diciembre 2011

Soy MARÍA, Reina de los Cielos y de La Tierra. Amados Niños, vuelvo de nuevo a expresarme, por segunda vez (en este período), entre ustedes. Querría, en este momento, colocar las bases, hasta cierto punto, del pasar a ser de la Conciencia, del pasar a ser un Ser de Luz, que es, en el tiempo que se abre. 

Dejaré al Comendador de los Antiguos, en algunos días, expresarles una serie de verdades relativas a este Templo que construyeron, en este cuerpo que viven, ustedes permitiendo, ahora (para los de entre ustedes que lo desean ardientemente), de establecerse en la Unidad. (ndr: O.M. AÏVANHOV intervendrá el 27 de diciembre próximo - ninguna canalización pública se organizará). Muchos entre ustedes, mis Niños, viven modificaciones importantes de su conciencia. En este Templo que es su cuerpo, percepciones más o menos intensas se actualizan y traen su conciencia (lo que son) a colocarse en nuevos espacios, en Nuevas Dimensiones. Los Cielos se abrieron, en ustedes, y les permiten beneficiarse de momentos intensos de Luz. Muchos entre ustedes, experimentan, hasta cierto punto, la inminencia de acontecimientos importantes. Siempre lo hemos dicho, las unas y los otros, así como los Antiguos y los Arcángeles, de no buscar fecha porque, como él mismo se lo había dicho (mi Hijo se lo había dicho): “Vendría como un ladrón en la noche”. 

En la actualidad, el conjunto de las Puertas, el conjunto de las funciones de este Templo que han construido en este cuerpo están dispuestos a acoger. Más que nunca, la Llamada de la Luz, en ustedes, les conduce a vivir los mecanismos de seres de Luz que son. Más allá de sus percepciones, más allá de las experiencias de su conciencia, constatan que su conciencia ella misma, incluso en el desarrollo de su vida, aquí a la parte baja sobre esta Tierra, se vuelve diferente en preparación, hasta cierto punto, a cada uno, para vivir este Encuentro. 

He aquí hace algún tiempo, les había hablado de señales en el Cielo. Había empleado una serie de expresiones que, hoy, se actualizan para ustedes. Pero lo más importante no es lo que pasa sobre esta Tierra ni sobre sus Cielos sino, bien, en ustedes. Porque, efectivamente, lo que viven y lo que vivirán sólo serán enfunción de su capacidad para reforzarse en la Humildad y la Simplicidad, y borrar toda veleidad vinculada a la personalidad. De esta forma, la Luz del ser que son se reforzará y vendrán a superar la totalidad de las zonas que pueden aún existir, no suficientemente encendidas, ilustrando, así, la frase: “busque el Cielo y se les dará todo el resto por añadidura”. Eso llega, actualmente, individualmente, como, muy pronto, colectivamente. 

El Canal Marial que se formó, permite, a mis Hermanas y a mí misma, trabajar y comulgar con ustedes. En la actualidad, lo más importante, en estas noches de solsticio y nacimiento particular, lo importante es comulgar a la Luz porque es la única Verdad, la única utilidad y la única cosa que es Eterna. En este cuerpo que viven y que viví, pasamos por etapas particulares y sabemos todos que, en este cuerpo de carne de La Tierra, fuimos transitorios. Pero que existe algo que está más allá de este transitorio. Y lo que descubren, hoy, no es una idea, un concepto o una percepción sino la Verdad de su Eternidad. La Eternidad es Luz, no es un cuerpo, es la Divinidad. La Luz es el Espíritu: el Espíritu de Vida, el que es Amor, el que es Luz. Descubren eso. 

Entonces, que eso pase por la Gracia, que eso pase por algunas dificultades, que eso pase por algunas evidencias, recuerden que, cualquiera que sea su camino individual, convergen hacia lo que son, en la Eternidad. Allí donde no hay más sufrimiento. Allí donde no hay más muerte. Allí donde no hay más carencia. Allí donde no hay más cuestionamientos. El cuerpo manifestó, en esta carne, muchas cosas. Lo saben, ustedes quienes leerán mis palabras o quienes me escucharán. Porque saben que lo que viven, en este cuerpo, no es allí por casualidad. Entonces, no volveré de nuevo y no me extenderé sobre lo que se refiere a lo que llamaban eso de las Lámparas o chakras (cualquiera que sea la terminología de nuestros hermanos orientales), más allá de todo eso, he allí la Conciencia pura, que es Eternidad. Eso lo descubren en sus momentos de Alineación, en sus momentos privilegiados, en sus noches, en los momentos en que la Luz les llama, más que otros. 

Entonces, por supuesto, podemos, por nuestra parte, concebir que, para ustedes, algunas de estas llamadas puedan desviarles porque ustedes salen, hasta cierto punto, de lo ordinario de la vida, tal como sus sentidos, sus ideas, se los dan a vivir. La Luz es la Eternidad. No se inscribe en lo transitorio. La llamada de la Luz, más que nunca, les invita, ahora, a que vivan lo que son. La Luz les invita a ser, y no a otra cosa. Llevándoles a verse por el Corazón, por la Visión Etérica, por sus propias percepciones, su naturaleza... En algunos de los momentos que viven, no hay más edad, no hay más cuerpos, no hay ya lo que hace la vida ordinaria. Esto no es una evasión, al contrario, no es sino la instalación de la Verdad, en ustedes. 

Muchos entre ustedes tienen obra, desde años, mucho antes de las Bodas Celestiales, en encontrar lo que son. En la actualidad, lo que viven, es lo que encontraron, es decir, quienes son (que lo llamen Vibración o Silencio Interior, que eso sea los distintos sonidos que comienzan a oír o que oyen desde hace tiempo), todo converge hacia esta Llamada última de la Luz. Todo está listo. Están, ahora, no en la espera ni en la esperanza, sino en la recepción total de lo que son. 

De su facultad para acoger lo que son, en Eternidad, esa Eternidad pasará a ser su cotidiano, aquí mismo, sobre esta Tierra, en este cuerpo. No hay más barreras. Los Cielos se rasgan, para ustedes. A su manera, comulgan en los distintos estados de ser, de ustedes, en distintas dimensiones, o como lo llamen. Por momentos (y eso va a convertirse en cada vez más intenso) se percibirán como Verdad en la Eternidad, mientras que su diario, su vida (al sentido ordinario), a ustedes parecerá como un sueño. Y la Luz se volverá, poco a poco, su única realidad. Preparándose a vivir este Encuentro último con la Luz. 

Existen, por supuesto, muy numerosas señales y muy numerosas manifestaciones, en sus cuerpos como en su Conciencia. Dejaré al Comendador de los Antiguos  expresarse al respecto, en algunos días. Retenga que lo que es importante, es la experiencia de su Conciencia que va a llevarles a que se coloquen, ustedes, en la Eternidad, o en el transitorio, ilustrando (dicho de otra manera) lo que decía el Comendador de los Antiguos, he aquí hace algún tiempo: ¿son oruga o son mariposa? La mariposa llega a la madurez. Se tiene lista, en la Eternidad. Y el transitorio no puede sino borrarse ante la Eternidad. Todo eso, lo viven en su Conciencia. Todo eso lo viven en sus experiencias, en sus Alineaciones, en sus noches. Son, ahora, muy numerosos en vivir eso, consolidándose, hasta cierto punto, en la Verdad de lo que viven. Porque, lo que viven, en estos momentos allí, a ustedes llena de Gracia, de Alegría, con una Paz, que es obtenible difícilmente en la vida ordinaria. La Alegría se convierte en su Verdad, en estos momentos. ¿Entonces, cómo los placeres de la vida ordinaria pueden competir con esta Alegría? ¿Cómo los compromisos, que son el ordinario de la vida, pueden persistir ante esta Alegría? La Conciencia les lleva que se planteen, no preguntas, sino la buena respuesta, que se lo someta a usted: ¿van hacia su Eternidad? Sola su Conciencia lo sabe. La Comunión se llena, ahora, con nuevos elementos, llevándoles a vivir, en estos momentos de Comunión, los Estados de Fusión luego de Disolución, en la Luz, que es su Eternidad.

Ha de saberse si hay aún, en la persona que son, aquí, sobre esta Tierra, resistencias a esta mariposa que está dispuesta a volar. Por supuesto, existen, sobre La Tierra, ustedes lo saben, aún, resistencias a la Luz. Estas resistencias no son más que el resultado de miedos. Porque la Luz no es de este mundo pero, sin embargo, viene a establecerse en este mundo, y sobre este mundo. Es eso, muy precisamente, lo que están actualizando, en ustedes, realizando, en ustedes. Más allá de las percepciones de su propio cuerpo, más allá de las experiencias de su propia Conciencia, es necesario ir, ahora, hacia esta Libertad, hacia esta Liberación. 

La intensificación de los procesos de Luz, traducido, en términos de intensificación de sus propias Vibraciones (de los mecanismos de Subida y Ascensión, como los llaman), se refuerza cada día. Todo lo que hay, hasta cierto punto, que manifestar, es la Alegría de la Libertad, la Alegría de la Liberación. La Alegría del Ser, por fin, aquí mismo, allí donde están, en las Primicias de la Eternidad. Ya que la Eternidad es ausencia de sufrimientos, ausencia de miedos, ausencia de ausencias. Todo eso, lo descubren, cada uno a su manera, y eso va a resultar cada vez más evidente si escuchan lo que les dice su Corazón. Si vean lo que es su Corazón.
La mirada separada se aleja de ustedes. La conciencia dividida de la persona que son se aleja, no, por supuesto, rechazando a la persona que son sino, bien, superándola por la Conciencia de esta Eternidad que está en ustedes y que se instala. Este trabajo no es un esfuerzo: es la Obra, el Grande trabajo de la Luz, la Obra al blanco, la que, después de la Fusión de los Éteres, les restablece en su integridad, la de la Luz, la del Ser Divino que ya no se separa de LA FUENTE y que ya no es limitado por cualquier encarnación, ni por cualquier ley de este mundo (o de esta matriz, como la llamen). Todo eso, están viviéndolo, en Verdad, trayéndose, poco a poco, a colocarse en esta Eternidad. Allí donde no existe límite. Allí donde no existe duda. Y, sobre todo, ningún sufrimiento. 

Lo mejor posible acepten lo que son, en Eternidad, lo mejor posible su transitorio pasará, lo mejor posible su persona integrarán lo que son. Sin colocarse preguntas. Sin buscar cualquier cosa. Simplemente, ser en el Ser, en el Amor, en la Humildad, en la Simplicidad, el Reino de la Luz se establecerá, en ustedes, de manera espontánea y autónoma. Por supuesto, habrán nuevos indicadores, en este Templo que es el cuerpo, donde se realiza esta Grande Obra. Por supuesto, el Comendador de los Antiguos les dará algunos elementos relativos a estas manifestaciones, porque estas manifestaciones son, hasta cierto punto, los testigos del acceso a la Eternidad y la instalación en la Eternidad, de su Presencia, de su Ser, de su Cuerpo de Luz, tal como lo viven en su Conciencia. 

Un Paso acaba de cruzarse. Aunque no son capaces de poner palabras o una lógica, esta lógica y estas explicaciones existen. La preparación a lo que es la Luz es una preparación Interior, hecha de fe, confianza, abandono, de no resistencia a la luz. Así pues, les invito a este Banquete de Luz, siendo, cada vez más, en el tiempo de su Eternidad, más allá del tiempo transitorio. Les invito a que se sumerjan porque toda fuerza saldrá de allí. Porque a lo sumo dejarán crecer la Luz, al sumergirse, más su transitorio (de su persona) se volverá fácil. Incluso si existen resistencias, tanto exteriormente como dentro de ustedes, no detengan en ellas. Dejen, simplemente, abrirse a lo que son, cada vez más. 

La Luz se establece, cada vez más firmemente, sobre esta Tierra, en sus cielos, en esta Dimensión donde están. Somos cada vez más cercanos de ustedes, porque somos ustedes. Su Conciencia lo sabe porque lo vive, a partir del momento en que abandonan las dudas, a partir del momento en que abandonan toda creencia y toda certeza en lo transitorio. Porque la única certeza es la de lo que son: la Luz y la Eternidad. Es eso lo que viven, aunque cada uno puede traducir eso en palabras diferentes. Los distintos sonidos que perciben, quizá, desembocan, ya, en algunos de entre ustedes, sobre lo que se nombra el Coro de los Ángeles. Este Coro de los Ángeles que es el éxtasis y la intasis, que es el Estado de Samadhi mayor (como dicen nuestros amigos Orientales) que les permite establecerse, de manera absoluta, en el Absoluto. En este estado, más nada de lo transitorio puede alterarles porque viven la Verdad Última, la Verdad del éxito de su Eternidad. 

He aquí las generalidades de lo que tenía que transmitirles. Volveré de nuevo, por tercera vez, al día y hora fijados, en una semana. Hasta entonces, muchos entre ustedes aún habrán crecido, en Luz y en Eternidad. Lo que, hasta ahora, podía aún dejar, en ustedes, algunas dudas, se volverá una certeza y una evidencia absoluta, acercándoles, siempre más, al momento colectivo de La Tierra y la humanidad. 

Les colmamos de Gracias. Les acompañamos en la Unidad de la Luz. 

Amados Niños, les transmito, ahora, toda la Gracia de nuestra Comunión, nuestra Fusión y nuestra Disolución en la Eternidad. Vivamos eso, juntos. Eso será mi manera de saludarles y de comulgar. En el Amor. Para el Amor. Y para la Vida Eterna que es Gracia y Luz.

... Efusión Vibratoria / Comunión...

Hasta pronto.

==================
NDR :
Las próximas intervenciones de MARÍA son:
  • Sábado 31 diciembre 2011
  • Sábado 7 enero 2012
  • Sábado 14 enero 2012
Ellas se desarrollarán en dos partes:
    • de 19:30 à 20: Efusión Vibratoria
    • a las 20: Mensaje / preguntas y respuestas
Ninguna canalización pública será organizada en estas fechas.

Cada canalización será difundida en los links "messages à lire" y "messages à écouter" de nuestro site (autresdimensions.com) en las horas subsiguientes.

Las horas indicadas corresponden al horario francés al reloj. El vínculo Décalage Horaire le permitirá deducir su horario local.