lunes, 4 de junio de 2012

ANAËL - Sobre La Ascención



19 mayo 2012

Soy ANAËL, Arcángel. Bien amados Niños de la Ley del Uno, bien amados Niños de la Libertad, vengo a ustedes para expresar una serie de calificativos relativos a la energía, la Vibración y la Onda de la Vida. Aquí mucho tiempo, les habíamos explicado la diferencia entre la energía y la Vibración. La energía es algo que circula en el Cuerpo Etéricoo los distintos cuerpos. La Vibración es una resonancia, actuando al mismo lugar, sin ninguna circulación. La Vibración remite a un plano de manifestación llamado el Cità o Supramental. La circulación de la energía devuelve a lo que se llama el etérico pero, como ya se sabe, el etérico de este planeta se separó de una serie de características, de una serie de vitalidades. El Supramental, llegado hasta ustedes, tiene obra con el fin de despertar lo que se llamó, he aquí algún tiempo, las Coronas Radiantes, tiene obra para encender el Fuego del Corazón, el Fuego del Sacrum y el Fuego de la Cabeza. El Supramental pues, puso en acción nuevas fuerzas etéricas, permitiendo percibir las Coronas Radiantes, el Fuego del Corazón, creando, así, una alquimia entre la Onda Supramental y la circulación etérica habitual.

He aquí hace tres meses nació algo, que ha sido llamado la Onda de la Vida. Esta Onda de la Vida, los de entre ustedes que la vivieron, percibieron una circulación (no etérica, puesto que exterior al cuerpo), creando una energía circulando (con ligereza), concentrándose, a medida del tiempo, en un chakra llamado perineo, transformándose (a ese nivel) en un Fuego que despertaba el Kundalini o, si prefieren, el canal del Éter (si la Onda Supramental había descendido hasta este nivel). Se elaboraron sobre la vía de la Onda de la Vida, el encerramiento original, en los dos primeros chakras, requiriendo (quizá, por vuestra parte) una adaptación. La Onda de la Vida pues llenó (hasta cierto punto) el canal del Éter y distintos canales, que no juzgamos oportuno describirles los componentes, con el fin de no hacerles concentrar en su mental. La Onda de la Vida es una energía particular, a medio camino (si puedo expresarme así) entre la Onda Supramental y la energía del Éter, que permite, precisamente, reconstituir lo que se llama el Cuerpo de Vitalidad, no separado de las calidades que le habían sido retiradas por el encerramiento. La Onda de la Vida pues devolvió el Éter (o Cuerpo Etérico) a su primer origen, del que el componente de Fuego había sido retirado por el principio del encerramiento. Este Fuego es, obviamente, el Fuego del Amor (o Fuego del Corazón) tal como un número de entre ustedes lo vivió en el chakra del Corazón.

En paralelo al aumento de la Onda de la Vida, la Onda del Supramental (o Luz Vibrante) prosiguió su obra hasta lo más íntimo de las células, desencadenando un mecanismo último de transmutación de su ADN, multiplicando los filamentos de ADN, hasta tener 12 filamentos de ADN. Esto está en curso. Aunque piensen, sea que digan sus científicos, esta transmutación está realmente produciéndose en la carne, que es este cuerpo en el cual son. La Onda de la Vida se mezcló a continuación (si se puede decir), por un proceso alquímico y de ósmosis muy particular, con la Onda del Supramental (descendente). Las dos calidades Vibratorias se encontraron, en el pecho, desencadenando lo que fue objeto de una comunicación, por UN AMIGO, he aquí hace algunas semanas. La alquimia de la Onda de la Vida con la Onda del Supramental pues devolvió su Cuerpo Etérico a su Verdad, a su Eternidad, pudiendo soportar y acoger (lo que se llamaba o se reconstituía aquí mismo, en su cuerpo) el Cuerpo de Luz. El conjunto de estas modificaciones induce, por supuesto, importantes reestructuraciones de sus funcionamientos, cualquiera que sea el nivel, traduciendo una alteración o una modificación, de todo lo que pertenece a los ritmos de reglamento centrales llamados: hambre, sed, sueño. Resulta una nueva posibilidad para la Conciencia (que, allí también, se les desarrolló) puesto que a ustedes es permitiendo ir más allá de la Conciencia, más allá de la Vibración y establecerse en el Abandono de sí. Para los de entre ustedes que tienen la oportunidad, a condición de que esta oportunidad no sea ni un deseo, ni un trabajo sino, simplemente, un mecanismo íntimo que les permite, más allá del mental, saber que están, más allá de toda ilusión. Se acaba el trabajo. Se continuará durante el período anunciado por MARÍA a fin, hasta cierto punto, de acabarse. Este remate será total, final y acabado (para el conjunto de La Tierra y el conjunto de las Conciencias) en la fecha de su Solsticio de verano, es decir, el 20 de junio de su año. En ese momento, el conjunto de las estructuras (Cuerpo Físico, Cuerpo Etérico regenerado, Cuerpo Astral, Cuerpo Mental, Cuerpo Causal, Cuerpo de Luz), estarán dispuestas a vivir sus mecanismos, a nivel colectivo y a nivel personal: esto llamado Ascensión.

De allí que una serie de procesos son posibles, permitiéndoles (si tal es la oportunidad que está presente en ustedes) establecer el contacto con el Doble, que sea el Sol, que haya una entidad permanecida en el Sol o cualquier otra manera que se les describió. Esto va, de manera implícita, a transformar numerosas cosas en sus vidas. No podrá existir (en sus estructuras Vibratorias, bien más allá de todo intelecto, de mucho mental, de todo deseo y toda emoción) mas que una evidencia, a ninguna otra similar, ya que resultará posible un proceso alquímico, realizándose en su Cuerpo Etérico renovado, recorrido por la Onda de la Vida y la Onda Supramental, permitiendo conectar de nuevo la Esencia de usted. Esto se traducirá en modificaciones, allí también, de la Conciencia, conduciendo, a través de esta alquimia particular, operativa a través de la Fusión de las Lemniscatas Consagradas, a realizar el Absoluto. Así pues, realizarse todo lo que debía sobre esta Tierra, con carácter colectivo, como con carácter individual, se acabará, enteramente.

La Tierra, ella misma, participa en este movimiento, en el sentido donde su Cuerpo Etérico ya encontró su estructura no separada (desde hace ya un año), como fue  anunciado por SRI AUROBINDO, como mecanismo de Fusión de los Éteres, realizado, sobre esta Tierra, durante los meses de marzo y abril de su año anterior (2011). En la actualidad, esta Fusión de los Éteres se realiza, en ustedes, y con este famoso Doble. No hay nada que buscar, ni nada que temer ya que, allí también, este proceso es un proceso enteramente natural, no llamando, por vuestra parte, ningún deseo, ninguna suposición, ni ninguna proyección de ninguna clase. 

El conjunto de la información comunicada por los Antiguos (o por otras entidades) apoya, actualmente, con insistencia, sobre el concepto de seguir siendo tranquilo, de no hacer nada. No hay otra posibilidad con el fin de realizar (si se puede decir) el acceso final, al Último, al Absoluto. No obstante, deben guardar presente al espíritu que, aunque vivan (que eso sea la totalidad de este proceso, tanto la ausencia total de este proceso), en finalidad y a partir del 20 de junio, la humanidad entera estarán dispuestos a vivir este mecanismo, cualquiera que sea el contenido, cualquiera que sea la oposición individual como la certeza individual. No tienen pues que adelantar (aunque sea) si la Onda de la Vida (en ustedes) ya no actuó, si (en ustedes) el piso cardíaco no vive el temblor Interior, así como su cuerpo. Llamamos su atención, nosotros, Arcángeles: el momento en que su cuerpo entrará en temblor (bien diferente de una simple Vibración), un temblor de las estructuras físicas de este cuerpo, les llevará que conozca y que viva que el proceso de la Ascensión empezó a nivel atómico de este planeta y sus cuerpos.

Los Sonidos, oídos y percibidos en sus orejas, ya se modificaron y se modificarán cada vez más. Muchos entre ustedes comienzan a percibir (en su lado izquierdo del cuerpo, lateralmente) la presencia, o de MARÍA, o de una de las Estrellas, o del Doble Monádico. Esto no es una ilusión y va a reforzarse (a medida de las semanas que van a pasar), puesto que su regenerado Cuerpo Etérico, encontró su componente original, su conexión original. Todo eso se desarrolla ahora mismo. Que lo vivan o no, lo vivirán, en finalidad, en el momento con fecha del 20 de junio. Tienen pues, simplemente, que acoger lo que se desarrolla. Por supuesto, les es siempre posible trabajar (como a ustedes se ha dicho) sobre las estructuras de la personalidad o sobre sí, ya que tienen entera libertad para realizar lo que tienen que realizar, lo que la Luz previo realizar, en ustedes, y lo que el Éter previo realizar, en ustedes. 

Cuanto más se alejen de las torpezas de su mental, más se alejarán de sus interrogaciones, más serán en la aceptación, privados de emoción, privados de intención, privados de proyección, lo mejor posible el proceso se desarrollará, en ustedes, como en torno a ustedes. La Luz generada por la Onda de la Vida y la Onda del Supramental, en su campo etérico, energético, modifica las circunstancias electromagnéticas de su vida, de manera extremadamente importante, consiguiendo  crear las condiciones más adecuadas a su pasar a ser. Cualesquiera que sean estas condiciones (aunque no las capten, aunque no las comprendan), aceptenlas, porque (como se lo tenemos múltiplemente repetido) la Inteligencia de la Luz y la Inteligencia de la Onda de la Vida son bien superiores a esto que el mental humano puede proyectar, imaginar o concebir.

El Abandono a sí, como el Abandono a la Luz, participan en el equilibrio necesario para establecer lo que debe establecerse, en esta finalidad. Les corresponde obedecer, hasta cierto punto, a las prescripciones de la Luz. Les corresponde conformarse para lo que pide la Onda de la Vida, para lo que pida la Vibración del Supramental, para lo que pida su nuevo Cuerpo Etérico, que se volverá cada vez más perceptible, en forma de temblor, calor y escalofrío, del conjunto de este cuerpo físico. Sus necesidades se modificarán en gran parte, a nivel fisiológico. Allí también, escuchen lo que les dice, no su cabeza, sino lo que les dice su Cuerpo Etérico, lo que les dice la Onda de la Vida, y lo que les dice el Supramental.

A partir del momento en que respeten estas consignas, el conjunto de las transmutaciones (que están destinadas a ser vividas por cada uno de entre ustedes) se desarrollarán con la más grande de las evidencias, la más grande de las simplicidades y la más grande de las facilidades. Si algo no parece fluido (y dicen, es como difícil), es que su mental hace falsa vía. Constatarán, por ustedes, que a partir del momento en que van en el sentido de la Vibración, en el sentido de la energía, en el sentido del etérico (que es nuevo, para ustedes), todo se desarrollará de manera normal, todo se desarrollará de manera evidente, sin ninguna problemática y sin ninguna dificultad. Podrán, en ese momento, (si lo aceptan) hablar del milagro de la vida, que será su diario, hasta el momento último de este mundo, tal como es actualmente. El nuevo Cuerpo Etérico es su salvoconducto, a la vez, para la Ascensión y, a la vez, para vivir lo que debe vivirse, en este tiempo tan particular que se abrió desde hace dos días y que va a avanzar hacia su término, en adelante, según un calendario extremadamente preciso, extremadamente meticuloso, puesto que La Tierra lo decidió así.

He aquí algunas palabras que tenía que transmitirles como Arcángel del Amor, la Relación y, hasta cierto punto, el que supervisa (si se puede decir), en adelante, el Cónclave de los Antiguos y el Cónclave de las Estrellas, trabajando en su Conciencia. Si existe, simplemente, con relación a estas palabras que pronuncié, a esta Onda de la Vida, a esta Onda Supramental, a este nuevo Cuerpo Etérico, preguntas, entonces, hay lugar en el tiempo que se me asigna.

Pregunta: ¿qué corresponde la etapa de la Onda de la Vida que viví sintiendo mi pecho abrirse y viendo como algo salir?

Sólo percepciones. Existen distintas percepciones vinculadas a la Transfixion del Corazón, aplicando el Punto KI-RIS-TI, el chakra del Corazón y el punto ER. La Onda de la Vida remonta y circula, de antes y de detrás, y de lado a lado. El impulso Metatrónico cruza el Corazón, de atrás hacia el frente. El impulso Mikaélico cruza el Corazón, de adelante hacia detrás. Existe, por lo tanto, un conjunto de movimientos y un conjunto de desplazamientos, así como un conjunto de temblores y vibraciones, cuyo teatro es su Templo Interior, es decir, su pecho. No hay otra explicación mas que dar que ésta.

Pregunta: ¿molestias al hígado, al bazo, al plexo, están vinculados al proceso en curso?

Enteramente. Esto implica, para ustedes, limitar (o incluso suprimir) toda alimentación. Por supuesto, las molestias son aumentadas (como lo constatan) por los alimentos sólidos, por los alimentos cárnicos. Es a ustedes que conviene ajustar su ingesta de alimentos, con relación a estas molestias. El trabajo, en lo que se llama el bazo y el hígado (o, si prefieren, las Puertas ATRACCIÓN y VISIÓN) va a convertirse en cada vez más intenso, acumulando un máximo de Luz Vibrante en lo que se llama el Punto OD o Estrecha Puerta. La acción de la Luz Metatrónica, la acción de la Luz Mikaélica (o del Sol si prefieren), la acción de la Onda de la Vida, la acción del Abrigo Azul de la Gracia, se sitúan muy exactamente en esta región. Requieren, por vuestra parte, una adaptación muy fina en lo que ingieren, en lo que piensan, en lo que hacen, y en lo que son. Las normas son diferentes para cada uno (no puedo pues expresarlas) pero, no obstante, ustedes tienen la capacidad para experimentar, de manera casi inmediata, el efecto de un alimento sobre su cuerpo, el efecto de un pensamiento sobre su cuerpo, el efecto de una emoción sobre su cuerpo. Es a ustedes que conviene ajustar eso.

Pregunta: ¿se vinculan temblores en los brazos y las manos también con estos cambios?

Enteramente. La superposición de la Onda de la Vida (en su despliegue lateral, después de haber circulado desde los pies y haber salido por la cumbre del cráneo y haber creado la Lemniscata Consagrada en su puesta en movimiento) y el Cadúceo de Hermes, se despliega lateralmente, dando efectivamente, allí también, una alquimia entre el Supramental y la Onda de la Vida (en los miembros superiores), conectada directamente al chakra del Corazón. El temblor puede entonces referirse al conjunto del cuerpo. Es por lo que llamamos temblor (a carencia de mejor término) que crearemos la resonancia final de la Ascensión. Recuerden que la Ascensión es un cambio de frecuencia. Pasan de una gama de frecuencia a otra gama de frecuencia. El ajuste de este cuerpo (que se lo lleven o no) se traduce, muy precisamente, en este temblor.
No tenemos más preguntas. Le agradecemos.

Bien amados Niños de la Libertad, Niños de la Ley del Uno, que la Onda de la Vida y el Abrigo de la Gracia sean su Eternidad. Les propongo algunos momentos de Comunión común antes de que vivan la cita Marial de las 19h. 

Les digo hasta muy pronto.

... División del Don de la Gracia ...