domingo, 23 de septiembre de 2012

HILDEGARDE de BINGEN - la Verdadera Vida


21 de septiembre de 2012

Soy HILDEGARDE de BINGEN. Hermanos y Hermanas, establezcan, si lo quieren bien, entre nosotros, un momento de Silencio y Comunión.

... Distribución de la Subvención de la Gracia…

Las palabras que vengo a decirles tienen al lugar que ocupo en la resonancia de las Estrellas y en consecuencia también por lo que se refiere al Elemento que resueno más, que es el Fuego. De la misma forma que, he aquí hace algunos años, los he mantenido de la Tensión hacia el Abandono, vengo a, hoy, intentar clarificar más (si es posible, aún) lo que puede representar vivir la Verdadera Vida por oposición con vivir la Ilusión.

Vivir la Ilusión, es vivir, como muchos Hermanos y Hermanas personificados, sin ningún concepto, real y vivido (mas allá de las aspiraciones y en las construcciones, más o menos elaboradas, de sistemas, cualquiera que sean), de lo que es la Verdad. La Verdad de la que hablo es la que hace que exista, hasta cierto punto, una reconexión con LA FUENTE, con la Luz, con el CRISTO, con los mundos llamados espirituales, manteniendo al mismo tiempo una vida. No vivir esta reconexión induce, desgraciadamente, como lo tienen y como todos lo vivimos, sobre este mundo, lo que llamo un drama de la separación. Y de este drama de la separación, de este sentimiento de no percibir y no vivir la Luz, va a derivarse todos los errores de la vida. Estos errores que van, a su vez, a reforzar, ineluctablemente, a medida de las encarnaciones, el recuerdo mismo de una FUENTE, de una Luz, el recuerdo de lo que hay después de la muerte y antes del nacimiento, el recuerdo de lo que cada Hermano y cada Hermana es, en Verdad.

Este encerramiento tiene por consecuencia ver todo lo que pueden, hoy, de manera quizá más lúcida que hace algún tiempo, por lo que se refiere al adormecimiento, la depredación y todo, por supuesto, lo que se deriva de este encerramiento: la violencia, las creencias, y el conjunto de los miedos. La vida en la ilusión instala la conciencia en su aspecto más parcelario, el más fragmentario y el más aislado de lo que es, en Verdad. En este encerramiento y en este aspecto parcelario, cada Hermano, cada Hermana, va a construir ideales, objetivos, de sus búsquedas. El conjunto de estas búsquedas y estos objetivos que deben alcanzarse, todos, sin excepción, se inscriben o en la historia, o en convenios, o en normas. La nostalgia del Cielo es tan potente que, cuando el encerramiento es total, el Cielo ni siquiera puede ya darse por posible. Se rechazan poco a poco los mundos espirituales, cuyo todo se ignora. Esta pérdida de conexión pone la conciencia en un encerramiento que solamente el reino humano conoce sobre esta Tierra. Ni siquiera puedo decir que se trata de un animal, porque un animal, él mismo, es siempre consciente, de una forma u otra, de los mundos no visibles.

Todo se hizo, durante estos años, para acercarse a ustedes y para darles a vivir esta reconexión. Cosa que se estableció, como lo saben quizá, en numerosas etapas, en numerosas fases. Esta reconexión se ha establecido, definitivamente (para el sistema solar como para ustedes), en un intervalo de tiempo tal como se había definido por SÉRÉTI. Es lo que les permite, hoy, sentir (y más allá de sentir, vivir) nuestros Encuentros. Nuestros Encuentros con la Luz, con la Vibración, con partes mucho más sutiles de ustedes. Restablecer esta conexión es fundamental porque es gracias a esta reconexión que se volvió a ustedes accesible todo lo que se manifiesta, hoy, a ustedes, y a lo cual el Comendador ha hecho eco, durante esta semana.

Muchos entre ustedes viven cosas que, en la víspera aún, les eran estrictamente desconocidas, incluso imposibles. Este enfoque de su Plano y nuestro Plano, que se hizo de manera meticulosa y progresiva, tenía por objeto (lo comprendieron quizá y quizá lo vivieron) preparar el Encuentro Total, con la Luz y procurar que el máximo de Hermanos y Hermanas sean aptos, hasta cierto punto, para permitir a esta Luz establecerse, con el menor desorden posible, la menor estupefacción y aprehensión. Podemos decir que, allí donde están (por la Fusión de los Éteres y el depósito del Abrigo Azul de la Gracia sobre sus hombros, y el conjunto del Antakarana que vemos), sabemos quizá, antes que ustedes, que la tarea se realizó, bien más allá de lo que podíamos prever. Eso permitió, hasta cierto punto, añadir una amortización y una elasticidad a este Encuentro y evitar que el Choque sea demasiado intenso, para La Tierra como para ustedes. Pero hoy, el conjunto de las Asambleas, Cónclave de los Antiguos y Cónclave de las Estrellas ha podido juzgar que todo es perfecto y que el tiempo pues vino de dejar llegar, sin ningún freno, sin ningún límite, este descubrimiento, total y completo, de la Luz, llevándoles a restablecer la Verdadera Vida, lo que se llama la Libertad, poniendo fin completamente al eje falsificado Atracción/Visión, al encerramiento de la Visión, al encerramiento del alma vuelta exclusivamente hacia la materia y hacia esta Dimensión.

Por supuesto, el Encuentro definitivo de cada una de los Hermanos y Hermanas con la Luz se vivirá diferentemente, y será vivido diferentemente por cada uno, y es solamente en función, lo saben, de la capacidad para decir “sí”, de la capacidad de no hacer obstrucción a este acontecimiento, tanto en sí como para el mundo. Eso les lleva (y se definió eso) a estar Tranquilos, a aceptar, en ustedes, la acción de los Elementos y de la Luz, no huir de cualquier cosa, a estar completamente presentes a ustedes mismos, en el momento. Todo lo que usted emprendió (sea Alinearse, sea los diferentes ejercicios que le han sido comunicados), todo el conjunto, condujo a hacerle probar, a vivir y a sentir cosas nuevas. Estas cosas nuevas todas van en el mismo sentido, que es permitirle reaclimatarse al Amor, privado de miedos, privado de todos los condicionamientos. Este Amor de Libertad que le hace Libre y autónomo y que le hace descubrir, realmente, la Eternidad, no como una proyección, un ideal, sino bien (desde ahora, para muchos de ustedes, hasta en este cuerpo), de ser reconectado. Su reconexión se efectuó sin choque porque hubo esta aclimatación de su alma, que aceptó hacer la Vuelta de la materia hacia el Espíritu.

Esta Revocación, así como los distintos Pasos de Puertas, los distintos Encuentros con los Dobles, las distintas calidades vibratorias que les afectaron, tuvieron por objeto conducirles a este punto preciso que se desarrolla mañana, de su tiempo. Eso fue la mejor preparación y eso será la mejor solución todavía para vivir esta Ascensión que está en curso. De su calidad de experiencia se derivará la calidad de experiencia del conjunto de los Hermanos y Hermanas de La Tierra que no se conectan de nuevo, por el momento. Esta reconexión, es decir, este Matrimonio del Cielo y La Tierra, lo saben, desencadena transformaciones finales de La Tierra en grados que ninguna memoria y ninguna historia conocieron. Esta acción de los Elementos, esta acción de la Luz, para ustedes que se conectan de nuevo, sólo les dará a ver la realidad y la Verdad de lo que es la Luz, y no simplemente lo que representan las reacciones y las convulsiones de La Tierra, y de algunos Hermanos y Hermanas aún no conectados de nuevo.

En resumen, asimiladas las Comuniones, asimiladas las Alineaciones, y asimilados los aspectos de la Luz Vibral, se les da a vivir un proceso que pasa con determinación del punto de vista de la mariposa, más que desde el punto de vista de la oruga. Deben guardar presente bien al espíritu que, para muchos de sus Hermanos y Hermanas personificados, la ilusión (vivida) de ausencia de conexión, es la única verdad. Para ellos, su vida se inscribe solamente entre la apariencia de este mundo y la desaparición de este mundo. Vivir la Luz en estas condiciones de creencias y adhesión y de percepción, por supuesto, no pasará sin dificultades porque lo que sus ojos podrán ver, lo que su alma podrá experimentar, no será, inicialmente, la Luz tal como lo viven sino, más bien, lo que se había llamado un Choque y un sentimiento inmenso de luto y pérdida de esta ilusión, precisamente.

Allí su calidad de ser, su Amor, va a convertirse en cada vez más importante, porque vivir el Amor Vibral, es emanar e irradiar la Verdad, que está bien más allá de todo gesto, toda idea, toda palabra, de toda mirada, e incluso de toda proximidad. Esta amortización del Choque y esta consternación, aunque son emociones que, quizá, para ustedes, son realmente ilusorias, transitorias, no son menos generadoras de sufrimientos, miedos y aprehensiones donde el mental, por supuesto, va a negar lo que está allí. Y esto allí o se convierte en muy importante, no para explicar (porque lo que llega no puede ni explicarse, ni incluso ser previsto, por la mayoría de la humanidad personificada, aún) sino por su calidad de ser y de Presencia, su calidad de Paz. De allí se derivará allí donde están y sobre el conjunto del planeta, la forma en que se desarrollará el período que va de la Advertencia, a la Ascensión, diría, final, terminal. Este período (como usted lo sabe, y como el Comendador O.M. AÏVANHOV se lo confirmó numerosas veces) es extremadamente reducido al tiempo. Y a más este tiempo será reducido más será fácil, en cierto modo, realizar una Liberación de La Tierra mucho más simple que si esto no hubiera sido el caso. Simplemente para decirle que, en este período, cueste lo que cueste, usted debe mantener esta Tranquilidad. Y cueste lo que cueste, le recuerdo que estamos allí, para usted, a sus lados.

Las normas de Alineación serán redefinidas por MARÍA y les permiten, en las Alineaciones, que refuercen su reconexión con nosotros, a su parte Eterna, a su Divinidad. La desaparición intermitente de este cuerpo físico que viven, va a darles a ver el Cuerpo de Luz, va a darles a ver lo que sus ojos nunca han visto, hasta ahora, porque las frecuencias accesibles, para el usted, de la vista normal, van a convertirse en más amplias, dándoles a percibir lo que los ojos humanos normales no pueden ver, hasta ahora. Por supuesto, la consternación y el miedo inducen movimientos que sobrepasan de sobra el marco de un individuo o de un grupo de individuos que se conectan de nuevo a la Luz. Porque recuerden que estos Hermanos y estas Hermanas no tienen ningún medio de saber, y de ver, o incluso de comprender o prever, lo que viene, o sea porque, precisamente, el hecho de desconectarse completamente los implicó en el espiral de la vida ilusoria y en el espiral de la supervivencia (incluso para muchos Hermanos y Hermanas en otros países), llevándolos a luchar contra los Elementos, contra la vida tal como fue decidida por nadie otros que ellos mismos. Todo eso para llamar su atención sobre una forma de indulgencia. Y esta indulgencia es portadora, en sí mismo, de Radiaciones de Luz. Les coloca espontáneamente en lo que había descrito, y a que les devuelvo: en esta Tensión hacia el Abandono. Favorece, aún más, su Abandono a sí y favorece, aún más, una forma de consentimiento, en el momento en que el conjunto de la humanidad captará de verdad lo que está allí. Permitirá, en aquel momento, a la fecha tope, al número de Hermanos y de Hermanas desconectados, de reconectarse. Y su trabajo, su actitud, su Paz es esencial, para eso. Recuerden que no pueden afectarse en lo que son, en su Eternidad, por los Elementos. Se puede decir que los Elementos trabajan, en ustedes, de manera más bien armoniosa, aunque el Comendador describió algunos síntomas. Pasados estos primeros síntomas, ultima una especie de aclimatación de esta parte pluridimensional que se revela, hasta cierto punto. Serán reparados (en este tiempo que debe vivirse) por la Luz y su Inteligencia, y por esta conciencia que cubren.

Más penetrarán en la Eternidad que son, más ustedes constatarán que, en torno a ustedes, todo se desarrolla, siempre, cualquiera que sea la apariencia del caos, con la más grande de las facilidades. Comprenderán, realmente, en ese momento, que la Inteligencia de la Luz no es una inútil palabra sino, de verdad, lo que pone en orden la Eternidad, en el desorden de lo transitorio. Este cambio de la conciencia, ya lo vivieron, para muchos entre ustedes, por distintas y variadas experiencias. Estas experiencias pues deben, durante un tiempo corto, ser su diario. Y es en el diario que tendrá que vivir, que usted vivirá (aquí, en este cuerpo) la Verdadera Vida, un poco a la imagen de lo que demostré cuando fui encarnada. Nada más será secreto para usted. Todo será alegre, fácil y contrastante, por eso, con la dificultad y las dificultades de este mundo, para la conciencia y el conjunto de lo que es girado hacia lo que no es sostenible.

Habrá una inversión de los valores, total. Podrá aparecer, entonces, lo que llamaría la Humanidad del Hombre, de manera espontánea: el sentido del servicio, de la dedicación, para los, por supuesto, que se conectarán de nuevo, a ese momento. No podemos ocultarles, por supuesto, que un número de sus Hermanos y Hermanas no se conectarán de nuevo con este motivo. Dejaremos trabajar, en ellos, las fuerzas más bajas relativas a la personalidad y cuyas acciones estarán, por supuesto, en total contradicción con lo que viven o vivirán. El ser humano dará la impresión de discutirse, en sí mismo, con sus propios límites, sin tener la posibilidad de percibir el ilimitado (y en consecuencia de abandonarse), por un mecanismo de incomprehensión que, desgraciadamente, habrá sido mantenido sabiamente por los que controlaban el Sistema de Control del Mental el Humano. No tienen que preocuparse de eso. No tienen que llevar inquietud sobre eso sino recordar que están bien porque se conectaron de nuevo y van a permitir ablandar la cólera y todo lo que puede oponerse a la Luz. Aunque mis palabras les parecen, por el momento, difíciles de vivir, verán por ustedes que, después de este día de preciso de mañana, comenzarán, si no se hace aún, a vivir eso de manera completamente natural y espontánea. No tienen pues que plantearse preguntas con relación a eso sino, cuanto más, a perfeccionar sus Alineaciones y es para eso que, a partir de mañana, el trabajo de la Alineación ya no se dedicará sino un momento a la sujeción de la Luz, a dejar trabajar la Onda de la Vida, pero más a un trabajo de estabilización, de reblandecimiento. Y no hay otro reblandecimiento posible que restablecer esta pluridimensionalidad y en consecuencia, el acceso a nuestros Planos, aquí mismo, allí donde estan.

Se les darán todas las asimilaciones, en nuestros contactos y nuestras comuniones. Constatarán, por ustedes mismos, que no necesitan otra cosa que restablecer eso. Todo lo que es habrá, poniendo fin en ustedes, si eso existe, a las últimas interrogaciones, a los últimos miedos, a las últimas aprehensiones sobre lo que debe ocurrir porque ustedes mismos vivirán, previamente, lo que ocurre, cambiando radicalmente su manera de ver y percibir este período, a través de la experiencia de nuestros Encuentros, instalándoles en la Verdadera Vida, dentro de la vida ilusoria. Es durante este período que los acontecimientos de La Tierra, y sus acontecimientos, van a resultar los más evidentes, por lo que se refiere a la Luz, como acerca de sus últimos cambios. De allí donde les vemos, no dejamos lugar a duda sobre este desarrollo. No sirve de nada preguntarse sobre su mecanismo de Ascensión porque es muy exactamente lo que van a vivir, durante este período. Y, según lo que nació, en usted, en estos últimos años, o lo que nacerá, usted deducirá de eso, muy fácilmente, lo que se celebra, en usted y alrededor de usted, y para usted.

Verán, por ustedes (si ya no se hace), que la Luz es la respuesta a todo, y que cuanto más se alejan de sus propias respuestas, más la respuesta de la Luz queda evidente y clara. Más se alejan de los deseos transitorios, más su conciencia aclara la diferencia entre lo ilusorio y Verdadera Vida. No tendrán, entonces, ya ninguna dificultad de dejarse guiar y trabajar por la Luz Vibral y el Amor. Les recuerdo que el Amor Vibral es un Fuego, un Fuego que forja, que vuelve Eterno: es la Reconexión. La mejor manera de asimilar lo que llega, es vivirlo. Y, para vivirlo, es necesario precisamente hacer cesar toda voluntad de comprensión porque la comprensión no es aportada por los mecanismos exteriores, sino por los mecanismos interiores de esta Luz, después de la Advertencia.

Los numerosos acontecimientos geofísicos, múltiples, traducen la interpenetración del Éter falsificado de La Tierra, con el Éter Azul de la Pluridimensionalidad. Es la interacción entre estos dos Éteres que dará cuenta de fenómenos (que ya se describieron) como el Canto del Cielo y de La Tierra, que un número de entre ustedes percibió, con intermitencias, en momentos, pero que se vuelven el Canto Interior del alma y el Espíritu encontrados. Este su es un Testigo: es el Testigo de la Acción de la Luz y en consecuencia, les informará. Que sean llamados por su nombre, que estos sonidos se modulen, de manera intensa, es la misma respuesta: es la Llamada y el Canto de la Vida. Es la Llamada de la Luz que se volverá cada vez más urgente. Nadie puede oponerse al Canto de la Vida, a las Trompetas del Cielo y La Tierra. Es precisamente la creencia en la posibilidad de oponerse a esta frecuencia, a estos Cantos, que creará el malestar, porque ninguna frecuencia de las que se conocen puede resistir a esta nueva frecuencia. Todos los desórdenes se derivan de allí. Y estos desórdenes se derivan, por supuesto, del miedo, de la ignorancia. Y es allí donde es necesario mostrar su indulgencia. Es allí donde no es necesario juzgar. Es allí donde es necesario velar por reforzar lo que se recibe, dejándolo simplemente, siempre, recibirse de manera Libre. Por ello su presencia sobre La Tierra será (aunque no lo ven) un bálsamo, un bálsamo aplicado sobre todo sufrimiento, todo miedo.

Lo que expresé, explicándoles mi vida y mi Tensión hacia el Abandono, es lo que estará a la obra, en ustedes. A lo sumo estarán de acuerdo y aceptarán y dirán “sí”, a lo sumo se llenarán con Luz y en consecuencia con Amor, a lo sumo se convertirán en Transparentes y, finalmente, no aparentes a este mundo. Es de la calidad de lo que establecen allí, que se desarrollará, yo diría, su modelo ascendente, que les está propio. No sirve de nada definirlo, o definir las vías, porque la Inteligencia de la Luz se lo hará vivir directamente, y les sacará así de toda proyección y todo deseo. Entonces, asimilada la Verdadera Vida se anuncia con mucho más facilidad, para ustedes. Y, cualesquiera que sean las apariencias de la dificultad inicial, retengan que, en muy poco tiempo, se terminarán estas manifestaciones dolorosas. Porque toda resistencia es inútil y ninguna conciencia puede retirarse a los fenómenos precisos que están en curso. El sentido de mi intervención es justo llamar su atención sobre estos momentos, y de guardar presente siempre a la conciencia que se conecten de nuevo, si aparece una dificultad, para ustedes (cualquiera que sea su actividad de esta vida ilusoria), recuerde que se conectan, y que no hay límites, de tiempo o espacio, para nuestra manifestación, en ustedes, a su lado y nuestra acción, en ustedes, y a su lado. Toda la fuerza, la encontrarán aquí. No la encontrarán en ninguna gesticulación, en ninguna actividad mental, o en ninguna necesidad de conservación de cualquier cosa. Todo el resto aparecerá espontánea y naturalmente.

Constatarán, por otra parte, incluso, que sus necesidades ordinarias y fisiológicas se volverán cada vez más ligeras, y cada vez más fáciles a satisfacer, que, poco a poco, la actividad mental, en la ilusión, se centrará sobre la Luz. La conciencia se retirará, cada vez más (independientemente de todo deseo o toda voluntad), de los elementos usuales de la vida. No son ustedes quienes lo deciden: es la Luz. Y las circunstancias exteriores de este mundo van ser tales que, de todas formas, ustedes no tendrán elección que a ustedes interese más que esto que son, y pulir su reconexión porque, por supuesto, todo lo que es ilusorio (y a eso, un número de Antiguos les dio los mecanismos) no será más un reflejo vital (ni incluso esencial), como si las reglas del juego, por la Acción de la Luz, cambiaran completamente. Estas normas que, para ustedes, serán, por supuesto, aceptables y facilitantes, corren el riesgo de ser cualquier otra cosa para la mayoría de los Hermanos y Hermanas que no quisieron ver (o que no tienen los medios de ver), internamente. Detendré aquí mis palabras. Con relación a lo que dije, si necesitan otros elementos, soy a su escucha.

Pregunta: Se desalientan hoy algunos que trabajan desde hace unos años para la Ascensión, como si ya que les parece que no pasa nada de lo que se ha anunciado…

La atmósfera Vibratoria me dice eso: todo ser humano que vive la impaciencia o el desaliento, sólo está, en realidad, en la voluntad de huir de lo que debe vivirse. Todos los anuncios y, en particular, los que habían sido dados por el Comendador, todo lo que fue previsible y previo, que no se desarrolló, corresponde, simplemente, a un tiempo de preparación más intenso. Pero, todo eso se olvidará rápidamente, a partir del momento en que los acontecimientos en cuestión se manifestarán claramente a ustedes, allí donde están. No olviden que sus circunstancias de vida son profundamente diferentes entre Europa y los territorios que son afectados por los Elementos. El ser humano es a la particularidad de observar, por supuesto, sus condiciones de vida él y en torno él. Si no se afecta, no verá lo que pasa a otra parte. De la misma forma, retengan que todo este tiempo no es nada con relación al conjunto de los ciclos que se llevaron en el encerramiento. Y cuanto más los días van a desarrollarse, más van a constatar este mecanismo de denegación: es el Choque. El Choque es rechazar la Verdad porque aquél que no vive los mecanismos de la conciencia y no puede sino confiarse a palabras, y no a la Vibración. El que se confía a la Vibración de la conciencia (porque la vive) no puede mantener ninguna ilusión sobre la Ilusión: es lo que viven. Los que se desvían son los que, en definitiva, no viven, o niegan lo que viven, porque eso implica ponerse en frente de sus propios compromisos, de sus propios ideales de continuación en una ilusión, de una vida, o de una Edad de Oro. Es muy difícil, para el ser humano (mientras no vivió el Abandono a la Luz y el Abandono a sí), establecerse en su Eternidad y aceptar esta Eternidad. El ser humano estará vinculado siempre para lo que puede afectar y experimentar, con los sentidos más comunes. ¿Pero, si no tiene acceso al Cuerpo de Luz, si no tiene acceso a las Vibraciones, cuáles son los elementos, para él, de certeza, excluidos los que se viven?.

Por otra parte, a partir del año anterior, les habíamos dicho de no fijarse sobre cualquier fecha. Muchos Hermanos y hermanas son impacientes. Muchos Hermanos y Hermanas (diría, en gran número) tienen miedo, incluso si no quieren admitirlo, reconocerlo. El que está en el Amor, de verdad, no puede probar el menor miedo de cualquier cosa, cualquiera que sea el acontecimiento (o el no acontecimiento). Era, por otra parte, indispensable que la mayoría de Hermanos y Hermanas que están, si puedo decir, adheridos a esto que dijimos, estén en la experiencia de lo que se decía. Y de los que no vivían nada, por el momento, era de sobra preferible para ellos, desviarse de lo que dábamos, porque eso habría sido, de cualquier forma, demasiado frontal, para la mayoría de ellos. Es decir, leer cosas, y no asimilarlas, es una frustración. Leer cosas, y supervisar las cosas en el medio ambiente, si no se fijan, precisamente, sobre este concepto temporal, es muy difícil de vivir para el humano. El humano buscará siempre una fecha y una prueba, mientras no esté en el Corazón. El que vibra el Corazón (que eso esté en sí o el Abandono a sí) está realmente en la Residencia de Paz Suprema. Y, diría, incluso, que en ese momento, que un acontecimiento se desarrolle o no, eso no cambia estrictamente nada. Simplemente, si hacemos hincapié en este Choque, es que los elementos que vimos no pasan ya en un futuro probable, porque (como el Comendador se lo dijo) lo que vemos, no corresponde a esto que ven. Hay líneas (que podría llamar de probabilidad) temporales diferentes. Pero incluso esas líneas, hoy, no existen ya. Y es por eso que esta fecha se dio como un factor de Alineación Interior. Entonces, por supuesto, habrá siempre Hermanos y Hermanas que van explorar, en ellos, o a explorar, sobre el mundo, un acontecimiento que van a calificar de tangible. Pero la cosa más tangible, es el Amor que viven, o no. Todo el resto no es más que el reflejo de la agitación del mental, que busca, fuera de sí, una razón de esperar más que una razón para vivir lo que debe vivirse. Como el Comendador se lo dijo: hay vencimientos. Muchos vencimientos se han dado, correspondiente a ciclos. Hay otros vencimientos, ahora, que, no son en función de La Tierra (como siempre lo hemos dicho), ni incluso de su respuesta, sino que son en función, ahora, del Cielo y no de La Tierra. Porque, como se lo dijimos, a partir del momento en que la Liberación de La Tierra se expresó (en ustedes, en algunos de entre ustedes), La Tierra había dicho “sí” y en consecuencia, se realizaban las rupturas de líneas temporales, posibles. Ahora, esto no depende de La Tierra, ni de ustedes. Esto únicamente depende de un reloj que es cósmico. Pero la duda, en todo ser humano, será siempre sólo el reflejo de la no vivencia del Amor Vibral en el Corazón. ¿Porque para el que está establecido en el Sí (y más allá del Sí), qué importancia tiene esto, para él? Encontró la Eternidad. Hasta diría que había sido pues indispensable que después del primer entusiasmo (puesto en marcha por los mecanismos de las Bodas Celestes), que los pueblos menos preparados que hay que soltar se vuelvan a lo que teníamos que decir, y lo que los pueblos que estaban más preparados para soltarse refuercen su experiencia. He aquí lo que puedo decir.

Pregunta: ¿vivir la sincronicidad, es decir “sí” a esto cualquiera que se puede proponer?

Mi Hermano, es eso exactamente. Pero diría que es necesario, sobre todo, vivir el Corazón, la Vibración del Corazón, vivir el Canal Marial, la Onda de Vida. Si no, correría el riesgo de decir “sí” a cualquier cosa. Ahora bien, cuando la Inteligencia de la Luz es activa, completamente, la respuesta será siempre “sí” a lo que se propone, porque lo que será propuesto se hará siempre por la Inteligencia de la Luz, aunque eso no pueda ser entendido o aceptado por el mental, inicialmente. Siempre, la Inteligencia de la Luz aplicará lo que es necesario y útil, para la Luz, aunque, inicialmente, eso pueda parecer estrictamente opuesto, aunque, al principio, eso pueda ser un sufrimiento, una ruptura, o algo molesto. Pero la facultad de decir “sí”, por supuesto, es, obviamente, un acontecimiento principal en el Abandono a sí.

Pregunta: ¿qué significa el hecho de ser llamado, pero sin percibir cualquier cosa otra?

¿Quién dijo que era necesario percibir cualquier otra cosa? La Llamada es la Llamada. Llamar simplemente es oír su nombre y nada más. Es el mental que querría ver cosas extraordinarias, percibir todavía cosas inusuales. Pero, la Llamada en sí misma, es el nombre simplemente que se oye. ¿Por qué querer allí añadir elementos de decorado, forma, color? La Llamada se realiza, generalmente, en la noche, es decir, cuando su mental y su vigilancia se han dormido, para tener el menor impacto molesto. Porque es en esos momentos (dónde el mental es ausente, en el sueño) que son más permeables a nuestro Encuentro. No hay necesidad de discurso, imágenes o fenómenos misteriosos: hay simplemente que percibir la Llamada. El hecho de que sean cada vez más numerosos en haber sido llamados, les confirma, en alguna parte, la inminencia de la Llamada de MARÍA.

Pregunta: ¿Durante los momentos últimos, se será guiado por la Luz para saber cómo ayudar a los otros?

Mi Hermana, expresé bien que toda voluntad de ayuda es una voluntad del mental y de la personalidad. La Luz ayuda, por sí misma. La acción justa se derivará de la Luz, y no de saber cómo ayudar.

No tenemos más preguntas, le agradecemos.

Hermanos y Hermanas en asistencia, vamos a dar Gracia para nuestro Encuentro y, personalmente, doy Gracia para su escucha, su benevolencia. Les digo: hasta más tarde.