sábado, 1 de septiembre de 2012

ANAËL - La Inminencia de la Liberación



30 de agosto de 2012

Soy ANAËL, Arcángel. Queridos Luceros, Queridos Libertadores, permítanme, si esto es posible para usted, Comulgar con ustedes. Me les presento a fin de, si esto es posible, aclarar todavía más la noción de Transparencia y particularmente, la Transparencia al Amor y a la Luz.

La Luz Vibral se le presentó, para algunos de usted ya, desde hace muchos años de vuestro tiempo. Para otros, esto es muy reciente. Muchos elementos se realizaron, en este cuerpo que usted habita, y les permitieron vivir ciertas modificaciones, ciertas transformaciones de la conciencia, pretendiendo descubrir la Verdad Absoluta sobre su naturaleza, sobre su Esencia. Usted Es Luz y usted Es Amor. Realizar la Transparencia, es no interferir más o modificar lo que le atraviesa (que esto venga de arriba, que esto venga de abajo, que esto venga de su corazón). La Transparencia es un estado donde nada puede parar, donde nada puede frenar, esta travesía de Luz. Más allá de esta travesía de Luz, devolviéndole a su Divino, a su Esencia, a su naturaleza, hay, en esto, la posibilidad de dejar vivir, en el mismo seno de este mundo donde usted está, el efecto de la Luz, por resonancia, por redescubrimiento de su Esencia. Esto, por supuesto, puede traducirse de varios modos, de lo que una le ha sido expresada, muy numerosas veces, llamada la Morada de Paz Suprema. La Luz le llamó, de varios modos, la Luz le dio forma (o, más exactamente, retocó) a la imagen de lo que usted Es, en Eternidad. Dado en la superficie de este mundo, existe, simplemente, su Presencia (y un poco de o su Presencia sobre este mundo), un principio inherente a la Sombra y a la falsificación, que es justamente ser una sombra, es decir, un reflejo o todavía una proyección, o si usted prefiere una conciencia separada, separando lo que parece estar, del conjunto de los seres, del conjunto de las conciencias. La fusión de los Éteres, la liberación del Sol y de La Tierra, le permitió vivir, cada vez más numerosos, la no separación, la no dualidad, y encontrar algo nuevo. Lo que se realiza sobre esta Tierra, y lo que se intensifica desde ahora en adelante cada día, en usted como por fuera de usted, va a llamarle, de manera cada vez más urgente, a establecerse en la Transparencia. La Transparencia es el estado de la conciencia (cualquiera que sea) que no procura más modificar, interferir, frenar o limitar la Luz que le atraviesa. La Luz que a usted atraviesa, más allá de su transformación, le restituye a lo que usted Es, como lo dije: Amor y Luz.

La inteligencia de la Luz, su planificación, en el seno de la Libertad y en el seno de la Autonomía, le permite hacer, desde ahora, el aprendizaje de la Libertad, el aprendizaje de la Transparencia total. Lo que se realiza, en usted, en el guión preciso de su vida, en todos sus aspectos, le da a ver, de una manera cada vez más pregnante, cada vez más evidente, lo que se juega en usted: resistencia o Transparencia. La resistencia implica la puesta en ejecución de los mecanismos atados a la personalidad y viene pues para frenar o para ocultar su Transparencia. El Abandono del Sí (como esto fue el caso para el Abandono a la Luz, he aquí algunos años) le hizo, -escalonadamente sucesivo o de manera más brutal, para los últimos entre ustedes- despertarse, vivir la alquimia de la Luz, permitiendo disolver las diferentes sombras atadas a su Presencia sobre esta Tierra. La Luz Vibral no tolera y no deja expresar ninguna sombra: Esto es lo que es llamado la Transparencia. Lo que usted tiene que vivir, de manera personal e individual, es allí sólo para hacerle descubrir su Última Verdad, esta Verdad Absoluta que le conduce a la Morada de Paz Suprema. Así, más allá de lo que le ha sido expresado, por diferentes vías, concerniendo al Amor o el Miedo, concerniendo a lo que expreso con relación a la resistencia o la Transparencia, esto va conducirle a ver (no solo a saber, y vivir) lo que usted es, en este instante presente. Ello permite a usted medir la distancia o la coincidencia entre lo que usted aparenta, lo que usted hace, y lo que usted Es, de verdad. Esto se realiza en este cuerpo que usted habita. Esto se realiza en su personalidad, todavía expresándose del mismo hecho de su presencia. Esto se realiza en el seno de la Unidad. Y esto le conduce, por pasos progresivos o de golpe, durante este período que precede a la Llamada de MARÍA, a situarle en una Transparencia y una evidencia, cada vez más flagrantes, para un número de ustedes.

La Transparencia, más allá de la Morada de Paz Suprema, le invita a dejar pasar la Luz, a dejar pasar lo que usted Es, sin oponer a eso la menor resistencia de la persona misma en el seno de la expresión de su personalidad. Lo que es llamado a realizarse al nivel colectivo, aunque usted lo sabe, usted todavía no lo vió de manera colectiva y para algunos de ustedes, lo vivieron en lo que es llamado la Liberación de lo Absoluto con forma. El Paso, la Transición, y la Ascensión, es un proceso que, en un momento dado de este tiempo extremadamente corto que le separa de este acontecimiento, le conducirá a vivir, realmente, en esta carne, en esta conciencia y en lo que puede quedar de personalidad, la acción de la Transfiguración de la Luz, la acción de la Resurrección de la Luz. Este reconocimiento hace a usted seres Libertados. La Liberación de La Tierra es total. Lo que se realiza en sus cielos, y lo que se realizará viniendo del núcleo cristalino de La Tierra, de modo sincrónico con la llegada del resplandor central de la galaxia, así como la presencia de Hercolubus en sus cielos, será, para usted, la ocasión de vivir la Llamada Absoluta de la Luz. En el momento en que usted percibirá esta Onda, esta Vibración (viniendo por arriba, por debajo, por el medio de su cuerpo), impidiéndole, un poco, reaccionar, actuar, y expresar la menor emoción, le convendrá, en este momento, alinearse y quedarse allí dónde usted está para vivir la Efusión final de la Luz. Lo que viene del Cielo, más allá de las partículas Adamantinas, es un brillo de Luz blanca que le será visible con los ojos de la carne, que le será perceptible en cada una de las células de su cuerpo, como en el conjunto de su conciencia, de la personalidad, de la Unidad, o aún, al nivel de la no conciencia absoluta. La Luz viene para regenerar, viene para resucitar, en la Gloria de la Luz, lo que usted Es, más allá de las apariencias, lo que usted Es, más allá de la conciencia limitada y separada. Absolutamente ninguna conciencia, absolutamente ninguna forma, absolutamente ningún átomo de este sistema solar y de esta Tierra, podrá sustraerse de ninguna manera a este regenerador. El Fuego es el Espíritu, el Fuego es el Agua viniendo de allá arriba a bautizarle, más allá del Espíritu, viene a devolverle a su integridad, devolverle a su Transparencia.

Descubrir la Transparencia (que esto sea de manera brutal o por pasos progresivos) le conducirá, en tiempo extremadamente breve en el tiempo Terrestre, a descubrir, si esto todavía no es hecho, la Morada de Paz Suprema. Sólo el emplazamiento de su conciencia, en este momento allí, podrá ser una resistencia a la Transparencia que se restablece. Usted mismo tendrá la oportunidad y la ocasión de descubrir, este vivido de la Luz que vendrá del Cielo y de La Tierra, lo que se realiza en este cuerpo, lo que se realiza en su conciencia. El mismo emplazamiento de su conciencia acondicionará, en estos instantes particulares, el devenir de su conciencia más allá de este cuerpo.

La intervención de los Ángeles del Señor se volverá cada vez más patente sobre los lugares geofísicos sometidos a trastornos de los jinetes del Apocalipsis. Allí dónde usted estará, si estas tierras donde usted está viven la acción de un elemento, estén seguros que los Ángeles del Señor (bajo la forma visible, tanto en sus campos Unificados, como en su aspecto físico) estarán a sus lados, con el mismo título que estamos a sus lados, de manera cada vez más sensible, de manera cada vez más perceptible.

De esta Comunión resulta la desaparición de las capas aislantes e individuales, todavía pudiendo existir en usted, a causa de los restos de separatividad. El fin de las capas aislantes del sistema solar, de esta Tierra como de las suyas, marca la destrucción final de lo que es llamado el cuerpo causal, quemado en el Fuego del Espíritu y el Agua de lo alto. Lo que se producirá le será anunciado, lo que se producirá le será perceptible, dondequiera esté el lugar de su conciencia. Esto le forjará en la Eternidad y le devolverá a la Luz que usted Es. Tanto pues, no existirá más discernimiento posible entre lo que usted Es, dondequiera que usted sea, y la Luz que se revela a los ojos del mundo. Este acontecimiento se producirá en el momento oportuno. Le será informado, a la vez por la acción de los elementos jinetes del Apocalipsis, a la vez por la acción en el seno de sus células, como de su conciencia y sobre todo, por nuestra Comunión.

Nosotros todos les invitamos pues, a cultivar su Paz, a situarse en un espacio donde no existe ninguna pregunta sobre su devenir, porque usted vuelve a ser lo que usted jamás dejó de Ser, más allá de la apariencia y más allá de la proyección de la conciencia, en el seno de este mundo. La invitación de la Luz, en esta fase final, no sufre ninguna distorsión que podría venir de un miedo, sobre su conciencia, en aquellos momentos, que no haya orientado, centrado, polarizado, sobre el acontecimiento que se realiza, y que ninguno sobre esta Tierra podrá ignorar o evitar.

Instálese en la Paz. Instálese en la Transparencia. Instálese en la meditación. Instálese en la Alegría. No olvide que, cualesquiera que sean las circunstancias de su vida, sobre este mundo, cualquiera que sea el estado de este cuerpo, en este mundo, usted no es nada de todo eso: usted es la apariencia, la Verdad está en otro lugar. Si usted acepta este principio, usted lo vive: usted pasará del saber a ver, usted pasará de ver a vivirlo. La preparación del Cielo y de La Tierra, la preparación de sus estructuras, la preparación llevada por nosotros, Arcángeles, por los nuevos Cónclaves constituidos por los Antiguos y las Estrellas, así como el conjunto de la Confederación Intergaláctica de Luz, está preparado. Usted debe, del mismo modo, prevenir. Tener su casa lista porque "vendrá como un ladrón por la noche". Usted está en este momento. Esto no deberá dejar, en usted, ninguna sombra, ni alguna duda sobre la realidad de lo que usted vive. La única duda, la única interrogación, como usted lo percibirá, puede venir, en definitiva, sólo de la parte separada, de la apariencia de la que usted es, sobre este mundo. Esto, aunque por el momento le parece imposible, aunque esto le parezca una hipótesis, es, para nosotros, una certeza. La Liberación del Cielo y de La Tierra ha sido realizada. Siempre dijimos que era La Tierra que decidía el momento de su traslado dimensional. Este momento vino. La alineación con Centro Galáctico, con la Fuente, las modificaciones de velocidad de Hercolubus, hacen que este momento esté inscrito en un futuro extremadamente próximo, si no inminente.

La Llamada de la Luz, la Llamada a la Transparencia (más allá del aspecto Vibral percibido dondequiera que sea en su cuerpo), se transformará en lo que llamaría (y que le ha sido descrito por UN AMIGO) el temblor generalizado por La Tierra (estructuras ilusorias de La Tierra), así como de su cuerpo carbonoso, traduciendo la transmutación alquímica final señalada, he aquí hace algunos años por JOPHIEL, la “Obra al Blanco” (Ndr: su intervención del 20 de diciembre de 2008, en la rúbrica " mensajes que hay que leer ").

Esto se realiza ahora. Algunos, entre ustedes, vivieron, y todavía viven, el Absoluto con forma. Otros, entre ustedes, se establecieron en el seno del Sí, cuyos indicadores les son conocidos. Un poco de lo que usted es, en este instante presente, es lo que la Luz pondrá en marcha, en su momento (que es sincrónico al de La Tierra), lo que deberá llamarle, no en la reacción, sino a, mucho más, establecerse en la Paz. Prepárese por la meditación. Prepárese interiormente. No hay nada que evitar, no hay ninguna situación que no corresponda, durante este período, muy precisamente, a lo que usted mismo(a) creó, en el seno de este mundo.

Esto podría corresponder a la Llamada del CRISTO tal, como fue presentado en el Apocalipsis de SAN JUAN. El conjunto de los indicadores, más allá del aspecto Vibral del Apocalipsis de SAN JUAN, se realiza bajo sus ojos. Sólo el que no quiere ver la acción de la Luz, por el momento, no la verá. Pero, muy rápidamente, la llegada de los primeros signos del Cielo a la visibilidad ordinaria (que no ha sido velado a los medios técnicos actuales) le permitirá enmarcarse en el camino que usted siguió. Le queda concientizar que no hay más camino, que solo tiene que estar allí en la Transparencia, en lo Absoluto, en su estado más allá de todo estado. Usted no podrá, en ningún momento, entender y comprender lo que se realiza.

Por supuesto, por el momento, cualesquiera que sean sus estados Interiores, cualquiera que sea su conciencia, existe, a causa de la perpetuación de las condiciones ordinarias (por lo menos, para usted, en esta parte de Occidente), una especie de perennidad que comúnmente viene a hacerle plantearse a veces preguntas. Le invito entonces a recordar lo que siempre le habíamos dicho, unos y otros, que cuanto más este tiempo es alargado, más usted ganará en el tiempo de preparación, y más usted ganará en el establecimiento de Paz. Esto ha sido cumplido, como usted lo sabe, por su trabajo notable, unos y otros, al nivel donde ustedes están. Hoy, la llamada por su nombre, la percepción y el fortalecimiento de la percepción del Canal Mariano, son desde ahora, unas invitaciones para volver en Comunión, en Fusión, y si es posible, en Disolución. De su capacidad de manifestar la Disolución, usted aligera el choque de la humanidad, de modo cada vez más visible y cada vez más neto. Cualesquiera que sean las reacciones que puedan existir para los que se volverán en resistencia, en los primeros tiempos, recuerde que este último tiempo correspondiente a la disolución total de la matriz ilusoria, y durará sólo muy poco. Las circunstancias y el desarrollo de este proceso son una sistemática que (todavía hoy, les es estrictamente desconocida), en el momento en el que sobrevendrá, aparecerá a usted como la evidencia más total, alejando de usted todo lo que había podido ser una identidad cualquiera anterior a este momento, que esto sea de su vida, de sus vidas pasadas, de sus afectos, lazos o resistencias que todavía podían existir en este instante cuando le hablo.

La única cosa que hay que realizar corresponde, de hecho, a lo que le ha sido dado, he aquí hace numerosos meses, es decir, en el momento en el que la Llamada de la Luz se hará tal que ninguna de sus funciones usuales y acostumbradas, en la superficie de este mundo, pudieran emplearse, entonces usted deberá responder (de la manera más tajante, más neta y más evidente) a lo que le pida la Luz: es decir volver a Ser. Absolutamente no hay pues nada más que preparar, ni anticipar. El tiempo a fluir, entre el acontecimiento final y el acontecimiento llamado, he aquí hace muy pocos días, Advertencia, es tan breve, que no habrá tiempo para la menor pregunta, y hará cada vez menos tiempo para pretender una supervivencia cualquiera a los elementos. Ya que estos elementos estrictamente no podrán nada contra su conciencia. Los Ángeles del Señor estarán cada vez más presentes por encima de sus ciudades, pero sobre todo al nivel de los elementos, con el fin de acompañar a esto que se realiza. Los tiempos son, no sólo cumplidos, sino venidos. Queda extremadamente poco tiempo, en términos terrestres. Esto es una invitación, no al miedo, ni a la preparación otra más que la de su Corazón. De su facultad de Paz, de su facultad de silencio mental, de su facultad para volver a ser lo que usted Es, emanará el modo de vivir lo que tiene que vivir…

He aquí las palabras y el mensaje que tenía que librarles. Todo esto ya le ha sido anunciado, en otros términos, por otras personalidades que han sido encarnadas sobre esta Tierra. Como Arcángel, hablo en términos mucho más vastos. Soy encargado, como Arcángel de la Relación y del Amor, más allá de todo Cónclave, de decir lo por venirles. Si hay, en ustedes, preguntas con relación a lo que enuncié, entonces tendré mucho gusto de responder a eso, a la vez por las palabras y sobre todo por la Inteligencia de la Luz en el seno de su Vibración. Les escucho.

Pregunta: ¿esta llegada de la Luz es diferente de lo que ha sido llamado "rejilla planetaria"?

Exactamente es el mismo proceso. La oruga llama a esto rejilla planetaria. La mariposa llama a esto la vida.

Pregunta: ¿ qué significa la expresión "emplazamiento de la conciencia"?

La conciencia es, simplemente, allí dónde usted está. ¿Está en la conciencia de la personalidad, o está en la conciencia del Divino? ¿Está en la conciencia de la Presencia Infinita, o está en la no conciencia de lo Absoluto? De este emplazamiento, emana la resistencia o la no resistencia, es decir el Abandono del Sí que conmarca el Abandono a la Luz, con el fin de volver a ser Luz pura, sin ninguna sombra, sin ningún freno. Allí, es la libertad. Esto corresponde, muy precisamente, a la actualización próxima y visible con los ojos de todos, perceptible con los ojos de todos, del Juramento y de la Promesa.

Pregunta: cuando todo esto va a empezar, usted dijo que esto sería extremadamente corto. ¿Puede evaluarlo en tiempo terrestre?

Sí, esto ya le ha sido comunicado, he aquí hace algunos años, por MARÍA misma. Habrá tres días, entre el momento del anuncio de MARÍA y el principio de esta última fase. Usted consiguió, al nivel del conjunto de las conciencias de La Tierra (y nosotros, con usted), limitar el intervalo del tiempo entre la Advertencia y la Liberación, a su expresión más simple. Ninguno podrá más ignorar sobre esta Tierra lo que se realiza. Después del anuncio de MARÍA, y los tres días de espera, sobrevendrán tres días cuando usted estará en la Conciencia Absoluta o en las resistencias. Después de este período, cada uno de ustedes, en un cuerpo o no, serán afectados allí dónde están, en Vibración, en Esencia, y de Verdad. Hay numerosas moradas en la casa del Padre, le había dicho el CRISTO. Usted mismo(a) verificará, la verdad de esta frase. Una vez más, y contrariamente a lo que temíamos, de un cierto modo, hace algunos años, donde era cuestión de una preparación Interior como exterior, esta preparación exterior no tiene ahora algún sentido. Esto, su conciencia va a probarlo muy rápidamente, si esto no es ya hecho. No hay ningún cuestionamiento, en cuanto a un devenir cualquiera, que deba perturbarle. Al aspecto separado le gustaría saber algo que concerniera a su propio fin. No le concierne lo que viene, excepto por supuesto, su propia Disolución. Los indicadores que anticipan el Anuncio de MARÍA le son conocidos, desde ahora. Se trata de la acción de los Jinetes del Apocalipsis en diversos continentes. Se trata del despertar del conjunto de los volcanes de La Tierra. Se trata de unas oscilaciones de La Tierra, del balanceo de los polos (magnéticos primeramente, y físicos en segundo lugar). Se trata de unos signos del Cielo, que esto corresponda a los Ángeles del Señor, que esto corresponda a objetos visibles en su Cielo, como lo dijo y enunció al Arcángel MIKAËL (Ndr: en particular, sus intervenciones del 17 de enero de 2009 y 5 de junio de 2012, en la rúbrica " mensajes que hay que leer "). Un número de conciencias humanas, todavía no sabiendo lo que se realiza, pueden sólo simplemente observar la multiplicación, en número cada vez más grande, de los signos celestes.

Pregunta: ¿podría decirle algo a propósito de Hercobulus?

Querido, no añadiré nada que ya no hubiera sido expresado, he aquí hace numerosos años, por ORIONIS (Ndr: en particular, sus intervenciones del 8 de febrero de 2007 y 9 de agosto de 2007, en la rúbrica " mensajes que hay que leer ") porque habría dicho todo. Hercobulus, independientemente de sus efectos, forma parte de un conjunto de coyunturas sincrónicas, al nivel astrofísico, tal como usted puede llamarlo. Esto concierne, a la vez, al centro galáctico y a esta alineación. Esto concierne, a la vez, a la aparición, visible con los ojos de todos, de Hercolubus, y no solamente en ciertas gamas de frecuencias invisibles a sus ojos. Esto corresponde también al brillo emitido por la Estrella llamada Bételgeuse, allí dónde viven los Néphilims, que dejaron sobre Tierra el rastro de su regreso inminente, así como los Elohims.

Pregunta: MARÍA preconizó no machacarse en la oración o la meditación. ¿Por qué entonces acaba de proponernos meditar más?

La meditación no debe ser una escapatoria a este mundo, sino mucho más, si usted prefiere, una alineación o un ajuste a lo que usted Es, de verdad. No hay nada que evitar, porque no habrá ningún lugar donde evitar lo que viene: ni en usted, ni en otro lugar. Si su meditación, o si su oración, es un refugio y no un consentimiento, esto representará una resistencia más, y nada más. La meditación de la que hablo, o la oración, es una tensión extrema hacia el Abandono del Sí. Una tensión hacia el Abandono a la Luz. Esto va a comprometer, como usted lo comprobará, el conjunto de su pensamientos, el conjunto de su ocupaciones, esto se volverá cada vez más presente en usted. Y cuanto más esto estará presente, en usted, menos habrá sitio para una interrogación cualquiera de la personalidad o de la vida ilusoria.

Pregunta: ¿acaso todo esto se efectuará antes de la Alineación propuesta por MIKAËL pronto?

Esto es inminente, no puedo decir otra cosa. No sirve para nada conocer una fecha precisa. Simplemente, sepa que está allí. En el momento en que esto está allí, no hay ninguna fecha que hay que buscar. Buscar una fecha, cualquiera que sea, es sólo el reflejo de la actividad de las resistencias y el ego. Había expresado, en otro momento, así como SERETI lo había hecho (Ndr: su intervención del 6 de septiembre de 2011), y que volverá pronto a verles, que existía un ciclo final, que existía una forma cierta de elasticidad temporal, atada a sus reacciones, a sus resonancias, a sus Liberaciones, a la Liberación de La Tierra misma, que modificaba, en cierto modo, la velocidad de propagación, no de su sistema solar, sino de la onda que venía del Sol Central, así como de Hercobulus. Cuando el Comendador de los Antiguos (Ndr: O.M. AÏVANHOV) le decía, he aquí hace quince o dieciséis meses, que todo había sido cumplido, al nivel individual, esto era perfectamente verdad. Resta, ahora, vivir el cumplimiento colectivo, y está allí.

No tenemos más preguntas, le agradecemos.

Queridos Sembradores, Ancladores y Libertadores, Comulgan como Niños de la Ley del Uno, como Absoluto, en Amor y Verdad, en la Transparencia. Este será mi don a su don.

Que el Agua de arriba y el Fuego Celeste le toquen.

Que el Fuego de La Tierra y el Agua del bautismo de La Tierra le abreven.

Soy ANAËL Arcángel.

Hasta pronto.

http://www.autresdimensions.com/article.php?produit=1579