lunes, 24 de septiembre de 2012

SRI AUROBINDO - El Sello Mikaélico


23 de septiembre de 2012

Soy SRI AUROBINDO. Hermanos y Hermanas en Humanidad, acojamonos mutuamente, en la Paz. Intervengo, como Melchizedech del Aire, ya que soy yo quien vuelve de nuevo, debido a mi posición en la Asamblea de los 24, en el privilegio de comunicar con ustedes, bien más allá de las palabras y la Comunión, por lo mismo que la instalación del Sello Mikaélico, en su Canal Marial, para intercambiar, con ustedes, más allá de las palabras. Mi intervención se dividirá en dos partes: la primera consiste en lo que tengo que darles, por lo que se refiere al resultado de la adición del Sello Mikaélico, en este período, y la segunda estará destinada a responder a sus preguntas, por lo que se refiere a, precisamente, lo que les dije.

El resultado del Sello Mikaélico (más allá del refuerzo del Antakarana colectivo e individual) va a agregar aún más Gracia de lo que lo que se les dio a percibir o vivir, hasta ahora, realizando, hasta cierto punto, en ustedes, la Fusión de los Éteres, entre el Éter alterado de La Tierra y el Éter de Eternidad. Esta situación que les pondrá, hasta cierto punto, en reunificación con su propio Cuerpo de Luz, les permitirá yuxtaponer, en ustedes (aunque eso no sea conveniente para la exposición, expresarlo de esta forma), la conciencia ordinaria, la conciencia del Divino y el Absoluto. Por supuesto, se les comunicaron algunos elementos acerca del miedo o el Amor, por muchas Estrellas. Eso también fue abordado por las múltiples recientes intervenciones de nuestro Comendador (ndr: O.M. AÏVANHOV). Lo que va a desarrollarse (y hablaré, si lo quieren bien, solamente de sus acontecimientos Interiores), va a darles a percibir, en la conciencia, por la gracia de MIKAËL y MARÍA, si están en situación de Abandono a su Eternidad, o de la resistencia a su Eternidad, más allá del miedo y Amor, y más allá de lo que es experimentable.

Va a serles posible, durante este período, percibir, de manera cada vez más clara, su modalidad de Ascensión, así como su capacidad para vivir o no, los Estados Últimos de la conciencia, o incluso el Absoluto, si ya no se hace. En preliminar, conviene definir que lo que encuentran, es la Libertad y que esta Libertad es una Libertad total, del establecimiento de lo que son, allí donde quieren ser. Confirmando lo que se les dijo: el Absoluto no puede ser una búsqueda, desear el Absoluto no puede ser en ningún caso una finalidad, ni siquiera, puesto que el Absoluto (una vez que llevaron, o no, la búsqueda de la refutación) les pondrá, en cualquier caso, ante lo que acabo de decir: resistencia a la Eternidad o Abandono a la Eternidad. Todo lo que se combina con una forma, incluso en los Mundos Unificados, no divididos, no separados, se acompaña de una localización de la conciencia. Esta localización es Libre, no está encerrada (como sobre este mundo) sino que les da a seguir una determinada forma de experiencia, una determinada forma de estado. Sepa que no hay evolución, a través de estos Estados, ni incluso progresión, sino, más bien, un estado Interior de experimentación, deseado o no. La resistencia a la Eternidad es su derecho más estricto, así como el Abandono a la Eternidad, pero eso no puede ser uno y otro a la vez. No pueden sucederse en el tiempo y lo que se da a percibir, durante este período, es muy precisamente una explicación individual sobre su establecimiento.

La reunificación de la Tri-Unidad, en ustedes, les coloca una sola ecuación. Esta ecuación no puede comprenderse, ni incluso definirse, de cualquier manera lógica, intelectual o mental. Por el contrario, se deriva, directamente, de la observación del estado de la persona en la cual son. La personalidad se caracterizada por los compromisos: estos compromisos pueden ser felices o infelices, pero, en un sentido como en otro, participan en el mantenimiento de una forma limitada o, en cualquier caso, de una forma prioritaria en los Mundos Unificados. La observación de lo que se desarrolla, en ustedes, en su parte más simple (la de la personalidad diaria), es durante este período que se abrió ayer, el mejor medio de apreciar, en sus comportamientos y en sus emociones propias, el lugar que ocupan, en cuanto a su pasar a ser, una vez la Liberación es completamente acabada. La resistencia a la Eternidad se traducirá siempre en la manifestación de lo que se llama emoción, cualquiera que sea la naturaleza de estas emociones. Toda emoción, y eso fue explicado de distintas maneras, mantiene un vínculo. Al ser muy bruscas, pueden, observándoles, simplemente observando la existencia o la no existencia de emoción, refiriéndose a todos los sectores de su vida, determinar su aptitud o no de resistir a la Eternidad. En segundo lugar, su capacidad para vivir una forma de inutilización de la conciencia de la persona (que llamen eso sueño o desaparición de la percepción del cuerpo, o de una parte del cuerpo), de manera privilegiada en las Alineaciones, en sus noches, traduce también su capacidad de trasladarse al Transitorio y en consecuencia, no resistir a la Eternidad. Precisaré no obstante, que no es suprimiendo el objeto o a la persona que se cuestiona, en una emoción, que se supera la emoción. La objetividad de su mirada es una puesta a distancia, hasta cierto punto, de usted, dándole a ver sus propias reacciones a los estímulos de este mundo, cualquiera que sean. De su capacidad no reaccionar, no implicarse, no afectarse, se deriva el sitio donde estan. Constatarán por otra parte y muy rápidamente, que toda emoción, incluso en una naturaleza que calificarían de alegre o de agradable, en lo que les hace placer, es portadora, en sí misma, de un freno y de una resistencia a la Libertad y a la Liberación. Como Melchizedech del Aire, como mi última encarnación sobre esta Tierra, enfrenté muy precisamente este mecanismo de Fusión de los Éteres, dentro de mi persona, en los momentos últimos de mi vida, dándo a entender el sentido incluso del miedo del Abandono final y permitiéndome, debido a mi sitio actual y debido a mi experiencia, a ustedes hablar con la más grande de las propiedades.

Este período, llamado “último trimestre” por MARÍA, está en condiciones de darles a ver, a usted (más allá de las distintas revelaciones del Apocalipsis, refiriéndose tanto a su Ser Interior, sus Razas y todo lo que se había ocultado sobre esta Tierra, sobre los elementos sobre los cuales no volveré de nuevo), sobre todo, hasta cierto punto, como un observador suficientemente trasladado sobre lo que pasa sobre la escena de su vida, y así poder apreciar los distintos componentes restantes. Esto se vive en particular, dándoles a veces a ustedes a vivir como al exterior de ustedes, o, en cualquier caso, como existentes en dos conciencias, a veces superpuestas y a veces distanciadas, siendo que va a realizarse así la iluminación más importante sobre usted, y sobre las resistencias, o no, presentes en ustedes. El objetivo de mis palabras es pues atraer su conciencia sobre estos mecanismos y de ver bien el alcance de sus propias emociones, cualquiera que sean, de sus propios estados de agitación, con relación a la Paz que confieren la Unidad, ella sí como no sí, en comparación con el yo y a lo que se lo limita. De esta observación de usted, se le volverá cada vez más fácil (sin hacer intervenir, de ninguna manera, el mental o la reflexión lógica y cartesiana) ver, muy precisamente, allí donde estan, y muy precisamente, allí donde van. Esto permitirá a número de entre ustedes, comprender finalmente, que no hay objetivo ni incluso evolución, sino simplemente un problema de colocación en un estado o en otro, o la desaparición de todo estado, llamado: Último.

El Último, como ya se sabe, llamado Parabrahman o Absoluto, se acompaña no de una percepción, no de una fe o de una certeza, sino de una evidencia, por lo que se refiere a Maya, por lo que se refiere a las estructuras ilusorias y la experiencia de lo ilusorio de la persona, la personalidad y el conjunto de este mundo. Es un espacio donde no existe ninguna identidad, ningún ser y ningún no ser, que no puede definirse con palabras sino que da a experimentar un estado de no cuestionamiento, de no interrogación, de no visualización, de no vibración. La resistencia a la Eternidad (que es, se lo recuerdo, su derecho más estricto y su Libertad más fundamental), de la misma forma: es el lugar donde existen cuestionamientos, interrogaciones. Es el lugar donde la conciencia parece concederse prioritariamente a la reflexión y a la lógica, más bien que a la propia Luz. Detenidamente, les dijimos que la Luz era Inteligencia y el conjunto de las respuestas, lo que no puede realizar la personalidad, en el mental, y aún menos en las emociones.

El período que se desarrolla no requiere, por vuestra parte, un trabajo sobre una definición de algún miedo, o de algún compromiso que sea, sino simplemente de ver claramente y aceptar lo que ven ustedes, concerniéndoles. Porque la más grande de las Paces, en el momento oportuno, no resultará de una agitación para cambiar los miedos o las emociones sino, más bien, de ser a su justo lugar en función del estado actual, durante este último trimestre. Si el Divino, la Presencia y la Última Presencia, lo acompañan siempre, fuera de las Alineaciones, las meditaciones y los Estados Interiores, de la persistencia de la actividad, las preguntas y cuestionamientos, de la misma forma, a la vuelta de algunas emociones, aunque estas emociones se califiquen de exaltación hacia la Luz. La presencia misma de estas emociones, incluso las más alegres, son un obstáculo formal a la Paz, a la Paz y al Absoluto con forma. Una vez más, no prevean eso como una evolución ni incluso un trabajo sino, más bien, para lo que eso es: una localización que se da de que deben ver lo que son.

El que se libera no puede probar la menor emoción, no puede tampoco probar cualquier cuestionamiento relativo al pasar a ser o, incluso, de sus orígenes. Se revelan espontáneamente a él, sin ninguna búsqueda. Es el papel de la Inteligencia de la Luz y la tecla final aportada por el Sello Mikaélico. Llamo su atención sobre la facilidad con la cual se verán. Verse no implica ningún juicio, ni ninguna condena de sí o del otro sino, más bien, ver una aceptación de lo que es, claramente. Y lo que se ve claramente, con una Claridad cada vez más grande, estará directamente derivado del Choque de la Humanidad y el Choque Individual, término que como San Juan, había llamado Juicio Final, sin ninguna de las connotaciones peyorativas empleadas por las distintas religiones. Este Choque de la Humanidad y este Choque, si se puede decir, entre el Éter de La Tierra enrarecido y el Éter de su Eternidad (asimilable, en parte, a la yuxtaposición del Doble y el cuerpo físico), está en condiciones de revelarles todo eso, sin ninguna intervención, sin ningún filtro mental. Lo que se observa y lo que se observará, no implica más trabajo, en el sentido de una mejora o de una progresión, sino, más bien, un trabajo sobre la aceptación. Porque, más la aceptación de lo que se ve estará allí, más  les será fácil, en el momento oportuno, sobrepasar lo que resiste, de una determinada manera. Allí se sitúa la Claridad, allí se sitúa la Precisión y allí se sitúa su propia Transparencia a usted, es decir, realmente, percibir, en el Choque de la Humanidad, su distancia, existente entre la conciencia dividida y separada y la conciencia de la Unidad o también la Última Presencia.

Recuerden que, durante este período, el elemento más fundamental (explicado de distintas maneras y por distintos participantes, cualquiera que sea su localización actual): de la presencia o no de emociones o del mental, se derivará su capacidad para ver el juego del mental y el juego de las emociones. Para, en el momento oportuno (cualesquiera que sean las resistencias o no), acoger, hasta cierto punto, la Eternidad, con la misma facilidad, la misma disponibilidad. De manera completamente lógica y de acuerdo con todas las enseñanzas de los distintos Yogas, que eso sea el Yoga que expliqué de mi vivo (el Yoga Íntegro), que eso esté en Yogas muy antiguos o Yogas más modernos, lo que es dado a ver les coloca, muy precisamente, en lo que será su lugar más allá de este mundo. A eso aplicará la Ley de Atracción y Resonancia y la Ley de Gracia ella misma, puesto que la Gracia no puede ir, nunca, contra su conciencia, cualquiera que sea esta conciencia. Sus distintas Alineaciones serán momentos privilegiados de encuentro de los Éteres. MARÍA les dio distintas señales. En la vida ordinaria, será posible a los elementos que se les comunicarán a la conciencia, en las sincronicidades y las circunstancias de su vida, cualquiera que sea lo que hicieron o no, de probarles, a ustedes, allí donde están. Retengan también que en ese momento, conviene no juzgarse porque todo juicio implicará una distancia y un alejamiento de la Luz.

Estén pues en la Paz, y la capacidad para ser el observador de lo que se desarrolla, sin juicio, que encenderá su conciencia y será, hasta cierto punto, experiencias de aprendizaje relativas al momento colectivo anunciado por MARÍA. La presencia del Abrigo Azul de la Gracia es uno de los elementos que permite instalar, diría, de manera más sensible y más perceptible, la Última Presencia. Las circunstancias de sus vidas van a llevarles a que estén a allí donde están, puestos en frente (como eso se había explicado para la Onda de Vida, en los primeros chakras) de las circunstancias de la vida de la personalidad (es decir, en el tercer chakra), puestos frente a frente de lo que puede aún existir como compromiso, traduciéndose en emoción y actividad mental. El reajuste se hace de sí mismo, en cuanto la emoción o el mental se reconozcan como tal, y no por cualquier acción del “yo” o de la personalidad. Estos mecanismos se conectan directamente al Aire y al Fuego, siendo el Aire el Elemento que permite tener una visión panorámica, amplia y global de lo que hace caso omiso, a algún nivel.

Este aprendizaje particular de los mecanismos de la conciencia limitada y la conciencia de sí son de verdad los elementos, durante este tiempo, que harán incluso, hasta cierto punto, hacerles asimilar, más allá de todo intelecto y toda emoción, lo que son, en Verdad. Deben recordar que, en esos momentos, no hay razones para emitir ningún juicio, prever ninguna progresión, sino aceptar ver claramente lo que es. Diría, esto resulta de una acción lógica de la Alianza de Fuego, dándoles precisamente a ver esta visión ampliada de usted, en sus aspectos limitados, como en sus aspectos no limitados.

Les propongo vivir un momento de conexión por su Presencia común y les dejaré, después, la palabra, por las posibles preguntas que se refieran precisamente a lo que dije. De antemano, viven eso.

 ... División del Don de la Gracia...

Hermanos y hermanas en humanidad encarnada, si necesitan aportes de precisiones suplementarias, les escucho.

Pregunta: ¿aceptar serenamente sus emociones, permite ir en 3D unificada o en 5D?

La aceptación de sus emociones significa que hay emoción. Si hay emoción, hay compromiso, que eso sea a la persona, o a este tipo de vida carbonosa. Habrá pues 3D Unificada.

Pregunta: ¿no es pues ya tiempo de superar cualquier cosa?

Mi hermano, no hay que superar. No es un trabajo. Es la aceptación de eso, verlo tal como es, que puede permitir la Última Gracia de la que les habló MARÍA. Pero, para eso, no es necesario, de ninguna manera, alimentar una emoción o alimentar el mental. No como rechazo, puesto que eso es allí, sino colocándose, de manera deliberada y resolutoria, en el observador. Sea 3D unificada, o el 5D, o el Absoluto, o su Residencia estelar: no hay ni valorización, ni jerarquización, en eso. Hay exactamente la expresión de lo que son. Entonces, no puede vivir emociones y aceptar, al mismo tiempo, tu estado vibratorio. Te recuerdo, no obstante, que lo que se llama 3D Unificada, quinta Dimensión u otras Dimensiones, o Absoluto, no puede ser, nunca, un objetivo. Mientras considere eso como un objetivo, hay allí una distancia. Eso será más verdadero entre la conciencia del cuerpo físico, y la conciencia del Cuerpo de Luz. Añadiré incluso que, definir el Absoluto o el Cuerpo de Luz como una finalidad, o un objetivo, a ustedes aleja también, seguramente, incluso más que resistir, durante este período.

Pregunta: ¿qué tiene lo que se es, puesto que no es ni objetivo, ni voluntad, ni evolución?

¿“Lo que es”? ¿Habla de que y de que? ¿Parte limitada o parte ilimitada? Lo que es, siempre se definirá por lo que cree, lo que prueba y lo que vive, aquí, en el aspecto limitado como en el aspecto ilimitado. Mientras no hay definición, hay Libertad. Se liberan. Lo contrario se llama compromiso.

Pregunta: ¿si se es Absoluto, hay una razón de juntar sus orígenes estelares?

Ninguna sino, siendo Absoluto. Ya no se define a una forma y es pues todas las formas y todas las Dimensiones y la propia Fuente. El Absoluto nunca será una exclusión: es una inclusión. Pero, como eso se les expresó, ningún concepto, ninguna palabra, y aún menos ninguna conciencia, puede hablar del Absoluto. No puede, de ninguna manera, pues conceptuar eso. Mientras hay conceptualización o conciencia, hay error. El compromiso en pro de la experiencia mantiene la experiencia. Simplemente, no se separará la experiencia más.

Pregunta: ¿ observar sus emociones sin juzgarlas lleva a más no tenerlas?

No. Es el cambio de sitio. Especifiqué bien que observar sus emociones les muestra lo que son, y allí donde van. Sólo el Abandono a sí total libera emociones. La emoción se vive como una identidad y una reacción consustancial a la persona. ¿Cómo pues salir de una persona, incluso observando sus emociones? Hice hincapié bien en el hecho de que habría una concienciación, una percepción, cada vez más clara, si prefiriere, de la oruga y la mariposa, como una superposición temporal dando que debe verse, en el mismo panorama: la oruga, la crisálida y la mariposa. El compromiso resulta de su Libertad. Pero sepan que, en particular durante este período, que cuando se expresa y se manifiesta una emoción, resulta siempre de un compromiso en pro de cualquier cosa, o de quienquiera. El compromiso es un vínculo de la experiencia. Es eso que debe verse, pero verlo no te hace, necesariamente, cambiar de mirada y abandonarlo. Muchos elementos se les han comunicado, por lo que se refiere al Abandono a sí. Así como eso fue especificado por las Estrellas recientemente, vivir las comuniones les permite liberarse de sus emociones porque no es un trabajo dirigido contra las emociones, sino que se sitúa más allá de las emociones. Por esta Comunión, o conexión, o Fusión, resulta la Liberación. Nunca, la Liberación puede ser una acción de su hecho. Es precisa, y muy exactamente (más que nunca en este período), completamente al revés. ¿Porque en definitiva, quién quiere ser liberado mientras que no pueda nunca serlo? Es la propia persona. Esquematizando: una persona puede nunca ser liberada porque una persona permanece tributaria de una forma, de una memoria, de una experiencia y de una serie de mecanismos de funcionamiento, que no tienen estrictamente nada que ver, y ninguna comparación posible, con el funcionamiento de lo que no es una persona. La observación, clara y precisa de eso, es una concienciación. Querer actuar contra esta concienciación sería un error. Pero repito que tienen la Libertad total para colocarse allí donde son. Pero que la Libertad no consiste en decir: “lo tengo como objetivo el Absoluto, la Última Presencia o lo sí”, porque esto es la expresión de una voluntad personal. Y que el obstáculo más fundamental a la Libertad es, precisamente, la voluntad de la persona, puesto que la voluntad, como eso se les explicó, mantiene, de manera persistente, las líneas de depredación.

Pregunta: ¿la Última Gracia de la que MARÍA habló es la facultad de abandonarse en el momento Último?

No solamente, puesto que los compromisos o emociones están presentes para los que, hoy, no se establecen más allá de todo estado, en el Absoluto con forma. Mientras hay sentido de una identidad, sentido de ser una persona, sentido de una limitación, no puede existir sino compromiso y emoción o, si prefieren, miedo, lo que viene a ser lo mismo. El Amor no conoce el miedo. Todo amor que sería impresionado de miedo, no es el Amor sino un compromiso. El Amor, al sentido Vibral, confiere la Residencia de Paz Suprema. Cómo en la Residencia de Paz Suprema, incluso en el estado casi ordinario, podría existir la menor aprehensión, la menor duda, el menor miedo, la menor proyección?. Les devuelvo, para eso, a los testimonios de las Estrellas. Las experiencias que llevaron, durante un año (llamadas Comunión, Fusión y Disolución, Encuentro con los Dobles, Encuentro con el Impulso Metatrónico, Encuentro con el Cristo), sólo tuvieron un único objetivo: hacerles apreciar las distinciones entre su conciencia limitada y la parte ilimitada ustedes. El encuentro de sus éteres (en el mismo concepto que la Fusión de los Éteres de La Tierra) se propone hacerles ver, claramente, los mecanismos. La lógica de la persona es querer asumir lo que se observa, lo que hace sufrir, o lo que le vuelve alegre. Pero asumirse no es dejar la Luz asumir y transmutar y transfigurar la materia. De su capacidad para desaparecer, como conciencia, en sus Alineaciones (que sean individuales, colectivas y comunes a La Tierra o realizadas en grupo: no existe ninguna diferencia), de su capacidad para desaparecer del transitorio, resulta y resultará su nuevo destino. La primera etapa es la observación del mental y de las emociones que pueden manifestarse, en estos momentos de Alineación, vivida como si agitara incluso ellos, sin ninguna interferencia con su conciencia: esto realiza, muy rápidamente, la Última Presencia. Pero mientras sean propensos a sus propias emociones y a sus propios cuestionamientos mentales, si éstos ocurren, preferencialmente, en los momentos Interiores, eso les mostrará que se someten aún a su persona.

Pregunta: ¿La práctica de la refutación es aún de actualidad?

En la actualidad es diferente para cada uno.

No tenemos más preguntas. Nosotros les agradecemos.

Hermanos y Hermanas en humanidad, agradezco su Presencia y saludo su Eternidad. Hasta pronto. 

http://www.autresdimensions.com/article.php?produit=1622