viernes, 2 de octubre de 2015

BIDI - Satsang



Septiembre 2015
Y bien Bidi está con vosotros. Les saludo.
Estoy aquí con vosotros para un Satsang a fin de aclarar todavía lo que pueda existir en vosotros de preguntas, de incomprensión o de no vivido concerniendo al Sí o a Parabrahman. El fin de mi presencia no es de enseñar, sino más bien de intercambiar sobre lo que todavía pueda quedar en vosotros de incertidumbres, de dudas, de indecisiones, concerniendo todo lo que pude decir hace algunos años. No hablaremos más de refutación, sino que orientaremos este Satsang, centrándonos sobre la consciencia y sobre vuestra situación actual.
Bidi está con vosotros, pero no está solo. Así tendremos, entre cada pregunta y respuesta, un momento de Silencio propicio para Shantinilaya, que os permitirá, como para aquellos que me descubrirán más adelante, la Realización del Sí, la vivencia del Sí y para algunos de entre vosotros la Liberación y la Libertad. Mis intervenciones representan en definitiva, los últimos elementos que os son comunicados en la comprensión de vuestro vivido,   aquí mismo en esta carne. Entonces, instalemos nos en el Silencio, a fin de estar en un estado propicio a la recepción de cada una de vuestras preguntas.
Os pido que olvidéis mi forma pasada, para aquellos que me conocieron o que me leyeron, en lo que pude expresar en mi paso sobre esta Tierra. Acojamos primero el Silencio, la prenda de la Presencia y del Sí.
...Silencio …
Cada palabra que pronunciaré será pesada y sopesada a fin de que las palabras sólo sean el soporte de la Verdad desnuda, dándoles a ver, dándoles a vivir de manera estable la realidad del Sí. Lo que vamos a realizar juntos no está destinado a alimentar lo que sea en  vuestro mental o en vuestra persona, pero más bien, si esto fuera necesario, de descubriros totalmente a fin de ser Libres.
Ahora podemos juntos, escuchar la primera pregunta.
Pregunta: hay un flujo continuo de pensamientos que parece no pararse nunca, incluso en los momentos de alineación y de meditación. Los movimientos de Li-Shen disminuyen este flujo pero los pensamientos continúan emergiendo. El Silencio nunca se instala en totalidad. ¿Tiene una aclaración?
Lo importante no es comprobar el flujo incesante de pensamientos, cualesquiera que sean estos pensamientos, pero más bien, en este caso, de estudiar el origen de los pensamientos. Los pensamientos sólo pasan, si son iterativos. Tal como formulas la pregunta, te defines tú mismo como el observador de tus propios pensamientos. No les concedan ningún crédito, ningún peso, déjalos emerger, no los refrenen, pero sobre todo no te identifiques a ellos. Cuando el pensamiento está allí, continúa viéndolo atravesar, pero dirige sobre todo tu consciencia, ya que está todavía presente, en el momento preciso en que nace el pensamiento. No te intereses por el contenido de los pensamientos, sino más bien por el mecanismo del pensamiento. Los pensamientos van y vienen. Como pensados, ningún de estos pensamientos puede venir del Absoluto. Los pensamientos vienen de diferentes estratos de la consciencia, ordinaria, como del ensueño e incluso eventualmente de la consciencia Turiya. No luches, no fuerces nada, si como dices, encontraste unos remedios que permiten limitar este flujo de pensamientos.             
¿De dónde viene el flujo? ¿Acaso este flujo te afecta? Este flujo te afecta en el momento en que crees aquello en lo que piensas, sobre todo cuando estas, como dices, en descanso y en alineación, o que esto sea también por los movimientos de la Danza de los Elementos y del Silencio. No busques forzar nada, no busques en dejar nada, ponte en la neutralidad del centro. No analices ninguno de estos pensamientos, conténtate con verlos, continúa viendo su flujo, allí en la posición del observador, te darás cuenta  muy rápidamente que estos pensamientos sólo pasan. Así como  dices, es un flujo. No pienses sobre todo parar estos pensamientos. Déjalos llegar, no los retengas, déjalos irse y evacuarse por ellos mismos.
Así como lo sabes, los pensamientos pueden acompañarse de imágenes, de sensaciones, de percepciones. Te percibirás mientras que de tu recepción y de tu modo de acoger estos pensamientos, éstos pueden quedar o efectivamente pasar. Si te quedas, en estos momentos, en la neutralidad, sin procurar oponerte, sin procurar comprender, entonces en este momento, no eres el amo de tus pensamientos sino que los verás nacer, los verás pasar. Una vez esto identificado, quédate tranquilo, no emprendas nada. Sé el observador silencioso centrado, situado en su Corazón, que ve celebrarse esto también como una escena de teatro. Te recuerdo que no puedes oponerte con tu mental o con tu consciencia a estos pensamientos, porque el pensamiento no resulta de lo que viene de tu Corazón, incluso si están a veces coloreados de ello, pero nacen de la interacción entre el interior y el exterior. Es lo que crea los pensamientos.
En el pensamiento, hay siempre un proceso de adhesión, de  propiedad del mismo pensamiento. Pero ninguno de los pensamientos que vives viene de ti, de lo que eres en el seno de tu Corazón. Los pensamientos nacerán siempre mientras de que estés  en este mundo, incluso si éstos pueden ralentizarse, incluso pararse. No te ates más a ellos, como a ninguna de tus experiencias, como a ninguna de tus vibraciones. Porque no eres nada de todo esto y esto lo sabes, incluso si no lo vives.
Observa. Retírate de este flujo y comprenderás que eres aquello en lo que se apoya este flujo. Desde el momento en que realices realmente esto, comprobarás realmente, de manera muy natural, que esto sea en la vida corriente o que esto sea en ti, no serás más dependiente, ni afectado por ninguno de los pensamientos que te atraviesan.
El pensamiento sólo viene de la interacción entre el interior y el exterior, mostrándote por ahí mismo, de que hay todavía presente en alguna parte, oculto en ti, la oposición entre la dualidad y la Unidad. Pero observando tus pensamientos como dije, viéndolos atravesarte realmente, logras ya no estar afectado por ellos. Sólo la persona está molesta por el pensamiento, el ser que eres no puede ser afectado, en ningún caso por estos pensamientos. Encuentra el centro y mira estos pensamientos repartirse en periferia a tu conciencia. Pero nunca en el Corazón de la consciencia, que esto sea en la Infinita Presencia o en el Absoluto.
Desde el momento en que haya neutralidad de ti mismo en relación a tus propios pensamientos, serás liberado de tus pensamientos, lo que no quiere decir que desaparecerás. El pensamiento es inherente a la interacción entre el interior y el exterior, resultando de una visión dual en camino, yo diría, hacia su propia Unidad y su propia resolución. Tomarás entonces el nacimiento de los pensamientos, antes de que éstos se plasmen como pensamientos, pero también de su evacuación. En un momento dado, estarás tanto en el centro de ti mismo, en la realidad del ser profundo, que los pensamientos no tendrán ninguna incidencia, no arrastrarán ninguna perturbación y en definitiva se pararán ellos mismos, desde el instante en que no los pares, desde el instante en que no les des peso y sobre todo en el momento en que asistes a su nacimiento y a su salida.
Esto llevará a tu conciencia en la interacción entre el interior y el exterior, estando en el centro de tu Corazón. En este momento tu consciencia no dependerá de ningún pensamiento como de ninguna emoción, cualesquiera que sean. Ahora, no se trata allí de refutar el pensamiento como si no te perteneciese, porque efectivamente  no te pertenece, sin embargo te atraviesa en este flujo que calificas de incesante. No te ates a él, no creas un segundo en estos pensamientos, que esto concierna a preocupaciones diarias, cuestiones más espirituales o cualesquiera que sean. Resiste a la tentación de comprender, resiste a la tentación de apresarlo, sé solo ahí también el observador silencioso y mudo que observa, como en la escena de teatro, el nacimiento y la muerte de los pensamientos. Te liberarás así de todo lo que viene de lo limitado y que representa sólo el encuentro entre este limitado y tu propio ilimitado.
El Corazón y el centro se liberarán, dándote acceso entonces por el movimiento, o por el Silencio, a la vacuidad del Ser y a la plenitud del Sí. Esto puede hacerse muy rápidamente. Esto te permitirá, en el seno de tu vida corriente, de no ser más tributario de tus pensamientos sino realmente del flujo de la vida o de la Gracia de la Luz, como decís en este momento. Comprobarás también que puedes expresar en este momento lo que no viene de los pensamientos que te atraviesan, sino que expresarás más bien el silencio de tu Corazón y que expresarás la verdad de tu Ser, en alguna frase y en cualquiera encuentro que sea.
Algunos de entre vosotros en occidente lo llamaron la vía del Niño Interior, pero hay un peligro. Es el de tomar la vía del Niño Interior por una realidad, lo mismo que de confundir los pensamientos con la voz interior. La mejor actitud, en este caso, es esta neutralidad donde no hay nada que decidir, nada que decir y donde no obstante las palabras salen espontáneamente de ti sin estar ligadas a cualquier pensamiento previo. El pensamiento no será puesto en palabras, lo que será puesto en palabras es tu Corazón, que no depende de ningún pensamiento, de ninguna creencia, de ninguna adhesión, a lo que sea. Entonces en este momento serás Libre de expresar lo que no viene de tus pensamientos, de tu historia, de la persona sino directamente de la Esencia de la Vida, de lo que llamáis, el Verbo Creador.
El Verbo Creador no es un pensamiento. Es la expresión espontánea de la rítmica del Corazón del que está situado en el centro del ser, en el Centro del Corazón, lo que llamáis: el Corazón del Corazón.
La intensificación de la vibración de la energía de la Citta que se manifestará entonces te aparecerá claramente, como no teniendo ningún lazo ni alguna resonancia con el pensamiento que traviesa pero será puramente la expresión de tu Centro inmutable, dándote a vivir paralelamente a esto, la felicidad, la beatitud del Sí que nada puede alterar, cualquiera que sea su intensidad.
Le es dado, a unos y otros, de ver hoy en obra vuestros pensamientos y de comprobar que la mayoría de estos pensamientos sólo son proyecciones de vuestra propia consciencia en este mundo, que serán el reflejo de una educación, de memorias o de una anticipación del futuro. Pero nada de esto concierne al presente. El presente no tiene ningún pensamiento. El presente se deleita del instante. Se deleita de la Vacuidad, se deleita del Silencio, de la ausencia de movimiento. Es el momento donde, sin esfuerzo, veis en obra lo que queda de persona, y veis en obra también al Corazón.
A menudo, cuando os expresáis, hay un pensamiento previo y entonces vuestra expresión se colorea por el pensamiento previo. Pero el pensamiento no viene del Ser, lo dije, resulta de la interacción y de la resonancia, la reacción, existiendo entre el Ser que sois en Eternidad y este mundo efímero. Realizando esto, sin esfuerzo los pensamientos se diluirán, se harán cada vez menos vigentes, cada vez menos presentes y os darán así un acceso más íntimo y lúcido a la voz interior, que sólo es Silencio y que sobre todo no tiene ningún punto de apoyo en el pasado, ni una proyección en el futuro.
Cualesquiera que sean estos pensamientos, ninguno de estos pensamientos concierne al Ser. Porque el Ser no necesita de pensamientos. El Ser necesita del ser y necesita ser. El resto es superfluo e incluso diría viene a alterar la percepción del Ser, bien más allá de la vibración y del Vibral, como lo llamáis.
Coloquémonos en este Silencio a fin en cierto modo de integrar, no las palabras que pronuncié pero sobre todo la consciencia que le acompaña, haciendo resonar en vosotros el Corazón del Ser. Y allí, encontrareis Turiya, no como experiencia sino como estado cada vez más permanente, reflejo y realidad de tu Corazón o de tu Niño interior.
... Silencio …
Entonces Bidi, sigue...
Pregunta: ¿la visión de la visita de un ser en traje plateado el día del nacimiento de mi hijo, es una visita familiar? ¿O cuál es el significado?
En el momento del nacimiento del cuerpo de un recién nacido, existe una apertura presente sistemáticamente en los mundos que  llamaría sutiles, es decir Presencias que no están ligadas a un cuerpo de carne, sino a una estructura que llamáis etérica y Libre.
No habiendo asistido a este nacimiento, sólo puedo quedarme en lo general. La apertura de esta puerta, ligada al nacimiento, puede ser acompañada, como esto fue descrito en todas las tradiciones y como es siempre el caso, por un Ángel. Término genérico que significa sobre todo, no un angelito pero un Ser sutil independiente  preciso, de lo que llamáis un futuro Ángel de la guarda, pero que saca provecho en cierto modo de este Transito que se abre en este nuevo nacimiento, no para administrar o enmarcar, pero más bien para manifestar la realidad de la apertura temporal entre dos mundos. El cuerpo que sale no sólo está formado de la reunión de las partículas de la Tierra, también es portador de una partícula de Eternidad.
La interacción entre lo efímero y la Eternidad a este nivel, en el momento del nacimiento, se acompaña efectivamente de la Presencia sistemática de uno o varios de estos Ángeles, cuya presencia es puramente coyuntural y no ligada a cualquier utilidad o significado de esto. No veamos allí nada de maravilloso o de extraordinario en relación a este niño o en relación a tus capacidades, sino simplemente el proceso lógico produciéndose en el momento de la entrada en encarnación y en la salida de la encarnación.
Es en cierto modo un testigo de la realidad de la Eternidad. No busquen nada más en relación a esto sino sepan simplemente que este proceso, les es cada vez más accesible por cualquiera medio que sea, cualquier cultura que sea. No saquen de eso ninguna conclusión. Allí también reunimos la interacción del encuentro entre el interior y el exterior. No en un sentido horizontal, descrito en el pensamiento de la anterior pregunta, sino en un sentido vertical y directo. Así, el nacimiento, la entrada como la salida de este mundo son unos momentos privilegiados de contactos y de testimonios de la verdadera Realidad.
Para muchos de entre vosotros unas puertas se abrieron a nivel de los sentidos y de la percepción, de lo que es llamado invisible. Pero no se atrasen a este invisible, porque este invisible, que es coyuntural, sólo representa allí, la interacción entre dos mundos.
No veáis ahí nada maravilloso, sino vean ahí simplemente la lógica de la Vida en el momento de los mecanismos de transito de lo efímero al Eterno o del Eterno a lo efímero. Nada más y nada menos. Esto no traduce nada bueno ni nada malo, es simplemente la lógica de la Vida que pasa de un estado a otro, de una forma a otra, de un mundo líquido a un mundo aéreo o de un mundo material a un mundo sutil, en el momento de la muerte.
Además, los seres que fallecen hoy, que dejan este saco de carne, antes de dejarlo, tienen facultades mucho más grandes de ver, aquí mismo en este cuerpo, antes de pasar y subir a los mundos sutiles. Esto es más frecuente para los niños que dejan este mundo, dándoles acceso en sus ojos de carne a la visión de lo que llamáis “del más allá”. Todo esto es natural, no necesita otras explicaciones, no necesita ser maravillado por eso, no necesita dar otro sentido que este sentido de Transito, un poco como los pensamientos que nacen, que pasan y que se van.
 ...Silencio …
Sigamos el Satsang.
Pregunta: una hermana me pidió transmitirle este mensaje: ella dice que confía en usted, incluso si no le conoce y que es la primera vez que entra en contacto con usted. ¿Ella pregunta si podría ayudarle con su problema de piel, su dolor de estómago, así como ayudarle a pasar su examen, el 14 de septiembre?
 ...Silencio …
Eso está hecho. Quiero simplemente decirte que cualquiera que sea la confianza que me tienes, por lo que te agradezco, atraigo no obstante tu atención, que la única confianza realmente eficaz, de manera permanente, es la confianza en el Sí y en nada más. Esto viene en ti de una dificultad en conocer tus límites y entonces así a limitarte tú misma, a causa de lo que viviste y vives todavía. Entonces olvídame, olvídate e inclínate sobre lo que eres, que no es nada de lo que representas en este mundo.
Respondí a tu demanda, no para que tengas aún más confianza en mí, ya que debes olvidarme, pero más bien para descubrir en ti, no en tu persona tributaria de una historia, sino más bien la confianza en la Vida, a fin de estar realmente Viva.
 ...Silencio …
Continuemos.
Pregunta: ¿la muerte puede facilitar la manifestación del Absoluto?
Hoy esto es verdad para un número cada vez más importante de humanos dejando lo efímero y quemando, en cierto modo, las etapas intermediarias ligadas al encierro para reencontrar necesariamente su Esencia, antes de la Libertad. Las reglas del juego cambiaron por lo que se celebró en vosotros, como en este mundo desde una generación.
El Sí como el Absoluto se hacen pues más evidentes a reconocer para el que deja este mundo. Allí cambian sin esfuerzo, incluso si aún queda, en el momento de la salida, algún apego, o cualquier  lazo que sea. Cada vez más transiciones individuales se acompañan, yo diría, de una percepción clara de la consciencia, de la no realidad de lo que fue dejado y pues una posibilidad más grande de Libertad y de Liberación, para el que acepta de girar su conciencia hacia la Luz que ve, y que puede ser atravesada entonces sin dificultad. Esta es la consecuencia directa de las acciones, llevadas sobre esta Tierra, como dije, desde una generación.
 ...Silencio …
Sigamos.
Pregunta: ¿es suficiente de ser consciente de los miedos que nos atraviesan, sin seguirlos para que desaparezcan?
Yo diría que esto era una condición previa, pero el reconocimiento de los miedos, la identificación de los miedos, los hace menos eficaces e intensos sobre tu Ser. Pero el Ser es Amor. Si hay miedos que le atraviesan, esto es una incitación a vivir el Amor porque el miedo desaparece en medio del Ser y en el Corazón del Ser. Ser consciente de sus miedos, verlos, puede ser útil pero no basta. Inclínate sobre tu corazón, identifica tu corazón, vive tu Corazón, en este momento ningún miedo podrá atravesarte, ni de la muerte, ni de cualquiera que sea la entidad, ni de algún elemento de vuestra vivencia en este mundo. Ves más bien esto como un equilibrio, de un lado el miedo, del otro el Amor. Mientras el miedo sea más denso que el Amor, incluso si esto es visto, el miedo te atraviesa. Hay que hacer más denso el Amor, en el sentido de más presencia del Amor.
Lo mismo que los pensamientos pasan, los miedos pasan pero pueden continuar pasando todo el tiempo, incluso si son menos molestos, incluso si hay una forma de domesticación de los miedos. Pero el único antídoto real y total al miedo es de densificar el Amor. El miedo es pues sólo el reflejo de la insuficiencia de densidad del Amor en este cuerpo, como en el de la consciencia. No sirve para nada de buscar el origen, o los orígenes, no sirve de nada de negarlos, es útil de reparar en ellos, pero con eso no basta.
El miedo, cuando te atraviesa, muestra simplemente que es más denso que el Amor. Cuando el Amor se vuelve más denso que el miedo, más presente si prefieres, más compacto, entonces no hay más espacio para el miedo. El que vive el Amor no puede vivir el miedo, ni ser atravesado por el miedo. Puede estar sometido a las emociones de miedo a veces, pero en ningún momento estará sometido a él. No dependerá de ninguna manera de ningún miedo. El Amor es pues el antídoto al miedo e incluso, diría, son opuestos.
El que vive el Amor y que sin embargo manifiesta miedos, sólo se muestra a él mismo que su amor procede de una causa emocional, y entonces condicionado, y no de un Amor incondicionado que es, él, realmente exento de toda noción de persona. Mientras haya identificación de la persona, los miedos pasarán, viéndolos como tales o no. Pero verlos como miedos es ya efectivamente la primera etapa pero no te pares allí. Si luchas contra tus miedos, ellos se reforzarán de una manera u otra. Procura más bien alimentar y cultivar el Amor de cualquier modo que sea, porque es el único antídoto a los miedos que te atraviesan, incluso cuando son identificados. No te estorbes ahí tampoco, con explicaciones, con justificaciones, sino acepta el principio, de que si unos miedos te atraviesan, es porque el amor, que es sin embargo vivido, no está Libre. Esta pues condicionado. Eso mismo basta para crear el miedo, cualquiera que sea este miedo. El Amor se define como la ausencia de miedo, no como una valentía o un coraje, pero más bien el resultado directo de la Gracia del Amor.
Los miedos cualesquiera que sean que puedan atravesar, reflejar un amor condicionado, son también un estímulo a des-condicionar el Amor, al no atribuirlo a situaciones o unos seres, sino más bien a la fuerza de la Vida y a la única realidad de la Vida y entonces de la consciencia, dondequiera que este, aquí o en otra parte. El miedo está ligado a la persona en sus historias pasadas o en sus proyecciones futuras. El Amor es independiente de la persona en sus memorias y sus heridas, así como de sus propias proyecciones.
… Silencio…
Sigamos.
Pregunta: ¿es importante, en la actualidad, comer alimentos sin gluten?
Esto es importante para este cuerpo y para la consciencia limitada, el Sí y el Absoluto no tienen nada que hacer de esto. Además los que están instalados en el Sí sólo necesitan de muy poco alimento, cualquiera que sea este alimento. Pero es innegable que mientras  que creéis en la conexión entre la Eternidad y lo efímero en el mismo seno de vuestra vida, uno interactuara sobre el otro. Y entonces, habrán aspectos que limitan a la expansión de la consciencia que no conciernen de ninguna manera al Absoluto, pero que no obstante, pueda parecer acercarse.
Así que el gluten puede ser un obstáculo, como otros alimentos, no en la Liberación, que es adquirida, fumen lo que fumen, comáis lo que comáis, absorbáis lo que absorbáis, piensen en lo que piensen, pero tiene un efecto adverso sobre la misma expresión de la consciencia.
Pero el tóxico más violento no es de orden alimenticio. El tóxico más violento es primero la creencia, en el sentido más amplio, y  justo después viene el miedo. En cierto modo los contaminantes químicos absorbidos sólo llegarían al tercer o cuarto lugar. Pero nada de todo esto puede afectar lo que sois en Verdad, y afecta simplemente el modo en el que descubrís la Verdad, pero no os impide eclosionar. Los tóxicos bloquean la consciencia, la fijan en cierto modo y le impiden, en cierto modo de vivir el flujo de la Vida, pero todo esto sólo es accesorio. Sabéis pertinentemente, incluso si no lo vivís, incluso si lo olvidaron, que lo más importante es el Amor y que el Amor no puede ser mancillado de ningún elemento que viene de lo efímero, que esto sean los pensamientos que os atraviesan, que esto sea la muerte misma, el gluten u otro veneno.
Recuerden que aquí sois sólo un conjunto de moléculas que se unieron un día y que se disolverán un día. ¿Acaso sois esto? ¿Solamente esto? Sólo lo limitado puede considerar que un veneno cualquiera que sea, pueda limitar la manifestación de la Eternidad. Estar en Vida, plenamente en Vida, es no estar más afectado, que esto sea por vuestra propia enfermedad, vuestra propia muerte o cualquiera que sea el veneno, porque incluso si hay sufrimiento, esto sólo pertenece a lo efímero. La Eternidad no conoce ningún sufrimiento y nunca lo conocerá.
… Silencio…
Sigamos.
Pregunta: ¿por qué algunas personas que afirman saber lo que es el Absoluto y afirman ver este mundo tal como es, es decir una ilusión, desean que este mundo se acabe lo más rápido posible?
Bien amado, como dices, es la persona quien desea esto y no el Absoluto. El Absoluto no tiene nada que hacer de este mundo, de su principio ni de su final, ni tiene nada que hacer del tiempo. Pero mientras estés inscrito en el seno de una persona, eres tributario del tiempo, del principio como del final, de vuestra vida como de la vida en este mundo.
Ni una vez, en mi encarnación, habría aceptado de responder a una pregunta respecto al tiempo y al final del tiempo, o del final de los tiempos, porque efectivamente el Absoluto no puede estar concernido de ninguna manera por ello. Pero esto puede ser una distracción para la persona, a condición de ser consciente de ello. Aquel que vive el Absoluto no necesita decirlo y aún menos la necesidad de demostrar lo que sea. El Absoluto no está concernido ni por la trama histórica, ni por las diferentes alteraciones de la Verdad, porque entendió que el mundo está dentro de él y que nada de todo esto es Eterno. Y todo lo que es efímero tiene un final.
Desde el momento en que sois conscientes de esto, poco importa que este principio y este final se inscriban en el marco de vuestra vida, entre el principio y final de vuestra vida, poco importa que la escala del tiempo sea mil millones de años o decenas de millares de años, esto no cambia nada. Aquel que espera, es la persona pero entiendan también que el Liberado en vida, es aún una persona. Pero no hay que ser ciego. Si vuestra vida sólo depende del final de los tiempos, estáis equivocados, si vuestra vida depende del instante, está en la Verdad. Porque el instante es Eterno. Incluso el final él mismo, es efímero y traduce lo efímero. Lo más duro es de no desear nada, de no proyectar nada pero de estar lúcido de la escena de teatro y del acto que se actúa. Esto no quiere decir que creéis en el teatro, esto no quiere decir que creéis en el juego que se juega y sobre todo que no sois tributarios de ello, de un modo o de otro.
El Liberado viviente no tiene prisa en morir, no tiene prisa en esperar el final del mundo sino que vive de instante en instante el instante presente. Puso fin al sufrimiento y al miedo, no teme ni su propio final, ni el fin del mundo. Vive lo que la vida le da a cada instante, sin modificar lo que sea, sin ser modificado por lo que sea, y sobre todo no por el final. Un espectáculo de teatro tiene un principio y final. Pero no olviden que el teatro no existe, lo mismo que el observador. Son sólo fragmentos de vosotros mismos destinados en desaparecer. Pero no tenéis que hacerlo desaparecer, él mismo desaparecerá. Debéis liberaros, incluso del final, porque si sois Absoluto, sabéis que el teatro no existe, ni el observador  y de que no hay nada a esperar.
No esperando nada, no proyectando nada,  estáis disponibles a vosotros mismos en vuestra Eternidad, cualquiera que sea el porvenir y el futuro de vuestro cuerpo, como de este mundo. Sólo este cuerpo está ligado al tiempo y a la historia, no lo que sois. Pero aquel que observó el teatro, incluso si sabe que no es verdad, sabe muy bien que se está actuando el último acto. Pero no está afectado por él, no se regocija, ni de la persistencia de este mundo ni de su desaparición, esto es independiente de lo que Es. Pero tenéis el derecho, a pesar de todo, de actuar en el teatro pero no hace falta de que estéis ligados o atados a su proyección de consciencia respecto al argumento del fin del último acto.
Contemplen más bien, cualquiera que sea el final de la escena de teatro, inclínense más bien sobre vuestra propia muerte. ¿Cómo contemplan la muerte? Recuerden, en el momento de la refutación, yo les invitaba a zambullirse en el origen de vuestro nacimiento. Del mismo modo, a fin de no estar alterado, en el Sí, como en el Absoluto, es preferible de no identificar el tiempo, o si prefieren lo que llamáis el timing, pero más bien de ser lúcido de lo que se actúa en escena. Pero de no ser tributario de la escena, porque esto os descentra.
Esto sólo muestra en definitiva que la báscula pesa más del lado del miedo que del lado del Amor, incluso si hay esperanza en un final cualquiera que sea, es entonces el final del teatro. Todo depende de vuestra afectación, todo depende de vuestra consciencia, de vuestros pensamientos, de vuestras emociones, de vuestras proyecciones o de vuestra capacidad que queda inmutable en cualquier circunstancia que sea, sin necesitar controlar, dominar. Es allí dónde mostrareis realmente la densidad del Amor en vosotros, incluso en lo efímero. Pero no podéis negar la misma noción de ciclo de vida, independientemente de toda alteración o falsificación real de todo lo que es efímero. Entonces lo eres, en este cuerpo y en esta carne, lo sois en este mundo sobre otra escala de tiempo, incluso si unos tiempos se reencuentran.
… Silencio…
Sigamos.
Pregunta: en el momento de la lectura de uno de su Satsang como Nisargadatta por mi compañera, no entendí el último tercio de esta lectura. ¿Qué puede decirme con relación a esto?
Feliz aquel que desaparece escuchándome. Feliz aquel que no tiene más pregunta y cuya consciencia se apaga en la Presencia de un Liberado. Siempre dije, en mi encarnación, que mis palabras no podían fracasar porque yo expresaba la única Verdad Eterna y que despejaba vuestras memorias de todo lo que tuvo relación con  cualquier evolución, con cualquier dimensión, poniéndoles al desnudo en la Vida Eterna, a la Fuente de la consciencia, allí donde todo es perfecto, allí donde todo es duradero y Eterno. Así pues, escuchándome tú mismo te escuchas ti mismo en tu Eternidad, y no más el que expresa unas palabras, incluso si está realmente Liberado en vida. Vas más allá de la palabra, más allá del Verbo, te reúnes con las Moradas del Silencio Eterno anterior al sonido primordial, al que llamé en mi encarnación, el Parabrahman.
Así que bendito aquel que desaparece escuchándome porque muestra que no sólo me escucha o me entiende, sino que él mismo se encontró. Sin negar nada de lo limitado, pero trascendiendo este limitado por la Gracia del Amor y de la Eternidad.
Ya había dicho que la mejor correlación que se pueda hacer concernía el ensueño. Cuando duermen, el mundo desaparece en totalidad. Creáis a veces otros mundos en estado de ensueño, pero lo más a menudo, vosotros mismos sois en ese momento, Turiya. El ensueño es el momento en que salís del teatro. No hay más juegos de la consciencia, no hay más interacciones de las consciencias las unas con otras, pero hay regreso a la Fuente de la Consciencia que sois, se lo recuerdo, la a-consciencia.
Sólo la persona se hace luego preguntas pero ella nunca tendrá una respuesta, porque la persona no se concierne por el Absoluto, incluso si el Absoluto engloba la persona cuando Sois Liberados en vida. Pero no sois ciegos, y sobre todo, no estáis afectados.
Allí está la Eternidad del Amor, allí está la Verdad, la única, que no conoce ningún tiempo, ningún espacio, ni manifestación de la consciencia e incluso diría alguna aparición de la consciencia misma en cualquier dimensión que sea, y que sin embargo está presente al mismo tiempo en todas las dimensiones, en todos los espacios y en todo los tiempos. Pero esto, la consciencia limitada, lo mismo que el Sí, nunca podrán probarlo, solo podrán acercarse.
… Silencio…
Sigamos.
Pregunta: tiene algún un consejo para el que puede estar a veces en reacción cuando la vida trae elementos que activan las palancas reactivas de lo que queda de persona.

La reacción, incluso ajustada y adaptada, sólo es el resultado de la dualidad. En el Sí no hay ninguna reacción, hay eventualmente pro-acción pero en ningún caso reacción perteneciendo irremediablemente a la dualidad y al efímero. Si captas la esencia de mis palabras entonces esto se queda atrás. La respuesta no está en la causalidad; la reacción sólo traduce las costumbres de este cuerpo y de esta conciencia limitada. En el momento en que te descubres liberado, en el momento en que descubres lo que eres, la reacción no tiene razón de ser sean cuales sean las circunstancias.

Hay realmente pro-acción y pro-actividad. El Sí establecido no permite ningún enganche, ninguna perturbación y ninguna reacción. Siempre será la persona la que reacciona, el Sí nunca reacciona, él "Es". Entonces sé lo que eres de toda Eternidad y las reacciones cesarán. Las reacciones son a veces también unos mecanismos automáticos que vienen del aprendizaje de este mundo, de esta ilusión. Quedándote presente a ti mismo sin decisión, sin vigilancia, completamente abierto, entonces toda reacción cesará. Pero recuerda que nunca serán tus reacciones. Las reacciones son las consecuencias de la vida de este cuerpo, pero no de lo que Eres.

...Silencio …  

Siguiente.

Pregunta: según su citación « Ama y haz lo que te gusta » y en los ejemplos siguientes: la relación con la naturaleza, los vegetales, los animales, los pueblos elementales, la jardinería, la pintura, la ayuda espontánea al medio ambiente, ¿esto no nos mantiene dentro del cuerpo de deseo o del alma?

El fin de todo esto es liberar lo que sois. No olvidad que las circunstancias de la naturaleza, las circunstancias de vuestras ocupaciones son muy diferentes de lo que habrían podido ser en el pasado. Hoy hay un encuentro, y a este encuentro no le importas tú. Vive tus relaciones, tu jardinería o todo lo que dijiste, de manera libre. Si no estás apegado a ello, no corres peligro de estarlo llegado el momento. Hazlo en toda libertad, no busques nada más, sólo la noción de relación porque esta relación te aporta la libertad o por lo menos te muestra el camino, ilusorio es cierto, pero hacia tu libertad. Haz lo que la vida te pide, al nivel de tus responsabilidades, al nivel de tus impulsos, que vengan del ego o de la Luz, sin atarte a ningún resultado, sin ver allí otra cosa que no sea la posibilidad de reencontrar la Eternidad a través de ello.

Pero si desde luego tú mismo te apegas a los seres de la naturaleza, efectivamente no serás libre. La misma relación puede vivirse desde dos puntos de vista, lo esencial es pues el punto de vista y el posicionamiento de tu conciencia, y no lo que sucede. Eres la Verdad, que hagas pasteles o que plantes guisantes o que hables con un ser de la naturaleza. No busques un acuerdo con relación a lo que es eterno pero más bien la revelación de la Eternidad.

Esto es una distracción, una ocupación que pretende simplificar el efímero, diluirlo y también liberarlo, disolverlo. No hay que rechazar nada, porque es la única realidad tangible, incluso si es ilusoria. Lleva a cabo tus tareas, aquellas que te propone la vida y las que incumben a tu posición en el seno de este mundo, pero no te dejes engañar. Te alejarías todavía más de ti, de lo que eres en realidad dejando estas actividades que son como lo dijiste, espontáneas. Vívelas como una necesidad de tu conciencia y de tu cuerpo, pero no te identifiques con ello.

...Silencio …

Siguiente.

Pregunta: disolver su voluntad, estar aquí y ahora, estar en la Gracia, no estar inscrito en una historia, quedar en la paz y el silencio, tengo la impresión que estas frases suenan a veces como ideales mentales y no como vivencias. ¿Cómo pasar del bla-bla mental a la vivencia real?

Pues basta con salirse de la cabeza y vivirlo. Si lo vives realmente, no puede haber ningún ideal. Date cuenta que hay, a este nivel, hay una voluntad de escapar, de hecho hablas de voluntad, sin embargo no es un asunto de voluntad ni de fuerza ni de perseverancia pero justo lo contrario, de soltar. Pero tampoco puedes huir o escapar de lo que ocurre en tu vida, incluso en el seno de este efímero. Apareciste y desaparecerás, es la única certeza que tienes. No te preocupes por el día de tu desaparición pero sube hasta la fuente de tu conciencia y mírate actuar. En cuanto hay esfuerzo, no puedes Ser lo que Eres. No es una cuestión de ociosidad sino verdaderamente, como lo nombré, de soltar. Cualesquiera que sean los atributos que puedas llevar al plano psicológico, no es ni la voluntad ni la determinación ni el ideal pero la realidad del instante. Si vives esta realidad del instante, sea cual sea lo que vive este cuerpo y esta conciencia limitada, ya no estás efectivamente identificado a ello.

Pues no hay que luchar en contra, no hay que negar, simplemente no hay que dejarse engañar por lo que sucede. Mientras la conciencia es proyectada, que sea a través de la mente, a través de un ideal, a través de un futuro o a través de una memoria, no eres libre, no reconoces tu libertad. La Libertad pertenece a lo desconocido, no puedes apoyarte en nada conocido. Deja lo conocido vivirse y penetra en tu desconocido que es tu única verdad eterna. Haz lo que te incumbe pero no lo alimentes con ninguna atención, con ningún deseo de huida o la realización de lo que sea. Y allí, reencontrarás lo que eres en Eternidad y la verdadera Libertad, a la que no le importa nada la libertad de este cuerpo o de esta conciencia limitada. Porque esta libertad también desaparecerá en el momento de tu muerte. No podrás apoyarte en nada para prolongar la ilusión.

...Silencio …

Siguiente.

Pregunta: usted dijo « vengo entre vosotros con el fin de esclarecer lo que puede todavía existir en vosotros como interrogaciones, como lo no vivido en relación al Sí y el Parabrahman ». No vivo el Sí ni el Parabrahman ni la Presencia Infinita. Todo esto no es simple para mí, incluso no sé cómo formular esta pregunta.

¿Cuál es la pregunta? Es una constatación. El hecho de decir que no es simple te aleja de la verdad. Porque quien se está preguntando, en este caso, es la persona. Mientras crees ser una persona no puedes ser otra cosa. La Eternidad está en ti pero no en lo que aparece en este mundo. Tienes que liberarte de todo lo que te es conocido, esto implica ver en ti el miedo a lo desconocido. Allí está la problemática. Lo que constatas es la verdad de lo efímero pero no tiene nada que ver con tu eternidad. A través de tu reflexión y de tu constatación, o de tu pregunta ya que la concebiste así, te es mostrado que la persona todavía está allí y que quiere controlar, comprender, captar, apoderarse, a la inversa de lo que debe ser vivido y hecho.

Mientras haya una identificación total a tu vida, a tus experiencias o a tus ausencias de experiencias, nunca podrás ser libre y sin embargo eres un ser libre. No es la persona quien es liberada sino que eres liberado de la persona. Comprende esto, es la única clave. Nunca te librarás, es igual para todos, de la persona, pero se trata más bien de tu capacidad a aceptar integralmente lo desconocido. Es un giro que se realiza o se vive, en el seno de la conciencia.

Mientras crees ser esta forma, mientras crees ser esta historia, lo serás, y nada más. Y será efectivamente un bucle ya que solo puede haber este movimiento, y estar en un bucle no es la libertad. Entonces deja de agarrarte a unos conceptos, deja incluso de preguntarte sobre el Parabrahman o el Absoluto y descubre la fuente de tu conciencia en ti. Mientras quieras traer a tu persona lo que no depende de la persona, seguirás siendo una persona. ¿Estás dispuesto a sacrificarte como persona para reencontrar lo sagrado que eres? Sin embrago no hay nada que buscar, no hay nada que explicar. Es un déficit, no de vibraciones o de percepciones pero un déficit de la conciencia misma que te limita y te pone trabas.

...Silencio …

Siguiente.

Pregunta: la noción del Sí, incluso si parece ser vivido a veces, es algo confuso. No parece ser un obstáculo para vivirlo ya que explicarlo incumbe a la mente, sin embargo es un obstáculo cuando se trata de compartir esta noción.

Pero el Sí no puede ser compartido, ni comunicado, sólo puede ser vivido del interior cuando te has librado de la identificación con toda relación, sea cual sea la identificación, sea cual sea la historia, sea cual sea la concepción. Vivir la paz, es aceptar de vaciarse de todo lo que estorba, no como un esfuerzo, como algo más bien que es visto y aceptado. Tan pronto haya un sentimiento de falta, de no comprensión, de no vivido, de no instalación en el seno del Sí, lo que hace tapón es la persona, nada más. No hay ningún obstáculo exterior, no hay ningún límite corporal. Es un déficit de visión, no es de percepción, no es de vibración. Cuando tu visión comprenda que no hay nada que ver, encontrarás tu vacuidad, pero si sigues apoyándote en lo conocido, lo desconocido quedará desconocido. Estas palabras son sencillas, es la persona quien filtra, quien interpreta y quien modifica la sencillez. No se necesita inteligencia, no se necesita experiencia, se necesita simplemente "ser". Y ser, una vez más, no es estorbarse con una experiencia sea cual sea, incluso la más gratificante para la persona.

...Silencio …

Siguiente.

Pregunta: la pregunta sigue así: ¿puede aclarar esta noción y darnos de nuevo los marcadores de las vivencias del Sí?

La permanencia del Sí se traduce, como ya lo dije, por una capacidad de acoger lo que la vida proyecta sobre la pantalla de la conciencia, sin interrogaciones, sin apropiación, sin justificaciones, en la libertad más total. Todo lo que viene del efímero te llevará hacia el efímero. Es la acción-reacción de este mundo, son las ocupaciones que tenéis en el seno de este mundo que os permiten, como decís, de vivir o de sobrevivir pero que no tienen nada que ver con lo que sois. Tenéis que vivirlo pero no encontraréis allí nada. Hay que aceptar esto con el fin justamente de liberarse de ello.

Los marcadores del Sí son la inquebrantabilidad, la incapacidad de dudar, la incapacidad de extraerse de la paz, la incapacidad de considerarse solamente como una persona, la incapacidad de creer en lo que sea. En el Sí permanente, no puede haber lugar para el miedo. La alegría es permanente, la paz es permanente, viva lo que viva este cuerpo y este efímero. En cierto modo no estás sujeto por ningún elemento y cualquiera que sea la experiencia, permaneces en el centro. No estás molesto ni por la enfermedad ni por la muerte ni por el futuro ni por la falta ni por la abundancia. Eres pues independiente de las circunstancias de este mundo a la vez de estar sobre este mundo; sin negar nada, sin buscar nada, porque no hay nada que buscar. Allí está el Sí y en ninguna otra parte.

...Silencio …

Siguiente.

Pregunta: ¿cuáles son los marcadores del Absoluto?

Son los marcadores del Sí con además la vivencia de que el Sí no es nada más que un reflejo, un pálido reflejo de la Verdad, manifestándose en el seno de la ilusión pero que todavía no es la Verdad, sino una verdad relativa como lo decía Anaël, el cual es también relativo. El Absoluto no conoce ni objeto ni forma ni entidad, incluso si la entidad está allí. El Absoluto no puede ser atrapado de ninguna manera por el Sí, mientras que el Sí puede caer en las trampas de la persona. El Absoluto, el Jnani, vive la persona, el Sí, pero sabe que todo esto sólo son juegos, unas ilusiones efímeras. ¿Qué quiere decir el Sí para el que es Absoluto? Nada más que un juego.

El Absoluto, el Jnani, el Liberado, acepta todo, su muerte como su vida, su desaparición como su aparición. Porque él sabe que no es esto, él sabe que es el Todo y mucho más que el Todo y sus partes. No reivindica nada, no transmite nada, deja simplemente la palabra fluir porque sabe también que hasta sus palabras desaparecerán. No está más identificado con su cuerpo, con su alma o con su Espíritu. El Jnani está liberado de toda forma, de toda dimensión y de toda conciencia pero acepta a pesar de todo el juego, mientras el juego sigue. Pero no se deja engañar,  ve con claridad, hasta puede parecer menos establecido que otros en el Sí, porque el Sí no le interesa, sabe que también es efímero.

El Absoluto no hace discurso, el Absoluto no hace reflexiones, deja expresarse simplemente la palabra tal como quiere expresarse. No se apoya en una apropiación, en una necesidad de jugar el papel que sea, acepta jugar el papel que sea pero sin ser prisionero ni tributario de este papel. Sabe que es a la vez este cuerpo, a la vez este efímero pero también más que esto, porque lo ha vivido y porque esto no es traducible con palabras porque es un mecanismo íntimo del que no se puede decir nada, pero del que podemos observar los efectos.  

Sabéis pertinentemente que más allá del antropomorfismo, más allá de la forma, hasta en el seno de los mundo llamados libres, hay una Fuente, Brahman. ¿Pero la Fuente de dónde viene? ¿Del mismo modo, de dónde venís? Lo que constituye su identidad personal es sólo el resultado de un ensamblaje de células, de carne, que se hizo y que se deshará. ¿Cómo esperar la menor permanencia en ello? Por el contrario, el Absoluto es permanente, siempre ha sido, siempre es vivido incluso si decís que no lo vivís, porque procuráis vivirlo y estáis ocupados en quererlo vivir, nunca lo viviréis. Para la búsqueda y el tiempo se detendrá, y saldrás del tiempo sin negar nada, aceptando todo y trascendiendo todo.

...Silencio …

Siguiente.

Pregunta: buenos días …

Buenos días.

Pregunta: tengo acuíferos que me preocupan. ¿Puede decirme algo al respecto?

¿Quién está molesto? ¿Qué es este vocablo médico que ya corresponde, en el nombre, a la noción de un daño? ¿Quién está molesto? La persona. Entonces cambia las palabras, cambia la terminología y pregúntate no sobre los acuíferos pero verdaderamente sobre quién está molesto y qué es lo que te molesta en lugar de querer curar o hacer desaparecer esos acuíferos, que además no son. Cambia la pregunta y vuelve.

...Silencio …

Siguiente.

Pregunta: ¿cómo sabemos si somos unos liberados vivientes?

No es algo que puede saberse, ni mostrarse, ni demostrarse, es la certeza de lo que Eres. Mientras haya una pregunta sobre ello, puedes obviamente concluir que no eres libre. El Liberado viviente no puede preguntarse sobre su Libertad, es adquirida, es evidencia en cada soplo, en cada respiración, es inquebrantable, no necesita demostrar nada. En el momento en que lo preguntas, no eres un liberado viviente. Basta con mirar cómo vives lo que tienes que vivir aquí mismo, basta con mirar lo que se manifiesta sobre la pantalla de tu conciencia en tu vida. El Liberado viviente no es limitado, salvo por supuesto por este cuerpo pero el Espíritu en él es libre, fluye libremente. No es su Espíritu sino el Espíritu Universal, la Fuente. Ya no está identificado con la persona sea cual sea, sea cual  sea la entidad, ya no está sometido a nada.

No puede existir la menor creencia en lo que sea. No puede existir la menor proyección sobre alguna evolución hacia una Liberación. El Liberado viviente no crea ninguna historia, ningún argumento y no es tributario de ninguna vida. Él es "La Vida". Ha encontrado su Morada, puede refugiarse allí, recargarse allí, incluso practicando las actividades más corrientes, en cada instante y  es exactamente así. Cualquiera que sea la manifestación de su conciencia, cualquiera que sea la experiencia que se vive, no se deja engañar.

El Liberado viviente no necesita de ningún conocimiento porque él es el verdadero Conocimiento. No se apoya en ninguna tradición, en ninguna religión, en ninguna enseñanza, es la plena disponibilidad de la Vida en cualquier experiencia como en cualquier mundo porque él sabe muy bien que no es nada de todo esto. Él lo sabe por haberlo vivido, no es una creencia, es la verdad intrínseca y es la única. No se apega a nada, no se siente obligado a nada, incluso si la persona que está viva obedece a las reglas, a los convenios, a las obligaciones, sin dificultad alguna, hasta si a veces puede hacer algo a regañadientes como cualquier otra persona. Pero allí también no se deja engañar.

Si estáis disponibles en el instante presente, cualquiera que sea la percepción, cualquiera que sea la vibración, cualquiera que sea lo desagradable o lo agradable de mis palabras, sobrepasáis esto y os descubrís a vosotros mismos. Debéis parar el motor del sufrimiento, no como si quisierais hacer algo pero desincrustándoos de toda noción de falta, de toda noción de historia y de toda conciencia. Con una vez basta, realmente y concretamente, es simple, cada vez más simple.

...Silencio …

Siguiente.

Pregunta: ¿podría hablarnos del verdadero gurú?

El verdadero gurú es el Jnani porque en él no hay ningún riesgo de avasallamiento, de predación o de alteración. El verdadero maestro no necesita alumnos. Se basta con su presencia. Incluso si usa palabras, no crea ningún movimiento, no crea ninguna religión, enseña simplemente con su presencia donde está la Verdad. No fuerza a nadie, no seduce a nadie, permanece fiel a sí mismo en su eternidad. Su único objetivo, es que el que lo escucha o el que lo encuentra se encuentre a sí mismo. No hay otra transacción ni otro intercambio entre el Jnani y la persona que lo encuentra. No necesita ninguna corte, no necesita ningún reconocimiento y menos de este mundo. Os devuelve a vuestra libertad y de ninguna manera os lleva a su terreno. No saca ningún provecho en el seno de este mundo ni en algún otro mundo. Sus palabras nunca pueden fracasar sea cual sea la dureza de sus palabras, porque ve claramente todas las ilusiones y todo lo referente a la persona como algo que no es verdad.

El verdadero gurú no se toma por un gurú, hasta en el sentido más noble del término. Es simplemente el que os ofrece la Verdad, con la condición de que aceptéis vivirla. No busca a ningún alumno, a ningún discípulo, no precisa de nada para ser él mismo. Y sobre todo procura que nunca se instalen la menor dependencia y la menor sumisión. En el momento en que el gurú se sirve de un conocimiento otro que el de la conciencia, cae en la trampa de la posesión y de la ausencia de Libertad. El verdadero gurú, es aquel gurú del cual nos libramos yendo a verle. No alimenta nada, no da nada, no toma nada, él Es.

El verdadero gurú sólo puede ser un Jnani pero no un Jnani auto-declarado sino un Jnani que lo vive él mismo. Además, es a menudo reconocido sólo después de su marcha de este plano, raramente mientras viva y es mejor así. El que busca los focos del reconocimiento se equivoca, el que actúa en un papel se equivoca. El verdadero gurú es libre de toda condición y de toda situación. Se presenta tal como es. No tiene ningún planteamiento espiritual, él mismo es la Verdad. Reconoce la eternidad en cada uno pero sabe poner punto final a toda relación cuando ella representa una trampa para él o la otra persona. Así es el verdadero gurú.  El Jnani.

Recordad que tan pronto como sigáis a alguien no sois más vosotros mismos. Lo que no tiene nada que ver con el don de la imitación. Porque si imitáis al gurú, en el sentido noble del término, vosotros mismos os liberáis. No debe de establecerse ninguna adoración, con él o con lo que dice. Ama de manera impersonal y no está sometido al juego de las personas, la suya como cualquier otra persona. Deja que lleguen las cosas espontáneamente. No fuerza nada, no impone nada. Una vez más, no busca seducir. Puede ser detestable, puede ser agradable, adapta lo que es con arreglo a lo que ve, no con sus ojos, no con su persona, pero al nivel de la Verdad.

No necesita ornamentos, tanto en el vestir como ornamentales. No necesita un lugar particular, porque justamente sabe que los lugares particulares son sólo unos ornamentos, que son sólo un reflejo pálido de la Verdad. Puede hablar, puede callarse, esto no cambia nada. Él permanece. No busca llevaros a ninguna parte ni a salvaros de lo que sea. Así es el verdadero gurú.

...Silencio …

Pregunta siguiente.

Pregunta: Viví muchas veces la sensación de bascular, de desaparecer, de volver sin recuerdos. ¿Qué es lo que bloquea en reconocerme como Absoluto?

¿Pero dónde ves tú un bloqueo? ¿Por qué imaginas que esto sea un bloqueo? ¿Qué procuras ver de maravilloso? ¿Qué procuras capturar, agarrar? Desaparece y no busques nada. Es la mejor prueba de que eres Absoluto. Todo recuerdo, toda visualización, todo elemento traído en el momento de tu desaparición demuestra que no desapareciste. Sólo las consecuencias son visibles, en el seno de la persona. ¿Qué quieres traer del Absoluto? ¿Qué quieres ver? ¿Qué quieres tomar, en lugar de darlo todo? ¿Para qué buscar lo que bloquea, si solo es tu propia mente y tu propia voluntad de comprender algo que no puedes comprender? Sólo lo puedes Ser. La memoria no tiene nada que ver aquí, los recuerdos no tienen nada que ver aquí y cualquier experiencia de la conciencia, incluso la más mística, no es nada ante la beatitud total del que ha desaparecido. Pero en el momento en que vuelves, si buscas un sentido, si buscas una imagen, si procuras agarrarte a algo conocido, no podrás alcanzar lo que eres verdaderamente, es decir el Absoluto. El Absoluto no es ni cuantificable, ni expresable. Es por esto que hablé tanto, hace unos años, sobre la refutación.

Al Absoluto le importa nada los chacras, le importa nada la Kundalini, le importa nada los Arcángeles. No niega su presencia, pero está más allá. No en el sentido de una superioridad pero mucho más en el sentido de algo mucho más vasto, que ningún cerebro, que ninguna vibración, que ningún chacra o que ningún ser de Luz, sea quien sea, de donde sea que venga, pueda representar, lo que él mismo Es.

Hay que liberarse de lo conocido. ¿Y cómo liberarse de lo conocido cuando buscas traer algo? Constatas los efectos, esto es lo esencial, y luego te quedas tranquilo allí donde estás. Lo que buscas capturar o traer es lo que te impide ver con claridad. Es decir que no hay nada que ver, no hay nada que sentir, no hay nada que experimentar, solo está el Amor no manifestado, no representado, permanente e inmutable. Jamás la persona lo podrá representar. No hay nada. Para el ego, es el vacío. No hay ni sombra, ni luz. Allí solamente, cuando tocas la Infinita Presencia y te permites quedarte allí, donde puede existir todavía una conciencia y entonces una visión. Que ésta sea etérica o del corazón. Pero hasta esto, al Jnani, le da igual. Es libre de todo condicionamiento, de toda visión, de toda imagen y de toda experiencia. No por eso reniega de ello, sino que no lo necesita, porque sabe que esto es ilusorio. Incluso si es real. No le importa los objetos. No le importa las dimensiones incluso si puede hablar de ello pero representa para él nada más que una experiencia y nada en absoluto el estado de lo que él Es.

No hay pues que traer nada, que llevarse nada, que demostrar nada. Hay que quitarse esto de la cabeza y dejar de creer que esto va a pasar así o que aquello va a manifestarse asá. El único testigo del Absoluto es la desaparición de este mundo y de toda experiencia. Allí está la Verdad, allí está el centro del corazón, allí está la Paz Suprema.

El Jnani no tiene voluntad propia. La única verdad para él, antes de descubrir lo que Es como Jnani, es solamente ser él mismo, de librarse de las ataduras de la sociedad, morales, espirituales, karmicas, sin luchar en contra, atravesándolas sin apegarse, sin ser retenido, por lo que sea. Allí está la Verdad, ante la cual todas las verdades llamadas relativas se descubren y desaparecen. No tiene ninguna implicación sobre sus actividades, las que sean, en el plano que sea sobre este mundo. Ya no es tributario de la forma, incluso cuando se inscribe en su propia forma. No es tributario de la energía, no es tributario de la conciencia. No es tributario de nada, hasta del Sí que no quiere decir nada para él.  

Lo que expreso corresponde a la realidad del Absoluto en el seno de este mundo. La pregunta sobre el Absoluto no se hace para los que experimentan la conciencia en cualquiera plano que sea, excepto aquí sobre esta tierra.

...Silencio …

El Jnani nunca duda. Cuándo desapareces, ¿qué duda puede existir? Si hubiese una duda, traerías la visión, la experiencia de la conciencia, la vibración. La única cosa absolutamente cierta al volver, es que ya no hay nadie para hacer preguntas. Ya no hay nadie para interrogarse. Lo que no impide seguir adelante con su vida, la que sea, y de atender a sus obligaciones, las que sean. Él deja que todo ocurra, porque justamente él es quien "conoce".

...Silencio …

Siguiente.

Pregunta: numerosas sincronicidades con relación a mi compañera me ponen en posición de ser acusado por ella de ambigüedad, de traición, mientras que no estoy en absoluto en este guión. Esto me desalienta, dándome un sentimiento de impotencia con la vida, con esta relación, incluso si a veces puedo reírme de ello. ¿Qué debo comprender?

En lo que llamáis una pareja, basta con que uno de los dos tenga unas proyecciones lo suficientemente poderosas para crear situaciones que van a afirmarle en sus pensamientos alterados. Y efectivamente, allí no puedes nada. ¿Qué quieres hacer además? Cuando este tipo de cosa se produce, es necesariamente la otra persona que crea todo esto, con sus pensamientos iterativos, está creando lo que teme. ¿Quién puede cambiar los pensamientos ajenos, sobre todo si son recurrentes? Ninguna prueba satisfará al que crea cosas así. Solo hay que observarlo y verlo claramente. Y efectivamente, más vale reírse que de sufrir por ello. Es un juego engañoso. Sea cual sea la relación entre estas dos personas, incluso para las parejas que llamáis monádicas. En el momento en que uno de los dos personajes crea historias que no son verdaderas, éstas se materializan en su conciencia y en su visión, demostrándole por ahí que hasta tenía razón.

¿Cómo puedes frenar o evitar esto? Desapareciendo. Es el único modo para que la otra persona vea por sí misma lo que crea. Esto resulta del miedo. No es solamente un problema de conciencia, no es solamente un problema a nivel psíquico sino es mucho más lo que llamaría una alteración de la ilusión, alimentándose de sus propias quimeras y justificándose ella misma para quedarse en su sufrimiento y en su miedo. Ninguna ayuda exterior puede ser viable en estas circunstancias. Y esto no solo tiene que ver con las parejas sino que podemos observarlo en cualquier situación, lo importante es no dejarse aupar por la situación creada. Porque este tipo de comportamiento, de un lado o del otro, hace perdurar la ilusión de este mundo y hasta la refuerza, si puedo decir, sea cual sea lo que se vive en el seno del Sí, lo que es imposible para el Absoluto.

Toda ayuda o servicio propuesto será invertido y falsificado sistemáticamente. La falsificación en el seno de la misma falsificación y en la ilusión sólo reforzará eternamente la ilusión. Es una creencia que toma forma para el que la emitió, y que crea problemas para el que la recibe de frente y que lleva pues, como lo dices, a unas sincronicidades completamente aberrantes justificándole, reforzándole, en su persona y en su sufrimiento. Conque hay una víctima y el salvador que se convierte en verdugo, alternando. Siguen siendo juegos de roles, Siguen siendo pérdidas de tiempo. Es completamente estéril.

Preciso también, en lo que nombráis el Sí, que cuanto más se eleva el estado vibratorio en uno de la pareja o cónyuges o relaciones, más esto se intensificará. Es normal. No hay nada que comprender, solo observar simplemente la realidad de lo que acabo de deciros y no alimentarlo, ni salvando nadie ni nada por el estilo. Hay que devolveros mutuamente la libertad con el fin de que cada uno vea claramente. Y esto es válido para cualquier relación sea cual sea su naturaleza. No creéis más ataduras de las que ya existen.  

Repito, es un juego engañoso. Y como habrás podido comprobar, es un bucle, hasta diría una espiral, porque es cada vez más intenso y parece que tiene cada vez más peso en el seno de la ilusión. ¿Qué quieres hacer?  

En el momento en que en el seno de esta relación hay uno que dice verdaderamente "no juego más", entonces el juego se para. Lo que no quiere decir que haya separación o fractura, pero hay necesidad de verse a uno mismo. Nada más y nada menos. Cuando esto ocurre y gira en una espiral cada vez más intensa, es que hay miedo y culpabilidad, de un lado y del otro; no hay responsable, los dos sois actores. Sea como sea, este juego no puede jugarse sólo; hay que ser consciente que los dos juegan. Y es un juego que no tiene fin. Excepto por supuesto si alguno ve claramente las cosas y va más allá de la persona y más allá de sus propios sentimientos y pone punto final a esta espiral.

No alimentes lo que no quieres ver más. No apartes la vista tampoco, pero ve claramente. La vida en el seno de la ilusión te volverá siempre a servir, tarde o temprano, los mismos argumentos, mientras no hayan sido trascendidos. No hay víctima, no hay verdugo, no hay salvador, sólo hay dos actores que no ven que juegan. Cada uno prisionero de sus propias quimeras, sus propias proyecciones y en definitiva con ausencia de libertad. Nadie pertenece a nadie, en ningún momento. Caer en ello, es jugar el juego de la ilusión.

De hecho, en este tipo de relación, os ponéis vosotros mismos las cadenas, ilusorias. Aceptad la experiencia pero sobrepasarla y ver claramente lo que se juega. Hasta no es la relación de pareja, en definitiva no es incluso la posición de la víctima, del verdugo o del salvador sino más bien las elecciones del alma, lo que llamaríais vuestros orígenes estelares, que están obrando. Nada más.

...Silencio …

Siguiente.

Pregunta: hice dos veces el protocolo de la asignación vibral. Cada vez vi triángulos alineados al infinito. ¿Qué es?

Creo que hace referencia a lo establecido por el Comendador de los Melchisedeks que permitía situaros incluso más allá de los encuentros con los seres de Luz que él representa. Algunos de vosotros no han visto, no han percibido, no han experimentado, esto quiere decir que no estáis concernidos por ninguno de estos juegos.

Lo que describes prueba simplemente que en el momento de esta experiencia sobrepasaste ampliamente el plano de los Ancianos y que contactaste dimensiones más allá de toda forma, de toda entidad. Incluso si esto representa ciertas entidades que no tienen nada que ver con los juegos de la conciencia pero que soportan más bien la conciencia, como lo son vuestros triángulos elementales, como lo es vuestro corazón o vuestro cuerpo de Eternidad en su totalidad. He aquí todo lo que puedo decir sobre ello.

...Silencio …

Siguiente.

Pregunta: una hermana que había transmitido una pregunta me ha dicho que había alterado su sentido. De hecho, ella desea que la ayude en cuanto a su salud en general, sus estudios y todas sus pruebas en general.

¿Acaso me toma por Dios el Padre? Ella se equivoca. No soy un salvador y nunca lo seré. Que se gire hacia ella misma. Es ciertamente una persona que siempre busca el apoyo o el acuerdo afuera, a causa de una fragilidad. Así como lo percibe en sus tripas y en su piel. Que se vuelva hacia ella. Que se dé cuenta de su dependencia a las circunstancias exteriores. Ni soy un curandero, ni soy un salvador. Sólo la reenvío a ella misma. No para descuidar su petición, pero justamente para responder a su petición, más allá de las palabras que ella pronuncia.

¿Qué es lo que trata taparse a ella misma? Es cierto que la edad y la experiencia pueden ser insuficientes. Pero los que sufren de esto deben cuanto antes encontrar su propia fuente interior, porque si no se crean una vida de dependencia y de ausencia de libertad. Y yo no quiero privarla de su libertad. No puedo privar a nadie de su libertad. Sólo puedo reenviarla a ella misma, no para castigarla sino más bien para liberarla de ella misma y de sus creencias. Si ahora no lo ve, lo verá necesariamente.

No se trata con el Amor de siempre responder a una petición sino de devolver la petición cuando el ser tiene la necesidad imperiosa, para sobrevivir, de encontrarse, sea cual sea su edad y su madurez. Existen egregores lo suficientemente luminosos y no falsificados que puedan ayudarla en una religión o en la creencia que sea. Pero no estoy aquí para esto, no estoy aquí para mentir, no estoy aquí para poner una escayola o aportar una ayuda exterior sino que estoy aquí para ayudaros a desgarrar vuestros velos, si lo aceptáis.

¿Cómo quieres que ésta persona descubra la autonomía, si no se ayuda ella misma trascendiendo sus propias insuficiencias y sus propios miedos, y sus propios límites? Todas las soluciones están en ella, igual que para cada uno de vosotros. Entonces por supuesto a veces es necesario ayudar, lo que hice la última vez. Pero no podemos aprovechar la oportunidad y corriendo pedir algo, esto refleja una incomprensión. No condeno nada, pero os aclaro.

Lo mismo que en todo camino de vida o en todo camino que nombraríais espiritual, ocurre lo mismo. Claro que vivir unos contactos con unos santos, vivos o fallecidos, es una ayuda. Pero la ayuda no quiere decir relajarse. Tampoco quiere decir conocerse como persona sino reconocerse como un ser perfecto, sean cuales sean las circunstancias de este cuerpo, sea cual sea la madurez, sea cual sea la enfermedad o sea cual sea la salud. Claro que es posible hacer desaparecer instantáneamente la dolencia que sea, ¿pero de que serviría esto si nada más cambia, si sólo hubiera una curación? Cristo mismo decía: « Tu fe te ha salvado ». ¿Pero qué fe? No en un salvador exterior. En ella misma, más allá de las apariencias de la edad, las enfermedades, los sufrimientos o lo que sea.

Desde tiempos muy antiguos el hombre, en el sentido amplio, tomó por costumbre de creer que todo viene del exterior, privándole del acceso a su ser interior. Y aquí no hablo del Absoluto, simplemente del Sí. El milagro puede ser a diario ¿pero de qué serviría si el ser no encuentra su Libertad y su Autonomía? Esto tiene un efecto a largo plazo, un efecto totalmente invertido. Esta persona no puede verlo por el momento pero lo entenderá en el momento en que lo decida. El verdadero milagro no está en mejorar una condición, una situación o un cuerpo, el verdadero milagro es descubrirse a sí mismo. Y es la única verdad y es la cosa más simple. La carga que son las creencias, la educación, la familia, la profesión, los deseos, hay que barrer todo esto. Esto no quiere decir renegar de ello y dejarlo todo sino más bien ver claramente, ir más allá de todo esto.

He aquí lo que hay que responderle.

Claro que para el hombre es mucho más agradable oír unas palabras cariñosas, embadurnarse con este bálsamo, pero este bálsamo os ocultará siempre la Verdad. Así es. Mientras creéis ser una persona y solamente una persona. No he dicho de no ser nadie, he dicho de ver que sois una persona, pero también algo más. Y que sois el Todo. Aceptad esto como un postulado, sea cual sea vuestra edad y vuestra madurez, y lo viviréis. Viví esto en la carne en tres años, y muy joven. Hay que aceptar soltar las creencias, las ideas preconcebidas, las cargas de las que acabo de hablar, ponerse al desnudo. Ver su miedo, ver sus propios miedos. Hay que dejar florecer el Amor sin buscarlo. ¿Cuál Amor? El que no conoce nadie, ni objeto, ni objetivo, ni nada de nada. Es el Amor que personalmente calificaría de intrínseco, no dependiendo de ninguna cosa, de ninguna relación, de ninguna circunstancia. Está presente aquí, ahora mismo. Pero para esto, hay que extraerse de todo el resto.

...Silencio …

Siguiente.

Pregunta: después de una lectura de Maharshi, sentí un gran cansancio, me puse a meditar y después de unos minutos una palabra se impuso a mi conciencia: Antigone. Esta palabra griega significa: « él que se opone a los antepasados y a los descendientes », a la familia próxima pues.

No entendí nada.

Pregunta: esta palabra griega significa « él que se opone a los antepasados y a los descendientes », en relación con la familia próxima.

Sigo sin comprender nada a esta frase.

Pregunta: el que se opone a los padres y a los hijos …

De acuerdo.

Pregunta: ... a la familia

¿Y entonces?

Pregunta: es de hecho el caso, sin que esta situación sea conflictiva. Recientemente, en un edificio, en lo alto de una ventana, estaba escrito en grande a la izquierda ANTI y a la derecha GONE. ¿Qué hacer con esto sabiendo que al Sí o al Absoluto les importa nada la noción de familia?

Creo que habría que reformular esta pregunta en otro momento. A parte del elemento de co-creación consciente, no veo en ello ninguna relación ni ninguna lógica. Quizás es inherente a la persona pero no puedo contestar nada, tal y como esta formulado. Salvo para ver la co-creación consciente y la sincronicidad en la apreciación de una palabra y de verlo luego escrito. Luego, no entiendo la relación entre Maharshi y esa palabra. Pues tiene que ser reformulado de otro modo a continuación del satsang.

Siguiente.

Pregunta: ¿podría hablarnos sobre la neutralidad?

Esta palabra tiene varias acepciones posibles. ¿De cuál neutralidad hablamos?

En el sentido espiritual, del espíritu, la neutralidad corresponde plenamente a la acogida total, sin interferir, de la Luz pero de la Vida también, aquí mismo. La neutralidad es el estado donde todo es observado sin interferir con la observación de ningún modo, sin buscar capturarla, sin buscar interpretar, sin buscar una emoción. El observador está en la neutralidad; sin ella no hay observador, está el actor. La neutralidad desemboca en la benevolencia, en el corazón, y en el verdadero Conocimiento que no pasa por ningún filtro.

He aquí lo que puedo decir respecto a la aceptación de esta palabra en este sentido. Pero una vez más no sé lo que esta persona pregunta respecto a la neutralidad, si esto no es lo que contesté, porque a menudo, para los humanos, la neutralidad significa no volcarse. Ser un observador es un compromiso preciso que acaba con la acción / reacción, con el fin de dejar expresarse, manifestarse y desenrollarse la alfombra de la Gracia, tanto al nivel de la acción de Gracias como en el estado de Gracia. La neutralidad perfecta puede desembocar de manera directa en Shantinilaya, pero como mínimo esto conduce a ser un fino observador, sin juicio, sin prejuicio con todo lo que verdaderamente ocurre, más allá de los velos de todas las ilusiones, todas las proyecciones, todos los pensamientos y todas las emociones.

Preciso finalmente que en este estado de neutralidad es lícito dejar que las energías, sean cuales sean, obren en el campo de su conciencia, en el cuerpo, sin alterar nada por alguna voluntad de querer capturarla, de manipularla, de transformarla o de alterarla. La neutralidad es una forma de equilibrio que también lleva a la Morada de Paz Suprema y a la Infinita Presencia.

Siguiente.

Pregunta : ¿Cuáles son las características de la Luz Negra?

La Luz Negra corresponde a lo que es anterior a toda Creación, a toda manifestación de la conciencia e incluso de la Fuente. Es ella quien sostiene los mundos, quien sostiene la manifestación, sin necesidad de nada que no sea ella misma. Ella es el Absoluto. Es la última Luz percibida antes de la extinción de la conciencia, antes de la extinción de la Luz para dar paso al Amor como Principio primordial. Es nuestra Morada, la morada de todos, la única que es eterna. Una vez completadas todas las experiencias, algunos entre vosotros – si así lo deciden – volverán a aquella única Morada Eterna pues no hay otra.

La Luz Negra no es la sombra. No es ausencia de Luz. No es la parte negativa, aunque para la persona como para el Sí, donde la persona se encuentra presente, la Luz Negra puede ser vista como algo negro. De hecho esas personas confunden oscuridad con Luz Negra. La Luz Negra está en el origen de la manifestación. Ella es pues anterior a toda Creación o manifestación de la conciencia.

Es costumbre decir en este mundo que no puede haber sombra sin luz ni luz sin sombra. Esto es falso. La Luz no necesita la sombra. Necesita la Luz Negra para manifestarse, pero confundir la Luz Negra con la sombra es una señal de ego magistral en sentido espiritual. Únicamente en este mundo efímero y encerrado se ha decretado que la sombra era un freno a la Luz instituyendo así el dualismo.

La Luz Negra queda más allá de toda noción de dualidad e incluso de Unidad. La Unidad del Sí estabilizado es la Luz Blanca. Pero ¿de dónde procede la Luz Blanca? Id a la Fuente de la Luz Blanca y de la Fuente y encontraréis lo que sois, independientemente de toda conciencia, de toda dimensión.

Pregunta siguiente.

Pregunta: es un testimonio. Durante la cuenta hasta 10, en los momentos de la aceleración, sentí como un reventón a nivel del corazón, como si algo reventara alrededor del corazón. Luego, a partir del 7 y del 8, sentí una gran dulzura invadirme hasta el final. 

Esto es efecto de la ruptura del pericardio, del paso por la Puerta Kir-Is-Ti abriéndose hacia la Infinita Presencia y todos los posibles. Para eso, efectivamente, era necesario no esperar nada para vivirlo, del mismo modo que cuando intervine directamente en tu corazón. Misma cosa. Gracias por el testimonio.

… Silencio…

Pregunta siguiente.

Pregunta: ¿El Absoluto no queda más allá del ser?

El Absoluto no tiene necesidad de ser. Igualmente no tiene nada que hacer con el Sí aunque sea experimentado. El Absoluto no tiene nada que hacer con las definiciones, nada que hacer con la conciencia, nada que hacer con todo lo transitorio.

El Ser es el Sí. El cuerpo de Eternidad es el cuerpo de manifestación de la conciencia en cualquier dimensión. El Absoluto no se complica con eso ya que él es todos los posibles pasados y venideros y es ausencia de historia al mismo tiempo. Os recuerdo que es lo que permite a la Luz mostrarse.

… Silencio…

Pregunta siguiente.

Pregunta: la noche siguiente al fallecimiento de mi padre tuve un sueño. Estaba sentada al modo oriental frente a mi guía de aquella época. Me adentré en él y desperté plenamente consciente. Había experimentado un estado de beatitud extraordinaria. Eso duró por un largo momento. Mi mente se hizo con la situación y todo se fue diluyendo lentamente. ¿A qué corresponde aquel estado ?

Lo acabas de decir tú misma. Se trata de un éxtasis, de una comunión, de un encuentro contigo misma a través de aquél a quien llamas « guía ». Obviamente la experiencia es esencial pero, como lo viste y como suele ocurrir, la persona se hace con la situación, ya sea a través de sus proyecciones de conciencia, a través de la mente o a través incluso del recuerdo. Volvéis entonces a la línea del tiempo y la experiencia termina. Ese estado no queda estabilizado. Hasta que experimentes que no hay ni guía, ni persona, ni historia y te encuentres naturalmente en ese estado.

La mayoría de los humanos – al experimentar algo trascendente – se esfuerza por vivirlo nuevamente en la mente y en la memoria. Nada más erróneo ya que el tiempo no existe tanto a nivel de conciencia como en lo Absoluto.

La experiencia – sea cual fuere – debe transcurrir sin freno, sin preocupación por su término o su continuación. En este caso también conviene mantenerse neutral, sin hacerse con nada, sin detener nada, sin apropiarse nada, seguir la corriente, no buscar una repetición, aceptar lo que venga.

… Silencio…

Pregunta siguiente.

Pregunta: ¿Qué hacer con quienes se nos acercan hoy y no viven o rechazan el proceso de Liberación?

Hay que recibirlos lo más simplemente posible como un humano a un humano. No hay superioridad alguna de ninguna manera, con Absoluto o sin Absoluto, con vivencia del Sí o sin vivencia del Sí, incluso si la persona no tiene idea del Sí ni de lo Absoluto tampoco. Dejar que la relación fluya en este caso también. No programar nada. No decidir nada. Mantenerse disponible para lo que fluya y nazca de vosotros espontáneamente, sin intentar dirigir vuestro pensamiento ni controlar lo que sea o comportándose según las necesidades del otro. Ser uno mismo. No buscar nada. No preocuparse por nada. Mantenerse receptivo o no pero no decidir nada, no mover nada, no emitir nada, quedar centrado. De salir unas palabras, éstas deben nacer espontáneamente. Habiendo silencio, vosotros no tenéis nada que demostrar, nada que salvar y no podéis llevar a nadie con vosotros.

Extirparse de la persona, dejar de ser una persona, no significa volver a serlo según las circunstancias porque si os movéis no estáis radicados en la Verdad, estáis adaptándoos.  El Absoluto no se adapta jamás. La persona si. O entonces jugáis el juego de volver a ser una persona que da con una persona pero en este caso no pasará nada. Por lo demás no intentéis lograr tal o cual resultado. No intentéis orientar las palabras ni la relación. Estad simplemente presentes o ausentes al mismo tiempo que estáis ahí. La pregunta es: ¿estáis ahí como persona o estáis ahí más allá de toda persona?  Es la única manera de mostrar al otro, sin querer demostrar nada, el misterio de la Gracia.

Es la mente la que anda buscando estrategias, señales, maneras de tranquilizar, de salvar, de dar a entender, de suscitar adhesiones pero todo eso es superfluo. Id más allá de todo lo ligado a lo conocido, a una persona o, como dije anteriormente, entonces desempeñad el papel que la Vida os ofrece en aquella oportunidad pero, en eso también, mostraros espontáneos, sin poneros a reflexionar ni a obedecer a modelos de educación moral o reglas de comportamiento social. Sed vosotros mismos.

… Silencio…

Pregunta siguiente.

Pregunta: durante la cuenta hasta 10 ¿cuál fue el origen de las risas que brotaron?

La risa de quien nada espera, que está simplemente allí para vivir lo que corresponde vivir, sin interferir. Eso permite a la espontaneidad, a la neutralidad, al niño interno para decirlo así, develarse. Sin nada a esperar. Sin nada a proyectar. Sin nada a comprender. Por consiguiente no busques comprender a posterior pues, al hacerlo, te apartas más aún de aquel estado que fue experimentado espontáneamente. Como dije anteriormente, es la mejor manera de hacer que lo que apareció se difumine: queriéndolo coger.

… Silencio…

Pregunta siguiente.

Pregunta: por favor, podría hablarnos de la gratitud en relación con lo Absoluto.

No me queda claro. La gratitud en relación con lo Absoluto no tiene sentido para mí, aunque lo tuviese para la persona. La gratitud  y lo Absoluto ¿qué relación ? No entiendo.

La gratitud es una acción. La gratitud es una expresión de la conciencia. Lo Absoluto no tiene nada que hacer con la gratitud. Es la Gracia que aparece justamente porque no hay nada buscado. La gratitud tiene que ver con una persona, una situación, un estado. En el Sí, la gratitud puede manifestarse. Por consiguiente, si he comprendido algo de tu pregunta, no existe relación alguna entre El Absoluto y la gratitud.

… Silencio…

Pregunta siguiente.

Pregunta: en la cuenta hasta 10 dio lugar en algunos a una risa nerviosa. ¿Eso será debido a algún miedo?

¿Quién puede contestar mejor que vosotros? La misma manifestación puede expresar efectivamente ya sea la Libertad y la Liberación experimentadas en aquel momento, ya sea el miedo. El miedo o el Amor.

Vamos a contar hasta 20 pronto.

… Silencio…

Pregunta siguiente.

Pregunta: Usted ha dicho: «Estoy aquí para ayudaros a partir los velos, siempre que así lo queráis ». ¿Puede Usted, entonces, ayudarme a partir el velo ligado a mis miedos? Estoy paralizada por el miedo a ser, a vivir, miedo a lo desconocido, miedo a morir.

La mejor manera es morir a ti misma. Y sólo tú lo puedes hacer. Suéltalo todo. Te identificas con tu cuerpo. Te identificas con tu vida. Te identificas con tu memoria. ¿Cómo quieres dar con otra cosa, que con lo que eres? La muerte es ineludible, bien lo sabes, al llegar a este mundo. ¿Crees tú que haya algo de eternidad en eso? Es algo que pasa. La conciencia nace. La conciencia muere. Incluso la reencarnación es una estupidez. Una trampa del ego que jamás te extirpara de lo efímero. Entonces deja de considerarte como una persona pues la persona siempre quedará enmarcada dentro del miedo.

El ego le teme a la muerte y cuando dices « Le tengo miedo a la muerte » ¿quién habla? El ego, por supuesto. Habla la persona chiquitita que, sin embargo, quiere ser muy grande y que busca y busca y hurga por todas partes. Sin encontrar nunca nada. Y que no encontrará nunca nada porque no hay nada que encontrar en ese nivel. Es un juego. Un espectáculo morboso o un espectáculo cómico. No importa. No hay nada veraz ahí, aunque sea la única realidad que estás viviendo.

Fui lo bastante expresivo tres años atrás. ¿Qué puedo agregar? Lo que dije entonces: « Olvídate de ti ». No eres ni tus miedos ni tu vida ni tu cuerpo. No eres nada de lo que piensas. No eres nada de lo que has vivido. No eres ninguna de tus vidas pasadas. Eres lo que siempre ha sido ahí. No puedes alimentar el miedo y ser Amor. No puedes luchar contra tus miedos. Solamente te corresponde aceptar esta verdad esencial. Eso es todo.

Os aferráis a algo que no tiene consistencia alguna, duración alguna, y que no tiene futuro. En cuanto desapareces de este mundo, todo desaparece: los pensamientos, el cuerpo por supuesto, las emociones, la historia. ¿Cuál es el interés de cargar con todo eso? No encontrarás nada en el pasado ni tampoco nada en el futuro. Creer que algo vaya a subsistir de lo que crees ser es ya un defecto del pensamiento, muy anterior al miedo. Entonces ama. Ámate. No en ese cuerpo o en esa carne. Ama la Vida, cual sea su realidad. Conviene ver la ilusión y el error de este mundo sin de ninguna manera rechazarlo.

Es la decoración y vela realmente como mera decoración. No dependes de ella. No eres nada de lo que vives y sin embargo eres la Vida. Acepta eso. Ningún miedo resiste eso. Mira lo que dices: « Mis miedos. Mis velos ». Son tus posesiones. ¿Cómo quieres que te libere de todo eso. Son tus creencias. Date cuenta.

Creer que la persona va a darte una solución es la mejor forma de apartarte de la solución. La solución no debe ser encontrada ni buscada. Ella está desde ya. Acéptala sin pestañear. Todo lo demás deriva de aquello. ¿De dónde vienes? ¿Quién eras antes de aparecer en ese cuerpo y en esa historia? ¿Cómo quieres poner fin a la fragmentación si te fragmentas, si te identificas con los miedos, si te identificas con tu cuerpo, con una historia o con lo que sea? No rechaces el cuerpo, no rechaces los pensamientos, no rechaces las vidas pasadas pero no eres nada de todo eso.

Incluso la vibración, aunque ella continúe, debe ser reconocida como una manifestación de la conciencia y sin embargo no eres la conciencia, incluso la supra-conciencia. Mientras haya apego hay sufrimiento y mientras diga “mis” o “yo” el sufrimiento está presente. En cambio si eres la Vida, no queda espacio alguno para el sufrimiento. Solamente hay espacio para la experiencia y para el Amor, sea cual sea la experiencia.

… Silencio…

1, 2, 3… 4… 5… 6, 7, 8, 9 et 10… 11… 12… 13, 14… 15, 16, 17… 18, 20… 19

Pregunta siguiente.

Atentos para la sorpresa.

Pregunta: durante una meditación la palabra Antígona se impuso ante mi conciencia. Esta palabra griega significa: «aquel que se opone a la familia cercana, padres o hijos ». Más adelante, en una gran urbe, mis ojos ven en lo alto de un edificio esta misma palabra, Antígona, escrita en un letrero grande. Puesto que el Sí o lo Absoluto no se relacionan con aquella noción de familia ¿qué debo concluir?

Ah se ve mejor escrito. Eso es lo que llamáis sincronicidad. Eso aporta respuesta a la persona solamente y no sé lo que significa.

… Silencio…

Pregunta siguiente.

Pregunta: en estado de meditación o de alineamiento a veces siento que me hundo, o que caigo, o estoy con destellos en los ojos. Dejo que eso suceda pero de repente surge el miedo a lo desconocido, me siento impotente …

Obviamente hay impotencia frente a eso … y sólo es el principio.

Pregunta: ...incluso si lo tengo identificado, ¿cómo cruzar por ese miedo a la muerte, a lo desconocido? Por favor, acompáñeme o aconséjeme para apartar los velos del miedo y dejarlos atrás.

Cada uno experimenta eso para comprobar que es capaz de soltarlo todo sin  retener nada. Si el miedo te tiene atrapado significa que tú tienes atrapado al miedo, digas lo que digas. Cruza por entre el miedo. No quedes identificado con el miedo y verás, pero experiméntalo, hazlo. Hay que soltarlo todo. Como si fueras a morir. Es un juego. Míralo como un juego. No hay nada serio, sobre todo con la persona.  ¿Cómo puedes  hablar de liviandad si crees en tonterías como los miedos? Esos miedos os han sido inculcados. El ego tiene miedo a morir pero tú no mueres nunca. ¿Cómo vas a morir si no existes aquí? Es un fragmento tuyo que juega un juego. Previamente al miedo hay que eliminar la seriedad. Reírse. Reírse porque la risa es la antesala del Amor. Una carcajada os dejará sorprendidos, como algunos ayer, abriendo las puertas sean cuales sean y - sobre todo - la última puerta.

Soltaros. Tenéis que soltaros. No tenéis nada pese a que creéis lo contrario porque lo que tenéis desaparecerá necesariamente. El cuerpo es perecedero. Los pensamientos también. Las emociones también. Las historias también. Las memorias también. Cruzad por medio de todo eso. Si vibráis, elevad la vibración y luego olvidadlo, de lo contrario vais a quedar inmovilizados en la conciencia, incluso libre. De todas formas sois libres.

El miedo es inherente a este mundo justamente a causa de lo efímero porque estáis identificados con lo efímero. Vedlo como una evidencia. Vuestra vida es la demostración de eso. Lo veis en cada instante. ¿Tienes miedo a quedar dormido? ¿Te preguntas cada noche si vas a despertar al día siguiente? Sin embargo vendrá un día – caso de que mueras en el sueño – en que no despertarás. ¿Entonces? Y, sin embargo, duermes como si tuvieses la certeza de despertar. Hubo uno que dijo: “Estad atentos y orad”, lo que dice bien claro lo que significa.

Jugar. Reír. No tomarse en serio lo que no lo es, es decir ese cuerpo, esa historia y esa memoria. Considerar el rol y nada más.

… Silencio…

Pregunta siguiente.

Pregunta: desde la intervención de María experimento un gozo interno profundo. Estoy sumergida en ese estado que, según pienso, corresponde al Sí y no a lo Absoluto. ¿Cómo transitar aquel estado sin abandonar aquel gozo profundo para que lo Absoluto se revele ante mí?

Deja que muera la experiencia. Ella se transformará por sí sola. Los que encierran al Sí son los únicos equivocados. Acoge aquel gozo sin intentar capturarlo. No busques más nada. No busques persistir en aquella vivencia. No te apegues a ella tampoco.

Apartarse el Sí significa que intentaste capturarlo. Mantenerse en el Sí significa que entiendes la situación y no capturas más nada. Es la única manera. No paralices la experiencia ni la vivencia mediante el apego, aunque aquello te parezca ser (y lo entiendo) un tesoro inestimable. Ningún tesoro puede subsistir. Éste pasará también, de todos modos, al igual que ese cuerpo, al igual que esos pensamientos, al igual que esas vivencias y al igual que todos los estados posibles.

… Silencio…

21…

Pregunta siguiente.

Pregunta: por favor, ahonde en el tema, antes abordado, de « densificar el Amor ».

Densificar el Amor significa manifestarlo en este mundo. No mediante alguna voluntad, lo que es imposible, sino más bien mediante la Gracia, mucho más eventualmente siendo un observador. Es dejar traspasar la Luz, el Amor, el Conocimiento que es independiente de toda emoción, de toda mente, de toda historia  de karma. Es el instante presente. Es el momento cuando la densidad del Amor se despliega a través de vuestra simple Presencia o a través de vuestra simple Ausencia, sin nada a pedir, sin nada a esperar, sin nada a proyectar y, sobre todo, sin nada a interpretar, es decir sin valerse de nada conocido.

Densificar el Amor es dejar de interferir con lo que sois aquí mismo, el Parabrahman, sea lo que sea lo que hayáis decidido, sea lo que sea lo que penséis y sean lo que sean vuestros deseos. Es exactamente en este contexto histórico preciso que vivís. Del mismo modo que aquel que abandona este cuerpo y que tiene tiempo para saberlo, vive ya aquel encuentro y aquella densificación del Amor en los instantes, los días o las semanas previas a la desaparición del cuerpo.

Aquella desaparición del cuerpo durante la transición normal es la condición óptima para que se manifiesten la densidad y la densificación del Amor. Puedo decir que el Amor se torna palpable. No el Amor entre dos seres, no el Amor circunstancial sino el Amor como primera emanación del Parabrahman o de lo Absoluto. Es decir la misma Fuente, el Brahman. Esto es densificar el Amor.

Pregunta siguiente.

Pregunta: la hermana a quien Usted ayudó con su salud y su examen, leyó las dos respuestas suyas y queda agradecida.

Pues bien, yo también. El simple hecho de leerme es eficiente, aunque haya incomprensión o rechazo, porque aquello pasa más allá, más allá de las palabras, más allá de la circunstancia actual y eso queda grabado en lo más profundo de ella. Que haya aceptación o rechazo o incomprensión eso no importa. Esto vale para todas las respuestas que os he ofrecido.

… Silencio…

Pregunta siguiente.

Pregunta: ¿Cómo distinguir la voz interna de la voz mental?

¿Para quién lo experimenta o para quién lo observa? Porque las respuestas son dos. Pues bien veamos una y otra.

La voz mental es estéril. Lleva a siempre más preguntas y a siempre tratar de ubicarse en una relación, en una circunstancia y, por ende, depende de la persona. Nada tiene que ver con lo Absoluto. Lo Absoluto real, como lo dije, experimentado realmente, no se complica con ceremonias, roles, cargos en este mundo. Deja que la vida fluya y se exprese espontáneamente porque lo que habla en aquel momento no es la persona. Llámese entidad, llámese Cristo, llámese Fuente, no importa. Las palabras están libres de todo apego, de todo condicionamiento y de todo conocimiento previo, aunque sirvan de apoyo. Sólo son palabras pero que fluyen naturalmente.

El Absoluto real no conoce ningún miedo, sea cual sea su vida en este mundo, en especial los miedos relacionados a su futuro y a devenir lo que uno es. Por el contrario, la vida de aquel que no lo vive (y la respuesta aquí corresponde al segundo aspecto) va a traducirse por un juego de roles. Lo Absoluto no juega roles. Es él mismo. Lo Absoluto mental necesita reconocimiento a través de la mirada del otro. Para el Absoluto no hay otro. No hay nadie. No en las palabras sino en la vivencia real. La vida se expresa libremente sin traba alguna ligada a la persona, a las circunstancias, a algún karma o a alguna situación.

En un caso es la palabra, que es mentira (en lo Absoluto mental) y, en el otro caso, es el Verbo. El Jnani se expresa directamente desde el Absoluto, incluso estando con vosotros y jugando un rol. Transmite la palabra que es Verbo. En cambio aquel que está en la confusión encontrará siempre en su camino a un falso Absoluto para señalarle su propio error y al otro también.  El Jnani no tiene que hacer con todos esos juegos, con todas esas interacciones ni tampoco con justificaciones enmarcadas dentro de alguna religión, alguna energía, alguna vibración o alguna cultura.

Pregunta siguiente.

Pregunta: ¿cuál es la enseñanza emanada del sufrimiento físico y cómo des-identificarse de la persona cuando hay sufrimiento y dolor físico?

No basarse en lo conocido. Obviamente hay reglas en este mundo y reglas con este cuerpo que deben ser acatadas, ya sea en relación con la medicina normal o la medicina natural o con algún que otro sabio susceptible de aportaros su ayuda. Hay que ser estúpido para creer que el Absoluto no sufre. A la hora de mi muerte en esta encarnación estaba sufriendo pero eso no afectó nunca mi conciencia porque no había nadie. Por consiguiente, aquel que sufre en su cuerpo hoy, sigue identificado con la persona. Por eso corresponde tratar a la persona hasta que deje de haber una persona. Y entonces te darás cuenta de que el sufrimiento no puede tener impacto alguno. Se vive y se experimenta sin impacto alguno en ninguna parte.  Es un sufrimiento mudo para decirlo así.

Bien sabéis, sobre todo en Occidente, que han habido místicos en los tiempos pasados que sufrían pero el sufrimiento de la persona no es el sufrimiento del Absoluto. Librarse del sufrimiento equivale a librarse de sí mismo porque, en tal caso, el sufrimiento no tiene asidero. El sufrimiento se torna gozo pues suele haber una relación intensa entre sufrimiento y placer, como dan testimonio de ello los místicos occidentales de los tiempos pasados. Por ejemplo, Un Amigo, padecía innumerables sufrimientos. ¿Acaso eso afectaba su Luz, su sonrisa y su Presencia? No. Por el contrario aquel que sufre a nivel de la persona verá su propia conciencia afectada por el sufrimiento. 

Tener presente que lo que padecéis está para ser atravesado y dejado atrás. Obviamente, al mismo tiempo, conviene cuidar de la persona. Lo que tiene que ver con la carne se cuida como la carne con química, con vibración, con energía, con todo aquello llamado terapia. De ser necesaria alguna terapia para librarse de algún sufrimiento no pensarlo dos veces, acudir a la terapia. No buscar siquiera la explicación del porqué ni del cómo sino encontrar la eficiencia pues jamás el Absoluto borrará  sufrimiento alguno. Es simplemente la desaparición de la persona la que no afecta lo que sois, sea cual sea el sufrimiento, sea cual sea la enfermedad.

Cuando padecí lo que llamáis cáncer, nada se movió. Me sentía solamente cansado pero eso no cambiaba nada a nivel de Parabrahman. De lo contrario hubiese sido un mentiroso.  Eso debéis tenerlo claro. Lo que tiene que ver con el cuerpo es tema material. Lo que tiene que ver con el espíritu es tema espiritual. Cuando no hay conocimiento del Jnani en vosotros padecéis sufrimiento en caso de caer enfermos y ese sufrimiento afecta efectivamente a vuestra persona. Sin embargo, tened presente que – incluso en tal caso – no hay obstáculo alguno para ser lo que sois. Hay obstáculo para ser persona, nada más. Y, como el Jnani dejó de ser una persona, hay sufrimiento pero él no sufre. El Jnani identifica el sufrimiento, no en su origen sino más bien como manifestación de este mundo efímero y que ha de desaparecer también.

Y no olvidar también que el apego a vuestros hábitos y, por ende, a vuestros sufrimientos se debe a ciertas ventajas, como ser tomado en cuenta, ser atendido, ser socorrido. El Jnani no se plantea nunca el tema del sufrimiento. De padecer alguna dolencia, ya sea que atraviesa lo que sea – de ser necesario algún remedio químico – lo tomará o cualquier otro pero no depende de eso, no queda afectado. Está plenamente presente en ese saco de carne, en su Presencia o su Ausencia, pero nada procedente de ese saco de carne puede alterarlo. Solamente el Sí puede quedar alterado y no siempre. Cité el ejemplo de Un Amigo pero son muchos más, por supuesto.

Fijaos en la Estrella Teresa. Estaba en éxtasis e impaciente por reunirse con aquello que ella era. Nunca rechazó su vida pero fue con gran alegría como ella abandonó lo efímero sin, por ello, desear poner fin a lo efímero. ¿Os parecéis a ella? En tal caso estáis bien encaminados para el auto-descubrimiento. De lo contrario, ocupaos de la persona, del saco.

En cuanto aceptáis totalmente ser efímeros, en cuanto aceptáis aquello que incluso como persona llamáis la nada y vuestra verdad eterna, el sufrimiento queda disuelto y dejáis de sufrir. A nivel de Espíritu el Jnani no se fija en el sufrimiento, no se fija en nada relacionado con ese sufrimiento. De sentirse mal, no se hace preguntas. Toma lo que corresponde y la vida se lo hará llegar, en cualquier forma que sea. Trátese de química, trátese de una mano auxiliadora, trátese de nada, eso no cambia nada.

… Silencio…

Pregunta siguiente.

Pregunta: Por favor, podría ampliar sobre la Gracia de María en los tiempos finales.

Esto es exactamente la misma cosa que lo que dije acerca del momento de la muerte. El momento de la muerte es el momento cuando soltáis la atadura con lo efímero porque tenéis que hacerlo obligados. Son varias las etapas. Las hemos repasado ya y podéis aplicarlas en vuestras vidas, a nivel del Choque de la Humanidad. Es esto mismo que estáis viviendo en este cuerpo.

La Gracia de María, si la conocéis, más allá del personaje histórico, en ella veréis la Inteligencia Creadora en acción, independientemente de toda entidad. Aquella Inteligencia Creadora es la antesala del Parabrahman. Aquello se funde totalmente con lo Infinito y la Última Presencia. Abrirse a aquello equivale a abrirse a la Gracia, aunque aquello sea personificado a nivel histórico por María o cualquier nombre que queráis darle. La Gracia de María, en estos tiempos, consiste en causar un cambio radical a nivel de lo que pueda subsistir de la persona, en sus emociones, en su mente, al reactivar en el Ser aquella Inteligencia Creadora, aquel Femenino sagrado que conduce al Brahman y al Parabrahman.

La Gracia última consiste en reírse de sus errores, de haberse creído persona, de haber creído en esta vida, incluso con creencia en el más allá.  Es librarse de todos los miedos y densificar el Amor como explicado más arriba. Ahí, en aquel espacio, no queda otra posibilidad que experimentarlo y conocerlo. Es el momento cuando todas las barreras se vienen abajo, no solamente los velos y los miedo sino verdaderamente todos los condicionamientos ligados a este cuerpo efímero y a esta sociedad efímera y a este mundo efímero. Es el momento cuando salís de la linealidad del tiempo para alcanzar lo que llamé en vida « el estado primordial », anterior a todo nacimiento, a toda Creación y a toda manifestación en cualquier lugar que sea. Es aquel momento privilegiado cuando el impulso de la Luz sobre las estructuras efímeras se torna tan intenso que estáis sumergidos. De quedar algo de la persona, la persona está sobrepasada y no ve otra solución que abandonarse ante aquello debido a que ésta es la única salida.

Es lo que cada uno vive en momentos de la muerte que es, de hecho, la muerte de un saco de carne, muerte de los pensamientos, de las emociones y de todo lo que os mantenía ligados a este mundo o a los deseos, incluso a nivel de lo que podría llamarse Alma o Espíritu. Es también el vacío que se abre paso a la Gracia. En un momento dado os sentíais plenos y pesados con todas esas historias, con todas esas experiencias y, al momento siguiente, todo eso desaparece. No queda nada a lo cual aferrarse y, en el momento de la desesperación más honda, es cuando lo soltáis todo. Es eso la Gracia de María. Es a la vez la auto-reconexión y el auto-conocimiento, en los que nada de este cuerpo puede intervenir. Esto se llama catalepsia. Cuando hay catalepsia no hay más cuerpo, no hay más conciencia, hay muerte. In fine, tenemos lo que llamáis muerte.

Aceptar la muerte y todo lo que ella conlleva es – desde ya – estar Vivo y no solamente en esta vida y no solamente enmarcado entre un principio y un fin. Trascendéis el principio y el fin al mismo tiempo que quedáis limitados entre un principio y un fin pero sin estar engañados pues sabéis que todo eso no es nada. No que lo creáis sino que lo experimentáis.

… Silencio …

Pregunta siguiente.

Pregunta: siento la palabra gracias que viene una y otra vez por eso os digo simplemente muchas gracias por todo cuanto habéis grabado dentro mío.

Gracias, también, por haber jugado el juego, aquel de la Libertad y de la Liberación que – desde ya - está. Sois la Libertad, sois el Amor, sois el Jnani, digáis lo que digáis, hagáis lo que hagáis. Diría incluso que era independiente de vuestro punto de vista e independientemente de vuestro camino experimental en lo que podéis llamar el más allá. Os habéis conocido como ser verdadero y vuestra vida es una acción de gracia permanente. No sólo para conmigo, no sólo para con vosotros sino para con la Vida porque estáis no sólo con vida, no sólo limitados entre nacimiento y muerte sino porque sois la Verdad.

Y -  cuando las gracias se exhalan de vosotros – ya sea hacia vosotros, ya sea hacia mí o hacia la Vida, entonces sois libres. Verdaderamente. Estáis vivos en cada aliento e incluso sin aliento. Sois el Verbo y sois también lo que antecede al Verbo. Sois más allá del principio, mucho más allá.

… Silencio…

Pregunta siguiente.

No quedan más preguntas.

De haber preguntas verbales, no os preocupéis, contestaré a todo el mundo. No hay blancos preferenciales.

Pregunta: tuve un sueño. Llegué a una cárcel. La mujer de guardia me dio un remedio para tomar. Cuando ella abrió la bolsa vi que el remedio era un polvo con muchos insectos adentro. Me negué a tomar el remedio y me puse a bailar tango sola. La mujer soltó el remedio y se puso también a bailar tango sola.

Y no se te ocurrió salir de la cárcel. Quedaste en la cárcel. Velo tú. ¿Prefieres bailar en la cárcel o bailar en la Libertad? Ahí hay un miedo a lo desconocido. El remedio contiene gusanos. ¿Qué es el gusano? Es un alimento. No quisiste pues comer la Vida y bailaste la Vida mientras permanecías en lugar seguro. Te corresponde volver allá y comer de la bolsa. Y – entonces – podrás bailar con la mujer de guardia y verás que no hay ni custodia ni bolsa ni barrotes ni cárcel.

Simbólicamente, para un occidental, eso significa no comer el cuerpo de Cristo. No en relación con lo que sucede en vuestras iglesias sino más bien en Verdad. Eso traduce una necesidad de seguridad y al mismo tiempo de Libertad. Ahora bien, aquí hay antinomia porque la necesidad de seguridad conlleva al miedo, sea cual sea aquella seguridad: tener comida, tener techo, tener pareja, tener dinero … Es una falsa seguridad que tiene que ver con el cuerpo. Y – en los sueños – se ve con más veracidad.

Eso te demuestra, con lo que hoy eres, que te quedan todavía cosas que soltar a nivel de las creencias y a nivel de la búsqueda. No necesitas ni prisión ni guardia. Solamente necesitas la bolsa. Y entonces estarás liberada pues los gusanos son los que van a comer tu carne y, por ende, sanarte. Aún permanece un deseo de Libertad, por supuesto, pero ahí es el alma quien lleva el baile. Por lo demás bailas con la mujer encargada de vigilar la cárcel quien no es sino tu propia alma, quien te dio a conocer tu Espíritu y tu Verdad pero no lo viste. Fue eso lo que te fue mostrado.

… Silencio…

Otra pregunta.

Pregunta: soñé que compraba un restaurante y tenía la intención de realizar ahí una remodelación: echar abajo un muro y reemplazarlo por una amplia vidriera a fin de ver al otro lado tres caballos cada uno en su espacio separado por un tabique. ¿Cuál sería la explicación?

La primera parte significa que estás dispuesta a ver la Verdad penetrar en tu casa, en aquel restaurante tuyo, que tiene que ver pues con la carne, el saco, el tuyo y todos los sacos a los que alimentas, ya sea con productos animales o vegetales. Por lo tanto sigues nutriéndote con ilusiones pese a conocer la Verdad. Los tres caballos son en este caso la tri-Unidad, en el panteón de la India, como la Trinidad en Occidente. Bien sabes que existe. Estás dispuesta a verla. Sin embargo, continúas nutriendo y alimentando – incluso tras abrir ciertas puertas – a la ilusión. No te queda otra que salir del restaurante y partir con los tres caballos. El caballo tiene la peculiaridad de ser rápido, mucho más que el burro. Los caballos están encerrados entre tabiques, como si fuese necesario algo de libertad pero no demasiado.

Por lo tanto en este caso también no hay voluntad de permanecer en lo conocido ya que divisas lo desconocido. Estás en el umbral. Sin embrago sigues nutriendo un poco o mucho la ilusión. Sigues creyendo todavía en ese saco de carne, en su experiencia, aunque hayas abierto puertas y ventanas. La Luz entra bastante pero sin revelarte a ti todavía como Luz y exclusivamente Luz. Sin embargo un paso importante has hecho pues crees que son más aún los pasos por hacer como cambios en el decorado, en la cocina, en la sala de restaurante cuando todo está ahí. Lo ves, lo sabes, lo vives pero no vas hasta el final. El final ¿de qué? De la ilusión.

… Silencio…

Pregunta siguiente.

No quedan más preguntas.

Entonces coloquémonos juntos en la Verdad.

… Silencio…

Pues Bidi os agradece. Os saludo.

Gracias.

Cierro pues el Libro. Hasta luego.


Hasta luego.