lunes, 26 de octubre de 2015

MA ANANDA MOYI - En el Corazón del Amor (II)


Octubre 2015 

Preguntas y Respuestas (inicio)

Soy Ma Ananda Moyi. Vamos, hermanos y hermanas aquí presentes, a continuar nuestros encuentros en el corazón del Amor. Así que me propongo responder al conjunto de vuestras preguntas que conciernen a lo que se celebra actualmente.

Mis respuestas se situarán a menudo más allá de la persona, a fin de tocar en vosotros el corazón del Amor.

Permitidme de irradiar en vosotros la Alegría de la Presencia.

… Silencio…

Después de cada una de las respuestas que aportaré, nos quedaremos  todos juntos en el silencio de la Presencia para ir realmente y concretamente más allá de las palabras de la pregunta y más allá de las palabras de la respuesta, con el fin de vivir lo que puede decirse entonces en la alquimia de nuestro encuentro. Dígnense a acoger la alegría de mi Presencia y la alegría de vuestra Presencia. La mayoría de las respuestas que daré se harán desde mi posición como Estrella AL pero en el curso de estos encuentros en el corazón del Amor, seré también en cierto modo la embajadora de las doce Estrellas, la que habla a vuestra alma, la que habla a vuestro Espíritu y que trasciende, por las palabras y la vibración, el sentido mismo de ser una persona, incluso si vuestras preguntas son de orden personal.

Ahora escucho vuestra primera pregunta.

Pregunta: ¿Cómo, en palabras de Bidi, el Absoluto aquí en este mundo, se correlaciona con el sueño?

Bien amado, cuando desapareces a este mundo, que esto sea en el sueño o en el Absoluto, esto no hace ninguna diferencia. En cambio el regreso es profundamente diferente. El regreso del sueño se acompaña casi instantáneamente al regreso de la persona en el seno este mundo, inscrita en una historia personal, en vuestros vínculos, en lo que es o  por lo menos de lo que cree ser. De regreso del Absoluto, no hay más preguntas. No hay más incluso la idea o el sentido de ser una persona, incluso si la persona está presente.

Así, que del punto de vista de dónde estáis en la encarnación, no existe diferencia entre el sueño y el Absoluto. Como veis, algunos de entre vosotros desaparecéis de modo inesperado en las meditaciones, en las oraciones o escuchándonos y luego  regresan. Pero la diferencia, la comprobáis vosotros mismos respeto a vuestro sueño, en los momentos que siguen. ¿Estáis llenos de alegría? ¿Estáis saturados de alegría en el momento de vuestro regreso o simplemente tenéis la impresión de emerger de un sueño normal? Y también luego, a lo largo de vuestras jornadas, sois completamente aptos unos y otros de comprobar si sois más ligeros, si vuestro corazón es más ligero, si vuestra persona, en toda su historia, os inquieta menos para vivir el instante presente. Allí está la gran diferencia, no en el desarrollo del sueño o del Absoluto, sino más en lo que sucede cuando volvéis a la persona en el seno de este mundo.

Entonces sí, hay una diferencia esencial y hay al mismo tiempo una similitud. Desde un punto de vista exterior, es la misma cosa; desde un punto de vista interior, esto es profundamente diferente. Entonces por supuesto, en el aprendizaje que vivís unos y otros, respecto a lo que vivieron y todavía viven, hay a veces una mezcla de sueño y de desaparición, una mezcla de sueño y de Absoluto. Os ocurre y todos lo sabemos, que cuando estamos en la carne, hay unas mañanas o días en que nos despertamos preguntándonos quiénes somos y dónde estamos.

Desde Absoluto, es exactamente la misma cosa. Os ocurre de regreso de vuestras desapariciones, de preguntaros el sentido de quienes sois o de lo que hacéis, como si la identidad fuera ahogada en una niebla donde no hay realmente recuerdos, sino que permite traer, yo diría, unas pizcas de la Infinita Presencia en el momento en el que regresáis. Esto se traducirá inexorablemente en el sentimiento de estar bien, por el sentimiento de ser diferente, por el sentimiento de estar más lleno incluso y sobre todo si no sabéis más quién sois o en que historia estáis inscrito.

Entonces hay similitud, para aquel que ve esto desde el exterior, pero no puede haber confusión, o entonces es mínima, para el que lo vive realmente y concretamente. Miren lo que se realiza cuando volvéis, en los momentos inmediatos y también, más o menos, mucho tiempo después de esta desaparición. ¿Acaso la alegría es conservada? La despreocupación y la ligereza del niño están presentes incluso si ésta se apaga mientras no estáis estabilizados en el seno de la Infinita Presencia.

Existe también otro elemento. Volviendo de la desaparición, incluso si  no tienen la necesidad de afirmarla o de demostrarla a quienquiera que sea, ni a vosotros mismo, cuando desaparecen y vuelven en el seno de la persona, permanece en vosotros una certeza inquebrantable que reúne la fe, que reúne la infancia, de estar unido y de ser mucho más que la historia que vivís, incluso si todavía estáis inscritos en una historia particular de problemáticas particulares.

En conclusión, el Liberado se basta a sí mismo. Él es su propia fuente de Luz y su propia fuente de Vida. No al nivel del ego, de la persona, sino más bien en sentido universal y sobre todo lleno de Amor, saturado de Alegría y Jubilo cualesquiera que sean los acontecimientos que estén ocurriendo a veces en su vida y que pueden traer a veces tomas de decisión en el seno de la persona o también en reacción a algunos elementos que no pudieron ser aceptados, ni por la persona ni por el Absoluto si lo sois. No obstante, nunca sois engañados. Veis esto como una necesidad y no estáis implicados ni en el plano mental, ni en el plano afectivo, ni en el plano de las emociones y aún menos, en las Energías o en las Vibraciones.

Así que, las fluctuaciones, incluso de lo que percibís como vibraciones,  que éstas estén en la cabeza, en el corazón o en otra parte, al nivel del Canal Marial o de la Onda de Vida, no dejan desplegarse, sobre la pantalla de la conciencia, las mismas cosas. En un caso hay claridad, en  otro caso hay confusión, porque el mental se pone en marcha y os viene a proponer unas opciones. El mental tiene siempre una opción, el Absoluto nunca tiene una opción. Él es totalmente Libre. Él salió de todo condicionamiento y de toda noción misma de libre albedrío, porque no tiene previsto tener que escoger entre tal situación, tal cosa, tal persona o tal acontecimiento. El Absoluto deja llegar a él lo que se celebra, mientras que aquel que cae en el sueño y vuelve en el seno de la persona nunca observará diferencia significativa en su vivencia y en el modo de portarse en lo que se celebra a su alrededor y en él.

Ahí está la gran diferencia, pero efectivamente visto desde el exterior, es exactamente la misma cosa. La desaparición en este mundo se hace de manera fisiológica cada noche cuando duermen, mismo si vuestras noches están pobladas de sueños. El Absoluto desaparece él mismo cuando lo desea, incluso si continua expresándose. Él esta de algún modo unido permanentemente a lo que es, cualesquiera que sean las circunstancias de su cuerpo, de su vida, de sus emociones, de sus vínculos o de todo acontecimiento surgiendo de improviso en el seno de su conciencia. Él permanece estable.

Es imposible desestabilizar al Absoluto. Incluso si éste se enfada, nunca es engañado  por su propia ira y sobre todo, no hay ninguna repercusión nefasta ni para él ni para el otro. Porque él no hace diferencia entre él y el otro. Él podría maltratarse a sí mismo como maltratar a alguien, no para maltratarlo, sino para agrietar el cascarón del ego y dejar aparecer el Amor. Y esto, no es él quien lo decide. Es directamente la expresión de la Vida libre en el seno de este mundo.

Escuchemos juntos si desean la segunda pregunta.

… Silencio…

Pregunta: ¿puede aclararme sobre un sueño? Estoy de pie en una playa, en alegría y veo una forma humanoide, más bien oscura, arrastrar mi cadáver que está recubierto de pelos dorados.

Bien amado, permítame primero de situar el sueño. Por supuesto, sabéis que existen diferentes formas de sueños. Hay sueños que corresponden a vuestras preocupaciones del momento. Hay sueños que están ligados a vuestro vivido en los días precedentes. Hay también sueños que están ligados a vuestras diversas anticipaciones y proyecciones que conciernen al futuro. Entonces por supuesto, habrá siempre una explicación para la persona y en este caso, es precisa. Pero permítanme primero ir más allá del sentido y de la correspondencia para la persona que tuvo este sueño. Más allá incluso del significado simbólico, real, proyectivo o ligado simplemente al mental, o profético, se trata siempre de la misma cosa.

El sueño, cualquiera que sea su intensidad, cualquiera que sea la percepción de lo vivido, traduce siempre algo que se realiza en el seno de la persona. El Liberado Viviente no necesita soñar. Él, además, nunca sueña. Él desaparece totalmente, incluso en sus noches. El sueño es en cierto modo lo que os devuelve a la Infinita Presencia, en los casos más elevados, pero también a vuestra persona.

Entonces por supuesto en este sueño, hay un cierto número de elementos que son vistos. El agua en particular, el elemento Agua. La playa, es el lugar donde os ponéis al mismo nivel que el agua y donde aprovecháis los movimientos del agua y también de los rayos del Sol, si los hay.

El agua del mar es el Agua Primordial, la que os devuelve a vuestros orígenes. Y allí, como lo dices, ves y percibes tu cadáver recubierto de luz dorada, al nivel de los pelos si comprendí bien. Esto corresponde totalmente para la persona al proceso que está celebrandose hoy de manera colectiva para la humanidad y que fue llamado Ascensión, que corresponde pues al final de un ciclo y sobre todo al regreso en vuestra Eternidad, a vuestra Resurrección. Así pues, los sueños son a menudo coloreados, no de este acontecimiento en si mismo, sino de las propias proyecciones que vosotros mismos anticipáis en vuestro propio devenir y esto, no al nivel de la persona, sino muy realmente al nivel del alma.

Aquel que esta liberado del alma no necesita soñar y además nunca sueña. No lo necesita más. No hay nada a confrontar, no hay nada a confirmar, no hay nada a dilucidar. Entonces el sueño, incluso en su dimensión profética, sólo os recuerda que existe algo a solucionar entre la persona y el alma y a veces entre el alma y el Espíritu. Pero para esto, el alma en disolución arrastra una rarefacción de los sueños. Los sueños se hacen a veces mucho más simbólicos y están en relación con lo que se podría llamar el inconsciente del humano o el inconsciente colectivo, donde se encuentra como lo saben, un depósito de formas del pensamiento, un depósito de potencial de los posibles, un depósito de futuro también.

Entonces os animo por supuesto a ir más allá del significado que di, de ir más allá de la persona y de ir más allá del alma. Sin negar por supuesto estas informaciones que a veces os son dadas y que son efectivamente a veces superiores. Pero retengan ante todo, que todo sueño, cualquiera que sea, incluso el más bello, sólo traduce en cierto modo los balanceos iterativos del alma entre la materia y el Espíritu, que escogió el camino de la Liberación y de su disolución y que sin embargo no llegó a su término porque el momento no llego para esta alma, esperando para la mayoría la Llamada de María que os aportará la certeza inquebrantable de lo que sois, y la certeza inquebrantable de que lo que se celebra es realmente el final de un ciclo. Una cosa es ver lo que se realiza en este momento y otra cosa es imaginar lo que será la vida después de los acontecimientos esperados o temidos.

Pero sepan bien que el sueño sólo traduce la dificultad, incluso en sus aspectos más luminosos, a establecerse en el seno de la Infinita Presencia, traduciendo como acabo de decirlo, las oscilaciones del alma misma entre su disolución y su persistencia.

También os invito por supuesto a apoyaros en vuestros sueños, pero que este apoyo sólo represente en definitiva un apoyo indispensable para vuestra vida en este mundo, para algunos de entre vosotros, con el fin de probarles, incluso a veces de dilucidar. Pero cualquiera que sea lo que es dilucidado, cualquiera que sea que lo que incluso expliqué, allí también hay que superar esto. Los sueños son una ayuda. Muchas personas sobre esta Tierra, en todas las tradiciones, diría yo, en todos los pueblos, se interesaron sobre los sueños desde tiempos inmemoriales. Así como dije existen incluso sueños proféticos, existen sueños muy importantes, pero todos estos sueños  derivan en definitiva sólo del interfaz y del encuentro entre el alma y la personalidad. Nada más y nada menos. Cuando el alma está y no sólo en vía de disolución sino realmente disuelta, no puede haber más ahí ningún sueño, o entonces éstos son vistos como unos elementos que vienen a perturbar el sueño en el seno de lo Absoluto.

… Silencio…

Podemos escuchar otra pregunta.

Pregunta: Jofiel dijo que nuestro posicionamiento podía ayudar a nuestros allegados. ¿Podría desarrollar?

El posicionamiento en el seno del Amor. No del amor hacia sus allegados sino del Amor incondicionado. Porque en este momento, incluso si hay rechazo, es que hay en cierto modo algo que es visto, incluso si esto es negado y a priori no visto. El posicionamiento en el seno del Amor incondicional ya es y será cada vez más el elemento indispensable para aportar la Paz y el Amor sin actuar en el seno de la persona. El Amor incondicional e impersonal que fluye en esos momentos a través vuestro, que sea visto o que sea negado en el momento, esto no tiene ninguna consecuencia nefasta, todo lo contrario. Es en este sentido que Jofiel precisó esto.

Si vuestro posicionamiento es justo, en el vínculo, en el compromiso y en el afecto, pero en enlace directo con lo que sois en Eternidad, que  seáis liberados o no, entonces en este momento las implicaciones y los efectos sobre la persona con la cual estáis en relación en este momento, serán profundamente diferentes. Porque esto no pasará por el mental.

Incluso si hay un rechazo y una negación de aquello con lo que estáis en relación impersonal, incluso si esto es personal por los vínculos de  sangre, de la carne o de los sentimientos.

Entonces esto no tiene ninguna importancia porque de todos modos, incluso lo que no es visto, lo que no es percibido por el que recibe vuestro estado de ser, tiene necesariamente un sentimiento. Recuerden : cuando el ala de una mariposa se rompe, es el conjunto del universo que tiembla. Lo mismo ocurre tan pronto como un hermano humano o  hermana encarnado en la carne se acerca al Sí, vive el Sí, incluso de modo no permanente, hay cambio. Cambio en él, por supuesto, pero cambio alrededor de él cualquiera que sea la apariencia que puedan tomar estos cambios. Que esto sea un rechazo de lo que emanáis, incluso inconsciente, que esto sea un pleno acuerdo, los resultados son otros, yo diría, más convincentes que lo que se celebra en el seno de toda relación personal la más justa y la más perfecta en el sentido de un amor humano, porque el Amor impersonal trasciende todos los límites del amor humano.

El Amor incondicional, como lo dice él mismo en esta proposición, sólo corresponde a una ausencia de condiciones, a una ausencia de reflexión, a una ausencia de algo que estuviera ligado a vuestra relación, de una manera o de otra. Entonces por supuesto el que sale de la relación personal por este estado de ser, puede arrastrar reacciones muy violentas alrededor de él y esto es normal. Por miedo, por desconocimiento. Pero no se fíen de estas primeras reacciones, no se fíen incluso del hecho que esta persona, este hermano, esta hermana, que está en vinculo con vosotros, esté enfadado, porque obraron en la justicia y en la Verdad incluso si esto no aparece en el sentido de la persona, la vuestra como la suya. Los resultados estarán infaliblemente presentes en el momento de la Llamada de María, en el momento de las Trompetas.

En este momento, para este hermano, esta hermana, que estaba en relación con vosotros y que tal vez rechazó vuestro estado de ser, habrá una reminiscencia para él de lo que representasteis en este momento y lo que tal vez rechazó. Así serán quemados los vínculos porque recuerden que un vínculo está entre dos situaciones, dos personas, dos objetos, y que incluso si hay uno que rompe el vínculo por el Amor incondicionado e incondicional, aquel que mantiene el vínculo siempre es preso de su propio ego y de este propio vínculo que él mismo creó.

Entonces por supuesto cuando hay una relación afectiva, que esto sea con un cónyuge, un antiguo cónyuge, un amigo, un niño, un pariente, por supuesto que esto puede ser dañoso en el instante y, desde un punto de vista estrictamente limitado, esto es contrario, yo diría, a una cierta forma de moralidad. Pero sinceramente, pensáis primero en la moral o pensáis primero en el Amor?... Toda la diferencia se sitúa allí. Y lo que creéis alejar de vosotros os permitirá en este momento resolver, de una manera u otra, lo que no se quiso resolver en el momento en el que se alejó o tal vez se acerco a vosotros. No tenéis que decidir. Dejen expresarse simplemente lo que se expresa porque en el momento en el que sale de vosotros es espontáneo, en las palabras, en las miradas, desde el instante en el que no buscáis de reaccionar, desde el instante en el que, como esto fue dicho, ponéis el Amor por delante, entonces incluso si en el momento esto os parece contrario al Amor, no lo es.

Deben salir también en este momento, yo diría, de una visión o de un punto de vista o de un posicionamiento puramente lineal ligado a convenios, ligado a sentimientos o ligado al vínculo mismo, real cuando se trata de un vinculo de la carne. No se preocupen de esto. Mantengan el Amor incondicionado y veréis por vosotros mismos, cualquiera que sea el tiempo necesario, que hay apaciguamiento y solución, y sobre todo ruptura del vinculo real, no para no ver más a estas personas, a estos hermanos, a estas hermanas, a estos cónyuges, a estos niños, sino  para liberarlos a ellos mismos y no solo a vosotros mismos.  

Entonces vayan más allá de las apariencias, ahí también, y no vean simplemente lo que se realiza en lo que vosotros vivís ahora - sin por eso proyectaros a mañana - pero estén seguros que asistiréis vosotros mismos a la disolución de todos los vínculos llegado el momento, incluso aquellos que rompisteis vosotros mismos y que sin embargo, cualquiera que sea la ira a veces del otro lado, no está completamente liberado.

Es en este sentido que vuestra presencia aquí sobre este mundo, para muchos de vosotros, incluso liberados vivientes o viviendo el Sí de modo definitivo, es importante. Porque ahí, en este momento, ayudáis por vuestra Presencia, por vuestro posicionamiento, por la misma cólera del otro, en su propia Liberación. Es esto lo que es capital.

No es la reacción inmediata, no es el sufrimiento inmediato, no es la pérdida inmediata sino que son realmente los efectos a nivel de la Eternidad, al nivel del Sí, al nivel de la Presencia, del otro también por supuesto.

… Silencio…

Recuerden que en nuestros momentos de silencios entre las preguntas, hay Presencia, intensificación de vuestra Presencia y de  la mía, con el fin de comulgar en el Corazón del Amor y dejar lugar a la escucha del Espíritu, o a la escucha del alma, si ésta todavía está presente.

… Silencio…

Les recuerdo que en el seno de estos espacios de silencio entre las preguntas, está la  Presencia del Espíritu del Sol, del Coro de los Ángeles y que estamos en lo sucesivo cada vez más cerca. Entonces por supuesto, para aquellos que están en retirada por una razón u otra, ellos pueden percibir diferencias. Para ellos no es la misma vibración, no es la misma conciencia porque nos acercamos al Corazón del Corazón, al Corazón del Amor. Y allí hay cada vez menos diferencias entre usted y nosotros pero también entre nosotras Estrellas, o entre los Ancianos y las Estrellas y los Arcángeles. Porque esto siempre es subtendido por la misma Presencia del Espíritu del Sol y la Presencia Crística si prefieren, en vosotros como en nosotros.

… Silencio…

Escuchemos otra pregunta.

Pregunta: ¿la totalidad de nuestros linajes serán revelados antes de la Llamada de María?

Bien amado, ¿por qué añadir un tiempo? Porque sobreentiendes en tu pregunta, que el conjunto de los linajes deben ser revelados a la conciencia ordinaria o incluso en el seno de la supra-consciencia. No es así. Algunos de vosotros viven efectivamente los linajes sin incluso saber de lo que se trata. Además, ¿ellos necesitan identificar realmente lo qué significa esto? Allí también conviene atravesar, sin hacerse preguntas, lo que se realiza sobre la pantalla de la conciencia. No hay ninguna obligación, no hay ninguna necesidad. Sólo la persona puede concebirlo así.

En el proceso de reversión del alma hacia la Luz y su disolución, desde el momento en que el alma no es más girada hacia la materia sino hacia el Espíritu, incluso si aún se mantiene hoy, algunos de los linajes o el conjunto de los linajes pueden aparecer. Ellos les dan simplemente una vivencia más grande, en el instante, de lo que representan estos los linajes a nivel elemental por ejemplo. Os remito para esto a las innumerables intervenciones de los Ancianos sobre todo, concerniendo a esto.

Pero lo más importante no está ahí. No es porque vuestros cuatro linajes están despiertos y activados en vosotros, que esto sea sobre el plano vibratorio o sobre el plano directo dentro de vosotros mismos en la conciencia, más allá de las vibraciones, esto no hará ninguna diferencia en el momento de la Llamada de María. ¿Cómo podría por otra parte haber una diferencia en el momento en el que María llama al conjunto de sus niños, que ellos tengan linajes, además, ligados a ella o no? Porque sois todos hechos de la carne de La Tierra. Y la carne de La Tierra posee la vibración de María, por supuesto, en cada árbol, en cada vegetal, en cada animal y en cada humano, de dondequiera que él venga y de cualquier parte que esté constituido, concerniendo a los elementos. Es la carne que se acuerda, incluso si vuestra alma y vuestro Espíritu no tienen ninguna resonancia con un linaje que viene de Sirio. Formáis parte del cuerpo de La Tierra por la misma constitución de vuestro cuerpo.

Entonces más que nunca hoy nunca busquen saber, no busquen ver, sino busquen Ser. Cuanto más estéis en el Ser, más estaréis en la alegría y la indiferencia en relación a esto, más esto se os manifestará de modo espontáneo. Y sobre todo, no se paren en lo que se devela, no se paren en lo que les es revelado, vayan siempre al centro. Os recuerdo que los cuatro linajes o los cuatro Triángulos elementales se unen, se resuelven, si se puede decir y se fragmentan también, en el otro sentido, desde un punto central que es el punto ER. El enlace a la Fuente, el enlace a la Verdad es la realidad de vuestra Eternidad aquí mismo.

Entonces la revelación de los linajes fue, si puedo decir, para muchos de vosotros, muletas, elementos que os permitieron situaros mejor. Pero fundamentalmente, cuando superáis también esto, no ignorándolo sino realmente dejándolo venir a vosotros sin buscarlo, entonces todo esto se apaga también. En este momento ya no  sentirán más los Triángulos elementales, no tendrán más interés por esto incluso si los reconocieron, incluso si todavía los vivís. No estaréis en una proyección de la conciencia que pretende identificar sus linajes o incluso ver de modo espontáneo los linajes de los demás. Sólo veréis la Llama Eterna de cada uno, cualesquiera que sean sus linajes.

Así, que existe ahí también, yo diría, una forma de gradación que os permite superar también esto. Y a veces, para superarlo no es indispensable verlo. Para algunas otras hermanas y hermanos, sí, hay que verlo. Pero no es vuestro mental quien manda y dirige. Recuerden que los linajes están inscritos en el seno de las experiencias multidimensionales, al nivel del Espíritu, y por supuesto en encarnación al nivel del alma, en relación a vuestro origen estelar. Pero todo esto no representa nada respecto a la alegría de la Presencia. Entonces, si sienten que al percibir vuestros linajes o al haceros la pregunta de vuestros linajes os alejáis de esta reconexión a vuestros linajes, abandonen esta idea. Dejen venir a vosotros lo que se realiza y conténtese, si puedo decir, de lo esencial, es decir, de la alegría del Corazón, allí donde no hay ningún lugar para ninguna pregunta.

Porque las preguntas, incluso si hoy son realizadas, son aclaradoras para muchos. Pero recuerden que no me dirijo solamente a vuestra persona sino que me dirijo a lo que está dentro vuestro, en el corazón del Amor. Los linajes os permitieron un cierto número de cosas. Por otra parte, sabéis bien que esta carne sobre este mundo está constituida de lo que se llama carbono, esencialmente, del ADN y de todo un conjunto de moléculas químicas que constituyen el ensamblaje del cuerpo. Es sobre eso por supuesto donde resuena la conciencia pero no es la conciencia. La conciencia corporal, la conciencia de la persona, la  conciencia misma de la conciencia, que yo calificaría de despierta, no es nada en relación a la verdad del Absoluto y de la Infinita Presencia.

Y creer que vais a tocar o a vivir la Infinita Presencia preocupándose de vuestros linajes sería un error fatal. Esto se os presenta o esto no se os presenta. ¿Pero qué diferencia hace esto para vuestra capacidad de estar en la alegría y en paz? No se agarren a vuestros linajes como a un salvavidas. Porque sólo el corazón es el que salva, sólo vuestro Corazón. Todo el resto sólo fueron elementos que os permitieron edificar vuestra eternidad, de reconstruirla si puedo decir, en el seno mismo de este mundo a través del Cuerpo de Eternidad, a través del supra-mental, a través de vuestras experiencias.

Pero estas experiencias cualesquiera que sean, cualquiera que sea su belleza, cualquiera que sea su intensidad, no tienen nada que ver con la Eternidad. Ellas son sólo unos elementos, un poco como un bastón para un ciego, un poco como sobre un puente colgante en el que mantienen firmemente la mano a la cuerda. Pero no olvidéis que va al otro lado. No se paren sobre el puente y no retrocedan tampoco.

En el corazón del Amor, en el centro del centro, no hay estrictamente nada más. Sólo hay felicidad Eterna. No hay más forma incluso si la persona está presente, no hay más emoción, no hay más mental, no hay nada más que el Amor, y realmente nada más. Porque el Amor mismo se basta a sí mismo y llena todos los intersticios de vuestra conciencia. La persona no puede dirigir más lo que sea. Yo diría que, desde el punto de vista de la persona, sufre el mismo poder del Espíritu, la conciencia del Espíritu y la conciencia del alma, si ella está presente.

… Silencio…

Escuchemos otra pregunta.

Pregunta: ¿qué puede decirnos sobre lo que vive el conjunto de La Tierra en este momento?

La Tierra vive la Liberación del sufrimiento, no solamente la vuestra, no solamente la de los hermanos y hermanas humanos sino el conjunto de estos sufrimientos. Ella se sacude, exultante de alegría, sube en frecuencia vibratoria. Ella se despierta, se purifica de ella misma por los Elementos, así como pueden observarlo en la superficie de este planeta. Un número de mis hermanas se expresó al respecto de los Jinetes y de las fuerzas Elementales. Lo que vive La Tierra en este momento es exactamente la misma cosa que vivís unos y otros, con más o menos  fricciones, más o menos resistencias, más o menos incomprensión, más o menos alegría. El nacimiento de un niño es siempre un tránsito, a veces difícil, y sin embargo es una gran felicidad para una madre, de tener un niño. Pero hay una dificultad porque hay tránsito de un estado a otro sin solución de continuidad.

Entonces por supuesto, inconscientemente, muchas hermanas y hermanos todavía presentes sobre esta Tierra están en la negación total. Ellos no entraron todavía en la cólera o la negociación tal como había sido presentado a nivel colectivo por Sri Aurobindo. Y sin embargo es exactamente lo que se realiza hasta el momento en que la señal común de la humanidad será visible en el Cielo pero también en vuestro Corazón.

Entonces en ese momento, las cosas cambiarán profundamente. Habrá en ese momento un espacio resolutorio para el sufrimiento de La Tierra total, incluso si esto pasa por lo que ha sido llamado, la disolución, la desaparición de las ilusiones y de todo elemento efímero al que agarrarse y detenerse. No habrá ninguna certeza en el seno de la persona. También, será lo mismo a nivel del manto de La Tierra, del manto del cielo, del conjunto de la actividad de los Elementos. Pero recuerden lo que decía el Comendador: « Lo que la oruga llama la muerte, la mariposa lo llama nacimiento ». Y ahí también, todo depende por supuesto de vuestro posicionamiento de conciencia pero también, en cierta medida, del posicionamiento de vuestra propia persona en el seno de vuestra vida.

Así, que lo que vive La Tierra en este momento es su reunificación en su dimensión de Eternidad, como usted. Esto pasa como lo veis por mecanismos a veces violentos que tal vez ustedes también vivieron o todavía viven. Pero no se detengan en esto. Incluso si no veis el futuro de La Tierra o su propio futuro, quédense en la alegría del Corazón, cualquiera que sea el sufrimiento de La Tierra,  el vuestro o de los diferentes reinos.

Iros más allá del sufrimiento ahí también, porque detrás de este sufrimiento ligado a múltiples rupturas, está  la joya que será puesta al desnudo, el diamante que sois. Aunque por el momento no lo acepteis, no lo veais, no lo vivais, es una certeza ineluctable e inexorable a muy corto plazo. Entonces ahí también esto os exige mucha humildad, mucha sencillez, para compartir y adoptar la Vía de la Infancia que, sean cuales sean las circunstancias de su vida, incluso de su mundo, de esta misma Tierra, se encaminan para acercarse cada vez más a vuestro corazón, al corazón del Amor. Cada vez más las circunstancias de vuestras vidas, las circunstancias de vuestra conciencia como las circunstancias de este mundo, no os dejarán otra elección que de giraros hacia vosotros mismos, porque es allí dónde seréis los más útiles, por supuesto que para vosotros pero también para La Tierra.

Acordaos que hay mucho más que un cambio o incluso mucho más que un pasaje de un estado hacia otro, hay una transubstanciación, hay una particular metamorfosis donde nada de lo que era anterior podrá subsistir. Y esto concierne tanto a vuestras propiedades, tanto a vuestras relaciones, a todos los lazos que todavía tenéis en el seno de este mundo y que están aflojándose y disolviéndose hasta el momento en que ninguno podrá negar que ya no hay nada a que agarrarse, salvo al Amor.

…Silencio …

Antes de que escuchemos la siguiente pregunta, quiero deciros, para los que escuchen, los que lean nuestros encuentros en el corazón del Amor: tratad de respetar la misma digestión de la pregunta y de la respuesta, y no de leerlo todo con avidez o de escuchar con avidez lo que dijimos, sino más bien dejar que penetre sin interferir, porque allí estará el milagro, y no en la comprensión de vuestras preguntas o de mis respuestas.

Escuchemos la pregunta que sigue.

Pregunta: ¿en qué, el Estado de Gracia es diferente de la Acción de Gracia?

Os había sido explicado por diferentes voces, hace muchos años, la diferencia entre la Acción de Gracia y la acción-reacción. La acción-reacción es la constante en el seno de este mundo. Se refiere tanto a las leyes psicológicas, las leyes sociales, las leyes morales como a las leyes espirituales de este mundo a través del karma por ejemplo, pero no solamente. Entonces hubo que evolucionar de la acción-reacción, que os aparecía para algunos como ineluctable, incluso al nivel del alma, al nivel de la causalidad, y llegar a la Acción de Gracia. La Acción de Gracia, es dejar que desaparezca de uno mismo la acción-reacción, que ésta incumba al plano psicológico o al plano espiritual llamado reencarnación. Porque lo que se reencarna será siempre la parte limitada de vuestro ser, es decir el alma y en ningún caso el Espíritu, por supuesto.

Así podemos decir también que la Acción de Gracia fue previa al estado de Gracia. La Acción de Gracia es lo que os da a ver, diría yo, la futilidad de la acción-reacción. La Acción de Gracia se desvela por supuesto en el momento en que vosotros mismos vivís la alegría, en el momento en que las vibraciones recorren una de vuestras Coronas, o bien la Onda de Vida o el Canal Marial. Ahí hay una posibilidad, por momentos, por bocanadas diría, de escapar de los condicionamientos y de las leyes de este mundo por la Acción de Gracia.

Y ahora, desde hace ya algún tiempo, os hablamos del Estado de Gracia y ya no de Acción de Gracia, porque la Acción de Gracia corresponde a una acción en el seno de este mundo que recibís o que dais. Al Estado de Gracia no le importa nada este mundo. Viva lo que vivas, diga lo que digas, os lleva directamente a Shantinilaya, a la Morada de la Paz Suprema, allí donde nada puede afectaros. Estáis totalmente presentes pero ya no en el seno de la persona, aunque la persona esté allí, sino estáis plenamente presentes a la Vida porque sois la Vida.

Así que allí está el Estado de Gracia y ya no la Acción de Gracia. La Acción de Gracia nace al nivel, diría yo, de la persona o del alma. El Estado de Gracia nace en el Espíritu y por el Espíritu, y en ninguna otra parte. Y el Espíritu es perfecto de toda eternidad. Así que manifestando el Espíritu en este mundo, no estáis en la Acción de Gracia sino en el Estado de Gracia. Esto se traduce en la beatitud, el Samadhi más extremo, la capacidad en no estar afectado de ninguna manera, ni por la fisiología de este cuerpo. Entonces la Acción de Gracia todavía os inscribe, a pesar de todo, en el seno de la realidad de este mundo. El Estado de Gracia os muestra la ilusión de este mundo en totalidad. No por cogitación, no por experiencia, sino que por la realidad de la conciencia última.

Por supuesto, la Acción de Gracia es una forma de validación para la persona o para el alma, pudiendo por sí sola llevar al vuelco del alma y a la reversión del alma hacia el Espíritu. Mientras que el Estado de Gracia no depende de ninguna acción, ni de la acción-reacción, ni de una acción hacia la Gracia. Es un estado natural y espontáneo del que es liberado, sea cual que sea su estado en el seno de la persona, que duerma, que hable o que se esté muriendo. No hay ninguna diferencia. Hay realmente pues en este momento una primacía del Espíritu, no es un descuido del cuerpo, no es un descuido de la persona, sino es una desaparición real y concreta de toda interacción en el seno de este mundo, que sea en el seno de la acción-reacción o en el seno de la Acción de Gracia. Ya no hay ninguna polaridad del alma volcada hacia la materia, hay un alma disuelta o en vías de disolución total en la alegría del Espíritu, en la verdad del Amor a la que no le importa, como lo sabéis, ninguna circunstancia de este mundo e incluso los ciclos de este mundo.

Aunque efectivamente este ciclo que vivís os da una oportunidad como nunca de ser liberados de vosotros mismos como personas, de ser liberados de las leyes de este mundo, de ser liberados de toda noción de reencarnación, o de creer en alguna preeminencia del alma o de querer mejorarla. El Espíritu, siendo perfecto de toda Eternidad, si se revela en vosotros, ¿cómo queréis que la imperfección pueda seguir manifestándose? O sois el Espíritu, o estáis inscritos en alguna parte afuera del Espíritu. No sois vosotros los que decidís. Son las circunstancias de lo que sois que hacen que las cosas ocurran independientemente de toda voluntad, independientemente de toda acción, independientemente de toda volición o de toda cognición. Entended bien la diferencia que hay en las palabras que acabo de pronunciar, porque es esencial.

Pero una vez más, no veáis allí una noción de meta que hay que alcanzar, y no culpabilicéis tampoco si vivís plenamente las memorias del alma, las memorias kármicas y que os parece ser apegados a las circunstancias de este mundo. Es simplemente que por el momento, e incluso hasta después de la Llamada de María, necesitáis, como alma, experimentar más la conciencia en manifestación, en otras formas, en otros lugares y de manera libre.

Lo que se llama Jnani, el que vive permanentemente en la Infinita Presencia y entonces en el Estado de Gracia, le da igual la experiencia de la conciencia que sea, porque encontró realmente y concretamente lo que es y no lo que cree que es a través del alma, a través de la persona. No hay ninguna necesidad en el Espíritu, no hay ninguna voluntad en el Espíritu, sólo hay un Amor y una Alegría, es todo.

…Silencio …

Escuchemos la siguiente pregunta.

Pregunta: a veces las Puertas del cuerpo son muy sensibles, incluso dolorosas. ¿Por qué?

Querido, cuando las Puertas se activan, no sólo la vibración y la Luz supramental pasan por ahí. Hay también y sobre todo, acordaos, el encuentro entre el efímero y el Eterno en estos puntos precisos, y en algunos casos exquisitos, del cuerpo y son dolorosos. Estas Puertas os han sido llamadas; tienen sus funciones, os había comentado algunas. Así que si sentís ciertas Puertas, esto deriva del trabajo y de la alquimia que se realizan en estas Puertas que son los lugares de encuentro entre el efímero y el Eterno, permitiendo la realización en este mundo del Cuerpo de Eternidad. Entonces sentirlos es, diría, el marcador de este encuentro aunque pueda existir a veces, más allá de estos mecanismos dolorosos, ataques reales ligados a las Puertas, sea cual sea su naturaleza.

En un caso como en el otro, no cambia en nada. Lo que se traduce en este momento sólo es la manifestación a la vez de una resistencia y a la vez de una resolución; los dos conjuntamente. Porque en el momento en que la Luz adamantina resuena al nivel de las Puertas, el efímero manifestado por estos centros de energía desaparece. Esta desaparición puede hacerse por la trascendencia y la alegría, como hacerse directamente al nivel del cuerpo y pues traducirse por dolores, incluso por ataques orgánicos ligados a estas mismas Puertas, pero por el flujo de la Luz. La Luz no hace ninguna diferencia entre lo que ocurre a este nivel que sea una eliminación, una trascendencia directa o incluso lo que podríais llamar una cristalización, que también es una eliminación. Para el Espíritu, el cuerpo es respetado pero es visto por lo que es, algo que de todos modos es perecedero.

Entonces por supuesto, según la Puerta que está siendo dolorosa o sensible, esto os indicará directamente el nivel de la alquimia que se realiza en vosotros entre el Eterno y el efímero. Sólo hay que observarlo, atravesarlo como os ha sido dicho, porque acordaos que los dolores, las sensaciones, sólo conciernen en definitiva al cuerpo y al efímero, aunque sean los marcadores para este cuerpo, y hasta para el alma, de la alquimia que está en curso. Pero tampoco sois esta alquimia obrando, sois la joya de la Eternidad, la alegría del Amor, que no tiene en cuenta ninguna vibración, ninguna conciencia sea cual sea, la más libre o la más vasta.

En el proceso de la reversión del alma por ejemplo o de la liberación del alma, hay efectivamente unos dolores muy fuertes sobre la Puerta que corresponde a mi Estrella AL. Lo sabéis, este punto es el chacra del arraigamiento del alma. Entonces si el alma se volvió y se dirige hacia el Espíritu, hay dolor, hay sufrimiento, hay molestia. Pero esta molestia, este dolor, este sufrimiento, y hasta la eventual enfermedad pudiendo sobrevenir, no es nada más que la resolución de todos los conflictos. Si acontece en diferentes puntos, y no vamos a analizarlos todos, que sepáis simplemente que es esta función, este arquetipo que está siendo trasmutado y pasado a la libertad, respecto a los engramas presentes a este nivel. Al nivel de la llamada Puerta Visión o chacra del hígado, están por supuesto las emociones que son metabolizadas por el hígado. Los sueños también de hecho, en parte, como lo comentamos antes.

Así que la acción de la Luz a este nivel, sean cuales sean la percepción y las contrariedades, o las felicidades, sólo es lo que os conduce a la Eternidad de manera fiable y definitiva. Por supuesto, la persona misma va a tratar de aferrarse a estos procesos dolorosos con el fin de tranquilizarse, o bien el alma misma procurará tranquilizarse con relación a ello. Pero en cualquier caso, algunas Puertas y hasta las Puertas de la espalda sólo traducen, no vuestras resistencias o vuestras insuficiencias, sino más bien la significativa penetración de la Luz a este nivel. No quiere decir que haya que buscar una dificultad a este nivel, todo lo contrario. Es una incitación para ir hacia la alegría misma, para mantener el estado de Gracia, mantener la paz, la serenidad, sean cuales sean las circunstancias de vuestras vidas o de este mundo.

…Silencio …

Juntos escuchemos la pregunta que sigue.

Pregunta: cuando examino lo que pasa al nivel de mi pecho y de mi corazón, distingo algunas diferencias: chacra, Corona, Fuego, vibración, Triángulo. ¿Por qué?

Querido, esto te muestra simplemente las diferentes capas que te llevan a la joya y que se manifiestan según tus humores, según lo que ocurre sobre La Tierra o en el cielo, en el Sol también, y en función también de tu entorno. Entonces a veces es simplemente el chacra del corazón, a veces es el Corazón Ascensional, a veces es el Triángulo que fue la Nueva Eucaristía y a veces todavía es lo que ha sido llamado el tetraquishexaedro del corazón.

Todo esto son sólo unos estratos que te conducen efectivamente, tan pronto como los identifiques, a mantenerte cuando sea en el seno de la Infinita Presencia o de la Última Presencia, sin, no obstante, pararte allí, y que te da el libre acceso a lo que eres, es decir el Absoluto. Así que existen varios estratos y varias capas correspondientes cada una, diría yo, a un nivel particular de manifestación del corazón. Sentir el chacra del corazón es simplemente lo que llamaría el corazón éterico, que no tiene nada que ver con el verdadero corazón, naturalmente. Cuando hablamos del corazón, hay por supuesto varias acepciones posibles y cada uno va a traducirlo en función de su propia vivencia.

Así que hay lo que ha sido llamada la Corona radiante del corazón, lo que corresponde en cierto modo a la periferia, mucho más expandida que el chacra del corazón, y que viene para unir directamente el amor personal y el Amor impersonal. Hay una percepción del Triángulo de la Nueva Eucaristía que resalta en este momento, que vuestra alma, que esté todavía o no, o que haya desaparecido, ha sido contactada por el Espíritu Santo, por la bajada de la Luz que viene, os lo recuerdo, de Sirio desde hace ya más de una generación. Está también el tetraquishexaedro que os da acceso a la estructura del Cuerpo de Eternidad. Todo ello pues se refiere a un nivel de funcionamiento, pero para ver los diferentes niveles hay que ser capaz de mantenerse, sin quererlo evidentemente, en la Infinita Presencia que da acceso a todos los posibles.

Y simplemente, cuando atraviesas ciertas capas de tu propia existencia en el seno de este mundo, y según la capa que atravieses, se manifiestan diferentes aspectos de lo que es llamado el corazón. Todos estos aspectos dependen sólo de la longitud de onda, si se puede decir, que es experimentada en este momento. Pero todo esto, lo sabes y sospechas de ello, por la joya, todo esto está sostenido por la alegría del Amor y el amor de la Alegría, que no tiene nada que ver con la persona o con ningún mundo. No obstante, explorando y viviendo en el seno de este mundo y en el seno de los mundos sutiles, percibes por ti mismo que hay diferencias significativas según lo que vibra, según lo que es percibido y según lo que sientes.

Te recuerdo que en el momento en que la Infinita Presencia estuviese establecida, aunque hayan percepciones de los posibles, todo se apaga sobre la pantalla de la conciencia para penetrar finalmente tu Morada de Eternidad, allí donde ya no es una cuestión del corazón que sea, de la persona que sea, de la vibración que sea. Lo que no impide, en el momento de las idas y venidas en el seno de esta encarnación, sentir los diferentes aspectos vibratorios y las diferentes conciencias correspondientes a estos diferentes aspectos vibratorios.

Podemos decir en resumen, que hay en primer lugar, y esto no es indispensable para cada una de las etapas sino que esquematizando, nos daría esto: primero hay un impulso del corazón que está más ligado a la compasión y al carisma, y que no implica necesariamente algunos aspectos energéticos, sino que traduce a veces un descuelgue del corazón, un sentimiento de vacío o de lleno, al nivel del pecho, un cambio de ritmo cardiaco, todos conocéis esto. En algún momento, cuando el sentimiento es muy importante y la mente es muy poderosa, incluso limpia, la vibración del chacra del corazón puede aparecer. No es ni en amplitud, ni en superficie, algo relativo a lo llamado Corazón Ascensional o la Corona radiante. Hay luego, más allá del corazón energético, hay efectivamente los puntos sensibles al nivel de la Nueva Eucaristía. Esto ocurre cuando el alma es tocada por la Luz. Hay después unos mecanismos directamente relacionados con la Ascensión: la Corona radiante del corazón, el Corazón Ascensional, el Fuego del corazón, aunque este Fuego del corazón puede ser de naturaleza vital o vibral. Y las consecuencias, por supuesto, no son las mismas.

Pero en un momento dado, lo que es percibido en el seno del corazón, hasta en su parte vibratoria más elevada, que lo llaméis el Fuego del corazón, la Corona radiante del corazón o el Corazón Ascensional, también se apaga. Los vehículos intermediarios ya no son necesarios, habéis salido de la ilusión en totalidad, incluso si puede todavía manifestarse a través de la percepción diferente del tetraquishexaedro, de la nueva Trinidad, de la Corona radiante o hasta del chacra del corazón. Pero sabéis que no sois nada, en este momento, de todo esto, y esto se produce simplemente como un marcador de vuestros diferentes movimientos entre el Eterno y el efímero.

El Comendador os habló hace más de un año de la respuesta del corazón y sus diferentes potencialidades. Esto concernirá siempre a la persona pero ahora, cuando la joya es encontrada, descubierta y manifestada, sólo está el Amor. Ya no hace falta lo que llamáis supramental o vibración de la conciencia porque el Amor, en definitiva, está más allá de toda conciencia manifestada, aunque esté presente en cada mundo. Encontráis realmente en este momento la esencia de lo que sois, y todo lo demás sólo participa de lo efímero que vivís con la misma gracia, sean cuales sean los acontecimientos.

…Silencio …

Escuchemos si desean la siguiente pregunta.

Pregunta: ¿puede ampliar algo sobre las diferencias entre el fuego del ego y el Fuego del Amor?

El fuego del ego lo lleva todo hacia él, a sus propias experiencias, a sus propios roles, a sus propias funciones, también al nivel espiritual por supuesto, tomándolo todo como algo real. Al Fuego del Amor le da igual todos los juegos afectivos y relacionales. Los vive con la misma gracia y sobre todo sin el menor interés, incluso si es real para el que lo vive.

El Fuego del Amor os libera de todos los fuegos. El fuego del ego os refuerza en los juegos de roles, los funcionamientos en el seno de este mundo o las proyecciones del alma a través del futuro que sea. El Fuego del Amor no es afectado por ningún futuro, Es lo que Es y Es lo que Sois.

El fuego del ego os llevará a caer y a recaer en el seno de la dualidad, a ver el bien, a ver el mal, a ver al enemigo, a ver al amigo. El que está en el Fuego del Amor no tiene ni amigo ni enemigo, porque ve en ambos la misma cosa: lo que Es.

El fuego del ego necesita apropiarse, necesita demostrar, mostrar lo que cree ser. El Fuego del Amor no necesita de ninguna manera estos juegos.  « Es » el Amor. No necesita dirigir, controlar nada en el seno de su vida como en el seno de la vida de nadie, deja simplemente que se manifieste este Amor. Y este Amor puede encontrar a veces efectivamente algunas resistencias. Entonces puede ir en contra de la persona y herir a la persona que todavía sois.

En el caso del fuego del ego habrá siempre reacciones, justificaciones, necesidades de explicar, necesidades de confrontar, necesidades de demostrar, al otro sobre todo y a sí mismo, que está en la verdad. El Fuego del Amor no se pregunta nada sobre la verdad. No se pregunta nada sobre la persona. No se pregunta nada sobre lo vivido al nivel de las vibraciones. Es realmente el Amor.

El Fuego del Amor disuelve el fuego del ego. El Fuego del Amor es el estado de Gracia. El fuego del ego os aleja de la Gracia y os lleva todo el tiempo a justificaros, todo el tiempo a explicar, todo el tiempo a confrontar el bien y el mal en vosotros y sobre todo en el otro si es posible. Mientras que el Fuego del Amor no juega ningún juego y menos este juego. El Fuego del Amor se basta a sí mismo, no acarrea ninguna justificación, ni la necesidad de palabra, ni la necesidad de demostrar, él « Es », simplemente.

El Fuego del Amor estará siempre en movimiento. Estará siempre en la libertad del movimiento. El fuego del ego no estará en el movimiento sino en la agitación. Hará lo que el Comendador había llamado el vaivén, un día una cosa, otro día otra cosa. El Fuego del Amor atraviesa la experiencia que sea sin buscar orientarla o dirigirla con arreglo a alguna apropiación o a una necesidad de justificación.

El Fuego del Amor es libre de todo apego en este mundo. El Fuego del Amor no cree en nada, no espera nada, no teme nada. Es sobre todo la manifestación del Absoluto. Ya no está centrado en la vibración, no está centrado en la elevación de la conciencia, ha trascendido todos los juegos por la instalación de la Verdad.

El fuego del ego está en una búsqueda perpetua, está en una representación perpetua. El Fuego del Amor no tiene nada que representar ni nada que presentar, es lo que es y no depende de ninguna circunstancia ni de ninguna situación. Es ecuánime. Es el mismo ante la alegría, ante el sufrimiento, ante la muerte como ante la vida, la suya o la del otro.

Por supuesto las consecuencias no son las mismas. En el fuego del ego, hay desperdicio del Amor. En el Fuego del Amor, hay incremento del Amor, siempre más, siempre más vasto, siempre más grande, siempre más ínfimo en este mundo en la presentación de la persona.

El fuego del ego refuerza a la persona y refuerza el alma en la necesidad de mostrar y de demostrarse en el seno de este mundo. El Fuego del Amor os hace desaparecer en totalidad de este mundo, como lo manifesté en mi vida. Veis, no es para nada la misma consecuencia.

En el fuego del ego, hay una persona que gesticula, que reivindica un papel, una función, unos atributos. En el Fuego del Amor, no hay nada de todo esto. Hay una inocencia y una sencillez del Amor, aunque la persona todavía presente necesita dirigir, por ejemplo en sus funciones familiares o profesionales, pero esto es verdaderamente sin importancia porque el Fuego del Amor toma todo el sitio incluso en lo que es necesario dirigir.

Así es como se instala, no solamente la Fluidez de la Unidad, sino realmente la Fluidez del Amor. Esto lo veis incluso en vuestras vidas, según lo acontecido, y en la vida de vuestras hermanas y hermanos que encontráis. ¿Hay agitación? ¿Hay algún movimiento en todas las direcciones o hay una estabilidad inquebrantable del Amor que nada puede afectar?

…Silencio …

Acojamos juntos la siguiente pregunta.

Pregunta: ¿Por qué desaparecemos cuándo se presenta un estado de Amor total e incondicionado?

He respondido ya en parte a esta pregunta con lo que dije desde que comenzamos, pero voy a seguir con las explicaciones. Cuando el Amor incondicionado está allí, efectivamente estáis encantados, en éxtasis. Vivís la verdadera muerte del ego, de la persona, aunque la persona siga con vida. Entonces en este momento, no hay nada mejor que ser, que desaparecer de la ilusión en totalidad. Así como lo expresé, es a la vuelta que el cambio es importante. El que desaparece en los sueños nunca volverá con la Alegría, la Paz y el Amor. El que ha desaparecido en el Absoluto por el Amor incondicionado, vuelve todavía más lleno de alegría y de amor, que sea para sus hermanos y hermanas, para este mundo y para la vida, sean cuales sean las ilusiones que allí están presentes, y sea cual sea el ciclo que atravesáis.

Así que el Amor incondicionado, sí, os hace desaparecer. No hay ninguna razón para que se quede nada de vosotros cuando el Amor incondicionado toma todo el sitio y todo el espacio posible de vuestra conciencia. De hecho no queda ninguna conciencia, lo sabéis, esto fue llamado la a-conciencia. La conciencia sólo es la manifestación de algo, mientras que el Absoluto nunca es manifestado. Es la certeza y la verdad de lo que sois. No necesita pruebas, no necesita justificación, no necesita ser controlado por la persona, ni incluso ser vivido por la persona. La persona nunca podrá vivirlo ni acercarse a ello, porque el que se expresa desde el Absoluto no expresa el punto de vista de una persona o de un alma, ni siquiera sus experiencias. Expresa simplemente la realidad del Amor sobre cualquier cosa mencionada en palabras o en su discurso. Hay el mismo Amor emanando, que sea en el seno de una ira, que sea en el seno de una tristeza que pasa, que sea en una explicación sobre lo que llamáis el Espíritu o incluso el funcionamiento de este mundo en el cual estáis.

Así que sí, el Amor incondicionado os hace desaparecer. Dado que no hay más condiciones, que no hay nada que probar, no hay ninguna razón de ser inscrito en el seno de la ilusión y por supuesto deja al cuerpo vivir su vida. No se trata de poner fin a la vida, ni siquiera en la ilusión, por vosotros mismos y sobre vosotros mismos, pero lo que traéis es profundamente diferente, que seáis conscientes de ello o no.

Viviendo el Absoluto, en el momento de la desaparición, incluso si no traéis estrictamente nada como vivencia de este momento, que dure un minuto o miles de horas seguidas, sois profundamente diferentes. A través de lo que es visto, a través incluso de las vibraciones que vuelven en este momento y sobre todo al nivel del transcurso de vuestra vida en todos sus aspectos. Estáis afectados a la vez por todo pero al mismo tiempo afectados por nada. Es mucho más que la indiferencia, es mucho más que la negación o la denegación de la realidad, es la verdadera trascendencia de la realidad y sobre todo de la ilusión de este mundo.

…Silencio …

Escuchemos la pregunta que viene.

Pregunta: quedé desacreditada por mis hijos en 2012 y habiendo observado, desde entonces, el silencio respecto a los acontecimientos que vienen, me gustaría sin embargo avisarles con una carta para que la abran sólo en el momento en que los sonidos del cielo y de la Tierra se oigan. ¿Es útil?

Querida, para la persona esto es útil, para ti como para el que está al otro lado. Pero en definitiva no tienes que inquietarte porque el que oiga los sonidos, y será en este caso todo el mundo en ese momento, no podrá dudar un instante de que hay un cambio de paradigma, sea cual sea la ira. Ya no estaremos en ese momento en situaciones de negación, sino en situaciones de ira y de confrontación que sólo serán el resultado, para cada uno, de la posibilidad de estar en su corazón o no.

Así que avisarles no sirve de nada, en el sentido del alma ni en el sentido del Espíritu. Como decía Cristo: « El que tiene oídos para oír y ojos para ver, vea ». El que no quiere ver y no quiere oír será obligado a verlo en ese momento. Entonces no sirve de nada anticipar. Porque en ese momento correrías el riesgo de volver a establecer un vínculo que se disolvió por sí mismo respecto, no a unos errores o a unas proyecciones, sino realmente a la realidad de lo que debía de ser, para ti, vivir lo que habías de vivir, desapegada de todo vínculo y llegar a tu propia Liberación.

¿Entendéis por qué para la mayoría de los grandes místicos antiguamente, antes de la bajada del Espíritu Santo, aunque en mi caso estuviera casada, no necesitaban ni de hijos, ni de maridos, ni de mujeres, ni de padres, aunque lo respetaban? Implicó desde el punto de vista del Amor, para ti, a pesar de este acontecimiento que puedes todavía considerar, cuando estás en la persona, de manera nefasta y funesta, como una liberación y una libertad para ti, pero también para el otro. Le permitiste volverse autónomo incluso si es a través de la negación.

Id más allá de la mirada y de la primera explicación que os di correspondiente a la persona. Haz lo que tu corazón te dicta, haz lo que tú misma te dictas y no lo que te digo yo, porque esto concierne a la persona. En ningún caso el Amor puede ser afectado por esto, el tuyo como el suyo. En ningún caso puede afectar la realidad de lo que son todavía estas personas que están en la negación. Recuerda que deben vivir la ira, la negociación antes de llegar a la aceptación.

Las Trompetas representan muy exactamente, con su culminación y la Llamada de María, la aceptación ante la ineluctabilidad de lo que acontece. De la misma manera que cuando uno se muere, cuando somos un encarnado, ¿nos preocupa, en el momento en que la persona se apaga, de lo que vaya a pasar con lo que existe en el seno de este mundo? Por supuesto, al nivel de los mundos ilusorios del astral, sois atrapados y alcanzados, diría yo, por los afectos, por las emociones, por los vínculos de lo que no habéis sabido libraros. Pero lo que ocurre hoy es algo más que la muerte, es la Resurrección. No tiene nada que ver con la muerte. Allí también, deja obrar la Inteligencia de la Luz, deja obrar el Amor que está en el fondo de ti y haz en ese momento lo que te dicte tu corazón y no lo que te digo yo.

Te doy los dos aspectos de la explicación. Te toca elegir y ver si es la persona quien actúa o si es el Estado de Gracia que actúa y estás situada en tu corazón en ese momento. Porque avisar y reforzar la realidad de lo que es negado, incluso en el momento en que se produzca, puede también disolver los vínculos del lado de la persona que está todavía apegada, incluso si está en la negación, porque justamente la negación es un apego. O bien, dejas obrar el Amor que pone fin a todo vínculo en el seno de este mundo. Hasta el sentido de la responsabilidad en vuestras vidas se verá trastocado, el sentido de vuestras responsabilidades con relación a vuestros hijos, que dependen en definitiva sólo de la persona y del alma a través de los juegos de la acción y de la reacción.

Por último, ¿qué quieres? ¿Qué decides? Deja que hable el corazón y no permitas que yo siga hablando en relación a eso. Decide tú y observa de dónde procede la decisión. ¿Viene de la persona? ¿Viene del Absoluto? ¿Viene del Sí? ¿Viene de la necesidad de jugar la triada infernal llamada verdugo-víctima-salvador? No hay nada que salvar, incluso para quien cree que hay algo que salvar. Quien cree salvar lo que sea sólo puede salvar las ilusiones, fueren las que fueren, tales como su cuerpo, su persona, su vida, sus afectos, sus emociones, pero todo eso no tiene sentido alguno para el Absoluto. Bidi os lo ha pregonado una y otra vez con aquella fuerza y aquella potencia muy propias de él y no hizo sino decir la pura verdad. 

Por lo demás, vuestros científicos saben perfectamente hoy que este mundo es una construcción quimérica, que no tiene existencia y que no es real. Sea cual sea la intensidad del sufrimiento, de la emoción o del amor condicionado que se vive este mundo, no tiene ninguna existencia. Es esto justamente lo que vais a tener que experimentar todos, no a través de la mente sino a través de la joya del corazón y es eso lo que confiere precisamente al corazón del corazón. Os lleva a desaparecer de este mundo. Os lleva a desaparecer de toda causalidad. Os lleva a desaparecer de todo juego personal y os lleva a desaparecer real y completamente de la ilusión de este mundo, sea cual sea su materialidad.

Desde el punto de vista del Absoluto, como desde el punto de vista de vuestros científicos, este mundo es un holograma. No es ni siquiera una matriz. Es tan sólo un sueño. Un mal sueño o un buen sueño, pero un sueño de todas formas.

Entonces os corresponde saber cuál juego queréis jugar. La Luz, de todos modos, os conducirá – a través de la asignación vibral, a través de las Trompetas y de la Llamada de María – a ver realmente lo que sostiene esta ilusión. Entonces, ¿qué queréis alimentar, qué queréis ser, sean cuales sean vuestras obligaciones hoy, sean cuales sean vuestras filiaciones? ¿Sois libres realmente o no? Si sois libres, entonces el gozo os habita más y más, pase lo que pase. Si rechazáis la Libertad, entonces hay ira, hay negación, hay emoción, hay raciocinio, pero no es un castigo. Eso traduce simplemente la necesidad de vuestra alma de experimentar y explorar la conciencia con toda libertad y sin estar más encerrada de ninguna forma. Aunque nada subsistirá a todo lo que conocéis.

Durante los « tres días », tal como os ha sido explicado, no podréis aferraros a nada pues ya más nada existirá. Ni maestro, ni nave, ni María, ni vosotros. Quedará el Amor y eso sólo, sin personificación, sin referencias de color, sin referencias de forma, sin referencias de dimensión. Lo que podríais llamar, desde el punto de vista de la persona, la nada, el vacío.

Sin embargo, de saber eso y vivirlo en totalidad, estaríais en éxtasis como lo estuve durante tanto tiempo. Ya no será posible ningún juego de roles en aquel momento. Solamente habrá el Amor que sois. Por lo tanto, si estáis ocupados entonces en aferraros a lo que sea, a vuestros hijos, a vuestros padres, a vuestras propiedades, ¿cómo queréis ser Amor? 

Una vez más, lo reitero, incluso si eso no os atañe, no hay ninguna culpabilidad en eso. Aceptad simplemente que vuestra alma necesite manifestarse, explorar las dimensiones y vivir la conciencia, pero lo experimentaréis evidentemente llegado el momento. Esto ha sido llamado, me parece, el Juramento y la Promesa. Esto ha sido cantado por el Arcángel Uriel. Esto ha sido explicado por los Ancianos y por las Estrellas con lujo de detalles, por decirlo así.

… Silencio…

Acojamos todos la pregunta siguiente.

Pregunta: ¿los movimientos de Li Shen siguen siendo útiles en este período?

Muy amada, la respuesta es que son útiles para quienes los necesite. ¿Cómo saber si existe la necesidad?  Pues – simplemente – si estáis gozosos, si estáis en el Amor, no necesitáis nada.

Sin embargo, es a veces necesario estabilizar la Acción de Gracia para estar en Estado de Gracia. Entonces, en tal caso, la danza del Silencio que os ha sido enseñada o todo cuanto habéis venido practicando estos años, puede practicarse libremente. Sin embargo, mi consejo es que practiquéis la Vía del Amor, de la Humildad y de la Simplicidad y que dejéis emanar de vosotros lo que sois en verdad y eso se da sin esfuerzo. De hecho, el alma y la persona requieren a veces estructurarse antes de disolverse.

No olvidar nunca, como eso os ha sido reiterado una y otra vez, que vosotros y solamente vosotros podéis dar el último paso y nadie más. No vuestra persona ya que es ella justamente la que tiene que desaparecer. Lo que hace falta es que os abandonéis por completo a la Luz, en el instante del sacrificio de vuestra persona, de vuestros afectos, de vuestras posesiones. Sin embargo, tened presente que se trata de un mecanismo que nace en el seno de la conciencia. No es necesario que vendáis vuestros bienes, que hagáis entrega de vuestros bienes, que os distanciéis de vuestra pareja o de vuestros hijos. Se trata de una actitud interior.

Entonces si os sentís emerger en el gozo al practicar la danza del Silencio, hacedlo. Sin embargo, no olvidéis que eso es y seguirá siendo, lo mismo que nuestras Presencias, nada más que muletillas conduciéndoos lo más cerca posible de lo que sois. Vosotros y solamente vosotros podéis descubrir quienes sois. Ningún maestro, ningún Cristo, ninguna vibración, ninguna Luz podrá haceros experimentar eso jamás. Vosotros y solamente vosotros podéis experimentarlo sacrificándoos. El sacrificio al que me refiero no es el sacrificio de vuestro cuerpo, lo que vendría a ser una negación de la vida, sino un sacrificio en el sentido psicológico y espiritual.

Dejad a un lado todo cuanto creéis saber a nivel espiritual. Dejad a un lado lo que creéis vivir incluso en el seno de la persona y desapareced. Y entonces, no habrá nunca más el más mínimo problema, la más mínima duda, porque la evidencia del Amor será tal que nada podrá alterarlo, incluso la muerte de este cuerpo, incluso el sufrimiento de este cuerpo, incluso el peor de los acontecimientos sucediéndole a la persona, porque el alma ha desaparecido y el Espíritu está ahí, presente en totalidad, pues Él es el Amor manifestado aún, como Liberado Viviente.

Entonces sí, por supuesto, si sentís que haya necesidad de elevar las vibraciones, si sentís que haya necesidad de percibir la Onda de Vida, el Canal Marial, entonces sí, haced lo que os parezca conveniente pero no olvidéis nunca que se trata de juegos pasajeros y que el propósito no es hacer eso o eso otro sino – justamente – dejar de hacer lo que sea, incluso deshaceros de nosotros, de nuestras Presencias, pues sólo existimos en vuestro interior, como bien sabéis.

Acomodémonos un poco más en el corazón del corazón, en el corazón del Amor.

… Silencio…

Prestemos atención a la pregunta siguiente.

Pregunta: ¿qué puede favorecer la reversión definitiva del alma hacia el Espíritu?

Muy amada, eso se relaciona en parte con lo que acabo de explicar pero voy a ampliarlo. Se trata del sacrifico del alma, no mediante una decisión voluntaria o de la persona sino mediante un abandono total de todas las metas, de todas las esperanzas, de todos los sufrimientos, no como un rechazo que vendría a ser una lucha sino como una aceptación total e incondicional tanto de lo efímero como de la ilusión, porque sabéis entonces que eso sólo dura un tiempo.

Liberaros en el seno del instante presente, es no quedar contaminados con vuestro pasado, con vuestro futuro, con lo que dice el cuerpo, con lo que dicen vuestras emociones, vuestros afectos, lo que dicen vuestros roles y vuestras funciones en este mundo. Es quedar neutral y virgen en cuanto a deseo, en cuanto a pensamiento, no como algo que conquistar luchando sino como la Evidencia que se impone.

Tan pronto como vuestra conciencia se manifiesta, incluso en el seno del amor condicionado, incluso en el Sí, hay manifestación de la conciencia, incluso en sus aspectos sin límites, pero recordad que no sois solamente eso y que al mismo tiempo, no sois nada de todo eso. Todas las experiencias, incluso en los universos llamados libres y en las dimensiones más elevadas, quedan grabadas en otro tiempo, por cierto, que no conoce ni el tiempo ni el espacio, lo que no quita que quedan grabadas en una duración. Ahora bien, vosotros no tenéis ninguna duración.

Agregaré, no os dejéis engañar con lo que decimos ni con lo que intercambiamos. Recordad que no hacemos otra cosa que acercaros a vosotros mismos. Por supuesto, habrán múltiples intervenciones en el seno de este mundo y percibiréis sus marcas, ya sea con los seres de la naturaleza, ya sea con la forma de las nubes, ya sea con las naves aparecidas ante vuestros ojos o a través de los medios modernos de observación pero todo eso es un juego.

¿Creéis realmente que haya algo que salvar? ¿Creéis que haya realmente una vida que continuar? ¿Creéis realmente que vayáis a reencontraros con vuestros hijos, con vuestros padres? ¿Seguís realmente apegados a todo eso? ¿Estáis dependientes de todo eso o estáis realmente libres?

Es una actitud interior, lo que ha sido calificado de posicionamiento, de punto de vista pero no es un punto de vista mental. Es realmente el lugar donde estáis  parados. ¿Estáis en la conciencia manifestada, aquí como en otra parte, o estáis más allá realmente de todos los juegos de la conciencia, más allá incluso de vuestros linajes, más allá incluso de vuestro origen estelar, más allá incluso de La Fuente, ya que sois todo eso reunido?

¿Lo véis? ¿Lo aceptáis siquiera incluso a nivel fragmentario de la persona?. El Amor no se complica con ningún soporte, con ninguna persona, con ningún mundo, aunque los mundos sean por cierto lugares de manifestación de la conciencia absolutamente colmados de belleza, colmados de gozo, colmados de Amor también, pero son los juegos de la conciencia. Vosotros no sois ningún juego de la conciencia. Tenéis que entender eso. No para aprehenderlo sino para prepararos a vivirlo, a experimentarlo.

Se ha vuelto común decir que lo que os importa os amarra. Es la pura verdad. No os aferréis a nada y sed libres. Que seáis ricos o pobres, que seáis casados o solteros, que seáis jóvenes o viejos, ¿qué es lo que os amarra?  ¿Podéis finalmente seguir viviendo sin depender de lo que sea, de un alimento, de un ejercicio, de lo que sea de este mundo? Sin rechazar este mundo, por supuesto.

Tened claro, con el amor, con el perdón, también, dónde estáis. Honrad lo que sois aquí, incluso en la ilusión, pero tened claro que no sois nada de todo eso. Todo eso no son más que juegos, todo eso no son más que posturas, estrategias, adaptaciones, bien sea a nivel del alma o a nivel de este cuerpo. Analógicamente puedo tomar el ejemplo siguiente: estáis manejando un coche que os lleva de un punto a otro, tenéis vuestro coche, lo manejáis vosotros pero nunca se os va a ocurrir identificaros con el coche.

De igual manera, ¿por qué manteneros identificados con un cuerpo, con una conciencia, con unos afectos? Sois mucho más que lo que pensáis vivir hoy, sea cual sea el estado de vuestra conciencia.

… Silencio…

Prosigo. Por cierto, hay juegos útiles y hay juegos fútiles. Útiles ¿para quién? Para la persona, para el alma pero no perdáis la brújula pues ningún juego, incluso útil, os será de utilidad llegado el momento. Tal juego solamente habrá servido para acercaros a vuestra esencia y solamente vosotros sois capaces de reconoceros. Solamente vosotros podéis amaros porque sois el Amor.

… Silencio…

Acojamos lo que sigue.

Pregunta: ¿acaso comer mucho puede contraponerse a la reversión del alma? ¿puede bloquear el proceso?

Muy amada, el cuerpo tiene sus necesidades, el alma tiene sus necesidades y el Espíritu tiene su evidencia. Entonces, obvio es que eso depende de la persona. Fácil es comprobar que algunos comen más y otros comen menos. Es una creencia creer que el exceso de alimento o la insuficiencia de alimento vaya a cambiar lo que sea a nivel del Espíritu, aunque resulte obvio que el alimento, según su naturaleza, impacta en el proceso. En efecto, como sabéis, según las filosofías orientales como aquellas practicadas en la India, existen alimentos pesados y alimentos refinados. Son tres las categorías de alimentos. Entonces tenéis para elegir lo que coméis.

Si coméis alimentos tamásicos vais a sentiros pesados. Si coméis alimentos rajásicos vais a sentiros afinados pero eso nada tiene que ver con el Espíritu. Obvio es – y lo sabéis por experiencia – en ayunas o con menos comida, resulta más fácil percibir las vibraciones pero lo que sois no ha variado en absoluto. Seguís siendo el Espíritu. Simplemente el alma se expresa de un modo distinto en aquel momento.

Entonces sí, por supuesto, desde el punto de vista de la persona, se recomienda ingerir alimentos refinados, es decir « que elevan la vibración y la conciencia ». Así es, para elevar las vibraciones, más vale no ingerir productos muertos, como animales, pero al Absoluto no le importa todo eso. Entonces cuidado con caer en el exceso rígido y rigorista a nivel del alma porque al Espíritu libre, por su parte, no le importa para nada lo que entra ni lo que sale. Eso no le atañe. Como diría Bidi, eso le atañe al saco de comida en relación con sus necesidades. 

Así es, creer que – a través de la alimentación, a través del ayuno, a través de la oración - vais a liberaros es un insulto hecho al Espíritu. Sin embargo, eso puede resultar útil a veces para acercarse a la verdad. Entonces sí, en tales casos, lo mismo que con los ejercicios, lo mismo que con los yogas, lo mismo que con los cristales, lo mismo que con nuestra ayuda, probadlo pero no os engañéis tampoco. No vayáis a caer en la dependencia de algún alimento. No vayáis a caer en la dependencia de una persona. No dependáis de nada en el seno de esta ilusión.

Entonces, por supuesto, la persona va a alegar que es necesario el dinero, que es necesario comer pero, nuevamente, estamos frente a unas creencias. ¿Habéis hecho el intento de dejar de comer? ¿Habéis hecho el intento de quedar sin dinero para ver lo que significa? ¿Habéis comprobado personalmente cuán libres sois sin dinero? No. Entonces sólo son proyecciones.

Entonces, cierto es que hay una necesidad de refinamiento en la conciencia humana, hay una necesidad de elevación vibratoria para alcanzar ciertos niveles y experimentarlos pero ¿para qué complicaros con todo eso? Si sentís que lo que coméis (cuando estáis en el Sí) influye en la calidad vibratoria, eso vale para la persona y es cierto pero eso tiene que ver, otra vez, con la ilusión.

Durante mi vida en la carne podía permanecer años sin comer o contentarme, para complacer a mis seres queridos, con algo de arroz a la semana y, sin embargo, nunca bajé de peso. Al contrario. Entonces ¿de dónde venían estos kilos? ¿Qué importa? Salta a la vista que todo depende de dónde estáis posicionados a nivel de creencias, depende de lo que seguís, de lo que admitís.

Os recuerdo que al alma – en los Mundos Libres donde reina el Espíritu – no le importa en absoluto esa noción de alimento. Eso tiene que ver con este mundo y su encierro, es decir lo que llamáis rapiña. Os recuerdo que incluso los pueblos que moraban en la Intra-Tierra, en especial Ramatan y su pueblo, realizaban una ceremonia por semana con una comida a modo de ritual no por necesidad de alimentarse sino por el placer de reunirse gozosamente en honor a la materia pero de ninguna manera era vital.

Por lo tanto ¿cuál es la idea al comer? ¿Cuál es la idea al dejar de comer? ¿Acaso sentís que queda algo por refinar en vuestro interior? ¿Algo que debe ser elevado? ¿O aceptáis ser perfectos desde ya y de toda Eternidad? Esto es mucho más fácil ahora que antes.

… Silencio…

Prestemos atención a la pregunta siguiente.

Pregunta: tras un trasplante cardiaco sucede a veces que el trasplantado se quede con parte de la personalidad del dador. ¿Este tipo de intercambio interviene a nivel de alma?

Muy amada, la respuesta está en la pregunta. Se trata de personalidad y no de alma, aunque efectivamente se dice que el lugar del alma está ubicado en el corazón, un poco arriba del corazón. Existe efectivamente un átomo germen – la Gota roja y la Gota blanca – que están en el corazón pero te hago notar que – tratándose de trasplante cardiaco – aquel que entregó el corazón falleció y el alma ya no está ahí. Lo que se manifiesta entonces sólo es la personalidad y nada más. Son expresiones de la personalidad de quien entregó el corazón, en ningún caso el alma. El único caso de intercambio de almas es aquel proceso llamado « walk in », sea cual sea su naturaleza. En el caso aquí referido se trata de memorias personales grabadas en la carne y de ninguna manera del alma y menos aún del Espíritu.

… Silencio…

Acojamos la pregunta siguiente.

Pregunta: en caso de no percibir el Triángulo de Fuego o el punto AL, ¿cómo saber si el alma se ha vuelto hacia el Espíritu?

Cuando el alma se ha vuelto hacia el Espíritu, aunque no haya sido disuelta, hay alivio. Este alivio se produce en todos los sentidos de la palabra y en todo lo que existe en el seno de la conciencia, ya sea para con los lazos, ya sea para con los miedos, ya sea en relación con vuestra manera de plantaros en este mundo desde vuestra mirada, vuestra sonrisa y vuestros gestos. Aquél cuya alma se ha vuelto hacia el Espíritu deja de sentirse atraído por las vicisitudes de este mundo: la propiedad, el sentido de posesión, el sentido de apropiación, el sentido de jugar un rol, en sentido espiritual, por supuesto.

Aquél cuya alma se ha vuelto hacia el Espíritu no tiene las mismas necesidades, tanto a nivel fisiológico como afectivo y relacional. Aquél cuya alma se ha vuelto hacia el Espíritu descubre y entrevé espacios de Libertad incomparables. Las meditaciones se tornan más livianas y menos cargadas de pensamientos, ideas e imágenes. El sueño – sea cual sea su duración y su modificación – no está afectado por lo que sea, salvo el solo hecho de dormir. Las necesidades vitales ya no son las mismas. Hay un desinterés real y total de la necesidad de compararse o de competir. Son cada vez menos las reivindicaciones relacionadas con este mundo en cualquier ámbito que sea.

El alma orientada hacia el Espíritu está interesada en el Espíritu, sin por eso renegar de la materia y, encuentra el Espíritu tanto en el hecho de crear lo que sea, como en la jardinería o intercambiando palabras con algún desconocido en la calle. Hay una revolución interior en la persona que, lo reitero, no os llevará a apartaros de la persona pero sí aliviará real y concretamente a la persona. Los cuestionamientos tendrán que ver cada vez menos con la persona y cada vez más con el Espíritu, ya sean cuestionamientos interiores como exteriores.

En el proceso de reversión del alma efectivo y definitivo, no puede no haber percepción como mínimo de la Puerta AL, aunque las Coronas radiantes no hayan sido experimentadas, aunque la Onda de Vida no haya sido experimentada tampoco. Tiene que haber necesariamente una zona dolorosa o sensible arriba del pecho derecho y, a veces, en el lugar anterior del alma, es decir a nivel de lo que llamáis chakra del hígado, que corresponde al hígado y a la vesícula y, por rende, al lugar del alma orientada hacia la materia.

Las emociones pueden exacerbarse en un primer tiempo y luego desaparecen por sí solas. Estáis menos afectados por vuestras propias reacciones y por vuestras propias emociones sean cuales sean. Permanecéis entonces cada vez más centrados y alineados, sin proponéroslo ni decidirlo. Obviamente las necesidades fisiológicas también cambian, como ya lo dije.

No hay más apegos, empezando con vosotros mismos. Sin embargo tenéis a bien respetar este Templo y este cuerpo, esta carne que hace posible vuestra manifestación. No obstante, dependéis cada vez menos de este. En cuanto a alegrías o sufrimientos, ellos dejaron de afectaros en lo que sois realmente, incluso en el seno del Sí.

En resumen, puedo decir que la persona misma, no puede ser la misma que antes de la reversión de su alma. Hay, como dije, cambio de paradigma, cambio de prioridades. El otro pasa a ser más importante que uno mismo. Ahí está el sentido del autosacrificio. Lo quieran o no, no estáis más sensibles al otro, sino al lugar donde está vuestra conciencia, siendo el otro ya percibido como parte de vosotros mismos, incluso en su rechazo, incluso en su confrontación.

… Silencio…

Acojamos otra pregunta más.

Pregunta: ¿acaso las claves Metatrónicas recientemente reveladas - E-LO-HIM, NE-PHI-LIM – se corresponden con puntos precisos en el cuerpo físico?

Sí, así es. Sin embargo, tened presente que hemos dado el nombre de las Estrellas, es decir los nombres a través de los cuales somos identificadas. Algunas Estrellas llevan nombres muy occidentales, ¿verdad? Claridad, Precisión, por ejemplo. Algunas Estrellas han sido identificadas y os han comunicado su nombre pero las hay cuyo nombre ignoráis. Obviamente podéis relacionarlo todo entre las claves Metatrónicas, las 12 Estrellas, las 12 Puertas y también los 24 Ancianos pues todo es una misma cosa.

Sin embargo no es necesario cargaros con explicaciones porque eso no tiene que ver con la persona, ni siquiera con el alma. El alma las conoce intrínsecamente. Solamente os corresponde vivirlo. Podéis, por supuesto, cantarlas. Podéis recitarlas cual mantra, pero no es necesario que sepáis donde esto queda ubicado porque esto está operando ahora mismo sin ninguna intervención de parte vuestra. Esto no es lo mismo que la activación de los nuevos cuerpos cuyo proceso os fue explicado y enseñado a través de los diferentes yogas transmitidos por Un Amigo e incluso, en cuanto a técnicas respiratorias, por Maestro Ram.

Hoy día todo eso se logra a través de la espontaneidad, a través del abandono, a través del autosacrificio. No podréis haceros con nada en ese nivel. Sólo podréis vivirlo. Ya no hay necesidad de armar sistemas ni tampoco de ubicar los puntos del cuerpo ya que éstos también terminarán en nada, como ya dije. Puede ser que en adelante uno de los Ancianos acepte ampliar el tema pero no habrá ni protocolos ni yoga ligados a estas nuevas claves. Ellas están totalmente activas en vosotros debido a las circunstancias de La Tierra, aunque no lo percibáis a nivel vibratorio, hasta culminar con las Trompetas y la Llamada de María.

Son muchos los puntos que os han sido señalados. Tomemos, por ejemplo, lo que ha sido llamado Puertas. Hay también circuitos, o sea líneas que unen dichas Puertas, formando los 24 triángulos de vuestro cuerpo de Eternidad que quedan grabados en este cuerpo efímero pero, de igual forma que no necesitáis conocer el nombre de tal o cual músculo del cuerpo de carne para que éste actúe, lo mismo vale en adelante.

Por supuesto hemos llamado vuestra atención y vuestra conciencia sobre ciertos puntos, ciertas Estrellas, porque era necesario - en un momento dado de la etapa evolutiva de la humanidad en su conjunto - que fueran experimentados y anclados en aquellos puntos, en aquellas Puertas, en aquellas Estrellas, los nuevos cuerpos pero el Espíritu no tiene necesidad de eso. Ahora bien, os recuerdo que es el Espíritu de Verdad, Aquél que viene llegando en su totalidad ahora.

… Silencio…

Bien amados hermanas y hermanos, vamos a seguir nuestro coloquio  en el Corazón del Amor y escuchamos pues la siguiente pregunta.

Pregunta: puede hablar de su vida en la carne y aportar aclaraciones sobre nuestro vivido hoy.

… Silencio…

Mi vida en la carne, como tal vez lo leyeron o lo vieron, se realizó en la sencillez más grande. La vida me permitió estar rodeada de almas muy queridas. Estas almas muy queridas me permitieron manifestar la Alegría sin depender de las circunstancias de este mundo, estando allí. Es evidente que las condiciones de la Tierra en mi vivido y las condiciones de la Tierra hoy, no tienen nada que ver más.

Hoy, puedo decir que tenéis más facilidades en vivir lo que yo viví, los éxtasis, la Alegría y el Amor que emanaban espontáneamente sin voluntad alguna de mi parte, es hoy accesible a todos vosotros. Los momentos de éxtasis, hasta si vuestras circunstancias en occidente y en vuestras vidas occidentales no son las mismas, permiten totalmente de vivir exactamente la misma cosa.

¿Entonces vais a preguntarme qué nos lo impide? Simplemente las últimas ataduras a la ilusión, incluso viviendo el Sí: el sentido de la responsabilidad, el sentido de necesitar ocupaciones, el sentido de necesitar tener actividades, obligaciones morales, obligaciones sociales, que os mantienen, que lo quieran o no, en todo caso en occidente, presos en alguna parte de un sistema de organización de la vida que no tiene nada que ver con la Libertad. Incluso si esto les es presentado así.

Entonces en mi existencia yo no tenía que preocuparme de nada, es la verdad. Pero hoy, si caen en éxtasis, en Amor, allí también no tendrán nada de qué preocuparse. Porque la Vida, en su Inteligencia de la Luz y en el Amor, os proporcionará todo lo que es útil para mantener este estado. Entonces no es una cuestión de elección o de decisión, es una cuestión de relajamiento. En el momento en que sienten que no tienen más la elección que de Ser lo que Sois, el conjunto de las circunstancias de la vida, cualesquiera que sean los disgustos de este mundo occidental, no pueden nada contra lo que Sois. Entonces por supuesto sabéis que hay un momento preciso, que será la Llamada de María, que os pondrá a todos, si la recibís, en este mismo estado.

Tuve numerosas experiencias de Samadhi en el que mi cuerpo no pesaba su peso habitual, era imposible moverlo. Hubo momentos y períodos en que mi éxtasis incluso me impedía hablar, alimentarme, expresar lo que tenía que decir. Mucha gente se inquietó alrededor de mí, a pesar de su conocimiento de lo que era. Hoy, cada uno de entre vosotros tiene la posibilidad de vivir esto. No deseándolo, pero dejando hacer realmente, diría yo en totalidad, la Luz en vosotros. Pero para esto, lo sabéis, hay que desaparecer de la persona, desaparecer a todas las ataduras, desaparecer de todas las creencias, desaparecer de todas las suposiciones y las proyecciones, de lo que sea concerniendo al futuro. Total, hay que estar completamente sumergido en el Aquí y el Ahora.

El Aquí y Ahora no se estorba con palabras del mental, de una historia cualquiera que sea. La Atención de la conciencia en este momento, en el sentido del que mi hermana Gemma Galgani lo había expresado hace unos años respeto a la Unidad, así como Hildegard de Bingen, debe tomar, yo diría, todo el campo de vuestra conciencia. Todo lo que aparece en vuestros sentidos, todo lo que aparece en vuestro corazón, todo lo que aparece en vuestros pensamientos, cualquiera que sean, es sólo el Amor y nada más. No hay lugar, en el Amor, para otra cosa. No hay lugar para este mundo, no hay lugar para un papel o una función en el seno de este mundo. Pero por supuesto, no todos estáis destinados a vivir esto.

Bien evidentemente a esto, aparecen los cuestionamientos sobre la supervivencia del alma, la disolución del alma o la reversión del alma, entonces esto os pertenece de ver. Pero conscientes de que cuando el éxtasis os toma, cuando sois arrebatados en el éxtasis, no es ni yo ni vosotros quienes deciden realizar esto. Son las circunstancias de la vida que activan esto en vosotros. Y en este momento, o bien resisten o bien dejan la Alegría intensificarse hasta la desmesura, hasta lo desconocido de lo que pueda pasarles. Allí está la verdadera confianza, allí esta la única fe posible para vivir lo que viví.

Es a vosotros desde ahora que os conviene de ver las cadenas que puedan quedar en el seno de este mundo. Las ataduras, los deberes, los sentidos morales, los sentidos de la religión, el sentido de la sociedad, ¿qué quiere esto decir para vosotros? No pueden haber ahí medias tintas.

Cuanto más os acercáis a la Llamada de María y de las Trompetas, más  comprobareis por vosotros mismos que es imposible mantener ambas realidades, como lo expresó en su lenguaje metafórico el Comendador de los Ancianos. Cuando os decía, estabais sentados, a veces de un lado, a veces sentado del otro, y a veces teníais, como decía con humor, “el culo entre dos sillas. Después eligieron una silla, hasta percibir que no había ni silla ni culo.”

Ahí está la verdad. Es el momento en que no tienen más la elección. Mientras creen tener la elección de manifestar esto o aquello, en realidad no sois libres. Estáis condicionados por la sed de experiencia, aunque fuera la del alma más elevada.

Entonces no es algo que tiene que ser buscado. No todos estáis destinados a vivir la misma cosa, a pesar del mismo acontecimiento común. Tenéis cada uno una Morada diferente, ilustrando por ahí la declaración del Cristo: «Hay muchas Moradas en la Casa del Padre». Y ninguna Morada es más digna o más elevada que la otra, en cualquier  dimensión que sea, en cualquiera esfera que sea. El Amor es más importante que todo posicionamiento en el seno de una dimensión o de un sistema Solar, de toda función o de toda atribución, incluso como Arcángel, en este mundo en la Liberación.

Por supuesto, estos juegos deben ser llevados a su término. Entonces  no tocáis ni la misma partición, ni la misma melodía, hay que también aceptar esto. Entiendan bien que no tenéis que buscar ser libres, porque ya lo sois. Es simplemente la conciencia de esto que hay que ver, a fin de superar todo aspecto de conciencia limitado y todo  aspecto incluso de conciencia ilimitada. Estableceros en la Presencia total y absoluta de vosotros mismos a vosotros mismos, os conduce inexorablemente a la realidad de vuestro Ser Eterno, más allá de los juegos de la conciencia. Pero no tenéis que buscarlo porque en el momento en que pronunciáis esta palabra, os alejáis vosotros mismos de lo que Sois. Hay que reconocer, en vosotros mismos, en lo que erais, como decía Bidi, incluso antes de aparecer en este mundo, en esta vida, sin preguntarse acerca de cualquier reencarnación que sea, son sólo unos juegos de la persona, ahí también. Incluso si existe una moral y una noción de acción/reacción. La acción/reacción nunca os hará salir de la acción/reacción, porque la acción/reacción es interminable, mientras que la Acción de Gracia os da el impulso.

Algunos de vosotros seguirán ahí y otros irán hasta el Estado de Gracia, hasta manifestar éxtasis cada vez más intensos. Pero no sois quien escogéis. Ni en el seno de la persona, ni en el seno del alma. Es la Vida que lo decide respecto a lo que pueda quedar de resistencias o de fuerzas de predación, respecto a vosotros mismos o respecto a quienquiera que sea sobre este planeta.

Entonces en mi vivencia estaba, como esto pudo ser descrito, « saturada de Alegría ». No había el menor espacio o el intersticio para otra cosa que la Alegría. No tenía que forzarme, no tenía que meditar, no tenía que leer textos, no tenía que evolucionar, solo tenía que hacer lo que la Vida me daba a vivir en el seno de este mundo, solo en ser lo que era, y  que sigo siendo todavía hoy. Entiendan bien el matiz.

Fuimos llevados unos y otros, Estrellas, Ancianos y Arcángeles, a conducirles sobre un camino, con el fin de que descubran que no hay ningún camino. Pero os hemos acercado a esta meta. Y allí, estáis solo, en el umbral, incluso si nuestras Presencias continuarán ayudándoles hasta el último momento, incluso con vuestros contactos con otras dimensiones en la naturaleza, o en otros estados del ser, en el seno del cuerpo de Eternidad, todo esto sólo tiene un tiempo y sólo está destinado a acercaros lo más cerca a la realidad última que es la única Verdad.

Entonces por supuesto cada Estrella os dio, algunas en todo caso, su propio camino de vida, ellas os explicaron cómo se tendieron hacia un único objetivo, que esto sea por la Vía de la Infancia de Teresa, que esto sea por los conocimientos de Hildegard de Bingen, de su época, esto no hace ninguna diferencia. El motor por supuesto, era la sed de Cristo, de lo que representa el Cristo, bien más allá del personaje histórico.

Si tuviera que expresarme delante de los orientales, hablaría de Krishna. En otras tradiciones emplearía otras palabras. Pero las palabras allí también son sólo unos ornamentos, medios de representar algo en la conciencia. Son todos estos condicionamientos ligados a las formas, ligados al tiempo, ligados al espacio, ligados al pasado o al futuro que deben apagarse en vosotros, con el fin de dejar eclosionar la Alegría, sin restringirla de ningún modo ni de ninguna manera. Si entienden esto, entonces la vía os será más que abierta, pues ya lo sois.

Si esto no se produce, desde el instante en el que esto no se produce, la conciencia limitada como ilimitada en el seno del Sí, va a tratar de acercarse a este estado, y allí sería el error. Porque desde este instante  hacéis intervenir la voluntad, la volición, el deseo, incluso si este deseo está situado a nivel del cuerpo astral, pero a un nivel más sublimado, como el del alma; sólo os aleja de la Verdad del Ser. Es en este sentido que Aquí y Ahora es un buen criterio, y un buen estado. Pero más allá de Hic y Nunc, más allá del instante presente, hay por supuesto yo diría la última polaridad de la conciencia que quiere conocer el Misterio, el Misterio de ella misma, y para esto ella debe desaparecer.

Al nivel del alma, es la misma cosa que al nivel de la persona, la respuesta no está al nivel de la persona, la respuesta incluso no está al nivel del alma, está en el Espíritu de la Verdad, en el Espíritu del Sol, en el Coro de los Ángeles, pero más allá de todas estas personificaciones, más allá de todas estas energías, estas vibraciones. Que os ayudaran en el momento llegado o que todavía os ayudan tal vez. ¿Qué deseáis? ¿Quiénes sois? Allí se sitúa la clave del problema.

Recuerden, que no sois ni este cuerpo ni esta conciencia ni incluso el Sí. No sois ninguna de vuestras vidas pasadas, no sois ninguna de vuestras vidas futuras, no sois nada de lo que viaja de dimensión en dimensión. Incluso no sois el Cuerpo de Eternidad que también sólo es un vehículo, que os constituye en las dimensiones, pero no estáis constituido de esto. Sois la joya.

Realizar esto ya es aceptarlo, en vuestra carne, en vuestras emociones, en vuestros pensamientos, en vuestros afectos en el seno mismo de la sociedad, incluso si ella os da a ver exactamente lo contrario. Hay que guardar el rumbo, si puedo decir, pero no buscarlo. Una vez que esto es puesto, olvídenlo y vivan vuestra vida, sean lo más posible simples y humildes, no busquen nada, en todo caso en cuanto a cualquier objetivo que podrías llamar espiritual; no hay nada. Todo esto son sólo unos juegos. Algunos juegos pueden acercaros, y tratamos de llevar este juego con vosotros. Muchos de vosotros lo alcanzaron, otros no. No hay juicio, hay sólo una realidad de la Luz en sus diferentes Moradas, en sus diferentes Casas.

La capacidad del hombre siempre es de tomar y entender lo que aparece a través de los sentidos, lo que aparece a través del intelecto, lo que aparece según sus deseos y sus sentimientos. Todo esto son sólo unos juegos de la persona o juegos del alma pero no es la voluntad del Espíritu. La voluntad del Espíritu es justamente ser, sin voluntad, sólo de estar ahí, que seáis conscientes de ello o no, que toméis conciencia de ello, que lo aceptéis, que lo neguéis, esto no cambia nada.

Sólo la persona cree que puede alejarse de lo que es en realidad, sólo el alma cree que hay una evolución, el perfeccionamiento de algo. Pero su vía, el verdadero principio siempre estuvo allí. Es de hecho por ello que se reconoce, no a un sabio sino a un Liberado. Le da igual las etiquetas, le da igual las palabras, le da igual las definiciones, le da igual la evolución, le da igual lo que fue o lo que será, ya que lo que Es, lo es de toda Eternidad, con o sin cuerpo. No hay más capas de interferencias, no hay más resistencia organizada en el plano que sea.

Lo más duro, efectivamente, es aceptar de soltar todo lo que creéis tener y sobre todo al nivel de lo que llamáis la espiritualidad. Claro que es más agradable estar alegre que estar triste, estamos de acuerdo. Pero la búsqueda de la alegría ya induce a la tristeza.

La Alegría es lo que sois, no es lo que tenéis que encontrar. El Amor es lo que sois, no es lo que tenéis que buscar.

Ahí también, el hecho de buscar algo que ya está allí pone todavía más distancia entre la Verdad y vosotros. No olvidéis que la persona sólo está allí para tapar esta Eternidad, a causa de las circunstancias particulares de este mundo. Y el alma también se cree encomendada de una misión. El alma se cree sostenida por la materia o por el Espíritu, cree ser algo cuando sólo es un médium, como vuestro cuerpo sólo es un vehículo y un médium.

Pero no olvidéis que con relación a lo que digo, no debe de haber ninguna culpabilidad sea cual sea vuestro punto de vista, y sea cual sea el emplazamiento de vuestra conciencia en este mundo o en otra parte. Sólo hay que darse cuenta de esto, porque si ahí también emitís un juicio diciéndoos que no estáis allí, o que no llegaréis allá, o que esto parece difícil, esto parece complicado, podéis estar seguros que lo será. Mucho más de lo que podéis enunciar y afirmar.

La dificultad es en cierto modo no entrar en la negación de la vida en este mundo, o esperar una mejora o un cambio que vendrá del exterior, aunque sea un fin de ciclo real y concreto, lo que llamamos en la India el fin del Kali Yuga, de la Era oscura. Pero incluso esto no debe preocuparos y debe salir del campo de vuestra conciencia, si queréis que la conciencia se apague sin dificultad para ser lo que sois.

La a-conciencia, como Bidi lo dijo, nunca será una búsqueda. Ni siquiera es una revelación propiamente dicho, es el momento en que nada más existe, simplemente, sólo esto. No obstante, no podéis serviros y utilizar todo lo demás para encontrar lo que sois. Nunca lo conocido os llevará a lo desconocido, sea cual sea. Ni el conocimiento de las leyes del alma, ni el conocimiento del karma, ni el conocimiento del elemento que sea, Jofiel volvió a especificároslo, me parece.

Así que tenéis sobre todo, simplemente a ser y a despojaros lo más posible de todo lo que puede interferir. Pero despojarse no significa alguna voluntad por vuestra parte. Es simplemente un estado del ser que hace que nada puede interferir. Pero esto una vez más, no sois vosotros los que podéis decidirlo, construirlo o edificarlo. Es justamente una deconstrucción total de lo que da sentido de ser a la identidad o al alma en el seno de este mundo. Veis ahora la diferencia.

Si de hecho lo vivís en parte, basta con haber tocado, lo sabéis, una vez el Sí para vivir el estado del Sí permanente y ya no oscilar de uno a otro. Pero para esto no hay que pedir nada, no hay que querer nada, no hay que buscar nada, sobre todo con relación a lo que llamáis la espiritualidad. Lo que no os impide buscar en la vida diaria lo que es necesario para esta vida diaria. Pero incluso esto, lo veréis, no os interesará más. No seréis más condicionados por la necesidad de ganaros la vida, de obtener el cariño de quien sea, porque vivís en ese momento que no hay nada más que vosotros mismos y sólo vosotros mismos, que englobáis todo lo que aparece sobre la pantalla de vuestra conciencia, los amigos como los enemigos, los Arcontes como la Fuente.

Todo esto es sólo un nivel de la realidad. Había que salir de la ilusión, no por voluntad propia sino proponiéndoos unos modelos de Luz, unos elementos de reflexión que, en cierto modo, podían desengancharos de las ilusiones tenaces de la vida en este mundo. Después, cada uno fue allí donde debía de ir, o allí donde creía ir. Pero entended bien, que nunca sois vosotros, sea cual sea el nivel, quién puede controlar algo más que no sea vuestra persona, vuestras emociones, vuestros pensamientos. Pero con el corazón, no podéis controlar nada. Lo sois, o no lo sois.

…Silencio … 

¿Puedes formular otra pregunta?

Pregunta: ¿está todavía presente el Espíritu en la Luz Negra?

Sí, ya que la Luz Negra es la mismísima fuente del Espíritu. El Espíritu está en todo, la Luz está en todo, no hay ninguna excepción. Hasta en el seno de la oscuridad más densa, no puede no haber Luz allí, aunque no sea visible. La Luz Negra, como Bidi os lo expresó, corresponde a lo que está más allá de la Luz, lo que Bidi llama el Parabrahman. El Parabrahman no puede conocerse a sí mismo, sólo se conoce a través de la conciencia. Solamente el que vive el Absoluto último, sabe que es el Parabrahman. No necesita ninguna confirmación en el seno de la conciencia, aceptando sin embargo, si es liberado viviente, de jugar al juego de la conciencia. Pero no se deja engañar, tampoco es prisionero de la conciencia, incluso si ésta es ilimitada, incluso si el Sí está allí presente cuando sea, si se puede decir. El Espíritu, está más allá de toda forma, está incluso más allá de toda dimensión, se baña en todo. Lo manifiesta todo.

…Silencio …

Escuchemos la siguiente pregunta.

Pregunta: cuándo dos hermanas biológicas rompen sus vínculos en respuesta a oposiciones con su unidad, ¿es importante reconciliarse para su evolución espiritual?

La simple palabra « reconciliarse » marca la incompatibilidad. No hay nada que atar, ya que hay que desatarlo todo. Desatar no quiere decir oponerse, no estar en relación. Desatar quiere decir no dejarse engañar por los vínculos de la carne sean cuales sean, y sea cual sea su intensidad, hasta en el seno de los que llamaríais gemelos. Porque los gemelos no tienen la misma alma, tienen la misma personalidad pero un alma no se dicotomiza, al contrario del Espíritu que puede dar origen, lo sabéis, a lo que ha sido llamado las Llamas gemelas. Un alma puede intercambiarse, en los procesos de «walk-in», un alma puede transformarse también, pero no puede haber dos almas en el seno de una misma persona. Incluso en los casos que llamaríais « posesión » , puede haber una posesión pero no una convivencia permanente, esto es imposible.

Así que la palabra « reconciliarse » no es la más apropiada, verdaderamente. Porque acordaos, hoy algunos de vosotros se reencuentran con personas que no vieron desde hace tiempo, en el ámbito que sea, familiar, profesional, afectivo, no para reconciliarse sino que para permitir, por vuestra Presencia, la Libertad y la Liberación justamente. No es un problema de la persona, no es un problema de los vínculos hereditarios o de filiación. No hay nada que reconciliar, sólo hay que ser. Y en ese momento, si la vida os propone reencontraros, no es ciertamente para reconciliar algo sino que para liberaros mutuamente, que el otro sea consciente de ello o no. Así que no busquéis nada allí tampoco, la Inteligencia de la Luz tomará el relevo sobre vuestra inteligencia limitada, sea cual sea la circunstancia. Allí también hay un problema de fe y de confianza, en la Vida y en la Inteligencia de la Luz.

El Liberado Viviente no busca nada. Si debe ver a su familia, la verá. Y si la ve, no es porque lo ha decidido, es porque algo en el seno de la Luz debe justamente resolver este vínculo, no para reconciliar sino justamente para liberar. Quizás no para él que esté liberado, sino para el que espera algo en el seno de una relación afectiva sea cual sea. Captad bien el matiz entre los dos, porque es importante.

Hoy, muchos de vosotros se preguntan sobre su familia, sus niños, sus allegados, sus padres. Si esto emerge de vosotros ¿qué significa? Si aceptáis realmente de ver con claridad. Quiere decir que dependéis todavía de las circunstancias de este mundo, de una manera u otra. No digo con ello que hay que rechazar todos los vínculos, sino que hay que iluminar y liberar todos los vínculos. No por voluntad propia del alma o voluntad propia de la persona, sino allí también por la Inteligencia de la Luz.

Ser fluido, es aceptar lo que la Vida os proponga, que sea un obsequio, que sea un regalo, que sea la muerte, que sea el sufrimiento, con el mismo estado. Si vuestro cuerpo sufre y sufrís por ello, quiere decir que estáis apegados a vuestro cuerpo. Vedlo claramente. No para juzgaros, no para condenaros, sino para aceptar la realidad de lo que es evidente, allí también es ser humilde, es ser simple.

Todos los hermanos y las hermanas humanos en la carne no son iguales ante la privación, el sufrimiento, la abundancia o la carencia. Porque cada uno está constituido, en el seno de la persona y del alma, con cosas diferentes. La mejor de las conductas no es querer resolver algo, sino más bien dejar la Luz actuar realmente y concretamente. Y la Luz no actuará realmente y concretamente si dais vuestra opinión, vuestro juicio, vuestro deseo.

El Abandono a la Luz, es mucho más que simplemente ver la Luz, es actuar en el mismísimo abandono, sobre todo en circunstancias como esta. Entended bien que no sois vosotros quienes decidís. Decidís en este mundo, de comer tal cosa o tal otra, de ir a tal lugar o de no ir, pero no concierne en nada a lo que sois. Ya que lo que sois nunca se ha movido, siempre ha estado allí.

Así que ¿por qué obligar aquello que siempre ha estado allí? ¿Por qué querer orientarlo según vuestros deseos personales, según unos convenios sociales y morales, según unas costumbres, o según unos miedos? También ha sido dicho, el miedo o el Amor. El Amor se basta a sí mismo. Si hay miedo, sea cual sea la circunstancia, es que el Amor no ha tomado todavía todo el sitio, es tan simple como esto.

Podéis encontrar allí todas las justificaciones que queráis, para decir que no estáis listos, que no es el momento, pero todo esto son sólo unos pretextos, porque nunca habrá un mejor momento que ahora. Nunca. Incluso en el final de un ciclo.

Había sido dicho por Cristo: « Buscad el reino de los Cielos que está en vosotros, y todo lo demás se os dará por añadidura ». La palabra « buscar » no es la más apropiada, identificad lo que sois realmente, id a la causa primera. ¿Quiénes erais, como decía Bidi, antes de nacer en este mundo, revestidos de las leyes de la ignorancia de la carne? Si lo encontráis, sin buscarlo pero simplemente haciéndoos la pregunta, la respuesta llegará, de una manera u otra. No busquéis simplemente las señales, no busquéis simplemente la Fluidez de la Unidad, las sincronicidades, sino que allí también id más allá.

Dejar que se exprese el Amor no quiere decir buscar el Amor. Dejar que se exprese el Amor, es dejar que desaparezca todo lo que no lo es. Sin condiciones y sin restricción. No puede ser una decisión personal sino verdaderamente el momento en el que decís, como Cristo: « Padre, que tu voluntad sea hecha y no la mía », en el sufrimiento más grande como en la alegría más grande.

Saber que no sois nada, que sólo sois polvo en la superficie de este mundo, pero que sois a la vez mucho más que el Todo y la Nada. Hay que adherirse a esta idea y no buscar ningún medio de alcanzar esta idea, porque esta idea se impondrá por sí sola en el momento en el que no guardéis nada en vuestras manos, en vuestra persona. Y es completamente realizable en vuestras vidas como occidentales, sin dificultad alguna. Sólo están las costumbres, sólo están los comportamientos adquiridos, las heridas vividas, que os impiden realizarlo.

No sirve de nada tampoco, sobre todo ahora, de ir a buscar la causa o las explicaciones de las heridas sean cuales sean. Poned el Amor delante, allí también. Y si no funciona, no hay que incriminar al Amor que sois, no hay que incriminar nada. Simplemente que todavía hay unos velos que os tapan esta Verdad esencial y única. Aceptadlo con generosidad, sin juicio alguno, simplemente como una evidencia que está allí. Entonces si lo aceptáis totalmente y completamente, veréis que realizaréis muy rápidamente lo que sois. Sobre todo ahora. Y diría, que todavía más ahora.

Había dicho antes que las circunstancias de vuestro mundo occidental de hoy no tenían nada que ver, por supuesto, con las circunstancias de la India de mi época. En mi época, no estábamos todavía metidos del todo en el Kali Yuga, o la Era oscura. La Era oscura, la tenéis delante de los ojos: es el sufrimiento de la humanidad, es vuestro sufrimiento, son los estatutos y las leyes de este mundo que no tienen nada que ver con el estatuto y la ley del Amor, y que incluso son, diría, la antítesis y el opuesto. ¿Lo entendéis? Crear unas leyes, crear unas morales, crear unas obligaciones, crear el hecho de ganarse la vida, para alguien que está vivo, realmente vivo, no quiere decir estrictamente nada. El Cristo os lo había dicho: « Estáis sobre este mundo, pero no sois de este mundo »,  ¿Qué preferís? ¿Qué elegís en definitiva?

Tomar en cuenta que realmente estáis en este mundo, aunque sintáis que nada tenéis que hacer aquí, antes que participar de este mundo. Tened claro que esto no es una necesidad ni una orden para abandonar este mundo sino para verlo tal cual es porque el Amor está en él como en otras partes.

Tenéis incluso la oportunidad única, en este fin de ciclo, de realizar eso, diría incluso que eso puede acaeceros, en especial a quienes jamás tuvieron inquietudes espirituales, sobre todo en el momento de la Llamada de María.

Tened presente que la principal resistencia hoy es simplemente vuestra búsqueda. Ya no es el karma. Son las resistencias de este mundo ante el Espíritu, que os muestran los conflictos existentes entre vosotros, alrededor de vosotros y en el mundo. ¿Os sentís concernidos por eso? ¿Os sentís afectados por eso? De ser así significa que no estáis en la joya del corazón porque, y lo vais a comprobar, no os sentiréis implicados si la joya del corazón está colmada, en todo intersticio, con el Amor. No hay espacio para otra cosa en el Amor que el mismo Amor. No el Amor traducido, expresado, manifestado, sino el Amor emanado espontáneamente de sí mismo, que os nutre totalmente.

… Silencio…

Por favor otra pregunta.

.../...