lunes, 12 de octubre de 2015

LA ÚLTIMA RONDA DE LOS ARCÁNGELES ( I de VII )



Octubre 2015

ANAËL

Soy Anaël Arcángel. Bien amados niños de la Ley del Uno, me presento a vosotros como Ángel de la Relación y Arcángel del Amor, a fin de que nuestras Presencias reunidas en el Corazón del Uno y en la Verdad del Único, se manifiesten y se expresen en vuestro Templo y en nuestras Presencias comunes. Que la Paz y el Amor sean la Verdad de este instante.

… Silencio…

Mis palabras hoy serán pocas, pero cada Silencio entre cada palabra y cada frase será la ocasión de penetrar en el Corazón del Espíritu del Sol y del Coro de los Ángeles, abriéndoles definitivamente a la realidad del Amor, a la realidad de la Presencia, a la realidad de vuestro Ser.

Inauguro en este día no el Cónclave tal como existió hace unos años aunque vendremos por turno, cada uno de los Arcángeles, a expresarles y manifestarles la realidad y la Verdad de vuestra Presencia, la realidad y la Verdad de vuestro renacimiento, de vuestra Resurrección en las Esferas de la belleza.

Dejemos nos entonces penetrar y vivir la Presencia Solar, así como de dejar vivificarse en cada uno de nosotros el Coro de los Ángeles.

… Silencio…

Hoy, dondequiera que estéis sobre esta Tierra, cada uno de entre vosotros afronta su propio cara a cara, su propia verdad, confrontada a la verdad absoluta del Amor, permitiéndoles en cierto modo en un último ajustamiento de precisar su lugar y lo que sois en realidad, no para demostrar, no para mostrar, sino para manifestar realmente la evidencia de lo que sois, despojado de los últimos velos, cruzando las últimas puertas, despertando en vosotros las estructuras de la Eternidad en vuestro cuerpo de Eternidad, dándoles a vivir de manera simultánea lo efímero y lo Eterno en el seno de la misma realidad de vuestra Presencia.

Vendremos entonces cada uno a nuestro turno, nosotros Arcángeles, a colocaros el sello de la Verdad y de la Libertad, permitiendo de acoger, si aún no está hecho, la matriz Crística abriendo las puertas que puedan quedar por abrir en vosotros como en este mundo, favoreciendo en cierto modo vuestra situación en el seno de vuestra Verdad.

Mientras que vuestra Consciencia canta el Canto de la Eternidad, el Canto de la Llamada, canta mientras en vosotros la evacuación de las últimas resistencias a la Verdad inquebrantable del Amor, dándoles a vivir lo que está por vivir, por cada uno de vosotros, dándoles a atravesar con júbilo, si tal es la Gracia que se establece, lo que pueda quedar de ilusiones en cada uno de vosotros, abriéndoles a la Gracia de María, a su Manto y a la verdad del Hijo.

… Silencio…

El momento ha llegado de depositar las últimas cargas de la pesadez y de la opacidad de las ilusiones de este mundo, a los pies del Señor y a los pies de María, despojándoos en cierto modo de los últimos elementos superfluos a la manifestación de la Verdad y de vuestra Verdad. En lo que se celebra en cada uno de vosotros como para el conjunto de la Humanidad Una, se encuentran los elementos que os llevan, de manera fulgurante o paso a paso, a descubrir lo que aún no pudo ser visto en vosotros como alrededor vuestro.

Así este acercamiento, que realizaron muchos de entre vosotros, por una facultad más grande, de la evidencia de los Seres de la naturaleza, de la evidencia de las dimensiones intrincándose en este mundo. Vivan lo que vivan, tengan lo que tengan por vivir en estos tiempos de la Llamada, todo lo que se celebra, sólo es el despliegue de la Verdad, de la Belleza y de la Eternidad.

En vosotros el Fuego Sagrado del Amor, naciendo de vuestras Coronas, os da a descubrir que sois el mundo en su totalidad y en su realidad, este mundo como cada mundo, como cada Vida, poniendo en relación, en resonancia y en Fusión las diferentes partes que puedan estar todavía  separadas o fragmentadas, permitiendo de estableceros - desde el instante en que soltáis el sentido y la idea de ser una persona - en la Verdad íntegra de vuestra Eternidad.

En estos momentos, el Silencio. El Silencio de vuestra persona, el Silencio del conjunto de los Seres sutiles y Presencias evolucionando hasta ahora en los mundos Unificados, viniendo a tocarles, cada uno al turno de su Gracia, vienen en cierto modo a amarcaros la Verdad del Amor.

Siempre os dijimos, durante estos años, de que estamos en vosotros, dándoles la relación más adecuada entre las diferentes facetas del Amor, del diamante o del cristal que Sois, Llamas Eternas que reencuentran su verdad, Llamas Eternas que reencuentran el Amor privado de todo sentido de apropiación, de todo sentido de pertenencia, viniendo allí también a trascender los últimos elementos llamados Linajes, dándoles acceso a la pureza de ER, a la pureza de la Verdad del Lemniscata, dándoles a descubrir en Integridad la joya de vuestra Presencia y la joya de la Ausencia de la ilusión, instalando en vosotros la perennidad, la certeza y la vivencia, sin barrera alguna, sin límite alguno, otro que el que aún le dais a la realidad del Amor que constituye vuestro ser.

Cuando las Estrellas y los Ancianos os dijeron que podían recurrir a ellos, del mismo modo que tal vez hoy, entráis más fácilmente en contacto con los pueblos naturales de este mundo, le es ofrecido hoy de vivir la totalidad de esto en vosotros, en Verdad y en Unidad.

Caminando así sobre los pasos de Aquel que sembró la Tierra hace 2000 años, hoy vosotros, Hijos Ardientes del Sol, Hijos Ardientes de la Verdad, vivís la Liberación de los últimos engramas y últimos programas personales o colectivos ligados no a las líneas de predación pero a lo que podrían llamar costumbres, el conjunto de estas costumbres que se disolverán delante de la pureza de la Luz emanando en el centro de vuestro centro y viniendo a recubrir vuestros cuerpos groseros, vuestros cuerpos sutiles, engalanándoles entonces de las joyas del Eternidad revelado y manifestado en el seno mismo de lo que tenéis que vivir sobre este mundo.

… Silencio…

Acogiendo y aceptando siempre más las partículas Adamantinas, de Luz de la Verdad en vuestro Templo, se os revela la majestad de lo que os fue ocultado. Estando disponible a cada aliento de vuestra vida a la verdad del instante, se despliega en vosotros en cada ocasión, la belleza del instante en vuestro Templo de Eternidad, llamado « Cuerpo de Eternidad », presente aquí mismo en vosotros y alrededor vuestro. Allí está la única joya, allí está la única verdad, allí únicamente se sitúa el Amor, despojado de toda relación de cualquiera naturaleza que sea, frente a vosotros mismos en este Cara a Cara, en este Corazón a Corazón, entre vosotros y vosotros mismo, entre vuestras partes limitadas que se apagan y vuestra parte Ilimitada, que se despierta como de un sueño profundo.

Así el Espíritu del Sol y el Coro de los Ángeles cantan en vuestras capas de Luz, dándoles a percibir, dándoles a vivir por diversos grados la progresión de la Luz en su instalación sobre este mundo, así como la Ascensión de la Tierra. La fiesta de los Arcángeles pasó, ahora os queda a actualizar esto de manera individual, de manera fraternal y de manera colectiva, englobando mucho más que a los humanos, mucho más que a los pueblos de la naturaleza, mucho más que a la Tierra, mucho más que al Sol, mucho más que al conjunto de lo manifestado y de lo Creado en cualquier dimensión que sea, en cualquier sector de los Universos y Multiversos que  sean.

Así, se revela lo Verdadero y Auténtico. Así se revela vuestro Cara a Cara. En cada Corazón se establece la misma relación entre el corazón Eterno y el corazón afectivo, poniendo al día sin esfuerzo ni dificultad lo que deba actualizarse en este instante presente. Viniendo a consumir lo que pueda quedar de sufrimiento, lo que pueda quedar de vínculos, lo que pueda quedar de creencias. Conduciéndoles a las puertas de la Morada de Paz Suprema. Haciéndoles descubrir la majestad del Sí, no solamente vivida en meditación o experiencia, sino dando a verse él mismo en cada circunstancia que se celebre en vuestra vida. Os ajusta todavía más finamente a la precisión del Amor, a la Inteligencia de la Luz y a la evidencia del Amor y de la Luz.

Así, el estado de Gracia, el Manto Azul de María y el conjunto de las estructuras vibrales, que tal vez habéis vivido o todavía vivís, vienen a conmarcarles la salida de este mundo en su finalidad y en su efímero.

Entonces, nosotros Arcángeles, les venimos a decir: regocíjense porque los tiempos llegaron. Regocíjense pase lo que pase en vuestra consciencia porque vuestra Consciencia se reencontrará a tiempo y en un tiempo muy próximo, en la felicidad y la beatitud de su reconexión, de su reconocimiento, en un espacio y un tiempo donde ninguno de los dos existe, sino donde sin embargo se vive con intensidad y totalidad la Verdad del Amor, la Verdad de la Luz.

… Silencio…

El Verbo Creador también viene del Silencio de la Eternidad, viene de lo que subyace a toda manifestación de consciencia en cualquier mundo que sea.

… Silencio…

Así la Luz viene a sugerirles a veces ciertas direcciones, movimientos o algún Silencio, del cuerpo como de palabras.

No vean allí ninguna alteración, más bien vean allí lo que viene y lo que ya está aquí. No se retrasen con lo que se va, no se retrasen y no retengan nada de lo que es efímero.

Cada uno de vosotros vive ciertas experiencias, en este mundo como en otras dimensiones. Todo esto sólo os pide de tomar la totalidad de la manifestación de vuestra Consciencia en este mundo, porque es aquí donde se encuentra el apoyo más inquebrantable, dándoles la certeza de la Libertad y la certeza absoluta de la Verdad de la consciencia, de la Verdad del Absoluto.

… Silencio…

Acepten de preguntaros si la Luz os pregunta. Acepten de elevaros si la Luz os eleva. Acepten de guardar Silencio si la Luz obra en vuestro Silencio.

En estos tiempos tan particulares en los que se cumplen el conjunto de las profecías anunciadas desde tiempos inmemoriales, se os revela todo lo que pudo ser escondido en la disposición de vuestra conciencia como en la disposición de este mundo. La hora es a la Verdad desnuda. Es la hora de la belleza sin artificio, sin adorno alguno, sin ornamento alguno. El Amor mismo se basta a sí mismo, así se apagará vuestro Cara a Cara, así se apagará la confrontación y la conflagración de este mundo. Solo hay la retribución justa de la Libertad reencontrada, la justa retribución de lo que traduce vuestra alma o vuestra Consciencia aquí mismo en este instante presente.

Nosotros Arcángeles, venimos cada uno de nosotros, a depositar una de las 7 notas de música acopladas a las 7 últimas Claves Metatrónicas reveladas hace poco.

Escuchando sobre este mundo la sinfonía de la Luz, superareis la sinfonía ella misma, a fin de ir al origen del sonido, al origen del Verbo, al origen de la Creación, dándoles a vivir la Llamada y el Juramento y la Promesa, la de la Fuente, la de la Luz Una y la que subyace al conjunto de toda Consciencia como de toda manifestación, aquí como en toda parte.

Además no hay más otra parte. Hay sólo el Aquí y el Ahora, el HIC y el NUNC, el IM y el IS, situándoles ahí donde el Cara a Cara se apaga, donde todo es englobado en el mismo Corazón y en la misma Vibranza del Amor Uno. Entonces, como os decía el Arcángel Uriel hace numerosos años: « Oigan y escuchen ». Oigan y escuchen la sinfonía de la Luz, Oigan y escuchen los Cantos de júbilo que suenan poco a poco en el conjunto de vuestros cielos y en el conjunto de vuestras tierras. El tiempo ha llegado de recibir Aquel que viene, el tiempo ha llegado de acoger la Eternidad en todas sus prerrogativas y en todas sus manifestaciones y en todos sus orígenes.

… Silencio…

Vayan hasta el sonido. El sonido primordial, aquel que está al origen de los cuatro Elementos, aquel que esta al origen de las doce sílabas Sagradas, no tanto por curiosidad sino porque ellas mismas instalan la evidencia en este Cara a Cara de resolución final de la emergencia de la nueva dimensión, de la emergencia de la Verdad de manera visible, sensible y permanente en este mundo. Realizando entonces la integración de todo lo que fue llevado a vivir como relaciones, como contactos, en vuestro plano como con nuestros planos.

… Silencio…

El Canto de júbilo del Cielo y de la Tierra comienza a oírse y se estremece a vuestros oídos, anunciando y preparando lo que queda a dejar obrar en vuestro Templo.

Como Arcángel de la Relación, podría incluso decirles que desde este instante la mejor cosa a escuchar y a oír, es lo que se celebra en el Silencio de vuestra Morada de Paz Suprema, allí donde nada de este mundo puede venir a interferir, sino al contrario, viene a amplificar y a desplegar la llama Sagrada de la Verdad, del Espíritu y de la conciencia.

Los últimos vínculos que podían aún retenerles, de manera vibral o de manera psicológica, sobre este mundo, os muestran por vuestro vivido la futilidad de este género de aproximación porque el Amor basta para nutrir toda manifestación, toda vida, en cualquiera plano que sea, cualquier disposición que sea de esta dimensión o disposición de un plano dado. Quédense cada vez más a menudo donde todo sólo es  Verdad y donde todo es sólo belleza, donde nada de este mundo puede alterar el tesoro de vuestra Llama.

Es así como encontrareis los ingredientes, la fuerza, no por cualquier voluntad pero más bien por la evidencia de la Luz, de extraeros, sin huir de lo que sea, de la ilusión de este mundo. Cada vez más entre vosotros van a experimentar esto. Cada vez más entre vosotros vais a estar en cierto modo en vuestro Cara a Cara, confrontados a lo efímero y a la Eternidad, provocando en vosotros la certeza inquebrantable del Amor que no es más coloreado por las circunstancias ni condiciones de este mundo, sino al Amor incondicionado, libre de todo vinculo, libre de todo sufrimiento y libre de toda ilusión.

… Silencio…

Así imprimo en vosotros, no solamente el sello de mi Presencia y de vuestra Presencia sino la clave que viene a mejorar lo que todavía pueda ser necesario mejorar, no por vosotros mismos pero realmente por la capacidad de desaparecer de toda tensión, de todo dolor, de toda certeza inherente a este mundo que sólo dura el tiempo de una vida como máximo.

Vengo a impulsar en cierto modo la última ronda de los Arcángeles, ya no más reunidos en Cónclave, pero venimos cada uno a nuestro turno a afinar las últimas Claves Metatrónicas a fin de reencontrar, a través del doce, la totalidad de vuestro Coronamiento y de vuestro Corazón Ascensional.

… Silencio…

Depositen lo que todavía pueda parecer obstruir el instante de vuestra Presencia. En cada ocasión, en cada llamada de la Luz y en definitiva, os será pedido de probaros a vosotros mismos la verdad de la Luz o bien la verdad de la ilusión. Ninguna confusión podrá afectarles porque todo está depositado en vosotros, preparado para este instante, preparados para este instante. Comprobareis rápidamente, a medida de las llamadas que la Luz les hace, que todo lo que os parecía en vosotros de oscuro, pesado, doloroso o contrario a la Luz no pesará más nada respecto al peso de la Verdad, al peso de la densidad de la Luz.

Esto se celebra en este mismo momento, abriendo la vía como Ella misma os dijo, a la Llamada de María y al cumplimiento del final de los tiempos. Un tiempo, dos tiempos y la mitad de un tiempo son liquidados.

La Liberación de la Tierra que fue efectiva hace algunos años de vuestro tiempo, hace totalmente disponible hoy vuestra propia Liberación. Vuestra propia Verdad se manifiesta entonces y marca vuestra capacidad en establecer vuestra Presencia Eterna sobre este mundo.

Dejen el Fuego devorador del Amor obrar en vosotros. Dejen el Fuego del Corazón y la Onda de Vida realizar la última alquimia, que permite la Ascensión real y concreta de vuestro cuerpo, de vuestra Consciencia y de vuestro Espíritu. Para algunos de vosotros, y cada vez más de entre vosotros, realizarán realmente, si aún no está hecho de manera total, la inepcia del encierro en el seno de un cuerpo, la inepcia de las leyes cualesquiera que sean, de este mundo. Entenderéis finalmente y plenamente, si aún no está hecho, esta frase: « Estabais sobre este mundo pero no erais de este mundo. ».

Así en los momentos de llamada de la Luz, respondan por la Luz interior. No dejen ningún elemento de cualquiera relación que sea, como en vosotros, como entre cada uno de vosotros, venir a empañar o frenar el despliegue de la Luz y despliegue de vuestro Cuerpo Ascensional. Nunca se olviden de ponerse, tanto como se pueda, en el seno del instante presente porque es en el seno del instante presente donde se revela la infinidad de los tiempos, la fatuidad de este tiempo, de este mundo y la vanidad de lo que constituye la persona.

Los tiempos de la Gracia, el tiempo de la Llamada de María son  momentos de grandes cambios, sin incluso hablar de la Ascensión, de grandes trastornos, grandes transformaciones, grandes modificaciones que sobreviniendo en vosotros como en cualquier lugar donde lleváis vuestros ojos sobre este mundo. Llegará un momento, en breve, en el que sólo puedan contar sobre lo que sois realmente y veréis en este momento que las ilusiones de este mundo se apagarán ellas mismas, como vuestra persona se apagará en este momento, para dejar lugar a la Resurrección final de este mundo.

… Silencio…

Más allá de los sonidos y más allá de los Silencios, nuevas percepciones se hacen luz en vosotros, inscritas en la vibración como inscritas en el seno de la conciencia, poniendo final al aislamiento de vuestra propia conciencia en este mundo. Cualquiera que sea la intensidad de lo que percibe vuestra conciencia como Luz o Vibración, nunca olvidéis que esta intensidad os conduce al Corazón del Corazón, en la Morada de Paz Suprema, allí donde todo se resuelve real y concretamente por la Gracia de la Eternidad.

Que esto sea a nivel de la Corona radiante de la cabeza, que sea en la Corona radiante del Corazón, que esto sea por los diferentes componentes de la Onda de Vida, que esto sea por el Manto de María o también por el Canal Marial, el conjunto de estas vibraciones se resuelven en la Paz del Corazón por el proceso de la Ascensión.

Recuerden que como Ancladores y Sembradores de Luz, que sois en cierto modo -pero no vean allí ningún papel-, de ser embajadores de la Verdad, embajadores de la Luz en la resolución final de este mundo. Recuerden que la única aportación y apoyo que podrán encontrar en estos momentos sólo estará en vuestro interior y no en las relaciones exteriores, desembocando, más bien sobre el Cara a Cara y sobre la última relación entre la oruga y la mariposa.

… Silencio…

Pase lo que pase ante la mirada de vuestra conciencia, pase lo que pase en la globalidad de este mundo, recordad que el Silencio es la respuesta a todas las interrogaciones, a todas las preguntas, porque el Silencio es la plenitud del Absoluto. Contiene en él todos los potenciales de la Libertad, todos los potenciales de toda manifestación de la conciencia en cualquier universo o multiverso que sea. Permaneced así firmes en este instante presente, permaneced para siempre firmes en la verdad de Cristo. En el día de hoy ha llegado, no vuestra misión, pero si el sentido mismo de vuestra presencia en la superficie de este mundo.

Hijos de la Ley del Uno, habéis triunfado ante las adversidades aparentes presentes en vosotros como en la superficie de este mundo, así el conjunto de los Arcángeles se unen a mí, no sólo para rendiros Gracia y expresar nuestra gratitud, sino más bien para fusionar en vosotros, en el corazón del Uno, trayéndoos el Silencio en el seno de las últimas llaves Metatrónicas.

…Silencio …

A cada Silencio, a cada llamada de la Luz y a cada mandamiento de la supra-conciencia, dejaréis desplegarse la verdad del Silencio, allí donde el tiempo y el espacio ilusorios de este mundo no pueden nada con la verdad de vuestro ser.

No hay más lugar donde esconder nada. Todo debe aparecer en la Luz desnuda, en la claridad y en la precisión del Amor. Recordad también que es en la humildad de la sencillez que haréis, en este preciso momento, vuestro cielo sobre la Tierra, acompañándola, sea cual sea vuestro devenir, en su Ascensión.

…Silencio …

Recordad también que en la relación con vuestros hermanos y hermanas cercanos o menos cercanos, la única ayuda posible será simplemente la manifestación de vuestro Amor, de vuestro Amor más allá de toda palabra, más allá de toda frase e incluso más allá de toda mirada o de toda atención, porque os reconoceréis de Presencia a Presencia y ya no de persona a persona, ya no de persona a entidad, que provenga de la naturaleza o que provenga de los Ancianos, de las Estrellas o de nosotros, los Arcángeles.

…Silencio …

En el Corazón del Corazón, resuena en vuestros oídos la sinfonía del Amor, encadenando, para los más sensibles de entre vosotros, los doce sonidos reunidos en uno sólo. El sonido de la Llamada de María, previo a la escucha, si ya no fue el caso años atrás, de vuestro nombre, pero también la Llamada de María para entrar en vosotros y en la Verdad, con el fin de que nunca más podáis alimentar nada en la superficie de este mundo, y solamente sembrar el Amor. No sólo para anclarlo, sino más bien para hacerlo eclosionar, acabando así la obra empezada en esta encarnación, para la mayoría de vosotros, desde hace muchos años o numerosos decenios.

Así el tiempo no es ni contado ni descontado, el tiempo ha llegado, de manera formal, de manera indeleble, que no sufre ningún retraso, de vivir el Amor en su libertad total, desapegado de toda contingencia de este mundo donde estáis todavía, haciéndoos descubrir, si lo aceptáis, la Libertad verdadera, a la que no le importa las circunstancias de este mundo porque es vivida.

Así, muchos de vosotros, en los próximos días y en las próximas semanas, vais a descubrir vuestra verdad, ya no de manera parcelaria sino de manera plena, en el momento en que sintonicéis vuestra conciencia y vuestra vida con la misma Luz, con los contactos que se manifiestan a vosotros en el seno de la naturaleza, como en el seno de los Ancianos, de las Estrellas o de los Arcángeles, permitiendo afinaros y acercaros de una manera cada vez más tangible al Corazón del Corazón, al centro del corazón, allí donde se encuentra el único pasaje obligatorio hacia la verdad del Amor.

La Luz os pide estar disponibles en cada acción realizada en el seno de este mundo, en cada mirada puesta sobre este mundo o sobre vuestros hermanos y hermanas, dándoos cuenta de que no sois de este mundo, que habéis nacido del polvo y que regresaréis al polvo, con el fin de descubrir la joya en el estuche.

…Silencio …

Por vuestra Presencia o por vuestra Ausencia, decís a la ilusión de este mundo que los roles ya no os engañan más, los juegos del bien y del mal, los juegos del sufrimiento y del placer, el juego que sea cuando es privado de la Fuente, con el fin de haceros redescubrir y manifestar la totalidad de vuestra belleza en el mismo seno de la visión de este mundo, y de la visión de vuestros hermanos y hermanas, como al resto del mundo.

…Silencio …

Soy Anaël Arcángel y vamos a instalarnos juntos, en este instante, en la verdad del Silencio, sin otro fin que de estar allí.

…Silencio …

Hijos del Uno y amados del Amor, sentid el Fuego del Amor, el Fuego de la Verdad …

…Silencio …

…y quedamos juntos y Uno, en este Silencio y en esta plenitud …

…Silencio …

…disponibles para Él, disponibles para el Espíritu del Sol.

…Silencio …

Aquiétate y deposita en este espacio sagrado lo que te estorba y juntos rindamos gracias a la acción de Gracias y al estado de Gracia.

…Silencio …

Y recibid así la bendición de las Aguas de arriba, las Aguas del Misterio, del IM manteniendo el misterio de la Creación, el mismísimo misterio de la Vida …

…Silencio …

…con el fin de que vosotros mismos, llegado el momento, podáis revelar el poder del « Ehyeh Asher Ehyeh ».

…Silencio …

Tú, el amigo y el amado de la Fuente, libérate de todo peso, porque ya lo eres, liberado.

…Silencio …

Y no olvidéis, que a cada regreso en el seno de este mundo, de ser la sonrisa del Amor en la circunstancia que sea, en la relación que sea, en el sufrimiento que sea, en la alegría que sea.

…Silencio …

Soy Anaël Arcángel y deposito sobre vosotros una lluvia de bendiciones, con el fin de que la sonrisa del Amor nunca pueda desaparecer de vuestros labios. 

…Silencio …

Hasta Pronto.