lunes, 1 de noviembre de 2010

URIEL - Dos Mensajes


URIEL
23 octubre 2010
Soy Uriel, Ángel de la Presencia y Arcángel trabajando en la fase final del cambio Dimensional. Bien amados Niños de la Luz y bien amadas Semillas Estelares, que la Paz y la Alegría estén en ustedes. Vengo a ustedes, por las palabras y más allá de las palabras, por mi Presencia y su Presencia, con el fin de siempre acercar a ustedes más a su Unidad. Unidad que se revela en sus Cielos, por la revocación y la Presencia de las fuerzas vivas de la Luz Vibrante/Unificación, llamada Fuerza Intergaláctica de la Luz de los Mundos Libres, por la Presencia en sus Cielos, acercándose a ustedes, de los Arcángeles, del Cónclave Arcangélico y del conjunto de las Presencias y Conciencias Unitarias. En la actualidad, lo que se revela en, por ustedes y en sus Cielos, les es Verdad. Lo que sus ojos ven y verán son el reflejo y la realidad del descubrimiento de la Luz Vibrante. Lo que tiene lugar en sus Cielos tiene lugar también adentro, viniéndoles a encenderse y revelar, por la Vibración y la Presencia, la Verdad Absoluta de lo que son, más allá de las proyecciones, más allá de la ilusión, más allá de la persona. En la Vibración y la Presencia en su Templo, se revela a ustedes, y en ustedes, el estallido de la Luz Unitaria traduciendo, para los que la vibran, la vuelta a la Unidad, la vuelta a la Paz, la vuelta a la Alegría.  La Vibración de su mundo, dónde son proyectados, cambió, y cambian en adelante cada día, cada vez más rápidamente. El cambio resultará cada vez más evidente, acercándose a ustedes inexorablemente a la Vuelta y la Revocación. La preparación meticulosa incluidos nosotros, Arcángeles, les vuelven en Gracia, las distintas etapas de su revelación y su Presencia, siguen. La Vibración de este mundo cambia. Lo que era separado no podrá ya serlo. La fase inicializada desde el final de las Marchas Mikaélicas, he aquí hace algunos meses de su tiempo Terrestre, permite en adelante revelar más y siempre la Verdad de la Luz, poniendo fin, en ustedes como en torno a ustedes, a la ilusión y a lo que es falso. La Vibración se eleva, la Vibración sube en sus células como sobre este mundo. El movimiento impulsado ya no puede detenerse. La restitución de su Fuego del Espíritu, más allá del Fuego del Cielo, más allá del Fuego del Corazón y el Éter, más allá incluso del Fuego de la Tierra, permite en adelante manifestar el Espíritu de Verdad, en ustedes, como en sus Cielos. Lo que es falso, lo que no existe en Verdad, va a desaparecer. Cada elemento de esta matriz que no pertenece a la Verdad y a la Unidad va a desagregarse, disolverse. A medida del descubrimiento de sus días y sus noches, la Verdad a ustedes aparecerá Una y Unificada por la Vibración, por el Corazón.
El descubrimiento es Alegría. La Alegría es Vibración ya que el Corazón es Vibración. Confíen en ella, confíen en la Alegría, van hacia la Unidad de un camino de Alegría, un camino de facilidad, un camino de Paz. La Alegría no se opone estrictamente a nada, a nada, en su Espíritu como en su medio ambiente. La Alegría es evidencia y Vibración, manifestación de su Presencia Unificada, su revocación a la Verdad, la fecundación por el Espíritu encontrado, de esta materia desviada. Bien amados Niños de la Luz, bien amados Niños de la Ley del Uno, para que se establezca la Vibración de su Presencia, su Conciencia debe darse la vuelta hacia lo que es verdadero y desviarse de lo que es falso. La Verdad es Vibración, la guadaña no es Vibración. La Vibración recorre la gama de la Creación y los mundos increados desde el tiempo inicial hasta el tiempo más extremo, más allá del Tiempo. Los mundos Unificados son mundos de Vibración, forma y color y disposición, libres de toda fijeza. El mundo en el seno del cual se proyectaban, en el seno del cual se identificaban, desaparecerá cada día, cada día un poco más, permitiéndoles descubrir y revelar, a cada uno y a cada una, la Verdad de lo que Son. Los mecanismos mismos de lo que se ha desviado se les revelarán enteramente. Más nada de lo que es fuerza de oposición y resistencia podrá tenerse ante la Verdad. Lo que se juega ahora es el establecimiento de su Vibración, Vibración que condicionará y orientará su destino y su camino en los mundos Unificados.  La Vibración es disminución y ligereza. La Presencia es lucidez, lucidez en cuanto a lo que Son y no a esto quienes creen que son. Nuevas percepciones y Vibraciones, en este Templo que es su cuerpo, como en sus Cielos, les revelarán cada día los verdaderos Cielos y su Vibración, bien más allá de este Templo fijo, de este cuerpo pesado que les mantiene presos. La clave de su disminución es el Corazón, la Vibración de su Presencia, ligereza de la realización, dónde ningún miedo puede persistir. En medio del Ser, en el centro de toda Conciencia, cualquiera que sea su forma, su Dimensión y su Vibración, se sitúa la Vibración del Uno, la Fuente. La Vibración la Fuente, su Presencia, se basta a sí misma ya que es totalidad, Alegría y extensión infinita. Definidos a esta Conciencia, son Seres de Gracia, de Unidad y Verdad. ¿Qué pueden temer en las resistencias ilusorias de este mundo? Nada puede desviar de nuevo la Vibración y la Presencia encontrada, nada puede alterar la Vibración de la Gracia, la Vibración de su Presencia. La disolución de las Creencias, ilustrándose en ustedes mismos por la simplificación de sus pensamientos, donde la orden va a la simpleza, a lo directo, donde las últimas interrogaciones resultantes de las Creencias y de la pesadez, desaparecen poco a poco. Su vida, dentro de esta proyección, va a convertirse en Vibración, evidencia y simplicidad.
La Vibración de la Presencia es humildad y simplicidad. No son, en sus palabras, inútiles palabras sino las palabras que traducen la Verdad de la Unidad. Es a cada uno y cada una de entre ustedes que corresponde establecerse en la claridad, en la simplicidad y en la humildad. Sólo aceptando y viviendo el hecho sólo de ser nada, aquí mismo, en su proyección, afectarán y vivirán Todo ello, Niños de la Ley de Uno, dando la vuelta a su Esencia, a su Vibración y a su Unidad. Cada uno y cada una de entre ustedes permanece y seguirá siendo, hasta el final de esta proyección, libre de su Vibración, libre de su Presencia, que lo conducirá, por resonancia, para lo que debe ser, para lo que debe pasar a ser, en Verdad y en Unidad. Lo que nombramos los 4 Pilares, deben resonar y resonar a cada respiración, a cada acción, a cada momento y a cada implicación de su vida, para manifestar Presencia y Vibración. Como Ángel de la Presencia y Arcángel de la revocación, velo y actúo en el Orbe dimensional, lo más cerca posible, en adelante, de su Tierra, sostenido por la vanguardia de la Flota Intergaláctica de Luz, llamada, por ustedes, los Ángeles del Señor. Su Presencia y su Vibración va a convertirse en, ahora mismo, cada vez más intensas, cada vez más evidentes. Vivirán, durante lo que llaman este trimestre final de este año, lo que ha sido llamado por otros, revelaciones. Prefiero, por mi parte, llamar a eso: Revocación y Presencia. Los Cielos falsificados se rasgan. Así como su visión se volverá real y verídica, concerniéndoles cuanto a nosotros refiriéndose, el resto, el alumbrado de la Luz, el alumbrado de su Presencia y la Vibración les permitirá, a cada uno y a cada una, ver en Verdad, más allá de la vista, por la Vibración y por el Corazón, definir lo que es Verdadero, lo que es Gracia, en comparación con lo que no lo es, sin juicio, sin resistencia. 
Vibración… Presencia… Unidad… ... Efusión Vibratoria…
Niños de los Unos y Niños de la Fuente, Fuente ustedes mismos, instrumentos y protagonistas de la eternidad, instrumentos y protagonistas del descubrimiento. Revelación. Presencia. Vibración de la Unidad. Abrasamiento de Alegría. Revelación. En Unidad, en sí. Hay revelación de todos otros mundos Unificados. La casi destrucción total de las franjas de interferencias, llamadas astral planetario, se acaba casi, traduciéndose, para ustedes, de manera visible, por modificaciones considerables del Sol y la Tierra. Un nuevo espacio se dibuja, una nueva Vibración aparece, modificando y transformando el marco de su Presencia. No hay nada que temer del exterior. Mantengan exactamente a velar, los 4 Pilares, con el fin del no choque y miedo de la revelación de la Unidad, no solamente en la revelación en sí, interna, sino también en sus Cielos. Los mecanismos de lo Nuevo estan en marcha. La intensificación Vibratoria va a convertirse en, según sus sentidos, palpable, palpable y visible incluso a sus ojos de carne ya que la hora acabó de vivir en Verdad, dentro como exteriormente, la Revelación. El tiempo deducido se acaba. Que reducirse el tiempo no tiene ya sentido, que el tiempo vino y el tiempo es ahora. 
Vibración… Presencia a ustedes mismos… ... Efusión Vibratoria…
La Vida de la Gracia vuelve de nuevo. Tienen obra para eso. La memoria de eso vuelve de nuevo, por otra parte. La Presencia a ustedes mismos es también la Presencia, en sus Cielos, de la revelación. Nunca estuvieron solos, simplemente, el tiempo, lo que es el caso, es hoy. Su tarea, si tanto es que se puede hablar de tarea, es en adelante encontrarse enteramente, con el fin de alinearse con la Revelación. Hay sincronicidad y Unidad en la Gracia de la revelación de su Presencia Vibratoria y la Presencia, en sus Cielos, de la Luz Vibrante. Lo que muchos entre ustedes llaman Ola Galáctica, hace sentir cada vez más sus efectos, en sí, en el Interior, como en la ilusión, con efectos diametralmente opuestos. En sí, eso es Alegría y Presencia, por la Vibración. En la ilusión, eso es desgarramiento, ilusión de separación. ¿Qué eligen? ¿Qué quieren? Su Vibración decide. Separación y resistencia, Presencia y Unidad. Absolutamente nadie, absolutamente ningún hecho ni ningún acontecimiento podrá ir contra su Vibración, que ésta sea Presencia o ausencia. Todo se ajustará absolutamente a esto que están en Verdad, para cada uno y cada una.  Bien amados Niños de la Luz, bien amados Niños de la Ley del Uno, Presencia y Vibración. Lo que viene sobre, como en sus Cielos, les será diferente, según su estado Vibratorio y de Presencia. Alegría infinita de encontrar lo que son, si su Vibración es Presencia. Choque, pavor y miedo, si su Vibración es ausencia. Ustedes es de vibrar o no vibrar. Ustedes es de estar Presentes. Se les hará estrictamente según su Vibración y según su Presencia. Bien amados Niños de la Ley del Uno, bien amadas Semillas Estelares, la ronda de sus Cielos comienza a establecerse bajo nuevas normas y nuevas formas. Las nuevas Vibraciones que recorren y recorrerán su cuerpo y su Espíritu marcan la Revocación. Lo mejor posible se fijarán y se definirán a la Vibración de la Gracia y la Presencia, lo mejor posible se pacificarán en Alegría. No hay nada que temer para nadie, para cualquier cosa ya que todo será justo y todo será a su lugar. La casualidad no tiene lugar en lo que se establece.  Su solo papel, en humildad y en simplicidad, es acoger y resplandecer la Unidad que Son. Todo el resto sólo es manifestación y agitación de la personalidad. Vaya y esté vacante al conjunto de sus tareas, lúcidos y Conscientes, Presentes y Vibrantes. Todo el resto, absolutamente todo el resto se articulará según las leyes de la Verdad absoluta de la Luz Unitaria, y estas leyes son Inteligencia Absoluta. Sólo el ego puede prever e imaginar otra posibilidad. Acabamos, nosotros, Arcángeles y el conjunto de la Confederación Intergaláctica, de atizar, en ustedes, el juramento de la Fuente y su promesa de reunificarles, al final del Tiempo. Este momento es ahora. Traduzca en el ahora: el ahora. Se despliega sobre el reloj de arena de su trama temporal, sobre el reloj de arena de su trama de Conciencia. Pronto, nadie podrá decir que no sabía. Pronto nadie podrá negar que vió. Estamos con ustedes porque son una parte de nosotros, de la misma forma que somos una parte ustedes. Bien amados Niños de la Luz, bien amadas Semillas Estelares, como decía Cristo: “Vele y ruegue ya que nadie conoce el momento ni la hora”. El momento y la hora vino. Está allí, en ustedes y en sus Cielos. Alégrense, lo que viene es Gracia, lo que viene es Alegría. No escuchen nunca la voz de la ilusión que querría mantenerles en la ilusión, disfrazándose de lo que viene y lo que vino. Sólo hay Verdad y Unidad, la vuestra exclusivamente, en su Presencia, su Vibración y su Conciencia. Que la Conciencia esté a la escucha. No equivocar la percepción misma de su Presencia es el garante ya que en la Presencia, se establece la Verdad.
Bien amados Niños de la Ley del Uno, voy ahora, en Unidad y en Verdad, a vibrar como es en adelante posible, de mi Presencia a su Presencia, en silencio. Esa será mi manera de saludar su Unidad y la Verdad, y también, de decirles hasta pronto. 
Adiós, soy Uriel.

URIEL
26 octubre 2010
Soy Uriel, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Revocación. Bien amados Niños de la Luz, me tienen de nuevo con ustedes. Vibración y Presencia que a ustedes acerca de Su Presencia, de Su Revocación. Bien amados, intervengo en este tiempo, intensiva y extensivamente, sobre el conjunto de este sistema solar. Los momentos de su tiempo que se desarrollan ahora, representan, para el conjunto de la humanidad, una transformación esencial destinada, si tal es su Vibración, a permitirles establecerse, de manera cada vez más precisa y cada vez más evidente, en su Templo Interior así nombrado, lugar de la Vibración de su Presencia, así nombrada. Realización y revelación que prepara el acceso definitivo a su Cuerpo de Luz. Bien amados Niños de la Luz, las circunstancias, en ustedes, como las circunstancias de este planeta y este sistema solar, están en marcha, de manera irreversible, hacia la transformación de la Alegría, a la vuelta a la Unidad. Quisiera llamar su atención y su Conciencia de que, durante el tiempo que viven, su aptitud para devolverles en su Templo, hacia su Ser Interior, será determinante para la forma en que vivirán su vida exterior durante este tiempo. Dibujarán dentro de su Ser profundo todo lo que es necesario, útil e indispensable para vivir lo que debe vivirse. Sigan viviendo sus vidas, sigan haciendo lo que debe hacerse, lo que es dictado por su Conciencia, por su Ser y por su Vibración. No olviden nunca que la Divina María les anunció, desde ya hace mucho tiempo, que serán avisados en tiempo y en hora de los momentos más importantes. Antes de este momento, otros momentos son de vivir, correspondientes a un empuje cada vez más intenso hacia su Ser Interior. Una vez más, serán ustedes y solos ustedes, de acogerlo o de de ignorarlo. Esto no es ni un esfuerzo, ni un hacer sino simplemente una recepción. No me detendré sobre esta clase de cosas que ya se les comunicaron. Se les dieron un conjunto de ejercicios de sobra. Ha de dibujarse lo que les parece el más útil para ir hacia este Templo Interior. La sola Conciencia está en condiciones de hacerlo, con la seguridad más importante. El marcador de su estado Interior, de su estado de Unidad es y permanecerá, en este tiempo, la Vibración de su Corazón, de su chakra del Corazón, de su Templo Interior. Esta Vibración debe, desde ahora, transformarse, para hacerles vivir Estados expandidos donde su Conciencia exterior, que serán en cierta medida, profundamente diferente de lo que fue hasta ahora. Este vaiven entre la Conciencia en sí y la Conciencia del ego será importante. Este cambio se reproducirá repetidas veces durante las semanas que vienen. Cualquiera que sean los síntomas, no hay por qué preocuparse. Que eso sea vértigos, que eso sea alteraciones de sus percepciones de campos, que eso sea síntomas ocurriendo y desapareciendo en su estructura física, que eso sea variaciones de su humor, sin razón aparente, recuerden que no son eso sino que, simplemente, eso resulta y se exterioriza, para que su Conciencia se establezca cada vez más fácilmente.
Bien amados Niños de la Luz, también, los nuestros, detenidamente, hicimos hincapié en el hecho de que la Conciencia en sí o Conciencia del Corazón despertado, se traduce y se manifiesta por una Alegría. Cualesquiera que sean los aumentos vinculados al cuerpo del ego, del que acabo de hablar, lleven su Conciencia exclusivamente sobre esta Vibración de su Corazón y sobre la Alegría que se deriva. Eso les permitirá pasar y superar los inconvenientes de este período y estos cambios, de manera muy simple, a condición de respetar lo que acabo de decir, para su más grande bien, para su mayor Alegría. Ciertamente, no esten tampoco sin ignorar (como nosotros, Arcángeles, en numerosas ocasiones desde hace casi un mes, lo hemos indicado, hemos dicho y hemos repetido): las circunstancias de vida sobre esta Tierra cambian considerablemente y de manera cada vez más rápida. Las circunstancias de sus Cielos, por eso, cambian, de manera cada vez más rápida y visible. Esto no debe ni alarmarles, ni hacerles plantear cuestiones que no tienen lugar en la realización de su Presencia y su Ser. Ciertamente, observen sus Cielos pero sólo y solamente su Corazón conocerá, por la Vibración o la no Vibración, la respuesta de lo que son estos elementos, estos acontecimientos. Resumidamente, todo lo que se refiere a las modificaciones importantes, sobre la Tierra como al Cielo, se reflejará o no sobre su Corazón, según su naturaleza.  La alineación de sus 3 Hogares y el despertador del Hogar inferior, llamado Fuego del Sacrum o Fuego Consagrado o también Fuego de la Tierra, es realizado de manera total e irreversible, ahora. No hay nada que temer, ya que el conjunto de lo que prescinde sobre esta Tierra y en sus Cielos corresponde, punto por punto, a lo que pasa en ustedes, a todos los niveles de su ser. Hay pues una superposición total y sincrónica entre los acontecimientos del Cielo y la Tierra y los acontecimientos que ocurren en sus estructuras y en sus vidas. La adecuación está precisamente en resonancia directa con el Fuego que, ahora, a causa de la reactivación del Merkabah Interdimensional colectivo, les conecta, no solamente los unos a los otros, sino también y sobre todo, a sus Cielos y a sus Tierras. Entienda eso, más allá de los elementos, sus raíces Celestiales y sus raíces Terrestres, cualquiera que sean. La existiendo entre el Cielo y la Tierra y ustedes mismos, les vuelve a su Unidad. Es el único objetivo, es la única función. Entonces, lo que está afuera está estrictamente como lo que está dentro. Lo que está en cumbre es como lo que está abajo, realizándose en ustedes, en su medio, como ser personificado sobre este mundo. Tienen exactamente que seguir las Vibraciones. Estas Vibraciones que, ahora, van a comenzar a ser cada vez más rápidas, correspondiendo al paso de las partículas Duras de Luz Unificada, no solamente en sus luminarias, no solamente en el canal del Sushumna o canal del Éter, no solamente en las nuevas estructuras sino en el conjunto de sus estructuras físicas hasta la célula y hasta el átomo. Esto puede traducirse en percepciones de calor y Vibración cada vez más intensas, cada vez más sostenidas, cada vez más extensivas. No alarmen en ningún caso de este proceso, es normal y directamente conectado a la actividad de los elementos sobre la Tierra y a las actividades del Cielo sobre el sol y del fondo de la Galaxia.
Se les conecta, se conectan y están pues, en adelante, en resonancia total, cualquiera que sea la Corona Radiante que esté despertada en ustedes, con estos acontecimientos, con estas transformaciones visibles afuera que se desarrollan, una vez más, al mismo tiempo dentro de ustedes. No asombren, por lo tanto, si, en función de algunos elementos moviéndose en tal lugar del planeta, perciben, de manera sincrónica, las Vibraciones, en su cuerpo de carne. La Energía que circula ahora por resonancia, de la misma forma, como sobre esta Tierra y como en sus Cielos, les es, como lo dijimos, conectada e interconectada. Se les conecta pues e interconecta con el Cielo y los elementos de su Cielo, cualquiera que sea. Es de esta forma, por otra parte, que por lo que se refiere a las Naves de la Confederación Intergaláctica, pueden aparecer, como se conectan se lo dijimos, en sus Cielos, ustedes y ellos por el Corazón. Por ello los reconocerán los nuestros. Les será en adelante cada vez más fácil conectarse de nuevo y reconocerles, a los nuestros, por la Corona Radiante del Corazón y también, a ustedes, humanos, con el pueblo viniendo de la Confederación Intergaláctica. La señal de reconocimiento, más allá de lo que se les ha comunicado he aquí hace algunos años, es la Vibración de su Corazón. Ésta no podrá nunca inducirles a error, cualesquiera que sean las manifestaciones de su Cielo o su Tierra. Siga pues esta Vibración, que les digo. No hagan intervenir un elemento mental, en resonancia con su moral, su sociedad o sus distintas actividades.  En adelante, solo hay que seguir la Vibración y la Corona Radiante de su Corazón y podrá, clara y seguramente, preservar lo que debe serlo. Alinéense, lo más a menudo posible, sobre su Presencia. Por la Vibración percibida y experimentada en su Corazón y en su cabeza, podrán llevarse pues a los lugares más importantes para realizar las actividades más justas y más de acuerdo con lo que llega sobre sus Cielos y en su Tierra. El momento acabó de vivir lo que ha sido anunciado por el conjunto de sus profetas, marcando el acceso a Nuevos Cielos y a una Nueva Tierra, en una diferente Dimensión. El tiempo de la revelación se termina. El tiempo de la translación comienza, es ahora. Siga la Vibración, siga su Conciencia, siga lo que dicta la Vibración de su cuerpo y su Corazón. A esta única condición, permanecerán, permanentemente, alineados, centrados y en la Alegría. Es de esta forma, en humildad y en simplicidad, que servirán lo mejor posible al conjunto de la humanidad, sus prójimos, al conjunto de su medio ambiente y a ustedes mismos.  Les esperamos y pensamos con ustedes para ser en la Alegría, para manifestar esta Alegría, para despertar en ustedes la belleza, el orden y sobre todo la Unidad. Recuerden que la Unidad es Alegría, que les permite mantener su Vibración y su Conciencia, lo que pasa en torno a ustedes. Recuerden que no hay que dar toma a cualquier cosa que se oponga a esta Alegría. Recuerden que la Vibración sigue su Atención y su Intención. No se dejen perturbar en ningún caso, por lo que pasa en su medio ambiente, sobre su Tierra y en sus Cielos. Lo que viene es revelación, lo que viene es Unidad y Unificación. Revelación de la Presencia, Revelación de la Luz Una. Y es ahora. Bien amados Niños de la Luz, eran, hasta cierto punto, las palabras complementarias que tenía necesidad de darles, por lo que se refiere al conjunto de lo que lo di durante mis tres últimas intervenciones. Bien amados Niños de la Luz, bien amados Niños de la Ley del Uno, así se acaba mi primer ciclo de intervención. Volveré de nuevo durante su mes de diciembre, en muy numerosas ocasiones, ya que es en este mes que se vivirán las cosas más importantes, para esta Tierra y para ustedes.
A la espera. Mi gratitud.