martes, 14 de diciembre de 2010

ABRAHAM - Transformación


4 diciembre 2010

Mi nombre es Abraham. Es con gran Alegría que vuelvo de nuevo seguir una serie de información entre ustedes, así como una serie de Vibraciones. He intervenido por primera vez, aquí dos años, en este Canal. La particularidad de lo que tengo que decir se conecta directamente a la Conciencia. Me expreso, entre ustedes, en palabras y en Vibración. Vamos, si lo quieren bien, a abordar el paso de la Conciencia dividida a la Conciencia Unificada. Definamos, en primer lugar, estos algunos conceptos. La Conciencia fragmentada es también la Conciencia ordinaria, lineal y parcial del ser humano, cualquiera que sea. Es, obviamente, independiente de las concepciones, de las emociones, de la inteligencia misma que anima un ser humano. La Conciencia fragmentada se limita a lo que cae, por una parte bajo los sentidos, por otra parte bajo las concepciones y las percepciones inherentes al individuo propio, en su esfera propia de existencia. La Conciencia limitada sólo conoce una gama de frecuencia extremadamente limitada de lo que es la Vida. El ego, la personalidad, evolucionan en esta Conciencia limitada, dividida. Esta Conciencia fragmentada no tiene ninguna Conciencia, diría, de la Conciencia Ilimitada o Unitaria. Se puede asimilar también la Conciencia fragmentada, disociada (aquélla que el digno Omraam llama a la oruga), a una Conciencia, esencialmente, dual, funcionando según leyes extremadamente precisas y meticulosas llamadas Atracción y Repulsión.

Esta Conciencia es una Conciencia tan llamada distanciative y separativa, en el sentido que ella misma va a dividir, en referencia al existente, en referencia a campos de experiencias ya acercados o vividos. Se inscribe en un marco temporal limitado que es el de la historia personal (o eventualmente de la historia colectiva) pero no puede liberarse. Se construye sobre todo por un conjunto de creencias superpuestas las unas a los otros, llamados educación, afectividad, emoción, relación y misma espiritualidad. Esta Conciencia funciona por discriminación. Esta discriminación, resultante de la ley de Atracción y Repulsión, va a funcionar, sobre todo, según juicios de valor consustanciales al ego y a la dualidad. Estos juicios de valor requieren el concepto de bien y mal, inherentes a la esfera mental del individuo, incluyendo, por allí incluso, más allá de la educación y las creencias, la moral, la raza, las normas y las leyes elaboradas por la sociedad, y también por leyes sugeridas por la propia Conciencia, a un nivel llamado inconsciente. La Conciencia dual es la que permite actuar el vehículo físico y su vida, en el mundo, en este mundo. Esta Conciencia puede ni siquiera existir en los mundos llamados pluridimensionales, donde evoluciona la Conciencia ilimitada, Unitaria y total. La Conciencia limitada evoluciona pues a través de creencias y también de sentido y características llamadas energéticas extremadamente precisas, limitadas, ellas también, en lo que se llama los cuerpos energéticos o cuerpos sutiles. La Conciencia fragmentada, hasta cierto punto, se encapsula en un mundo cerrado, mundo cerrado que es el de la Conciencia dividida de su individualidad donde no puede penetrar que lo que se autoriza sobre el plan creencia, a nivel mental. Pero, incluso en la energía, esta Conciencia encapsulada no puede dejarse penetrar sino por una gama precisa de ondas y Vibraciones electromagnéticas, limitadas por conceptos de velocidad, de desplazamiento. La Conciencia fragmentada, por fin, géolocalisée en un espacio más allá del tiempo, que es el de su propio organismo físico. En esta Conciencia fragmentada, muchas experiencias son posibles, pero se desarrollan dentro de este encapsulamiento, sólo permitiendo nunca, así, de desembocar en otra cosa lo que es. La Conciencia fragmentada es una Vibración que podría calificar de pesada, ya que es siempre idéntica a sí mismo, a veces puesta en movimiento y percibida a través de lo que se llama emociones, apelante, allí también, de las percepciones Vibratorias es directamente de esta Conciencia fragmentada y perteneciendo irremediablemente a la dualidad de la manifestación. 

El ser humano evoluciona pues de manera localizada, temporalmente y spatialement, en un vehículo llamado el cuerpo, en pensamientos y conceptos, de sueños también, perteneciendo, allí también, a esta encapsulación, donde manifestarse todo no puede con relación a un referencial pedido y coordinado, que sea energético, fisiológico, conceptual o perceptual. El principio mismo de este encapsulamiento se llama descontento. No puede existir, en la Conciencia fragmentada, estado estable de satisfacción, ilustrando, incluso en la Conciencia ordinaria, la aparición y la sucesión de distintos deseos y variados, de distintos órdenes, ahora, por ellos mismos, el encapsulamiento de la Conciencia. El conjunto de los deseos, que sean fisiológicos, emocionales o de conocimiento, participan, a su vez, en la definición de este encapsulamiento y proporcionando un marco de referencia dado por inmutable, desde la vida adulta, hasta la muerte. Es en este encapsulamiento o encerramiento, que evoluciona limitada la Conciencia, que es la de la gran mayoría de la humanidad, no previendo por otra parte que pueda ser posible acceder a otra cosa que pueda salir del marco de referencia perceptual, conceptual, sensorio, emocional y mental existente. 

En este encerramiento o encapsulamiento, algunos dogmas consiguieron crear ilusiones de subida y Vibración que permitían acceder a nuevas percepciones pero que no salían de este mundo y el marco de referencia o entonces sólo que lo sobrepasaban de muy poco, suficientemente para dar la ilusión de una apertura, para dar la ilusión de una ampliación de la Conciencia, que no es uno, puesto que residente dentro del encerramiento inmediato existiendo antes. La manifestación de la Conciencia está pues, esencialmente, en esta Dimensión, de tipo dualitario. Es fragmentada y dicha dividida porque se corta de las otras manifestaciones que existen a otra parte, en otros espacios-tiempo, no lineales o encerrados, pero abiertas. La característica misma del cuerpo que coloca la Conciencia se define por una determinada fijeza de la forma, sin posibilidad otra que la del envejecimiento y la muerte, si se excluye, por supuesto, la fase inicial de crecimiento. Así pues, la Conciencia ordinaria vive un cuerpo y uno sólo. Vive un universo y uno sólo, un marco de referencia define, como lo dije, por creencias, por educaciones, por afecto, viniendo a construir un mundo completamente separado de los otros mundos. En efecto, es muy difícil, o incluso imposible, para el ser humano funcionando con este tipo de Conciencia, de volver el otro o sustituir el a otra Conciencia y otro cuerpo, excepto caso extremo y en exceso raro. La Conciencia se encierra pues, literalmente encapsulada, en un funcionamiento fisiológico. Los únicos espacios de libertad que pueden encontrarse en lo que se llama las concepciones, las percepciones, el cerebro, los sueños, pero solidificados en un espacio cerrado que es el vuestro. Se puede decir así como la Conciencia fragmentada funciona en autarquía, en reclusión, donde el conocimiento va a pasar necesariamente por vías desviadas, requiriendo construcciones y andamios particulares que se encuentran tanto en la educación como en la experiencia de vida, aprendiendo literalmente a servirles de su medio ambiente, por incluirlo, pero nunca por sobrepasarlo, de ninguna manera. Eso realizó condiciones de encerramiento estrictas. Solos algunos ser que empujaban la concepción o la percepción mental hasta una abstracción total, fueron capaces, en forma de intuición fulgurante, de calcular, modelar a otros Estados. Consideran a estos Estados como que pertenecen por otra parte a otras Dimensiones pero ellos no se imaginan un segundo que la Conciencia encapsulada pueda penetrar, de otro modo que por las concepciones, por el pensamiento y el mental, estas otras Dimensiones.

Veamos ahora, si lo quieren bien, la Conciencia dicha Unitaria, Unificada. Es una Conciencia que va a funcionar de manera abierta, donde el concepto de encerramiento, de encapsulamiento, desaparece de manera brutal o progresiva, según lo que se llamará las resistencias Interiores presentes o ausentes. La Conciencia Unificada a la particularidad de funcionar más allá de los marcos de referencia admitidos y experimentados habitualmente. La primera cosa que debe desaparecerse, en la Conciencia dicha Unificada, es el sentimiento y él vivido de cualquier separación con el resto. Recuerdan que se encierra la Conciencia ordinaria se encapsula y en consecuencia. La Conciencia Unitaria rompe el yugo del encerramiento. La Conciencia Unitaria ya no es limitada por dogmas, creencias, afecto, sentido, percepciones o concepciones, es pues libre hacer un nuevo aprendizaje y revolucionario. La Conciencia Unitaria está tan vinculada a modificaciones de lo que llamaría el humor, pero eso está bien más allá del humor, traduciéndose en la aparición de un estado Interior, incluso en este cuerpo, donde el elemento llamado Alegría o Samadhi va a aparecer. La característica de la Conciencia fragmentaria que es manifestar el placer, a veces la Alegría, en resonancia con una Atracción/Repulsión, mientras que en la Conciencia dicha Unitaria y vivida como tal, la Alegría es resultante de sí mismo, es decir, de la Conciencia y no de una acción/reacción exterior. Es pues un estado consustancial a la Conciencia dicha Unitaria. La característica esencial de la Conciencia Unitaria, es ya no ser tributario de un encerramiento o de una localización espacial y temporal limitada a un cuerpo. Las barreras inherentes al encerramiento saltan los nuestros, obteniendo así modificaciones capitales del funcionamiento, tan de las percepciones, que de las concepciones, que del afecto o también de la Resolución de las creencias que, hasta ahora, eran marcos de referencia que se vuelven caducos y anticuados.

La Conciencia Unitaria se señala, por eso, por la aparición de Vibraciones, bien más allá de lo que se llama la circulación de la energía habitual en las estructuras etéricas u otras. La Conciencia Unitaria es una Vibración mucho más rápida, si tanto es que se pueda hablar así, hecha de manifestaciones de tipo Fuego, apareciendo a lugares precisos del cuerpo inicialmente, generalizándose en el conjunto del cuerpo y consiguiendo, en un momento preciso, otra revocación permitiendo sobrepasar, incluso, los límites de este cuerpo fisiológico, hasta extraerse y sacar fuera de los mundos de la dualidad, cualquiera que sean, visible e invisible. La Conciencia Unitaria no es una concepción, no es tampoco un conocimiento en sentido intelectual. Ella sobre todo uno se vive que va bien más allá de la percepción ordinaria, confiriendo entonces a serlo que la experimenta y la vive, un acceso pluridimensional, permitiéndole ya no funcionar según los marcos de referencia precisos del cerebro humano limitado sino, allí también, en una pluridimensional o un aspecto, si prefieren, multitâche, permitiendo realizar, al mismo tiempo, contactos pluridimensionales expresándose en la realidad ordinaria. Y ello, obviamente, no tiene estrictamente nada que ver con lo que puede prescindir en la Conciencia ordinaria que contactaría el aspecto invisible de esta Conciencia ordinaria, llamado, para ustedes, el mundo astral. La Conciencia Unitaria es Vibración, pero es también silencio, silencio de todo lo que hacía los constituyentes de la Conciencia ordinaria: silencio del mental, silencio de las creencias, silencio de las palabras, silencio del afecto y silencio, obviamente, de los deseos.

El paso de una Conciencia, más allá, por supuesto, del primer despertador, permite tomar conciencia y realizar lo que la mayoría de las enseñanzas orientales popularizó bajo la palabra de Maya o Ilusión. Volver ilimitado, volver Conciencia Unitaria, da acceso a la Verdad de la Ilusión del mundo, que no se vive como concepto, pero como Verdad descubierta, permitiendo disolver literalmente todo lo que es resultante de la dualidad, experiencias previas, creencias, afecto, percepciones y concepciones. La Conciencia Unitaria, en efecto, no puede ya definirse por un marco nosologique que encierra o fragmentado. El mantenimiento de la Ilusión es no obstante posible, como lo experimentaron numerosos ser despertados que mantenían un cuerpo en la Ilusión, con el fin de dar prueba o irradiar, en el silencio, su calidad de ser nueva, llamado estado pluridimensional. El marcador del estado pluridimensional pues, más allá de las Vibraciones y las percepciones inherentes a este estado, se caracteriza por una modificación profunda, duradera y definitiva de todo lo que era comportamiento previo. Los informes que existen antes entre sí y los otros, entre sí y un comportamiento, cambio completamente. Eso no es un esfuerzo ni de la voluntad, ni resultante de un análisis, sino derivándose directamente de la modificación misma de la Conciencia a nivel Vibratorio.

Hasta ahora, el acceso de la Conciencia dividida a la Conciencia Unificada podía definirse como en exceso raro, ya que requiriendo un trabajo intenso sobre todos los elementos que, precisamente, definen y definían la Conciencia fragmentada, a través de los deseos, afecto, creencias, percepciones y concepciones. La diferencia principal que existe, con relación a tiempo más antiguo remontándose a una generación detrás, es que hoy esta Conciencia dicha Unificada viene a su encuentro. Al ilustrar eso de manera más accesible, diría que antes, era necesario subir del ego al Corazón, a través de una determinada forma de purificación o ascenso. En la actualidad, hay que dejar descender, puesto que la Luz vino hasta ustedes. La problemática principal es la siguiente: un número incalculable, muy alto en porcentaje, de seres humanos, no tiene ya ninguna idea, pensamiento o voluntad de este estado pluridimensional, resultante del encapsulamiento progresivo y el encerramiento vivido con carácter individual, como con carácter colectivo, en creencias colectivas que se las impusieron. Así pues, las características mismas de la Conciencia encapsulada van a ser resistir a toda intrusión y considerará la llegada de la nueva Conciencia o la Luz Vibrante como una intrusión, como un riesgo de disolución, ya que es exactamente de eso que se trata. Y con todo, está exactamente lo que está llegando al conjunto de la humanidad, que lo quiera o no. Las resistencias son tanto más más fuertes cuanto que la propia Conciencia fragmentada se encerró en creencias rígidas, en afecto rígido y en heridas a veces muy rígidas. El paso de la Conciencia dividida a la Conciencia Unitaria se traduce, en las primeras fases, como un estallido que será más perceptible y violento, más el tiempo va a avanzar. 

Hay pues, realmente, una ruptura de equilibrio total permitiendo el paso de la Conciencia dividida a la Conciencia Unitaria. Algunos seres humanos realizaron este trabajo que duraba de los años. Vivieron pues este mecanismo de cambio de manera progresiva que va no obstante cada vez más rápidamente, más los años pasaron. Muy pronto, las cosas van a ser profundamente diferentes, ya que los seres no teniendo la capacidad para vivir la Conciencia Unitaria, no podrán literalmente ingresar la aceleración y el aumento de la Vibración de la Luz en sus estructuras. Se desprenderá, para ellas, un proceso de ocultación incluso de la Conciencia fragmentada, traduciéndose en una especie de letargo, de adormecimiento, que se ha convertido en cada vez más perceptible en el tiempo que van a vivir. Los de entre ustedes que tuvieron la ocasión, de una forma o de otra, de vivir la experiencia de la Conciencia Unificada, incluso sin establecerse allí enteramente, podrán entonces tener la facultad de acabar su instalación en la Conciencia Unitaria si, por supuesto, el deseo de libertad es mayor que el deseo de mantenimiento de la personalidad ilusorio, lo que no será el caso todavía, observen. 

Los Arcángeles y, en particular, el Arcángel Anaël, detenidamente hicieron hincapié en este concepto capital de abandono a la Luz. El abandono es una subvención sí a la Luz. Es una clase de capitulación, es el momento en que el encapsulamiento estalla literalmente, liberando la Conciencia Unitaria. Es en el sentido que, a menudo, el digno Omraam Mikhaël Aïvanhov les ha hablado de la Conciencia de la oruga, de la Conciencia de la Mariposa y, a veces, de la superposición posible del dos en el mismo espacio-tiempo. Así pues, el hecho de que la oruga se convierta en mariposa no requiere siempre que a la oruga muera para convertirse en mariposa. A menudo, los dos Estados pueden coexistir, uno junto al otro. A algunos seres, por lo mismo que su programación, preciso no karmika, que no tiene nada que ver, sino de su propia programación mental de miedo y encerramiento, la adhesión a creencias anticuadas, les impedirá literalmente ir hacia esta mariposa, incluso a reconocerla, ya que no hay solamente un problema de reconexion o reconocimiento, sino más bien, una capacidad Vibratoria real, presente o no, de instalarse en la Nueva Conciencia. Todo esto se desarrolla actualmente, para todo el ser humano, que tenga Conciencia o no, que viva la quintaesencia Vibratoria o el estado de Samadhi o no. Eso puede traducirse, a lo sumo simple, en nuevos impulsos en el alma, refiriéndose a cambios que deben llevarse, con más o menos facilidad, más o menos resistencia. Eso corresponde también, para algún humanos, a una percepción Interior de cambio. Eso es impulsado, directamente, por el tiempo galáctico actual traído sobre Tierra y el efecto, literalmente, de contagio, vuelto posible por el acceso a la Conciencia Unitaria de un gran número relativamente de Conciencias humanas encapsuladas.

La ruptura del aislamiento de la Conciencia, por lo tanto, tiene un efecto directo sobre la Vida, cualquiera que sea su forma de expresión sobre este mundo. La Conciencia Unitaria va a conferir, a medida de su instalación, una ligereza inusual. Las presiones, vinculadas al ejercicio de la actividad mental, van poco a poco a desaparecer, a veces incluso muy violentamente. Compromisos, acondicionamientos, percepciones van ellas también a desaparecer, llevando la propia Conciencia a experimentar algo que no se inscribe ya también lógicamente en un medio ambiente empresarial formal. La aceptación de la Ilusión de esta Dimensión no ocurrirá, por su parte, aceptada e integrada, que a partir del momento en que se afecta, pasado y superado, permitiendo el acceso, sólo sería transitorio, al Êtreté, manteniendo la permanencia sí en la Vibración del Corazón, y también la instalación de la Conciencia Unitaria, viniendo a literalmente disolver la Conciencia fragmentada. Un nuevo hombre, una nueva mujer nace entonces, induciendo transformaciones principales en los mecanismos mismos de la vida en esta Ilusión reconocida como tal. Es a este cambio de paradigma y Conciencia, desarrollándose actualmente a nivel colectivo, que van invitarles, invitarles o a enfrentarles. Obviamente, algunos seres y algunas Conciencias encapsuladas se negarán a salir de este encapsulamiento, con resultados muy diferentes según las creencias, según los acondicionamientos y según el afecto, pudiendo llegar hasta hasta llamar la revelación de la Luz, un fenómeno oscuro y terrible, lo que, obviamente, no es absolutamente. Pero eso está el propio filtro de la Conciencia encapsulada que considera que todo lo que haría intrusión dentro de su Conciencia, viene a poner en peligro su vida y su pasar a ser, lo que, obviamente, es una creencia y un acondicionamiento completamente erróneo. 

La humanidad va pues a vivir, y de manera cada vez más rápida y brutal, lo que el bien Amado Sri Aurobindo llamaba el choque de la humanidad, con la secreción de miedos, las conductas y los comportamientos es de esta modificación. Ésta estará inherente y presente en el conjunto de la colectividad de vida del planeta y también con carácter individual, en función de sus resistencias o la capacidad individual ya para haberse abandonado, en parte o completamente, a la Luz. Esto es una fase importante de la Revelación, de lo que es la Luz y de lo que es la Conciencia no encerrada. Es importante convertirse en lúcido, incluso intelectualmente, en su Conciencia aún dividida, de lo que hace caso omiso, actualmente, sobre la Tierra como en ustedes. Algunos seres aún, y son los más numerosos, no ven mover nada, no ven ningún cambio, mientras que el cambio se acaba ya casi, ilustrando así las palabras otorgadas por el Cristo: “Los que querrán salvar a su vida, la perderán. Los que aceptarán la Ilusión de su vida, encontrarán la vida. Se hará estrictamente a cada uno según la Vibración y la Fe”. La fe, no en un modelo encerrado sino, bien más, en el ilimitado de la Vida, estando de acuerdo, así, a su propia disolución de ego. La proyección de la pertenencia a este cuerpo o a esta personalidad o a su identidad propia, es un freno principal al acceso total a la Conciencia Unificada. Como lo dijo por eso, el Cristo: “Es necesario estar dispuesto a perder todo para encontrarlo todo”.

La Conciencia fragmentada y la Conciencia Unitaria están completamente al contrario en su configuración y en su mecanismo de funcionamiento. La Conciencia fragmentaria toma y absorbe, la Conciencia Unitaria da y devuelve, es subvención. La Conciencia fragmentaria encapsulada sólo concibe el Amor en su propia esfera de encapsulamiento y en consecuencia, esencialmente, dual. La Conciencia Unitaria concibe el Amor como libertad total de espacio y tiempo, donde hay una definición, aunque se mantiene a la Ilusión de este cuerpo y la personalidad. Es estos mecanismos que están en curso actualmente y que van en adelante a reforzarse, sin ningún juego de palabras, cada día, cada minutos, cada respiración. Incluya bien, por eso, que el trabajo sobre la personalidad, dentro de la Conciencia encapsulada, no permite absolutamente salir del encapsulamiento. Ninguna voluntad, cualquiera que sea, puede extraerles del encapsulamiento de la Conciencia. Sólo hay precisamente que cesar la voluntad e ir al abandono total que permite realizar el acceso a la Conciencia Unitaria. Esto es al revés exactamente de lo que se ha predicado por algunas enseñanzas dichas espirituales, que sólo tenían en realidad por sola finalidad mantenerles en el encapsulamiento, haciéndoles reflejar el acceso a una luz solamente presente en el encapsulamiento, no permitiendo en ningún caso el acceso a la pluridimensionalidad que es, yo se lo recuerdo, la finalidad de la transformación de la Conciencia de la humanidad y este sistema solar en su totalidad. 

Es evidente, por eso, que el que sale de su encapsulamiento no puede convencer a quienquiera, ya que la Conciencia Unitaria no puede convencer, aunque se describe y se describe, y especialmente bien, en todas las técnicas es de lo que se llamó la Unidad o el monismo, en comparación con el dualismo, que eso esté por místicas occidentales o por modelos más elaborados, presentes en el hinduismo o también por algunas místicas que viven esta clase de cosas, fuera de todo acondicionamiento, incluso abierto. La Conciencia Unitaria no puede basarse en ninguna señal existente en la Conciencia fragmentada. Mientras hay apoyo sobre una señal existente en la Conciencia fragmentada, hay manifestación completa de la Conciencia Unitaria. Es pues un trabajo que no es uno pero, bien más, una relajación, un abandono, una subvención sí, un paro de la actividad ilusoria transitoria, vivido con todo en este cuerpo ilusorio, ya que es aquí donde debe producirse este cambio y no a otra parte. 

Una vez más, ninguna voluntad, incluso más pura, puede permitir romper el encapsulamiento de la Conciencia. El impulso de la Vibración, el impulso del Merkabah interdimensional y la Ascensión, se vuelve cada vez más presente, manifestándose entonces por la apertura, el final del encerramiento de lo que se llama Ajna chakra, volviéndole su naturaleza de Corona, realizando así la llamada de la Luz, llamado por San Juan: “los que se señalarán al frente”, que pues serán “los llamados”. Pero, allí aún, no hay posibilidad de desencapsulamiento. Hay la Luz en el encapsulamiento, por lo tanto en la Conciencia fragmentada. Lo propio de la Conciencia fragmentada así como lo haya dicho es tomar, acaparar e incorporar. Va pues a pretender apropiarse de la Luz, más que de dejarla libremente pasarse, permitiendo así superar la dualidad para incorporarse a la Unidad. La Conciencia Unitaria, no toma esta apertura para una finalidad, acepta no encerrar esta apertura y permite entonces realizar la activación de lo que se llamó el chakra del Corazón, la Corona Radiante del Corazón y la Nueva Triunidad. Sólo a partir de ese momento y sólo en ese momento, es que podrá realizarse el Despertar total. Algunos seres actualmente, aún, pueden ser limitados por la propia Luz y no por su encapsulamiento en la primera Vibración llamada Corona Radiante de la cabeza, esto solamente con el fin de mantenerlos aún en la Conciencia ordinaria. Dicho esto, los días que vienen van a ver manifestarse, para los de entre ustedes que aún no tuvieron la capacidad o la libertad de acceder a esta Conciencia Unitaria, de hacerlo y en consecuencia vivir las primicias de este abandono a la Luz, esta crucifixión, este abandono del ego, de disolución. Sería bien ilusorio creer que esto es una muerte en sentido físico, sino una liberación bien de la Conciencia en este cuerpo, que hará aceptar, en el momento oportuno, el paso directo en la Conciencia ilimitada que llaman Ascensión.   

He aquí los algunos conceptos suplementarios que quería suministrarles sobre la Conciencia fragmentaria y la Conciencia Unitaria. Por supuesto, se les entregaron algunas enseñanzas. Pienso, en particular, de Un Amigo, sobre el corpus de conocimiento del Yoga de la Unidad, la Luz y la Verdad. Es importante. Pero nunca este trabajo les permitirá realizar la etapa última, como siempre se lo hemos dicho, que es el abandono a la Luz, el último paso. Es el momento en que la Conciencia fragmentaria acepta perder su encapsulamiento. Recuerdan que eso no será nunca una voluntad sino un abandono. No es en absoluto el mismo sentido de la energía ni de la Conciencia. La voluntad es una tensión hacia. El abandono es una ausencia de tensión, realizándose en el otro sentido, por otra parte. Hermanos y Hermanas, si nosotros permanecemos aún en el tiempo, entonces, yo responderé a las preguntas refiriéndose específicamente a este aspecto que desarrollé.
No tenemos preguntas. Le agradecemos.

Entonces como a mi práctica, más allá de la Vibración de las palabras, más allá del silencio, vamos ahora a experimentar juntos, por la Vibración, por la Luz y por el silencio, algunos minutos, nuestra resonancia de alineación en la Conciencia Unitaria. Eso será mi manera de saludarles, de volver Gracia para su escucha y para su trabajo. 

Ahora.

... Efusión de Energía ...

Que la Paz sea su Residencia y que la Alegría sea su Expresión. Hasta una próxima vez.

Original francés:

Traducido por:  Solstrom