miércoles, 25 de marzo de 2015

Canalizaciones de Febrero - Preguntas y Respuestas / ( Hermano K - Pregunta 17 )



Mi nombre es HERMANO K. Hermanos y hermanas en esta asamblea y en toda persona que se dignará lira, reciba Amistad y Amor, en el corazón. Establezcamos, si usted lo quiere, un instante de Silencio, un instante de Eternidad.

 … Silencio …

Pues escucho con atención su primera cuestión.

Por muy mucho tiempo que ninguna cuestión emerja, nos quedamos en este estado.

Pregunta 17: ¿Cómo podemos estabilizar el Instante Presente?

Bien amada, el Instante Presente puede representar, diría, un reto en los primeros tiempos. Ustedes tienen señalados, unos y otros, que había unos momentos cuando este instante presente estaba allí y momentos cuando no era más allí. La característica del Instante presente es ser libre de pensamientos, libre de todo lo que viene del pasado como todo lo que puede proyectarse en un futuro. El Instante Presente engloba al mismo tiempo el pasado, el presente y el futuro, no en una perspectiva lineal sino mucho más transcendental. En efecto, tiene allí que cuando usted no es afectado más de ninguna manera por su pasado y cuando es quitado de toda proyección en el instante siguiente, o en un instante futuro, que el presente puede desarrollar su majestad y le conduce a manifestar el Amor más puro, más incondicional y más transparente posible.

Esta presencia en el seno del Instante Presente es en cierto modo una desaparición total de lo que condiciona y orienta lo que usted llama la vida y lo que llamamos la vida en encarnación. El Instante Presente es pues virgen de toda huella, de todo pasado como de toda proyección del futuro. El Instante Presente ha sido abordado de diferentes modos durante estos años, que esto sea a través de procesos llamados de subidas vibratorias, los procesos cristalinos, a través de citas, comuniones. El Instante presente fuerza la entrada para cada uno de vosotros en el desarrollo ordinario de sus vidas, que ustedes estén preparados, que ustedes lo hayan deseado o no.

Cuáles son las primicias que son pues, no a buscar, pero bien a reparar en el desarrollo de su vida y de sus días? Hay en primer lugar un momento que calificaría de desenganche o de descolgamiento, donde tiene allí un tipo de rotura de la linealidad de la conciencia acostumbrada y ordinaria. Cada instante es condicionado por supuesto, en el seno del ser humano, por los condicionamientos, las experiencias del pasado, las heridas como las alegrías de este pasado pero también de una necesidad de prevenirse, por la proyección, en la anticipación de los instantes siguientes. En el seno de este desarrollo lógico y acostumbrado de la conciencia egoica de base, se manifiestan momentos de rotura. Estos momentos de rotura eliminan el flujo de pensamientos y el flujo de informaciones energéticas y vibrales que le alcanzan. Es el momento cuando usted logra, en alguna parte, darse cuenta y distanciarse sus propios pensamientos porque usted los concibe como algo que pasa, y que no nació en su pecho sino solamente en su reflexión. Reflexión que sólo reenvía la imagen en espejo que compara la situación actual con una situación pasada, que sea una herida, que sea un aprendizaje o que esto simplemente sea los mecanismos rutinarios de la vida.

El vivido del Instante Presente, por experiencia en primer lugar, que esto sea puesto en marcha por subidas vibratorias o por el encendido de una de las Coronas radiantes, de la Onda de Vida, de la Comunión o a través del Canal Mariano, el Instante Presente es pues un instante que calificaría de lineal y de instante sin tiempo. El instante sin  tiempo es el instante cuando el tiempo no se descuenta más, dando un sentimiento y una experiencia de inmovilidad, de irrealidad, siendo densificado en el peso de la Presencia en el seno de la materia. En lo que tiene que reparar, exactamente es esto. Los instantes cuando esto se produce, los momentos más importantes se traducen por un adormecimiento espontáneo o una disruptura de la conciencia que corresponde a lo que tiene actualidad dicho anteriormente, pudiendo ser llamado el sentido a no ser más una persona, llamando la conciencia a preguntarse quién es, dónde está, o eventualmente en cual vida o trama de vida se inscribe.

El Instante Presente es pues un momento de rotura. Como tal, es pues localizable extremadamente fácilmente en la disposición de sus días e independientemente de toda alineación, independientemente de toda meditación o de toda interioridad. El Instante Presente le llama, en esta linealidad, a apoyárse en conciencia en lo que no tiene origen ni fin, causa ni consecuencia, ni efecto ni reacción. En este estado de Presencia y de Instante Presente, hay un sentimiento a ninguno más igual, cualquiera que sea la intensidad de la confusión posible de la  Conciencia ordinaria, la percepción clara de otro estado, si puedo decir, de la conciencia. Es este otro estado el que viene para aniquilar en cierto modo la linealidad de la conciencia ordinaria. Es el instante cuando usted no es más condicionado por un pensamiento, por una emoción, por una memoria o por un elemento que no pertenece al instante presente ni el instante siguiente. Esto puede durar como un tiempo infinito pero que en realidad dura sólo algunos segundos, incluso algunos minutos, pero si allí eres capaz de llegar por la meditación, por la vibración, por la alineación, esto puede durar el tiempo que usted lo desee. Lo importante es reparar en este instante presente, no en los momentos cuando usted está en la acción para vivirlo en el desarrollo de la linealidad de la conciencia, cualquiera sea lo que usted tiene que manejar y llevar en el seno de un día. Es el instante cuando sin reflexionar sobre eso o sin plantear la pregunta, se manifiesta un sentimiento de Evidencia, un sentimiento de densidad, de plenitud y de ligereza al mismo tiempo, que no se deriva de una causa y que es todavía menos una consecuencia. Esta rotura de linealidad que corresponde al Instante Presente ha sido desplegada durante estos años, a través de la práctica de lo que es y fue llamado Hic y Nunc, o si usted prefiere Aquí y Ahora, o IM e IS, uno de los segmentos de la Cruz cardinal de su cabeza.

El Instante Presente es localizable entre porque es un instante que puede aparecer como suspendido o que no pertenece a la linealidad vivida tan sólo algunos segundos anteriores. Allí también, existen en esta vida ordinaria, elementos que se sobreponen y se añaden a la conciencia ordinaria que a usted hacen tocar, en cierto modo, en estos momentos ordinarios, la Verdad. Usted lo sentirá, si esto no es ya hecho, fácilmente, en el momento en que usted mismo(a) se sorprende de que no sigue un hilo lógico en sus pensamientos, en sus emociones, en sus proyecciones o en sus reminiscencias. En aquellos instantes, hay realmente una saturación de la Alegría, pero no una saturación de la Alegría que consiste en extraerse de este mundo o a vivir la extracción de este mundo, lo que se podría llamar un encantamiento, sino mucho más, en el curso o al menguante de la vida más ordinaria que sea, en las tareas más repetitivas o más insignificantes que usted tiene que llevar. Estos instantes, por el momento bastante efímeros, van a tomar más importancia. Del mismo modo, le pasan unos momentos, en el curso de vuestros días como de vuestras noches, donde les parece vivir algo irreal, no en su aspecto desconocido sino en su aspecto simplemente no ordinario y sin embargo es como ya conocido.

El Instante Presente mismo es rico. No necesita ningún soporte, simplemente, para que usted sea usted mismo en el Abandono, en la Humildad y en la Sencillez, lo que puede obtenerse sin ninguna dificultad entonces, aún en un acto diario repetitivo de su vida, sea el más detestable. Este acontecimiento, y esta sucesión de acontecimientos ordinarios que usted lleva cada día, le ofrecen la oportunidad de sorprender la conciencia en el seno de su expansión y en el seno del englobamiento de la conciencia efímera, borrándose entonces delante de la conciencia de la Eternidad. Esto es un enfoque y una penetración cada vez más al Corazón de su Corazón, de la importancia de la Eternidad, signo de la importancia que usted coloca en sus actividades efímeras o en su Conciencia Eterna.

Así pues, a cada soplo y a cada respiración desde ahora en adelante, y bien independientemente de todo ejercicio cualquiera que sea o de toda técnica cualquiera que sea y haya sido comunicada últimamente, como ciertos movimientos por el Maestro Li Shen que eran, por el despliegue del movimiento, hacer silencio del pasado y del futuro y de instalarse, en el tiempo del ejercicio y en tiempos siguientes más o menos largos, en la Verdad de vuestra Eternidad. El Instante Presente, es estar colocado en el centro de la Cruz, en el Corazón del Corazón. Es el equilibrio total manifestado y alquimizado entre la Onda de la Vida, el Canal Mariano y la Corona Radiante del Corazón, en el seno del pecho, entre los cuatro pilares que son la Humildad, la Sencillez, La Ética y la Integridad, correspondiendo por otro lado a lo que fue llamado en su momento la Nueva Eucaristía pero también la Presencia del Cristo al nivel de la puerta KI-RIS-TI situada en su espalda. Los procesos situados al nivel del pecho, la respiración y la circulación del corazón, si allí eres atento en los momentos cuando se vive el Instante Presente en el seno de la vida ordinaria, usted va a posiblemente observar lo que llamaría no una anomalía sino un sobresalto cardíaco, lo que quiere decir que usted reparará, si usted lleva su conciencia arriba en el momento en el que esto se produce, en una especie de descolgamiento del ritmo cardíaco y  también de la respiración. Este sobresalto dura sólo algunos segundos en el momento de la instalación del Instante Presente. Esto puede también manifestarse por un bostezo o una necesidad de estirarse, o una necesidad, al contrario, de contracción del cuerpo. Si usted observa y anota aquellos momentos, usted vive este Instante Presente con una mayor y gran facilidad a medida de la linealidad del tiempo, desde luego aparte de todo contexto orientado como una subida vibratoria o como una alineación, o una meditación, o aún una Oración.

El Instante Presente es pues la irrupción de lo maravilloso y de lo Sagrado en el seno de lo que no lo es, y que sin embargo, es encargado de manifestar la misma vida, sea durante el mantenimiento de un jardín, un encuentro importante o una discusión simple con un desconocido. Reparar en esto por la atención y la vigilancia de usted, permitirá muy fácilmente y más allá, lo repito, de toda percepción vibratoria de bajada o de subida de Luz, como esto se produce regularmente desde hace tanto tiempo al final de vuestros días, como usted lo observó en el momento de las alineaciones y en particular a partir de las 17 horas, a la la hora francesa, donde la intensidad de la energía crece más o menos rápidamente hasta el momento cuando la tarde, diría, es bien acercada. Ellas todas estas manifestaciones son unas manifestaciones del instante presente.

Cultivar el Instante Presente puede también ser objeto de atenciones y de cuidados particulares. Le reenvío para esto a las técnicas respiratorias, en particular la técnica del Maestro RAM (Abraham), el yoga dado por Un Amigo que concierne al yoga de la Eternidad, el yoga de la Verdad o aún lo que fue llamado Bendiciones Arcangélicas, o aún la activación de los Nuevos Cuerpos. Usted comprobará así como en el seno del Instante Presente, en el seno de la vida activa, es decir, en el seno de los desarrollos ordinarios, la manifestación de una conexión más fuerte al nivel de los pies con suelo. La energía, y la vibración, en aquel momento es asimilable, pero no es la misma, que la Onda de Vida. Ella corresponde a una activación que calificaría de local, situada en los chakras de los pies bajo la planta de los pies, dando un sentimiento de contacto a veces hasta doloroso con la tierra. En otras circunstancias, usted comprobará que son los Triángulos elementales de la cabeza que se apresuran, la mayoría de las veces dos por dos. Todo esto traduce los mecanismos que están en curso para la instalación del Instante Presente, el Instante Presente Final que simplemente es el Paso Final orquestado por el Arcángel Uriel y que sobreviene después del Anuncio de María.

El Instante Presente es el lugar donde se sitúa la Eternidad y pues la reconexión definitiva con la Fuente, que corresponde a lo que fue llamado por la Fuente misma: la Promesa y el Juramento, y que la Fuente le ha recordado hace pocos meses. Todo esto se encarna, diría, en lo más profundo de La Tierra hasta su Núcleo Cristalino, del mismo modo, en usted, hasta lo más profundo de su corazón y de sus profundidades.

Soy HERMANO K, y escucho, con el fin de transmitir su próxima pregunta.

===========================

Estimados Amigos:

Esta fase de las Canalizaciones de Febrero, se compone de unas 70 Preguntas y Respuestas subsiguientes, atendidas por diversos intervinientes. Igualmente deben leerse en orden consecutivo, luego de las canalizaciones ya publicadas, a los fines del efecto vibratorio que las mismas nos producirán.

Nosotros haremos el esfuerzo de efectuar la mejor traducción e irlas publicando en español, una a una, a medida que nos sea posible irlas culminando, en lugar de publicarlas en conjunto, para que vayan circulando. Igualmente por motivos de importancia y de los tiempos que vivimos, dejo para quienquiera acceder directamente, el link original donde fueron publicadas, con el objeto de que el tiempo que se llevará la traducción no impida su lectura a aquellos que puedan comprenderlas.

Con Amor Fraterno, 

Solstrom

Canalizaciones de Febrero 2015 (texto original)